Sentencia Pleno de Corte Suprema de Justicia (Pleno), Pleno, 16 de Noviembre de 2018 (caso Apelación de la Corte Suprema de Justicia - Sala Pleno, de 16 de noviembre de 2018)

Ponente:Cecilio A. Cedalise Riquelme
Fecha de Resolución:16 de Noviembre de 2018
Emisor:Pleno
 
ÍNDICE
CONTENIDO

VISTOS:

Como Tribunal Constitucional de Segunda Instancia, corresponde al Pleno de la Corte Suprema de Justicia, evaluar la decisión adoptada por el SEGUNDO TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, dentro del proceso de Hábeas Corpus instaurado por el Licenciado César Broce a favor de los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., contra la Fiscalía de Descarga de Circuito del Primer Circuito Judicial de Panamá.

ANTECEDENTES

El proceso penal tiene su génesis con la querella presentada el día 1 de septiembre de 2017, por el señor M.V.R., en contra de los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., por los delitos de estafa agravada, contra la fe pública y cualquier otro en que hayan podido incurrir (fs. 2-7 de los antecedentes).

El 27 de octubre de 2017, la Fiscalía Segunda de Descarga de Circuito del Primer Circuito Judicial de Panamá, dispuso admitir la mencionada querella (fs. 34-39 de los antecedentes).

Mediante Providencia Indagatoria N° 24 de 25 de junio de 2018, el Agente de Instrucción dispuso recibirle declaración indagatoria a los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., por el delito contra la fe pública, en su modalidad de falsificación de documento en general, tipificado en el Capítulo I, Título XI, del Libro Segundo del Código Penal. Además se dispuso girar las boletas de citaciones respectivas (fs. 226-231 de los antecedentes).

Consta de foja 240 a 242 del expediente, que para el día 25 de junio de 2018 se giraron las boletas de citación correspondientes en la dirección suministrada por la parte querellante.

Posteriormente, la parte querellante proporciona una nueva dirección donde pueden ser ubicados los señores imputados (fs. 249 de los antecedentes).

Seguidamente, a través de la diligencia de fecha 13 de julio de 2018, el Ministerio Público dispone "1. Comisionar a la Secretaria Judicial del Despacho para que actuando en "Funciones de Agente Especial" y en debido asocio de otro funcionario del despacho en calidad de S.A.-HOC, se trasladaran el día dieciséis (16) de julio de dos mil dieciocho (2018), a las instalaciones de la Dirección General del Registro Civil, Tribunal Electoral y se practique la diligencia de Inspección Ocular" (fs. 260-262 de los antecedentes). Dicha diligencia se llevó a efectos, obteniéndose como resultado la dirección del señor V.M.G.V. (fs. 384, 388-389 de los antecedentes).

Previo a lo anterior, los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V. otorgaron poder al Licenciado César Amet Broce, para que los representara en la causa penal donde les fueron formulados cargos (fs. 266-267 y 422 de los antecedentes).

Reposa a foja 390 el informe de boleta de citación negativa, donde se deja constancia que las mismas no pudieron ser diligenciadas (ver fs. 391-396 de los antecedentes).

A través de la diligencia fechada 17 de julio de 2018, la Fiscalía de Descarga de Circuito del Primer Circuito Judicial, dispone ordenar la conducción de los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., con fundamento en lo siguiente (fs. 400-402 de los antecedentes):

Al respecto es importante mencionar, que efectivamente se desprende del dossier, que en reiteradas ocasiones este despacho ha procedido a enviarle boletas de citación a los sindicados HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., a la dirección que se tienen de los mismos, a fin de que comparezcan a la Fiscalía a fin de rendir declaración indagatoria y de igual forma notificarlo de la resolución que admite la querella en su contra; no obstante, a pesar de que los mismos han sido citados con el objeto de evacuar dicha diligencia; en la dirección que aparece dentro del expediente no han podido ser localizados, ya que se indica en el Informe de Boleta que nadie los conoce en el lugar. Por lo que en este sentido, consideramos necesario ordenar la conducción de HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V..

De igual forma, es importante señalar, que en estos momentos el expediente se encuentra cumpliendo con la Prórroga ordenada por el Juzgado Décimo Segundo de Circuito del Primer Circuito Judicial de Panamá, donde se solicitó se concluir (sic) con la investigación. Ante lo expuesto este despacho considera oportuno ordenar la conducción del mismo ante esta Agencia de instrucción con el fin de recibirle sus descargos.

Se verifica de foja 403 a 404 el Oficio dirigido al Comisionado Marcos Córdoba, Director de la Dirección de Investigación Judicial, para que lleve a efectos la conducción.

Mediante Resolución de Medida Cautelar N° 05 de 17 de julio de 2018, la Fiscalía de Descarga del Primer Circuito Judicial de Panamá, dispuso aplicar a los prenombrados encartados la medida cautelar consistente en la prohibición de abandonar el territorio de la República sin autorización judicial, a fin de asegurar su comparecencia durante el proceso (fs. 405-409 de los antecedentes).

Para el día 31 de julio de 2018, el Licenciado J.J.C.P., en representación de los imputados, presenta un escrito ante el Ministerio Público donde expone sus consideraciones respecto a los hechos investigados (fs. 424-433 de los antecedentes).

FUNDAMENTOS DEL APELANTE:

Inicia señalando que esta Corporación de Justicia se ha pronunciado en fallo reciente de fecha 24 de mayo de 2018, respecto a la viabilidad de esta acción constitucional contra las órdenes de conducción.

En ese sentido expresa, que la orden de conducción directa dispuesta por el Ministerio Público deviene en ilegal y arbitraria, por cuanto que está acreditado que tales citaciones nunca fueron puestas en conocimiento de sus destinatarios, ya que no se les ubicó en la dirección suministrada por la querella, prueba de ello es que posterior a la emisión de la orden atacada de fecha 17 de julio de 2017, la Fiscalía de Descarga del Primer Circuito Judicial expidió sendas boletas de citación a los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., con la intención que concurriesen a este despacho a deponer la indagatoria y notificarse de la admisión de la querella, pero las mismas fueron infructuosas porque no les fueron notificadas en su domicilio real y en los términos previstos en el artículo 2104 del Código Judicial.

Además manifiesta, que la orden de conducción es ilegal porque no existe por parte del Ministerio Público en el informe de conducta requerido del Hábeas Corpus o en la resolución atacada, una debida explicación o motivación que justifique su adopción.

Explica el recurrente, que no había la necesidad de aplicar una medida cautelar sin haber oído los descargos respectivos y sin haber valorado el caudal probatorio aportado en el expediente donde se justifica el actuar lícito de sus representados frente a la formulación de cargos, que evidencian una clara violación al principio de presunción de inocencia.

Finalmente solicita, que se revoque la decisión recurrida y, en su defecto, se declare ilegal la orden de conducción dictada por la Fiscalía contra los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V..

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN IMPUGNADA:

El Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, establece en la decisión atacada, que la orden de conducción impartida y la medida cautelar personal de prohibición de salida del territorio nacional deben ser declaradas legales, por las siguientes consideraciones:

"...

Así las cosas, tenemos que la resolución donde se dispuso el apremio corporal de los encartados, consistente en la emisión de orden de conducción, se formalizó a través de oficio N°. 96-18 dirigido al Director de la Dirección de Investigación Judicial, con el fin de ubicar y conducir a los encartados ante la Fiscalía de Descarga de Circuito, para que se efectuaran las diligencias pendientes por las que eran requeridos (v. fs. 403).

Ante tales planteamientos, somos del criterio que lo expuesto por el petente la agencia de instrucción sin practicar una sola gestión para lograr la comparecencia y ubicación de los encartados, y sin una debida motivación dirigida a dejar por sentado el sustento jurídico que determina la supuesta existencia de un hecho punible y los elementos de vinculación del delito, procedió a emitir una orden de conducción, y posterior aplicación de medida cautelar; no tiene cabida, en razón de que las aludidas resoluciones fueron proferidas luego de que la agencia de instrucción dispusiera recibirle declaración indagatoria a los encartados, y girara boletas de citaciones para la práctica de dichas diligencias, ello conforme a las formalidades que prescribe la Constitución y la Ley; máxime cuando las mismas fueron dictadas por autoridad competente (Fiscalía de Descarga de Circuito), mediante resolución fechada 17 de julio de 2018 (v. fs. 400-404; 405-409), dentro de las que se describen las razones por las cuales se arribó a tales decisiones.

Ahora bien, importa hacer alusión con relación a las aludidas boletas de citación, lo manifestado por el Pleno de la Corte Suprema de Justicia mediante fallo del 9 de mayo de 2012, cuyo ponente lo es el magistrado J.M., mismo que indica lo siguiente:

...

Frente a este juicio, se desprende la importancia de la orden de comparendo de la Fiscalía de grado ante las personas que son objetos de investigación dentro de una causa; no obstante, ello también nos evidencia de que no es obligatorio que una boleta de citación sea girada hasta tres veces para que se pueda dar lugar a una orden de conducción.

Dicho aquello, importa dejar por sentado, de que los imputados no desconocían del proceso seguido en su contra, y de que eran requeridos por el Ministerio Público, producto de que el Lcdo. J.J.C., para la fecha del 16 de julio de 2018, un día antes de que se emitiera la orden de conducción, presentó poder de representación legal a favor de los mismos; hecho de que nos deja claro la anuencia que tenían de la causa en cuestión, y falta de interés de comparecer voluntariamente al proceso (v. fs. 266-268).

En cuanto a la aplicación de la medida cautelar a la que hace alusión el petente, (prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial), la misma ha sido debidamente fundamentada, ya que el fiscal en resolución calendada 17 de julio de 2018, hizo constar que el despacho llevaba a cabo una investigación en contra de los procesados, por el delito Contra La Fe Pública, específicamente Falsificación de Documentos, en perjuicio de M.V.R.; en virtud de una supuesta reunión de junta de accionistas fechada 26 de agosto de 2015, la cual se protocolizó mediante escritura pública N° 10127, y fue inscrita en el Registro Público, en donde se modificó el pacto social siendo asignado un nuevo agente residente y nuevos directores y dignatarios, con la ausencia y desconocimiento del ofendido quien supuestamente representaba el 50% de las acciones.

Además de lo expuesto, esta medida se hace imperiosa, y no riñe con el principio de presunción de inocencia, puesto que se observa de foja 358-377, que los encartados HESELL VAN STRATEN, Y ALLARD HESELL VAN STRATEN son de nacionalidad holandesa y mantienen un constante movimiento de salida y entrada al país; aunado a que no se ha demostrado que los mismos tengan arraigo dentro de nuestro suelo patrio; con respecto a V.G.V., tenemos que si bien es de nacionalidad panameña y se mantiene registro de su domicilio (v. fs. 389), se ha demostrado indiferente a la causa que nos ocupa; por lo que es responsabilidad del Ministerio Fiscal aplicar una medida cautelar que los mantengan arraigado al proceso, para lograr una investigación objetiva y eficaz, y esta es la más cónsona."

CONSIDERACIÓN DEL PLENO:

El Pleno se dispone a resolver la presente apelación, dando a conocer previamente, sus consideraciones acerca de este caso:

En primer lugar debemos señalar que lo remitido en grado de apelación trata sobre un hábeas corpus preventivo, por lo que resulta oportuno citar lo plasmado en el párrafo tercero del artículo 23 de nuestra Constitución Política, que es del tenor siguiente: "El hábeas corpus también procederá cuando exista una amenaza real o cierta contra la libertad corporal..."

Tenemos entonces que estamos ante una figura legal que tiene por objeto impedir privaciones de libertad que no se hayan hecho efectiva. En este tipo de Hábeas Corpus, es necesario e imprescindible para su viabilidad, se demuestre la existencia real de la amenaza.

Al respecto, esta Corporación de Justicia en Resolución de fecha 28 de octubre de 2015, indicó lo siguiente:

"El caso que nos ocupa corresponde a una acción de hábeas corpus preventivo, que tiene por objeto evitar que la persona sea detenida mediante una orden abusiva o ilegal que haya sido proferida en su contra. En estos casos la detención aún no se ha llevado a cabo, pero existe la real y cierta amenaza de que ello se logre, al haberse proferido una orden de detención con esa finalidad y la cual se considera arbitraria.

En ese sentido el carácter del hábeas corpus preventivo se materializa cuando el arresto estuviere dispuesto pero aún no se ha cumplido, por ello la garantía tiene por objeto evitar la privación de la libertad." (Sentencia del Pleno de la Corte de fecha 28 de octubre de 2015)

En ese sentido, lo que la jurisprudencia ha dejado plasmado es la obligatoriedad de que el demandante demuestre certeramente la existencia de un temor fundado de posible privación o afectación de la libertad corporal.

Así las cosas, se logra colegir que existe una orden de conducción girada en contra de los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., además de una medida cautelar consistente en la prohibición de abandonar el territorio de la República sin autorización judicial, dentro de la investigación que se les sigue por la presunta comisión de un delito contra la fe pública, en su modalidad de falsificación de documento en general, tipificado en el Capítulo I, Título XI, del Libro Segundo del Código Penal.

Ahora bien, al analizar la posición vertida por recurrente, observamos que para reclamar la viabilidad de la acción constitucional en favor de los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., utiliza como argumento que las citaciones nunca fueron puestas en conocimiento de sus destinatarios, porque no les fue posible su ubicación en la dirección domiciliaria originalmente proporcionada por la parte querellante. Además agrega, que el funcionario del Ministerio Público no explicó ni motivó las razones que justificaban la adopción de una orden de conducción, sosteniendo únicamente que la medida se hacía oportuna para recibirles sus descargos.

Al revisar los antecedentes que acompañan la presente acción, el Pleno de la Corte observa que luego que el Agente de Instrucción dispusiera formularle cargos a los prenombrados encartados, realiza ingentes esfuerzos para hacerles llegar las boletas de citación en la dirección suministrada por la parte querellante; no obstante, las mismas fueron infructuosas, debido a que los imputados no residían en el lugar.

Posteriormente, se proporciona una nueva dirección, no conforme con ello, el Agente de Instrucción practica una diligencia de inspección ocular en la Dirección General del Registro Civil, obteniendo sólo la dirección de uno de los tres imputados. Se giran las citaciones respectivas en las direcciones que reposaban en el expediente para lograr la comparecencia, pero las mismas no lograron su objetivo.

Llama la atención que mientras el Ministerio Público intentaba conseguir diligenciar la entrega de las boletas de citaciones, los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V. otorgaron poder al Licenciado César Amet Broce, para que los representara en la causa penal donde les fueron formulado cargos, es decir, que los mismos mantenían conocimiento que se les requería en la investigación, sin que comparecieran ante el Agente de Instrucción.

Siendo así, el F. a cargo de la instrucción sumarial dispone ordenar la conducción de los encartados, fundamentando la misma que en reiteradas ocasiones ese despacho ha procedido a enviarles boletas de citación a los sindicados en la dirección que se tenía de los mismos, a fin de que comparecieran a de rendir declaración indagatoria y de igual forma a notificarse de la resolución que admite la querella; no obstante, a pesar de que han sido citados con el objeto de evacuar dicha diligencia, en la dirección con la que se contaba dentro del expediente, no han podido ser localizados. Además el F. señala que la orden de conducción obedece a la premura del tiempo por el hecho de que seencuentra cumpliendo una prórroga de instrucción sumarial dispuesta por el Juzgado Décimo Segundo de Circuito del Primer Circuito Judicial de Panamá.

Sobre lo arriba mencionado, resulta de interés citar lo que el Pleno de la Corte ha señalado en Sentencia del 21 de diciembre de 2012. Veamos:

"De igual manera, el Pleno ha señalado, que aun cuando no se haya dictado una orden de detención contra el beneficiario de la acción, tanto en los delitos que son sancionados con pena de días multa, como aquellos que llevan aparejada pena de prisión, puede existir una amenaza real contra la libertad ambulatoria de una persona si, antes de ordenarse su conducción, el funcionario de instrucción no ha librado una orden de comparendo al imputado con el propósito de que concurra voluntariamente a practicar alguna diligencia relativa al sumario.

En tal sentido, conviene reproducir el contenido del artículo 2154 del Código Judicial:

"Artículo 2154. Si el delito por el cual se procede tiene señalada únicamente sanción de días multa, el funcionario de instrucción librará una orden de comparendo al imputado, siempre que sea necesario para practicar alguna diligencia relativa al sumario, debiéndolo hacer conducir preso, si no se presentare en el día, la hora y el lugar que se le hubiere señalado, ...".

De la norma citada se deduce, que para poder conducir a una persona que deba participar en la práctica de alguna diligencia relativa al sumario, se requiere que previamente se haya girado una orden de comparendo al imputado, con el propósito de que concurra voluntariamente a practicar la diligencia de que se trata.

En ausencia de una norma especial para aquellos casos de delitos sancionados con pena de prisión, la misma se hace extensiva a ellos.

Ahora bien, el Pleno se ha pronunciado además respecto a este procedimiento de citación en aquellos delitos de mayor gravedad, señalando que la citación inicial, a través de una orden de comparendo, no debe constituirse en una limitante a priori de las facultades del Ministerio Público para investigar delitos; primordialmente, cuando se está ante figuras delictivas graves y la vinculación del imputado esté acreditada a través de un medio probatorio que produzca certeza jurídica de ese acto, pues no es razonable esperar a que una persona involucrada en un ilícito de naturaleza grave, primero deba ser citada hasta tres veces para, entonces, poder ordenar su conducción, debiendo justificarse por qué se está ordenando la conducción y no la citación." (Sentencia del Pleno de la Corte Suprema de Justicia de fecha 21 de diciembre de 2012. Ponente: M.. A.M.L.)

Lo citado en el apartado precedente precisa, que no debe existir una limitante en las facultades del Ministerio Público para investigar los hechos reprochables contemplados en la normativa sustantiva o material, imprimiéndole una mayor atención cuando se está ante figuras delictivas graves y la vinculación del imputado esté acreditada a través de un medio probatorio que produzca certeza jurídica de ese acto, debiendo agregar que deberá contemplarse aún más tal escenario cuando existen términos fatales establecidos para cumplir la instrucción sumarial. Entonces, no sería razonable esperar a que una persona involucrada en un ilícito, deba, primeramente, ser citada hasta tres veces para luego, poder ordenar su conducción, la cual debe estar debidamente sustentada.

Cierto es que, la orden de conducción resulta una medida auténtica para hacer comparecer a quien deba participar de la diligencia, pero ésta no puede ni debe interpretarse como que se está relevando al Agente de Instrucción del deber que mantiene de sustentar su actuación.

Consta entonces, que si bien las citaciones previas para la comparecencia de los imputados a rendir sus descargos y para la debida notificación de la querella no fueron concretadas porque no fueron ubicados en el lugar con que contaba el Ministerio Público para esos efectos, existen las razones legales expuestas y debidamente motivadas por el Agente de Instrucción para disponer de la conducción, las cuales están plasmadas en la diligencia de fecha 17 de julio de 2018, de modo tal que no puede considerarse como ilegal la conducción dispuesta por el Agente de Instrucción, cuando la misma ha sido girada por autoridad competente y cumpliendo con el debido proceso legal, máxime cuando los imputados teniendo conocimiento que eran requeridos por el F. no mostraron interés en comparecer al despacho instructor para hacer valer su derecho de defensa.

En cuanto a lo argumentado por el accionante cuando indica que la orden de conducción deviene en ilegal porque no se hicieron efectivas las boletas de citación, ese sólo hecho per se no representa ilegalidad alguna, toda vez que el Ministerio Fiscal incluso está facultado para disponer de una conducción directa siempre que la misma esté debidamente sustentada; sin embargo, en este caso las boletas de citación fueron dispuestas y diligenciadas, y ante la falta de ubicación de los imputados, ordena su conducción con base en la falta de ubicación, falta de interés y la premura del tiempo. Estos motivos son suficientes para comprobar que la orden de conducción girada contra los señores HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., no infringen ningún precepto legal, en tanto, lo procedente en estricto derecho es confirmar la legalidad de esta medida cuestionada.

En otro sentido, respecto a la medida cautelar consistente en la prohibición de abandonar el territorio de la República sin autorización judicial, de igual forma la misma está debidamente sustentada, pues se dispone con el fin de asegurar la comparecencia de los imputados durante el proceso, considerando además que dos (2) de los imputados son extranjeros y no mantienen domicilio fijo en territorio nacional, particularidad que precisa de un peligro de desatención al proceso.

Encontrándose aún el proceso en la etapa de investigación, donde el Ministerio Público le corresponde vislumbrar los hechos delictivos, así como los autores de los mismos, esta Corporación de Justicia advierte que tal medida cautelar impuesta a los imputados HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., es proporcional y cónsona con la realidad procesal, razón por la cual debe reconocerse su legalidad.

Ante ello, lo procedente es confirmar el fallo emitido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, donde declaran legal la orden de conducción y la medida cautelar personal de prohibición de abandonar el territorio de la República sin autorización judicial decretada contra HESELL VAN STRATEN, A.H.V.S. y V.M.G.V., dentro del proceso que se les sigue por delito contra la fe pública (falsificación de documentos) en perjuicio de M.V.R..

PARTE RESOLUTIVA:

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, P., administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA en todas sus partes la sentencia de Hábeas Corpus N° 22 de fecha 24 de agosto de 2018, emitida por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial.

N.,

CECILIO A. CEDALISE RIQUELME

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ -- LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- JERÓNIMO MEJÍA E. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN -- ANGELA RUSSO DE CEDEÑO -- ABEL AUGUSTO ZAMORANO -- JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS

YANIXSA Y. YUEN C. (Secretaria General)