Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 5 de Septiembre de 2003

PonenteWinston Spadafora Franco
Fecha de Resolución 5 de Septiembre de 2003
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El licenciado L.C.M., actuando en representación de J.J.V.C., ha promovido recurso de apelación dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue la Superintendencia de Bancos (a favor de Banco Disa, S., en liquidación forzosa administrativa).

  1. FUNDAMENTO DEL RECURSO

    Al sustentar la alzada interpuesta contra el Auto Nº 48 de 18 de septiembre de 2002, la parte actora alega inexistencia de la obligación que se le exige en concepto de préstamo adeudado, bajo el argumento de que hace más de un año el señor V.C. canceló toda obligación comercial con Banco Disa, S. (fs. 1-2).

  2. OPOSICIÓN AL RECURSO

    La Jueza Ejecutora de la Superintendencia de Bancos se opuso a la apelación presentada, manifestando que las alegaciones del apelante no son propias de este tipo de recurso, pues el pago de una obligación debe alegarse y probarse a través de la interposición de una excepción.

    No obstante lo expresado, sostuvo que el pagaré a requerimiento fechado 12 de mayo de 1998 por la suma de doscientos mil balboas con 00/100 (B/.200,000.00) firmado por el señor J.J.V.C., y que contiene la respectiva certificación del Notario Público respecto a la autenticidad de la firma del prenombrado, constituye el título ejecutivo que fundamenta el Auto Nº 48 de 18 de septiembre de 2002.

    Agrega, que la certificación suscrita por los liquidadores del Banco Disa, S. en liquidación forzosa, debidamente revisada por una Contadora Pública Autorizada, demuestra que al 31 de agosto de 2002, el señor J.J.V.C. mantiene con Banco Disa, S., una deuda por veintiún mil seiscientos veinte balboas con 89/100 (B/. 21,620.89) en concepto del préstamo Nº 6600001491.

    Finalmente, afirmó que hubo por parte de los liquidadores de Banco Disa, S., una reclamación extrajudicial a fin de cobrar la suma adeudada por el señor V.C., sin embargo, en caso de considerarse lo contrario, esto no es óbice para que se niegue la existencia de la obligación que emana del pagaré fechado 12 de mayo de 1998 (fs. 3-5).

  3. OPINIÓN DE LA PROCURADORA DE LA ADMINISTRACIÓN

    La señora Procuradora de la Administración, mediante V.F. Nº 080 de 31 de enero de 2003 expresó, que el pagaré de 12 de mayo de 1998 otorgado por el monto de B/.200,000.00 constituye plena prueba de la obligación existente entre J.J.V.C. y Banco Disa, S., la cual es clara y exigible y, por ende, demandable ejecutivamente a tenor de lo dispuesto en el artículo 1612 del Código Judicial.

    Agrega, que la Certificación de Saldo expedida por los liquidadores de Banco Disa, S., también comprueba la existencia de dicha obligación, en virtud de lo preceptuado en numeral 15 del artículo 1613 ibídem.

    En consecuencia, estima que la afirmación que hace el apelante en cuanto a que hace más de un año cesó toda relación comercial con Banco Disa, S., carece de fundamento en la medida que no ha podido demostrar tal hecho fehacientemente (fs. 8-14).

  4. CONSIDERACIONES DE LA SALA

    En primer lugar, observa la Sala que mediante Resolución S.B. No. 03-2002 de 15 de enero de 2002, la Superintendente de Bancos resolvió ordenar la liquidación forzosa administrativa de Banco Disa, S., sociedad anónima con licencia general expedida por la Comisión Bancaria Nacional, mediante Resolución Nº 29-85 de 23 de octubre de 1985 (fs. 4-6).

    En consecuencia, nombró como liquidadores bancarios del Banco Disa, S. a los señores O.B., G.P. y E.P. con miras a que orientaran la marcha del proceso de Liquidación Forzosa de conformidad con lo preceptuado por el Decreto Ley 9 de 1998, por medio del cual se reforma el Régimen Bancario y se crea la Superintendencia de Bancos (Ver artículo 115).

    Así las cosas, los señores O.B. y E.P., quienes a través de un informe preliminar deben identificar los créditos del Banco bajo liquidación (Ver artículo 121 del Decreto Ley 9 de 1998), así como también gestionar la enajenación y liquidación de todos los bienes, derechos y demás activos de Banco Disa, S.A (Ver artículo 129 ibídem), pusieron en conocimiento de la Juez Ejecutora de la Superintendencia de Bancos, del crédito que mantiene el Banco Disa, S. contra J.J.V.C., y, a su vez le solicitaron que procediera al cobro de la obligación a través de la jurisdicción coactiva (fs. 1 del juicio coactivo).

    Esta petición de los liquidadores, fue acogida por dicha Juez a través del Auto Nº 48 de 18 de septiembre de 2002 mediante el cual libró mandamiento de pago contra el señor J.J.V.C. hasta la concurrencia de veintiún mil seiscientos veinte balboas con 89/100 (B/.21,620.89) en concepto de capital, más la suma de ciento cincuenta balboas con 00/100 (B/150.00) por los gastos más los intereses que se causen hasta la terminación del proceso. Advertimos, que el Auto que hoy se impugna, se fundamentó en los documentos que pasamos a estudiar:

    A foja 2 del proceso ejecutivo, consta el pagaré fechado 12 de mayo de 1998, cuyo párrafo primero preceptúa literalmente lo siguiente: "Conste que J.J.V.C. (en adelante EL (LOS) DEUDOR (ES)) debe (mos) a BANCO DISA, S. (en adelante EL BANCO) la suma de $ 200,000.00 (DOSCIENTOS MIL CON 00/100) Dólares, Moneda Legal de los Estados Unidos de América, que he (mos) recibido en dinero en efectivo y que pagaré (mos) a EL BANCO o a su orden, más intereses a la tasa de 9.5 % anual a partir de la fecha de este pagaré. Queda entendido que, para los efectos del Acuerdo Nº 1-93 de la Comisión Bancaria Nacional, al momento de la firma de esta pagaré, la Tasa de Interés Efectiva que resulta de este pagaré es de 9.5% anual".

    Cabe destacar, que al final de dicho documento está legible el sello del Notario Primero del Circuito de Panamá, en el que certifica que las firmas que ahí aparecen, es decir, la del señor J.J.V.C., ha sido reconocida por el firmante como suya y, por consiguiente es auténtica.

    Aunado a lo anterior, consta a foja 3 del juicio ejecutivo, que en virtud del proceso de liquidación forzosa, que se está llevando a cabo en Banco DISA, S., los liquidadores de esa entidad bancaria certificaron que de conformidad con los libros de contabilidad de Banco Disa, S., "J.J.V.C. mantiene al 31 de agosto de 2002, por razón del préstamo Nº 6600001491, una deuda por la suma de (US21,620.89)", la cual se desglosa de la siguiente manera:

    Préstamo Nº Capital Intereses Total

    660000491 $17,537.02 $4,083.87 $21,620.89

    En relación a esta certificación de los liquidadores, también se advierte que a través de un Contador Público Autorizado se certificó que el saldo que aparece en el cuadro arriba detallado se encuentra conforme con los libros de contabilidad del Banco Disa, S., por lo que el mismo es correcto.

    Observa esta Superioridad, que la controversia planteada gira en torno a la existencia o no de una obligación crediticia entre el señor V.C. y Banco Disa, S., que fundamente el Auto Nº 48 de 28 de septiembre de 2002, mediante el cual la Juez Ejecutora de la Superintendencia de Bancos, libra mandamiento de pago en contra del prenombrado por la suma de veintiún mil seiscientos veinte balboas con 89/100 (B/.21,620.89) en concepto de capital y ciento cincuenta balboas con 00/100 (B/.150.00) en concepto de gastos, más los intereses que se generen hasta la total cancelación de la deuda.

    Ahora bien, a juicio de la Sala, yerra el apelante al afirmar que no existe obligación alguna entre las partes mencionadas. Veamos por qué.

    El pagaré a requerimiento que vencía a su presentación, suscrito entre el señor J.J.V.C., y Banco Disa, S., por la suma de B/.200,000.00, el día 12 de mayo de 1998, así como la certificación de saldo Nº 02(200-01-MS)168, emitida por los liquidadores bancarios, constituyen títulos ejecutivos según lo preceptuado en el artículo 1613 del Código Judicial, cuyo texto dice así:

    "Artículo 1613. Son títulos ejecutivos:

    ...

    11. Los documentos negociables contra los giradores, otorgantes, aceptantes, endosantes, avalistas y demás partes que intervengan en los mismos;

    ...

    15. Las certificaciones expedidas por los Bancos, Cajas de Ahorros y Asociaciones de Ahorros y Préstamos, debidamente autorizados para explotar sus actividades económicas de conformidad con la Ley, en las que dichas entidades hagan constar los saldos acreedores que arrojen sus libros de contabilidad contra el demandado, siempre que tales certificaciones sean revisadas por Contador Público Autorizado".

    En consecuencia, resulta claro para este Tribunal que en el presente proceso existen documentos auténticos que ostentan la calidad de títulos ejecutivos y, que revelan la existencia e incumplimiento de una obligación clara y líquida por parte del señor J.J.V.C. en perjuicio de Banco Disa, S., exigible por la Superintendencia de Bancos a través de un juicio por cobro coactivo.

    Por consiguiente, la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA el Auto Nº 48 de 18 de septiembre de 2002, dictado por la Juez Ejecutora de la Superintendencia de Bancos dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que sigue la Superintendencia de Bancos a favor de Banco Disa, S., en liquidación forzosa administrativa y contra J.J.V.C..

    NOTIFÍQUESE,

    WINSTON SPADAFORA FRANCO

    ADÁN ARNULFO ARJONA L. -- JOSE A. TROYANO

    ANAIS B. DE GERNADO (Secretaria Encargada)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR