Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 29 de Marzo de 1996

Ponente:JOSÉ MANUEL FAÚNDES
Fecha de Resolución:29 de Marzo de 1996
Emisor:Segunda de lo Penal
RESUMEN

SUMARIO SEGUIDO A CARLOS WITTGREEN SINDICADO POR EL DELITO DE HOMICIDIO EN PERJUICIO DE FÉLIX AUGUSTO VÁSQUEZ

 

VISTOS:

En grado de apelación, ingresó a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el Auto de 23 de septiembre de 1992, proferido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, mediante el cual se abre causa criminal y se decreta la detención preventiva de C.A.W.A., en el proceso penal levantado con motivo de la muerte del señor F.A.V.M., y el incendio del yate C.I., hechos ocurridos el miércoles 17 amanecer jueves 18 de mayo de 1989, en el muelle del Club de Yates y Pesca de Balboa, ubicado en Amador.

Primeramente, cabe observar que en el caso sub-judice, luego del estudio de las constancias procesales que obran como pruebas en el sumario, se ha podido comprobar la existencia de dos hechos punibles distintos entre sí, que por tratarse de delitos conexos, según se desprende del artículo 2001, deben seguirse en un solo proceso (Art. 1973 del C.J.).

La Sala, para efectos didácticos, realizará la exposición de los antecedentes del caso, relatando en primer lugar, lo referente al delito genérico de incendio doloso, cometido en detrimento del yate C.I., propiedad de la Sociedad Balboa Boat Builders, Inc., para luego, entrar a detallar lo concerniente al delito genérico de homicidio doloso, cometido en perjuicio de F.A.V.M. (q. e. p. d.).

ANTECEDENTES

Mediante Oficio Nº 377 de 22 de mayo de 1989 (f. 43), la Personería Cuarta Municipal de Panamá, Área de Ancón, remitió las sumarias en averiguación de la muerte de F.A.V., a la Fiscalía Primera Superior del Primer Distrito Judicial.

Mediante Vista Nº 116 de 30 de noviembre de 1990 (fs. 386 a 394), la Fiscalía Primera Superior del Primer Distrito Judicial, finalizadas las investigaciones, remitió el presente sumario para su calificación legal y, a su vez, solicitó la apertura de causa criminal contra C.A.W.A., por el delito genérico de homicidio, en perjuicio de F.A.V., por presunto infractor de las disposiciones legales contenidas en el Título I, Capítulo I, Libro II del Código Penal.

De las declaraciones juradas rendidas por el capitán del yate CASIMIRO II y concuñado del occiso F.A.V., R.F.H.S. (fs. 8 a 10; -ampliación- fs. 67 a 72); por el marino, O.R.P. (fs. 153-154); por el mecánico, R.D.G.P. (fs. 195 a 197); por el R.L. y Presidente de la Sociedad Balboa Boat Builders, Inc. -propietaria del yate CASIMIRO II-, EDUARDO LEWIS NAVARRO (-ampliación- fs. 167 a 170); por el Vicepresidente de la Sociedad Balboa Boat Builders, Inc., G.E.L. NAVARRO (A) "BIBI" (fs. 217 a 220), se desprende que, el miércoles 17 de mayo de 1989, trabajaron en la nave C.I., el capitán del yate C.I., R.F.H.S.; el marino, O.R.P.; el mecánico, R.D.G.P., los ayudantes de este último; y G.E.L. NAVARRO (A) "BIBI", hasta las 6:00 p. m. aproximadamente, debido a que se estaban efectuando reparaciones al motor derecho de una máquina, ubicada en la parte de atrás del yate, en la que se filtraba diesel en el aceite, por no tener buena presión de aceite, lo que causaba desgastes en los casquillos. G.E.L. NAVARRO (A) "BIBI", fue al lugar a dejarle los anillos al mecánico, y a su vez, llevó la comida que mandó su hermano E.L.N. (A) "BIBI", para las personas que estaban trabajando en el yate.

El mecánico GONZÁLEZ, sacó la máquina, y los otros, lavaron las piezas. Hicieron la limpieza general de las piezas; lavaron las piezas con combustible del mismo barco -diesel-, agua y jabón, en la plataforma del Club de Yates para esos fines.

Luego de la limpieza, se cambiaron los casquillos por unos nuevos, y cambiaron también, los empaques y las partes afectadas de la máquina. Finalmente, colocaron las piezas limpias. El motor reparado, estaba completamente armado, listo para montarlo en su base y darle arranque; pero como faltaba colocar otras piezas que habían sido desarmadas, terminarían las reparaciones al día siguiente, después de casi una semana de trabajos.

Dejaron el yate limpio, con un motor en perfectas condiciones, no realizaron trabajos en la plataforma del yate, y las llaves del combustible estaban cerradas (paso del combustible que viene del tanque hacia el motor). En tal sentido, el capitán HALL, declaró que, él personalmente las cerró y amarró la manguera hacia arriba por cualquier duda.

El hecho de que el yate C.I. fue visto en perfecto estado el día anterior a los hechos, es corroborado por las personas que se encontraban en el muelle el día 17 de mayo de 1989, tales como G.P.S. (fs. 347-348), empleado del yate LA GORDA.

El mecánico G., declaró que siempre se derramaba un poquito de diesel, pero que éste bajaba al nivel inferior del yate.

G.L.N., el mecánico, y los ayudantes de éste, abandonaron el yate como a las 6:00 p. m., al finalizar los trabajos del día 17 de mayo de 1989, y llamaron al panguero de turno, F.L.C. (A) "CHINO", quien los recogió y los llevó hasta el muelle.

En el lugar se quedaron, el capitán, R.H.; el marino, O.R.; y, el celador que cuidaba el yate de noche, F.A.V. (q. e. p. d.), quien llegó en la lancha que recogió a los demás. El capitán, el marino y el celador, transportaron el yate C.I., con un solo motor, hasta la boya y lo amarraron. El occiso F.A.V., se quedó solo en el yate; los otros dos, el capitán y el marino, luego de bañarse se fueron del Club de Yates, entre 6:30-6:45 p. m. y/o 7:00 p. m.

A la mañana siguiente -jueves 18 de mayo de 1989-, cuando fueron al muelle a trabajar, estas personas se enteraron de que el yate se había quemado y de que el celador había desaparecido.

Posteriormente, según las declaraciones de EDUARDO LEWIS NAVARRO (A) "CHICHO" (ampliación fs. 167 a 170); G.E.L. NAVARRO (A) "BIBI" (fs. 217 a 220); C.A.W.A. (declaración indagatoria fs. 269 a 272); y, T.V.J. (fs. 276 a 278), capitán del yate INSPIRATION, después fue transportado hacia el muelle en la lancha del Club de Yates, G.L.N., entre las 6:00 p. m. y/o 6:30 p. m., llegó al muelle, junto con su chofer G.G., el mecánico R.G. y los ayudantes de éste. En la escalera del muelle, L.N., se encontró a C.A.W.A. -quien frecuentaba el Club de Yates por ser propietario del yate INSPIRATION y otros yates-, con quien tuvo un intercambio de palabras, por razón de sus diferencias políticas, y quien lo retó a pelear en el área de los estacionamientos, cerca de la Oficina de Migración, ubicada en la entrada del muelle. Luego de unos minutos de pelea, golpes y puñetazos recíprocos, el capitán del yate INSPIRATION, T.V.J., los separó.

Según declararon WITTGREEN y VALDÉS, cuando salieron del Club de Yates, este último llevó a WITTGREEN a la reunión de cumpleaños de su amigo MARIO RIEGA, y entre 8:30 p. m. y/o 9:00 p. m. lo recogió y lo llevó a su casa. También, V. declaró que, regresó al muelle del Club de Yates de Balboa, y amarró el yate INSPIRATION a la boya; después buscó una moto en el Aeropuerto de Tocumen, y se la llevó al señor WITTGREEN hasta su residencia. Por último, se fue a su casa.

Y, L.N. declaró que, cuando salió Club de Y., se fue a casa de su tío S.L.G. a contarle lo sucedido; y, como a las 10:00 p. m., se fue a su casa.

L.N., declaró que, durante la confrontación física mencionada, percibió que WITTGREEN tenía aliento alcohólico. En tal sentido, WITTGREEN declaró que, esa tarde había asistido a un almuerzo a las 3:00 p. m., donde se tomaron una botella de vino entre tres personas.

Del informe secretarial de 29 de mayo de 1989 (f. 92), que se refiere a información suministrada por el licenciado M.F.A., G. General del Club de Yates de Balboa; y de los Informes a manuscrito, fechados 18 y 19 de mayo de 1989, dirigidos al licenciado AGUILAR antes citado, suscritos por el lanchero de turno, F.L.C. (A) "CHINO" (f. 93), y EVELIO ROBLEDO VALENCIA (A) "YEYO" (f. 94), respectivamente; y, de las declaraciones de las personas que estaban en el muelle del Club de Yates y Pesca de B., el día del incendio del yate CASIMIRO II: F.L.C. (A) "CHINO" (fs. 82 a 85), lanchero de turno; LISARES PRESTÁN (A) "CHORRILLO" (fs. 89 a 91), celador del yate LA GALLETA; A.M. (A) "CHESPIRITO" (fs. 100 a 102), celador del yate GÉNESIS; E.R.V. (A) "YEYO" (fs. 109 a 111); O.V. (fs. 112 a 114), I. de Migración; y M.S.V. (A) "TATÚ" (fs. 343 a 345), celador de la moto-nave MP-1, se desprende que, el incendio del yate CASIMIRO II, ocurrió entre las 2:30 a. m. y/o 3:30 a. m., del jueves 18 de mayo de 1989. Los que vieron el incendio, señalaron que el mismo fue alto, "tan fuerte que no se pudo rescatar nada", y "demasiado grande que no podían acercarse al yate por el calor". Los que estuvieron esa noche en el muelle, no escucharon ningún ruido ni vieron nada extraño, sin embargo, todos opinaron que el incendio no fue accidental. Fue una noche oscura, sin claridad alguna; y cuando ocurrió el incendio, la marea estaba bajando.

Al percatarse del incendio del yate C.I., el celador del yate MAR DELEVA, que era un Guardia de Seguridad de la Primera Agencia de Seguridad -con uniforme de camisa blanca y pantalón azul-, tocó la bocina o sirena de su yate para dar aviso del incendio; por su parte, ALFONSO MORENO (A) "CHESPIRITO", celador del yate GÉNESIS, ubicado aproximadamente a 100 pies del yate C.I., declaró que, sintió el sonido del fuego -el cual se extendió por toda la parte superior del yate-, y llamó al compañero del yate C.I., para que se tirara al agua, porque se imaginó que estaba durmiendo en la parte de abajo del yate, pero éste no respondió. Luego, llegó al lugar, el panguero de turno, F.L.C. (A) "CHINO", en la lancha del Club de Yates, junto con LISARES PRESTÁN (A) "CHORRILLO" y E.R.. M.S.V. (A) "TATÚ", celador de la moto-nave MP-1, alumbró los alrededores con los reflectores del yate bajo su cuidado, a fin de facilitar la búsqueda del celador del yate incendiado, pero a pesar de que varias personas estuvieron dando vueltas alrededor del yate incendiado con tal fin, no lo encontraron.

Durante la búsqueda alrededor del yate C.I., vieron el salvavidas -"dingue"-, prendido, por lo que lo apagaron y amarraron a una llanta.

O.V., de la Oficina de Migración, ubicada a la entrada del muelle, declaró que, vio que llegó a un Teniente de la Policía Militar, a quien le preguntó que si iba a bajar al muelle, y éste le dijo que no; posteriormente, declaró que, después del incendio llegó un Subteniente, en compañía de un Policía Militar de los gringos; y, luego, llegaron los bomberos, etc.

El yate C.I. estaba amarrado a la boya norte 26 (N-2-6); y anclados cerca de éste, estaban el MAR DELEVA, el GÉNESIS -boya norte 56 (N-5-6)-, el MARF II, y el IN THE MEAN TIME, según se desprende de diagrama de la ubicación de las boyas asignadas a los yates, del Club de Yates y Pesca de Balboa, copia autenticada, visible de fojas 86 a 88.

Según declaró una de las hijas del occiso, R.E.V. DE JAÉN (fs. 356-357), a las 4:00 a. m. aproximadamente, del jueves 18 de mayo, recibieron la llamada telefónica, en la que se les informó sobre el incendio del yate y la desaparición de su padre.

En tal sentido, la esposa del occiso, B.M.D.V. (fs. 78 a 80), declaró que al enterarse del incendio del yate CASIMIRO II y de la desaparición de su esposo, denunciaron el hecho en el DENI, y que después se enteraron de que habían encontrado el cadáver del mismo.

A las 6:00 a. m., del jueves 18 de mayo de 1989, los yernos del occiso, C.J., G.O.S. (fs. 16-17) y J.V., junto con los empleados del Club de Y., que se encontraban en el muelle, emprendieron la búsqueda del señor F.A.V..

Entre tanto, las hijas del occiso, E.E.V. DE ORREGO (fs. 359-360), H.V.D.C. (fs. 351-352), y A.V.D.V., al enterarse de la noticia, realizaron diligencias, a fin de solicitar ayuda en la búsqueda de su padre, ante distintas agencias de las antiguas Fuerzas de Defensa: El G-2; el DENI, de Ancón; la Compañía de los Cholos, en Balboa, sin recibir información alguna; y, finalmente, en la UESAT, según narró E.E.V. DE ORREGO (fs. 359-360), un oficial los apoyaría con los llamados "hombres ranas", pero mientras alistaban el equipo necesario, llegó un civil -que cree que era un G-2-, y luego de una conversación entre éste y el oficial de la UESAT mencionado, se le negó el apoyo prometido.

Los detalles del incendio y su consiguiente extinción, se desprenden de las declaraciones juradas de los bomberos de la Comisión del Canal de Panamá, T.L.F.S.M. CARTHY (fs. 138-140), S.A.R.C. (fs. 147-.148), y LLOYD TIMOTHY ALLEN STERLING (fs. 149-150); del Informe de Incendio de la División de Incendio de la Comisión del Canal de Panamá, fechado 25 de mayo de 1989, sobre el incendio del navío M/V CASIMIRO II (-inglés- fs. 141 a 146; -traducción- fs. 185 a 190); del Informe de 18 de mayo de 1989 (-copia autenticada- f. 77), suscrito por el C.O.L.C., Encargado de la Oficina de Seguridad (para la prevención de incendios), B., del Cuerpo de Bomberos de Panamá; de la Declaración-Ratificación de informe (fs. 176 a 179), de 23 de mayo de 1989, suscrito por el C.O.L.C.. Así, pues, en informe secretarial de 22 de mayo de 1989 (f. 22), se informa el hecho de que se recibió llamada en el Oficina de Seguridad del Cuartel de Bomberos de Balboa, pero los primeros que brindaron cooperación con motivo del mismo, fueron los del Departamento de Bomberos de Corozal.

Consta en autos, que el día 18 de mayo de 1989, aproximadamente a las 3:24 a. m. (alarma telefónica: 3:26 a. m.), recibieron una llamada en el Departamento de Bomberos de Corozal, perteneciente a la Comisión del Canal, procedente del Departamento de Seguridad de la Base Naval de R., en la cual informaron que había algo quemándose en el área del Club de Yates y Pesca de B..

Mientras tanto, los Bomberos de Corozal enviaron el carro bomba "BALBOA 2", para investigar, a las 3:26 a. m.

A las 3:29 a. m., dicho carro bomba regresó y confirmó al Cuartel de Corozal que había un yate prendido afuera del muelle, y que el mismo estaba totalmente cubierto por las llamas, entonces enviaron al lugar el carro bomba de Corozal, Compañía # 5, el cual solicitó una bomba portátil, para que fuera despachada en el muelle 19.

El T.L.F.S.M.C., se apersonó al lugar, junto con los bomberos a su cargo: El operador del camión, A.S.; y los otros bomberos, L.T.A.S. y S.A.R.C.. Informaron al Cuartel de Bomberos de Corozal, que el navío se había alejado de la orilla y que estaba aproximadamente a tres cuartos (3/4) de milla desde el borde de la ribera. Solicitaron los equipos necesarios a su estación y una lancha para transportarse hasta el lugar donde estaba el yate. Al llegar al lugar los bomberos del C.S.A.N., los bomberos de la Comisión del Canal de Panamá se encontraban en espera de la lancha solicitada. Igualmente les informados en el muelle de B. que el señor F.V., quien cuidaba el yate de seis de la tarde (6:00 p. m.) a seis de la mañana (6:00 a. m.), posiblemente estaba a bordo del yate.

Luego la lancha SKATE, de la Comisión del Canal, transportó al Teniente SHANNON, y a los bomberos, ALLEN y RODRÍGUEZ, al lugar donde estaba el yate incendiado; realizaron, entonces, una búsqueda de posibles víctimas, y alejaron el yate más próximo al incendio: IN THE MEAN TIME -como a 150 pies del yate involucrado-, para evitar que éste también fuera consumido por las llamas.

Llegó al lugar, el carro bomba del Cuartel de Bomberos de Corozal, de la Compañía BALBOA 2, con la lancha CLUB, la cual abordaron el capitán de puerto, el señor CASTLE; el S.V.B.; y, los bomberos, J.P., A.M. y HARMODIO BOSTIC, quienes llevaron consigo una bomba portátil.

Mientras tanto, el A.J.Q., llegó al Club de Yates de Balboa, solicitó personal de las Fuerzas de Defensa de Panamá, e inició la búsqueda desde el muelle del cuidador del yate C.I., y le notificó al personal a bordo de los yates, en el área.

Entonces llegó al lugar el remolcador "SMITUITSLAND" de la Comisión de Transporte Marítimo de Panamá, a fin de coordinar esfuerzos y extinguir las llamas que consumían a CASIMIRO II. De modo pues, que empezó a tirar agua y se logró apagar el fuego temporalmente. Los bomberos del carro bomba de la Compañía #5, se colocaron contra el viento y procedieron a aplicar un agente extinguidor químico de tipo seco (polvo químico).

Hubo una reignición del fuego, y los restos del yate comenzaron nuevamente a quemarse violentamente. En ese momento (a las 4:21 a. m.), llegó el remolcador "LÍDER" de la Comisión del Canal de Panamá, el Teniente SHANNON abordó para operar el sistema de extinción del fuego con espuma mecánica, dirigiendo ésta hacia. Aproximadamente a las 5:24 a. m., ocurrió una explosión.

Cuando finalmente pudieron controlar el fuego, pusieron dos bombas "BILGE" a los restos del yate para extraer el agua y evitar que se hundiera; también, aplicaron una línea de manguera de 1 1/2, para seguir enfriando y prevenir la reignición.

Extinguieron el fuego totalmente a las 5:54 a. m. C., entonces con los trabajadores del Club de Yates de B., para remolcar la lancha hasta la ribera, a fin de investigar. También, arrastraron hacia el muelle un bote pequeño parcialmente quemado en la parte posterior, perteneciente al yate C.I., que encontraron cerca del área. Todo lo que había a bordo del yate se derritió, debido al intenso calor; no quedó evidencia alguna.

Visibles a foja 65 del sumario, se encuentran vistas fotográficas en su estado natural del yate C.I., y del pequeño bote con motor fuera de borda que formaba parte del yate (f. 66).

Del informe de inspección de barcos de la Compañía ASSA, al yate C.I., a flote en el Club de Yates de Balboa, fechado 12 de septiembre de 1988, visible a foja 56 del sumario, se desprende que, las condiciones generales de dicho yate, eran satisfactorias; incluyendo tanto la estructura interna y externa como los motores y el equipo en general del yate C.I..

A fin de recoger evidencias probatorias de las causas que originaron el incendio producido en el yate C.I., ubicado en el Club de Yates de B..

El día 22 de mayo de 1989, se llevó a cabo diligencia de inspección ocular al yate C.I., de conformidad con lo establecido en el artículo 2098 del Código Judicial (fs. 30 a 31;-a manuscrito- fs. 24 a 29), con la asistencia de dos peritos, de la Oficina de Seguridad, del Cuerpo de Bomberos de Panamá, quienes, durante la diligencia, recogieron muestras del material quemado resultante (según consta en la vista fotográfica de f. 38), en el área de la superficie del casco del yate, donde el olor a gasolina era más penetrante, y se refirieron a lo que quedó del yate, en los términos siguientes:

"El yate estaba construido de fibra de vidrio, las secciones interiores de playwood marino, y aproximadamente se quemó en unos quince minutos, señalan los peritos que a pesar de tener varios días de estar en el agua todavía se siente un fuerte olor a gasolina, más que todo en el área en donde estaba el puente de arriba hacia abajo, adentro del casco del yate se observa equipo de refrigeración, equipo de aire acondicionado, parte del equipo de radio comunicación, los tanques del diesel en condiciones intactas, se observan también las dos máquinas de diesel una en posición original y la otra movida de su base por motivos de que el personal del yate estaban (sic) haciendo reparaciones en esta maquina (sic) ..." (f. 30).

De fojas 32 a 38 del expediente, constan fotografías tomadas durante la diligencia de inspección ocular practicada a los restos del yate C.I., anclado en las cercanías del Club de Yates de Balboa, ubicado en Amador, donde se observan vistas fotográficas del casco del yate CASIMIRO II, y de la parte superior de dicho casco -"se trata de un casco de color blanco con rayas (líneas) de color celeste y negro" (f. 30)-; de la proa del yate; del material quemado producto del incendio; del equipo de refrigeración y del motor, que se encontraban entre los escombros en la superficie del casco.

Consta copia autenticada de informe de 23 de mayo de 1989 (fs. 137 y 164), suscrito por el Capitán OSCAR L. CUNNINGHAM, Encargado de la Oficina de Seguridad, B., del Cuerpo de Bomberos de Panamá, contentivo de las apreciaciones y conclusiones a las que arribaron el suscrito y el Inspector GARY LANGSHAW, quienes participaron como peritos en la diligencia de inspección ocular practicada en los escombros del yate C.I., donde no se aporta mayor información relativa a las causas que motivaron el incendio del yate, sino que se reitera el hecho de que, durante la remoción de los escombros de la parte superior del casco del yate, observaron los restos de equipo y artefactos en general; también, "... el fuerte olor a gasolina que se percibia (sic) en el área donde se desplomó la parte superior del yate (puente)"; y, que "... los tanques donde se depositaba el diesel, no sufrieron daño alguno."

De fojas 209 a 215 del expediente, consta copia del informe de inspección de avería, preparado en su calidad de ajustadores independientes de seguros, con relación a la operación de salvamento de ASSA, por la firma Tridex, Inc. (Ajustes, inspecciones, recobros, avalúos marítimos), por el reclamo interpuesto por su Asegurado Balboa Boat Builders, y confirmación de daños sufridos por la M/N CASIMIRO II, a raíz del incendio que sufriera dicha nave el día 17 de mayo de 1989. Dicho informe incluye la operación de rescate del bote auxiliar; y la correspondiente descripción fotográfica (fs. 213 a 215), la cual comprende vistas fotográficas del estado del yate, luego del incendio sufrido por el mismo; del estado del interior del casco del yate; del bote auxiliar parcialmente quemado, y de éste en el patio de reclamo de la Compañía Aseguradora. En el informe de los ajustadores de daños antes mencionado, se señala que el incendio consumió la embarcación CASIMIRO II, casi en su totalidad, a excepción del casco en sus sectores de las tracas de aparadura, traca de pantoque y parte de la traca de cinta, por encontrarse éstas sumergidas. Finalmente, dicho informe contiene una descripción detallada de los daños sufridos por el yate C.I., concluyéndose en que "... las posibilidades de salvamento en esta lancha son nulas, no obstante, se pueden rescatar las transmisiones, ejes y hélices, siempre y cuando el calor irradiado no las afecto (sic), al igual que el bote auxiliar." (F. 211).

Sin embargo, dicho informe no aportó mayores pruebas a la investigación, toda vez que hasta la fecha, no han podido determinarse las causas que provocaron el siniestro bajo estudio.

En relación con el examen realizado a las muestras recogidas durante la inspección ocular en el yate C.I., mediante Nota de 25 de mayo de 1989, Evidencia Nº 32, el licenciado C.E.A.C., Laboratorista Químico Forense, del Instituto de Medicina Legal, del Ministerio Público, rinde el siguiente informe:

"A. Descripción del material suministrado:

  1. Una (1) cajita de aluminio de 7 cm2, color oscuro (gris) con señales de óxido y varios orificios.

    B. Resultados Obtenidos:

    Finalizadas las experticias químicas, realizadas a las evidencias anteriormente descrita (sic), tengo a bien informarle, que dentro del artículo aludido, se encontraron restos de vidrio, madera incinerada, un (1) clavo oxidado de 4 cm de largo sin cabeza, un (1) tornillo con cabeza de 4 cm de rosca ordinaria, restos de fibras de madera con cemento, piedras pequeñas, etc.

    Cabe mencionar que dicha evidencia en general al momento del examen, presentaba olor compatible con algun (sic) tipo de hidrocarburo." (F. 105).

    A fojas 115-116, consta declaración jurada del Técnico Laboratorista del Instituto de Medicina Legal del Ministerio Público, Licenciado C.E.A.C., quien se ratifica del informe antes transcrito, y reitera que:

    "Al momento de ser analizadas en conjunto las muestras llegadas al laboratorio (sic) éstas presentaban olor compatible con hidrocarburo porque despedía (sic) olor penetrante característico de los componentes químicos derivados de la destilación del petróleo que se utilizan como combustible (sic)." (F. 116).

    También, señala que los hidrocarburos a los que se refiere, son tres: Diesel, gasolina y/o kerosene; y, que el hidrocarburo presente en las muestras analizadas, se encuentra disuelto en agua, por lo que se imposibilita la determinación específica del tipo de hidrocarburo de que se trata. Además, explica las técnicas empleadas y los resultados obtenidos en el examen de laboratorio citado; así pues, en la del ensayo microscópico ocular, "al examinar las evidencias recogidas en el yate CASIMIRO II pude identificar restos de madera quemada." (F. 115); y, "Las pruebas químicas determinaron la presencia de fragmentos de vidrios, madera, clavos de hierro y tornillos también de hierro, cenisas (sic) etc. ..." (F. 115).

    Consta a foja 131, Informe de Laboratorio, efectuado por el licenciado C.A., Laboratorista Químico Forense del Instituto de Medicina Legal, efectuado por el licenciado C.A., Laboratorista Químico Forense del Instituto de Medicina Legal, enviado mediante Oficio Nº /95-193 de 23 de mayo de 1989, en relación con la ropa que portaba el cadáver al momento del Protocolo de Necropsia antes transcrito, Nº de Necropsia:/95-22-324, y cuyo contenido es el siguiente:

    "MUESTRA: Un (1) pantalón azul de hombre.

    Sirva la presente para informarle que se le efectuó (sic) análisis químicos compatibles con algún tipo de combustible, la cual se determinó que se trata de un hidrocarburo, líquido, volátil e inflamable que se obtiene de la primera destilación del petróleo, por ejemplo, podemos señalar entre GASOLINA O DIESEL." (F. 131).

    El Capitán OSCAR L. CUNNINGHAM, perito del Cuerpo de Bomberos de Panamá, quien examinó los restos del C.I., catalogó el siniestro de tipo AB, es decir, cuando se toman en cuenta los carburantes y los derivados del petróleo en general, toda vez que, se quemaron telas, maderas, plásticos, metales y existían un fuerte olor a carburante derivado del petróleo. Indica que posiblemente, fue un incendio doloso, y en este particular, reitera el hecho de que se percibió un fuerte olor a gasolina, durante la diligencia de inspección ocular, realizada el día 22 de mayo de 1989. Y, afirma que el olor que emana de la gasolina es distinto al del diesel; aunado a lo anterior, el hecho de que el yate no utilizaba gasolina, sino diesel, para mover sus máquinas, y que los tanques que almacenaban el diesel estaban intactos, sólo se notaba que les había entrado un poquito de agua de mar. Por otro lado, en declaración-ratificación de informe (fs. 176 a 179), de 23 de mayo de 1989, suscrito por el C.O.L.C., al referirse a las quemaduras que presentó el cuerpo del occiso F.A.V., éste indicó que, "Basado en mi experiencia yo puedo asegurar que esas quemaduras son por efecto de carburantes." (f. 178), pues, las quemaduras provocadas por carburantes tienden a irritar la piel antes de penetrar.

    Similar opinión, externó el T.L.F.S.M.C., cuando señaló que el yate fue consumido muy rápidamente, y que, "posiblemente se utilizó alguna clase de acelerante, cualquier combustible que ayuda a la extensión del fuego, por eso nosotros decimos que las (sic) causas (sic) del fuego es posiblemente incendiaria/sospechosa." (F. 140).

    Por su parte, R.F.H.S., capitán del yate CASIMIRO II (-ampliación- fs. 67 a 72), corroboró el hecho de que los tres tanques de diesel, hechos de un material de fibra, estaban más o menos intactos y que uno de ellos tenía un hueco en la parte superior y que como éstos se encuentran unidos por dentro, el diesel estaba mezclado con agua; además, señaló que la fecha del incendio estaban llenos a 1/3 de su capacidad, porque el fin de semana harían un viaje a Puerto Piña, donde los llenarían.

    E.L. NAVARRO (A) "CHICHO" (fs. 11-12), señaló que el yate tenía dos niveles y que según las declaraciones de los que estaban en el muelle el día del incendio, éste comenzó en la parte superior del yate.

    Y, G.E.L.N. (A) "BIBI" (fs. 217 a 220), manifestó que el incendio no fue accidental, alegando que el combustible diesel del yate es menos inflamable que la gasolina.

    Las pruebas y opiniones estudiadas expuestas descartan de plano la teoría de un incendio accidental o provocado por daños en el propio yate, comprobando la existencia de un hecho punible de incendio doloso.

    Visible a foja 108 del sumario, se encuentra Certificado de la Dirección General del Registro Público, donde consta que la sociedad Balboa Boat Builders, Inc., se encuentra debidamente inscrita y que sus directores y dignatarios son los hermanos EDUARDO, G., F. y S.L.N., quienes fungen en la Junta Directiva de la sociedad, ocupando los cargos de como Presidente, V., Tesorero y S., respectivamente; que el representante legal de la sociedad es el Presidente de la misma, E.L.N.; y, que su agente residente es E.A.C.M..

    Obra como prueba en el sumario, documentación concerniente a la inscripción de la nave C.I., tales como, copia autenticada (f. 133) -y copia simple (f. 14)- del permiso de navegación, Registro o Patente Nº 3737, válido hasta el 31 de diciembre de 1989, expedido a favor del yate C.I., propiedad de Balboa Boat Builders, Inc.; y copia autenticada (f. 134) -y copia simple (f. 13)- de la licencia de la estación de radio Nº 18833-A, vigente también hasta el 31 de diciembre de 1989, a favor de la misma nave, expedida por la Dirección de Consular y Naves del Departamento de Telecomunicaciones Marítimas, del Ministerio de Hacienda y Tesoro.

    Según se desprende del Acta de visita a las oficinas de la Compañía Aseguradora ASSA, situada en el Edificio Torre Miramar, Avenida Balboa (f. 47), y de la documentación referente al caso-copias debidamente autenticadas- (fs. 48 a 57), se desprende que la Compañía Balboa Boat Builders, Inc., adquirió la Póliza del Seguro de Yates Nº 04B00087 B, del Ramo de C.M., sobre el yate C.I., por un monto total de B/.400 000.00; sin embargo, mediante Endoso Nº 1-88/89 de 2 de diciembre de 1988, la Compañía Aseguradora y la Asegurada, acordaron rebajar la suma inicial a una nueva por valor de B/.225,000.00 (f. 57).

    En la nota fechada 24 de mayo de 1989, suscrita por el Gerente General de la Compañía ASSA, C.A.R.M., se informa que:

    "Cía. B.B.B., Inc., al ocurrir el siniestro, se encontraba en mora en el pago de las primas correspondientes a la póliza, hecho éste que se había puesto en conocimiento de la asegurada en diversas ocasiones, sin que la misma hubiese pagado dichas primas antes de la fecha del siniestro." (F. 74).

    Mediante la Nota Nº 368 de 23 de mayo de 1989 (f. 60), de la Fiscalía Primera Superior del Primer Distrito Judicial, dirigida al Gerente General de la Compañía ASSA, se solicita que sea suspendido todo pago que por cualquier reclamo solicite la Empresa Balboa Boat Builders, Inc., en relación con el incendio sufrido por el yate CASIMIRO II de su propiedad. Visible a foja 283, consta Nota de 8 de enero de 1990, suscrita por el R.L. y Presidente de Compañía Balboa Boat Builders, Inc., E.L.N., mediante la cual solicita que se deje sin efecto lo pedido en la Nota mencionada en líneas anteriores. Solicitud ésta que es acogida por la Fiscalía Primera Superior, que mediante Nota de 15 de enero de 1990, dirigida al Gerente General de la Compañía ASSA, deja sin efecto el contenido de la Nota mencionada, toda vez que, "... el resultado de la investigación (sic) de momento, no arroja visos de que el siniestro de la nave fue producto de la acción dolosa de sus propietarios, ..." (f. 285).

    En cuanto al homicidio doloso de F.A.V.M., consta a foja 1 del expediente, informe secretarial de 19 de mayo de 1989, sobre llamada telefónica, procedente del Departamento Nacional de Investigaciones, Agencia de B., en la cual comunicaron que, en la playa de Palo Seco, se encontraba el cadáver de una persona del sexo masculino, entre sesenta (60) y/o sesenta y cinco (65) años de edad.

    A raíz de dicho informativo, el día 19 de mayo de 1989, la Secretaria de la Personería Cuarta Municipal de Panamá, área de Ancón, en "Funciones de Agente Especial", llevó a cabo la diligencia de reconocimiento y levantamiento de un cadáver (fs. 3-4). En el lugar estuvieron presentes, entre otros, el señor Á.F.L., quien manifestó haber sido la primera persona que vio el cadáver, aproximadamente a las siete (7:00 a. m.) de la mañana. También, se apersonó al lugar, el S.G.O.S., quien reconoció al occiso como su suegro, de nombre F.A.V., de sesenta y dos (62) años de edad, desaparecido desde la madrugada del día jueves, después del incendio en el yate propiedad de la familia L.G. que éste cuidaba, el cual estaba anclado en el muelle del Club de Yates y Pesca de B..

    Inicialmente, los presentes no pudieron pasar al lugar en que se encontraba el cadáver, porque estaba subiendo la marea, y llamaron a la Marina Nacional para que mandaran una balsa; sin embargo, ésta nunca llegó y la marea siguió subiendo. Por lo que, aceptaron la cooperación del señor L.S., quien en una balsa propiedad de la Compañía Balboa Boat Builders, propietaria del yate incendiado, trasladó el cadáver a la playa; y, procedieron al levantamiento del mismo, el cual presentaba, "... quemaduras en la cara, una herida en la espalda, en el costado izquierdo, de aproximadamente dos (2) pulgadas de diametro (sic) y profunda, aparentemente punzo-cortante, ..." (F. 4).

    Posteriormente, el cadáver fue trasladado al Hospital Santo Tomás, donde se realizó el Protocolo de Necropsia N/95-22-324 (fs. 118 a 129), suscrito por el Médico Forense del Instituto de Medicina Legal, D.O.B.T., correspondiente al cadáver de F.A.V.M., quien falleció el día miércoles 17 de mayo de 1989, cuya parte pertinente transcribimos a continuación:

    "RESUMEN ANÁTOMO PATOLÓGICO.

    -Laceración lumbar penetrante.

    -Laceración riñon (sic) izquierdo.

    -Laceración pelvis renal izquierdo.

    -Laceración pediculo (sic) vascular renal izquierdo.

    -Hematoma perirenal izquierdo.

    -Derrame pleural bilateral.

    -Hematorax (sic) izquierdo.

    -Adherencias pleura derecha.

    -Laceración pulmonar izquierda.

    -Quemadura grado II.

    -Putrefacción avanzada.

    CONSIDERACIONES MÉDICO LEGALES

    Se trata de adulto de 59 años de edad con evidencia anatomopatologica (sic) de herida penetrante traumática en región lumbar izquierda que secciono (sic) el riñón, pelvis renal y pedículo vascular que ocasiona hemorragia (hematoma perirenal, hematorax izquierdo) e hipoxia tisular sin hallazgos que indiquen mecanismo asfíctico. Las características de las quemaduras indican que ocurrieron luego de la muerte (postmorten). El estado de putrefacción límita (sic) el examen anátomo patológico (sic), pero los hallazgos son suficientes para establecer, explicar y justificar la muerte.

    CAUSAS DE LA MUERTE

    1. HERIDA ARMA BLANCA.

    B) SHOCK HIPOVOLÉMICO.

    C) LACERACIÓN PEDICULO RENAL IZQUIERDO.

    CONTRIBUYENTE: SECCIÓN RENAL IZQUIERDO." (Fs. 128-129).

    "La ropa especialmente el pantalón presenta fuerte olor a combustible (hidrocarburo) ..." (F. 120).

    Mediante Oficio/96-5499 de 26 de junio de 1989, del Instituto de Medicina Legal, de la Procuraduría General de la Nación, que complementa el contenido del Protocolo de Necropsia correspondiente al señor F.A.V.M., se informa, entre otras cosas, lo siguiente:

    "1- De acuerdo a las características de la herida descrita ésta fue ocasionada por arma punzocortante. ...

    ... la expresión 'sin hallazgos que indiquen mecanismo asfíctico' se refiere específicamente a la ausencia de hallazgos que indiquen hipoxia tisular por causa física o mecánica directa V. GR. (sofocación, ahorcadura, estrangulación y/o sumersión).

  2. Las características de las quemaduras (aspecto apergaminado, cubierta de exudado fibrinoso amarillento y escasa circulación sanguínea) son indicativos de que cuando estas (sic) ocurrieron no existía vitalidad (vida) tisular que permitiese la respuesta orgánica invivo en las quemaduras de este grado ..." (F. 199).

    En declaración jurada, L.B.P.B. (fs. 333-334), quien actuó como testigo actuario en la diligencia de reconocimiento y levantamiento del cadáver de F.A.V. (fs. 3-4), señaló que, al realizarse el examen superficial sobre el cadáver, observó quemaduras leves alrededor de la cara y en los brazos, y al voltearse el mismo, observó en la espalda, herida que parecía hecha con arma blanca; y, escuchó comentarios entre los presentes, de que la persona que mató al occiso era un familiar.

    Fotografías tomadas por unidades de la Sección del S-2 de la Policía de B., durante el levantamiento del cadáver de F.A.V., el día 19 de mayo de 1989.

    Fotos (6) a colores, del cadáver del hoy occiso, tomadas en la morgue del Hospital Santo Tomás (fs. 173 a 175), por unidades del Departamento Nacional de Investigaciones (DENI), Agencia de B..

    Fotografías (3) correspondientes a la práctica de la autopsia del cadáver del occiso en la presente causa penal (f. 321).

    Según se desprende de autos, se ha acreditado, en primer orden, la existencia legal de quien en vida se llamó F.A.V.M. (q. e. p. d.), a través de la copia de la cédula de identidad de F.A.V.M. (q. e. p. d.), visible a foja 15 del expediente, y de la copia del Acta de Matrimonio Civil del interfecto (f. 291); y, además, se ha comprobado legalmente la muerte de F.A.V.M., así pues, a fojas 202 y 292, se encuentra inserto el Certificado de Defunción, expedido por la Dirección General del Registro Civil.

    Mediante Nota de 19 de julio de 1989 (fs. 223-224), la Oficina de Asesoría Legal de la Comisión del Canal de Panamá, remitió información, escrita en idioma inglés, relativa a las mareas registradas el 17 y 18 de mayo de 1989 (fs. 227 a 252); así como, información existente, basada en estudios de 1974 y 1987, la cual comprende el ciclo completo de las corrientes marinas a la entrada del Canal, sector Pacífico (fs. 225-226). La traducción de fojas 267 a 268, correspondiente al estudio existente, sobre las corrientes marinas (de mareas) en la cuenca de Balboa, la realizó el Traductor e Intérprete Oficial del Ministerio Público, Licenciado Carlos A. Espino B.

    Se realizó diligencia de inspección ocular al área comprendida entre el punto donde estaba anclado el yate CASIMIRO II (boya N-2-6), y el área donde fue localizado el cadáver de FÉLIX AUGUSTO VÁSQUEZ -Playa de Palo Seco, área adyacente al muelle de Balboa-, visible de fojas 261 a 263 (-a manuscrito- fs. 254 a 260), con la participación, entre otros, de J.L.A.H., H. de la Comisión del Canal de Panamá, quien en su entonces condición de perito, externó los razonamientos siguientes:

    "Las (sic) mareas (sic) alta el día en cuestión fue aproximadamente a las dos y cuarto de la mañana (2 1/4 a. m.) y la marea baja aproximadamente a las ocho y cuarto de la mañana (8 1/4 a. m.), Cuando la marea empieza a bajar las corrientes son hacia fuera (sic) del canal con una velocidad aproximada de 0.2 mudos (sic) en la superficie del agua, a medida que la marea va bajando la velocidad se va incrementando hasta apeoximadamente (sic) un (1) nudo en la misma dirección. En otras palabras, entre la marea alta y la marea baja es cuando el agua se enfila siguiendo el curso del cause del Canal. ... es muy difícil que un cuerpo haya estado flotando en la misma área sin ser visualizado por nadie y sin que los factores de corriente o se lo hayan llevado afuera del canal o lo hayan depositado en alguna playa cercana. ... entre un periodo (sic) de una marea alta a una marea baja son aproximadamente seis horas, en otras palabras las frecuencias de las mareas altas ocurren aproximadamente cada doce horas ..., el movimiento de las aguas como hemos visto tiene (sic) a ser hacia afuera del canal desde el principio de la marea alta bajando y tiende en dirección contraria cuando la marea está subiendo, este ciclo ... se repite ..." (Fs. 262-263).

    En este orden de ideas, el capitán del yate C.I., R.F.H.S. (-ampliación- fs. 67 A 72), declaró que le parecía raro que el cuerpo del señor V. haya cruzado el Canal, por el sistema de corrientes descrito en líneas anteriores, toda vez que, el cadáver fue encontrado a una distancia aproximada de 1 milla 3/4 a 2 millas, lado sur del muelle, en la playa de Palo Seco, antes de entrar al Canal.

    Lo anterior, nos lleva a concluir que, el cadáver del occiso en el presente negocio, no fue arrastrado por la marea al sector donde fue encontrado, sino que el cuerpo inerte de quien en vida se llamó F.A.V., fue directamente colocado en la playa de Palo Seco.

    En declaración indagatoria, C.A.W.A. (fs. 269 A 272), niega haber cometido los delitos investigados por venganza; y, manifiesta que le tenía gran estima a V., por su gran afición a los gallos, a quien se encontraba en el muelle y conversaban amenamente.

    Mediante la Nota Nº 8-4854-89 de 17 de agosto de 1989 (f. 280), suscrita por el Sub-Director General del Departamento Nacional de Investigaciones, de las Fuerzas de Defensa, se informa que C.A.W.A., no registra antecedentes policivos ni penales, de acuerdo con los archivos centralizados de dicha Institución.

    Consta en el expediente, copia de fax recibido en la Procuraduría General de la Nación, de cuyo contenido se desprende que el señor G.L.G., el 23 de mayo de 1989, denunció, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre otras cosas, el asesinato de F.A.V., celador del yate C.I., y el incendio de dicho yate; según declara L.G.,

    "esta acción es una de las múltiples realizadas por los sicarios del (J. de las Fuerzas de Defensa de Panamá, General M.A.N. en (sic) contra los panameños que se atreven a enfrentarlo para defender sus derechos ciudadanos." (F. 193).

    Para entrar a resolver el presente negocio, la Sala desea llamar la atención sobre lo manifestado por los empleados del Club de Yates y Pesca de B., tales como, E.R.V., quien declaró que, "en ocasiones se han robado motores fuera de borda, estando los cuidadores en el barco y no se han dado cuenta."; y que, "... en forma ilegal puede llegar cualquiera sin que nosotros nos demos cuenta, en un dingui (sic), un bote con motor fuera de borda, o en cualquier otra forma, por ejemplo nadando o buceando." (Fs. 110-111).

    En tal sentido, se manifestó el lanchero, F.L.C. (A) "CHINO", cuando señaló que, "para cualquier situación contraria a la ley, por ejemplo que quieran robar, tienen que usar cayucos o pequeños botes de goma con motor o remos". (F. 84).

    Por otro lado, en virtud de la información suministrada a la hija del occiso, H.V.D.C. (fs. 351-352), mediante la llamada telefónica que le hiciera R.M.G., armador de barcos en la Comisión del Canal de Panamá, éste rindió declaración jurada (fs. 365 a 367), en la cual se refirió a una conversación que escuchó en un B. denominado "ACROPOL", ubicado detrás del Banco Nacional, la cual provenía de una mesa cercana a la suya, pegada a la pared, de donde un hombre se paró y se fue, y al rato llegó otro, de contextura delgada, un poco alto, con corte de policía, al igual que el sujeto que se encontraba en la mesa, y quienes aparentemente eran compañeros. M., declaró que, escuchó que el sujeto que estaba en la mesa primero, le decía al otro sujeto, que no le gustaba como se había dado el caso del yate, que a ese hombre sólo había que asustarlo haciendo un movimiento con el pie para que se tirara al agua, y que el Capitán QUIEL era un "hijo de puta"; y, también, dijo que una lancha casi "lo jode".

    Según declaró R.M., la conversación le llamó la atención porque tenía conocimiento de que unos bomberos de la Comisión del Canal, lugar donde él trabaja, participaron en la extinción del incendio del yate C.I., y también sabía de la desaparición del celador del mismo, F.A.V..

    Consta a foja 361, Nota DISEP-654-90 de 28 de junio de 1990, suscrita por el Teniente Coronel F.Q.M., J. de la Dirección de Seguridad de la Policía Nacional, de servicio la madrugada del 17 de mayo de 1989, en relación con los miembros de la Unidad Especial Anti Terror (UESAT), sección de los llamados "hombres ranas", cuyo contenido transcribimos a continuación:

    "Listado de las Unidades que pertenecían a la UESAT, Sub-Sección de M..

  3. Capitán EVELIO QUIEL

  4. Sub-Tte. VICTORIANO VALENCIA G.

  5. S.. 1º AURELIO G.Á..

  6. S.. 1º SANTIAGO PADILLA.

  7. S.. 1º AGUSTÍN REYES COCCIO.

  8. S.. 2º A.A.F..

  9. S.. 2º F.M. DEL RÍO." (F. 362).

    Posteriormente, mediante Nota DISEP 758-90 de 27 de julio de 1990 (f. 371), fueron enviadas las fotografías de los miembros de la Unidad Especial Anti Terror (UESAT), Sub-Sección de M., enumerados en el listado antes transcrito (fs. 372 a 378), de turno para la fecha del hecho investigado.

    En declaración ampliada, R.M.G. (f. 379), reconoció a la persona de nombre, E.Q., visible a foja 372; pero, declaró que las otras fotografías de las Unidades de la UESAT, de turno la noche de los hechos, no correspondían a los sujetos que escuchó en el bar.

    Consta en autos, Salvamento de voto de la Magistrada S.T.H.D.I., en el Auto de 23 de septiembre de 1992, dictado por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, cuyo contenido es el siguiente:

    "Las averiguaciones descartan penetración terrestre a la nave, más bien podríamos pensar en que personas entrenadas para realizar operaciones acuáticas, fueron quienes participaron en el hecho, así permite deducirlo el testimonio de R.M.G. (fs. 365-367), ..." (F. 422).

    El Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, mediante Auto de 23 de septiembre de 1992 (fs. 416-421), abre causa criminal y decreta la detención preventiva, contra el señor C.A.W.A., por presunto infractor de las disposiciones legales contenidas en el Capítulo I, Título I y Capítulo I, Título VII, del Libro Segundo del Código Penal, es decir, por los delitos de homicidio e incendio doloso, en base a que, "existen graves indicios de responsabilidad penal contra el imputado WITTGREEN debido a la enemistad manifiesta surgida por la confrontación física con uno de los propietarios del bote y la confrontación física fue llevada a cabo horas antes de la comisión del hecho punible, ..." (F. 419).

    Luego del análisis de los argumentos presentados por el recurrente, la Sala pasará a decidir la alzada en los términos previstos en el artículo 2428 del Código Judicial, es decir, que tendrá conocimiento del proceso, sólo sobre los puntos de la Resolución a que se refiera el recurrente.

    La actuación de la defensa del sindicado en la presente causa penal, tiene su génesis en virtud del poder general para pleitos o judicial, a favor de D.E.S.B. y J.A.C., otorgado por CARLOS WITTGREEN, mediante Escritura Pública #4544 de 29 de marzo de 1990, según consta en Memorial presentado por la firma forense P. y Asociados, debidamente certificado por el Registro Público, visible a foja 314 del expediente.

    La licenciada D.E.S.B., en su escrito de sustentación de apelación, sugiere que se favorezca a C.A.W.A., con un sobreseimiento definitivo; y que, a fin de descubrir a los posibles autores, si es que a estas alturas es posible determinarlos.

    "se ordene la ampliación del sumario. (sic) y ello es así porque de la lectura de las piezas que componen el sumario; si acaso, surgen meras sospechas sin fundamento legal alguno contra la Persona de CARLOS WITTGREEN como supuesto autor, que nacen precisamente de la relación de enemistad entre WITTGREEN y los supuestos propietarios de la embarcación siniestrada. ...

    Para la dictación de un auto de Llamamiento a juicio, que involucre a una o varias personas, no basta con que se compruebe la existencia del hecho punible, sino que es necesario que surjan graves indicios lcontra (sic) alguno o algunos como supuestos autores del delito (art. 2222 del Código Judicial).

    El imputado y el señor G., sostuvieron una pelea (sic) el mismo día que el barco fue incendiado, una confrontación entre dos hombres que terminó después de unos breves puñetazos. Este hecho por sí solo no constituye un indicio y menos indicio grave que afecte a ninguno de los dos contrincantes personales y políticos ya que si en el supuesto de que a (sic) Wittgreen ese día hubiese tenido un atentado contra su vida o sus bienes, no habría razones para investigar al señor G..

    C.W., al momento en que se dice ocurrió el hecho se encontraba distante del muelle y pruede (sic) probarlo,más no se le ha dado la oportunidad amén de que el Ministerio Público no ha presentado ninguna prueba o vínculo de causalidad entre el hecho objetivo y la persona de CARLOS WITTGREEN A. ..." (Fs. 534-535).

    El representante de la Acusación Particular, Licenciado R.R.A., contestó el traslado del escrito de sustentación de apelación, en los términos siguientes:

    "Somos del parecer que contrario a lo vertido por la defensa en el sentido de que estamos de acuerdo con el tribunal, ya que si (sic) existen méritos para llamar a responder criminalmente al señor C.W. (SIC)A., existe un hecho delictivo comprobado, y además hay suficientes indicios de que el señor acusado tuvo participación en el ilícito, ya que, aunque la defensa no le parece suficiente el hecho de que hubo una 'riña' entre el dueño de la nave y el señor WEETGREEN (SIC), nosotros nos preguntamos que (sic) coincidencia que después de la pelea ocurre el penoso y lamentable hecho. ... .

    Si (sic) hay los requisitos necesarios de acuerdo a lo establecido por el Artículo 2222 del Código Judicial para llamar a juicio, pero si (sic) debe ser necesario que se ahonde más en la investigación, debe hacerse para que no

    haya dudas de que el señor WEETGREN (SIC) ha sido llamado a juicio porque existe mérito suficiente para ello. ..." (Fs. 546-547).

    La Fiscal Primera Superior del Primer Distrito Judicial, Licenciada C.R.L.F., en contestación de traslado de 30 de mayo de 1995 (fs. 538 a 542), disiente del criterio esbozado por el Tribunal Superior, y opina que el auto apelado debe ser modificado, y en su lugar, proferirse un sobreseimiento provisional, a favor del señor C.A.W.A., de conformidad con lo dispuesto por el numeral 2 del artículo 2211 del Código Judicial, dejando así abierta la posibilidad que, de surgir nuevos elementos en relación a este caso, pueda reabrirse la investigación, en tal virtud realizó las siguientes consideraciones:

    "De las piezas procesales existentes se han acreditado dos hechos fundamentales: El primero la presencia de mano criminal en la muerte del señor F.A.V. y el segundo el incendio intencional provocado en el Yate Casimiro II el día de la muerte del señor V., con lo que se crea una reacción (sic) estrecha entre uno y otro hecho. Por otro lado del testimonio del señor R.M. se desprende un indicio de la posible participación de efectivos militares en el incendio de la nave, pero el mismo no se ha reforzado con otros medios probatorios por lo que no esta (sic) acreditado este último hecho.

    En cuanto a la persona de C.W. (SIC) si bien se ha establecido que el mismo sostuvo una pelea con el señor G.L.N. en horas antes del fuego que consumió la embarcación CASIMIRO II no existe hasta el momento ningún otro elemento que permita vincularlo de manera directa a la muerte del señor F.A.V.. Esto es así ya que el solo hecho de haber sostenido una pelea con el propietario de la embarcación que cuidaba el occiso, no es indicador de que fuese él quien le ocasionaba (sic) la muerte al mismo.

    En este sentido nuestra Ley procesal exige en el artículo 2222 que además de la plena prueba de la existencia del hecho punible, concurra cualquier medio probatorio que ofrezca serios motivos de credibilidad o graves indicios que vinculen a determinada persona para que haya lugar a seguimiento de causa contra esta (sic).

    Lo anterior nos hace discrepar de la apreciación que en derecho hiciera el F. Superior a quien correspondió realizar la Vista Fiscal el día 30 de noviembre de 1990 y en la cual se señalaba que:

    'Analizados el conjunto de diligencias acopiadas a la presente instrucción, en definitiva las circunstancias que rodearon los hechos que originaron el incendio del Yate Casimiro II y posterior hallazgo del cadáver de la persona que lo custodiaba en horas de la noche con huellas evidentes de violencia son signos inequívocos que en la ejecución de estos actos se vio la participación dolosa de terceras personas, y de momento, en atención a los incidentes escenificados entre los señores CARLOS WITGREEN (SIC) y G.E.L.N., éste (sic) último miembro de la Junta Directiva de la compañía propietaria de la neve (sic) incendiada, estimamos cierta gravedad que a nuestro juicio, salvo mejor criterio, el prenombrado CARLOS WITGREEN (SIC), debe ser encausado penalmente'.

    Como puede apreciarse el único elemento que se esgrime para vincular al imputado al hecho el (sic) ilícito es haber sostenido horas antes una pelea con uno de los propietarios de la embarcación. En nuestro concepto dicho elemento no posee la fortaleza ni la gravedad para ser utilizado como fundamento para un Llamamiento a juicio en (sic) contra de (sic) CARLOS WITTGREEN. Esto es así ya que (sic) tenerse como cierto dicho argumento nos veríamos precisado (sic) a encauzar por el Homicidio en mención a todas aquellas personas que hubieses (sic) tenido o que mantuvieran algún tipo de disouta (sic) o enfrentamiento con cualquiera de los propietarios de la nave ... ." (Fs. 540-541).

    La Sala halla muy atinada la tesis que sustenta la Fiscal Primera Superior del Primer Distrito Judicial en la contestación de traslado arriba transcrita, y por lo tanto, asiste razón al recurrente, toda vez que, el elemento subjetivo del delito, es decir, la presunta responsabilidad del imputado C.W., emana principal y únicamente de la manifiesta enemistad entre éste y el occiso en el caso sub-judice y, por lo tanto, no existe hasta el momento, mérito suficiente para el llamamiento a juicio contra C.A.W.A., según lo establecido en el artículo 2222 del Código Judicial, debido a que, a pesar de que se ha comprobado plenamente la existencia del hecho punible, no puede afirmarse que existan graves indicios contra el mencionado imputado; y, debe decretarse un sobreseimiento provisional a favor del imputado, según lo establecido en el artículo 2211 del Código Judicial, en base a la carencia de otras pruebas, hasta el momento, que demuestren sin lugar a dudas que W.A., sea el responsable de los delitos de homicidio e incendio doloso estudiados en el presente negocio penal.

    A fojas 428-429, constan notas suscritas por el Director General de la Policía Nacional, sobre la captura en Lima-Perú del prenombrado C.A.W.A..

    Y, a fojas 465 a 476, consta copia del fallo de 7 de abril de 1993, mediante el cual la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Lima, Perú, declaró improcedente la extradición solicitada por la República de Panamá, por conducto de su Cónsul General en Lima, contra el ciudadano C.A.W.A., por los delitos de homicidio e incendio doloso, y ordenó su inmediata libertad.

    Examinados y analizados los autos, de acuerdo con los principios legales y la sana crítica, la Corte Suprema, Sala Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, REVOCA el Auto apelado de veintitrés (23) de septiembre de mil novecientos noventa y dos (1992), proferido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia, y se SOBRESEE PROVISIONALMENTE a favor de C.A.W.A., de generales conocidas en el proceso; y, se DECRETA su libertad, en el proceso penal levantado con motivo de la muerte del señor F.A.V.M., y el incendio del yate C.I., hechos ocurridos el miércoles 17 amanecer del jueves 18 de mayo de 1989, en el Club de Yates y Pesca de Balboa, ubicado en Amador.

    N. y D..

    (fdo.) J.M.F.

    (fdo.) AURA E. GUERRA DE V.

    (fdo.) F.A.E.

    (fdo.) RODOLFO PALMA GUERRA

    Secretario Ad-Hoc