Civil de Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, 11 de Septiembre de 2002

PonenteEVA CAL
Fecha de Resolución11 de Septiembre de 2002
EmisorPrimer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial

VISTOS:

Mediante la Sentencia No. 19, proferida el 11 de abril de 1996, el Juzgado Tercero de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, desató el Proceso Ordinario incoado por la sociedad INDUSTRIAS METALÚRGICAS DE PANAMÁ, S.A. contra CORPORACIÓN FINANCIERA NACIONAL (COFINA), y en virtud de que el agente del Ministerio Público que actuó en la primera instancia, al momento de notificarse de dicha sentencia, anunció el recurso vertical de apelación, los autos fueron remitidos a esta Superioridad, el 23 de marzo de 2000.

Una vez realizado el reparto y saneamiento de rigor, se concedieron a las partes los términos a que alude el artículo 1268 del Código Judicial antes del Texto Único, de los cuales solamente hizo uso la agente del Ministerio Público a quien le correspondío por reparto el expediente, la Fiscal Segunda Superior, quien presentó escrito sustentando la apelación tal como consta de fojas 151 a 158.

Corresponde, pues, decidir el recurso impetrado para lo cual nos hemos de permitir adelantar las siguientes consideraciones.

LA PRETENSIÓN Y LA DEFENSA

De acuerdo con el libelo de demanda, la actora, INDUSTRIAS METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A. pretende que se condene a la demandada, CORPORACIÓN FINANCIERA NACIONAL (COFINA), a restituirle la suma de B/.5,314.33 que por error y en concepto de costas la demandante le pagó a la demandada, más los intereses legales, desde el 25 de agosto de 1993, más los gastos del proceso.

Tal pretensión la fundamenta la apoderada de la parte actora en los siguientes hechos: Que la demandada presentó un Proceso Ordinario contra la actora, por la suma de B/.52,768.31, el cual quedó radicado en el Juzgado Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá; que dentro de dicho proceso las partes presentaron el día 3 de febrero de 1993 una transacción, por la suma de B/.52,768.31, la cual fue aprobada mediante Auto No. 1170 del 5 de julio de 1993; que en virtud de incumplimiento de la transacción por parte de la actora, demandada en aquél proceso, COFINA solicitó la reactivación del proceso y el embargo, el día 19 de julio de 1993; que de acuerdo con dicha solicitud el capital adeudado era por la suma de B/.31,428.88; que mediante Auto No. 1388, del 10 de agosto de 1993, el Juzgado Séptimo en mención decretó embargo hasta la cuantía de B/.36,743.21, en concepto de capital y costas legales; que en diligencia de inventario y avalúo llevada a cabo el día 25 de agosto de 1993, se hace constar que las partes llegaron a una transacción consistente en el pago total de la suma de B/.36,743.21, lo que se realizó mediante C. No. 171771, girado contra el Banco Transatlántico, S.A.; que el día 1 de septiembre de 1993, el apoderado de COFINA desistió del referido proceso, lo que fue aprobado mediante Auto No. 1529, del 1 de septiembre de 1993; que lo que INDUSTRIAS METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A. adeudaba a COFINA era la suma de B/.31,428.99, tal y como consta en la solicitud de reactivación del juicio y embargo; que no obstante que COFINA demandó por B/.31,428.88, el Juzgado Séptimo ordenó embargo por la suma de B/.36,743.88, en concepto de capital y costas, por lo que si el capital era de B/.31,428.88, las costas eran por B/.5,314.33; que el Juez Séptimo fijó costas por error, ya que, de conformidad con el artículo 1063 del Código Judicial, no debió fijar costas; que por lo anterior INDUSTRIAS METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A. pagó por error B/.5,314.33 en concepto de costas, porque así lo había fijado el J.S.; y que al cobrar COFINA los B/.5,314.33 de costas impuestas se produce el fenómeno de COBRO DE LO INDEBIDO, a la luz del artículo 1637 del Código Civil que dispone A. se reciba alguna cosa que no había derecho a cobrar, y que por error ha sido indebidamente entregada, surge la obligación de restituirla@.

Por su parte, el apoderado judicial de COFINA, quien recibió traslado de la demanda, contestó la misma oponiéndose a la pretensión solicitada, negando el derecho y las pruebas presentadas. Sin embargo, contesta la demanda aceptando los primeros once hechos de la demanda, los cuales se refieren al Proceso Ordinario instaurado por COFINA contra INDUSTRIAS METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A., a la cuantía del capital y costas fijadas por el Juzgado Séptimo y a la transacción celebrada, pero no acepta que las costas hayan sido fijadas por error ni que se hayan pagado por error ni que hayan sido cobradas indebidamente. Y con relación a lo dispuesto en el artículo 1063 del Código Judicial, COFINA esgrime que la Ley orgánica de dicha entidad dispone que ésta se regirá por las normas de Derecho Privado y, además, plantea que lo que pagó INDUSTRIAS METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A. fue producto de una transacción que dicha empresa aceptó libremente, y no en virtud de lo fijado en un Auto, y que las transacciones se rigen por el art. 1072 del Código Judicial.

LA RESOLUCIÓN APELADA

El Juzgador ad-quo, luego de abrir el proceso a pruebas y luego de que venciera el término de práctica de pruebas, así como los términos para alegar, desató la controversia, mediante la Sentencia No. 19 de 11 de abril de 1996, que es la sentencia apelada, accediendo a casi todas las pretensiones de la actora ya que condenó a COFINA a restituirle la suma de B/.5,314.33 y a pagar los gastos del proceso, a INDUSTRIA METALÚRGICA DE PANAMÁ, S.A., pero le negó el pago de intereses.

En primer lugar, el Juez a-quo establece en la parte motiva de la sentencia apelada, que lo que la actora pretende es la restitución de B/.5,314.33 que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR