Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 22 de Septiembre de 2000

Ponente:ARTURO HOYOS
Fecha de Resolución:22 de Septiembre de 2000
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS:

El Lcdo. I.B., actuando en representación de COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., ha presentado demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción, con el objeto de que se declare nula por ilegal, la Resolución Nº8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995, dictada por el Director General de la Caja de Seguro Social, el acto confirmatorio y para que se hagan otras declaraciones.

Mediante el acto impugnado se resuelve condenar a la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., a pagar a la Caja de Seguro Social, la suma de cuarenta y seis mil quinientos noventa y cuatro balboas con treinta y cuatro centésimos (B/46,594.34) en concepto de cuotas de seguro social, primas de riesgos profesionales y recargos de Ley, sumas dejadas de pagar durante el período comprendido del mes de enero de 1991 a diciembre de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación. El Director de la Caja de Seguro Social sostiene que de conformidad con lo establecido en el artículo 67 de la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social y el artículo 26 de la Constitución Nacional, el Departamento de Auditoría a Empresas procedió a examinar los libros de contabilidad, comprobantes de pago, planilla y demás documentos de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., distinguida con el número patronal 30-611-0466, y se determinó condenar a dicha empresa a pagar la suma antes señalada. En Resolución Nº1341-96 D.G. de 30 de septiembre de 1996, la Directora General de la Caja de Seguro Social absolvió recurso de reconsideración, mantiene en todas sus partes la Resolución Nº 1341-96 D.G. de 30 de septiembre de 1996 y concede la apelación interpuesta en subsidio ante la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social, que fue resuelta en Resolución Nº15,016-97--J.D. de 24 de julio de 1997, en la que se confirma en todas sus partes la Resolución Nº 8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995.

  1. La pretensión y su fundamento.

En la demanda se formula pretensión para que la Sala Tercera declare que es nula por ilegal, la Resolución Nº8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995, dictada por el Director General de la Caja de Seguro Social, como también se solicita se declare la nulidad de los actos confirmatorios. Como consecuencia de las declaraciones anteriores, se solicita que el Tribunal deje sin efecto la orden de pago por la suma de cuarenta y seis mil quinientos noventa y cuatro balboas con treinta y cuatro centésimos (B/46,594.34) emitida por la Dirección General de la Caja de Seguro Social, en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales y recargos de Ley, sumas dejadas de pagar durante el período comprendido del mes de enero de 1991 a diciembre de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación en contra de su representada.

El apoderado judicial de la parte actora, fundamenta su solicitud en los siguientes hechos:

PRIMERO

Mediante el Informe de Auditoría A.E.I. 95-42 de 15 de mayo de 1995, el Departamento de Auditoría a Empresas de la Dirección Nacional de Auditoría Interna de la Caja de Seguro Social, responsabilizó a nuestra representada al pago de CUARENTA Y SEIS MIL QUINIENTOS NOVENTA Y CUATRO BALBOAS CON TREINTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/7.46,594.34) en concepto de omisiones en el pago de cuotas de seguro social y salarios devengados por A.R., M.D.B., L.D.A., D.M., J.A., ITZIA BRUNETTE, Y E.A., quienes, como señala y pretende sostener el Departamento en referencia, devengan salarios como trabajadores de la empresa.

SEGUNDO

Como consecuencia de éste, mediante la Resolución Nº 8193.95-D.G. de 18 de julio de 1995, se condenó a nuestra representada "a pagar a la Caja de Seguro Social la suma de CUARENTA Y SEIS MIL QUINIENTOS NOVENTA Y CUATRO BALBOAS CON TREINTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/.46,594.34) en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales, y recargos de Ley, sumas dejadas de pagar durante el período comprendido del mes de enero de 1991 a diciembre de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación."

TERCERO

A través de escrito que fue presentado el día 16 de noviembre de 1995, sustentamos nuestro recurso de reconsideración con apelación en subsidio. Fundamentándolo en las siguientes razones:

  1. Que las sumas consideradas por el Departamento de Auditoría a Empresas como omitidas, referentes a los señores E.C., R.A.R., LUISA DE ALEMAN, M.B., DURGA MALKANI, J.A., no corresponden a salarios por prestación de servicios recibidos por nuestra representada.

B) Los montos determinados como omitidos, por el Departamento de Auditoría a Empresas, a nuestro entender corresponden a una típica relación laboral entre la empresa HOLSON CORP. S.A., y sus trabajadores, y esta quien por tanto debe hacer el pago de las retenciones respectivas a la Caja de Seguro Social.

HOLSON CORP, S.A., es una sociedad anónima constituida según las leyes de la República de Panamá, tal como le fue acreditado a los señores auditores de la Caja de Seguro Social que, según los archivos de la empresa, reúne los requisitos fundamentales como persona jurídica independiente y cuyo giro normal comercial es diferente al de nuestra representada.

C) Que entre nuestra representada y HOLSON CORP. S.A., sólo existe una relación de carácter comercial común en la Zona Libre de Colón, diferenciándose claramente su Junta Directiva, actividad comercial, constitución, así como su organización administrativa, que es independiente y distinta de la COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S. A..

Por lo anterior sostenemos que los trabajadores de HOLSON CORP. S.A., desarrollaban sus prestaciones de servicios bajo los parámetros y condiciones que le establecían los órganos de decisión de aquella, con entera independencia de nuestra representada y dentro del o los horarios que aquella le imponía, sin que tuviéramos ningún tipo de control de asistencia, medios de ejecución, condiciones contractuales etc..

Entre nuestra representada y los trabajadores de aquella empresa, entonces, no existen elementos de subordinación jurídica o dependencia económica, (como quizás será la supervisión) dentro de los días, horas o períodos en que tales trabajadores brindaban sus servicios a HOLSON CORP. S.A..

D) Que el cargo contenido en el rublo de NO IDENTIFICADOS, es ilegal, por cuanto que la Caja de Seguro Social no está legítimamente autorizada para hacer cargos sin determinar la preexistencia de una relación laboral de la cual surja para la empresa, o cualquier persona que se le califique como patrono, la obligatoriedad de hacer retenciones sin identificar a nombre de qué trabajador surgirá el derecho a la cuota obrero-patronal.

Además, tal como se puede constatar, la "diferencias encontradas" no son más que consecuencia de reembolsos o pagos por empaques y/o pagos mal registrados o con información incompleta que los auditores calificaron como "salarios omitidos".

E) Que entre nuestra representada y la empresa HOLSON CORP. S.A., existe una relación comercial activa, que en los libros y demás documentos contables de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., se registran fiscalmente como GASTOS DE EMPAQUES, dado que son costos operativos de la empresa y los cuales nunca han sido objetados por el Ministerio de Hacienda y Tesoro.

Que en base a lo anterior es inadmisible que la Caja transforme los gastos operativos de una empresa en SALARIOS, dándole una calidad que no tienen y que contablemente son legítimos.

CUARTO

No obstante, mediante resolución Nº 8193-95 D.G. de 18 de julio de 1995, se resuelve mantener la resolución recurrida y se concede la apelación en subsidio, la cual procedimos a sustentar oportunamente.

QUINTO

Mediante Resolución Nº15,016-97-J.d. de 24 de julio de 1997, emitida por la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social, la cual decide el recurso de apelación, se resuelve "CONFIRMAR en todas sus partes la Resolución Nº 8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995, Mantenida por la Resolución Nº 1341-96-D.G. de 30 de septiembre de 1996, expedidas por la Dirección General de la Caja de Seguro Social, mediante las cuales se resolvió condenar a la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., con número patronal 30-611-0466, "a pagar a la Caja de Seguro Social la suma de CUARENTA Y SEIS MIL QUINIENTOS NOVENTA Y CUATRO BALBOAS CON TREINTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/.46,594.34) en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales y recargos de Ley, sumas dejadas de pagar durante el período comprendido del mes de enero de 1991 a diciembre de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación."

En cuanto a las disposiciones legales alegadas como infringidas, la parte demandante aduce como violados los artículos 2 literal b), 62 literales b), c) y d), 66-A de la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social; el artículo 251 del Código de Comercio; los artículo 769 y 770 del Código Judicial; y el artículo 67 de la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social, que en su respectivo orden expresan lo siguiente:

"Artículo 2: Quedan sujetos al servicio del Estado, las Provincias, los Municipios, las Entidades Autónomas, Semi-autónomas y las Organizaciones Públicas descentralizadas, donde quiera que se presten sus servicios.

...

  1. Todos los trabajadores al servicios de personas naturales o jurídicas que operen en el territorio nacional.

No obstante, lo dispuesto en el párrafo anterior, aquellos Distritos que no hayan sido incorporados al entrar en vigencia la presente Ley, lo serán en su oportunidad cuando lo estime conveniente la Junta Directiva la que fijará la forma y modalidades de aseguramiento ...

Artículo 62: Para los efectos del Seguro Social privarán las siguientes definiciones:

...

b) Sueldo: La remuneración total, gratificación, bonificación, comisión, participación en beneficios, vacaciones o valor en dinero y en especie, que reciba el trabajador del patrono o empleador o de cualquier persona natural o jurídica como retribución de sus servicios o con ocasión de éstos.

Se exceptúan las gratificaciones de navidad o aguinaldo y los gastos de representación mensual, siempre que no excedan a un mes de sueldo. En caso de exceder al mes de salario se gravarán solamente el diferencial que exceda al respectivo mes de salario.

Igualmente se exceptúan del pago de cuotas de Seguro Social la participación en beneficios que otorgue el empleador a sus trabajadores siempre y cuando esta participación beneficie a no menos del setenta por ciento (70%) de los trabajadores de la empresa y no exceda ni sustituya el total del salario anual.

Para los efectos del porcentaje establecido en forma precedente, no se considerarán dentro del mismo a los ejecutivos y empleados que sean socios o accionistas del empleador o patrono, si este fuere persona jurídicas como los parientes de los ejecutivos, socios o accionistas, dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad. Si el patrono o empleador fuese una persona natural, excluirá de este porcentaje a los parientes y directivos en los referidos grados de parentesco, a los dueños de la empresa y a los ejecutivos de la misma.

Además, se exceptúan del pago de cuotas de seguro social las sumas que reciba el trabajador en concepto de indemnización motivo de la terminación de la relación de trabajo, así como las sumas recibidas por los servidores públicos que se acojan a los planes de retiro voluntario.

c) Trabajador: Toda persona natural o jurídica, de derecho público o privado que use los servicios de un trabajador en virtud de un contrato de trabajo expreso o tácito mediante el pago de un sueldo...

Artículo 66-A: Los patronos, al pagar el salario o sueldo a sus trabajadores, le deducirán las cuotas que estos deban satisfacer y junto con el aporte del patrono entregarán a la Caja el monto de las mismas, dentro del plazo fijado en el Artículo 88, del Decreto Ley Nº 14 de 27 de agosto de 1954.

El patrono que no cumpla con la obligación que establece el párrafo anterior, responderá del pago de sus cuotas, y las del trabajador, sin perjuicio de las acciones penales que puedan ejercer la Caja o los asegurados, de acuerdo con las disposiciones del Código Penal.

Artículo 251: La sociedad mercantil constituida con arreglo a las disposiciones de este Código, tendrá personalidad jurídica propia y distinta de la de los socios para todos sus actos y contratos.

Artículo 769: Sirven como prueba los documentos, la confesión, el juramento, la declaración de parte, la declaración de testigos, la inspección judicial, los dictámenes periciales, los informes, los indicios, los medios científicos y cualquier otro medio racional que sirva a la formación de la convicción del Juez, siempre que no estén expresamente prohibidos por la Ley, ni violen los derechos humanos, ni sean contrarias a la moral o al orden público.

Puede asimismo emplearse calcos, reproducciones y fotografías de objetos, documentos y lugares.

Es permitido, para establecer si un hecho puede o no realizarse de determinado modo, proceder a la reconstrucción del mismo. Su el J. lo considera necesario, puede procederse a su registro en forma fotográfica o electromagnética.

En caso de que así conviniera a la prueba, puede también disponerse la obtención de radiografías, radioscopias, análisis hematológicos, bacteriológicos y la práctica de cualquier otro procedimiento de comprobación científica.

"Artículo 770: Las pruebas se apreciarán por el Juez según las reglas de la sana crítica, sin que esto excluya la solemnidad documental que la Ley establezca para la existencia o validez de ciertos actos o contratos.

El J. expondrá razonablemente el examen de los elementos probatorios y el mérito que les corresponde".

"Artículo 67: Para garantizar el estricto cumplimiento de este Decreto-Ley y sus Reglamentos, la Caja tiene la facultad de examinar los libros de contabilidad, líneas de pago y demás documentos que fueran necesarios para la aprobación del sueldo, salarios y descuentos relacionados con el Seguro Social.

Los patronos están obligados a prestar a los funcionarios de la Caja las facilidades necesarias para el cumplimiento de esta disposición. La negativa del patrono será sancionada de acuerdo a este Decreto-Ley."

Afirma la parte actora que el artículo 2 literal b) de la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social, fue violado de forma directa por omisión, dado que COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., responde por los trabajadores que le prestan servicios a ella, pero no debe asumírsele la prestación de servicios que percibe la sociedad anónima denominada HOLSON CORP., S. A. que es otra persona jurídica. También señala como violados en el concepto de indebida aplicación los literales b), c) y d) del artículo 62 de la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social, al señalar indebidamente que los trabajadores objeto del alcance prestaban servicios para su representada, cuando lo hacían para otra empresa con un horario independiente y distinto, e impone la categoría de trabajadores a su representada dentro de una relación distinta y no propia de su giro comercial. A su juicio, los salarios de los trabajadores no pueden ser sujetos del alcance al no ser trabajadores de COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A..

Afirma el apoderado judicial de la parte actora, que el artículo 66-A del Decreto Ley 14 de 27 de agosto de 1954, se violó por indebida aplicación, dado que la prestación de servicios entre los trabajadores de HOLSON CORP. S.A., existe, y es diferente a la relación laboral que mantienen los trabajadores de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., que está sujeta a condiciones contractuales claramente definidas y enteramente independientes, por lo que es obvio que no existe con respecto a ellos relación de trabajo que halla sido objeto de omisiones en las declaraciones de su representada.

Por otro lado, también se alega la violación del artículo 251 del Código de Comercio, dado que COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., son sociedades anónimas que revisten las formas reconocidas por el Código de Comercio y por la Ley 32 de 1927, que lo complementa, con su personalidad jurídica, aunado a que no existen antecedentes que permitan establecer la existencia de una fusión según lo que prevé el artículo 71 y subsiguientes del Código de Comercio.

El artículo 769 del Judicial en opinión del apoderado judicial de la parte actora se violó por interpretación errónea, ya que la Caja de Seguro Social no valoró en su debido contexto las pruebas aportadas cuando fueron presentadas en su oportunidad, de las cuales se desprendía que los registros contables reflejan con meridiana claridad, la existencia de una relación estrictamente comercial entre dos empresas distintas. Como consecuencia de ello, también se alega la violación del artículo 770 del Código Judicial, pues, al ignorarse los informes periciales en su contexto, lógicamente no se ocupan de determinar su validez, su calificación y tampoco se pronuncian sobre ella.

Finalmente se señala como violado el artículo 67 del Decreto Ley 14 de 27 de agosto de 1954, en la medida que los señores auditores debieron gestionar y corroborar la prestación de servicio de los trabajadores de HOLSON CORP. S.A., y dirigir contra ella el alcance por la omisión ocurrida.

  1. El informe explicativo de conducta expedido por la Directora General de la Caja de Seguro Social y la Vista Fiscal de la Procuradora de la Administración.

    De fojas 33 a 40 del expediente, aparece informe explicativo de conducta rendido por la Directora General de la Caja de Seguro Social, en el que manifiesta que en virtud de que la empresa solicitó que se ordenara la práctica de una inspección ocular sobre los libros, registros, archivos, correspondencia y demás documentos con la participación de peritos designados por las partes, a fin de comprobar que los cargos hechos por la Caja de Seguro Social no le corresponden, la Caja de Seguro Social ordenó la práctica de la diligencia pericial mediante providencia fechada el 3 de abril de 1996.

    Según la Directora General de la Caja de Seguro Social, entre los hallazgos de la inspección ocular a los documentos contables, se destaca que el señor E.A. sí es trabajador de la empresa, ya que en la verificación selectiva de los comprobantes de cheques para los años 1992 y 1993 se observaron pagos en concepto de décimo tercer mes en agosto de 1992, abril y agosto de 1993, los cuales fueron calculados en base a los pagos mensuales continuos recibidos por dicho empleado, que a su vez se registraron a la cuenta de Gastos de Empaque y deducidos en la declaración de renta de la empresa como gastos de COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A.. También señala que en el peritaje se determinó que COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., y HOLSON CORP. son sociedades anónimas diferentes de capital propio, dignatarios distintos, fechas de constitución diversas, y que el dignatario de HOLSON CORP. es el señor E.A.. Destaca igualmente que HOLSON CORP. no está inscrita en la Caja de Seguro Social y no celebró sub-contrato alguno con los empleados de COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., sino que el compromiso lo adquirió el señor E.A. en su condición de apoderado general de HOLSON CORP. En adición a ello señala que aunque existen contratos entre el señor E.A. y la compañía Holson Corp. en el sentido de que todos los gastos en que incurra por razón de los embarques de mercancía hacia la República de Cuba, les serán reembolsados por cuenta de HOLSON CORP., no se demostró en la investigación a la empresa COHEN y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., que esa compañía haya recibido el importe de los costos de tales embarques en concepto de reembolso de dichos gastos por parte de Holson Corp.

    En cuanto a los emolumentos pagados a las personas por razón de los enbarques, según la Directora de la Caja de Seguro Social, constituyen salarios, ya que surgen de una típica relación laboral, tratándose de empleados de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., a quienes ésta les reconoce los sueldos correspondientes a su prestación de servicios.

    Por su parte, la Procuradora de la Administración, mediante la Vista Fiscal Nº 186 de 18 de mayo de 1998, que es visible de fojas 41 a 52 del expediente, se opone a los criterios expuestos por el recurrente, razón por la que solicita a la Sala que desestime sus pretensiones. En opinión de la Procuradora de la Administración, tanto el señor E.A. como el resto de los empleados mencionados, no eran trabajadores de HOLSON CORP., sino de Cohen y Attia Internacional S.A., máxime que se comprobó que quien paga sus salarios esta última.

  2. Decisión de la Sala.

    Evacuados los trámites legales correspondientes, la Sala procede a resolver la presente controversia con las siguientes consideraciones.

    En el acto administrativo demandado contenido en la Resolución Nº 8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995, emitida por la Dirección General de la Caja de Seguro Social, observa la Sala que se aprecia que el fundamento para su expedición obedece a la omisión de los pagos antes señalados por parte de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., al efectuarse la declaración de los salarios devengados por los trabajadores de la empresa que no han sido reportados. De ello entonces, y en razón de los argumentos expustos por la parte actora, entre los que se destaca que los pagos registrados como gastos de empaque constituyen gastos de la empresa y no retribuciones salariales, es que el asunto se centra en determinar la condición jurídica de los señores LUISA DE ALEMAN, E.C., R.A.R., M.B., D.M., J.A., y EZRA ATTIA, en lo que concierne a si son catalogados como trabajadores de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL o como trabajadores de la empresa HOLSON CORPORATION, habida cuenta que en el expediente consta que existe una relación comercial entre ambas sociedades, que son diferentes con capital propio, dignatarios distintos y fecha de constitución diversas.

    Observa la Sala que el período auditado por la Caja de Seguro Social, comprende el período de enero de 1991 a diciembre de 1994 y que hacen un monto global a cobrar de CUARENTA Y SEIS MIL QUINIENTOS NOVENTA Y CUATRO BALBOAS CON TREINTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/46,594.34).

    Una vez efectuado el examen a las violaciones alegadas y a la documentación que reposa en el expediente, la Sala concluye que existe relación laboral entre LUISA DE ALEMAN. M.B., E.C., R.A.R., D.M., J.A. y EZRA ATTIA y la sociedad COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., razón por la que las sumas a ellos pagadas por razón de los embarques y que fueron indicadas en el alcance definitivo elaborado por la Caja de Seguro Social, fueron en concepto de salario y, por tanto, sujetos al régimen de descuento obligatorio de las cuotas obrero patronales.

    En el caso que nos ocupa, la Sala ha podido constatar con las pruebas acopiadas en el expediente, en particular del informe pericial rendido por los peritos designados por la Procuraduría de la Administración e incluso de los peritos designados por la parte actora, conjuntamente con declaraciones testimoniales vertidas, que, en efecto, las sumas que aparecen en la hoja de detalles de las omisiones en remuneraciones pagadas y no declaradas por parte de COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A.,, corresponde al concepto de salario, puesto que surgen de una típica relación de trabajo entre esta empresa y los antes mencionados trabajadores como se verá a continuación.

    Del resultado de los informes periciales presentados por el perito designado por la parte actora visibles de fojas 147 a 148 y de fojas 326 a 328 del expediente y por los peritos designados por la Procuradora de la Administración mismos que son visibles de fojas 298 a 305 y de fojas 329 a 342 del expediente, se logró establecer que COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL se dedica a la importación y exportación de mercancía seca en general desde la Zona Libre de Colón y HOLSON CORP., exporta la mercadería únicamente de las diferentes empresas de la Zona Libre de Colón hacia el mercado de la República de Cuba y que existen contratos acreditados suscritos entre ambas empresas, en los que la empresa COHEN Y ATTIA le brinda a HOLSON CORP., el servicio de consolidación y manejo de carga. En relación a ello, el señor A.R., quien se desempeñaba como Contador de la empresa Cohen y Attía Internacional y que en la actualidad es encargado de la misma, señaló que los servicios de consolidación y manejo de la carga consiste en "recibir la carga, acomodarla, la preparación de la documentación de facturación y embarque, hasta que la carga saliera de puerto panameño" (Véase foja 126).

    También se pudo establecer que el servicio de consolidación y manejo de la carga lo realizaban trabajadores de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, S.A., hecho que se evidencia claramente en la diligencia de la entrega de informe por parte del perito designado por la parte actora, quien manifestó "el personal que usaban no eran de la preferencia de H., sencillamente ellos lo que querían era que se les hiciera el trabajo. Cuando anteriormente expliqué que las funciones que estas personas desarrollaban para la compañía H. eran otras funciones distintas a las que ellos desarrollaban en Cohen y Attia (a foja 138). Esta situación también se deduce del testimonio del señor A.R., quien manifestó "el apoderado legal o representante legal de H.C. era el señor E.A., los demás eran empleados de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL que por un acuerdo entre ambas empresas le prestaban sus servicios laborales a HOLSON CORPORATION" (Véase foja 129).

    En cuanto al pago a los trabajadores, de la documentación acopiada en el expediente es claro que lo realizaba la sociedad C. y Attía Internacional, por el servicio de consolidación y empaque que ella realizaba, y que según la parte actora ello fue una decisión de la Administración cuando se firmó el contrato de servicios (véase foja 61). No obstante, en cuanto a los gastos de empaque, que a criterio de la parte actora "no constituyen retribuciones salariales", se pudo apreciar que según el informe presentado por los peritos designados por la Procuraduría de la Administración, no se comprobó que los registros contables de gastos de empaque de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL S. A., corresponden con los salarios pagados a los trabajadores de HOLSON CORP., "ya que la empresa no suministró los libros de registros contables, como lo señalan mediante nota fecha 10 de julio de 1995 de sus contadores externos los cuales explican que éstos habían sido hurtados". A ello se añade que la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, les presentó un libro de auxiliar de cuentas por cobrar a HOLSON CORP., en el cual se detalla el movimiento de débitos y créditos al igual que los saldos adeudados, no obstante, los asientos contables que soportan ese detalle, no fueron proporcionados "debido a que los libros de registros contables, fueron extraviados". Según los informes periciales, tampoco se demostró que en los archivos y demás documentos de la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL, .S.A, existiera alguna documentación que evidenciara que la empresa HOLSON CORP., celebrara contratos de trabajo con los trabajadores de la misma, sino que el compromiso lo adquirió el señor E.A..

    En cuanto al señor E.A., que según la parte actora es el representante legal de la Compañía Holson Corp. y no es trabajador de Cohen y Attía Internacional S.A., consta que en el curso de la vía gubernativa, al efectuarse la inspección ocular a los documentos contables de la empresa demandante, específicamente a los comprobantes de cheques de los años 1992 y 1993, se descubrió pagos al señor E.A. en concepto de décimotercer mes en el mes de agosto de 1992, y en los meses de abril y agosto de 1993, mismos que se calcularon con base a los pagos mensuales continuos recibidos por el señor A., los cuales a su vez, se registraron en los "gastos de empaque" y deducidos en la Declaración de Renta de la empresa como gastos de Cohen y Attía Internacional. En apoyo a lo expuesto, el señor M.R., Auditor Externo de la Empresa, manifestó que, en general, el señor A. presentaba una cuenta a C. y Attía "para su pago", con la relación de lo que había gastado, y, además manifestó, "del total de las cuentas que presentaba el Sr. Ezra a COHEN Y ATTIA, habían gastos comunes a reempaques, como pago a personas, incluido el pago a su persona" (véase 134 y 135).

    Por todo lo antes anotado, es que la Sala ha podido constatar que los mencionados señores, efectivamente, son trabajadores de ATTIA INTERNACIONAL, S. A., empresa que opera en el territorio nacional, razón por la que se le debía hacer el descuento de las cuotas obrero patronales y las primas de riesgos profesionales, por las sumas de dinero que les pagaban bajo el concepto de "gastos de empaque×" No prospera, pues, la tesis de la parte actora, que las sumas omitidas corresponden a "gastos de empaques" al no demostrarse de manera fehaciente que no corresponden a salarios devengados en la empresa COHEN Y ATTIA INTERNACIONAL.

    En virtud de lo antes señalado, la Sala es del criterio que no prosperan las violaciones alegadas, razón por la que no se acceden a las pretensiones formuladas en la demanda.

    En consecuencia, la Sala Tercera (Contencioso Administrativa) de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA QUE NO ES ILEGAL, la Resolución Nº 8193-95-D.G. de 18 de julio de 1995, dictada por el Director General de la Caja de Seguro Social, como tampoco lo son sus actos confirmatorios.

    N. y Cumplase.

    (fdo.) A.H.

    (fdo.) L.C.D.

    (fdo.) A.A.A. L.

    (fdo.) J.S.

    Secretaria