Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 26 de Noviembre de 2014

PonenteHernán A. De León Batista
Fecha de Resolución26 de Noviembre de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: Corresponde a esta Sala Civil resolver el recurso de Casación formalizado por la firma forense MEJIA & ASOCIADOS, en su condición de apoderada judicial de la parte demandada, contra la sentencia de 23 de agosto de 2013, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario propuesto por M.J.P. y DIOSELINO PINTO contra CITIBANK, N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. A través del presente proceso de conocimiento, los demandantes solicitan: "Que se condene a CITIBANK SUCURSAL PANAMA, S.A. a indemnizar a mi mandante, por los daños y perjuicios materiales y daños morales producto de la notificación a las autoridades de policía en contra de la señora M.J.P., de que la misma mantenía en su poder TRES MIL DOSCIENTOS DOLARES (US$3,200.00) falsos los cuales pretendía depositar en CITIBANK sucursal Transitmica (SIC), los cuales le habían sido enviados por (SIC) desde Colombia por el señor DIOSELINO PINTO, lo cual generó la apertura de un proceso penal en el cual vinieron afectados nuestros representados" (f. 2). Luego de agotados los trámites inherentes al proceso ordinario, la Juez Decimotercera de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, mediante Sentencia N°1 de 6 de enero de 2012 (fs.525-538), resolvió: "1- DECLARAR NO PROBADA la excepción de ilegitimidad pasiva en la causa, alegada por CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. 2- CONDENAR a CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A., al pago de la suma de doce mil balboas con 00/100 (B/.12,000.00) en concepto de daño y perjuicios ocasionados a los actores los cuales se desglosan de l (SIC) siguiente manera: - La suma de diez mil balboas con 00/100 (B/. 10,000.00) en concepto de daño moral ocasionado a la señora M.J.P. - La suma de dos mil balboas con 00/100 (B/.2,000.00) en concepto de daños materiales ocasionados al señor DIOSELINO PINTO, 3- CONDENAR a CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA S.A. al pago de la suma de tres mil seiscientos balboas con 00/100 (B/. 3,600.00) en concepto de costas. 4- Los gastos serán liquidados por secretaria (SIC)". (f. 538 y reverso). Contra lo resuelto por la Juez A-quo, ambas partes anunciaron recurso de apelación y la presentación de pruebas para la segunda instancia, las que fueron aducidas y presentadas dentro del término establecido en las normas del procedimiento civil. Luego de evacuada la fase probatoria y de alegatos en segunda instancia, donde solamente presentó su alzada la demandada, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, por conducto de la resolución de fecha 23 de agosto de 2013 (fs.586-599), prohijó la sentencia de primera instancia, decisión para la cual expuso el siguiente razonamiento: "Entonces, tal como señaló la juez de la causa, en la presente encuesta queda demostrado que la conducta negligente del banco, al determinar que los billetes que se disponía depositar la señora J.P., por instrucción del señor DIOSELINO PINTO, eran falsos y al haberla denunciado por esta acto, ante la autoridad de policía, causó daños y perjuicios tantos materiales como morales a los demandantes, por todo el procedimiento que conlleva una denuncia penal, en este tipo de delitos; por tanto, esta Superioridad considera que corresponde la indemnización por los daños ocasionados a los demandantes y puesto que de la valoración que hizo la juzgadora de grado, no existen nuevos elementos que hagan variar dicha decisión, lo procedente es confirmar la sentencia impugnada." (f.598) RECURSO DE CASACION Y DECISION DE LA SALA Al recurrir en casación, la demandada invocó solamente una sola causal de fondo: "infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de violación directa, la que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia recurrida". La casacionista fundamenta la causal de fondo invocada en los siguientes motivos: "PRIMERO: Al dictar la sentencia recurrida en casación el tribunal perdió de vista que, aunque BANCO CITIBANK (PANAMA) S.A. y la demandada CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. formaran parte de un mismo grupo económico, como se concluyó, no puede atribuírsele a ésta última una responsabilidad extracontractual solidaria, por los actos que ejecutó aquella o sus dependientes en el desempeño de sus funciones; toda vez que, como los mismos no fueron demandados, legalmente no puede determinarse en este proceso que actuaron con culpa, por lo tanto no se cumple con ese requisito, que es uno de los presupuestos sustantivos de la responsabilidad civil por hecho ajeno; entonces, al condenársele sin que se configure uno de los requisitos, se infringe la norma que exige la concurrencia de todos los presupuestos para que la obligación de indemnizar surja; es decir que, si no se hubiera incurrido en esa violación, se habría absuelto por incumplimiento de los presupuestos de la acción extracontractual. SEGUNDO: La sentencia recurrida condenó a CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. como responsable directo de los daños y perjuicios sufridos por M.J.P. y DIOSELINO PINTO, causados, según dijo el tribunal, por haber puesto en conocimiento de la Policía Nacional el depósito bancario de USD.3,200.00 dólares, supuestamente falsos, que resultaron ser auténticos; a pesar de que la misma no actuó en ello, porque V.R. y L.F.S.Q., quienes denunciaron el hecho, no actuaron por cuenta de la misma ni tenían la condición de representantes legales; lo que implica la violación directa de la norma sustantiva según la cual, las personas jurídicas de derecho privado sólo pueden contraer obligaciones contractuales o extracontractuales cuando son representadas por las personas naturales que sus estatutos o reglamentos determinen, según conste inscrito en el Registro Público; por lo que, como no actuó, no se le puede imputar una responsabilidad directa; y en consecuencia debió absolvérsele. TERCERO: En la sentencia recurrida se condenó a la demandada CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. a indemnizar los daños y perjuicios demandados por M.J.P. y DIOSELINO PINTO, a pesar de que no tiene con el hecho causal ningún vínculo jurídico del cual pueda surgir su responsabilidad; por lo que se infringe la disposición legal que regula esa materia, la cual establece que la responsabilidad sólo surge de manera directa o indirecta, por actos propios o por los de quien se deba responder, respectivamente, ninguno de los cuales se configura en el presente caso; por lo que, si no se hubiera cometido dicha infracción legal, se le habría absuelto por falta de legitimidad pasiva en la causa." (fs.608-609) Como normas infringidas, la recurrente citan los artículos 73, 1644 y 1645 del Código Civil. La infracción de normas sustantivas de derecho por violación directa se puede dar en dos casos, cuando el Tribunal deja de aplicar una disposición clara y específica a un caso en concreto, o cuando aplicada la norma se desconoce el derecho que consagra. Cuando se acusa a una resolución de infringir normas sustantivas por violación directa, lo que se censura es el desconocimiento del derecho que el ordenamiento jurídico consagra. Por ello, en el fallo impugnado debe haberse dejado por sentado, de manera clara, que el hecho del cual deviene el derecho que se reclama o que se considera infringido, está plenamente probado. CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. afirma que la resolución proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, vulneró por omisión el artículo 73 del Código Civil, debido a que V.R. y L.F.S.Q., quienes denunciaron el hecho generador del daño cuya reparación demanda la parte actora, no contaban con la representación legal de la casacionista. Explica que la disposición describe que las personas jurídicas de derecho privado únicamente pueden obligarse cuando actúan mediante las personas naturales que contemplen sus estatutos o reglamentos, según conste inscrito en el Registro Público. La segunda norma que se asegura como infringida por comisión es el artículo 1644 del Código Civil, para la cual la censura arguye que la responsabilidad civil extracontractual emerge de la acción u omisión culpable del agente, condición que no se cumple en el caso de marras, debido a que la recurrente no actuó en el hecho que supuestamente provocó el daño, de allí que no esté obligada al pago de una indemnización. Por último, la casacionista sustenta que el artículo 1645 lex cit. resultó inculcado por omisión, pues no puede ser condenada a responder solidariamente por la acción cometida por V.R. y L.F.S. -de poner en conocimiento de la Policía Nacional de que supuestamente el depósito de B/.3,200.00 eran falsos-, debido a que éstos no son sus empleados, sino de BANCO CITIBANK (PANAMA), S.A., quien es la persona jurídica que ejerce la actividad bancaria en la sucursal donde acontecieron los hechos. Añade que, aún cuando formen parte del mismo grupo económico, no se le puede extender la responsabilidad de otros, que no han sido declarados responsables. Al confrontar los cargos arriba señalados con la resolución impugnada, la Sala es del criterio que el artículo 73 del Código Civil no fue vulnerado por el Tribunal Superior, mientras que los artículos 1644 y 1645 sí lo fueron. Veamos. La acción dirigida por los demandantes contra CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. es la denominada responsabilidad civil objetiva o por hechos ajenos, a través de la cual se presume la culpa de quien no es autor del daño, por su mala vigilancia sobre quien personalmente ocasiona el daño. La responsabilidad por los actos u omisiones del agente se hacen extensivas, por Ley, a quienes deben responder por existir entre ambos un nexo de dependencia o subordinación, como, verbigracia, los padres para con sus hijos, las empresas con sus dependientes o empleados, o el Estado con sus funcionarios. Por ello, para que una persona jurídica se vea obligada a responder de manera solidaria, no se requiere que el agente que realizó el hecho dañoso sea su representante legal, como erradamente sostiene la recurrente al explicar como se infringió el artículo 73 del Código Civil, pues basta que se trate de cualquier dependiente "en el servicio de los ramos en los que los tuvieran empleados, o con ocasión de sus funciones" (ver tercer párrafo del artículo 1645 del Código Civil), de allí que esa norma no sea aplicable. Ahora bien, en el caso de los artículos 1644 y 1645, normas evidentemente aplicables a la controversia, sí fueron vulneraros por el Tribunal Superior. El 1644 consagra en nuestra legislación la responsabilidad civil extracontractual, por la cual quien ocasione a otro un daño por acción u omisión, está obligado a su resarcimiento. La responsabilidad civil extracontractual tiene como finalidad una reparación, lo cual entraña la existencia de un daño, esto es, un menoscabo en la facultad que ostenta una persona para disfrutar de un bien. Sin embargo, la obligación de responder por los daños y perjuicios provenientes de una acción u omisión, donde medie culpa o negligencia, no se limita al agente que ocasionó directamente el daño, pues, como la Sala expuso en líneas precedentes, tal carga puede recaer, de manera solidaria, en aquellas personas de quienes se debe responder (artículo 1645 del Código Civil). Como nos explica el autor C.J.T.J., "se habla de responsabilidad por el hecho ajeno (llamada también indirecta, refleja, por el hecho de un tercero) en contraposición a la responsabilidad civil personal o por el hecho propio. Mientras que en esta última el responsable causa en forma personal y directa el daño, en la primera dicho daño es causado por un tercero (directamente responsable) por quien debía responder el demandado (civilmente responsable)." (Tratado de Responsabilidad Civil, Tomo I, pág. 666). A CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. se le exige responder, sin ser el agente que causó el daño, bajo el entendimiento de que es el empleador de los señores V.R. y L.F.S., quienes en el servicio de sus funciones, denunciaron a la Policía Nacional que parte del dinero depositado por la demandante M.J. era falso, supuesto que de ser así, constituye uno de los supuestos de responsabilidad objetiva o por hecho ajeno. Empero, la casacionista sostiene que los señores V.R. y L.F.S. no son dependientes suyos, debido a que la sucursal bancaria donde se dieron los hechos que sirven de fundamento a la demanda -ubicada en Urbanización Herbruger, Vía Simón Bolívar (Transístmica) y calle 9c Norte-, pertenece a otra sociedad que no es parte, denominada BANCO CITIBANK (PANAMA), S.A. Al estar acreditado que los agentes que por hechos propios realizaron el acto dañoso, no laboran para la casacionista, resulta palmario que ésta no puede ser condenada a indemnizar a los demandantes. El hecho antes anotado fue confirmado por el Tribunal Superior en la resolución impugnada: "...como ya se mencionó, el apoderado judicial sustituto de la demandada, anunció pruebas en segunda instancia, admitiéndose los documentos que consisten en Certificación del Registro Público de CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, BANCO CITIBANK (PANAMA), S.A. y Certificación de la Superintendencia de Bancos de Panamá, en ésta última, se certifica que mediante resolución S.B.P. N°074-2008 de 7 de marzo de 2008, se autorizó a BANCO CUSCATLAN DE PANAMA, S.A., el cambio de su razón social por BANCO CITIBANK (PANAMA), S.A. y que el mismo, cuenta con una sucursal ubicada en Urbanización Herbruger, Vía Simón Bolívar (Transísmica) y calle 9c Norte." (f. 594) Al no laborar V.R. y L.F.S., como dependientes de la casacionista -CITIBANK N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. , pues la sucursal donde acontecieron los hechos objeto de debate pertenece a otra sociedad - BANCO CITIBANK (PANAMA), S.A.-, aquella no puede responder de manera solidaria por hechos ajenos, pues no está obligada legalmente a ello al no concurrir alguna de las hipótesis para "responder por otros" que caracteriza a la responsabilidad objetiva. Esta M. debe acotar, frente a la justificación del Tribunal Ad-quem para desestimar la excepción de falta de legitimación en la causa de la demandada, que el "GRUPO CITIBANK" es un "sólo grupo económico", que en nuestro ordenamiento jurídico civil, y en especial en materia de responsabilidad civil extracontractual, no está reconocido el grupo o conjunto económico, concepto que conlleva el quiebre de la personalidad jurídica de las sociedades y sus límites. Ciertamente, en legislaciones de otros países, se encuentra regulado todo lo concerniete a los grupos económicos (sociedades vinculadas, controladas y controlantes), en diversos campos del derecho (consumidor, civil, comercial, fiscal, etc.), pero lo cierto es que en materia de responsabilidad civil extracontractual, en nuestro medio, no existe norma jurídica que oblige a una sociedad, con personalidad jurídica propia, a resarcir a un tercero por el hecho dañoso efectuado por otra persona moral o sus dependientes, aún cuando pertenezcan a un mismo grupo económico. Esto sólo sería posible si dentro de la normativa que compone el Derecho Civil Panameño, se permitiera prescindir de los límites que tienen las personas jurídicas en general para adquirir obligaciones, por motivo de conformar un grupo económico. Dado que el hecho dañoso generado por V.R. y L.F.S., ocurrió en una sucursal bancaria perteneciente a una sociedad distinta a la casacionista, ésta carece de la condición requerida por la Ley para responder a la pretensión formulada por los demandantes, razón que obliga a esta Superioridad a casar la resolución impugnada, invalidar la sentencia de segunda instancia, y, como fallo de reemplazo, proceder a declarar probada la falta de legitimación en la causa en la forma pasiva, y como consencuencia de ello, a desestimar la pretensión de los demandantes. Por último, la Sala considera que la actuación de la parte actora ha sido de buena fe en los términos del artículo 1071 del Código Judicial, por lo que se le eximirá del pago de costas, siendo tan sólo de su cuidado los gastos del proceso, que deberán ser liquidados por la Secretaría del Juzgado de origen. En mérito de lo expuesto, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA,SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia de 23 de agosto de 2013, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario propuesto por M.J.P. y DIOSELINO PINTO contra CITIBANK, N.A. SUCURSAL PANAMA, S.A. , y convertida en Tribunal de Instancia, REVOCA la sentencia N°1 de 6 de enero de 2012, dictada por el Juzgado Decimotercero de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, y en su DECLARA PROBADA la Excepción la Falta de Legitimación en la Causa en su forma Pasiva alegada por la demandada, y en consecuencia, DESESTIMA la pretensión de la parte actora. Sin condena en costas a los demandantes por considerar su actuar de buena fe, siendo tan sólo de su cuido los gastos del proceso, los cuales deberán ser liquidados por la Secretaría del Juzgado de origen. N., HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA HARLEY J. MITCHELL D. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR