Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 23 de Enero de 2015

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución23 de Enero de 2015
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

La firma WATSON & ASSOCIATES, en su condición de apoderada judicial del señor A.Á., ha interpuesto Recurso de Casación contra la Resolución de 18 de octubre de 2011, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, la cual Reforma la Sentencia N° 95 de 25 de noviembre de 2009, proferida por el Juzgado Décimo Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial, dentro del Proceso Ordinario propuesto por A.Á. contra R.W. de PONCE.

Esta S. Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante Resolución de 22 de octubre de 2013, admitió el Recurso de Casación corregido, interpuesto por la firma WATSON & ASSOCIATES en su condición de apoderada judicial del señorA.Á.. (fs. 807 a 808).

Finalizada la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada por ambas partes del Proceso (fs. 812 a 824, 826 a 830), corresponde entonces decidir el Recurso impetrado, para lo cual se adelantan las siguientes consideraciones.

ANTECEDENTES

La firma WATSON & ASSOCIATES apoderada judicial del señor A.Á., propuso Proceso Ordinario contra R.W. de PONCE a fin que mediante Sentencia Judicial se formularan las siguientes declaraciones:

"PRIMERO: Que la demandada, R.W.D.P., en su calidad de propietaria y conductora del vehículo NISSAN XTRAIL, 4X4, Placa 019251, Dorado, es responsable de los daños y perjuicios ocasionados a nuestro representado, A.Á., como consecuencia del accidente automovilístico ocurrido el día 15 de diciembre de 2004;

SEGUNDO

Que la demandada está obligada a indemnizar todos y cada uno de los daños y perjuicios causados a nuestro representado, como consecuencia directa e indirecta del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004, al cual se refiere el punto anterior;

TERCERO

Que se condene a la demandada al pago de la suma de CIENTO CINCUENTA MIL BALBOAS, B/.150,000.00 en concepto de daños y perjuicios ocasionados a A.Á. como consecuencia del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004 del cual versa el presente proceso, que incluye el daño material causado, el lucro cesante y el daño moral infringido a nuestro representado."(fs. 2 a 8)

A través del Auto No. 1384 de 4 de octubre de 2007, proferido por el Juzgado Décimo Séptimo Civil del Primer Circuito Judicial, se admitió el Proceso Ordinario propuesto por el señor A.Á. contra R.W. de PONCE.

Luego de cumplidas las etapas procesales correspondientes, el Juzgado de primera instancia, mediante Sentencia No. 95 de 25 de noviembre de 2009, resuelve lo siguiente:

... DECLARA PROBADA PARCIALMENTE la pretensión de la demandante y DECLARA:

PRIMERO: Que la demandada R.W.D.P., en su calidad de propietaria y conductora del vehículo NISSAN XTRAIL, 4X4, Placa 019251, Dorado, es responsable de los daños y perjuicios ocasionados a nuestro representado, A.Á., como consecuencia del accidente automovilístico ocurrido el día 15 de diciembre de 2004.

SEGUNDO: Que la demandada está obligada a indemnizar todos y cada uno de los daños y perjuicios causados a nuestro representado, como consecuencia directa e indirecta del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004, al cual se refiere el punto anterior.

TERCERO: Se condena a la demandada al pago de la suma de DOS MIL DIECIOCHO BALBOAS CON 22/100 (B/. 2,018.22) en concepto de lucro cesante; NOVENTA Y DOS BALBOAS CON 79/100 (B/. 92.79), en concepto de daño material y VEINTICINCO MIL BALBOAS CON 00/100 (B/. 25,000.00) en concepto de daño moral ocasionados a A.Á. como consecuencia del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004 del cual versa el presente proceso.

Las costas a cargo de la demandada, se fijan por disposición del artículo 1071 del Código Judicial, en la suma de SEIS MIL SETECIENTOS SETENTA Y SIETE BALBOAS CON 75/100 (B/. 6,777.75).

Los intereses a cargo de la demandada se fijan en la suma de TRES MIL TRESCIENTOS OCHENTA Y OCHO BALBOAS CON 88/100 (B/. 3,388,88), en atención a lo dispuesto por el artículo 993 del Código Civil.

Las costas de primera y segunda instancia se entienden compensadas entre las partes del proceso, a tenor de lo dispuesto en el artículo 1075 del Código Judicial.

...

Ambas partes del Proceso recurrieron a través de Recurso de Apelación contra la decisión del A quo, resolviendo la alzada el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, el cual mediante Resolución de 18 de octubre de 2011, R. la decisión del Ad quo, expresando lo siguiente:

"...

REFORMA la Sentencia N° 95 de fecha de 25 de noviembre de 2009, dictada por el Juez Décimo Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, en el sentido de que su parte resolutiva lea así:

PRIMERO

Que la demandada R.W.D.P., en su calidad de propietaria y conductora del vehículo NISSAN XTRAIL, 4X4, Placa 019251, Dorado, es responsable de los daños y perjuicios ocasionados al señor A.Á., como consecuencia del accidente automovilístico ocurrido el día 15 de diciembre de 2004.

SEGUNDO

Que la demandada está obligada a indemnizar todos y cada uno de los daños y perjuicios causados a dicho demandante, como consecuencia directa e indirecta del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004, al cual se refiere el punto anterior.

TERCERO

Se condena a la demandada al pago de la suma de DOS MIL DIECIOCHO BALBOAS CON 22/100 (B/. 2,018.22) en concepto de lucro cesante, NOVENTA BALBOAS CON 79/100 (B/. 92.79), en concepto de daño material y DIEZ MIL BALBOAS CON 00/100 (B/. 10,000.00) en concepto de daño moral ocasionado a A.Á. como consecuencia del accidente de tránsito ocurrido el día 15 de diciembre de 2004 del cual versa el presente proceso.

..."

Inconforme con el dictamen del Superior, la firma WATSON & ASSOCIATES, apoderada judicial de la parte demandante, formalizó el Recurso de Casación, el cual esta S. procede a resolver.

EL RECURSO DE CASACIÓN

Las C.es del Recurso de Casación son dos, en el fondo, exponiéndose en primer lugar la de"INFRACCIÓN DE NORMAS SUSTANTIVAS DE DERECHO EN CONCEPTO DE ERROR DE DERECHO EN CUANTO A LA APRECIACIÓN DE LA PRUEBA, LO QUE INFLUYÓ SUSTANCIALMENTE EN LO DISPOSITIVO DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial.

Esta C. de fondo es sustentada a través de tres (3) Motivos que exponen lo siguiente:

"PRIMERO: El Primer Tribunal Superior al dictar la resolución recurrida y fijar en la suma de B/2.018.22 el lucro cesante reclamado, incurrió en error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba al no apreciar adecuadamente, a pesar de constituir plena prueba, los Informes Periciales de los P.s JOSE ANGEL HIDROGO (FS. 494-497 Y 506) y B.M. (fs.521-524), quienes coinciden que el accidente ocasionado al DEMANDANTE le redujo su condición de poderse desenvolver laboralmente, conclusión totalmente contraria a la que llegó el Ad-quem, pues si éste hubiese valorado adecuadamente dichos informes periciales, hubiese concluido que el lucro cesante a favor del DEMANDANTE arroja la suma B/. 62.376.88, error éste de apreciación probatoria que influyo en la parte dispositiva del fallo recurrido.

SEGUNDO

El Primer Tribunal Superior al dictar la resolución recurrida y fijar en la suma de B/. 92.79, los daños materiales reclamados, incurrió en error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba al no valorar adecuadamente, a pesar de constituir plena prueba, los Informes Periciales de los D.O.E.S. (fs. 616-617) y L.F.A.(.. 619-621), quienes coinciden en la lesión sufrida por el DEMANDANTE, que ésta fue ocasionada por la DEMANDADA, y que sea hace imperioso la atención y rehabilitación del DEMANDANTE, para tratar dentro de lo posible que éste posea una calidad de vida normal. De haber considerado el Ad-quem Informes Periciales de los D.O.E.S. (FS. 616-617) y L.F.A. (fs. 619-621), le hubiese dado el valor fehaciente a dichas pruebas periciales, y habría concluido la necesidad que el demandante tiene de rehabilitarse medicamente (sic) y que esto tiene un costo de B/. 12,000.00 y B/.15,000.00, error de apreciación que influyo sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida, al fijar en la suma de B/. 2,018.22 el lucro cesante reclamado cuando de dicho material probatorio se desprende suma distinta.

TERCERO

El Primer Tribunal Superior al dictar la resolución recurrida y fijar en la suma de B/.10.000.00 la cuantificación de los daños morales sufridos por el demandante A.Á., incurrió en error de derecho en la apreciación de las pruebas toda vez que no valoró adecuadamente, a pesar de constituir plena prueba, los documentos que constan a foja 11 (Formato de la Autoridad del Transito No. 484114 de fecha de 15 diciembre de 2004, relativo al reporte del accidente), a fojas 263 a 278 (Sentencia Penal 82 de 29 septiembre de 2006, en la cual se declara penalmente responsable a R.W. de P., a fojas 311 a 318 (Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007, del Segundo Tribunal Superior, la cual confirma en todas sus partes la Sentencia 82 de 29 de septiembre de 2006), así como a foja 171 (Oficio No. PTE 005-9-14919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal dirigido a la Personería Segunda Municipal que contiene el examen médico del demandante), pruebas éstas que demuestran la ocurrencia del accidente, quien fue el responsable del mismo y los daños causados, todas demuestran el alto grado de responsabilidad en que incurrió la DEMANDA y la gravedad de las lesiones que ocasionó y no obstante, no fueron apreciadas adecuadamente, así como tampoco se le dio el adecuado valor probatorio a los Informes Periciales de los D.L.F.A. (fs. 619-621) y O.E.S. (fs. 616-617) que demuestran el grado de afectación física y psíquica que sufre el DEMANDANTE por culpa de la DEMANDADA, pruebas que de haberse apreciado correctamente se hubiera concluido la existencia de un daño moral superior a los B/10.000.00, error probatorio que influyo sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida."

Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos transcritos, son los artículos 781 y 980 del Código Judicial y el artículo 1644a del Código Civil.

La segunda C. de fondo invocada en el presente Recurso de Casación, corresponde a la "INFRACCIÓN DE NORMAS SUSTANTIVAS DE DERECHO EN CONCEPTO DE ERROR DE HECHO SOBRE LA EXISTENCIA DE LA PRUEBA, LO QUE INFLUYÓ SUSTANCIALMENTE EN LO DISPOSITIVO DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial.

Esta C. de fondo es sustentada a través de tres (3) Motivos que exponen lo siguiente:

"PRIMERO: El Primer Tribunal Superior al proferir la resolución recurrida no tomó en cuenta, para los efectos de fijar el monto del lucro cesante y daños materiales, a las declaraciones de los P.s JOSÉ ANGEL HODROGO (fs. 587-592) y B.M. (fs.593-599), las cuales son coincidentes y demuestran que dados las graves condiciones físicas y de salud del demandante y su inminente pérdida del empleo, el lucro cesante asciende a la suma de B/. 62.376.88 y no a la suma de B/. 2.018.22 que erróneamente fue fijada por el Tribunal Superior, como consecuencia del error probatorio en que incurrió.

SEGUNDO

El Primer Tribunal Superior al dictar la resolución recurrida y fijar el monto de los daños materiales en que incurrió el DEMANDANTE en la suma de B/.92.79, incurrió en error de hecho en la existencia de la prueba al no tomar en cuenta ni otorgarle valor probatorio a las declaraciones rendidas por los P.D.O.S. (fs.626-627) y Dr. LUIS AMADO (FS. 623-625) la cual son coincidentes sobre los daños y lesiones sufridas por el DEMANDANTE y las declaraciones del último de los peritos mencionados que señala, en base a su experiencia, existe lesiones y daños físicos sufridos por el DEMANDANTE. Siendo que, de haber considerado el Ad-quem la existencia de las declaraciones de los P.s Médicos Dr. O.S. (fs.626-627) y Dr. LUIS AMADO (fs.623-625), habría concluido que el DEMANDANTE sufrió lesiones y que éstas requieren un tratamiento quirúrgico y de rehabilitación, por la suma de hasta B/.15.000.00 y no la fijada por el Tribunal Superior, influyendo dicha falta de apreciación en lo dispositivo de la resolución recurrida.

TERCERO

El Primer Tribunal Superior al dictar la resolución recurrida incurrió en error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba ya que al condenar a la DEMANDADA a pagar los daños morales que produjo al DEMANDANTE no tomo en cuenta las declaraciones de los peritos D., O.S. (fs.626-627) y LUIS AMADO (FS.623-625), quienes son coincidentes sobre la gravedad de los daños y lesiones sufridas que originan una repercusión y daño moral a indemnizar por una suma superior a la que condenó pagar el Tribunal Superior. De tal forma, que de haber considerado el Ad-quem la existencia de tales declaraciones (de los peritos D., O.S. (fs.626-627) y LUIS AMADO (fs.623-625), que demuestran el grado de afectación física y psíquica que sufre el DEMANDANTE por culpa de la DEMANDADA , se hubiese fijado el monto del daño moral en suma superior a los B/.10.000.00, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida."

Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos transcritos, son los artículos 780 y 966 del Código Judicial y el artículo 1644a del Código Civil.

CRITERIO DE LA SALA

Como quiera que el presente Recurso de Casación consta de dos C.es de Casación en el fondo, esta S. de lo Civil procederá al análisis individual de cada una de las Casuales y en primer lugar al examen de la primera C. expuesta, que corresponde a la C. de "INFRACCIÓN DE NORMAS SUSTANTIVAS DE DERECHO EN CONCEPTO DE ERROR DE DERECHO EN CUANTO A LA APRECIACIÓN DE LA PRUEBA, LO QUE INFLUYÓ SUSTANCIALMENTE EN LO DISPOSITIVO DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA", C. contenida en el artículo 1169 del Código Judicial.

La C. invocada se configura "cuando el elemento probatorio se examina, se toma en cuenta, se le analiza, pero no se le atribuye el valor, la eficacia probatoria, los efectos que conforme a la Ley le corresponde." (FÁBREGA, PONCE, J. y DE V., GUERRA, A., "Casación y Revisión", Panamá, Sistemas Jurídicos, S., 2001, pág. 111).

A través de los tres (3) Motivos que fundamenta la referida C., el Casacionista denunció el yerro probatorio cometido por el Tribunal Superior, el cual consistió en que le restó valor probatorio a los Informes Periciales de los peritos J.A.H. (fs. 494 a 497) y B.M. (fs. 521 a 524), al igual los D.O.E.S. (fs. 616 a 617) y L.F.A. (fs. 619 a 621). Igualmente, se sostiene en los Motivos expuestos que la Sentencia impugnada no apreció debidamente las siguientes pruebas: Formato de la Autoridad del Transito No. 484114 de 15 de diciembre de 2004 (f.11), la Sentencia Penal 82 de 29 de septiembre de 2006 (fs. 263 a 278), la Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007 del Segundo Tribunal Superior (fs. 311 a 318) y el Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal dirigido a la Personería Segunda Municipal que contiene el examen medico del demandante (f. 171).

Sobre las pruebas que se dicen mal valoradas, el Tribunal manifestó lo siguiente:

"...

En tal propósito y luego de una lectura serena de las constancias de autos, estima esta Colegiatura que, tal como lo dejó expresado el Juez del grado inferior, para establecer el monto del lucro cesante o ganancias dejadas de percibir por el demandante, se tomó en consideración el Informe Pericial Contable rendido por el Licenciado J.Á.H., en su condición de P. designado por el Tribunal (ver fojas 494-497 del infolio), quien manifestó que el señor A.Á., como empleado de Gudico, S., devenga un salario mensual de B/.453.65 y como quiera que la Caja de Seguro Social le pagó al demandante por los 298 días que estuvo incapacitado un porcentaje de su salario (que, según lo dispuesto en la Ley, es el 60% del salario), a la demandada le correspondería pagar el 40% restante del salario del actor por los referidos días de incapacidad, los cuales ascienden a un total de B/.2,018.22.

...

De otro lado, explica esta Superioridad que los B/.15,000.00 que solicita el señor A.Á. se le reconozcan en concepto de cirugía y rehabilitación tampoco pueden ser considerados en la condena impuesta a la señora R.W.D.P., ya que, por un lado, el D.L.A., en su Informe Pericial rendido a fojas 619-621 del infolio, manifestó que "El señor Á. puede requerir procedimiento de alargamiento del miembro inferior derecho (Fémur), cirugía reconstructiva de la articulación acromioclavicular izquierda y fisioterapias posterior a esto" (el destacado es del Tribunal), lo que como pueden observarse es una mera posibilidad y, de otro lado, el monto estimado para dicho procedimiento quirúrgico estaba entre los B/. 12,000.00 y los B/. 15,000.00, suma esta que fue un cálculo aproximado sin que ella encuentre sustento en documentación alguna, pues, como dejó expresado el referido G., "No adjunté las pruebas porque no se me pidieron."

...

Ahora bien, a renglón seguido, estima esta Colegiatura que aún cuando en el expediente de marras quedó plenamente acreditado que el señor A.Á. experimentó daños morales como consecuencia del accidente de tránsito en el que se vio involucrado el día 15 de diciembre de 2004, la suma impuesta por el Juez a-quo en concepto de dicho daño moral resulta desproporcionada.

Lo anterior es así, por cuanto que, según lo preceptúa el artículo 1644a del Código Civil, para determinar el monto de la indemnización por los daños morales ocasionados se tomará en cuenta "los derechos lesionados, el grado de responsabilidad, la situación económica del responsable, y la de la víctima, así como las demás circunstancias del caso."

A tal respecto, advierte el Tribunal que en autos no existe prueba contundente que determine la situación económica de la demandada, por lo que para establecer la indemnización por los pretendidos daños morales se deberá tomar en consideración, además, del derecho lesionado que se explica en párrafos precedentes, que en la Certificación Vehicular expedida por el Municipio de Panamá (a fojas 9), en el Formato de Tránsito (a fojas 11) y en la Declaración Indagatoria rendida por la señora R.W.D.P. (a fojas 60-64) esta última vive en un barrio de clase media, así como también que de la referida Indagatoria la demandada declara, bajo la gravedad de juramento, entre otras cosas, que como empleada de la Autoridad del Canal de Panamá recibe ingresos mensuales brutos de B/.1,300.00. Por ello, una suma justa y equitativa por los pretendidos daños morales, tomando en cuenta que los mismos no pueden constituir fuente de enriquecimiento para el demandante ni empobrecimiento para la demandada, el Tribunal fija los referidos daños morales en la suma de DIEZ MIL BALBOAS CON 00/100 (B/.10,000.00), razón por la cual lo procedente es reformar la sentencia venia en apelación en tal sentido.

...

No obstante lo anterior, advierte el Tribunal que el señor A.Á. promovió demandada Ordinaria de Mayor Cuantía contra la señora R.W.D.P. por un monto de B/.150,000.00, por lo que, no se puede perder de vista que el Juez a-quo accedió parcialmente a la suma pedida, ya que profirió una sentencia condenatoria a favor de dicho demandante por la suma total de B/.27,111.01, desglosados de la siguiente forma: B/.2,018.22 en concepto de lucro cesante, B/.92.79 en concepto de daño material y B/.25,000.00 en concepto de daño moral; sin embargo, como quiera que el demandante pidió más de lo que se le debía entregar como indemnización por los daños materiales y morales que reclama, dicho demandante debe ser condenado en costas por lo pedido en exceso, razón por la cual se procede reformar la sentencia impugnada, a fin de compensar entre las partes las referidas costas, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 1075 del Código Judicial.

Por último, también será reformada la sentencia, en el sentido de eliminar la condena en intereses que impuso el Juez a-quo a cargo de la señora R.W.D.P., en vista de que el monto de la indemnización deprecada por la parte actora no está determinada al momento de presentarse la demanda, sino a partir de la ejecutoria de la sentencia, por tratarse de una condena derivada de responsabilidad civil extracontractual

... ."

En este aspecto, aprecia la S. que la Sentencia de segunda instancia reconoció que no existe prueba contundente que determine la situación económica de la demandada y además, el Tribunal fija la suma de los daños morales en (B/. 10,000.00), pues se tomó en consideración los derechos lesionados, el grado de responsabilidad, la situación económica del responsable y de la víctima, así como las demás circunstancias del caso. Asimismo, El Tribunal Superior procede a reformar la Sentencia impugnada, a fin de compensar entre las partes las referidas costas, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 1075 del Código Judicial. También, será reformó la Sentencia, en el sentido de eliminar la condena en intereses que impuso el Juez a-quo a cargo de la señora R.W. de PONCE.

Ahora pasaremos a analizar las pruebas que han sido denunciadas por el Recurrente en los Motivos del Recurso de Casación como valoradas incorrectamente por el Ad quem, las cuales se identifican como:

  1. Informe Pericial del P.J.A.H. (fs. 494 a 497).

  2. Informe Pericial del P.B.M. (fs. 521 a 524).

  3. Informe P.d.D.O.E.S. (fs. 616 a 617).

  4. Informe Pericial del D.L.F.A. (fs. 619 a 621).

  5. Formato de la Autoridad de Transito y Transporte Terrestre No. 484114 de 15 de diciembre de 2004 (f.11).

  6. Copia autenticada de la Sentencia Penal 82 de 29 de septiembre de 2006, dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal (fs. 263 a 278).

  7. Copia autenticada de la Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007 del Segundo Tribunal Superior (fs. 311 a 318).

  8. Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal, Consulta Externa (f. 171).

    En cuanto al Informe Pericial presentado por el P. del Tribunal, J.A.H. a (fojas 494 a 497), en el mismo se pudo observar que dicho perito señaló que:

    "Podemos señalar entonces, que el señor ABREGO dejó de percibir ingresos durante su incapacidad (Lucro Cesante) de DOS MIL DIECIOCHO BALBOAS CON VEINTIDÓS CENTÉSIMOS B/2,018.22.

    ...

    El señor A.A. por su limitada capacidad económica, la mayoría de los exámenes que realizó como consecuencia del accidente se los practicó en la Caja del Seguro Social, sin embargo incurrió en algunos gastos médicos que suman NOVENTA Y DOS BALBOAS CON SETENTA Y NUEVE CENTÉCIMOS (B/92.79)."

    De la prueba consistente en el Informe Pericial del P.J.A.H., se pudo observar que el señor A.Á. dejó de percibir ingresos económico durante su incapacidad producto del accidente de tránsito ocurrido el 15 de diciembre de 2004, además, el lucro cesante fue calculado en la suma de B/. 2,018.22, así como también, el señor A.Á. incurrió en algunos gastos médicos que suman la cantidad de B/. 92.79.

    D.I. pericial antes señalado, se demuestra que el señor A.Á. sufrió un daño material(lucro cesante)a consecuenciadel accidente de tránsito ocurrido el 15 de diciembre de 2004, quien resultó responsable del hecho ocurrido, la señora R.W. de PONCE. En cuanto al daño material (lucro cesante) que sufrió el señor A.Á., fue tasado en base a la incapacidad definitiva de 298 días que fue otorgado por el Instituto de Medicinal Legal del Ministerio Público, al señor A.Á. y dicho daño fue reconocido a través de perito contable por la suma de B/. 2,018.22. Igualmente, se comprobó que el señor Á. incurrió en gastos médicos que asciende en la suma de B/.92.79.

    La prueba pericial denunciada en el Recurso de Casación y que consta a fojas 521 a 524 del expediente, corresponde a un Informe Pericial emitido por el P.B.M., quien indicó:

    En vista de lo anterior (sic) expuesto nos atrevemos a considerar que el señor A.A. en los años venideros no va a poder realizar su trabajo ordinario debido a las lesiones sufridas y certificadas a raíz del accidente sufrido el 14/12/2004, por lo que estimamos pérdidas en ingresos salariales (lucro cesante) por la suma de B/.62,376.88. Ver anexo Cuadro R-1

    R-2 RESUMEN DE GASTOS MEDICOS

    Revisando el expediente 270-07, nos percatamos que no existen facturas por gastos médicos debido a que el señor A. se atendió totalmente en la Caja del Seguro Social, pero tenemos evidencia física de facturas por compra de medicamentos que el señor A. tuvo que comprar con sus recursos porque en su momento la caja del Seguro Social no las tenía en existencia. Las mismas suman un total de B/.92.79.

    En relación, a la prueba indicada (Informe Pericial Contable del P. B.M., debe señalar la S. que la misma es una prueba en la que se desprende que el señor A.Á. sufrió lesiones corporales en virtud del accidente automovilístico, por lo que se estima en pérdida económica (lucro cesante) en la suma de B/.62,376.88. Asimismo, se aprecia que el señor A.Á. compró medicamentos por un total de B/.92.79.

    De lo anteriormente expuesto, aprecia la S. que el señor A.Á. evidentemente sufrió daños y perjuicios a consecuencia del accidente ocurrido. Sin embargo, en el expediente no se ha comprobado que el señor A.Á. haya dejado de laborar en la empresa Gudico, S., por lo tanto, no se ha podido demostrar que el demandante ha dejado de percibir la suma de B/.62,376.88 en concepto de daño material (lucro cesante), pues lo que sí se acreditó en el expediente fue que el señor A.Á. fue incapacitado definitivamente por 298 días, por el Ministerio Público del Instituto de Medicina Legal y por ende dejó de laborar por ese tiempo. Además, el P. del Tribunal utilizó el parámetro de 298 días de incapacidad definitiva para calcular el daño material (lucro cesante), suma que se arrojó en B/.2,018.22 y que dejó de percibir el demandante en virtud del accidente ocurrido.

    Consta a fojas 616 a 617, Informe Pericial del P. del Tribunal, el D.O.E.S. quien manifestó que:

    A.

    "1. Las lesiones que sufrió el señor A. el día del accidente son las descritas en la cuadrícula del Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social (sala de ortopedia), que se describen como:

    1. Fractura del Fémur derecho (operado)

    2. Fractura de tres (3) costillas izquierdas.

    3. Contusión de parrilla esternal

    4. L. de codo izquierdo

    5. L. de hombro izquierdo

    6. Herida frontal derecha (2 cms.)

  9. ...

  10. Como resultado del accidente sufrido por el señor A., éste requiere de tratamiento de sostén (fisioterapia) que no es un tratamiento especial.

  11. ...

    B. Tenemos que según informe radiológico de la Caja de Seguro Social efectuado el día 30 de junio del presente año, sobre una resonancia magnética de columna lumbar dio la siguiente conclusión: "DISCOPATA DEGENERATIVA L3-L4 Y L4-L5. PEQUEÑO DISCO HERNIADO FORAMINAL DERECHO L4-L5." (Adjunto copia de dicho documento).

    C.E. realizada al Señor Alcibíades A. por El P. del Tribunal:

    Se trata del Paciente: masculino, 50 años, consiente y orientado en el tiempo y espacio. Exploración física: cabeza con pequeña cicatriz frontal derecho, ojos con pequeña carnosidad conjuntival izquierda, boca y oídos sin patología, cuello con leve dolor en clavícula izquierda al flexionar y extender el brazo izquierdo, cardiopulmonar dentro de límites normales, abdomen globoso sin visceromegalia (patología), muslo derecho con cicatriz delgada-vertical de 6 a 8 cms. producto de cirugía del fémur derecho, piernas sin cicatrices y discreta asimetría (3 cm. Mas corta la pierna derecha que la izquierda), sensibilidad de miembros inferiores normal.

    CONCLUSIÓN: Consideramos que debido a la constancia del paciente ha logrado superar su crisis inicial del accidente que lo imposibilito por cerca de un año para sus actividades personales y laborales. Su dedicación y apego a su tratamiento recibido ha sido primordial para no haber quedado con secuelas importantes. Sin embargo, este accidente trajo como resultado que actualmente padezca de dolores en la espalda (área lumbar), muslo derecho (área post quirúrgica o área de cirugía pasada), hombro izquierdo, como probable producto del trauma sufrido el día del accidente."

    Referente al Informe Pericial del Doctor O.E.S., aprecia esta Superioridad que el señor A.Á. padeció de lesiones corporales (Fractura del Fémur derecho (operado), Fractura de tres (3) costillas izquierdas, Contusión de parrilla esternal, L. de codo izquierdo, L. de hombro izquierdo y Herida frontal derecha (2 cms) derivado del accidente de tránsito ocurrido el 15 de diciembre de 2004. También, se observó que del accidente referido el señor A.Á. fue imposibilitado para sus actividades laborales y personales, por espacio de un año.

    Esta prueba pone de manifiesto que el señor A.Á. sufrió lesiones corporales producto del accidente automovilístico ocurrido el 15 de diciembre de 2004 donde su motocicleta PIAGGIO, Placa M-03202 fue impactado por un vehículo Nissan Xtrail, 4x4, Placa 019251, Dorado conducido por la señora R.W. de PONCE. Es por ello, que el señor A.Á. sufrió los daños y perjuicios causados por la afectación realizada a su persona en el accidente de tránsito ocurrido.

    De igual manera, consta a fojas 619 a 621 del expediente, Informe Pericial practicado por el D.L.F.A. que demuestra:

    ...

    1. Fractura de Fémur derecho

    2. Trauma Torácico (fractura de costillas)

    3. Dislocación del codo izquierdo

    4. Deformidad en el hombro izquierdo

    5. Herida en la frente.

    ...

    1. Las lesiones que sufrió el señor A. producto del accidente del 15 de diciembre del 2004, son:

    A) Fractura del Fémur derecho consolidada con acortamiento, dislocación acromioclavicular no resuelto, trauma torácico cerrado, dislocación del codo izquierdo, herida en la frente.

    2.Probablemente la discopatia degenerativa lumbar que causa dolor en la espalda baja era preexistente al accidente.

    3. ...

    4. El señor A. puede requerir procedimiento de alargamiento del miembro inferior derecho (Fémur), cirugía reconstructiva de la articulación acromioclavicular y fisioterapias posterior a esto.

    5. Tomado en cuenta el procedimiento quirúrgico, rehabilitación y fisioterapia los costos pueden oscilar entre doce mil (12,000.00) y quince mil (15,000.00) dólares en total.

    Referente a la prueba que consiste en el Informe Pericial practicado por el D.L.F.A., se desprende que el señor A.Á. tuvo un accidente de tránsito y en virtud del mismo sufrió lesiones corporales tales como: Fractura de Fémur derecho, Trauma Toráxico (fractura de costillas), Dislocación del codo izquierdo, Deformidad en el hombro izquierdo y Herida en la frente. Igualmente, en este Informe Pericial se indica que el demandante requiere que se le reconozca el procedimiento de alargamiento del miembro inferior derecho (Fémur), cirugía reconstructiva de la articulación acromioclavicular izquierda y fisioterapias posterior a esto y procedimiento quirúrgico, rehabilitación y fisioterapia, lo que determina que los costos pueden oscilar entre doce mil (12,000.00) y quince mil (15,000.00) dólares en total.

    Con respecto a lo expresado, esta S. estima que el señor A.Á. al haber sufrido un accidente automovilístico y padecer de múltiples lesiones corporales, se pudo determinar el daño material (lucro cesante) y daño moral del demandante, pues lo ocurrido fue un hecho inesperado por el señor A.Á. y que por circunstancias ajenas a su voluntad sufrió un accidente de tránsito.

    Por otro lado, el D.L.F.A. en el mismo Informe Pericial señaló que el señor A.Á. puede requerir procedimientos quirúrgicos de alargamiento, reconstrucción y fisioterapia los cuales tendrían un costo aproximado de B/.12,000.00 a 15,000.00. Sin embargo, esta es una suma estimada que no encuentra sustento en ningún documento dentro del expediente.

    Se observa Formato de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre No. 484114 de 15 de diciembre de 2004 (f.11), en el cual se indicó que:

    a) Versión del conductor No. 1: No pudo firmar el parte Policivo. Ni escribir su versión debido a su estado de salud.b) Versión del conductor No. 2: Yo iba en la calle de dos vías de la calle chanis hacia la calle al lado de farmacia arrocha de Costa del Este y en el cruce de la principal de costa del este sentí el golpe de la motocicleta y pare en la esquina de la cuadra. c) Versión del Inspector del Tránsito: El participante #2 , transitaba en el carril derecho de la parte interna de costa del este, procedente del Corredor Sur caseta de chanis al ingresar la calle principal de chanis no extrema la debida precaución necesaria interceptándole la trayectoria #1 que transitaba en el carril izquierdo hacia la avenida centenario.

    En atención a la prueba del Formato de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre No. 484114 de 15 de diciembre de 2004 se comprueba que el señor A.Á. efectivamente estuvo involucrado en un accidente de tránsito con la señora R.W. de PONCE en el cual el demandante obtuvo múltiples lesiones corporales y por esa razón el policía no pudo entrevistar al señor A.Á..

    De lo relatado en el Formato de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre No. 484114 de 15 de diciembre de 2004, se pudo acreditar que no hay duda que el señor A.Á. tuvo un accidente de tránsito y que producto de éste resulto con múltiples lesiones corporales y además, dicho accidente le causó daño moral y material al señor A.Á..

    Consta a fojas 263 a 278, copia autenticada de la Sentencia Penal 82 de 29 de septiembre de 2006, dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal, cuya parte resolutiva dispone:

    ...DECLARA PENALMENTE RESPONSABLE a R.W. de PONCE, mujer, panameña, mayor de edad portadora de la cédula de identidad personal No. 3-66-2465, con número de seguro social 26-8257, casada, nació el día 8 de junio de 1958, en la Ciudad de C., hija de L.W.Z. (Q.E.P.D) y ANA LEW de WONG, con residencia en Parque Lefevre, Residencial Altos del R., calle C., casa No. 456, teléfono 233-0279 y LA CONDENA a DIECIOCHO (18) MESES DE PRISIÓN e INHABILITACIÓN para el ejercicio de funciones públicas, por igual término a la pena principal, como AUTORA del delito de LESIONES PERSONALES CULPOSAS, cometido en perjuicio de A.Á..

    Con respecto a la prueba antes mencionada, se observa que la señora R.W. de PONCE fue declarada penalmente responsable por el delito de Lesiones Personales C. cometido al señor A.Á..

    Cabe destacar que a folios 311 a 318, se observa copia autenticada de la Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007 del Segundo Tribunal Superior, cuyo contenido es el siguiente:

    ...CONFIRMA en todassus partes la Sentencia No. 82 del 29 de septiembre de 2006, dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal, dentro del proceso seguido a la señora R.W. de PONCE por delito de LESIONES PERSONALES CULPOSAS en perjuicios de A.A..

    La prueba consistente en la Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007 del Segundo Tribunal Superior, confirmó la Sentencia No. 82 del 29 de septiembre de 2006 dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal.

    Con respecto a las Sentencias antes referidas, debe señalar la S. que las mismas prueban que la señora R.W. de PONCE, fue declarada penalmente responsable por el delito de Lesiones personales C. causado al demandante, señor A.Á., quien sufrió daños y perjuicios a consecuencia del accidente de tránsito y los mismos fueron comprobados a través de documentos fehacientes, consistentes en daños materiales y morales.

    El Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal, Consulta Externa, realizado por la D.L.d.C.R.A. practicado al señor A.Á. (f. 171), indica lo siguiente:

    "Nombre: A.Á.

    Cédula: 9-217-840

    Edad: 46 años

    Aspecto general de salud: Estable.

    Fecha o Evolución de la lesión: 15 de diciembre del 2004.

    Descripción de las lesiones:

    Refiere hecho de tránsito ocurrido el 15 de diciembre de 2004. Colisión.

    Era conductor de moto.

    Refiere que sufrió fractura (sic) fractura de fémur derecho y de tres (3) costillas, y lesión de pulmones.

    Permaneció hospitalizado 15 días en el Complejo Hospitalario Metropolitano Doctor Arnulfo Arias Madrid, tiene cita con Ortopedia pendiente.

    AL EXAMEN

    Conciente, orientado, estable, deambula con ayuda de bastón.

    Hay deformidad a nivel de la articulación de la clavícula izquierda, con el esternón.

    Debe acudir con las radiografías de septiembre.

    SE MANTIENE LA INCAPACIDAD PROVISIONAL DE DOSCIENTOS CINCUENTA (250) DÍAS."

    En la prueba de Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal, Consulta Externa, se evidencia que el señor A.Á. sufrió fracturas en varias partes de su cuerpo y por su condición medica permaneció 15 días hospitalizado en el Complejo Hospitalario Metropolitano Doctor Arnulfo Arias Madrid, por lo que la Institución de Medicina Legal le otorgó al señor A.Á. 250 días de incapacidad provisional debido a su estado médico.

    Referente al daño moral que sufrió el demandante, esta S. estima que el Ad quem modificó la indemnización del daño moral que sufrió el señor A.Á., quedando este en B/.10,000.00 en base al derecho lesionado, el grado de responsabilidad, la situación económica del responsable y de la víctima, así como las además circunstancias del caso.

    De lo anteriormente expuesto, esta S. observa la prueba que consiste en el Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal, Consulta Externa, realizado por la D.L.d.C.R.A., el cual acredita que el señor A.Á. sufrió lesiones corporales producto del accidente automovilístico. De lo expresado, esta S. debe señalar que para que surja la responsabilidad, la cual se encuentra establecida en los artículos 1644 y 1644a del Código Civil, es menester que se haya producido un daño moral o material, probar la ocurrencia del daño y demostrar que los mismos se han producido para que proceda su reparación. Pero en este caso en particular, sí se comprobó lo anteriormente expuesto, es decir, el daño material y moral con sus respectivas cuantificación.

    Esta S. considera que las pruebas denunciadas por la Casacionista fueron debidamente valoradas por el Ad quem, en base a: los Informes Periciales de los P.s J.A.H. (fs. 494 a 497), B.M. (fs. 521 a 524), el D.O.E.S. (fs. 616 a 617) y el D.L.F.A. (fs. 619 a 621), al igual que las pruebas que consisten en el Formato de la Autoridad de Transito y Transporte Terrestre No. 484114 de 15 de diciembre de 2004 (f.11), la Copia autenticada de la Sentencia Penal 82 de 29 de septiembre de 2006, dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal (fs. 263 a 278) y la Copia autenticada de la Sentencia No. 7 de 30 de abril de 2007 del Segundo Tribunal Superior (fs. 311 a 318). Igualmente del Oficio No. PTE 005-914919 del 14 de septiembre de 2005 del Instituto de Medicina Legal, Consulta Externa (f. 171), se pudo acreditar los daños y perjuicios, al igual que la cuantificación de los daños materiales y morales en virtud de la circunstancia jurídica planteada por el Recurrente.

    Luego de examinados y estudiados los cargos de injuridicidad expuestos dentro de los Motivos que sustentan la C. de fondo invocada, esta S. coincide con la decisión del Ad quem en que las pruebas confirman los daños y perjuicios, así como la tasación del daño material y moral denunciados por el Casacionista producto del accidente de tránsito ocurrido al señor A.Á..

    En este caso apreciamos que las pruebas denunciadas en el Recurso de Casación por el Casacionista acreditan el daño moral y material (lucro cesante), pues en este caso existe una relación de causalidad entre las pruebas presentadas y los daños y perjuicios sufridos por el señorA.Á.. Por lo tanto,dicha circunstanciademuestra que el demandante, A.Á. debe ser indemnizado por los daños causados.

    Es importante mencionar que, el Tribunal Superior modificó la indemnización del daño moral que sufrió el demandante de B/.25, 000.00 a B/.10,000.00, utilizando parámetros para calcular el mismo, el cual se basó en el derecho lesionado, el grado de responsabilidad, la situación económica del responsable y de la víctima, así como las además circunstancias del caso. Esta Superioridad, esta de acuerdo con la modificación del daño moral de B/. 25,000.00 a B/. 10,000.00, pues la suma de B/. 10,000.00 va más acorde con el daño causado al señor A.Á..

    En lo que respecta al daño material (lucro cesante), esta S. considera que el lucro cesante se cuantificó en la suma de B/. 2,018.22 basado en el Informe del Instituto de Medicina Legal que incapacitó definitivamente por 298 días al señor A.Á. por las lesionescorporales sufridas en el accidente de tránsito ocurrido. Al igual que también se comprobó a través de facturas que el demandante incurrió en gastos médicos por las lesiones sufridas en el accidente de tránsito, gastos que suman un total de 92.72.

    En este mismo orden de ideas, la S. debe señalar que no se ha podido acreditar las sumas de B/. 12,000.00 a B/. 15,000.00 que el demandante ha solicitado para el procedimiento quirúrgico de alargamiento, reconstrucción y fisioterapias, pues en el Proceso no hay documento o cotización alguna que compruebe la suma antes requerida por el señor A.Á..

    Siendo así las cosas, estima esta Colegiatura que la Sentencia de segunda instancia recurrida fue dictada conforme a derecho, por lo que debe negarse la petición del Recurrente para que se Case la misma, al no configurarse los cargos esgrimidos bajo la C. de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, ni tampoco se produce la violación de los artículos 781 y 980 del Código Judicial y el artículo 1644a Código Civil.

    Consecuentemente, la S. considera que la C. de fondo invocada debe ser desestimada y en ese sentido debe resolverse negándose la petición del Recurrente.

    El segundo concepto de la C. de fondo invocado, corresponde a "INFRACCIÓN DE NORMAS SUSTANTIVAS DE DERECHO EN CONCEPTO DE ERROR DE HECHO SOBRE LA EXISTENCIA DE LA PRUEBA, LO QUE INFLUYÓ SUSTANCIALMENTE EN LO DISPOSITIVO DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial.

    Según la doctrina, esta C. se configura "cuando el tribunal reconoce como existente en el proceso un elemento que no existe (suposición de la prueba) o bien deja de tomar en cuenta una prueba que obra en él (preterición de prueba)". (FÁBREGA, PONCE, J. y DE V., GUERRA, A., "Casación y Revisión", Panamá, Sistemas Jurídicos, S., 2001, pág. 109).

    A través de los tres (3) Motivos que fundamenta la referida C., el Casacionista denunció el yerro probatorio cometido por el Tribunal Superior, el cual consistió, según el Recurrente, en que desconoció los documentos consistente en las declaraciones de los P.s J.A.H. (fs. 587 a 592) y B.M. (fs. 593 a 599), al igual que las declaraciones de los P.s, el D.O.S. (fs. 626 a 627) y el D.L.A. (fs. 623 a 625).

    Esta S. observa que, en efecto, la Resolución recurrida no hace referencia a las pruebas que han sido denunciadas en el Recurso de Casación, debido a que no han sido tomadas en cuenta en el expediente y las mismas constan en los documentos consistente en las declaraciones de los P.s J.A.H. (fs. 587 a 592) y B.M. (fs. 593 a 599), al igual que las declaraciones rendidas por los D.O.S. (fs. 626 a 627) y L.A. (fs. 623 a 625). Sin embargo, a pesar que tales elementos probatorios al parecer demuestran el fundamento del cargo (respecto a que el Tribunal no tomo en cuenta dichas pruebas), no resultan suficiente, toda vez que deben incidir en lo dispositivo del Fallo recurrido.

    Ahora pasaremos a examinar si los cargos de ilegalidad expuestos en los tres (3) Motivos en que se fundamenta la C. probatoria invocada en el Recurso de Casación, incoado por el Casacionista se configura y si el cargo de ilegalidad expuesto tiene incidencia en los dispositivo del Fallo impugnado.

    La S. considera oportuno, señalar las pruebas que han sido denunciadas por el Recurrente como ignoradas por el Ad quem:

    A folios 587 a 592, consta declaración del P.J.A.H., quien manifestó que el mecanismo y procedimiento aplicado para llegar a la cantidad de B/. 62,376.88 como lucro cesante, se tomó del salario del señor A.Á.. Continúo señalando el P. en su declaración que"Simplemente se anualizaron los salarios a partir del mes de octubre del 2009 hasta marzo del 2021. Nuestra explicación se fundamenta en posibilidad ya que existen notas y certificaciones que manifiestan la incapacidad productiva del señor A.A., después de haber sufrido un accidente. Eso quiere decir que esta fundamentada en la posibilidad de que la empresa por la baja producción del señor ABREGO lo despida."

    Respecto a la prueba antes indicada, esta S. aprecia que el daño material (lucro cesante) que sufrió el señor A.Á. se fijó en el Informe Pericial en la suma de B/. 62,376.88. No obstante, el P. no fundamentó dicha suma, toda vez que en el expediente no hay documento que compruebe la suma solicitada.

    Se aprecia a foja 593 a 599, declaración del P.B.M., quien señaló que el mecanismo o procedimiento que se utilizó para calcular la suma de B/. 62,376.88 en concepto de lucro cesante fue con la última certificación salarial que comprende la fecha de 1 de octubre de 2009 al 31 de marzo de 2021 que cubre el ciclo productivo según la Ley para el hombre de 62 años.

    De la declaración del P.B.M. se pudo probar que a pesar que se realizó un daño material (lucro cesante) al señor A.Á. derivado del accidente automovilístico, no se evidenció prueba alguna que acredite la suma de B/. 62,376.88 en concepto de lucro cesante, pues en el expediente únicamente se indicó que el demandante tuvo incapacitado definitivamente por 298 días; por lo tanto, el lucro cesante solo se basó en dicha incapacidad, por lo que la suma se fijó en B/. B/. 2,018.22 en concepto de lucro cesante. Por consiguiente, el demandante dejó de laborar en la empresa GUDICO, S.. por el tiempo de incapacidad señalado.

    Consta a fojas 623 a 625 del expediente, declaración del D.L.A., quien indicó que el mecanismo o procedimiento utilizado para llegar al cálculo del procedimiento quirúrgico, rehabilitación y fisioterapia que oscila entre B/. 12,000.00 a B/. 15,000.00 se basó en costos hospitalarios de acuerdo al tiempo quirúrgico, materiales médicos quirúrgicos (costo de la hora de anestesia y costo de materiales médicos quirúrgicos), costo de la hora de fisioterapia, cantidad promedio de cesiones de fisioterapias y costo de honorarios médicos. Además, continúa relatando el Doctor en su declaración que no adjunto las pruebas porque no se la pidieron.

    De la prueba consistente en la declaración del D.L.A., no se pudo demostrar la suma de B/.12,000.00 a B/. 15,000.00 en concepto de procedimiento quirúrgico, rehabilitación y fisioterapia que el demandante solicitó, ya que la suma requerida por el demandante que oscilan entre B/. 12,000.00 y B/. 15,000.00 son un cálculo aproximado que realizó el Doctor que no tiene sustento en ningún documento en el expediente.

    Cabe destacar que a folios 626 a 627, se observa declaración del D.O.S., quien expresó que la discopatía degenerativa se trata de una lesión crónica producto de una condición traumática. De la declaración antes señalada, se aprecia que el señor A.Á. tuvo un accidente de tránsito y a consecuencia del mismo sufrió lesiones corporales que causaron daño material y moral. El monto de la indemnización de los daños han sido demostrados a través de los documentos presentados en el Proceso.

    Luego de analizados y estudiados los cargos de injuridicidad expuestos dentro de los Motivos que sustentan la C. de fondo invocada, esta S. coincide con la decisión del Ad quem en que las pruebas confirman el daño material (lucro cesante) y daño moral a consecuencia del accidente de tránsito automovilístico. Además, el daño material se comprobó por la suma de B/. 2,018.22 de (lucro cesante) que se basó en la incapacidad definitiva por 298 días que le otorgo el Instituto de Medicina Legal al señor A.Á..

    Debe mencionar la S. que no se demostró el procedimiento quirúrgico, rehabilitación y fisioterapia que oscila entre B/. 12,000.00 a B/. 15,000.00 que el demandante solicitó, ya que este cálculo es un aproximado que no tiene fundamento en ningún documento dentro del Proceso.

    Ante dicha situación jurídica, la S. es del criterio que la omisión en la consideración de los medios probatorios antes descritos, no incidieron de forma alguna en lo dispositivo de la Resolución cuestionada, pues la valoración de los mismos no hubiese conducido a una conclusión distinta a aquella que fue plasmada en el citado Fallo de Segunda instancia.

    Siendo así las cosas, la S. puede concluir que la Sentencia impugnada no ha infringido los artículos 780 y 966 del Código Judicial y el artículo 1644a del Código Civil.

    Con fundamento en los razonamientos expuestos, esta S. debe resolver que no se ha configurado el cargo de injuridicidad, ni las violaciones a la normas del Código Judicial y Civil endilgadas por el apoderado judicial del Recurrente a la Resolución impugnada, por lo que procede desestimar por infundada las C.es de (Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba e Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba), objeto del presente Recurso de Casación.

    En virtud de lo anterior, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NOCASA la Resolución de 18 de octubre de 2011, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, la cual Reforma la Sentencia N° 95 de 25 de noviembre de 2009, proferida por el Juzgado Décimo Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial, dentro del Proceso Ordinario propuesto por A.Á. contra R.W. de PONCE.

    Se condena en costas a la parte Recurrente en la suma de B/. 100.00.

    N. y Devuélvase

    OYDÉN ORTEGA DURÁN

    SECUNDINO MENDIETA -- HARLEY J. MITCHELL D.

    SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR