Sentencia Ponencias de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 15 de Junio de 2001

Ponente:ADÁN ARNULFO ARJONA L
Fecha de Resolución:15 de Junio de 2001
Emisor:Corte Suprema de Justicia (Pleno)
RESUMEN

Vías de hecho de la Administración

 

P. publicada en Junio de 2001

VÍAS DE HECHO DE LA ADMINISTRACIÓN

Por: M.Y.S..

Con la finalidad de contribuir en las denominadas "Claves para la Reforma de la Jurisdicción Contencioso Administrativa" abordaremos el tema "Las Vías de Hecho de la Administración" que por ser un tema poco conocido en nuestro derecho positivo, consideramos beneficioso hacer algunos comentarios respecto a esta figura, para lograr ubicarla dentro de nuestra legislación y así tener otra forma de controlar aquellas actuaciones de los funcionarios públicos que no se ajustan a la legalidad ni al derecho.

Orígenes de Las Vías de Hecho de la Administración

Una vez instaurado el Estado de Derecho, el poder se limita, se ampara al ciudadano, el cual obtiene garantías para proteger sus derechos y obliga a la autoridad a que emplee su poder en los términos que señala la ley, así en la medida en que se establecían los límites a quienes ostentaban el poder, se consolida también, el derecho administrativo.

Las primeras manifestaciones para frenar la actitud desmedida de .la Administración Pública, surgen en Francia; y viene dado por el llamado "Ancien Régime" (antiguo régimen) que constituye los rendimientos de la responsabilidad por faltas de funcionario, es decir, que era como parámetros a los cuales los funcionarios administrativos debían limitarse.

Después de la Revolución Francesa, es consolidada la prohibición de la interferencia de la autoridad judicial en la actividad administrativa. Pero la jurisprudencia consideró que la actividad de los funcionarios administrativos no podía estar al margen del control judicial, cuando aquella perdiera el carácter de actividad administrativa.

Esta concepción de limitar la actividad de los funcionarios administrativos es la idea sobre la cual gira la noción de vías de hecho durante el siglo XIX, así la aplicación de esta noción se utiliza primeramente para la protección de la propiedad privada; y luego se amplia hacia la protección de las libertades fundamentales.

Doctrinalmente se considera que L. junto a H. son quienes dan los primeros matices a la noción de Vías de Hecho. Este último autor considera que es en la jurisprudencia francesa en donde se encuentra la evolución de este concepto. Así, durante mucho tiempo esta noción fue limitada a la protección de la propiedad privada, y es hasta l876, cuando se aplicó a la defensa de libertades individuales.

Es entonces, el Tribunal de Conflictos Francés el cual, desde 1902, a través de diversos fallos va limitando el poder administrativo a los reglamentos y a las normas evitando posibles arbitrariedades.

Definición de Vías de Hecho.

Establezcamos una definición de lo que debemos entender por Vías de Hecho de la Administración: Podríamos señalar muchas definiciones pero por razones de orden práctico sólo expondremos cuatro.

La doctrina francesa, de donde proviene este concepto, señala que toda vía de hecho " es la negación de todo derecho, la ausencia de todo procedimiento, es un error grosero y brutal."

Para el profesor argentino, R.B., debe entenderse por Vías de Hecho "aquella realizada por un funcionario o empleado de la administración pública quien se ha salido enteramente de la órbita administrativa".

Según el J.C.H.P., hay Vías de Hecho en lo administrativo cuando " el funcionario procede a ejecutar una medida mediante la acción directa, es decir, sin estar autorizado para ello, o en cumplimiento de un acto por sí mismo inexistente y sin llenar las formalidades legales. La Vía de Hecho puede definirse diciendo que es el acto cuacidelictio de una autoridad, ejecutado sin competencia y sin formalidad legal, en perjuicio de terceros.

Para J.F.L., las Vías de la Administración constituyen "el acto de conducta de un Agente Estatal, en ejercicio de funciones administrativas que no constituye acto jurídico, efectuado con grosera ilegitimidad en ejecución directa de una ley que no requiere acto administrativo para ser ejecución o de un acto administrativo cuando el es obligatorio para cumplir una ley".

Consideramos esta última definición como la más completa ya que encierra las características de lo que debemos entender por Vías de Hecho; es decir, una conducta o actuar administrativo apartado de la legalidad, en ejercicio de una potestad administrativa y que vulnera derechos de los particulares.

Características de las Vías de Hecho.

De lo expuesto en el epígrafe anterior, podremos extraer algunas características de las vías de hecho que se presentan como una constante en la mayoría de las definiciones expuestas, de tal manera podemos señalar:

  1. -Son realizadas por el ente o autoridad estatal; es decir, ejecutadas por una autoridad administrativa pública que tiene el suficiente poder para tomas una decisión, tal es el caso de funcionarios con mando y jurisdicción, aunque también pude darse en funcionarios que no tengan esa característica y que ejecuten vía de hecho.

  2. -Fuera de las funciones administrativas, cada funcionario de la administración en virtud del cargo que ocupa, es revestido de ciertas potestades contempladas en la Constitución , la ley o en un reglamento, a los cuales debe ceñirse. Así, en el momento en que el funcionario se aparte de estas normas comete una violación a las mismas, lo cual podría configurar entonces, una vía de hecho.

  3. -Con ausencia de todo procedimiento y derecho la propia doctrina puntualiza, que existe falta de procedimiento cuando se han ignorado todos los requisitos o pasos necesario para realizar un determinado acto que deviene en una vía de hecho, es decir, no es la simple irregularidad u omisión en el procedimiento, sino la falta grave, la omisión total de las disposiciones legales. En cuando a la falta de derecho se dará cuando se use un derecho que no ha sido previamente reglamentado.

  4. - Evidente irregularidad en perjuicio de terceros, claro es, que estas actuaciones de la administración en donde no se respeta el procedimiento trae como consecuencia que se afectan derechos y garantías fundamentales de los miembros de la sociedad en general o de personas individuales en particular; tal es el caso de la

    vía de hecho.

    Las Vías de Hecho de la Administración frente a diversas figuras jurídicas del campo del derecho administrativo con las cuales puede prestarse a confusión.

    La doctrina excluye categóricamente a las vías de hecho de la administración del conocimiento de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo. Existen ciertas actuaciones que proceden del engranaje administrativo que no pueden ser demandados ante la jurisdicción contenciosa; nos estamos refiriendo a los actos de gobierno, actos del Estado como persona civil, actos discrecionales, las resoluciones de carácter disciplinario, los actos jurisdiccionales, los actos de mero trámite o preparatorios, los actos de ejecución y las vías de hecho; incluso el jurista E.M. en su libro LOS RECURSOS CONTENCIOSOS ADMINISTRATIVOS DE NULIDAD Y DE PLENA JURISDICCIÓN EN EL DERECHO PANAMEÑO hace mención del tema de estudio dentro de los actos excluidos de la jurisdicción contencioso o administrativo.

    De lo expuesto debe entenderse que la vía de hecho administrativa, no constituye un acto administrativo. Ahora bien, es un hecho cierto que la administración pública se manifiesta a través de actos, acuerdos, reglamentos, operaciones administrativas, hechos administrativos; y que en algunas ocasiones lo hace de forma irregular, es decir, apartándose de la ley. Establezcamos entonces la diferencia que pueda existente actos administrativos y actos inexistentes con las vías de hecho de la administración.

  5. - El Acto Administrativo:

    Con el solo tema del acto administrativo podemos hacer un tratado, en todo caso para efectos de este trabajo nos interesa señalar que dentro de nuestra legislación positiva no encontramos una definición sobre acto administrativo, no obstante, el mismo es reconocido en nuestra Constitución (artículo 203 numeral 2) así como en el Código Administrativo en donde en diferentes artículos se hace referencia al mismo.

    El Profesor F.S., Catedrático en la Universidad de Panamá, define el Acto Administrativo, como "toda manifestación de voluntad de la administración pública, en ejercicio de potestades administrativas, dirigidas a producir efectos jurídicos de conformidad y con arreglo al derecho administrativo."

    Podemos señalar entonces que estamos ante un acto administrativo cuando este emane de la administración pública en ejercicio de potestades administrativas sometidos a un régimen jurídico administrativo.

    El acto administrativo surge a la vida jurídica una vez se reúnan los elementos indispensables para la formación del mismo, es decir, el elemento subjetivo, objetivo y formal.

    Existen diversas clasificaciones de actos administrativos y cada uno de ellos requiere para su validez , que el mismo se ajuste a los señalado en la ley, mal podríamos considerar que las vías de hecho de la administración constituye un acto, pues éstas, como venimos señalando, se apartan de la esencia del acto administrativos de sus elementos y fines.

  6. - HECHOS ADMINISTRATIVOS

    El hecho administrativo entendido por el jurista M.O. como "los que realiza la administración pública en ejercicio de una actividad material, con el objeto de tener un efecto dado; así, el cumplimiento de una decisión de policía, el cierre de un local por razones de utilidad pública, se consideran jurídicos cuando producen efectos jurídicos".

    Tenemos entonces, que el hecho administrativo será aquel actuar de la administración que por omisión, descuido o imprudencia, produce efectos jurídicos adversos a los fines que persigue la administración.

    Desde esta perspectiva, el hecho administrativo entendido como el mal funcionamiento de los servicios públicos, donde no influye la voluntad del ente o sujeto, no puede asimilarse ni siquiera confundirse con la vía de hecho. Pues se trata de conceptos totalmente diferentes en donde la voluntad va a inferir de manera directa en la actuación de la administración, es decir, en el hecho administrativo no existe la voluntad del agente público al causar el perjuicio, mientras que en la vía de hecho sí se manifiesta la voluntad del mismo.

  7. - OPERACIONES ADMINISTRATIVAS:

    Reconocidas en nuestra legislación en el artículo 42b de la ley 135 de 1946, legislación contencioso-administrativa, es definida por el Dr. H.P. en su escrito de "Actos hechos, Operaciones Administrativas "La culminación de la actividad estatal encomendada a la realización plena del derecho y que siempre esté vinculada mediante a inmediatamente a un acto administrativo expreso tácito. Es decir, no son mas que las distintas formas de ejecución de un acto o decisión.

    Como vemos las operaciones administrativas guardan una estrecha relación con los actos, así la existencia de estos, depende de los actos administrativos; esto es así, ya que las operaciones administrativas son formas de realización del acto, de esta manera se le considera como una forma de ejecución de una decisión administrativa.

    Por lo cual si forma parte del acto administrativo no puede asimilarse a la vía de hecho.

  8. - ACTOS INEXISTENTES:

    Algunos autores encasillan a las vías de hecho dentro de los actos inexistentes, es decir, aquel acto que por el grado de ilegalidad que contiene, se considera inexistente. Consideramos que a pesar de estas dos figuras estrechamente vinculadas en una relación de cause a efecto en done la vía de hecho es la forma como se concreta la actuación administrativa ilegal y la inexistencia sea su efecto inmediato, no debemos asimilar la vía de hecho al acto inexistente pues nuestro derecho no reconoce la teoría de los actos inexistentes, ya que el acto que afecte de ilegalidad sería nulo y no inexistente.

    De todo lo expuesto, es necesario puntualizar, que si bien es cierto la administración pública se manifiesta de diversas formas ajustadas a la ley, cuando este actuar escapa de este marco jurídico, deberá denominarse vía de hecho de la administración. Por lo que no debemos encasillar esta figura dentro de ninguna, otra ya que la misma presenta sus propios requisitos y características que la diferencian de las demás. Así las Vías de Hecho de la Administración no son actos, ni hechos, ni operaciones administrativas, ésta es simplemente la forma como la doctrina denomina a otra conducta administrativa que tiene su naturaleza propia e independiente.

    LA VÍA DE HECHO Y LA DESVIACIÓN DE PODER:

    Las legislaciones que contemplan este tema utilizan diversas acepciones para referirse al mismo, así lo denominan desplazamientos de poder, o bien, abuso o exceso de poder. De la manera como lo denominemos, esta figura encierra esencialmente, la utilización de los poderes administrativos para fines distintos de los establecidos en la ley.

    La derivación de poder, tiene sus orígenes en el consejo de Estado Francés, cuando este luchaba por someter los actos de la administración al principio de legalidad, considerando que al no existir una adecuación entre la actuación administrativa y el fin perseguido por el mismo, existía un vicio de nulidad por la desviación de poder.

    Dentro de nuestra legislación positiva, es entendida dicha figura entre los motivos de ilegalidad del acto administrativo; así en el artículo 26 de la ley 35 de 1943 (Contensioso Administrativo) se señala lo siguiente:

    "Artículo 26: Los motivos de ilegalidad comprenden tanto la infracción literal de los preceptos legales como la falta de competencia o jurisdicción del funcionario o de la entidad que haya dictado el acto administrativo o el quebrantamiento de la formalidades que deban cumplirse y la desviación de poder."

    La Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo en un fallo de l7 de agosto de 1990, define la desviación de poder, así expresó: "La desviación de poder es un vicio de los actos de la administración que se genera como señalan los tratadistas De Laubadére, Venecia y G., cuando la autoridad administrativa ejecuta o expide un acto de su competencia, pero en desarrollo de una finalidad distinta de aquella por lo cual el acto podría ser legalmente expedido".

    De lo expuesto, podemos puntualizar que existe desviación de poder cuando el acto del agente de la administración se aparta del cumplimiento de la norma, es decir, cuando la administración usa sus poderes con fines distintos al fin lícito por el que le fue otorgado dicho poder.

    A primera vista, podría parecernos que no existen diferencia entre esta figura y la vía de hecho, pudiéramos entonces asimilar las vías de hecho a la desviación de poder y así resolvemos el problema de que en nuestro país no se conoce la figura de las vías de hecho, si no que simplemente ese actuar sería una desviación de poder. No obstante, esto no es posible, ya que ambas figuras presentan diferencias que quizás para algunos puedan resultar sutilezas; para la doctrina esta sutileza configura su diferencia.

    Podemos señalar que dichas figuras se diferencian:

    Primero porque la desviación de poder el funcionario la expide a través de un acto administrativo, mientras que en la vía de hecho ese actuar ilícito de la administración no se considera acto administrativo.

Segundo

la desviación de poder se respeta el procedimiento establecido, pero el resultado final es contrario a la ley. La vía de hecho no se respeta ni el procedimiento ni la finalidad.

Tercero

De la vía de hecho, el actuar de la administración está fuera de la ley, es grosera, burda y flagrante, en la desviación de poder podría ser más encubierta o disimulada, por tanto, más difícil de detectar.

Todo lo anterior nos lleva a señalar que si bien es cierto dichas figuras presentan grandes similitudes, existe diferencia entre ambas, además si la doctrina no las equipara, no sería conveniente darle igual tratamiento legal.

UBICACIÓN DE LAS VÍAS DE HECHO.

Hemos explicado hasta el momento los orígenes de esta figura, su definición, características y figuras a las cuales se les relaciona.

Entendida entonces las vías de hecho de la administración como aquella actuación de la administración (entes y servidores públicos) irregular que se aparta del derecho, que se hace de forma burda, con grosera ilegitimidad, debemos señalar qué derechos o bienes lesiona este actuar de la administración.

Así, dependiendo del campo administrativo en que se ejecute la vía de hecho puede lesionar derechos fundamentales de los particulares, así como su derecho de propiedad.

El Dr. G.P., nos proporciona algunos ejemplos de vías de hecho así expresa que podría ser la privación de la libertad de un individuo sin fórmula de juicio por autoridad incompetente para efectuarla, o la expropiación de la propiedad privada sin previa declaración de la utilidad pública y por agente no calificado para expropiar; la suspensión arbitraria de un periódico, la invasión sin fórmula de juicio de una propiedad privada, por un agente administrativo encargado de ejecutar un obra pública inmediata.

Como hemos venido señalando las vías de hecho de la administración, hasta el momento, no se reconocen como tales en nuestro derecho positivo, lo que no indica que dicho actuar irregular no exista en nuestro país, de allí la importancia que sea declarada como una de las formas en que irregularmente actúa la administración pública, para que una vez reconocida una vía de hecho se pueda actuar legalmente frente a ella con una legislación plenamente establecida para estos casos.

El Dr. E.M., ofrece ejemplos de vías de hecho así expresa que nos encontramos ante una vía de hecho cuando:

  1. - Se desconocen procedimiento reglado establecidos por la ley para evitar confabulaciones entre administrativos y administrados contra el interés público. Ejemplo: que se adjudique un contrato sin licitación.

  2. - Se desconocen procedimientos establecidos para garantizar formalmente derechos civiles o ciertos derechos de carácter administrativos adquiridos por particulares (expropiación intentada por la administración pública al margen del procedimiento legal establecido para tal efecto.)

  3. - Se desconocen formalidades establecidas por la ley para garantizar la formación de la voluntad en la los órganos administrativos colegiados.

    Como vemos la doctrina nos ofrece varios ejemplos donde la administración puede cometer una vía de hecho. Como en nuestra legislación existe un desconocimiento del tema y el mismo no está regulado, expondremos algunos casos en los que consideramos la administración del estado efectuó vía de hecho administrativo.

    Podemos mencionar los casos de los diarios "La Prensa" y "El Siglo" los cuales constituyen verdaderos ejemplos de vías de hecho, ya que el Estado, en violación del ordenamiento jurídico realizó actos que afectaron los derechos de dichas empresas, al ordenar "desde ya" por una parte, el cierre del diario "La Prensa" ya que consideraban, los que ostentaban el poder, que perturbaba en cierta medida, el desarrollo de la política del Estado gobernado por la dictadura. Así, en abuso de su poder, allana sus instalaciones, causándoles cuantiosos daños y perjuicios. Todo esto nos ha llevado a considerar que esas actuaciones administrativas eran vías de hecho.

    Con esto no queremos decir que solamente los gobiernos dictatoriales o militares se den este tipo de situaciones, ya que dentro del estado de derecho también suele ocurrir, pero con menos frecuencia, precisamente porque se vive en democracia. De allí que sea importante, además de solicitar indemnización al Estado, que el funcionario que cometió el hechos sea demandado penal o civilmente, ya que no es justo que la democracia tenga que pagar los abusos de la dictadura.

    Otro ejemplo reciente que podemos mencionar es el caso de la Alcaldesa de C., que a nuestro parecer al haber celebrado un contrato entre el municipio de Colón y las empresas Constructora Rivera y Asociados y Trident Plus Inc. , constituye una vía de hecho al haberse emitido bonos valorados por 300 millones de dólares, sin contar con el aval del Estado sobre pasando la competencia del Ministerio de Economía y Finanzas, La Contraloría de la República, el Concejo Económico Nacional y el Consejo de Gabinete quienes son los facultados para celebrar actos administrativos de tal magnitud.

    MEDIOS DE IMPUGNACIÓN

    Señalamos que los derechos que se ven afectados por las vías de hecho de la administración, son principalmente las garantías fundamentales, por lo tanto, los medios con los que cuentan los particulares para defenderse ante tales situaciones serán los mismos que se otorgan para la protección de las libertades públicas, estamos hablando de la acción de Habeas Corpus, la acción de Amparo de Garantías Constitucionales, no obstante, estos medios de protección no son exclusivos para enfrentar las vías de hecho, ya que también podemos mencionar a los interdictos, la acción de inconstitucionalidad y la acción directa, los cuales pasaremos a explicar brevemente.

  4. - El Habeas Corpus:

    Este constituye un medio efectivo para la defensa de las vías de hecho, en los casos en los que se prive a toda persona bruscamente de su libertad en violación abierta y flagrante de los términos que señala la ley. Nuestra Constitución política en su artículo 23 define esta garantía, cuyo ámbito de aplicación en el caso que nos ocupa se referirá a la privación de la libertad personal, la libertad de tránsito y las condiciones de la detención.

    Podemos señalar que el artículo 2392 Código Judicial y los artículos 126 y 336 del Código Penal, que sin manifestar expresamente que existe una vía de hecho, establecen la responsabilidad criminal de los funcionarios o servidores públicos estableciéndose así

    Artículo 336: El servidor público, que con abuso de su cargo, ordene o someta en perjuicio de alguna persona cualquier hecho administrativo no calificado especialmente en la ley penal, será sancionado con prisión de 6 a l8 meses o de 25 a 75 días multas.

    Artículo 126: El Estado, las instituciones públicas, autónomas, semi autónomas o descentralizadas así como los municipios responderán subsidiariamente en el monto de los daños y perjuicios derivados de los hechos punibles cometidos por sus servidores con motivo del desempeño de sus cargos.

    Como vemos, el artículo 2592 del Código Judicial y el artículo 336 del Código Penal concuerdan en el hecho de establecer sanciones a aquellos funcionarios o servidores público que en abuso de su poder o cargo, perjudiquen a un tercero; así como también, reconocen la responsabilidad el estado derivada de hechos ilícitos cometidos por sus funcionarios, teniendo los afectados la certeza que su derecho será reparado. Sin embargo, por regla general, los particulares afectados con tales actuaciones no hacen uso de este derecho, quedando impune, en muchas ocasiones , las arbitrariedades de dichos funcionarios.

  5. - Amparo de Garantías Constitucionales

    Se encuentra regulada en nuestra Constitución Política en el artículo 50.

    Según el catedrático, Dr. E.M.M., la acción de amparo de Garantías Constitucionales "es aquella acción que puede ejercerse contra toda clase de actos definitivos de funcionarios públicos con mando y jurisdicción que vulnere o lesione los derechos y garantías fundamentales que consagra la Constitución y que revistan en una orden de hacer o no hacer cuando por la gravedad a inminencia del daño que representa requieren de una revocación inmediata."

    Según R.S.V., en Costa Rica, el criterio que determina cuándo existe vía de hecho es la arbitrariedad. Indiscutiblemente estimamos que la vía de hecho por la gravedad del daño debe señalarse dicha condición, aunque estimamos que la misma está implícita en ese actuar.

    La acción de amparo de garantía en la legislación venezolana y en la española reconocen expresamente que dicha acción es un medio de defensa ante las vías de hecho; así la ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, de Venezuela señala en el artículo 5 lo siguiente:

    "Artículo 5: La acción de amparo procede contra todo acto administrativo, actuaciones materiales vías de hecho, abstenciones u omisiones que violen o amenacen violar un derecho o una garantía constitucional, cuando exista un medio procesal breve sumario y eficaz acorde con la protección constitucional.

    En la legislación española se expresa:

    Artículo 4l.l...

  6. - El recurso de Amparo Constitucional protege a todos los ciudadanos, en los términos que la presente ley establece, frente a las violaciones de los derechos y libertades a que se refiere el apartado anterior, originados por disposiciones, actos jurídicos o simple vías de hecho de los poderes públicos del Estado.

  7. - Interdictos

    Igualmente se considera un medio de defensa ante una vía de hecho, cuando la arbitrariedad cometida por el estado implique el despojo o perturbación en la tenencia o posesión de la tierra.

    De esta manera, si un ente administrativo despoja a un particular de la posesión de una cosa mueble o inmueble sin que medie un acto en que se explique motivadamente las razones de su acción; o que el funcionario sin tener la competencia, ya sea territorial o funcional realice actos de despojo; o que teniendo competencia no respeten los procedimientos legales ni los fines por lo cual se debe llevar a cabo un acto, por ejemplo: una expropiación forzosa , en donde no se establezcan los motivos de utilidad pública e interés social por lo cual se realiza.

    El artículo 1351 de nuestro Código Judicial, contempla claramente dos supuestos en donde el legislador, si bien, no señala que se trata de una vía de hecho, considera que la parte afectada tendrá derecho a reclamar cuando por mandato de la autoridad pública se prive al poseedor o tenedor ocupante, de la tenencia sin causa legal, es decir, de hecho; y segundo, cuando por mandato de la autoridad pública se priva de la posesión sin oirlo ni vencerlo en un proceso correspondiente. Por tanto, el interdicto constituye un medio de defensa ante la s vías de hecho administrativa.

  8. - Acción de Inconstitucionalidad

    Consideramos que la acción de inconstitucionalidad puede constituir en un momento determinado un medio de defensa ante las vías de hecho, cuando mediante el ejercicio de esta acción se pretendan reclamar ciertos derechos que tengan que ver con la propiedad, como es el caso de las acciones de inconstitucionalidad en razón de la expropiación extraordinaria que realice el Estado en violación de los procedimientos establecidos para la misma; en otras palabras, cuando el Estado no respeta los motivos de utilidad pública e interés social que se establecen como requisitos para dicha expropiación. Tienen su reconocimiento legal en el artículo 203, numeral 1 de nuestra Constitución, así como lo regula el Código Judicial en los artículos 2545 al 2623.

  9. - La Acción Directa

    Según el colombiano P.L., la acción directa se define " el ejercicio de una acción en que se pretende la indemnización de perjuicios causados por hechos de la administración, omisiones o operaciones de ésta, el petitun se limita a pedir directamente la indemnización por el perjuicio causado, o las prestaciones correspondientes (declaración de responsabilidad y condena derivada de lo anterior); la pretensión consistirá exactamente en la reparación del daño en el cumplimiento de un deber legal que la administración ha eludido en la devolución de lo indebidamente pagado".

    Por lo expuesto podemos considerar esta acción como un medio de defensa para repara el derecho lesionado con las vías de hecho.

    Hemos sostenido en este trabajo que la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo, no es competente para conocer las vías de hecho; no obstante, la única posibilidad de que dicha sala atienda estos casos, sería a través de la acción directa, cuando un funcionario del poder judicial realice vía de hecho así declarada, y luego se pretenda repara los daños causados.

    La acción directa se denomina de diversas formas: se llama demanda de daños, demanda de perjuicios, acción indemnizatoria, es decir, no se ha precisado aún un nombre, ni siquiera se ha legislado sobre cual es el procedimiento a seguir para su presentación, sólo consta que el artículo 98 del Código Judicial en los numerales 8,9 y 10 la reconoce.

    Con fundamento a lo establecido en la jurisprudencia nacional así como en la ley, consideramos que los requisitos para presentar esta acción son los siguientes:

  10. - La competente para conocer esta acción es la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo.

  11. - Su denominación debe ser Acción Directa, no obstante, no representa obstáculo para su admisión, denominarlo de otra forma.

  12. - Debe contener los mismos requisitos que señala la ley contenciosa administrativa para presentar la demanda.

  13. - Se propone contra actos, hechos, operaciones administrativas, vías de hecho, siempre que se pretenda repara daños y perjuicios.

  14. - La prescripción de dicha acción podría ser la que establece el artículo 1706 en relación con los artículos 1644 y1645 del Código Civil para las acciones de daños y perjuicios.

  15. - Sólo debe solicitarse el restablecimiento de derechos y no la declaratoria de ilegalidad, la que previamente ha sido o debió ser declarada por el Tribunal que conoció la vía de hecho.

  16. - No es necesario agotarla vía gubernativa debe demandarse directamente.

  17. - Los efectos de la sentencia serán entre las partes.

  18. - La prueba es pre- constituida y consistirá en la prueba de la vía de hecho y la declaración de la autoridad que conoció el caso en lo penal o por la acción de garantías.

  19. - La Procuraduría de la Administración defenderá al Estado o al ente de la administración pública que sea demandado.

    Por lo expuesto debemos considerar a la Acción Directa como un medio para reparar las arbitrariedades cometidas por las vías de hecho.

    COMPETENCIA.

    Podemos establecer que la competencia ante la vía de hecho dependerá de la jerarquía de la autoridad que cometió la infracción. Así podía conocer el Pleno de la Corte o las Salas, los Tribunales Superiores, de los jueces de circuito, es decir, que la competencia de las vías de hecho es la jurisdicción común ordinaria en la mayoría de los casos.

    CONCLUSIÓN

    Como bien hemos podido observar de la lectura de este trabajo, existe en el actuar de los poderes del Estado, en algunas, ocasiones, actuaciones que escapan del orden jurídico, del derecho, de la ley, que se cometen de manera grosera, y burda, por lo que se requiere que nuestra legislación le de su reconocimiento expreso y se establezcan las pautas para la defensa de los particulares ante tales violaciones.

    Es sabido que los derechos que se estiman violentados por la vía de hecho, (garantías fundamentales y propiedad), tienen medios legalmente establecidos para su defensa, no obstante, cuando este derecho fue violado por los encargados de velar por el correcto desenvolvimiento de la ley, debe señalarse específicamente que se ha cometido una vía de hecho; y debe establecerse los medios para que el particular afectado, además de resarcir su derecho, denuncie el actuar arbitrario de la administración.

    Es imperativo que nuestro derecho positivo, le otorgue reconocimiento legal a esta figura y tome el ejemplo de nuestros vecinos, Costa Rica y Colombia, que ya la contemplan en su legislación.

    BIBLIOGRAFÍA

    BIELSA, R., Derecho Administrativo, Tomo II Edición Depalma. Argentina

    Sexta Edición, 1980, p p. 553.

    LAMPERA ,PEDRO, Práctica Contencioso Administrativa. Ediciones doctrina y ley. Bogotá- Colombia, 1993. 721 p p

    MOLINO MOLA, EDGARDO . " Actos sujetos a la Acción de Amparo" Registro Judicial, septiembre de 1995.

    MORGAN, EDUARDO. Los Procesos Contenciosos Administrativos de Nulidad y Plena Jurisdicción en el Derecho Panameño. Panamá 1982. 307 p p.

    PADILLA MORENO, H.. Actos, H. y Operaciones Administrativas. Pontificia Universidad Javeriana. 61 p p .

    PENAGOS, G.. El acto Administrativo. Tomo I, Quinta Edición. Librería Profesional Colombiana 1983.679 p p.

    PERALOMO, VIDAL JAIME. Derecho Administrativo. Ediciones Temis Colombia 1983 475 p p.

    S.V., R.. Las Vías de Hecho de la Administración. Impreso por L.. S.A. Costa Rica 1990. 162 p p.

    S.F.. Apuntes de Derecho Administrativo Volumen II. Panamá 1974