Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 22 de Agosto de 2019

PonenteEfrén Cecilio Tello Cubilla
Fecha de Resolución22 de Agosto de 2019
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El Licenciado R.T., actuando en nombre y representación de LOS ASES DEL SEGURO, S., ha presentado Demanda Contencioso Administrativa de Plena Jurisdicción para que se declare nula, por ilegal, la Resolución No. 684-2008 D.G. del 20 de agosto de 2008, emitida por la Caja de Seguro Social, los actos confirmatorios, y para que se hagan otras declaraciones.

EL ACTO ADMINISTRATIVO DEMANDADO

La pretensión del demandante, se encamina a obtener la nulidad de la Resolución No. 684-2008 D.G. del 20 de agosto de 2008, emitida por la Caja de Seguro Social, mediante la cual, el funcionario demandado resolvió condenar al empleador LOS ASES DEL SEGURO, S., a pagar a la Caja de Seguro Social, la suma de CIENTO VEINTISIETE MIL DOSCIENTOS SIETE BALBOAS CON 77/100 (B/.127,207.77), en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales, décimo tercer mes, multas y recargos de Ley, sumas dejadas de pagar durante el periodo comprendido de enero de 2002 hasta agosto de 2007, más los Intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación.

FUNDAMENTO DE LA DEMANDA

El presente negocio se fundamenta en el hecho que los corredores de seguros JOSE ASTERGIO CABALLERO FONSECA y M.L.C., constituyeron la persona jurídica LOS ASES DEL SEGURO, S., mediante Escritura Publica No. 2629 de 3 de julio de 1989. En fecha de 18 de octubre de 1989, se inscribe en el libro de acciones, ante el Juzgado Segundo del Circuito de Chiriquí, el libro de acciones de LOS ASES DEL SEGUROS, S., en el que aparecen como accionistas los señores JOSE A. CABALLERO, M.E.C. y R.J.C., posteriormente adquieren acciones, las señoras EDNA G. DE CABALLERO y P.G.D.C., en fecha 15 de enero de 1991.

Agrega en su relato el actor, que al entrar en vigencia la Ley 59 de 29 de julio de 1996, la señora E.E.G. DE CABALLERO, quien no es corredora, no podía seguir en calidad de corredora de seguro de LOS ASES DEL SEGUROS, S.

Manifiesta el apoderado que, en relación al pago de los honorarios o comisiones que las compañías de seguros GENERALLI, CONASE, INTERNACIONAL DE SEGUROS, ASSA COMPANIA DE SEGUROS, INTEROCEANICA debían a los corredores de seguros independientes, acordaron con la persona jurídica LOS ASES DEL SEGURO, S. que recibiera los honorarios o comisiones como un solo paquete, a fin de obtener en dichas empresas vendedoras de seguros los incentivos y beneficios que otorgan.

El día 10 de septiembre de 2007, la Caja de Seguro Social envió a una funcionaria para que realizara una auditoria sobre los libros de contabilidad de LOS ASES DEL SEGURO, S., la cual presentó un informe en donde estableció que las sumas de dineros recibido por los corredores de seguros J.C., M.C., R.J.C. y P.G. DE CABALLERO, debían ser considerados salarios, por considerarlos empleados o trabajadores de LOS ASES DEL SEGURO, S., debiendo pagar las cuotas del seguro social.

Indica que en virtud de dicho informe, la CAJA DE SEGURO SOCIAL decide condenarlos a pagar la suma de CIENTO VEINTISIETE MIL DOSCIENTOS SIETE BALBOAS CON SETENTA Y SIETE CENTAVOS (B/. 127.207.77) en concepto de cuotas de seguro, prima de riesgos profesionales, décimo tercer mes, multas y recargos de la Ley, más los intereses que se causen hasta su cancelación.

Sostiene que no existe subordinación jurídica alguna, así como tampoco horario de trabajo o registro de asistencia, que los corredores antes mencionados, son corredores de seguros independientes, con licencia de corredores de seguro otorgada por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros.

DISPOSICIONES INFRINGIDAS Y EL CONCEPTO DE VIOLACION

El apoderado judicial de la parte actora, ha señalado que la resolución administrativa impugnada es violatoria de los artículos 242 del Código de Trabajo, numerales 11 y 12 del artículo 1 de la Ley 51 de 2005, numeral 5 del artículo 105 de la Ley 59 de 1996, articulo 88 de la Ley 59 de 1996, articulo 3 del Código Civil.

Con respecto al artículo 242 del código de Trabajo, manifiesta el apoderado que se ha vulnerado la misma de forma directa, toda vez que dicha norma no considera trabajadores para todos los efectos legales a los corredores de seguros que coloquen pólizas para dos o más aseguradoras con independencia del número de pólizas y/o del monto de las comisiones que por dichas pólizas perciban.

En relación al artículo 1, numerales 11 y 12 de la Ley No. 51 de 2005, señala el actor que tanto la resolución que se impugna como sus actos confirmatorios son violatorios de forma directa por indebida aplicación. Indica que la misma define los conceptos de empleado y empleador, y de acuerdo a la ley que regula la profesión de corredores de seguro, las personas jurídicas corredoras de seguro, actúan por intermedio de las personas naturales con licencia de corredores de seguro.

Agrega que el artículo 105, numeral 5 de la Ley No. 59 de 1996, se viola de forma directa por implicación, al considerar que estaba en presencia de una persona jurídica corredora de seguro en olvido completo que la norma omitida determina que ninguna persona jurídica pueda ser corredora de seguro cuando uno de sus accionistas, como es el caso de la señora E. de C., no es corredor de seguro. Los honorarios conocidos como comisiones en el argot comercial, productos de la venta que hace el corredor de seguro independiente le pertenecen al corredor, por lo que los honorarios enviados por las diferentes compañías de seguro, no pueden formar parte de los activos de la persona jurídica LOS ASES DEL SEGURO, S.

Considera también el apoderado judicial, que se ha violado de forma directa lo dispuesto en el artículo 88 de la Ley No. 59 de 1996, ya que dicho artículo dispone claramente que los corredores de seguro (personas naturales) que actúan en la persona jurídica con licencia de corredora de seguro, tiene derecho a percibir honorarios, es decir, un ingreso en dinero, especie o valores que recibe un profesional independiente como retribución de sus servicios personales o con ocasión de estos, sin que por ello exista una relación laboral entre quien realiza o recibe el servicio.

Por último, manifiesta el apoderado, que las resoluciones emitidas por la entidad demandada, ha violado de forma directa lo dispuesto en el artículo 3 del código Civil, y ello por razón que se aplicó con carácter retroactivo la Ley 51 de 2005, particularmente los artículos 90, 91 y 124, al condenar a pagar a la persona jurídica LOS ASES DEL SEGURO, S., en concepto de cuotas del seguro social, prima de riesgos profesionales, décimo tercer mes, multas y recargos de ley, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación, por el periodo comprendido entre enero de 2002 hasta agosto de 2007. Señala que la Ley 51 de 2005 entro a regir a partir del 1 de enero de 2006, según expresa la misma ley, por lo que el periodo señalado en la condena abarca un tiempo en donde dicha ley no se encontraba vigente. Agrega que, si bien la misma ley establece en el artículo 249, que es de orden público, ello no implica que tenga el carácter de retroactiva porque es necesario que esa retroactividad este expresamente establecida en esa ley, siendo que la vigencia de dicha ley es a partir del 1 de enero de 2006.

INFORME DE CONDUCTA DEL FUNCIONARIO DEMANDADO

De la demanda incoada se le corrió en traslado a la Caja de Seguro Social para que rindiera el correspondiente informe explicativo de conducta, cumpliendo con el termino otorgado para ello, dicho informe fue presentado por el Director General, el día 21 de junio de 2010.

Entre los aspectos medulares de su informe, nos señala la entidad demandada, que el patrono LOS ASES DEL SEGURO, S., omitió el pago de la suma de Quinientos Setenta Mil Cuatrocientos Noventa y Tres Balboas con 14/100 (B/.570.493.14) durante el periodo comprendido de enero de 2002 a agosto del 2007, que genero cuotas de seguro social, primera de riesgos profesionales y décimo tercer mes por el orden de Ciento Veintisiete Mil Doscientos Siete Balboas con 77/100 (B/. 127,207.77), de conformidad con los Anexos No. 1 y No. 2 del Informe de Auditoria No. CH-AE-I-07-43 de 10 de marzo de 2008.

Manifiesta que la Resolución No. 684-2008 D.G. se fundamentó en los artículos 35-B, 58, 62 literal b, y 66-A del Decreto Ley No. 14 de 1954, subrogado por la Ley No.51 de 27 de diciembre de 2005 y en el artículo 47 del Reglamento General de Ingresos.

Agrega que, en cuanto a la dependencia económica, los expertos auditores de la Caja de Seguro Social registraron en su investigación que las personas que recibieron comisiones por parte de LOS ASES DEL SEGURO, S., recibieron "salario", esto es, pagos quincenales por las labores realizadas y una vez cobradas las comisiones de las distintas compañías aseguradoras, la empresa les pago a tales personas, sumas en concepto de comisiones. Sostiene que dentro del concepto sueldo se encontraban las comisiones, y ello conforme lo dispuesto en el artículo 62 literal B, del Decreto Ley No. 14 de 1954, vigente hasta diciembre de 2005, dentro del concepto sueldo, se encontraban las comisiones, asimismo, apoya su dicho con lo preceptuado en el artículo 77 de la Ley No. 51 de 2005, que constituye el nuevo régimen de seguridad social a partir de enero de 2006, el cual recoge dentro de la concepción de salario, las comisiones.

OPINION DE LA PROCURADURIA DE LA ADMINISTRACION

El representante del Ministerio Publico, a través de V.F. No. 1140 de 18 de octubre de 2010, visibles a fojas 181 a la 193 del negocio que nos ocupa, solicito a esta Superioridad que se declare que no es ilegal la resolución que se impugna.

Sostiene la Procuraduría, que con respecto a la supuesta violación del artículo 242 del código de Trabajo, en la que a juicio de la actora ha incurrido la resolución demandada al considerar como trabajadores a quienes eran en realidad corredores de seguros independientes, se puede observar en las declaraciones de renta de R.C., P. de C., J.A.C. y M.L.C., presentadas en fotocopias cotejadas ante notario público, que la mayor parte de los ingresos declarados por ellos provienen de la empresa LOS ASES DEL SEGURO, S., lo que indica una clara dependencia económica en relación con la misma; elemento que, por sí solo, permite establecer la existencia de una relación laboral.

Con respecto, a la aplicabilidad de las disposiciones de la Ley 51 de 27 de diciembre de 2005, nos señala el señor P. que, durante el periodo comprendido de enero de 2002 al 1 de enero de 2006, estaba vigente el Decreto Ley 14 de 27 de agosto de 1954, Orgánica de la Caja de Seguro Social, el cual establecía en el literal b de su artículo 2, que estaban sujetos al régimen obligatorio del seguro social todos los trabajadores al servicio de personas naturales o jurídicas que operaran en el territorio nacional. De igual forma, el articulo 58 y 66-A del referido decreto ley dispone lo concerniente a la obligación que tienen los patronos a deducir las cuotas que debían satisfacer junto con el aporte patronal y entregarlas en el periodo correspondiente a la Caja de Seguro Social.

En relación con la calidad de accionista de los señores antes mencionados nos dice que, el D.A.H., en su obra Derecho Panameño del Trabajo, Volumen 1, Panamá, 1982, en sus páginas 254 y 255 expresa que la Sala ha sostenido que puede existir una relación de trabajo en eventos en que el trabajador sea accionista de la empresa y menciona como fuente de tal consideración, la sentencia de 5 de agosto de 1980.

EXAMEN DE LA SALA TERCERA

Evaluadas todas las piezas procesales que reposan en el presente negocio, y analizada la violación que se le endilga al acto acusado, la Sala procede a resolver la presente controversia, previa las siguientes consideraciones que a continuación detallamos, veamos:

El fondo del presente litigio es originado por la expedición de la Resolución No.684-2008 D.G. de 20 de agosto de 2008, emitida por el Director de la Caja de Seguro Social, así como su acto confirmatorio constituido por las Resoluciones No. 283- 2009 D.G. de 24 de abril de 2009, emitida por el Director de la Caja de Social y la No. 41,557-2009- J.D. de 13 de octubre de 2009, dictada por la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social.

Como argumento central establece el apoderado judicial de LOS ASES DEL SEGURO, SA., que no existe subordinación jurídica alguna, así como tampoco horario de trabajo o registro de asistencia de los corredores; J.C., M.C., R.J.C. y P.G.D.C., que son corredores de seguros independientes, con licencia de corredores de seguro otorgada por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros.

La Caja de Seguro Social, resolvió mediante la resolución impugnada, condenar a la sociedad LOS ASES DEL SEGURO, S., al pago de B/. 127, 207.77, en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales, decimos tercer mes, multas y recargos de la Ley, dejadas de pagar en el periodo comprendido de enero de 2002 a agosto de 2007.

Resalta el hecho que lo discutido en el presente negocio, es precisar la condición jurídica de los señores JOSE A. CABALLERO, M.C., R.J.C. y P.G.D.C., es decir, si los mismos deben ser considerados como trabajadores de la sociedad LOS ASES DEL SEGUROS, S. o no, y como consecuencia de ello, establecer si las sumas recibidas por los mismos fueron en concepto de salarios o en concepto de honorarios profesionales, y así determinar si se debía requerir o no el pago de las sumas en concepto de cuota patronal correspondientes al periodo de enero de 2002 a agosto de 2007.

Consta, visible a foja 14 del presente dossier, copia autenticada ante notario de la Resolución No.2864 de 23 de febrero de 1990, por medio de la cual se resuelve expedir licencia para que, el señor R.J.C.G., pueda ejercer la profesión de Corredor de Seguros en el Ramo, Vida, Generales y Fianzas. De igual forma se aprecia visible a foja 17 del expediente, el Certificado de Idoneidad otorgado a la señora M.L.C. de B., por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros, válido hasta el 9 de mayo de 1993, en donde se deja constancia que la señora C. es Corredora de Seguros en los ramos de Vida, Generales y fianzas, otorgada mediante la Licencia de Corredora de Seguros No. 2513 concedida a través de la Resolución No. 2513 de 31 de mayo de 1985.

Así como también se pueden observar que reposan a fojas 18 y 19 del presente proceso, copia autenticada ante notario de las Resoluciones No. 3406 de 16 de diciembre de 1992 y la No. 3407 de 8 de agosto de 1994, mediante la cual la Superintendencia de Seguros y Reaseguros resuelve expedir las licencias para ejercer la profesión de Corredor de Seguros en los Ramos; Generales y Fianzas y en el ramo de Vida, respectivamente.

Además, se aprecia a foja 21, copia del carnet, autenticado ante Notario Público, en el que se deja constancia que la Superintendencia de Seguros y Reaseguros autoriza al señor J.A.C.F. a ejercer la profesión de Corredor de Seguros en el ramo de Vida, Generales y Fianza, emitida el día 27 de julio de 1978 y con fecha de vencimiento de 12 de enero de 1990.

De igual forma, podemos visualizar a foja 216 del dossier, respuesta al oficio No. 472 de 23 de febrero de 2011, por parte de la Superintendencia de Seguros y Reaseguros de Panamá, en el que nos certifica a través de su nota identificada DSR-0213-2011, de fecha 15 de marzo de 2011, que los señores R.C.G., con cedula No. 4-183-179, J.A.C.F., con cedula No. 4-58-1042, M.L.C.G., con cedula No. 4-139-2392 y P.L.G. de C., con cedula No. 4-134-2350, poseen Licencia de Corredor de Seguros y si se encontraban vigentes durante el periodo comprendido entre enero de 2002 y agosto de 2007.

Además de lo anterior, la Superintendencia de Seguros y Reaseguros, en la referida nota pasa a plasmar lo dispuesto en la Ley 59 de 1996, en su artículo 86, al indicar que el beneficio económico que reciba el corredor por su actividad será considerado honorario profesional y este mandamiento constituye la regla general, salvo que el corredor haya acordado una relación de trabajo con la sociedad corredora.

Igualmente sostiene en la misma nota que, la remisión de honorarios es un acuerdo entre la sociedad corredora y el corredor, en el cual pueden pactar porcentajes, frecuencia de la remisión y otros. Aunque son beneficios económicos no deben ser asimilados a prestaciones laborales, a menos que concurran otros elementos que lleven a la indefectible conclusión de que existe una relación laboral, puesto que la situación es que los corredores presten sus servicios como profesionales independientes.

Otras de las pruebas practicadas ante esta instancia judicial, fueron las declaraciones testimoniales rendidas por los señores L.A.H.G., D.E.G.C., A.C.M. y EDUARDO A. ALVAREZ RODRIGUEZ.

Con respecto a lo señalado por el señor H.G., en la quinta pregunta, luego de ser reformulada en virtud de las objeciones que planteara la Procuraduría de la Administración, señaló que " Las empresas de seguros pagan comisiones por la venta de seguros, los corredores de seguros, personas naturales se reúnen, se agrupan, se organizan, para formar personas jurídicas para sacar mayor beneficios de las comisiones que pagan ..." "la compañía le paga al grupo y ellos después distribuyen según la venta realizada por cada uno de los corredores, ese es el sistema que se usa. Ases del Seguros se dedica a la colocación de seguros y por eso se gana una comisión, esa es la actividad de ellos".

En la declaración rendida por el señor D.G., podemos apreciar que nos dice que si conoce la figura de Los Ases del Seguro, y que los señores C. nos son empleados de esa empresa, son los propietarios, también sostiene que como corredores de seguros son empresarios independientes, que pueden ser propietarios de una firma de corretaje, pero no empleados.

El señor E.A.Á.R., señala en su declaración que los señores C.s son corredores de seguro que venden con la autorización de la Superintendencia de Seguros, seguros con su compañía y con otras compañías, añade que ellos son propietarios del Brokers los Ases del Seguro.

Agrega además que: "los corredores de seguros en este caso de lo que estamos hablando en cuestión no tiene horario de entrada de salida, venden los productos de las compañías de seguros, incluyendo la internacional, los días feriados, los domingos, las noches, las fiestas, las formas en que se mercadean los seguros sin un horario establecido".

Por otro lado, debemos resaltar lo señalado por las diferentes compañías aseguradoras, en cuanto a si los señores C.s, son corredores de seguros independientes y si prestan sus servicios profesionales en las referidas compañías. En respuesta a la misma han expresado que, si son corredores de seguros independientes, variando la fecha en que han comenzado a prestar los servicios como corredores de seguros en sus compañías, y quienes han prestado dicho servicio.

Es importante destacar que luego de una revisión de todos los medios probatorios aportados al proceso, entendiéndose como tales; documentos adjuntos, declaraciones testimoniales, prueba de informe, diligencia exhibitoria, así como el expediente administrativo, no hemos encontrado prueba alguna que demuestre que existe una relación de subordinación laboral entre la sociedad LOS ASES DEL SEGURO, S. y los señores J.A.C., R.C., M.C. y P.G. de C..

Al Contrario, se ha podido corroborar que los señores C. poseen licencia de corredores de seguro debidamente otorgadas por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros. De igual forma ha quedado acreditado que la sociedad Los Ases Del Seguros, S., tiene personería jurídica con licencia de corredora de seguros, desde el año de 1989.

Otro aspecto a destacar de lo expresado por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros, es en relación con lo dispuesto en el artículo 86 de la Ley 59 de 1996, la cual dispone que el beneficio económico que reciba el corredor de seguros por su actividad, será considerado honorario profesional y este mandamiento constituye la regla general, salvo que el corredor haya acordado una relación de trabajo con la sociedad corredora.

En esta línea de pensamientos, debemos indicar también, que consta en el presente dossier documentos que fueron aportados en calidad de pruebas, consistente en las Declaraciones Juradas de Rentas de los años 2002 hasta el 2007, de los señores C., en la que se refleja que los ingresos declarados son honorarios y comisiones.

También hemos podido apreciar el Informe de la Diligencia Exhibitoria, en la que los peritos certifican que luego de revisado el libro o registro acciones se pudo comprobar que tiene 36 páginas, y que en su segunda página aparecen detallados los nombres y la cantidad de acciones que cada uno de los accionistas recibió el 3 de julio de 1989, refiriéndose a los señores J.C., una (1) acción, M.C., una (1) acción, R.C., una (1) acción, E.G. de C., una (1) acción, P. de C., una (1) acción, haciendo un total de cinco (5) acciones.

Luego de lo expuesto, debemos señalar que efectivamente no se ha comprobado con el análisis de las piezas probatorias que exista una relación de subordinación o dependencia económica, y ello en primer lugar, porque ha quedado debidamente comprobado que los señores C. son accionistas de la empresa LOS ASES DEL SEGURO, S., y tal como lo ha manifestado la Superintendencia de Seguros y Reaseguros, dicha sociedad corredora de seguros poseía licencia de Corredor de Seguros como persona jurídica, y se encontraba vigente para el periodo comprendido de enero de 2002 y agosto de 2007.

Además, que por regla general el beneficio económico que recibe el corredor por su actividad es considerado honorario profesional, salvo que el corredor haya acordado una relación de trabajo con la sociedad corredora, según lo fundamentado en el artículo 86 de la Ley 59 de 1996, excepción que no fue comprobada con los medios probatorios aportados al proceso.

En segundo lugar, es importante destacar que el hecho de que los señores R.C., M.C. y P.B. de C., cotizaran durante los periodos de 1992 hasta el año 2001, ello no implica que los mismos debían cotizar de manera automática para los años subsiguientes, toda vez que es una relación que no se presume, debe ser probada, y en el presente negocio no consta prueba alguna que nos demuestre dicha relación, es más consta en el presente negocio Nota VPER-737-2011 de 5 de julio de 2011, mediante la cual la Compañía de Seguros ASSA, señala que la señora M.C., realiza negocios con dicha empresa desde el 28 de febrero de 2003.

Vale reiterar que no ha sido demostrado dentro del presente negocio, mediante los medios probatorios que exista una relación de dependencia económica entre los señores C. y la sociedad LOS ASES DEL SEGURO, S., tampoco se ha demostrado que estén sujetos a un horario y asistencia, siendo requisitos esenciales para determinar la existencia o no de una relación laboral.

Razón por la cual vale resaltar, que según lo establecido a excerta legal 242 del Código de Trabajo, en necesario que se den los presupuestos establecidos en la misma, y como ya lo mencionamos ha quedado acreditado que los señores demandantes, colocan pólizas para otras compañías de seguros, y la norma antes señalada expresa claramente que no se configurara la relación laboral si los corredores de seguros coloquen pólizas para dos o más aseguradoras.

Por otro lado, también debemos agregar que, en el negocio que nos ocupa no se ha demostrado que los señores C. tengan un horario de trabajo o que hubiera un registro de asistencia, al contrario, ha quedado acreditado que los mismos prestan un servicio independiente, según las declaraciones testimoniales que constan en el presente dossier, igualmente han coincidido las declaraciones testimoniales, al referirse al hecho que los corredores de seguros que se unen para crear un broker no tienen ningún horario de entrada ni de salida.

Otro aspecto particular con el que deben cumplir estas empresas que se dedican al corretaje de seguro, es que tienen la obligación de remitir los honorarios a los corredores de seguros, como persona natural, en un plazo no mayor de diez días desde que lo recibieron de la empresa aseguradora, tal como lo dispone el artículo 88 de la Ley 59 de 1996.

Visto lo anterior, no hay duda que según lo dispuesto en el artículo 242 del Código de Trabajo, en el presente negocio ha quedado demostrado que los señores C. no tienen un horario o registro de asistencia, para considerar que se ha configurado la relación laboral, al igual quedo debidamente comprobado que los mismos colocan pólizas para otras compañías de seguros, y según lo dispuesto en el artículo 242 del código de Trabajo, basta que se de cualquiera de las tres situaciones estipulada en ella para considerar que no se ha configurado la relación de trabajo, en consecuencia, la Sala es del criterio que se ha vulnerado las normas invocadas en la presente demanda, razón por la cual corresponde acceder a las pretensiones expresadas.

En mérito de lo expuesto, la SALA TERCERA DE LA CORTE SUPREMA, administrando justicia en nombre de la Republica y por autoridad de la Ley, DECLARA NULA, POR ILEGAL, la Resolución No.684-2008 D.G. de 20 de agosto de 2008, emitida por la Caja de Seguro Social, los actos confirmatorios.

N.,

EFRÉN CECILIO TELLO CUBILLA

ABEL AUGUSTO ZAMORANO -- CECILIO A. CEDALISE RIQUELME

KATIA ROSAS (Secretaria)