Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 13 de Diciembre de 2013

Fecha de Resolución:13 de Diciembre de 2013
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS: Corresponde analizar, una vez precluidos los plazos para las alegaciones de admisibilidad, el recurso de casación presentado por I.O.D., contra la resolución del 7 de marzo del 2013, dictada por el Tribunal Superior de Familia, en el proceso de impugnación de paternidad ensayado por él, a fin de rectificar la del niño B.I.O.H.. Posterior al sorteo y reparto de rigor, el Magistrado Sustanciador fijó en lista el expediente por el término previsto en el artículo 1179 del Código Judicial, lapso que no fue empleado por las partes, sino solamente por la Procuraduría General de la Nación, quien dio visto bueno a su admisión; por lo que fenecido este se procede, entonces, a ponderar la técnica y estructura del recurso extraordinario. Al revisar los escritos, se aprecia que el recurso ha sido presentado por persona hábil en momento oportuno; además, la resolución recurrida es susceptible de casación por razón de la materia, de acuerdo con el artículo 756 del Código de Familia. Igualmente, el recurso extraordinario es concedido según el ordinal primero del artículo 1163 del Código Judicial. Confrontado los dos primeros presupuestos de admisión, la Sala de lo Civil verificará el examen del resto de los requisitos esenciales del escrito. El recurso de casación se anuncia en el fondo invocando como causal "Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba". Con relación a los motivos, se advierte que aunque las pruebas son determinadas e identificadas las fojas, se desprenda la influencia de la errada valoración en la parte dispositiva de la resolución y que en tres motivos, en conjunto, se pretenda elaborar el cargo de injuricidad; en el primer motivo, más que un cargo contra la valoración del medio indicado, corresponde a una argumentación de instancia de lo inferido en la prueba; es decir, no consta cómo fue la valoración que le otorgó el tribunal de segundo grado y en qué constituyó el yerro jurídico conforme con la causal endilgada. Lo anterior se constata, cuando el recurrente explica que el ad quem no "confirió el valor que le corresponde" al informe pericial rendido, mas no señala cuál. En cambio, en el segundo motivo, al tratar de enfocar el error probatorio presuntamente efectuado por el tribunal de segunda instancia, menciona que se ha vulnerado la sana crítica, empero su sola mención, no releva su deber de exponerle a esta Sala, bajo qué concepto se conculcó este concepto multívoco. En ese sentido, vale acotar, que la infracción de la sana crítica de parte del juzgador posee diversos matices que a este Tribunal Colegiado le está vedado proponer o inferir del motivo, como por ejemplo: si hubo infracción de la lógica general, de la composición del silogismo jurídico o del sentido común, o la incursión de "... falta de coherencia, razonamientos sospechosos, o... apreciaciones incoherentes." (F., J. y Aura Emérita Guerra de V.; "Casación y Revisión", fs. 116) Nuestra jurisprudencia, ha realizado múltiples señalamientos, tal como se atisba, en el recurso de casación que H.A.A. y R.B. proponen en el proceso de divorcio que este interpuso contra R.B., del 2 de septiembre de 1996, concepto mantenido en resoluciones del 4 de mayo del 1994, 14 de mayo de 1996 y 29 de diciembre del 2011. A continuación, su transcripción, para una mejor visualización. "...Las pruebas no fueron valoradas, en estimación del recurrente, en forma debida, al no haberse valorado las pruebas conforme a las reglas de la sana crítica. La Sala advierte que el recurrente, al mencionar los supuestos fácticos del recurso, no señala de qué manera ha violado dichas reglas el tribunal ad-quem, como tiene advertida la Sala en un número variado de sentencias de casación que ha pronunciado. La Sala considera, por lo tanto, oportuno reiterar que la regla de la sana crítica, como método valorativo acogido con carácter general por la ley procesal, se distancia tanto de la prueba legal como de la libre apreciación por el juzgador, en haber desatendido los elementos que configuran dicho método valorativo, es decir, la experiencia, la lógica y el correcto entendimiento humano por parte del juzgador. En sentencia de 4 de mayo de 1994, citada por J.F., en su monografía sobre casación, edición de 1995, se destaca la necesidad de explicar la forma en que se produjo una violación a las reglas de la sana crítica, es decir, que este sistema tiene su base en la experiencia, la lógica y el correcto entendimiento humano, lo que quiere decir "que al señalar que no se ha aplicado la sana crítica debemos explicar por qué razón se considera que no se aplicó, ya sea porque el razonamiento del juez es ilógico, o porque no está de acuerdo con el entendimiento humano o la experiencia y también se debe señalar en que se basa para llegar a esa conclusión" (op. cit., pág. 145)." El resalto es nuestro. En suma, falta plasmar de manera concisa el cargo de injuricidad cometido por el tribunal de segunda instancia, cuando apreció las pruebas, pues solo manifestar que se vulneró la sana crítica es señalar una noción con muchas aristas; además, el recurrente deberá corregir los motivos teniendo presente las indicaciones descritas en líneas precedentes. En cuanto a las normas de derecho vulneradas y la explicación de su infracción, el casacionista reproduce los artículos 781 y 980 del Código Judicial. Adicionalmente, cita la conculcación de las normas 239 y 240 del Código de la Familia. Un estudio pausado de esta sección, devela que el recurrente en su redacción, describe cómo se dio la vulneración de las normas por parte del tribunal de alzada, sección que realizó acorde con los requerimientos legales. Así las cosas, no resta más que ordenar la corrección del recurso extraordinario, para lo cual deberá presentar el libelo corregido dentro del término consignado en el artículo 1181 del Código Judicial. En virtud de las motivaciones esgrimidas, LA SALA PRIMERA DE LO CIVIL, DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley: ORDENA la CORRECCIÓN del recurso de casación presentada por I.O.D. contra la resolución del 7 de marzo del 2013, dictada por el Tribunal Superior de Familia en el proceso de impugnación de paternidad que interpuso contra R.E.H.F.. Para tales efectos, se le concede a la parte recurrente el término de cinco (5) días. N., HARLEY J. MITCHELL D. OYDÉN ORTEGA DURÁN -- SECUNDINO MENDIETA G SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)