Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 17 de Septiembre de 1999

Ponente:ROGELIO FABREGA Z
Fecha de Resolución:17 de Septiembre de 1999
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

ÁLVARO ENRIQUE HUERTAS RECURRE EN CASACIÓN EN EL PROCESO ORDINARIO QUE LE SIGUE A CELINDA JIMÉNEZ SOLÍS

 

VISTOS:

La firma forense PINILLA & ASOCIADOS, en representación del señor A.E.H.V., recurre en casación contra la sentencia de 2 de julio de 1999, expedida por el Primer Tribunal Superior de Justicia, en el proceso ordinario que el recurrente le sigue a la señora C.J.S..

Recibido el negocio, se mandó fijar en lista por el término de ley para que alegaran las partes en cuanto a la admisibilidad del recurso, momento procesal que sólo aprovechara el recurrente. Vencido el término anterior, procede la Sala a pronunciarse acerca de la admisibilidad del recurso, conforme lo pautado en los artículos 1160 y 1165 del Código Judicial.

El recurso se presenta en el fondo y se invoca una sola causal, "infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de violación directa". La causal enunciada se encuentra recogida en el artículo 1154 del Código Judicial.

Los motivos que sustentan la causal invocada son cinco. En ellos hace el recurrente alusión a aspectos de carácter probatorio, es decir, el casacionista se refiere mayormente a la consideración del ad-quem, respecto a que la cancelación del préstamo y la liberación de la hipoteca que pesa sobre el inmueble en litigio, por parte de la Caja de Ahorro, no se había dejado acreditado. Tal circunstancia, no resulta coherente con la causal que se invoca, toda vez que la violación directa hace relación a la infracción de una norma legal y no a la valoración de las pruebas, para lo cual reserva la ley de la causal de fondo invocada, los conceptos de error de hecho en la existencia de la prueba y error de derecho en la valoración de la prueba.

Igual incongruencia con la causal enunciada, advierte la Sala al examinar la explicación del concepto de infracción de las normas citadas con tal carácter. El recurrente, básicamente, se refiere a la valoración que otorgó el ad-quem a pruebas de carácter documental y testimonial, lo cual hace relación a las causales de naturaleza probatoria y no a la que se invoca.

Por todo lo expuesto, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA INADMISIBLE el recurso de casación que, contra la sentencia del Primer Tribunal Superior de Justicia de 2 de julio de 1999, presentó el señor A.E.H.V..

Las costas obligatorias a cargo del recurrente se fijan en SETENTA Y CINCO BALBOAS (B/.75.00).

(fdo.) R.A.F.Z.

(fdo.) E.A.S.

(fdo.) J.A.T.

(fdo.) SONIA F. DE CASTROVERDE

Secretaria