Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 23 de Marzo de 2012

Ponente:Hernán A. De León Batista
Fecha de Resolución:23 de Marzo de 2012
Emisor:Primera de lo Civil
 
ÍNDICE
CONTENIDO

VISTOS:

La firma MORGAN & MORGAN, apoderada judicial de la parte demandada, formalizó recurso de Casación corregido contra la resolución de 21 de enero de 2009, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario propuesto por AJUSEG, S.A. contra LG ELECTRONICS PANAMA, S.A.

ANTECEDENTES DEL CASO

La sociedad AJUSEG, S.A., a través de apoderado judicial, solicitó en el libelo de demanda corregido (fojas 30-32) que se hiciesen las siguientes declaraciones:

"1. Que la sociedad LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. incumplió el contrato de servicios que mantenía con la sociedad AJUSEG, S.A., al darlo por terminado de manera unilateral, SIN CUMPLIR CON LAS FORMALIDADES CONTRATADAS.

  1. Que el incumplimiento del contrato por LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. ha causado perjuicios a la sociedad contratada AJUSEG, S.A.

  2. Que el monto de los perjuicios causados a AJUSEG, S.A., y que debe pagar LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., asciende a la suma de SETENTA Y TRES MIL QUINIENTOS BALBOAS (B/.73,500.00).

  3. Que se condene a la sociedad LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. a pagar a favor de AJUSEG, S.A., la suma de de (sic) SETENTA Y TRES MIL QUINIENTOS BALBOAS (B/.73,500.00), más las costas, gastos e intereses legales que en derecho corresponden". (f.30)

    AJUSEG, S.A. narra que suscribió contrato de servicios con la sociedad LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. con el objetivo de encargarse de las inspecciones a la descarga (importaciones), supervigilancia de carga (incluyendo pre-embarque para las exportaciones), embalajes e inspecciones de averías (survey report), en las bodegas de la demandada, ubicadas en Zona Libre de Colón.

    Comenta la actora que en el contrato de servicios se acordó una vigencia de un año a partir del 01 de septiembre de 2001, prorrogable, y el canon pactado fue de B/.4,500.00 mensuales.

    La demandante agrega que el contrato de servicios, que fue modificado por adenda que entró a regir el 01 de marzo de 2002, contenía como cláusula resolutoria que el mismo se daba por terminado, previa comunicación de las partes, con un mínimo de 30 días de anticipación.

    AJUSEG, S.A. sostiene que la demandada incumplió el contrato al darlo por terminado de manera abrupta a partir del mes de octubre de 2004, con nota de 16 de septiembre de 2004.

    En virtud de todo lo antes mencionado, la actora reitera a la judicatura que declare a su favor las pretensiones perseguidas.

    Luego de admitida la demanda, se corrió traslado a la sociedad LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. para que efectuase sus descargos, en los cuales acepta la existencia del contrato de servicios y sus cláusulas, pero rechaza que haya incumplido las formalidades convenidas para darlo por terminado. (fs. 37-42)

    Por estas razones, la demandada niega la pretensión ensayada en su contra y solicita la condena en costas del demandante.

    Luego de evacuados los trámites inherentes a este tipo de proceso, el Juzgado Undécimo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, mediante Sentencia No.28-08 de 3 de abril de 2008, negó las declaraciones que solicitó la actora y ordenó a la parte demandada a pagar la suma de B/.3,250.00, en concepto de honorarios y gastos adeudados hasta el 16 de octubre de 2004, más los intereses. (f.168)

    La juez de primera instancia consideró que se había cumplido con lo pactado en el contrato de servicios; sin embargo, estimó que al haberse notificado la terminación del contrato el 16 de septiembre de 2004, la demandada estaba comprometida a cumplir con su obligación de pago hasta el 16 de octubre de 2004 y no hasta el 30 de septiembre de ese año, como lo hizo, por lo que le ordenó el pago de B/.2,250.00, más los intereses generados que suman un total de B/.3,250.00.

    Contra lo resuelto, la parte demandante anunció y sustentó oportunamente recurso de Apelación.

    Al resolver el remedio procesal de alzada incoado, una vez surtidos los trámites de rigor, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, a través de la Sentencia de 21 de enero del 2009, revocó la decisión de primera instancia, declarando lo siguiente:

    "...1. Que la sociedad LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., incumplió el contrato de servicios que mantenía con la sociedad AJUSEG, S.A., al darlo por terminado de manera unilateral, SIN CUMPLIR CON LAS FORMALIDADES CONTRATADAS.

  4. Que el incumplimiento del contrato por LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. ha causado perjuicios a la sociedad contratada AJUSEG, S.A.

  5. Que el monto de los perjuicios causados a AJUSEG, S.A. y que debe pagar LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. asciende a la suma de B/.63,360.00, desglosados del modo siguiente: B/.49,500.00 en concepto de once mensualidades generadas en razón de la prórroga del Contrato de Servicios suscrito entre las partes y B/.13,860.00 en concepto de intereses sobre dicho monto hasta la fecha de la presente resolución.

    Se condena a la parte demandada al pago de trece mil seiscientos setenta y dos balboas (B/.13,672.00) en concepto de costas, más los gastos del proceso que serán calculados por la Secretaría de Primera Instancia.". (fs. 206-207)

    En su análisis, el Tribunal Superior consideró lo que a continuación se transcribe:

    "Reseñadas las posiciones de segunda instancia, advierte esta Sede Jurisdiccional que los cargos de agravios que la demandante formula contra el pronunciamiento judicial que decidió la litis en primera instancia giran en torno a la interpretación que este hiciera de la cláusula resolutoria contenida en el Contrato de Servicios suscrito entre las partes en controversia, según fuera modificada por estas mediante addenda de 1° de marzo de 2002 (fj.9-10) y que presenta el siguiente tenor:

    'SEGUNDA Se modifica la cláusula octava del contrato original para que lea: Las partes contratantes acuerdan que el presente contrato de prestación de servicios, dará inicio el primer (1°) día del mes de septiembre de 2001 por un término de un año prorrogable, pero podrá darse por terminado mediante comunicación de las partes con un mínimo de treinta (30) días de anticipación a la fecha de vencimiento, comprometiéndose AJUSEG, S.A. a suministrar lo que tenga pendiente en cuanto a informes se refiere, y EL CLIENTE a la cancelación de los honorarios y gastos incurridos hasta la fecha de la terminación de la relación contractual'.

    Interpreta la demandante que la cláusula citada, si bien permite a las partes dar por terminado el contrato, tal voluntad debe ser expresada con un mínimo de treinta días de anticipación a la fecha de vencimiento de la prorroga (sic) del contrato pues de lo contrario operaría su tácita reconducción por el término originalmente pactado (1 año) y con ello el derecho que, a su juicio, le asiste de cobrar las sumas de dinero dejadas de percibir durante ese tiempo.

    Analizada la cláusula en comentario, concluye este Tribunal Superior que la posición de la actora resulta acertada. Basta cotejar el tenor original que presentaba previa a su modificación la cláusula octava del contrato con su nueva redacción para entender que la intención de las partes expresada en la addenda era comprometerse por el término de un año prorrogable, siempre que no mediara comunicación de alguna de las partes para terminar treinta días antes del vencimiento del año, esto es, en un sentido totalmente contrario al pactado ab initio en el que sólo bastaba la comunicación en cuestión sin supeditarla al vencimiento del contrato (fj.7) y en la que la cancelación de los honorarios y gastos incurridos se extendía no hasta la terminación de la relación contractual, sino hasta la última fecha de la relación y prestación de servicios, tal y como se evidencia a continuación:

    'Octava: Las partes contratantes acuerdan que el presente contrato de prestación de servicios, dará inicio el primer (1°) día del mes de septiembre de 2001 por un término de un (1) año prorrogable, pero podrá darse por terminado mediante comunicación de las partes con un mínimo de treinta (30) días de anticipación, comprometiéndose AJUSEG, S.A. a suministrar lo que tenga pendiente en cuanto a informes se refiere, y EL CLIENTE a la cancelación de los honorarios y gastos incurridos hasta la última fecha de la relación y prestación de servicios. De igual forma EL CLIENTE, se compromete a la cancelación completa de la última mensualidad que corresponda al mes calendario, independientemente a la fecha de notificación del ceso o terminación del contrato'.

    Los términos del contrato, a juicio de la Sala, son claros y no dejan duda sobre la verdadera intención de los contratantes, aspecto este a ponderar de conformidad al artículo 214 del Código de Comercio. Esa intención de las partes no era otra que entender prorrogada la relación contractual por el término de un año contado a partir del 1° de septiembre de 2004, al no mediar la notificación oportuna de la parte demandada, es decir, aquella realizada con treinta (30) días de antelación al vencimiento de la relación contractual (31 de agosto de 2004). Sirve de sustento, igualmente, el considerar que la cláusula tercera de la adenda confirma la intención de que el vínculo contractual se determine de manera anual, al establecer la cancelación anticipada por faltas graves en perjuicio de la contraparte.

    Se advierte que la demandada a lo largo del proceso ha señalado que la comunicación exigida para la terminación del contrato se perfeccionó con anterioridad al día 16 de septiembre de 2006 (siendo esta la fecha de emisión de la comunicación formal de la terminación de contrato) y dentro del plazo establecido en el contrato, invocando para tales efectos una supuesta comunicación verbal realizada por el Jefe de Bodega de la empresa demandada en France Field Chong Sok Ryu al señor R.Z. en agosto de 2004; sin embargo, ese (sic) Tribunal no encuentra prueba alguna fuera del testimonio del señor A.S. (fj.87), asesor legal de la empresa demandada, que corrobore este punto. N. aquí que de lo dicho por el testigo no se extrae siquiera certeza en cuanto a la fecha en que dicha comunicación verbal tuvo lugar, indicando el 20 o (sic) 25 de agosto, fechas que en todo caso tampoco se sitúan dentro del término establecido por el contrato.

    Si bien la validez de los contratos mercantiles, por imperio de la ley, no puede verse supeditada al cumplimiento (sic) formalidades, no es menos cierto que en el caso bajo revisión la comunicación relativa a la terminación y la observancia del término fijado para su presentación no constituye una formalidad para la validez del contrato, sino la voluntad emanada de los propios contratantes para su prórroga, que se erige como ley entre ellas. Cierto es que el contrato no exige expresamente que la comunicación en comentario asuma la forma escrita, sin embargo, es de esperarse que por su significado jurídico así sea, siguiendo la forma del contrato que obliga a las partes.

    No existiendo certeza respecto a una comunicación verbal y oportuna de parte de la demandada dirigida a dar por terminado el contrato suscrito con la demandante, se tiene que la comunicación de que trata la cláusula octava se perfeccionó fuera del plazo en ella establecido, específicamente, el día 16 de septiembre de 2004, según se aprecia de la nota que reposa a foja 66 del expediente que goza de pleno valor probatorio, por estar reconocida por sus firmantes C.S.R. (fj.142) y A.S. (fj.143) y por no haber sido tachada como falsa por su destinatario. No cabe duda entonces que el contrato se prorrogó tácitamente por un año lo que, vale aclarar, no hace del contrato uno por tiempo indefinido.

    Excepciona la opositora que la tácita reconducción del contrato de arrendamiento de servicios, a falta de disposición especial en el Estatuto Comercial, se rige por aquellas que regulan la figura en el Código Civil. Esta posición es compartida por la Sala pues es consecuente con lo dispuesto en el artículo 13 del mencionado cuerpo normativo, que impone aplicar al punto controvertido las leyes que regulen casos o materias semejantes, como lo es para el caso sub-íudice (sic), la normativa referente a los contratos de arrendamientos de fincas rústicas y urbanas; empero, debe decirse que las disposiciones 1317 y 1333 no sirven de apoyo a la tesis de la demandada, según la cual la prórroga del contrato se suscita mes a mes, por cuanto el servicio que le dispensa la actora así se remunera. Y es que este parámetro establecido en el artículo 1333 del Estatuto Civil opera en el evento de que no se hubiese fijado plazo al arrendamiento que no es el caso del contrato de marras, siendo que en su cláusula octava se señala claramente que el contrato de servicios se extiende por el término de 1 año prorrogable, no mes a mes como lo entiende el opositor". (fs.199-203)

    RECURSO DE CASACION y DECISIÓN DE LA SALA

    Precisa señalar que la demandante recurrió en Casación invocando la causal de fondo en dos conceptos, a saber: violación directa y error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, razón por la que analizaremos cada causal por separado, a tenor de lo dispuesto en el artículo 1192 del Código Judicial.

    La infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de violación directa se sustenta en cuatro motivos:

    "PRIMERO: Con infracción de la regla legal que estatuye que las obligaciones surgen de los contratos, cuasicontratos y de los actos u omisiones ilícitas en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia, la sentencia impugnada concluyó que LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., incumplió supuestos compromisos contractuales frente a la demandante, siendo que dicho pronunciamiento implica la imposición, en perjuicio de nuestra representada, de obligaciones que exceden el límite contractual fijados por las partes, en virtud del Contrato de Servicios suscrito entre ellas.

SEGUNDO

Con infracción de la regla legal que estatuye que los contratos tienen fuerza de ley entre las partes que lo suscriben y deben cumplirse a tenor de los mismos, la sentencia impugnada concluyó que nuestra representada no podía dar por terminado el Contrato de Servicios, siendo que ello no es así puesto que el referido contrato así lo autorizó.

TERCERO

La sentencia atacada al condenar a LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. por los cargos que le formula la demandante, responsabilizó a esta sociedad por una obligación contractual que no había asumido en relación con los pagos de arrendamientos a partir de la terminación contractual, con lo cual infringió el precepto legal sustantivo que establece que si los términos de un convenio son claros, debe respetarse el sentido literal de sus cláusulas.

CUARTO

Con infracción del precepto legal sustantivo conforme al cual en caso de prórroga de contratos de arrendamiento, los mismos se entienden según el comportamiento de los pagos, la sentencia censurada ha estimado que las prórrogas se verificarían por el término previsto en el contrato inicial, siendo que ello no es así, por cuanto las partes no han convenido en dicho tratamiento.

Las anteriores infracciones incidieron sustancialmente en la parte dispositiva de la sentencia impugnada".(fs.248-249)

Por lo anterior, estima la recurrente que la resolución de segunda instancia infringió los artículos 974, 976, 1132, y 1333 del Código Civil.

Destacados, como han sido, las motivaciones que originaron la decisión impugnada y los cargos formulados por la casacionista, bajo la modalidad de violación directa, le corresponde a la Sala hacer el estudio del recurso interpuesto.

En primer término, esta Corporación considera oportuno transcribir para su examen, la claúsula segunda, según fue modificada, y la cláusula tercera de la adenda, las cuales contemplan la terminación anticipada del contrato.

Dichas cláusulas exponen lo siguiente:

"Las partes contratantes acuerdan que el presente contrato de prestación de servicios, dará inicio el primer (1°) día del mes de septiembre de 2001 por un término de un (1) año prorrogable, pero podrá darse por terminado mediante comunicación de las partes con un mínimo de treinta (30) días de anticipación, comprometiéndose AJUSEG, S.A. a suministrar lo que tenga pendiente en cuanto a informes se refiere, y EL CLIENTE a la cancelación de los honorarios y gastos incurridos hasta la última fecha de la relación y prestación de servicios. De igual forma EL CLIENTE, se compromete a la cancelación completa de la última mensualidad que corresponda al mes calendario, independientemente a la fecha de notificación del cese o terminación del contrato

TERCERA

La cancelación anticipada del Contrato puede darse cuando una de las partes contratantes reincida en faltas graves en perjuicio económico de la otra. Esta reincidencia debe estar debidamente sustentadas (sic) con notas o memorándum (sic) necesarios para superar tales perjuicios. Se dará por terminado mediante comunicación de las partes con un mínimo de treinta (30) días de anticipación, comprometiéndose AJUSEG, S.A. a suministrar lo que tenga pendiente en cuanto a informes se refiere, y EL CLIENTE a la cancelación de los honorarios y gastos incurridos hasta la última fecha de la relación y prestación de servicios".(fs. 9-10)

La importancia de las cláusulas transcritas se hace evidente, si comprendemos que la discusión procesal de esta encuesta gravita en la hermenéutica que se efectuó de su contenido, frente a lo normado en los artículos 974, 976, 1132, y, principalmente, 1333 del Código Civil.

De la lectura de las claúsulas reproducidas, esta Superioridad advierte que las partes contratantes no establecieron expresamente el término de prórroga del contrato suscrito.

Dicho lo anterior y teniendo en cuenta que el tema en debate persigue la declaratoria de incumplimiento contractual por terminación anticipada del contrato, al haberse producido la tácita reconducción del contrato, esta Corporación estima importante y necesario traer al tapete lo contenido en los Artículos 1317 y 1333 del Código Civil, normativas sustantivas aplicables al caso en estudio:

Artículo 1317. Si al terminar el contrato, permanece el arrendatario disfrutando quince días de la cosa arrendada con aquiescencia del arrendador, se entiende que hay tácita reconducción por el tiempo que establecen los artículos 1329 y 1333, a menos que haya precedido requerimiento.

Artículo 1333. Si no se hubiese fijado plazo al arrendamiento, se entiende hecho por años cuando se ha fijado un alquiler anual, por meses cuando es mensual, por días cuando es diario.

En todo caso cesa el arrendamiento, sin necesidad de requerimiento especial, cumplido el término.

Con vista a las excertas transcritas, junto al resto de las piezas procesales, esta Corporación considera que al las partes no estipular expresamente un término de prórroga, dejaron al amparo de la legislación vigente sobre la materia, las prolongaciones al contrato suscrito, sin mayor formalidad de duración, quedando, entonces, el contrato prorrogado mensualmente, toda vez que los pagos se efectuaban de esta forma, a tenor de lo contemplado en el artículo 1333 del Código Civil.

Respecto a la figura de la tácita reconducción y con relación a la acción que ejercita la parte demandante, debe entenderse que la tácita reconducción lleva inmersa la celebración de un nuevo contrato, en términos y condiciones similares al contrato original, salvo su duración, debido a que la tácita reconducción opera con prescindencia del término de duración del contrato previo.

En este sentido, se requiere ser diáfanos en el análisis de las cláusulas en estudio y de las normas que regulan la tácita reconducción. Cuando el artículo 1333 del Código Civil señala como premisa mayor la frase "Si no se hubiese fijado plazo al arrendamiento", dicho enunciado debe leerse, para el caso de tácita reconducción, así: "Si no se hubiese fijado plazo a la prórroga", puesto que lo pretendido con esta disposición es determinar la duración contractual sometida a este fenómeno jurídico.

Por ello, si las partes deseaban que la duración del contrato se prorrogara por el mismo término fijado con anterioridad, así lo hubiesen expresado. De ahí que la claridad de la redacción de las cláusulas en examen, tal como fueron modificadas, permite cavilar que las partes no contemplaron un término de prórroga, acogiéndose a los parámetros que establecen las normas que regulan la materia, al manifestar de manera sucinta que el contrato era "por un término de un (1) año prorrogable".

Por tal razón, esta S. estima que presumir que el contrato de servicios se prorrogó por el término de un año, similar al contrato inicial, cuando no fue expresamente acordado, implica la imposición, en perjuicio de la recurrente, de obligaciones que exceden el límite contractual fijado por las partes, violando el sentido literal de las cláusulas del Contrato de Servicios suscrito entre ellas.

En consecuencia, esta Corporación comparte los cargos que sustentan la infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de violación directa, así como las explicaciones de infracción de los artículos 974, 976, 1132, y 1333 del Código Civil; razón por la que se procederá a casar la resolución impugnada y, como tribunal de instancia, confirmar la sentencia de primer grado, de conformidad con lo establecido en el artículo 1195 del Código Judicial.

Por todo lo anterior, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la resolución de 21 de enero de 2009, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, y convertido en tribunal de segunda instancia, CONFIRMA la Sentencia No.28-08 de 03 de abril de 2008, dictada porel Juzgado Undécimo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá.

La condena en costas contra la parte actora y a favor de la recurrente se fija en la suma de TRECIENTOS BALBOAS (B/.300.00).

N.,

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA

HARLEY J. MITCHELL D. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)