Sentencia Generales de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 4ª de Negocios Generales, 8 de Noviembre de 2011

Ponente:Aníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución: 8 de Noviembre de 2011
Emisor:Cuarta de Negocios Generales
 
CONTENIDO

VISTOS: Ingresa a la Sala de Negocios Generales de la Corte Suprema de Justicia, para su conocimiento, la Denuncia por supuesas Faltas a la Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, instaurada por el señor J.E.M.I. en contra de la licenciada ELZEBITH RUMINA TINGLING FORSYTHE, remitida por el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, quien emitió la resolución fechada 3 de enero de 2011, mediante la cual solicitó el llamamiento a juicio de la demandada, por supuesta violación del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. ANTECEDENTES El denunciante señor J.E.M.I., a través de sus apoderados judiciales, la firma forense, B., UREÑA & ASOCIADOS, compareció el día 30 de julio de 2010, ante el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, a fin de interponer una denuncia en contra de la licenciada E.R.T. F., por supuesta infracción de las normas del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado y de las disposiciones legales vigentes referente a la materia. Sostiene el denunciante que personalmente contrató los servicios profesionales de la Lcda. E.R.T.F., con el objeto que interpusiera una serie de reclamaciones judiciales y extrajudiciales en contra de la empresa CRISTOBAL MARINE REPAIR, S.A., sociedad panameña, inscrita en el Registro Público, en virtud de los daños causados a causa de la prestación de sus servicios de reparación y mantenimiendo de la nave "S/V MIRAGE", de propiedad de J.M.I.. Manifestó, también el quejoso que el término de pago de los honorarios profesionales de la Lcda. T., se realizó de forma verbal, y no por escrito, sin embargo, conforme a instrucciones de la propia abogada, indicándo que deberían ser una tercera parte (1/3) de la cuantía de la supuesta demanda de mayor cuantía que se presentaría en contra de la empresa CRISTOBAL MARINE REPAIR. S.A., con un abono inmediato y abonos determinados de acuerdo al desarrollo del proceso, desatendiendo de esta forma, el contenido del artículo 2 relativa a la Tarifa de Honorarios Profesionales mínimos de los Abogados. Argumenta el denunciante, que a petición de la Lcda. E.R.T.F. le realizó varios pagos en concepto de honorarios profesionales, los que a continuación se dellan: _ Cheque 4289 de 17/ abril/ 2008, por la suma de $30,000.00, en concepto de abono inicia. _ Cheque 4400 de 13/mayo/2008, por la suma de $ 5,000.00, en concepto de avance del proceso. _ Cheque 4401 de 13/mayo/2008, por la suma de $ 5, 000.00, en concepto de avance del proceso. _ Cheque 4402 de 13/mayo/2008, por la suma de $ 5,000.00, como avance del proceso. _ Cheque 4403 de 13/mayo/2008, por la suma de $ 5,000.00, como avance del proceso. _ En efectivo de 11/diciembre/08 por la suma de $ 800.00, como Avance del proceso. _ Transferencia por Western Union, por la suma de $2,500.00, en concepto de avance del proceso. Los cheques descritos en lineas arriba, conforme el denunciado, le fueron endosados y depositados a la L.da. E.R.T.F., a una cuenta bancaria personal que mantenía en el Banco General, ( No. 04-11-01-389755-2), que a la fecha se encuentra cerrada. Agrega, el quejoso, que la denunciada, se demoró más de un (1) año y seis (6) meses en presentar la demanda judicial en contra de la empresa C.M.R., S.A., lo que tuvo lugar el 9 de septiembre de 2009, que a lo largo de ese tiempo la denunciada se mantuvo solicitándole al quejoso, abonos en concepto de honorarios profesionales, en virtud de avances de trabajos realizados. Al parecer, la licenciada Elzebith T. F., no solicitó ningún tipo de evidencia de la relación contractual, entre J.E.M.I., y la empresa C.M.R., S.A. que le ayudara a determinar las acciones procesales a seguir, recomendando la presentación de una demanda ordinaria de mayor cuantía por Daños y Perjuicios, estableciendo como cuantía la suma de setecientos mil dólares (B/700,000.00), sin llevar a cabo ningún tipo de verificación pericial ni técnica, (cita el art. 8 del C. de Ética y R.P. Del Abogado) Agrega la representación judicial del denunciante, que la Lcda. E.R.T.F. carece de experiencia y conocimiento procesal, en virtud de la acción judicial que le recomendó iniciar al hoy denunciante, ya que, contiene errores, por lo cual el tribunal ordenó su corrección, esta etapa procesal nunca fue completada por la denunciada.(cita los literales ch, y d del R.C.J.). Señala, que a la fecha la licenciada Elzebith T. Forsythe ha retenido, para su beneficio personal, las sumas de dinero que le entregó su cliente, señor J.M.I., además de ello, le solicitó más dinero para utilizar como fianza para garantizar un secuestro sobre las cuentas bancarias de la empresa C.M.R., S.A., sin rendir informe de su gestión y repartos del avance de los trabajos. Además, al requerirle a la denunciada, los recibo de pago de los honorarios pagados y demás sumas enviadas a su persona, la demandada evitaba su obligación.(literal e, y del C.E. R.P.del A) La apoderada judicial del denunciante, señaló que producto de investigaciones previas, la Lcda. E.R.T.F., cuenta con denuncias previas ante el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, promovida por la Sra. R.S. de S., por ello, indican que la denunciada no es una infractora primaria de las normas de ética, además que los hechos suscitados trajo como consecuencia que su representado el señor J.M. no pudiera interponer ninguna acción en contra de la empresa C.M.R., S.A., para lograr la reparación de su nave marítima, la S/V MIRAGE. Agrega que el denunciante por investigaciones propias, se percató que las informaciones que le suministró la licenciada Elzebith T. eran totalmente falsas, por consiguiente finaliza, sugiriendo al Tribunal de Honor se le aplique la sanción máxima a la denunciada. La firma forense B., U. & Asoc., representantes del quejoso, para sustentar la denuncia presentó, las siguientes pruebas: 1) Copia del pasaporte de J.E.M.I., 2)Copias de Cheques Bancarios (y endosos) de la cuenta personal del señor J.E.M., en los Estados Unidos de América, girados a favor de la licenciada E.R.T. Forsythe, autenticadas mediante notario y apostilladas, y traducidas por intérprete público autorizado de la República de Panamá., 3) Copia autenticada ante Notario de la Rep de Panamá, como constancia de las transferencia de dinero a la Lcda. E.R.T. Forsythe por Western Unión, 4) copia simple del poder otorgado por el señor J.E.M.I.I. a la licenciada E.R.T.F., y de la demanda ordinaria de mayor cuantía por daños y perjuicios, presentada ante el juzgado, 5)Copia de Comunicaciones por correo electrónico entre la Lcda. E.R.T.F. y el señor J.E.M.I., fechadas entre el 7 de mayo de 2008 al 17 de marzo de 2010, 6)Copia extraída de la gaceta oficial digital, de la Cageta Oficial No. 26334 de 29 de julio de 2009, 7) Copia de las comunicaciones por correo Electrónico entre la Lcda. E.R.T. F., y J.E.M.I., fechadas entre el 24 de marzo y 23 de julio de 2010. (fs. 3-65) CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL DE HONOR Por su parte, el Tribunal de Honor mediante resolución de 30 de julio de 2010, acatando lo establecido en los artículos 21 y 24 de la Ley 9 de 1984, reformada por la Ley 8 de 16 de abril de 1993 ordenó dar inicio a la investigación con el fin de comprobar los hechos denunciados, y si estos constituyen falta a la ética profesional, como establecer las circunstancias que motivaron tales hechos, así como, verificar la condición de la abogada, el tiempo que ha ejercido la profesión y si tiene antecedentes disciplinarios; - para determinar si además de la persona denunciada, hubieren otros posibles participantes; - dar traslado de la denuncia a la denunciada, a fin de que presente sus descargos. Observamos que la denunciada presentó oportunamente sus descargos, (fs. 70-72), seguidamente la firma forense B. U. & Asoc., apoderada del denunciante, presentó escrito de oposición a la contestación de la denunciada, fs. (76-80) luego, el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, emite la resolución fechada 3 de enero de 2011, mediante la cual estimó procedente llamar a juicio a la Lcda. Elzebith T., por supuesta violación a los artículos 7, 10 literales b) ch) d) e) y art. 34 literales b) ch) d) e) y, y) del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. CONSIDERACIONES DE LA SALA Ingresado el expediente a esta Despacho, se procedió admitir y correrle traslado de la denuncia a la Lcda. E.T.F., por el término de cinco (5) días, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 28 de la ley 9 de 1984, reformada por la Ley 8 de 1993, con la finalidad de que presente las excepciones que a bien tenga, sin embargo, tomando en cuenta que la denunciada posee domicilio en el área de Margarita, Corregimiento de Cristóbal, Provincia de C., se procedió a comisionar al J. Primero del Circuito de lo Civil mediante el Despacho N°7 de 16 de mayo de 2011, con el objeto de que procediera a notificar a la Lcda. E.R.T. F. Notificada la denunciada, el 22 de junio de 2011, presentó su contestación a la demanda ante la Secretaría de la Sala Cuarta de Negocios Generales, manifestando que, ciertamente presentó la demanda un año después, de realizado el contrato verbal con el señor J. M., la que a su vez, el tribunal ordenó corregir, lo cual no concluyó, igualmente manifestó que el señor M. tenía conocimiento que la demanda la había presentado para esa fecha, toda vez que había solicitado una investigación para conocer los daños de su bote. (fs. 99-100) Agrega, que para interponer la demanda de mayor cuantía, sí hubo una verificación con un técnico en la materia, manifestando que los daños eran altos, diligencia realizada en la ciudad de C. en donde se encontraba el velero, en la que tuvo participación el señor M., quien dijo que mandaría a su capitán para buscar una segunda opinión. Indicó asimismo, la denunciada que no se quedó con el dinero, pero que sí lo recibió y lo depósito en una cuenta, que esta cerrada, que las cantidades de dinero que sacaba era porque el quejoso mandaba que le diera la plata a su chofer T.L.; para diciembre el señor M. visitó Panamá, y le regaló como aguinaldo navideño la suma B/800.00, la mitad para ella , y la otra para su chofer, agregó también, que le pidió al denunciante, en calidad de préstamo, la suma de dos mil quinientos balboas (B/2,500.00), a lo que accedió, procediéndo a enviárselos a través de Wester Unión. En cuanto a los correos, dice que sí los envió, que cuando hablaba con el señor M. hablaban en clave, ya que él no quería que nadie se enterara, y el mensaje en que ella le manifiesta que por que se porta así, se debió a que el quejoso recibió un dinero, y no quiso decirlo, y cuando le manifestó que le falló, sólo era refiriéndose a la demanda que no pudo corregir a tiempo. Asimismo, añadió que es falso que no quiso extenderle recibos de pago, al denunciante, toda vez que se los entregó a él mismo en el Hotel Sheraton, en donde se hospedó. Agregó, que deseaba dejar claro que el dinero nunca lo utilizó en beneficios personales, se lo dio al chofer T.L., por orden del señor M.. Expuesta la Vista del Tribunal de Honor, el escrito de sustentación por parte de la firma forense, B., U. & Asociados, apoderados judiciales del señor J.E.M.I., y el escrito de oposición de la denunciada, procede la Sala a examinar los elementos probatorios aportados al proceso, con el objeto de determinar, si existen suficientes elementos para llamar a juicio a la licenciada Elzebith T. Forsythe, por la supuesta violación del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. En primer lugar, la condición de abogada de la licenciada ELZEBITH RUMINA TINGLING FORSYTHE, queda comprobada con la certificación expedida por la Sala Cuarta de Negocios Generales, solicitada por el Tribunal de Honor. (fs. 68) Respecto al primer hecho denunciado, el quejoso, alega haber contratado personalmente los servicios profesionales de la Lcda. T.F., el 14 de abril de 2008, con la finalidad de que le gestionara una serie de reclamaciones tanto judiciales como extrajudiciales en contra de la empresa CRISTOBAL MARINE REPAIR, S.A., por daños y perjuicios ocasionados, en virtud de la prestación de sus servicios de reparación y mantenimiento a la nave "S/V MIRAGE", de propiedad del denunciado, J.E.M.I.. Consta a fojas 25 del presente cuaderno copia simple del poder que el señor J.M. le confiere a la licenciada Elzebith T., además, la propia denunciada aceptó haber sido contratada por el señor J.E.M., lo cual sucedió a través del chofer del denunciado, T.L., tampoco desmintió haber recibido los abonos mediante los cheques, 4289, 4401, 4400, 4402, 5503, remitidos todos por el denunciante, a través de Fedex, W.U.(apostillados) para la interposición del proceso ordinario de mayor cuantía, por daños y perjuicios, a nombre de J.M.. (ver fs. 14-20) El hecho que la denunciada aceptara que fue contratada por el señor M., y el recibo de los cheques girados a su favor, está reconociendo que sí hubo una relación cliente entre ella, y el señor J.M., lo cual constituye plena prueba, en ese sentido tenemos que los artículos 784 y 789 del C. Judicial, hacen el siguiente señalamiento: "Artículo 784. ...................................................................................................... No requieren prueba los hechos afirmados por una parte y admitidos por la contraria, respecto a los cuales la Ley no exige prueba específica.. Los hechos claramente reconocidos en el curso del proceso por la parte adversa, no requieren prueba." "Artículo 789. Cuando las partes en un proceso sean hábiles para transigir y se dirijan conjuntamente al J. para pedirle que dé por probado un hecho no aceptado en la contestación de la demanda o un hecho accesorio o incidental que trate de probar una parte, el J. dará por probado plenamente tal hecho, siempre que sea admisible la prueba de la confesión. También dará el J. por probado plenamente cualquier hecho que deba probar un litigante, si la parte contraria, siendo hábil para transigir, declara que lo acepta como existente y verdadero." En cuanto al segundo hecho, el denunciado manifiesta que acordó con la abogada Elzebith T., que la demanda ordinaria de mayor cuantía, que el peticionaba, sería interpuesta en contra de la sociedad C.M.R., S.A., por daños y perjuicios por los supuestos servicios brindados a la nave de nombre "S/V MIRAGE", de su propiedad. Referente a ello, la denunciada manifiestó que se apersonó al antiguo S. específicamente Shelter Bay, provincia de C., en compañía del señor J.M. para tomarle fotos a los daños ocasionados al velero del demandante. Sin embargo, el quejoso, desmiente lo expuesto por la denunciada, toda vez que las fotos a que hace referencia en su descargo la licenciada T., fueron tomadas por su personal, enviadas a ella, posteriormente a través de su correo. Adjunto al escrito de poder otorgado por el señor J.M., a la denunciada, podemos visualizar que la presentación de la demanda ordinaria de mayor cuantía con (sic) daños y perjuicios, ante el Juzgado de Circuito, Ramo de lo Civil, de C., se dió el día 9 de septiembre de 2009, o sea, un (1) año y cuatro meses después, entonces como podía el denunciante entender esta situación, si él había contratado sus servicios el día 14 de abril de 2008; o sea, que durante todo este tiempo la licenciada Elzebith T., lo mantuvo engañado, brindándole una información totalmente falsa, en cuanto a ello el artículos 6, del capítulo II, del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, establece que, "Artículo 6. El abogado es libre de asumir o no la atención de un negocio jurídico, cualquiera que sea su opinión personal sobre los méritos del mismo pero si la asume, debe emplear en ella todos los medios lícitos." Referente a la tarifa de honorarios profesionales, la denunciada sostiene y acepta que fue pactado verbalmente, lo cual le comunicaría al siguiente día al doctor M.I., en el hotel donde se hospedaba, sugiriéndole que fueran a redactar el contrato de servicios profesionales, a lo cual se negó el denunciante . A todo esto el denunciante ripostó que por indicaciones de la denunciada, el pago de los honorarios profesionales, primeramente sería una tercera parte (1/3) de la cuantía, correspondiente a la suma de setecientos mil balboas (B/700.000.00), recibíendo como primer abono para su futura gestión, la suma de trescientos mil balboas (B/30,000.00), lo cual se puede comprobar mediante el cheque No. 4289 de 17 de abril de 2008, consultable a fojas 16 del expediente bajo estudio. Por otro lado, observamos que la licenciada Elzebith T., en ningún momento se detuvo a realizar un estudio pormenorizado sobre la documentación que el denunciante le entregó, que en este caso, lo más recomentable hubiese sido que la demanda de reclamaciones a interponer, estuviere apoyada en diligencias periciales con personal técnico idóneo, de forma tal, que le permitiera a la denunciada verificar con exactitud el costo de losd años causados al velero de propiedad de su representado, en ese momento, por parte de la sociedad C.M.R., S.A. Ahora bien, al no contar la denunciada con esta información, por supuesto que le resultaba imposible darle al señor M., una idea clara sobre la demanda, y sobre los posibles resultados. La actuación por parte de la denunciada, demuestra la forma temeraria, en que incurrió al momento de entablar y fijar la cuantía de la demanda, contraviniéndo con lo dispuesto en el artículo 8, del Código de Ética y R.P. delA., que dice, "Artículo 8. El Abogado debe obtener un integral conocimiento de la causa de un cliente de aconsejarle sobre la misma, está en la obligación de darle una opinión franca sobre los méritos de ella y el resultado probable del litigio pendiente o que se tiene en perspectiva. No proporcionará seguridades respecto del resultado de su gestión, especialmente si de ello depende que se le otorgue el poder correspondiente." Es importante resaltar, que tanto el denunciante como la abogada denunciada coinciden en que, el contrato fue realizado de forma verbal, por lo que consideramos que le asiste razón al denunciante al manifestar, que el contrato verbal se originó, el día 14 de abril de 2008, por tanto, es a partir de ese momento en que la licenciada Elzebith T., quedó contratada para llevar a cabo las gestiones que le encomendó el quejoso, como la de interponer a su nombre una demanda ordinaria de mayor cuantía, por daños y perjuicios en contra de la sociedad C.M.R. S.A.; ciertamente la denunciada dejó transcurrir más de un (1) año, para luego interponer la demanda solicitada, el día 9 de septiembre de 2009, hecho que claramente violenta el literal b) del artículo 34 del C. de Etica, y Responsabilidad Profesional del Abogado. Ahora, durante ese tiempo, que realmente es de un año y cuatro meses, se trasmitieron sendos correos entre el señor J.M. y la licenciada T.; que de la lectura de ellos, se evidencia la forma en que la denunciada manejo a su antojo, la información que le trasmitía a su cliente, quien se encontraba en ese momento en los Estados Unidos de Norteamérica, vislumbrándose que la información enviada estaba fundada en mentiras, donde le comunicaba que había interpuesto la demanda requerida, como habían acordado, en contra de la empresa C.M.R., S.A., igualmente hacía énfasis sobre cuan avanzada estaba la misma, a tal punto, que sostenía que pronto iban a fallar a su favor; cuando la realidad, de todo esto, era otra muy distinta. En virtud de la información que recibía el quejoso por parte de su apoderada, para esa época, le pedía insistentemente a la Lcda. T., los recibos de pago, relativos a las sumas de dinero que le había enviado, ya que los necesitaba para otros trámites a realizar en los Estados Unidos, empero, la jurista evadía responder a esas preguntas en particular, toda vez que, nunca se los envió, como lo quiere hacer ver en su descargo, tampoco le dió respuestas concretas del caso, es notorio que toda esta información fue utilizada por la licenciada Elzebith T. para su propio beneficio, hecho que trajo como consecuencia, que el denunciante, no pudiera interponer ningúna acción en contra de la sociedad C.M.R., S.A.; además, su posición menoscabó la confianza que su cliente había depositado en ella. Sabido es, que todo abogado que ejerce el derecho, al tomar un negocio a su cargo, aún cuando se le proporcione parte de la documentación, requiere de tiempo para investigar y recabar mayor información acerca del caso adquirido, lo cual le será de utilidad, como para verificar la materia de que trata, el tipo de demanda que cabría interponer, y cuantificar la cuantía de la misma, es decir, tener una perspectiva clara de su pretensión, pero un (1) año y cuatro (4) meses dedicados sólo a este trámite es demasiado tiempo. Es necesario recordarle, a la denunciada, que el abogado, adquiere un compromiso serio con su cliente, como lo es el hecho de mantenerlo informado de cualquier gestión que realice en torno a la demanda, del resultado de cualquier resolución que emita el Tribunal, sea esta favorable o adversa. En ese sentido, el artículo 7 del Reglamento de Etica, es taxativo al sostener, que "El abogado debe ser puntual y llevar a cabo oportunamente las diligencias propias de la actuación profesional" en concordancia con el literal b) del art. 34, del C.E. y R.P. delA., pues, parece que la abogada denunciada , olvidó por completo todas estas normas que deben tener presente todo abogado, en el ejercicio de esta profesión. Argumenta la denunciada en su descargo que el señor J.M.I., le regaló como aguinaldo navideño la suma de ochocientos balboas (B/800.00), de los cuales la mitad debía entregarselos al señor L., quien fungía de chofer del señor L., cuando venía de visita a esta ciudad, afirmación que también fue desmentida por el denunciante, señalando que nunca envió dinero en concepto de regalos o de índole personal a la denunciada; refiriéndose al préstamo por la suma de B/2,500.00, que indica la denunciada le solicitara en calidad de préstamo, al señor J. M., lo anterior contraria lo indicado en el literal ch) y d) del artículo 34 del Cógido de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. Cabe señalar que la demandada aceptó que fue negligencia de ella, el no haber corregido y presentado a tiempo la demanda de daños y perjuicios ante los tribunales de justicia, y que sólo en eso se basó su aceptación de haber reconocido su error; igualmente aceptó la Lcda. T., que fueron cincuenta mil dolares (B/50,000.00) lo que había recibo por parte del señor J.M., manifestándole que se los devolvería, pero no podía en la forma en que él esperaba, ya que, no contaba con esa cantidad de dinero, porque tenía que realizarse una operación, y lo único tenía eran deudas, además, ese dinero se lo entregaba a su chofer, el señor L. por indicaciones del señor M.. Lo anteriormente fue desvirtuado por el denunciado, ya que , nunca envió dinero a terceras personas, toda vez que, su relación era estrictamente con la licenciada E.R.T., quien recibió y cobró dichas sumas de dineros. Salta a la vista, entonces, que la licenciada Elzebith T., se apartó de todo contexto, de lo que representa el deber del ejercicio de la profesión del derecho, pues, un buen profesional del derecho debe ser responsable, honesto y leal en su actuación, puesto que se debe a su cliente, como también, es su deber presentar a tiempo la documentación pertinente, eludiendo así, la sorpresa de la preclusión de algún término, y evitando de esta forma la dilatación del proceso. Además, un abogado debe poner todo su empeño en obtener el mejor logro en beneficio de los intereses de quien representa, como lo recomienda el artículo 12 del capítulo II, del Código de Ética. En cuanto a las pruebas presentadas, observamos que algunos de ellas son copias simples, así que mal podría la Sala entrar a considerarlas, al tenor de lo dispuesto en el artículo 873, en concordancia con el artículo 857 del Código Judicial, que dispone: "Los documentos que se acompañen a los escritos o aquellos cuya incorporación se solicite a título de prueba, podrán presentarse en su original, en copia en los casos del artículo 857...". Sin embargo, el hecho que la denunciada, L.. E.R.T., aceptara que mantuvo comunicación vía correo con el quejoso, y que la contratación de sus servicios profesionales por parte del señor M., fue verbal, constituye una confesión por parte de la denunciada, es decir, es una prueba fehaciente en su contra. (art. 784 y 789 del C.J., transcritos anteriores) Evaluadas las piezas procesales que conforman el presente proceso, esta Superioridad se muestra acorde con la opinión vertida por el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, en el sentido, que existen indicios suficientes para llamar a juicio a la licenciada, E.R.T.F., por la supuesta violación del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. En consecuencia, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE NEGOCIOS GENERALES, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, ORDENA el LLAMAMIENTO A JUICIO de la licenciada, ELZEBITH RUMINA TINGLING FORSYTH, con cédula de identidad No. 3-701-667, con idoneidad No. 5597, para ejercer la abogacía en la República de Panamá, por la supuesta violación de los artículos 7, 10, literales b) ch) d) e), artículo 34, literales b), c), ch) d), e), y y), en virtud de la denuncia que J.M.I., interpusiera en su contra. La Secretaría de la Sala de Negocios Generales, próximamente fijará la fecha y hora en que se llevará a cabo el debate oral, acto en el cual se practicaran las pruebas que a bien tengan presentar las partes. C. y Notifíquese, ANÍBAL SALAS CÉSPEDES WINSTON SPADAFORA FRANCO -- ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ CARLOS H. CUESTAS G. (Secretario General)