Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 6 de Abril de 2001

Ponente:ELIGIO A. SALAS
Fecha de Resolución: 6 de Abril de 2001
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

LIVERPOOL AND LONDON PROTECTION AND INDEMNITY ASSOCIATION LIMITED APELA CONTRA LA RESOLUCIÓN Nº493 DEL 20 DE OCTUBRE DE 2000 DICTADA POR EL TRIBUNAL MARÍTIMO EN EL PROCESO ESPECIAL DE EJECUCIÓN DE CRÉDITO MARÍTIMO PRIVILEGIADO QUE LE SIGUE A M/N MILOS (EX MANDO)

 
CONTENIDO

VISTOS:

La firma forense MORGAN & MORGAN, en su calidad de apoderados judiciales de LIVERPOOL AND LONDON STEAMSHIP PROTECTION AND INDEMNITY ASSOCIATION LIMITED, ha interpuesto recurso de apelación contra el Auto No.496 de 20 de octubre de 2000 dictado por el Tribunal Marítimo de Panamá dentro del proceso especial de ejecución de crédito marítimo privilegiado que su representada ha instaurado contra la M/N MILOS (ex "MANDO").

Mediante la resolución apelada el Juez Marítimo resolvió lo siguiente:

"1. NO ADMITIR la presente demanda enderezada para la ejecución de un crédito marítimo privilegiado que LIVERPOOL AND LONDON PROTECTION AND INDEMNITY ASSOCIATION LIMITED,(sic.) contra la M/N "MILOS; con el secuestro consustancial.

  1. ORDENAR el archivo del presente cuaderno que contiene el libelo de demanda con solicitud de secuestro, y la devolución a la parte de las sumas que se aportaron para gastos.

..." (fs. 410).

En la demanda se solicita que la M/N "MILOS" sea condenada a pagar a los demandantes la suma de US$2,177,818.30 más intereses costas y gastos, debido a que el demandante tiene un crédito marítimo privilegiado por la totalidad de la deuda, en virtud de contrato de seguro de flota, contra cualquiera de las naves miembros de la flota, como es la nave MILOS. Los actores fundamentan su demanda en el artículo 17 de la Ley 8 de 30 de marzo de 1982, alegando que el Tribunal Marítimo de Panamá es competente para conocer de la causa por tratarse de una nave con bandera panameña y, como ley sustantiva aplicable invocan el numeral 9 del artículo 1507 del Código de Comercio. También expresan que, conforme al artículo 48 del contrato de seguro suscrito entre las partes, "la asociación, bajo la regla 47C, puede ejercer su derecho a un crédito marítimo privilegiado en cualquier jurisdicción y de acuerdo a la ley local de esa jurisdicción, y será interpretada bajo las leyes de Inglaterra" (fs.396).

Expresa el J.M. que, en su opinión, la ley de fondo aplicable a esta controversia no es la ley panameña sino la ley inglesa y que, esa legislación, esta clase de reclamaciones no están consagradas como créditos marítimos privilegiados ni dan lugar a una acción ejercitable in rem. En este sentido, entre otras consideraciones, señala lo siguiente:

"El Tribunal al examinar los hechos de la demanda conjuntamente con la prueba indiciaria o "prima facie" aportada, hemos podido observar, que la parte pretende hacer desembocar un acreencia marítima privilegiada sobre la nave, de acuerdo a la Ley Panameña, la que para los actores resulta la aplicable al caso. No obstante, encuentra este juzgador, que la principal prueba prima facie que debiera aportar la demandante, los "Club Rules" en forma completa, que forman parte fundamental del contrato de Seguro de P&I y FD&D; y el mismo no se aporta, ya que como es sabido, estos P&I, sobre todos los ingleses, en sus contratos de Seguros de este tipo, incorporan o designan a la Ley, Inglesa como la aplicable, con lo cual, sabe la parte actora, se desvirtuaría la existencia del derecho exigido, ya que la prueba que se presenta, no es idónea, para otorgarle un crédito marítimo privilegiado a la demandante de acuerdo a la Ley Panameña.

Lo anterior, en criterio de este juzgador, acarrea una carencia de prueba "prima facie" en los términos del artículo 166, párrafo 4, de nuestra Ley Procesal Marítima, sobre la legitimidad del derecho reclamado; sobre todo que por notoriedad judicial (como mencionamos, el presente reclamo ya se había intentado presentar) e investigaciones realizadas por el suscrito, sobre otros diversos casos que han vinculado a los demandantes, bien como actores o como demandados, los contratos que ellos celebran se rigen por la Ley Inglesa, y no sería aplicable la Panameña, como pretende hacer ver el actor. Por lo anteriormente expuesto, no está convencido el Tribunal de que exista una "prueba prima facie" de la existencia del derecho exigido ante la Ley Panameña.

Conocido es, que de acuerdo a la Ley Inglesa, que las reclamaciones por cargos como los que aquí se pretenden ejercitar por vía de una acción "in rem", no otorgan un privilegio marítimo o statutory right "in rem" a quienes los ostenten." (fs. 398 a 399)

Por su parte, la demandante presentó recurso de apelación, que corre de fojas 412 a 419, expresando una serie de argumentaciones en contra de la decisión del Tribunal Marítimo y solicita a esta Sala que revoque el Auto impugnado.

Esta S. ha podido apreciar que la decisión del juzgador se fundamenta en la carencia de prueba prima facie sobre la legitimidad del derecho reclamado, ya que, a su juicio, la prueba principal que debió aportar la actora serían los "Club Rules" en forma completa, parte fundamental del contrato de seguro de P&I, y estima que, por notoriedad judicial respecto a otros casos, tiene conocimiento que "los contratos que ellos celebran se rigen por la Ley Inglesa", de manera que no sería aplicable la panameña.

En primer término, como ha señalado la Sala en casos anteriores, tratándose de un asunto sumamente complejo y controvertido como el relativo a cuál es la Ley sustantiva aplicable, si la inglesa o la panameña, el mismo no es posible dirimirlo en esta fase del proceso, cuando ni siquiera se ha trabado la litis, por no contar el juzgador con los elementos esclarecedores del punto en esta etapa procesal. Es obvio que el juez entró a examinar prematuramente una situación que debe dilucidarse cuando se cuente con mayor información sobre el fondo de la controversia.

En otro orden de ideas, como ha sostenido esta Corporación en su jurisprudencia, la prueba prima facie es una evidencia de carácter indiciario, que admite prueba en contrario. Si la misma no es negada o contradicha puede considerarse evidencia suficiente para establecer un hecho determinado o los hechos que constituyen la pretensión. En esta oportunidad se hace necesario que se entable el contradictorio, a fin de que el juzgador pueda estar en una mejor posición para desentrañar el derecho invocado.

A juicio de la Sala, el hecho de que la parte actora no haya presentado con la demanda copia del libro entero de las denominadas "Club Rules" no implica que exista una carencia de prueba prima facie que demuestre la legitimidad del derecho que reclama, como afirma el Tribunal Marítimo. Según se ha podido apreciar, con la demanda se aportaron las partes pertinentes de dicho documento como son, entre otras, las reglas 47 (C) y 48, en las que se fundamenta la pretensión de la demandante de ejecutar un crédito marítimo privilegiado, por primas de seguro pendientes de pago. También se presentaron, entre otras, las siguientes pruebas: la lista de motonaves miembros de la póliza de flota, copia de la opinión legal de R.W. (socio de la firma INCE & CO.). En esas condiciones, no está justificada la decisión de rechazar y no admitir la demanda presentada.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, REVOCA el Auto de 20 de octubre de 2000, dictado por el Tribunal Marítimo de Panamá y le ORDENA ADMITIR la demanda interpuesta por LIVERPOOL AND LONDON PROTECTION AND INDEMNITY ASSOCIATION LIMITED contra la M/N MILOS y continuar con la tramitación ordenada por la ley marítima.

N., D. y C..

(fdo.) E.A.S.

(fdo.) J.A.T.

(fdo.) R.A.F.Z.

(fdo.) SONIA F. DE CASTROVERDE

Secretaria de la Sala Civil