Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 17 de Febrero de 2006

PonenteJosé A. Troyano
Fecha de Resolución17 de Febrero de 2006
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

La licenciada O.G. de B., en representación del RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A. y el licenciado V.V., apoderado judicial del señor J.S.J.M., han interpuesto ante la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, sendos recursos de apelación contra la resolución dictada el 22 de noviembre de 2004 por la Dirección General del Registro Público de Panamá, relacionada con los asientos del Diario 131991 del tomo 2003 y 79818 del tomo 2004.

La resolución de 22 de noviembre de 2004, que reposa en la foja 15 del expediente, es del tenor siguiente:

"REGISTRO PUBLICO: Panamá, veintidós (22) de noviembre de dos mil cuatro (2004).

Asiento: 131991 del Tomo 2003 del Diario.

Asiento: 79818 del Tomo 2004 del Diario.

Los presentes documentos se califican como defectuosos por lo siguiente:

  1. Según constancias registrales el nombre correcto de la sociedad es R.M.C., S.A. y no como se cita;

  2. Según constancias registrales la Junta Directiva vigente es la siguiente:

Director-Presidente: Carlos Alberto Sánchez

Directora-Tesorera: Yolanda Esther Chang Chen

Director-Secretario: E.A.

Por lo que no concuerdan las personas que están actuando como P. y S. de la reunión.

En la parte resolutiva del acta se manifiesta que se adiciona un nuevo cargo a la Junta Directiva, cargo este que se trata del Vicepresidente; pero es el caso que este cargo ya ha sido creado en el Pacto Social y lo que no ha sido es llenada la vacante de Vicepresidente por lo que deben aclararlo.

Por los motivos expuestos se suspende su inscripción.

Fundamento Legal: Artículo 1795 del Código Civil, Artículo 15 del Decreto Ejecutivo No. 106 de 30 de agosto de 1999; Ley 32 de Sociedades Anónimas.

Notifíquese

(fdo.) Lcdo. ALVARO VISUETTI

Director General del Registro Público de Panamá

(fdo.) H. de González

Secretaria de Asesoría Legal/rav"

Al revisar las constancias procesales, se advierte que la presente controversia se inició cuando la señora Y.C. presentó escrito el 14 de marzo de 2005, ante la Dirección General del Registro Público de Panamá, en el que solicita "la cancelación por edicto de los asientos 131991 del tomo 2003 y 79818 del 2004 en vista de que los defectos anotados no han sido subsanados".

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 42 del Decreto Ejecutivo 62 de 10 de junio de 1980, modificado por el artículo 58 de la Ley 106 de 1999, el Registro Público de Panamá fijó el día 18 de marzo de 2005, el edicto de notificación del auto de 22 de noviembre de 2004, por el término de cinco días hábiles. (f. 20)

Antes de que venciera el término, se notificaron personalmente del citado auto los señores F.J.M.T. y J.R.S.J.M. e interpusieron recurso de apelación en el mismo acto, lo que figura en los sellos de notificación en el reverso del edicto en la foja 20 del expediente.

Los recursos de apelación interpuestos fueron sustentados por intermedio de apoderados judiciales, la licenciada O.G. de B., en representación del RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A., y el licenciado V.V., en representación del señor J.S.J.M.; por lo que el D. General del Registro Público, considerando que el anuncio y formalización de los recursos se habían realizado en tiempo oportuno, así como que los poderes cumplían con los requisitos legales, admitió los poderes especiales otorgados, le dio traslado a la señora Y.C. y le concedió el término de cinco días para formalizar su réplica; tal como consta en la resolución de 31 de mayo de 2005, consultable en la foja 30 del expediente.

Sobre el particular, la señora Y.E.C.C. en su propio nombre y en calidad de presidenta de la FUNDACIÓN NUEVE, única accionista del RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A., presentó por medio de su apoderada judicial sustituta, licenciada M.E.M., un escrito de oposición al recurso de apelación promovido por el señor J.S.J.M.. (f. 32)

Una vez cumplidos los anteriores trámites, el Director General del Registro Público, mediante resolución de 7 de septiembre de 2005 (f.114), resuelve admitir nuevamente los poderes especiales otorgados por los apelantes, así como el poder otorgado por la señora Y.C. a los licenciados J.O. y M.E.M.; como también conceder el recurso de apelación impetrado contra el auto registral de 22 de noviembre de 2004 y remitir el expediente a esta Corporación de Justicia, a fin resolver la alzada.

Ingresado el negocio en la Sala Civil, previo reparto de rigor y cuando se encontraba pendiente el saneamiento, la licenciada O.G. de B., actuando en su calidad de apoderada del RESTAURANTE MADAME CHANG, S. A, presentó el 20 de octubre de 2005 un escrito que consta en foja 120 del expediente, en el que solicita que esta Superioridad se pronuncie sobre el saneamiento del proceso en la apelación.

Igualmente, se advierte que en el informe secretarial de la misma fecha (f. 121), la Secretaria Judicial de esta Sala de lo Civil, le comunicó al Magistrado Sustanciador que el escrito presentado por la licenciada O.G. de B. fue recibido por insistencia, de acuerdo con el artículo 481 del Código Judicial.

La petición de saneamiento consiste en que la impugnadora considera que en el presente proceso se ha incurrido en una causal de nulidad al omitirse la notificación de la resolución de 7 de septiembre de 2005 del Director General del Registro Público (f.114), al licenciado V.V., apoderado judicial del señor J.S.J.M..

Ahora bien, aunque la solicitud de saneamiento resulta improcedente, esta Sala considera que es necesario de todas formas, antes de entrar a conocer los recursos, examinar si se han cumplido en este caso los trámites y formalidades propios de la impugnación de las decisiones del Registrador, de acuerdo con la potestad saneadora del artículo 1151 del Código Judicial.

Al respecto, se advierte en autos que existen ciertas irregularidades que se refieren a la omisión de formalidades que se deben cumplir en cuanto a la acreditación de la legitimidad de la personería de los apelantes, a fin de conceder este medio impugnativo, como también sobre la capacidad procesal de la oponente al recurso.

En este sentido, se observa que la licenciada O.G. de B., apoderada judicial del RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A., no ha acreditado que su poderdante ostenta la representación legal de esta compañía, ya que consta en autos la existencia de la persona jurídica mas no así su representación legal.

Como se puede apreciar en el expediente, el señor F.M.T.K., en su calidad de "apoderado general inscrito de la sociedad RESTAURANTE MADAME CHANG, S. A.", mediante apoderada judicial, presentó el recurso de apelación contra la resolución de 22 de noviembre de 2004, que está en la foja 23 del expediente.

Empero, no existe constancia en el expediente de que el señor F.M.T.K. sea en efecto apoderado general de la sociedad recurrente, ya que con el poder a la abogada no se presentó documento alguno que acredite su personería, por lo que carece de legitimidad para actuar contra la mencionada resolución del Registrador en representación del apelante.

Al efecto, el artículo 56 del Decreto Ejecutivo 9 de 1920, modificado por el artículo 21 Decreto Ejecutivo 106 de 1999, así como el artículo 22 de este último decreto, establecen lo siguiente:

"ARTÍCULO 21. Si el interesado/a (sic) no se conformare con el auto que dicte el Registrador en uso de sus facultades expresando los defectos del documento, podrá solicitar al Director/a (sic) General por escrito en papel debidamente habilitado, exponiendo los motivos en que se apoye, la revocación de la orden de suspensión o bien la denegación de la inscripción. En caso de apelación se remitirá el documento a la Corte Suprema de Justicia para que decida en definitiva".

ARTÍCULO 22. El recurso de reconsideración o de apelación podrá ser interpuesto por la persona a cuyo favor se hubiera practicado la inscripción, por las personas que aparezcan como partes en los documentos o quien tenga interés conocido en asegurar los efectos de ésta y por quien ostente o acredite en forma auténtica la representación legal o voluntaria de unos u otros para tal objeto." (El resaltado es de la Sala)

De acuerdo con lo dispuesto en las normas transcritas, para interponer en nombre de una persona jurídica, recurso de apelación contra las resoluciones del Registro Público que suspendan la inscripción de documentos, se requiere acreditar la representación legal o voluntaria para este efecto, requisito que no se cumple en esta ocasión.

Esta Corporación de Justicia ha tenido la oportunidad de pronunciarse al respecto en un fallo de 9 de junio de 2003, en el que declaró:

"Para la Sala, es importante destacar que la interpretación de este artículo y el artículo 21, que recoge el mismo principio, ha de ser interpretado de manera consistente con las reglas legales que gobiernan la representación legal o voluntaria y la postulación en juicio, contenidas en los artículos 619 y 620 del Código Judicial y los artículos 1º y 4º de la Ley 9 de 1984, citadas y reproducidas más adelante, es decir, que tales controversias entre el Registrador y el presentante de un documento a inscripción, requieren que la parte agraviada ostente y acredite la representación legal o voluntaria para actuar por cuenta y a nombre de otro, como reza el artículo 22 del Decreto Ejecutivo 106 de 1999". (El resaltado es de la Sala)

De lo anterior se colige que en el presente caso, el Director General del Registro Público de Panamá no debió conceder el recurso de apelación ni bastantear el poder conferido a la abogada, toda vez que el recurrente no ha acreditado su capacidad procesal, al no haber comparecido al proceso por intermedio de una persona natural que tenga su representación, ya que no se ha documentado que el señor F.M.T.K. esté investido de la representación legal o voluntaria para ejercer la acción judicial en nombre del RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A., a fin de que sea válido el poder conferido por él a la licenciada O.G. de B..

Situación similar ocurre con la legitimación de la personería del señor J.S.J.M., quien actuando en su condición de "dueño del documento entrado bajo el asiento 131991/ 2003" que contiene la escritura pública 17,658 de 5 de noviembre de 2003 de la Notaría Décima del Circuito de Panamá, presentó también formal recurso de apelación contra el auto de 22 de noviembre de 2004, expedido por el Director General de Registro Público, que suspendió la inscripción de ese documento.

Al respecto, la Sala en forma reiterada y uniforme ha mantenido el criterio de que la calidad de dueño del documento que se adquiere por haber sido el presentador de una escritura pública al Diario del Registro Público, solo faculta a la persona para eso, es decir, para presentar y retirar el documento, pero no la legitima para impugnar la suspensión o cancelación de su inscripción, como en efecto lo hizo el señor J.S.J.M., en el presente recurso de apelación.

Así, en el citado fallo de 9 de junio de 2003, reiterado mediante sentencias de 28 de julio de 2003 y 19 de julio de 2004, esta Corporación manifestó:

"En todo documento que se presente a la Sección de Diario del Registro Público, se le colocará el sello de entrada con indicación, entre diferentes datos, el del nombre de la persona que lo presenta y su número de identificación personal, y a éste (el presentante del documento) se le extenderá un recibo en el que se expresará su nombre y número de identificación personal, fecha, hora, el número y tomo de identificación del Diario en que se haya extendido el asiento de presentación, sección a que corresponde el documento, nombre del funcionario que extiende el asiento, conforme lo establece el artículo 10 en concordancia con el 9 del Decreto Ley N.º 106, de 30 de agosto de 1999.

Dicho Decreto Ley N.º 106 de 1999, en su artículo 12, establece que un documento, después de presentado a la Sección de Diario del Registro Público, puede ser susceptible de retirarse sin inscribir, pero el J. del mismo o el funcionario designado anotará su salida a través del computador e inmediatamente se le colocará un sello al documento que debe contener la fecha de retiro, el nombre de quien retira el documento y la firma del funcionario, tal como se observa a fojas 3 (vuelta) y 4 del presente expediente, la cual corresponde a la Escritura Pública 13631, que ha sido suspendida su inscripción por la Directora General del Registro Público, en ejercicio de sus facultades legales.

En este sentido, la parte final de la mencionada norma dispone que: 'El dueño del documento podrá retirarlo sin inscribir. Se entenderá como dueño el presentante del documento o la parte interesada en su inscripción'.

...

Lo anterior es así, tal como se expuso en líneas anteriores, toda vez que el presentante del documento o la parte interesada en su inscripción se entenderá como dueño del documento, conforme lo establece el mencionado articulo 12 ibídem, por lo que en este sentido, la Sala estima que el licenciado BARRANCOS, en su condición de presentante del documento, está legitimado para presentar la inscripción el (sic) documento, pero no así para impugnar su suspensión o cancelación, es decir, el Auto de fecha 4 de junio de 2002, como en efecto lo hace el presente recurso de apelación en estudio.

Respecto a este tema, el artículo 22 del Decreto Ejecutivo N.º 106 de 1999, establece quiénes están legitimados para interponer los medios de impugnación, ya sea recurso de reconsideración o recurso de apelación, contra Autos que dicte el Registrador, en la cual suspenda o niegue la inscripción de documentos que contengan actos o contratos que crezcan de alguna de las formalidades extrínsecas que las leyes exige, o de algunos de los requisitos que debe contener el asiento. Dicho artículo reza así:

'Artículo 22: El recurso de reconsideración o de apelación podrá ser interpuesto por la persona a cuyo favor se hubiera practicado la inscripción, por las personas que aparezcan como partes en los documentos o quien tenga interés conocido en asegurar los efectos de ésta y por quien ostente o acredite en forma auténtica la representación legal o voluntaria de unos u otros para tal objeto'.

...

De la disposición legal transcrita se desprende con claridad que el señor B.B.D., presentante del documento, tiene legitimación para presentar a inscripción la Escritura Pública 13,631 de la Notaría Tercera de Circuito de Panamá, pero no para recurrir contra la suspensión o cancelación de la inscripción, cuando en efecto anuncia recurso de reconsideración con apelación en subsidio contra el Auto de fecha 4 de junio de 2002, por lo que estima la Sala que el mismo se encuentra legitimado para notificarse, pero, no así, para presentar impugnación contra la medida adoptada por el mencionado Auto dictado por el Registrador." (El resaltado es de la Sala)

Del extracto del fallo citado se desprende que el dueño del documento únicamente está facultado para presentarlo al Diario del Registro Público para su inscripción y retirarlo sin inscribir. Ello es así, porque la ley presume "dueño" del documento a la persona que lo presenta al Registro, o la parte interesada en su inscripción.

Sin embargo, esta presunción legal no significa que el presentante del documento esté facultado para interponer el recurso de reconsideración o apelación contra la resolución del R. que suspende su inscripción, si no reúne a la vez la cualidad de haber intervenido como parte en el documento, tener interés en su inscripción o ostentar la representación legal o voluntaria del interesado.

En consecuencia, en el presente caso, es el R.M.C.S.A., a través de la persona que ostenta su representación legal o voluntaria y por intermedio de apoderado judicial, que está legitimado para impugnar la resolución de suspensión de la inscripción del documento de marras, sin menoscabo de las demás personas que acrediten tener un interés conocido en asegurar su inscripción, conforme al artículo 22 del Decreto Ejecutivo 106 de 1999.

En vista de esa falta de legitimación, el Director General del Registro Público no debió conceder el recurso de apelación impetrado por el señor J.S.J.M., en su condición de "dueño del documento entrado bajo el asiento 131991/ 2003" ni tampoco admitir el poder otorgado al licenciado V.V., toda vez que lo que procedía era rechazar de plano la apelación presentada, por falta de capacidad para ser parte en el proceso que nos ocupa.

Aparte de lo expuesto, debemos referirnos al poder otorgado al licenciado J.F.O.N., como principal y como sustituta, a la licenciada M.E.M., por la opositora al recurso, señora Y.E.C.C., quien actúa en su propio nombre y en su condición de presidenta de la FUNDACIÓN NUEVE, ya que tampoco se encuentra documentado en el proceso la existencia de esta entidad ni su representación legal, por lo que la opositora al recurso no ha acreditado su capacidad para representar a esta persona jurídica en el proceso.

Por otro lado, y relacionado con la solicitud de saneamiento hecha por la parte recurrente, advierte la Sala que el Director General del Registro Público omitió una formalidad en el proceso, al no notificar a todas las partes el contenido de la resolución de 7 de septiembre de 2005 (f.114), que concedió el recurso de apelación impetrado contra el auto registral de 22 de noviembre de 2004; como tampoco cumplió con lo normado en el artículo 1007 del Código Judicial en cuanto a que la notificación se hará a los apoderados constituidos por las partes en el proceso, puesto que fue notificada la señora Y.C., en vez de su apoderado.

El artículo 1137 del Código Judicial preceptúa que interpuesto en tiempo un recurso de apelación, el a quo debe resolver sobre la concesión del recurso y señalar el efecto en que la concede. La resolución respectiva debe ser notificada por medio de edicto a las partes, que tienen derecho a interponer recurso de hecho, en caso de que se les niegue el recurso de apelación o se les conceda en un efecto distinto al que proceda.

En adición a lo anterior, considera la Sala que la omisión más grave en el presente proceso, aparte de la falta de legitimación de la personería de las partes, estriba en que no existe constancia en el expediente de la fecha y hora de desfijación del edicto de notificación del auto de 22 de noviembre de 2004 (f. 20), que suspendió la inscripción de los asientos 131991 del tomo 2003 y 79818 del tomo 2004, el cual fue fijado el 18 de marzo de 2005 por el término de cinco días hábiles, y debió haber sido desfijado a pesar de haberse notificado personalmente, conforme a lo dispuesto en los artículos 1001 y 1004 del Código Judicial, en concordancia con el artículo 42 del Decreto Ejecutivo 62 de 1980, modificado por el artículo 58 Decreto Ejecutivo 106 de 1999.

Consecuentemente, dado que no se han cumplido las formalidades propias de la notificación de las resoluciones del Registrador que califican defectuoso un documento y para evitar que se produzca indefensión de la parte interesada en la inscripción, al privarla del ejercicio del recurso de apelación contra el auto registral que suspendió el registro del acta de la reunión de la Junta General de Accionistas de la sociedad RESTAURANTE MADAME CHANG, S.A., esta Corporación Judicial considera necesario, con base en la facultad saneadora del artículo 1151 del Código Judicial, declarar la nulidad de lo actuado a partir de la foja 20 del expediente, que contiene el edicto de notificación de la resolución que suspende la inscripción, y devolver el expediente a la Institución Registral para que subsane las omisiones indicadas, decida sobre la concesión del recurso de apelación y lo devuelva a esta Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia para su decisión de fondo.

Por las razones expuestas, la CORTE SUPREMA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA LA NULIDAD DE LO ACTUADO a partir de la foja 20 del expediente, que contiene el edicto de notificación del auto de 22 de noviembre de 2004 emitido por el Director General del Registro Público de Panamá, que suspendió la inscripción de la escritura pública 17,658 de 5 de noviembre de 2003, corregida y adicionada por la escritura pública 11,247 de 24 de junio de 2004, ambas de la Notaría Décima del Circuito de Panamá,y ORDENA que se devuelva la actuación a la Dirección General del Registro Público de Panamá, a fin de que rehagan la notificación edictal contenida en la referida foja 20, como también los subsiguientes trámites en el proceso.

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.

JOSÉ A. TROYANO

ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ.-HARLEY J. MITCHELL D.

SONIA F. DE CASTROVERDE.- Secretaria

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR