Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 15 de Julio de 2013

Fecha de Resolución:15 de Julio de 2013
Emisor:Primera de lo Civil
 
CONTENIDO

VISTOS: Dentro del Proceso Ordinario Marítimo que INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A. le sigue a CROWLEY LINER SERVICES INC y ASEGURADORA ANCÓN, S.A., la firma forense MORGAN & MORGAN y el licenciado F.A.S. actuando como apoderados judiciales de las demandadas, respectivamente han interpuesto sendos recurso de apelación contra el Auto No. 285 de 12 de noviembre de 2012, proferido por el Segundo Tribunal Marítimo de Panamá. ANTECEDENTES DEL CASO El día 24 de marzo de 2009, la compañía INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A. interpuso demanda ordinaria marítima en contra de CROWLEY LINER SERVICES INC y ASEGURADORA ANCÓN, S.A., a fin de quesean condenadas a pagar la suma de CIENTO CINCUENTA Y NUEVE MIL CIENTO NUEVE DÓLARES CON 22/100 (USD 159,109.22), más los intereses, gastos y costas del proceso, por los daños sufridos a la carga transportada dentro de los contenedores No. CMCU 554604-7, No. CMCU 554069-2, No. CMCU 554154-9, No. CMCU 553908-0, No. CMCU 554304-8, CMCU 553906-9, No. CMCU 554445-0, No. CMCU 553657-9 y No. TRLU187162-6. Mediante Auto No. 225 de 26 de agosto de 2009, el Tribunal admite la demanda, y se corre en traslado a las demandadas ( fs. 45). La parte demandada CROWLEY LINER SERVICES, INC a través de sus apoderados especiales la firma MORGAN & MORGAN, contesta la demanda y como defensa invoca la excepción de prescripción (fs. 88-92), la cual es contestada por la parte demandante a fin de que se rechace y se condene en costas a la parte demandada. (fs. 234-240). Por otra parte, el apoderado judicial de la demandada ASEGURADORA ANCON, S.A. contesta demanda, y también invoca excepción de prescripción ( fs. 286-291) Cumplida esta fase, el Tribunal fija y celebra Audiencia Especial de Previo y Especial Pronunciamiento (fs. 346-387), y mediante Auto N° 285 de 12 de noviembre de 2012, resuelve DECLARARNO PROBADAS las excepciones de Prescripción propuestas por las partes demandadas ( fs. 423-436) Contra esta resolución, es que ambas partes presentaron Recurso de Apelación, que la S. pasa a resolver, en esta única resolución y en el orden que fueron presentadas. RECURSO DE APELACIÓN INTERPUESTO POR CROWLEY LINER SERVICES, INC. La firma MORGAN & MORGAN, en escrito que corre de fojas 440 a 452, sustenta su recurso de apelación en dos puntos a saber: El primer lugar, plantea la apelante que la Juez A-quo incurrió en error de derecho al confundir los elementos que se deben dar para que empiece a correr el término para dar aviso de la pérdida al transportista (notice of loss) con el término que se tiene que dar para que comience a correr el término de un año para demandar al transportista bajo COGSA. Como sustento de su tesis, señala que para los efectos del Carriage of Good by Sea Act of the United States (COGSA), el delivery se da cuando el transportista /porteador transfiere la posesión de los bienes al consignatario y no con la oportunidad de revisar su carga sellada en contenedores. Al respecto, cita el párrafo 6 del artículo 3 del Carriage of Goods by Sea Act (COGSA) que expresa " ... el porteador y el buque quedarán en todo caso descargados de cualquier responsabilidad relacionada con las mercancías a menos que se entable la acción correspondiente dentro de un año, a contar desde la entrega de las mismas " En igual sentido, cita a los tratadistas W.T. y T.J.S., en sus obras Marine Cargo Claims, Tercera Edición, y Admiralty and Maritime Law, quienes exponen que existen dos tipos de entrega para los efectos de COGSA y las legislaciones análogas como las Reglas de la Haya Visby: entrega efectiva (actual delivery) y entrega putativa ( constructive delivery). Explica la apelante que la entrega efectiva (actual delivery) ocurre cuando el porteador o sus agentes transfieren la posesión de los bienes al consignatario o a la persona nombrada por el consignatario, y la entrega putativa (constructive delivery) se da cuando el porteador ha dado notificación del lugar y fecha de arribo de la nave, los bienes han sido entregados en un lugar apto y seguros para ser entregados, y el consignatario ha tenido oportunidad razonable para retirarlos (fs. 253,259 y 260) En concordancia con lo anterior, cita jurisprudencia americana visible a fojas 1632 del libro de Schoenbaum en donde se señala que la entrega (delivery) es el punto en el cual el portador ha cumplido con sus responsabilidades de llevar, descargar y de otra manera cumplir con sus obligaciones contractuales con respecto a la carga, y que la entrega ocurre cuando el portador coloca la carga en custodia de quien está legalmente autorizado para recibirla del transportista. No obstante lo anterior, señala que la Juez A quo modifica el elemento de la formula de entrega (delivery) establecida por la doctrina y la jurisprudencia anglosajona e introduce un factor que está completamente fuera del ámbito de responsabilidades del transportista marítimo, como lo es la inspección de la carga. Expresa la censura que el propósito de los 3 días de término que concede COGSA se relaciona con la presunción de como o en qué condiciones han sido entregado los bienes, lo cual es muy distinto al término de prescripción que tiene como propósito la extinción de la acción. En tal sentido, cita fallo de 28 de agosto de 2001, dentro del proceso ASSA Compañía de Seguros, S.A. vs.M.M.C.,S.A., en el cual esta augusta S. se pronunció respecto al concepto de entrega o delivery según el derecho anglosajón para determinar cuando comenzaba a correr el término de prescripción de un año para la presentación de reclamo de carga en un transporte bajo la modalidad "port to port" Continua señalando que al igual que el caso que nos ocupa, la demandante en aquel caso alegó que el término para iniciar él computo de la prescripción de la acción del consignatario contra el transportista no comienza en la fecha de la entrega de la mercancía, sino que el consignatario tiene que tener un tiempo razonable para inspeccionarla, esto es, el término de 3 días que establece las Reglas de la Haya-Visby - al igual que COGSA- para dar el "notice of loss ". Alega que dicho argumento fue acogido y se declaró no probada la excepción de prescripción presentada por la parte demandada M.M.C., por considerar el Juez de primera instancia que -la mercancía no se considera entregada al consignatario hasta tanto no se ha tenido un tiempo razonable para inspeccionarla y cerciorarse de que estaba en debido orden. Señala que en apelación, la S. revocó la decisión, y en su lugar, declaro que la entrega se da cuando las mercancías son entregadas en el lugar acordado por las partes dentro del contrato de transporte y quedan, sin ningún obstáculo, a disposición de destinatario / consignatario. Por tanto, concluye que el término de prescripción comienza a contarse desde el momento en que los contenedores fueron entregados al consignatario, ya que desde ese momento "termina la obligación del porteador" Adicionalmente, señala que en el caso ASSA vs. M., se analizó el tema en base a la modalidad de transporte port to port y por ende estábamos bajo un "constructive delivery o entrega punitiva, por lo que se requerían 3 elementos de la formula de entrega apropiada ( ie. Descarga, notificación y oportunidad de retirar la carga) No obstante, la S. concluyó que la descarga de los bienes en el puerto de destino equivale a su entrega, pues ellos quedaron, desde ese momento, y sin obstáculos alguno a disposición del destinatario y se desechó la teoría de la inspección como un elemento para determinar cuando se entiende por entregada la mercancía. Luego entonces, considera que, a fortiori, la entrega de los contenedores en la bodega de la demandante en el caso sub- judice - que si hubo un actual delivery o entrega actual- es el único elemento requerido para que sé de la formula de "entrega apropiada", toda vez que desde ese momento cumplió con sus obligaciones y las mercancías quedaron a disposición de la demandante. Por tanto, alega que si la demandante, por razones que nada incumben a las obligaciones del porteador, realizó la inspección después, ese hecho no debe influir en la determinación del momento en que ha de empezar a contarse el término de prescripción para poder reclamar judicialmente en contra del transportista, ya que estas gestiones son responsabilidades del consignatario, el cual tendrá que realizarlas luego de la entrega de la mercancía en el lugar acordado. Adicionalmente señala que bajo COGSA y la jurisprudencia americana las inspecciones no invalidan la entrega, ya que COGSA es claro en el sentido que el porteador y el buque estarán exonerados de absolutamente toda responsabilidad con respecto a las mercancías, a menos que se ejerza una acción dentro del año siguiente a su entrega o a la fecha en que deberían haber sido entregadas. Por otra parte, alega que el momento de delivery, en el ámbito comercial, no puede quedar al solo arbitrio de una de las partes en un contrato de transporte, pues, esta no era la intención tras COGSA, que precisamente, buscaba un balance equitativo entre los intereses de los transportista y de la carga. En tal sentido, cita la nota No. 1 al pie de página 671 del libro Marine Cargo Claims, de W.T., la cual señala que el propósito de la provisión del término de un año en las Reglas de la Haya era acelerar la transacción de reclamos, proveer uniformidad internacional en la ley algunas naciones tenían períodos de prescripción de dos, cinco, y siete años, y prevenir que los transportistas redujeran el periodo a dos meses o 30 días por medio de cláusulas en el conocimiento de embarque, como se hacia antes de las Reglas de la Haya. Sigue indicando que COGSA, las Reglas de la Haya y las Reglas de la Haya Visby, son exactamente las mismas, o sea que todos estos casos versan sobre la misma cláusula de derecho, y las intenciones son las mismas. En igual sentido, cita la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD en el curso de capacitación TRAINMAR) denominado Aspectos legales de las Operaciones Comerciales Marítimas, en donde los expertos a la pregunta, cuando la entrega de las mercancías tienen lugar, indicaron que el punto de vista más acorde con la ley será la fecha en que las mercancías son recibidas por el consignatario. En base a lo expuesto, alega que si el delivery en un contrato de transporte se da con la entrega de la mercancías en el lugar acordado por las partes, es decir, en el place del delivery, y la entrega de los contenedores en las bodegas del consignatario, se dio, a más tardar el día 26 de marzo de 2008, el término esta prescrito por un día. Por tanto, solicita se revoque el fallo impugnado y en su lugar se declare probada la excepción de prescripción de la acción, y se condene en costas a la demandante. OPOSICIÓN AL RECURSO DE APELACIÓN La parte demandante INTERNATIONAL QUALITY FOOD OF PANAMÁ S.A. se opone a la apelación, señalando que el fallo ASSA COMPAÑÍA DE SEGUROS S.A. vs.M.M.C. no es aplicable, ni puede ser utilizado como análogo en el presente caso, en virtud que los hechos son diferentes. Señala que, en aquel caso, ambas partes porteador y receptor de las mercancías tampoco se dieron recíprocamente facilidades razonables para inspecciones conjuntas de la mercancía, donde participaron consignatario y porteador al unísono y donde se debe aplicar la doctrina de los Actos Propios y S. en el idioma inglés. Con relación al análisis del texto del párrafo 6 del Artículo 3 de la Ley COGSA de 1936, señala que la parte recurrente no analiza el texto del artículo en su totalidad y contexto, ya que entre otras cosas la norma señala que el porteador y el receptor de las mercancías se darán recíprocamente todas las facilidades razonables para la inspección de las mercancías y la comprobación del número de bultos. En este hilar de ideas, alega que en la presente causa ha quedado plenamente acreditado que la modalidad de transporte pactada por las partes contratantes fue HOUSE TO HOUSE, en consecuencia, la entrega de la carga cuyo valor se reclama se dio en la bodega del consignatario, y no cuando se descarga la mercadería en el puerto de descarga. En cuanto a todas las facilidades razonables para la inspección de las mercancías y la comprobación del número de bultos, que permite el párrafo 6 de COGSA, señala que ha quedado demostrado que en este caso se emitieron certificaciones de inspección conjunta las cuales son producto de un acuerdo recíproco entre las partes y fueron apreciadas bajo la sana crítica. Sostiene que estas inspecciones fueron ordenadas por la parte demandada y recurrente CROWLEY LINER SERVICES, INC, quien solicita a ALPHA MARINE SURVEYORS las inspecciones en la bodega del consignatario, y fueron firmadas por un inspector de la empresa ALPHA y un representante del consignatario, la empresa AMERICAN FRUIT AND PRODUCE. En este orden de ideas, señala que como las inspecciones conjuntas terminaron el día 27 de marzo de 2008, es allí donde se concluye para ambas partes que existió un daño a la carga cuyo valor se reclama, producto de una variación de temperatura durante su transporte, por tanto, mal puede la parte recurrente ir en contra de sus ACTOS PROPIOS y la doctrina del STOPPEL, aseverando que no accedió voluntariamente a la inspección conjunta, y no otorgó, en su momento las facilidades que contempla la ley COGSA de 1936 para que las partes inspeccionen la carga de manera conjunta. En ese sentido, sostiene que nadie puede reclamar un daño o avería que no sabe que ha sufrido, por tanto, es desde el momento que se determina el daño a la mercancía de manera conjunta, que debe iniciar a computarse el período de prescripción de un año para la extinción de la obligación. Señala que en este caso el daño no era aparente, por tanto, no debe adoptarse una teoría simplista de la entrega de la carga, ya que la demandada/recurrente no transfirió la posesión de los bienes al consignatario sino hasta finalizar la inspección conjunta que solicitó realizar, hasta el 27 de marzo de 2008, por tanto, en su defecto solicita se aplique la teoría conocida como PROPER DELIVERY, de manera que la entrega apropiada al consignatario se tenga como hecha luego de terminada la inspección conjunta de la mercancía, el 27 de marzo de 2008. En virtud de lo anterior, sostiene que como la demanda fue presentada el 24 de marzo de 2009 y la publicación en un periódico de la localidad de la certificación de la presentación de la misma ocurrió el día 27 de marzo de 2009, la demanda está dentro del transcurso del término de un año a contar desde la apropiada entrega de la carga cuyo valor se reclama. Por último, solicita se mantenga y confirme el Auto objeto de esta alzada, y se condena en costas a la parte demandada. CONSIDERACIONES DE LA SALA Antes de emitir la decisión de fondo, esta S. debe manifestar que los cargos que se formulan contra el fallo recurrido contemplan errores de interpretación de la ley sustantiva aplicable, que pueden impugnarse, a través de los asuntos de derecho. Por tanto, la S. en sede de apelación adquiere competencia para conocer del presente recurso conforme lo dispone el primer párrafo del artículo 488 de la Ley de Procedimiento Marítimo. DECISIÓN DE LA SALA La disconformidad de la recurrente con la decisión de primera instancia gira en torno a los errores de derecho en que incurrió la Juez A quo al interpretar el concepto de " entrega " o "delivery" establecido en la Sección 3 (6) de la Ley de Transporte de Mercaderías por Mar de 1936 ( Carriage of Goods by Sea Act, COGSA 1936), para los efectos de computar el inicio del término de prescripción de la acción contra el transportista. En síntesis, el cargo plantea que la Juez A quo confunde los elementos que se deben dar para que empiece a correr el término de tres (3) días para dar aviso de la pérdida del transportista (notice of loss) con los elementos que se tienen que dar para que comience a correr el término de un (1) año para demandar a la transportista bajo COGSA 1936, ya que para los efectos de COGSA el "Delivery" se da cuando el transportista/porteador transfieren la posesión de los bienes al consignatario y no con la oportunidad razonable de inspeccionar la carga sellada en contenedores. Sobre este tema se pronunció la Juez A quo en los siguientes términos: ".. En cuanto a la segunda de las interpretaciones planteadas por CROWLEY, respecto a que si se toma en cuenta la fecha de entrega de los contenedores para determinar el inicio del término de prescripción señalado por la Ley, el mismo precluyó. En este punto, se hace necesario verificar las certificaciones de inspección conjunta a la carga realizada por ALPHA MARINE SURVEYORS, en donde aparece la fecha de entrega de los contenedores en las bodegas del consignatario, las cuales no han sido objetadas ni tachadas de falsa por las partes, por lo que cuentan con el valor probatorio que de las misma se desprenda. -CMCU 553906-9, fue entregado en la bodega del consignatario el 21 de marzo de 2008. -CMCU 553908-0, fue entregado en la bodega del consignatario el 23 de marzo de 2008 -CMCU 554604-7; CMCU554069-2; CMCU554154-9;CMCU554304-8,CMCU554445-0 y CMCU553657-9 fueron entregados en la bodega del consignatario el 26 de marzo de 2008 (ver fojas 143 a 212 del expediente) Si tomamos en cuenta como fecha cierta para iniciar el computo del término de prescripción, la fecha de la entrega de la carga en las bodegas del consignatario, las cuales según se observa finalizaron el día 26 de marzo de 2008, al publicarse la certificación secretaria de presentación de la demanda el día 27 de marzo de 2009, evidentemente que el término habría precluído por un día. Sin embargo, el actor alega a su favor que este término inicia luego que se da la entrega debida de la carga, sustentando dicha posición en la conocida Teoría "Proper Delivery ". Dicha teoría plantea, que la entrega no solo consiste en el desembarco de la mercadería en el lugar donde en el lugar donde las partes pactaron debía hacerse la entrega, sino que la misma debe ser hayada conforme por el consignatario, lo cual señala el demandante se da cuanto (sic) se emiten las certificaciones de inspección conjunta a la carga, pues en esta controversia se reclama daño por variación en la temperatura a la fruta dentro de un contenedor sellado, caso en el cual la Ley aplicable plantea en la Sección 3(6) que el consignatario cuenta con tres (3) días después de la entrega de la mercancía para reclamar por daños que no sean aparentes o patentes, es decir que se trate de un daño oculto. ..... Es la consideración de esta J., que al tratarse de un contenedor sellado, no vasta con la entrega de la mercancía en la bodega del consignatario, sino que adicional a ello, la Ley sustantiva aplicable le concede al consignatario el término de tres (3) días luego de la entrega, para que de aviso, haga un reconocimiento o solicite una inspección conjunta a la carga, pues reiteramos los daños a la carga contenidos en contenedores sellados no pueden ser considerada (sic) como aparente. Es por ello, que resulta necesario verificar cuando se dio por las partes la inspección conjunta a dicha carga. .... De las constancias probatorias, se observa que los contenedores fueron inspeccionados en dos fechas diferentes 25 y 27 de marzo de 2008, toda vez que se trataba de nueve (9) contenedores en total, todos amparados por conocimientos de embarque diferentes, pero que forman parte de una misma carga, ... Es por ello, que la entrega debida no se entiende respecto a cada contenedor dejado en las bodegas del consignatario e inspeccionado de forma individual, sino cuando termina la verificación de toda la carga transportada, es decir los nueve (9) contenedores, lo cual según las constancias procesales culmina el día 27 de marzo de 2009, fecha que marca el inicio del término de prescripción señalado por COGSA, para ejercitar cualquier acción contra el transportista. .... Es por ello, luego de verificadas las constancias procesales, es decir que la demanda fue presentada el día 24 de marzo de 2009; que la certificación de presentación de demanda expedida por el Secretario del Tribunal, fue publicada el 27 de marzo de 2009; que el término señalado por la Ley sustantiva aplicable para ejercer su derecho, es de un (1) año; que en la presente causa la entrega se entiende hecha cuando el consignatario tuvo la oportunidad de revisar su carga sellada en los contenedores, con la inspección conjunta de la carga la cual finalizó el 27 de marzo de 2008, que entre esta fecha y la presentación de la demanda ha transcurrido exactamente un (1) año, nos permite arribar a la conclusión de que la demanda fue presentada dentro del término señalado por la norma para ejercer su derecho." Del fallo citado se colige que efectivamente la juzgadora concluyó que para los efectos del inicio del computo del término de prescripción señalado por COGSA, la entrega no se entiende hecha cuando la mercancía es entregada en la bodega del consignatario, sino cuando el consignatario tuvo la oportunidad de revisar la carga sellada en los contenedores, con la inspección conjunta de la mercaderías. Procede entonces determinar de acuerdo a la Ley de Transporte de Mercaderías por Mar de 1936 - conocida por sus siglas en inglés como COGSA 1936 -, por ser la ley que rige el conflicto, cuando se da el "Delivery " o "Entrega". La ley en referencia en su artículo 3 (6), dice así: " Article 3. ... 6. Unless notice of loss or damage and the general nature of such loss or damage be given in writing to the carrier or his agent at the port of discharge before or at the time of the removal of the goods into the custody of the person entitled to delivery thereof under the contract of carriage, such removal shall be prima facie evidence of the delivery by the carrier of the goods as described in the bill of lading. If the loss or damage is not apparent, the notice must be given within three days of the delivery. S. notice of loss or damage may be endorsed upon the receipt for the goods given by the person taking delivery thereof. The notice in writing need not be given if the state of the goods has at the time of their receipt been the subject of joint survey or inspection. In any event the carrier and the ship shall be discharged from all liability in respect of loss or damage unless suit is brought within one year after delivery of the goods or the date when the goods should have been delivered: Provided, T. if a notice of loss or damage, either apparent or concealed, is not given as provided for in this section, that fact shall not affect or prejudice the right of the shipper to bring suit within one year after the delivery of the goods or the date when the goods should have been delivered. In the case of any actual or apprehended loss or damage the carrier and the receiver shall give all reasonable facilities to each other for inspecting and tallying the goods. " En una traducción libre: " Artículo 3. ..... 6. A menos que la notificación de pérdida o daño y la naturaleza de dicha pérdida o daño sea efectuada por escrito al transportista o su agente en el puerto de descarga, antes o durante el retiro de la mercancía a disposición de la persona que por razón del contrato de transporte tiene derecho a la entrega de la mercancía, o, si la pérdida o daño no fuera aparente, en el término de tres días, ese retiro será, hasta prueba en contrario, una presunción de que las mercancías han sido entregadas por el transportista como están descritas en el conocimiento de embarque. Si las pérdidas o daños no son aparentes, el aviso deberá darse dentro de un plazo de tres días después de la entrega. No es preciso dar aviso por escrito si el estado de las mercancías, han sido objeto de revisión conjunta o inspección en el momento de su recibo. En cualquier caso, el transportador y el buque estarán exentos de responsabilidad por pérdidas o daños, a menos que se entable una demanda judicial dentro de un plazo de un año a partir de la entrega de las mercancías o de la fecha en que éstas debieron haber sido entregadas. " ( Resalta la S.) De acuerdo con la norma transcrita, las acciones contra el transportista prescriben en el término de un (1) año, a partir de la entrega de las mercancías o de la fecha en que las mercancías debieron haber sido entregadas. En cuanto a que debe entenderse como "entrega ", ha de tenerse en cuenta que la entrega es una obligación esencial del transportista bajo el contrato de transporte de mercaderías por mar, la cual opera de acuerdo a lo convenido por las partes en el contrato de transporte respectivo. En este sentido, observa la S. que como bien lo anota la A quo, en los conocimientos de embarque que amparan la carga transportada, la casilla 17 que indica el lugar de entrega de la carga ( place of delivery) , se encuentra en blanco, no obstante, fueron emitidos bajo la modalidad HOUSE TO HOUSE o BODEGA A BODEGA. En relación con la modalidad HOUSE TO HOUSE, sabido es, que la ENTREGA o DELIVERY tiene lugar cuando el transportista entrega la carga en las bodegas del consignatario, porque la entrega es de bodega a bodega, y la misma se tiene hecha con la entrega de la mercadería al consignatario en el lugar acordado en el contrato. Por tanto, es criterio de esta S. que la interpretación o alcance del término "entrega" realizada por el Tribunal A quo y para los efectos de computar el inicio del término de prescripción, esta fuera del ámbito de las responsabilidades del transportista, puesto que, la Sección 1 (e) Título I, de la Ley de Transporte de Mercaderías por Mar de Estados Unidos (COGSA 1936), señala claramente que el término transporte de mercancías cubre el período desde el momento en que las mercaderías son cargadas hasta el momento que son descargadas del buque. En cuanto a este tema, el autor E.P., en su obra titulada Transporte de Mercancías Por Mar, al referirse a la artículo 3 (6) de las Reglas de la Haya -Visby, que son idénticas a las Reglas COGSA 1936, señala: " R. 6. Reclamaciones por daños o perjuicios Esta regla cubre diferentes momentos de las operaciones de descarga vistos desde perspectiva de una posible reclamación por daños o pérdidas ocasionados a la mercancía. Al mismo tiempo, trata de establecer una práctica a seguir cuando ocurren pérdidas o daños de la mercancía. Las propias omisiones de esta regla hacen que tenga poco efecto legal. En sus dos primeros párrafos expresa que la aceptación de la mercancía en el momento de la descarga sin que el propietario de la mercancía o el responsable de su custodia establezca reclamación alguna, constituye una evidencia de que la mercancía ha sido entregada conforme fue descrita en el conocimiento de embarque. Tal evidencia puede ser considerada como contradictoria, quedando en manos del receptor de la mercancía demostrar que esa pérdida o daño ha sucedido, toda vez que la regla no expresa que los transportistas deban demostrar que han realizado una entrega real y concreta. Es por ello que la regla indica que en caso de daños o pérdidas de mercancía, en un plazo de tres días, debe presentarse por escrito una notificación al transportista, aunque si la mercancía hubiera sido objeto de una inspección conjunta, tal requisito no resulta necesario. ... No deben ser confundidos los términos descargar y entregar. Puede ocurrir que suceda la descarga, pero la entrega de la mercancía a su propietario sea días más tarde. La regla III.6 no cubre tal situación, pues bajo las Reglas de la Haya-Visby se establece que la responsabilidad del transportista cesa con la descarga de la mercancía. ... La situación antes enunciada no se encuentra comprendida en la regla III.6 y da origen al último párrafo de dicha regla, el cual estipula que las partes, el transportista y el dueño de la mercancía, tienen la obligación de brindarse todas las facilidades posibles para que inspeccionen las mercancías. ... El tercer párrafo de la regla III.6 expresa que toda reclamación al transportista y(o) al buque por concepto de daños o pérdidas, es desestimada si no se presenta antes de transcurrido un año de la entrega de las mercancías. En la práctica se refiere a cualquier reclamación por la cual los transportistas son responsables. Si los propietarios de la mercancía demoran más de un año en presentar su reclamación al tribunal o a la corte de arbitraje (según se exprese en el conocimiento de embarque), entonces han perdido su derecho a reclamar...."(PradoErnesto, Transporte de Mercancías Por Mar, Editorial Científico-Técnica, 2004, La Habana, p.325-327) De lo antes expuesto, se desprende que la regla cubre diferentes momentos de las operaciones de descarga vistos desde perspectiva de una posible reclamación por daños o pérdidas ocasionados a la mercancía, pero no expresa que los transportistas deban demostrar que han realizado una entrega real y concreta, puesto que, tanto bajo las Reglas de la Haya-Visby como las Reglas COGSA de 1936, se establece que la responsabilidad del transportista cesa con la descarga de la mercancía del buque. Por tanto, la S. descarta la aplicación de la teoría conocida como "PROPER DELIVERY" o entrega apropiada/adecuada de la mercancía, a la cual alude la demandante/opositora, ya que bajo contrato de transporte House to House la entrega de la mercaderías tiene lugar con la entrega de los contenedores en la bodega o almacén del consignatario, y no cuando el consignatario tiene la oportunidad de hallarla conforme, a través de la inspección conjunta de la carga. Como sustento a esta tesis, la S. se permite traer a colación lo que en este sentido la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en el curso de capacitación TRAINMAR denominado Aspectos Legales de las Operaciones Comerciales Marítimas, dejo sentado: " ASPECTOS PRELIMINARES DE UN RECLAMO EN CONTRA DEL PORTEADOR .. Punto de partida del tiempo limite ¡ ) Daño o pérdidas parciales De acuerdo a las Reglas de la Haya el tiempo límite comienza a correr desde la fecha de" la entrega " de las mercancías. La pregunta, cuando " la entrega" de las mercancías tiene realmente lugar, ha sido objeto de mucho debate. Un punto de vista es que será la fecha en que las mercancías son recibidas por el consignatario. El otro punto de vista es que, es la fecha en la cual las mercancías son entregadas en custodia el puerto o de la compañía estibadora en tierra, es decir, la fecha de descarga del buque. El primer punto de vista puede ser más acorde con el texto literal de la ley. Sin embargo, el segundo punto de vista es aplicado usualmente ya que está más acorde con las realidades prácticas de las operaciones comerciales del transporte marítimo. El porteador descargará las mercancías en el muelle y éstas estarán en custodia del puerto, ya sea en el muelle o en el almacén hasta que el consignatario la reciba. Es posible argumentar que el puerto recibe las mercancías en nombre del consignatario. Como el consignatario puede retirar las mercancías en cualquier momento después que son descargadas, no sería justo para el porteador posponer el comienzo del tiempo límite a la fecha de elección del consignatario. Una razón para imponer un tiempo límite es permitir al porteador estimar los reclamos pendientes en su contra después de un período de tiempo y es poco probable que las Reglas hayan concebido que el período de tiempo se extendiera a discreción del consignatario." Así las cosas, no debe confundirse el término de 3 días que otorga la Ley COGSA 1936 al consignatario para que presente una nota de daño (notice loss) al transportista, con el comienzo del tiempo o término limite para el reclamo en contra del transportista o porteador, el cual tiene lugar cuando las mercaderías son descargadas del buque, según lo dispone las Reglas de la Haya y su homóloga las Reglas COGSA de 1936. Huelga aclarar que el término de los tres (3) días para dar aviso de la pérdida al transportista (notice of loss) previsto en el artículo 3(6) de COGSA 1936, es el plazo razonable que tiene el consignatario para presentar el reclamo al transportista en caso que los daños a la mercancía no sean aparentes o en caso contrario representa que las mercancías fueron entregadas en buen estado, pero ese aviso o protesta (notice loss) por si solo no acarrea prescripción. Con respecto a este tema, se pronunció recientemente esta S. en fallo emitido dentro del proceso que CIF GLOBAL, S.A le sigue a HAMBURG SUDAMERIKANISCHE DAMPFSCHIFFAHRTS-GESELLSCHAFT KG, como sigue: "En cuanto al tema de cuando se entiende que la acción se encuentra prescrita, la S. observa que el juzgador utilizó como término para computar el plazo de la prescripción, la fecha en la cual la mercancía se puso a disposición del importador, en este caso, a partir del último reporte al despacho del importador, el día 20 de noviembre de 2009, cuya recepción considera ocurrió tres días posteriores a dicha nota. En el fallo impugnado el juzgador se expresó en los siguientes términos: " Es menester acotar que el último reporte del buque se entregó al despachador (dispatch to importer) el día 20 de noviembre de 2009 a las 3:00 P.M. y se presentó nota por parte de los representantes legales de los consignatarios indicando daños en la mercancía por culpa imputable a los transportistas, cuya recepción se considera ocurrió tres días posteriores a dicha nota, de conformidad a lo estipulado en las normativas internacionales referidas. En consonancia con lo anterior, es menester definir el momento en el que se debe empezar a contar los tres días, a partir del cual deberá iniciarse el computo del plazo convencional y legal de 12 meses, contados a partir de la recepción de las mercancías, tomando en cuenta que el eventual daño a la mercancía no era aparente por encontrarse ésta dentro de un contenedor en paletas. En consecuencia, éste constituye el plazo contemplado para que se presente válidamente el reclamo judicial. Considerando que la entrega ocurrió el día jueves 20 de noviembre de 2008, se debe computar el término de prescripción de la acción a partir del día siguiente de dicha fecha de la entrega, es decir, el día viernes 21 de noviembre, quedando dos días hábiles más por contar después de saltarnos o no computar el día sábado y domingo. Retomando en el conteo los días posteriores, lunes 24 y martes 25, siendo a partir de ésta última fecha, el punto de partida para dar inicio al computo del término de doce (12) meses para la prescripción extintiva de la acción del demandante. La exclusión de los días sábado y domingo para computar el plazo de tres (3) días de la carga siniestrada, fundamentado en que un plazo sustantivo y no procesal, por lo que no tenemos que aplicarle la ley procesal marítima de computar los términos según el calendario; recurriendo a la regla general que los términos de días se computan en los días hábiles. Además los días sabido y domingos, las oficinas no son laborables, en general, en América Latina; por lo que de no tomar en cuenta ésta circunstancia de los días inhábiles, resultaría ser un obstáculo para que las personas puedan acceder a la justicia. Así los sábados y domingos quedan descartados, a pesar que éste Tribunal se encuentra disponible las 24 horas del día para instaurar medidas urgentes, como secuestrar una nave para adscribir competencia y para el ejercicio de una acción in rem." Todo indica que el juez marítimo confundió el término de tres (3) días que otorga la ley aplicable al consignatario para que presente la nota de daño al transportista, con el término de prescripción de la acción, que establece tanto la jurisprudencia norteamericana como nacional. El citado artículo 3 (6) de las Reglas de la Haya, señala " a menos que la notificación de pérdida o daño y la naturaleza de dicha pérdida o daño sea efectuada por escrito al transportista o su agente en el puerto de descarga, antes o durante el retiro de la mercancía a disposición de la persona que por razón del contrato de transporte tiene derecho a la entrega de la mercancía, o, si la pérdida o daño no fuera aparente, en el término de tres días, ese retiro será, hasta prueba en contrario, una presunción de que las mercancías han sido entregadas por el transportista como están descritas en el conocimiento de embarque. " Desde la perspectiva del artículo 3 (6), el término de los tres (3) días es el plazo para presentar el reclamo al transportista en caso de daños a la mercancía o en caso contrario representa que las mercancías fueron entregadas en buen estado. Respecto a este tema, el Dr. G.B., en su obra titulada Conflicto de L. en materia de Transporte Marítimo, manifiesta: " El ejercicio de la acción conlleva en primer lugar una protesta en la recepción de la carga. Este aviso o protesta si los daños no son aparentes deberán darse en los tres días posteriores a la entrega, es decir, anunciar el faltante. Las reservas por escritos son inútiles si el estado de la mercancía ha sido comprendido contradictoriamente al momento de la recepción. En todo caso, el porteador y el buque están exentos de toda responsabilidad por pérdida o daños al menos que se ejercite una acción dentro del año siguiente a la entrega de las mercancías o a la fecha en la que estas hubieren debido ser entregadas. Debe quedar entendido que la protesta es una manifestación de constatación hecha al momento de la entrega, pero que no acarrea por si sola prescripción ni del signatario o cualquiera que sean las características que se den. En todo caso, la acción para la reclamación prescribe al año a partir de la fecha de la entrega de la mercancía." (B., G.. Conflictos de L. en Materia de Transporte Marítimo, E.M. &P.,S.A., Primera Edición, 1993, pág. 24) Resalta la S.. En igual sentido se pronunció esta S. fallo de 28 de agosto de 2001, dentro del proceso ASSA COMPAÑÍA DE SEGUROS, S.A. vs.M.M.C., S.A., el cual si bien no es idéntico a la causa que hoy nos ocupa, la S. lo trae a colación para una mejor comprensión de las diferencias existentes entre lo que debe entenderse por la presunción de cómo o en qué condiciones han sido entregados los bienes, y el término de prescripción de la acción, y que dice así: " En opinión de la S., las Reglas son claras en cuanto a que la presunción a favor del transportista, de que los bienes fueron entregados conforme, se produce si, a partir del momento del retiro de la mercancía, no se da el aviso de forma inmediata en caso de daño aparente; y, en caso de daño no aparente, dentro del término de tres días, contados a partir del momento en que fueron retirados. Pero ese asunto, que se relaciona con la presunción acerca de cómo o en qué condiciones han sido entregados los bienes, es muy distinto al del término de prescripción, el cual, al margen de que haya o no presunción a favor del porteador en lo atinente a la condición de los bienes, rige para otros efectos: específicamente, para determinar si el derecho a reclamar judicialmente contra el transportista se ha extinguido o no por el transcurso del tiempo. En otro orden de ideas, digamos que nos encontramos ante una situación que se plantea corrientemente en el tráfico de mercaderías por mar, cuando el contrato de transporte establece que la entrega se verificará una vez que los bienes hayan sido descargados del buque, como ocurre en el presente caso en que el contrato celebrado es de puerto a puerto. Bajo estas circunstancias, es necesario precisar cuándo ha de entenderse efectuada la entrega de la mercancía y, por consiguiente, en qué momento cesan las obligaciones del porteador, derivadas del contrato de transporte, pues de ello dependerá en qué momento ha de comenzar a contarse el término de prescripción de la acción. En principio, el transportista cumplirá su obligación de entregar los bienes dándole aviso al destinatario de que la mercadería está a su disposición en el lugar acordado en el contrato. Si el destinatario no la recoge de manera oportuna correrá con el riesgo, a partir del momento en que haya incurrido en mora de recibir. Así mismo, a partir de ese momento el transportista podrá considerarse liberado de su responsabilidad de custodiar los bienes, puesto que habrá cumplido su obligación de hacer su entrega. La lógica y el sentido común nos dicen que es en el momento en que termina la obligación del porteador cuando ha de comenzar a contarse el término de prescripción, lo cual también determinará el instante a partir del cual se puede exigir el cumplimiento de la obligación o la responsabilidad de que se trate. " Como se puede apreciar, tanto doctrina como la jurisprudencia son claras en que la protesta o aviso que se da dentro de los tres (3) días posteriores a la entrega se relaciona con la presunción de como o en que condiciones han sido entregadas las mercaderías, pero esa presunción es muy distinta al término de prescripción, ya que este último comienza a contarse a partir del momento que se entiende efectuada la entrega de la mercancía, que en todo caso se determina cuando cesan las obligaciones del transportista o porteador, derivadas del contrato de transporte, en este caso, con la entrega de los contenedores en la bodega del consignatario. De allí que, para los efectos de computar el inicio del término de un (1) año para prescripción de la acción de que trata el artículo 3 (6) de COGSA 1936, la S. procede a verificar la fecha de entrega de los contenedores en la bodega del consignatario, que reiteramos es cuando realmente se entiende hecha la entrega de la mercancía en la presente causa. A fojas 143 a fojas 212 del expediente, constan reportes de inspección realizados por ALPHA MARINE SURVEYORS, que dan cuenta que los contenedores fueron descargados de la referida nave y reportados como entregados ( the containers were discharged from the referenced vessel and were reportedly delivery) en las siguientes fechas: - CMCU 553906-9, descargado 19 de marzo de 2008 entregado el 21 de marzo 2008 -CMCU 553908-0, descargado 19 de marzo de 2008 entregado 24 de marzo de 2008 -CMCU 554445-0, descargado 23 de marzo de 2008 entregado 26 de marzo de 2008 - CMCU 554154-9, descargado 23 de marzo de 2008 entregado 26 de marzo de 2008 -CMCU 553657-9, descargado 23 de marzo de 2008 entregado 26 de marzo de 2008 -CMCU 554604-7, descargado 23 de marzo de 2008 entregado 26 de marzo de 2008 -CMCU 554304- 8, descargado 23 de marzo de 2008 entregado 26 de marzo de 2008 Por tanto, si el término de prescripción de la acción previsto en el artículo 3 (6) de COGSA 1936, es de un (1) año a partir de la fecha de entrega de las mercancías, y los contenedores fueron entregados en la bodega del consignatario los días 21, 24 y 26 de marzo de 2008, y la certificación secretarial de presentación de la demanda fue publicada el día 27 de marzo de 2009, para todos los efectos legales ha transcurrido el término de un (1) año para la prescripción de la acción exigido por el artículo 3 (6) de la Ley Americana de Transporte de Mercaderías por Mar. En consecuencia, es criterio de esta S. que la acción propuesta por INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A. en contra de la transportista CROWLEY LINE SERVICE INC se encuentra prescrita. RECURSO DE APELACIÓN INTERPUESTO POR ASEGURADORA ANCÓN A fojas 453 a fojas 457 del expediente, consta escrito de apelación presentado por el Licenciado F.S., que se fundamenta en los siguientes puntos: - Disiente los argumentos de la juzgadora de primera instancia para rechazar la excepción de prescripción, en virtud que la entrega de los contenedores a los que se hace referencia en la demanda corregida, fueron entregados a los consignatarios en fechas anteriores al 27 de marzo de 2008, por lo que a la fecha de la publicación de la certificación registral efectuada el día 27 de marzo de 2009, ya la acción se encontraba prescrita. - Discrepa la aplicación de la Teoría Proper Delivery a la presente causa, porque en este caso el daño a la carga era visible, no era un daño oculto o aparente, por el contrario, señala que cuando se llamó a la compañía de inspección, ya se tenía pleno conocimiento del daño causado a la fruta, se había distribuido parte de la carga a los clientes de la empresa demandante y los contenedores habían sido abiertos y reconocidos por los trabajadores de su depósito. - Sostiene que en este caso no se configura la condición establecida en la sección 3(6) de COGSA de 1936, para alegar que el consignatario poseía tres (3) días más después de la entrega para efectuar su reclamación, porque el daño no era evidente. -Considera errados los planteamientos expresados por la J. de primera instancia en cuanto a que no procede la prescripción de la acción debido a que no se requería la publicación correspondiente de la demanda corregida, ya que a su juicio, el parágrafo del artículo 58 de la Ley de Procedimiento Marítimo señala claramente que es efecto de la presentación de la demanda, interrumpir el tiempo de la prescripción de cualquier acción que se intente, con tal de que antes de vencerse el término de la prescripción, la demanda haya sido notificada a la parte demandada o se haya publicado en un periódico de la localidad o en la gaceta oficial un certificado del tribunal respectivo, en el cual se haga constar dicha presentación. -Señala que si bien en este caso la parte demandante hizo la publicación correspondiente con respecto a la demanda original el día 27 de marzo de 2009, esa demanda original no fue admitida, ya que mediante Auto 88 de 7 de abril de 2009, se ordenó su corrección, la cual fue presentada el 4 de junio de 2009, no se publicó la demanda corregida en un diario de la localidad, como lo exige la norma. - Sostiene que la demanda corregida constituye en efecto una nueva demanda, que al ser admitida, es la que permite a la parte demandante ejercer su derecho de defensa, por tanto, reitera que si la notificación de la demanda se llevó a cabo por conducta concluyente del demandado el 12 de octubre de 2010, como lo ha expresado el Tribunal, ha transcurrido en exceso el plazo de prescripción de la acción. - Alega que de aplicarse a este caso las normas de COGSA, el demandante tenía un año siguiente a la entrega de la mercancía o a la fecha en que debería haber sido entregada, para la notificación de la demanda o la publicación de la certificación en un diario de la localidad. - Explica que como las mercancías fueron entregadas en diversas fechas hasta el 26 de marzo de 2008, y la publicación fue efectuada el 27 de marzo de 2009, y todos los reportes de ALPHA MARINE SURVEYORS señalan que los contenedores fueron entregados en fechas anteriores al 27 de marzo de 2008, y COGSA, en la sección 3 (6) establece que si el daño no es patente, el aviso debe darse dentro de los tres (3) días de la entrega, tal aviso de pérdida o daño puede ser endosado en el recibo de las mercaderías que la persona que recibe su entrega da, y que por tanto, no necesita dar aviso escrito si el estado de las mercaderías ha sido objeto en el momento de su recepción de reconocimiento o inspección conjunta. - Sostiene que el plazo de 3 días después de la entrega que tiene el consignatario para reclamar sólo es válido si el daño no es aparente, pero en el caso presente hay evidencia que ALPHA MARINE SURVEYORS, al momento de su llegada a las instalaciones de AMERICAN FRUIT AND PRODUCE, ya los contenedores habían sido descargados, ya se le había reportado que los contenedores habían sido objeto de altas temperaturas y parte de la fruta había sido enviada a los clientes, lo que pone en evidencia que antes del 27 de marzo de 2008, ya el consignatario conocía de las circunstancias en las que había arribado la fruta dentro de los contenedores, lo que implica que el daño no era oculto, no era aparente, y por tanto, al ser un daño evidente, causó la llamada de los inspectores para inspeccionar la carga. - Alega que como las fechas de entrega de la mercadería están hasta el 26 de marzo de 2008, la publicación de la presentación de la demanda esta extemporánea. OPOSICIÓN AL RECURSO DE APELACIÓN La firma forense CARREIRA PITTI, P.C. ABOGADOS apoderada judicial de la demandante, en su escrito de oposición a la apelación visible de fojas 470 a fojas 475, luego exponer sus objeciones al recurso, esgrime los siguientes cargos: Discrepa los planteamientos de la recurrente bajo la Ley sustantiva COGSA 1936, los cuales considera no aplicables, en virtud del Contrato de Seguros entre la demandante, INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A., y la aseguradora panameña, ASEGURADORA ANCÓN, S.A., específicamente la Póliza de Seguros No. 0907-0179702 (fs. 312-316) En este sentido, expresa que el artículo 556 numeral 11 de la Ley 8 de 30 de marzo de 1982, reformada, señala que para los efectos del contrato de seguro marítimo la ley aplicable salvo pacto en contrario, es la ley del país del domicilio del asegurador o de sus sucursales o agencias, por tanto, si el domicilio de la demandada ASEGURADORA ANCÓN S.A., es la ciudad de Panamá, la ley sustantiva aplicable a esta relación comercial, debe ser la Ley sustantiva panameña, y no la Ley COGSA de 1936, máxime cuando no consta en el expediente, ni se ha probado hasta la fecha, que exista un pacto expreso entre la aseguradora panameña, ASEGURADORA ANCÓN S.A. y su asegurada, la parte demandante, INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A., en cuanto a que la ley sustantiva aplicable en el Contrato de Seguros por ellos firmados sea otra Ley que no sea la Ley Panameña. En cuanto a elementos de la prescripción bajo la ley panameña indica que la misma empieza a contarse desde el momento en que la obligación es exigible, según lo dispone el artículo 1650 del Código de Comercio. En este orden de ideas, señala que todas las obligaciones son exigibles desde el momento en que se descubre el daño, y en este caso, el daño a la mercadería cuyo valor se reclama, fue descubierto por ambas partes del contrato de transporte, de manera conjunta, cuando ambas inspeccionaron la carga el día 27 de marzo de 2008. Continua señalando que a fojas 29 del expediente se encuentra informe secretarial del Tribunal, que evidencia que la presente demanda se presentó el 24 de marzo de 2008, y la misma fue publicada en un diario de la localidad para los efectos de la prescripción en Panamá, el día 27 de marzo de 2009, o sea, exactamente un (1) año de haber ocurrido la exigibilidad de la obligación de acuerdo a las inspecciones realizadas por ambas partes a los daños producidos por los cambios de temperatura durante el transporte de la carga, que establece el artículo 1651 del Código de Comercio de Panamá. Alega que luego de ocurrido los hechos del siniestro cuyos riesgos estaban garantizados por la Póliza de Seguros, realizó reclamo respectivo a la compañía de seguros, ASEGURADORA ANCÓN S.A., y dicha aseguradora envió las ocho (8) cartas de declinación de dicho reclamo, el 15 de diciembre de 2008, de manera que la obligación para la aseguradora se hace exigible desde que ésta declina el reclamo y le señala a su asegurada que no honrará la indemnización a la que esta obligada bajo la Póliza de seguro. Sobre este punto, cita jurisprudencia sobre el artículo 1711 del Código Civil de Panamá, dentro del caso C.M.G.P. vs. Industrias Panamá Boston, S.A. donde esta S. consideró que la interrupción del término de la prescripción de la acción, se produjo mediante la reclamación extrajudicial, de conformidad con el artículo 1711 del Código Civil. Sostiene la opositora que si el cómputo del período de la prescripción para la asegurada inicia desde que la misma es exigible, o sea, desde el momento de la Carta de la Declinación del reclamo, el 15 de diciembre de 2008, y la publicación de la certificación de la presentación de la demanda fue realizada el día 27 de marzo de 2009, la presente acción no se encuentra prescrita. Por último, discrepa que una vez presentada la demanda y publicada su certificación de presentación en un período de la localidad, si la misma es corregida, y la primera se tiene por no puesta, tal y como lo permite la ley procesal, dicha corrección se tenga que volver a publicar para lograr la interrupción de la prescripción, puesto que, de acuerdo a la Ley de Procedimiento Marítimo vigente, una vez se presenta la demanda y se publica la certificación por el secretario del Tribunal que la demanda ha sido presentada, se interrumpe el período de la prescripción de la acción. En virtud de las anteriores consideraciones, solicita a esta S. Declare No Probada, y por tanto, rechace la excepción de prescripción invocada por la demandada, y se mantenga y confirme el Auto impugnado, con la respectiva condena en costas. CRITERIO DE LA SALA Del contenido del recurso se desprende que los cargos esgrimidos por la recurrente atacan errores de derecho en que incurrió la A quo al interpretar el parágrafo del artículo 58 de la Ley de Procedimiento Marítimo, en cuanto a considerar que no procede la prescripción de la presente acción debido a que no se requería la publicación correspondiente de la demanda corregida. Según la recurrente si bien la demandante publicó la demanda original el día 27 de marzo de 2009, no cumplió con publicar la demanda corregida presentada el 4 de junio de 2009, en un diario de al localidad, como lo exige la norma. Ahora bien, observa esta superioridad que la recurrente en sus alegaciones hace alusión a la aplicación de las normas de COGSA de 1936, para fundamentar cuando se entiende que la mercadería fue entregada, y ataca la aplicación de la Teoría " Proper Delivery" por parte de la Ad quo, para fundamentar que la acción propuesta en su contra no esta prescrita. En cuanto a este tema, la primera observación que es dable hacer es que de conformidad a la regla de conflicto de leyes contenida en el artículo 566 numeral 11 de la Ley de Procedimiento Marítimo, para los efectos de los contratos de seguro marítimo, son aplicables las leyes del país del domicilio del asegurador o de sus sucursales, en este caso la Ley Panameña, ya que la reclamación contra de la ASEGURADORA ANCÓN, se fundamenta en el Contrato de Seguro, según Póliza de Seguro No. 0907-0179702, suscrito por una compañía de seguros con domicilio en la ciudad de Panamá. Por tanto, la S. descarta la aplicación de la Ley de Transporte de Mercaderías por Mar de los Estados Unidos de América, conocida como COGSA de 1936, para los efectos del computo de la prescripción en la presente caso. La S. también descarta el cargo de la recurrente en el sentido que para los efectos de la interrupción de la prescripción la parte demandante debe realizar la publicación de la demanda corregida, ya que como bien lo anota la A quo la publicación de la certificación tiene el efecto de la presentación de la demanda, para interrumpir el tiempo para la prescripción de la acción, y por tanto, no esta supeditada a la admisión, inadmisión o corrección de la demanda. Dicho de otra manera, la sola publicación de la presentación de la demanda produce la interrupción del término de prescripción de la acción. En este caso, observa esta Superioridad que el término de prescripción de la acción ensayada por la recurrente, se interrumpió mediante la publicación en un periódico de circulación nacional, el día 27 de marzo de 2009, de una certificación del tribunal en la que consta la presentación de la demanda, tal como lo dispone el artículo 58 (55) de la Ley 8 de 1982, reformada. Ello es así, por cuanto que él computo del término de la prescripción para la asegurada inicia desde que la obligación se hace exigible (art. 1650 Código de Comercio), en este caso, desde el momento en que la aseguradora envió las ocho (8) cartas de declinación del reclamo, el 15 de diciembre de 2008, y la certificación de presentación de la demanda fue publicada el día 27 de marzo de 2009. Bajo esas circunstancias, consideramos que la Juez A-quo no erró al no declarar prescrita la acción en el presente negocio, ya que el término de un (1) año al cual se refiere el numeral 3 del artículo 1651 del Código de Comercio como término de prescripción para obligaciones como la que ahora analizamos fue interrumpido conforme lo previsto en el artículo 58 (55) de la Ley 8 de 1982, reformada. En vista de lo anterior, a juicio de esta Superioridad la presente acción no se encuentra prescrita, y por ende, el auto venido en apelación debe ser confirmado. En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad ley, REVOCA el Auto No. 285 de 12 de noviembre de 2012, únicamente en lo referente a la Excepción de Prescripción propuesta por CROWLEY LINER SERVICES, INC, y en su lugar RESUELVE: DECLARA PROBADA la excepción de Prescripción propuesta por la demandada CROWLEY LINER SERVICES, INC. CONDENA a la demandante INTERNATIONAL QUALITY FOODS OF PANAMÁ, S.A. al pago de las costas por trabajo en derecho, las cuales se fijan en la suma de QUINIENTOS DÓLARES CON 00/100 ( US$500.00) más los gastos del proceso, los cuales serán oportunamente liquidados por secretaría. CONFIRMA en cuanto a DECLARAR NO PROBADA la Excepción de Prescripción propuesta por ASEGURADORA ANCÓN, S.A. CONDENA a la recurrente ASEGURADORA ANCÓN al pagode las obligantes costas en la suma de DOSCIENTOS CINCUENTA DÓLARES (US$.250.00) Notifíquese, HARLEY J. MITCHELL D. OYDÉN ORTEGA DURÁN -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)