Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 8 de Noviembre de 2013

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución 8 de Noviembre de 2013
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: La S. Civil de la Corte Suprema de Justicia mediante Auto de 30 de octubre de 2007, previa corrección, admitió el Recurso de Casación interpuesto por el Licenciado H.C.R., en su condición de apoderado judicial de COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., contra la Resolución de 12 de octubre de 2006, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario interpuesto por ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMÉRICA, S.A. contra la Sociedad recurrente. En término oportuno, mediante Resolución de fecha 6 de febrero de 2007, se concedió término para la presentación de alegatos de fondo, el cual fue utilizado por ambas partes, tal como puede corroborarse en escritos legibles de fojas 1156 a 1196 del expediente que nos ocupa, por lo que precluída dicha fase procesal, corresponde a la S. de lo Civil dictar el fallo respectivo, previas las siguientes consideraciones jurídicas. ANTECEDENTES La firma de abogados ARIAS, FÁBREGA Y FÁBREGA, procuradores judiciales de la sociedad ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMÉRICA, S.A. presentó Demanda Ordinaria de mayor cuantía contra la Sociedad COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., con el objeto de que previos los trámites de Ley, se les condene a pagar la suma de CIENTO OCHENTA Y TRES MIL CIENTO TREINTA Y DOS DÓLARES(US$ 183,132.00) moneda de los Estados Unidos de América, más los intereses, costas y gastos de cobranzas judiciales y extrajudiciales, hasta el cumplimiento total de su obligación, por razón de la venta al crédito de mercancías, las cuales facturas de venta al crédito se encuentran líquidas, exigibles y de plazos vencidos. La presente Demanda se fundó en los siguientes hechos: "PRIMERO: Nuestra representada vendía al crédito bajo la modalidad de venta a precio FOB en Costa Rica, mercancía consistentes en meneítos, picaritas, picaronas, cereales, roditas, naranitas y poffis a COMPAÑIA LEVONEL, S.A., quien a su vez la revendía al por mayor a distintos comercios ubicados en el territorio de la República de Panamá. SEGUNDO: De conformidad con lo convenido inicialmente entre ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A. y COMPAÑIA LEVONEL, S.A., ésta debía pagar las facturas de ventas a los sesenta (60) días contados desde la fecha de recibo de la mercancía en territorio de la República de Panamá, cuenta corriente, sin embargo COMPAÑIA LEVONEL, S.A. mediante carta de 4 de mayo de 1999 aceptó la oferta de ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A. de venta al crédito por treinta (30) días de recibo en Panamá, cuenta corriente. TERCERO: Mediante carta de 2 de junio de 1999 nuestra representada requirió el pago vencido de dos facturas a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., por importe de TREINTA Y SIETE MIL TRESCIENTOS OCHENTA Y DOS DOLARES CON DIEZ CENTAVOS (US$ 37,382.10) otorgándole un término perentorio para hacerlo, ya que de no hacerlo daría por vencidas, líquidas y exigibles todas la demás facturas de ventas realizadas al crédito. CUARTO: Vencido el término de crédito y su prórroga, COMPAÑIA LEVONEL, S.A. no pagó el importe de las facturas por el monto de TREINTA Y SIETE MIL TRESCIENTOS OCHENTA Y DOS DOLARES CON DIEZ CENTAVOS (US$. 37,382.10) adeudadas a la demandada. QUINTO: COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. adeuda a la fecha a ALIMENTOS J.'S DE CENTROMERICA, S.A. la suma de CIENTO OCHENTA Y TRES MIL CIENTOTREINTA Y DOS DÓLARES (US$.183,132.00) por concepto de las facturas de venta de la citada mercancía". Al contestar la Demanda, la Sociedad COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., por intermedio de su representante judicial, Licenciado H.C.R., acepta la relación comercial existente entre las partes pero negó los hechos, la cuantía y el derecho invocado en cuanto a la deuda de la demandada, sustentando las excepciones de dolo y enriquecimiento ilícito en los hechos siguientes: " PRIMERO: Desde hace mas de treinta (30) años COMPAÑIA LEVONEL, S.A., Representa y Distribuye en Panamá, los productos alimenticios elaborados por ALIMENTOS J.'S de CENTROAMERICA, S.A., con sede en San Jose Costa Rica. Amparada dicha relación bajo el Resuelto No. 249 de 13 de agosto de 1984, por el que el Ministerio de Comercio, Resolvió, Reconocer, a COMPAÑIA LEVONEL, S.A., su carácter de R.E. de los Productos J.'S de la firma fabricante ALIMENTOS J.'S de CENTROAMERICA, S.A.. Este derecho adquirido mediante legitimo titulo, no puede ser modificado, alterado ni terminado si (sic) justa causa. SEGUNDO: J.'S debiendo saber de la existencia de la relación de Representación Exclusiva y Distribución que le une a COMPAÑIA LEVONEL, S.A., y que ésta (sic) relación le genera a COMPAÑIA LEVONEL, S.A., el setenta y cinco por ciento (75%) de los ingresos brutos que obtiene de sus operaciones totales, J.'S dispuso unilateralmente con dolo y mala fé, aprovechar desde el 1° de enero de 1998, que el gobierno de la República de Panamá, redujo los aranceles, para aumentar treinta y dos por ciento (32%) el precio de los productos, sabiendo que otros competidores aprovechando la baja de los aranceles, ofertaban sus productos de mejor calidad y con políticas de mercadeo agresivas a precios inferiores, en estas circunstancias COMPAÑÍA LEVONEL,S.A., mediante practicas prohibidas que le impuso J.'S quedó fuera del mercado pertinente y en consecuencia, debió vender los productos al precio vigente antes del aumento, por lo que debió subsidiar una operación no rentable, durante el período de enero a diciembre de 1998, provocándole perdidas irrecuperables de B/.65,000.00, en consecuencia J.'S, incurrió en práctica monopolística relativa prohibidas, procurándose enriquecimiento ilícito o con causa ilícita. TERCERO: J.'S con dolo y mala fé de enero a junio de 1999, omitió entregar veinticuatro (24) embarques o pedidos injustificadamente, sabiendo que cada embarque le producía utilidades a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., de B/.11,953.36, por lo que durante este breve período COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., registro (sic) perdidas de B/. 286,880.64. Este injustificado incumplimiento de contrato, consistente en rehusarse a vender o proporcionar los productos en la forma acostumbrada, constituye una práctica monopolística prohibida y sin validez jurídica. CUARTO: J.'S unilateralmente redujo el término de ciento veinte (120) días dado para ventas al crédito, a treinta (30) días, sabiendo que es práctica comercial del mercado local de todos conocidas, que COMPAÑÍA LEONEL (sic), S.A., debe vender con plazos que van de sesenta (60) a ciento veinte (120) días, por lo que la abrupta reducción constituye práctica prohibida, la que unida a las anteriores, provocaron una crisis económica, que degeneró en una incosteabilidad total de las operaciones, de COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. y en consecuencia J.'S, ahora necesita legitimar su inmoral e ilegal conducta, la que se agrava, al servirse del proceso para ocultar un acto, consistente en crear la falsa impresión de que le asiste derecho a demandar el pago de su crédito por ésta (sic) vía, para asegurarse que COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., termina en banca rota o quiebra; sabiendo J.'S, que su fin oculto, es obtener la terminación del contrato de Representación Exclusiva y Distribución, que por más de treinta (30) años le une a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., y librarse del pago de indemnización y procurarse mediante mala práctica, enriquecimiento sin causa o con causa ilícita, al tomar posición del mercado pertinente creado durante aquel lapso, por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., y en esas circunstancias J.'S, ha adecuado su conducta a la comisión de práctica monopolística prohibida y sin validez jurídica". Igualmente, la demandada, la sociedad COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., promovió RECONVENCIÓN para que se condene a la Sociedad ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMÉRICA, S.A., a pagarle a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., la suma de tres millones trescientos setenta mil doscientos veintinueve dólares con cuarenta centavos (B/. 3,370.229.40), más intereses, costas y gastos, en concepto de LUCRO CESANTE; DAÑO EMERGENTE E INDEMNIZACIÓN, "por haber roto la estabilidad del mandato civil y mercantil que les unió desde hace más de treinta (30) años continuos, y mediante prácticas prohibidas, haber tomado posición del mercado existente creado por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., quien actuó en Panamá como REPRESENTANTE EXCLUSIVO y distribuidor de la firma fabricante ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A.," alegando igualmente otras razones. La Reconvención se sustentó en los siguientes hechos: "PRIMERO: Desde hace más de treinta (30) años, cuando nadie conocía la marca de productos J.'S, ya COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., "representaba y distribuía" en Panamá, los productos alimenticios producidos en Costa Rica, por la Sociedad ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A. SEGUNDO: Sin perjuicio del vínculo material y objetivo que desde entonces les une, el día 12 de diciembre de 1983, COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., solicitó al Ministerio de Comercio e Industrias, se le reconozca como REPRESENTANTE EXCLUSIVO de la firma fabricante ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A. TERCERO: La mencionada solicitud fué (sic) publicada en el boletín de la propiedad industrial No. 31 de 11 de mayo de 1984 y por transcurrido el término de noventa (90) días calendarios sin que se presentará (sic) oposición alguna a la misma, fue (sic) por lo que el Ministerio de Comercio e Industria dictó el Resuelto No. 249 de 13 de agosto de 1984, por el que Resolvió, Reconocer a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. su carácter de R.E. de los productos J.'S de la firma fabricante ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMERICA, S.A., domiciliada en San José Costa Rica. CUARTO: COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., en su carácter R.E. y Distribuidor de J.'S efectuó ventas brutas durante los últimos cinco (5) años por la sumas correspondientes que se describen a continuación: Años Ventas Totales Ventas J.'S Ganancias Porcentaje Brutas Ventas J.´S 19942,194.869.801,617.267.00543,593.12 74% 19952,311.310.521,820.471.77478,132.0379% 19962,653.044.741,930.308.05540,319.4473% 19972,304.918.031,767.193.62515,326.8777% 19982,376.827.561,785.804.08386,245.71 75% TOTAL BRUTO B/.11,840.970.65 B/.8,921.044.52 B/.2,463.617.17 QUINTO: Sin perjuicio del mercado existente logrado y mantenido por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A.,quien no vendía más, porque el fabricante no tiene la capacidad eficiente de producción, es por lo que J.'S para justificar su incapacidad de no poder suplir su mercado domestico en Costa Rica, ni el regional en Centro América y Panamá, injustificadamente, consideró que su nuevas inversiones en expansión de su fabrica, debían estar acompañada en Panamá de una mayor presencia en el mercado, por lo que hizo público su repudio al tradicional Agente y Distribuidor, COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., y dispuso buscar una alianza estratégica con otra empresa del mismo giro de negocios, la cual tenga suficiente capital y presencia, siendo designado a GRUPO HERMANOS P.. Esta nueva designación la ejecutó J.'S de modo unilateral, dividiendo, distribuyendo, asignando o imponiendo porciones o segmento del mercado existente, asignándole a el GRUPO HERMANOS P., clientela, tiempo o espacio determinados o determinables, en consecuencia J.'S; adecuó su conducta a la causal que tipifica práctica monopolísticas absolutas, sin validez jurídica. SEXTO: J.'S mediante prácticas prohibidas durante los últimos veinticuatro (24) meses, puso en ejecución la acción unilateral de reducir los pedidos a razón de uno por semana, y finalmente negó en forma absoluta toda venta, con la finalidad de crear, como en efecto la creo, una crisis económico a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., quien recibía mensualmente el setenta y cinco (75%) por ciento de sus ingresos, como consecuencia de su gestión representación y distribución de productos J.'S. Esta acción unilateral consistente en rehusarse a vender en forma parcial y total constituye una práctica monopolística relativa. SÉPTIMO: Al percatarse J.'S el 1° de enero de 1998, que el gobierno de la República de Panamá, redujo los aranceles de importación del 40% al 15%, sin justificación aumentó o impuso un nuevo precio a las frituras de B/. 13.50 a B/. 18.50 y de meneito de queso de B/. 13.50 a B/. 15.50 provocando un aumento de precio de 32%, sabiendo que dicho aumento debía ser asumido por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., quien no podía trasladarlo al consumidor, porque de hacerlo quedaría fuera del mercado existente, porque J.'S conoce que con la baja de aranceles, ingresaron nuevos productos paralelos de otros competidores que se venden en el mercado existente, a precios mas bajos, con igual o superior calidad, con política publicitarias y de mercadeo agresivas y displays y afiches en todos los establecimientos. Esta inaceptables nueva política, causó directo a COMPAÑÍA (sic) durante los dieciocho (18) meses una operación no rentable, esta desafortunada conducta diseñada por J.'S constituye practica monopolística absoluta sin validez jurídica. OCTAVO: J.'S mediante mala fe contractual y de modo unilateral, desconoció la costumbre comercial e impuso la eliminación de las facilidades de crédito de ciento veinte (120) días, las redujo a treinta (30) días, con el objeto de causar daño y perjuicio y sacar a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., del mercado pertinente, facilitándole su ingreso al nuevo y designado Distribuidor escogido por J.'S, "Grupo Hermanos P.", la conducta asumida por J.'S, constituye un típico acto predatorio, definido como práctica monopolística absoluta sin validez jurídica. NOVENO: J.'S, al designar GRUPO Hermanos P., como su nuevo distribuidor, convino con éste la fijación, imposición o establecimiento de la distribución exclusiva de bienes y servicios y en especial los Supermercados que generan el cuarenta por ciento (40%) de las ventas brutas, y asignándole otros clientes, situación geográfica y toda la estructura de mercado entonces existentes, por lo que con causa ilícita, "han tomado posición del mercado existente" creado por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., durante mas de treinta (30) años, continuos en forma pública y notoria, incurriendo en práctica monopolística absoluta sin validez jurídica. DECIMO: Como consecuencia de la crisis creada por J.'S, el Sindicato de trabajadores de la Industria de Productos Oleaginosos, P., J.D. y Conexos de Panamá, que afilia y representa a todos los cuarenta y dos (42) trabajadores que laboran en COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., conociendo la gravedad e inminencia de los efectos económicos que ha causado la terminación intempestiva del Contrato de Representación Exclusiva y Distribución que les unió por más de treinta (30) años, con el objeto de poner a salvo sus prestaciones laborales, han presentado demanda y practicando secuestro sobre las instalaciones, bienes muebles, equipo rodante y la administración, estableciendo la cuantía de sus prestaciones en la suma de B/. 407.035.91. DECIMO PRIMERO: Como quiera, que COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., no incurrió en justa causa para cancelar, revocar, modificar o negarse a prorrogar la agencia, representación o distribución en cualquier tiempo, por no haber incurrido en incumplimiento de contrato; fraude de las ventas o distribución de sus productos; revelación o divulgación de información confidencial o de propiedad intelectual de fabricante; como tampoco puede imputarle ningún acto que redunde en perjuicio de la buena marcha de la Producción, venta o distribución de los productos objetos de la agencia, distribución o representación; es por lo que J.'S, debe ser condenado a pagar: a. DAÑO EMERGENTE: Constituido por el incumplimiento de contrato en que incurrió J.'S, que generó el cobro de prestaciones laborales acumuladas por los últimos treinta (30) años; prestaciones cuyas reclamaciones se desatan ahora, por esa causa, sin culpa de COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., que siendo el patrono de los trabajadores solo (sic) tendría que pagarlas, si J.'S, no hubiera violado el contrato. La cuantía de esta petición salvo mejor criterio es de B/. 407.035.91. b. LUCRO CESANTE: Constituido por la pérdida o privacidad de la ganancia o beneficio que dejó de recibir COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., por haber omitido J.'S efectuar veinticuatro (24) embarques entre el 1° de enero al 30 de junio de 1999, provocando que COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., haya dejado de recibir B/.11.953.36 por cada embarque, por lo que en este concepto dejó de recibir B/. 11,953.36 x 24 = B/. 286.880.64) c. INDEMNIZACIÓN (JUSTA CAUSA): Esta se produce por razón de que el fabricante J.'S, afectó derechos adquiridos y como contraprestación causó el derecho de COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., a ser indemnizada al modificar y terminar J.'S, sin justa causa, el vinculo sinalgmático por el que se reconoció a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., LA EXCLUSIVIDAD, la que continua teniendo vigencia al amparo del RESUELTO No. 249 de 13 de agosto de 1984, de Ministerio de Comercio, en consecuencia, al romper la estabilidad del contrato, es responsable de pagar la indemnización, conforme a la ley bajo cuya vigencia se celebró y gano aquel derecho, (artículo 20 del Decreto Ejecutivo No. 9 de 7 de febrero de 1970) por el que se reglamenta el Contrato de Agencia de Representación y Distribución; o en su defecto aplique el Código de Comercio y Civil ahora vigente. El Decreto de Gabinete No. 344 de 1969 aplicable hasta 1989, estableció en el ordinal E del artículo quinto que la indemnización, aplicable a contratos con una antigüedad de veinte (20) años o más, es equivalente a cinco (5) veces el monto del promedio de las utilidades brutas anuales, obtenida por el representante, agente o distribuidor durante los últimos cinco (5) años. Según viene expuesto en el hecho Cuarto, COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., vendió durante los últimos cinco (5) años B/. 8,921.043.00 y obtuvo una utilidad bruta anual de treinta (30%) por ciento, por lo que salvo mejor criterio la indemnización equivalente a B/. 2, 676.312.90." El Juzgado Décimo Sexto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, con fecha de 26 de enero de 2006, dictó Sentencia de primera instancia dentro del presente caso en la cual resolvió lo siguiente: "En consecuencia, la suscrita JUEZA DÉCIMO SEXTA DE CIRCUITO DE LO CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO JUDICIAL DE PANAMA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONDENA a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. a pagar la suma de CIENTO OCHENTA Y TRES MIL CIENTO TREINTA Y DOS CON 00/100 (US$183,132.00), más los intereses comerciales correspondientes de 7% anual, calculados desde la fecha de la interposición de la demanda hasta la cancelación del capital adeudado; SE CONDENAen costas al demandado en la suma de VEINTISIETE MIL CUATROCIENTOS SESENTA Y NUEVE BALBOAS CON 80/100 (B/.27,469.80) y Liquide la secretaría los gastos del presente proceso. En cuanto a la demanda de reconvención interpuesta por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., se NIEGA la pretensión solicitada en cuanto a declarar como responsable a ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMÉRICA, S.A., de haber roto la estabilidad del mandato civil y mercantil; y SE INHIBE de pronunciarse en cuanto al resto de las pretensiones que guardan relación con la alegada representación y distribución exclusiva, las prácticas monopolísticas prohibidas y la indemnización que se reclama en este concepto, por no ser de competencia de esta jurisdicción. Sin condena en costas para el demandante en reconvención, por lo expuesto en la parte motiva de la presente resolución. SE DECLARA DESIERTO el Incidente de Nulidad promovido por el demandado y demandante en reconvención, contra el Auto No. 720 de 5 de abril de 2001, con fundamento en el artículo 703 del Código Judicial". Al decidirse la alzada, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, mediante Sentencia de 12 de octubre de 2006, resolvió lo siguiente: "Por las consideraciones expuestas, el PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, MODIFICA la Sentencia N°1 del 26 de enero del año dos mil seis (2006), proferida por el Juzgado Décimo Sexto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, en el proceso ordinario propuesto por Alimentos Jack's de Centroamérica, S.A. Contra Compañía Levonel, S.A. que queda así: CONDENA a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., a pagar la suma de CIENTO OCHENTA Y TRES MIL CIENTO TREINTA Y DOS CON 00/100 (US$ 183,132.00), más los intereses comerciales correspondientes de 7% anual, calculados desde la fecha de la interposición de la demanda hasta la cancelación del capital adeudado; SE CONDENA en costas al demandado en la suma de VEINTISIETE MIL CUATROCIENTOS SESENTA Y NUEVE BALBOAS CON 80/100 (B/27,469.80) y Liquide la secretaria los gastos del presente proceso. En cuanto a la demanda de reconvención interpuesta por COMPANIA LEVONEL, S.A. SE INHIBE de pronunciarse por no ser de competencia de los tribunales civiles ordinarios. Sin condena en costas para el demandante en reconvención, por lo expuesto en la parte motiva de la presente resolución. SE DECLARA DESIERTO el Incidente de Nulidad promovido por el demandado y demandante en reconvención, contra el Auto N°720 de 5 de abril de 2001, con fundamento en el articulo 703 del Código Judicial". Es contra esta Resolución que esta S. se avoca a resolver el presente Recurso de Casación en la forma. EL RECURSO DE CASACIÓN El presente Recurso de Casación es en la forma y se invocan dos C. a saber: I. PRIMERA CAUSAL DE FORMA: " Por haberse omitido algún trámite considerado esencial por la Ley". Los M. que sirven de fundamento a esta Causal, son: " PRIMER MOTIVO: La resolución recurrida en casación, fue dictada habiéndose omitido el trámite de saneamiento considerado esencial por la Ley, según el cual el Primer Tribunal Superior estaba obligado, una vez que el expediente llegó a su sede, a examinar los procedimientos para establecer si se habían violado normas imperativas de competencia, como en efecto se habían violado, y no lo hizo; siendo que por no haber hecho dicho saneamiento legal, no se percato (sic) de que la demanda incoada por la parte demandante, fue promovida ante un Tribunal incompetente para resolver controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución, cuya competencia está atribuida por la (sic) una ley especial y posterior, de manera exclusiva y privativa, a un juzgado civil especial para resolver dichas controversias y no por un tribunal civil ordinario, sin ninguna especialidad. SEGUNDO MOTIVO: En vista de la omisión antes señalada, la resolución recurrida en casación también omitió, a su vez, cumplir el obligado tramite de decretar la nulidad de las actuaciones, con indicación precisa de la omisión que debe subsanarse, en este caso de la declinación al Tribunal al cual compete el conocimiento de esta demanda, no exclusiva, pero según la ley en los casos que, como este, esta originada de una controversia relativa a una relación de agencia, representación y distribución, surgida luego de que dicha Ley entro en vigencia y que precisamente fijo (sic) competencia privativa y exclusiva sobre esta materia a ciertos "juzgados de circuito del ramo civil"; todo lo cual dejó de considerar la resolución recurrida, para así omitir este trámite considerado esencial por la Ley". En cuanto a la citación de las normas de derecho infringidas y explicación de cómo lo han sido, se mencionan los artículos 14 de Código Civil, 1151 del Código Judicial y artículo 141 de la Ley 29 de 1996. II.SEGUNDA CAUSAL DE FORMA: "Por haber sido dictada la resolución por un tribunal incompetente" Los M. que sirven de fundamento a la Segunda Causal se transcriben a continuación: " PRIMER MOTIVO: La resolución recurrida en casación, fue dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, siendo incompetente para reconocerle implícitamente una competencia que no tiene, a un juzgado civil ordinario, sin especialidad alguna, al que la Ley no le ha atribuido competencia exclusiva y privativa para conocer de las controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución; lo que hizo cuando entró a modificar una sentencia de un tribunal que no puede conocer de dichas controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución ahora, en este caso, de naturaleza no exclusiva. SEGUNDO MOTIVO: La resolución recurrida en casación, fue dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, desconociendo el principio jurídico según el cual la ley posterior deroga la anterior, al darle una vigencia que no tiene, para los casos de controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución, a la norma que permite al demandante escoger la vía ordinaria aún en los casos en que el Código Judicial señale un trámite especial, por no percatarse la resolución recurrida que esta norma es anterior a la norma posterior que estableció que ciertos juzgados de circuito del ramo civil, conocerán exclusiva y privativamente de las controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución, para así modificar una resolución judicial dictada por un tribunal ordinario que no tiene la especialidad legal antes anotada. TERCER MOTIVO: La resolución recurrida en casación, fue dictada sin tener competencia el Primer Tribunal Superior de Justicia para dictar sentencias inhibitorias, como en efecto dictó en este caso por no hacer uso de las facultades que la Ley le otorga para disponer de oficio diligencias conducentes para evitar nulidades procesales, lo que no llegó a observar ni siquiera por el hecho de estar declarando expresamente que se inhibía de conocer de la demanda de reconvención, cuando lo procedente era haber declarado que se inhibía tanto de la demanda originalmente presentada como la demanda de reconvención, para el efecto de declarar el conocimiento de ambas demandas al tribunal competente señalados por la Ley para conocer de las controversias relativas a la agencia, distribución y representación". En cuanto a la citación de las normas de derecho infringidas y explicación de cómo lo han sido, el Recurrente cita el artículo 141 de la Ley 29 de 1996, y los artículos 713 y 199, numeral 11 del Código Judicial. CRITERIO DE LA SALA La primera Causal en la forma invocada es "por haberse omitido algún tramité considerado esencial por la Ley". Los dos M. que sustentan la Causal respectiva censuran el hecho que el Tribunal Ad-quem imprimió el trámite a la Demanda respectiva, no siendo competente para conocer de la controversia relacionada con un supuesto Contrato de agencia, representación y distribución, lo cual, según el casacionista debió ser conocido por un Juzgado Civil especial; agregando que, con base en esta consideración el Tribunal Ad-quem debió decretar la nulidad de las actuaciones y la declinación correspondiente al Juzgado especializado. Antes que esta S. realice el análisis pertinente respecto al cargo de ilegalidad expuesto en los M. en que se fundamenta la primera Causal de forma invocada, se considera a lugar citar cuál fue el pronunciamiento expuesto por el Ad quem dentro de la Resolución recurrida, sobre la competencia del Proceso, para lo cual expuso lo siguiente: ... Por ello, no tiene ninguna implicación el señalado Decreto de Gabinete No. 344 de 31 de octubre de 1969, pues no se discute la relación de agencia de distribución exclusiva que pudiese tener la empresa demandada, ni tampoco si se han incumplido fórmulas incursas en el mandato señalado, pues no se presentan como defensas las mismas en el caso concreto de la posibilidad de eludir o infirmar las pretensiones del actor, ni tampoco se ha comprobado la falta de apreciación del juzgador de las pruebas congruentes y conducentes a la resolución del litigio planteado, que es el reclamo en el pago de unas facturas aceptadas y no canceladas en el momento acordado. La competencia atribuida a los tribunales creados por la Ley 29 tienen conocimiento sobre las controversias relativas a las relaciones de agencia, representación, distribución; y la presente controversia como queda dicho, se circunscribe al reclamo judicial de obligaciones mercantiles, perfectamente distinguibles para ser calificados como de conocimiento de la jurisdicción ordinaria. Los problemas en las relaciones de agencia o de representación son señalados en la contestación de la demanda y en la demanda en reconvención a través de la falta de acuerdo entre las partes en las relaciones normativas o particulares que los unen, pero no tienen mayor incidencia en este proceso ordinario. No es correcta la apreciación legal de la Compañia Levonel, S.A. cuando señala que se puede dar la acumulación de los procesos ordinarios y especiales y en el presente caso, además de ello, el juzgador ordinario es incompetente para conocer de los conflictos planteados en el libelo de reconvención. La ley establece que la demanda en reconvención será admisible siempre que sea el juzgador de la causa primaria competente para conocer la pretensión del demandado. Si bien es cierto el juzgador debió rechazar la demanda en reconvención y no admitirla, no podía, en la sentencia hacer declaración distinta a la que hizo y que critica infundadamente el recurrente." (Resalta la S.) Luego del análisis de las motivaciones expuestas por el Ad quem dentro de la Resolución recurrida, resulta obvio que el Tribunal Superior realizó el análisis que le merecían los cargos alegados por la parte Apelante sobre la competencia del Tribunal de conocer del presente Proceso Ordinario, para lo cual dio cumplimiento al trámite de saneamiento respectivo que le mereció el presente negocio judicial, lo cual deja en evidencia que no se configura el cargo de ilegalidad denunciado a través de los dos M. en que se fundamenta la primera Causal de forma invocada. Ahora bien, la segunda Causal de forma invocada en el presente Recurso de Casación corresponde a "Por haber sido dictada la resolución por un tribunal incompetente", fundamentándose dicha Causal en tres M., dentro de los cuales se denuncia como cargo de ilegalidad concreto, el hecho que el Ad quem conoció de la pretensión incoada por la Demandante, ALIMENTOS J.S DE CENTROAMÉRICA, S.A., aún cuando el mismo no tenía competencia para ello, toda vez que sostiene el Recurrente, dicha competencia le corresponde de forma exclusiva y privativa a los tribunales creados por la Ley de Protección al consumidor y defensa de la Competencia, tal como así lo establece el artículo 141 de la Ley 29 de 1996 que los creó. En relación con el Contrato de agencia, representación y distribución, la S. coincide con el Ad-quem, al señalar que estamos en presencia de obligaciones comerciales que deben dirimirse en Panamá y que igualmente, no se evidencia entre demandante y demandado una relación de mandante y mandatario, a la luz del Código Civil y el Código de Comercio, tal como así fue expuesto en la Resolución recurrida dentro del extracto citado previamente por esta S., en el análisis de la primera Causal de forma invocada. La Ley No. 29 de 1° de febrero de 1996, por medio de la cual se dictan normas sobre la defensa de la competencia y se adoptan otras medidas, señala en su artículo 141, numerales 2 y 4, respectivamente, que, los Juzgados creados al amparo de dicha Ley conocen exclusiva y privativamente de "Las controversias que se susciten con motivo de la aplicación o interpretación de la presente ley, en materia de monopolio,..." y de "Las controversias relativas a las relaciones de agencia, representación y distribución" (Destaca la S.), no enmarcándose la pretensión de la Demanda principal del presente Proceso Ordinario dentro de los negocios jurídicos susceptibles al amparo de la referida Ley 29. Esto es así, toda vez que de la Demanda presentada por la Sociedad ALIMENTOS J.´S DE CENTROAMÉRICA, S.A., se desprende con claridad que lo reclamado a COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., es el incumplimiento del pago de unas facturas por motivo de la venta de una mercancía, facturas estas que han sido aceptadas por la parte demandada, lo cual demuestra la existencia de la obligación incoada sin que exista alguna excepción de fuerza jurídica para decaer la pretensión de la Demandante. Así pues, la pretensión de la demanda presentada por ALIMENTOS J.´S DE CENTROAMÉRICA, S.A. no versa sobre el incumplimiento de las obligaciones que pueda tener de con la demandada COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. en virtud de la relación de agencia, distribución y representación que ambas empresas hayan pactado en virtud de contrato. Así las cosas, esta S. estima que el Tribunal Ad-quem actuó en derecho al no considerar configurada ninguna Causal de nulidad por falta de competencia respecto a la demanda presentada por ALIMENTOS J.´S DE CENTROAMÉRICA, S.A., ya que en su defecto, en el caso de la Demanda de Reconvención presentada por COMPAÑÍA LEVONEL, S.A., se inhibió del conocimiento, por razón que lo relativo a la exclusividad correspondía a los Tribunales creados por la Ley de Protección al consumidor y defensa de la Competencia. No olvidemos que fue el propio abogado de la demandada, quien alegó la "omisión del trámite", y presentó la Demanda de Reconvención, solicitándole al Tribunal (cuya Sentencia acusa de ilegal), que conociera del asunto referente al Contrato de representación, cuyo conocimiento, debió saber, que estaba atribuido a otra Autoridad. En consecuencia, esta S. considera, y así lo resuelve, que no se han configurado los cargos de injuricidad, al igual que las violaciones de los artículos 1151, 713 y 199, numeral 11 del Código Judicial, del artículo 14 del Código Civil y del artículo 141 de la Ley 29 de 1996, como lo señala el apoderado judicial de la casacionista, COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. demandada y demandante en Reconvención, en contra de la Resolución recurrida; razón por la cual, debe desestimarse por infundadas las C. de forma "por haberse omitido algún trámite considerado esencial por la Ley", y "por haber sido dictada la resolución por un Tribunal incompetente" conforme se ha planteado en el presente Recurso de Casación. En virtud de lo anterior, la Corte Suprema de Justicia, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Sentencia de 12 de octubre de 2006, dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, que modificó la Sentencia N° 1 de 26 de enero de 2006, proferida por el Juzgado Décimo Sexto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial, en el Proceso Ordinario interpuesto por ALIMENTOS J.'S DE CENTROAMÉRICA, S.A. contra COMPAÑÍA LEVONEL, S.A. Las costas del Recurso de Casación, tal como dispone el artículo 1196 del Código Judicial, se fijan en la suma de Cien Balboas (B/.100.00). N. y D.. OYDÉN ORTEGA DURÁN HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARLEY J. MITCHELL D. SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR