Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 9 de Octubre de 2015

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución 9 de Octubre de 2015
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: La Licda. G.J.D.C., actuando como apoderada judicial principal de V.C., S.A. interpuso Recurso de Casación contra la Resolución de 13 de enero de 2012, emitida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, con ocasión de la Medida C. de Secuestro que GLOBAL BANK CORPORATION le sigue a V.C., S.A. Esta Sala Civil de la Corte Suprema, mediante Resolución de 24 de mayo de 2013 ordenó la corrección del Recurso de Casación, el cual fue corregido por el C. y admitida el 29 de octubre de 2013 (fs.117 a 119). Finalizada la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada por la representación judicial de ambas partes del Proceso (fs. 124 a 127 y fs. 128 a 132), la Sala procede a decidir el Recurso, previa las consideraciones que se expresan a continuación. CONTENIDO DEL RECURSO El Recurso de Casación presentado por la parte demandada, es en la forma y en el fondo. La primera Causal de forma consiste en "Por haber sido dictada contra una Resolución que hace tránsito de cosa juzgada." Los Motivos que le sirven de fundamento son los que se transcriben a continuación: "PRIMERO: El Primer Tribunal Superior a través de la resolución de fecha 13 de enero del 2012, confirmó el Auto No. 1340 de 11 de septiembre de 2009, que dictó una medida C. de secuestro en contra de V.C., S.A. solicitada por Global Bank Corporation, en contra del principio de Cosa juzgada, toda vez que mediante la Sentencia de 12 de marzo de 2008 el mismo Primer Tribunal Superior al reformar la Sentencia No. 32 de 26 de octubre de 2005, proferida por el Juzgado Decimoséptimo del Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, condenó a la parte demandada- BANCO CONFEDERADO DE AMERICA LATINA, S.A. (COLABANCO), que es el mismo Global Bank Corporation a pagarle a V.C.,S.A. la suma de B/.24,412.62 en concepto de indemnización por los daños y perjuicios causados a consecuencia del incumplimiento del contrato de línea de crédito, Sentencia que quedó en firme y ejecutoriada, al haberle la Corte rechazado a la demandada mediante la resolución de 1 de octubre de 2008 el recurso de casación interpuesto, por lo que dicho secuestro decretado en contra de los bienes de nuestro representado es improcedente al haber sido dictado contra una resolución que hace tránsito de cosa juzgada, por haber identidad jurídica de las partes y de la causa o razón de pedir entre la resolución de 13 de enero de 2012 y la Sentencia de fecha 12 de marzo de 2008 dictado por el mismo tribunal. SEGUNDO: A pesar de haberse reclamado en tiempo contra la medida cautelar de secuestro decretada en contra de V.C., S.A. reclamo efectuado por nuestra poderdante tanto en primera como en segunda instancia como consta a fs. 1 a 4 del incidente de rescisión de secuestro y fs. 29 a 31 apelación contra el auto numero 1340 del 11 de septiembre de 2009, el Primer Tribunal Superior dictó la resolución de fecha 12 de enero de 2012, confirmando el secuestro decretado en primera instancia contra los bienes y dineros de nuestra representada, y acogiendo posteriormente una demanda de daños y perjuicios contra la misma, a pesar de que en estas acciones de Colabanco, S.A. se plantean los mismos hechos ya discutidos en Sentencia en firme en el Proceso Ordinario de Revisión de Préstamo anterior en que se condenó a Colabanco, S.A. a pagarle a nuestros representados la suma de B/.28,898.10 por cobro en exceso del préstamo, habiendo por tanto identidad jurídica de personas y de causa de pedir, por lo que dicho secuestro lo dictó el Primer Tribunal Superior en contra de una resolución que hace tránsito de cosa juzgada. TERCERO: Por haber quedado debidamente ejecutoriada la Sentencia de fecha 12 de marzo de 2008, mediante la cual el Primer Tribunal Superior reformó la sentencia No.32 de 26 de octubre de 2005, dictada en la primera instancia, y que condenó a Colabanco, S.A. a pagarle a nuestros representados daños y perjuicios como consecuencia del cobro en exceso incurrido en contra de nuestra representada, el Primer Tribunal Superior estaba obligado a negar la solicitud de secuestro impetrada por Colabanco, S.A. y abstenerse de llevar a cabo la referida medida cautelar, toda vez que la misma resulta incompatible con la Sentencia de 12 de marzo de 2008, dictada por el mismo Primer Tribunal Superior y que hace tránsito de cosa juzgada. Como consecuencia de los Motivos descritos, el Recurrente alega la violación de los Artículos 995, 1028 y 1032 del Código Judicial. CRITERIO DE LA SALA De lo que se deja expuesto en el Recurso de Casación, el C. plantea como cargo de injuridicidad contra la Resolución de segunda instancia que el Tribunal Ad quem al confirmar el Auto que decretó secuestro sobre bienes propiedad de la demandada V.C., S.A., no consideró que dicha medida es contraria al principio de cosa juzgada, puesto que existe una Sentencia de fecha de 12 de marzo de 2008, la cual se encuentra en firme y ejecutoriada en la cual existe identidad jurídica de personas, objeto y causa de pedir con la presente causa, por lo que dicho secuestro se decretó en contra de una Resolución que hace tránsito de cosa juzgada. De manera concreta los cargos de injuridicidad planteados por el C. contra la Sentencia de segundo grado, son los que se describen a continuación: En tal sentido, la Sala procede al examen de las consideraciones contenidas en el cuestionado fallo de segunda instancia, a fin de determinar si se justifica o no el cargo previamente indicado, para lo cual se transcribe un extracto de dicha Resolución: "En cuanto al fondo de la controversia planteada en la alzada, este Despacho Jurisdiccional considera que no existe mérito alguno para revocar la decisión impugnada, dado que, dentro de los seis (6) días siguientes a la entrega del respectivo oficio comunicando la orden de retención de determinada cantidad de dinero en virtud del secuestro decretado, la parte actora presentó el respectivo libelo de demanda; por consiguiente, no se configura el supuesto de hecho que regula el numeral 11 del artículo 531 del Código Judicial. Esto es así, ya que mediante oficio No. 62/657/99 de 15 de enero de 2009, el Juzgado Décimo de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, le informa al Juzgado A quo que adoptó las medidas pertinentes a fin de dar cumplimiento con la orden de secuestro comunicada a través del Oficio No. 2562 Exp.2008S-10426 de 12 de diciembre de 2008, siendo esta recibida "el día 9 de enero de 2009" (fs. 16 del cuaderno de secuestro). Cabe señalar que, es a partir del "9 de enero de 2009", fecha de entrega de la orden judicial de secuestro, que se entiende constituido el depósito judicial, conforme lo estipula el numeral 4 del artículo 536 del Código Judicial, al establecer que "cuando un tercero (en este caso el Juzgado Décimo Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá), tenga dinero...pertenecientes al demandado (V.C., S.A.), el depósito se entiende constituido cuando la orden judicial es entregada a dicho tercero".." Conforme se explica en la Resolución recurrida en Casación, el Tribunal Ad quem confirmó la decisión del Juez primario en atención a que de las constancias procesales, se evidencia que la Demanda a la que accede la presente Medida C. de Secuestro fue presentada por el demandante dentro de los seis días siguientes a la práctica del secuestro, contrario a lo expuesto por el C. como fundamento del Incidente de Rescisión de Secuestro. Los cargos de ilegalidad expuestos, según plantea el C. están relacionados con la emisión de la Sentencia de 12 de marzo de 2008 dentro del Proceso Ejecutivo Hipotecario que BANCO CONFEDERADO DE AMERICA LATINA, S.A. le sigue a V.C., S.A., decisión que en concepto del incidentista C., al condenar a BANCO CONFEDERADO DE AMERICA LATINA, S.A. ahora GLOBAL BANK CORPORATION, obligaba al J. Ad quem a revocar la decisión emitida por el Tribunal primario, por resultar la misma contraria al principio de la cosa Juzgada, puesto que entre ambas causas existe identidad de partes, de objeto y de causa de pedir. Advierte la Sala, luego de leer el Incidente, la Resolución de primera instancia, así como la Resolución emitida por el Tribunal Ad quem, que el fundamento del Incidente de rescisión de secuestro se sustenta en que la Demanda fue presentada fuera del término fijado por el Artículo 531 numeral 11 del Código Judicial, el cual establece que se levantarán las medidas cautelares cuando el demandante no presente su Demanda dentro de los seis días siguientes a la fecha de practicada la medida. Sin embargo, los cargos de injuridicidad planteados por la C. giran en torno a que la Resolución objeto de censura fue dictada en contravención a otra que hace tránsito a cosa juzgada. El cargo de injuridicidad descrito no fue advertido por el C., ni en primera ni en segunda instancia como un cargo a ser analizado por el J. como sustento del Incidente de levantamiento de secuestro. Por ello, en virtud de lo dispuesto en el Artículo 1194 del Código Judicial al admitirse el Recurso de Casación en la forma, sin que se hubiese reclamado la reparación de la falta en la instancia en que se cometió y también en la siguiente, corresponde a esta Sala pronunciarse sobre el fondo de la misma. Los cargos expuestos en el primer, segundo y tercer Motivo hacen referencia a la emisión de una Sentencia dictada dentro de un Proceso Ejecutivo Hipotecario entre las mismas partes, por el incumplimiento de una obligación dineraria, es decir, por incumplimiento del contrato de línea de crédito que celebraron las partes, pretensión contraria a la expuesta en la presente causa en donde lo que se pretende es una indemnización de daños y perjuicios derivados de la supuesta temeridad y mala fe con la que actuó V.C., S.A. en el Proceso Ejecutivo Hipotecario al que hemos hecho referencia. Recuerda la Sala que para que una Resolución judicial dictada en un Proceso tenga fuerza de cosa juzgada con respecto a otro Proceso debe existir entre ellos identidad jurídica de las partes, identidad de cosa u objeto, identidad de causa o razón para pedir elementos que solo se identifican en cuanto a las partes. Se trata de pretensiones claramente diferenciadas, pues en una lo que se pretende es el resarcimiento de una obligación dineraria, la segunda los daños y perjuicios generados por actuaciones temerarias o de mala fe desplegadas por V.C., S.A. en el tan citado Proceso Ejecutivo Hipotecario que causaron daños y perjuicios a la demandante. Con fundamento en lo que se deja expuesto, estima la Sala, que no se configura el cargo de injuridicidad que sustenta la Causal de forma invocada en el Recurso de Casación. Procede la Sala al análisis del Recurso de Casación en el fondo, el cual se sustenta en una sola Causal "Infracción de normas sustantivas de derecho por violación directa, lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida". Los Motivos que sustentan la Causal son los que se transcriben a continuación: PRIMERO: A pesar de que mediante la Sentencia de fecha 12 de marzo de 2008, el Primer Tribunal Superior condenó a Global Bank Corporation a pagarle a V.C., S.A. la suma de B/28,898.10 en concepto de daños y perjuicios causados por razón del cobro en exceso, Sentencia que quedó debidamente ejecutoriada al no prosperar el recurso de casación interpuesto por Colabanco, S.A. el Primer Tribunal Superior decretó el secuestro de los bienes y dineros de nuestras representadas, con lo cual le impidió a nuestras poderdantes el derecho a exigirle a la demandada el pago de lo adeudado, desconociendo las normas sustantivas del Código Civil que obliga al causante del daño a repararlo, incurriendo en infracción de normas sustantivas de derecho por violación directa, lo cual influyó sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida al no rescindir el secuestro decretado contra los bienes de nuestra representada. SEGUNDO: El Primer Tribunal Superior de Justicia en Resolución de 13 de enero de 2013 de Fojas 44 a 50 del cuadernillo que contiene el incidente de rescisión de secuestro, al confirmar el Auto número 1340 de 11 de septiembre de 2009 emitido por el Juzgado Decimoquinto de Circuito Civil a Fojas 20 a 25 del cuadernillo que contiene el incidente de rescisión de secuestro desconoció los derechos de la sociedad V.C., S.A. a exigir, como acreedora, el pago de los daños y perjuicios causados por la demandada, más los intereses, contraviniendo las normas sustantivas del Código Civil que obliga al causante del daño a repararlo, con lo cual incurrió en infracción de normas sustantivas de derecho por violación directa, que influyó sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida al no aprobarse el incidente de levantamiento de secuestro. En razón de los planteamientos expuestos por el Ad quem, corresponde a la Sala, analizar si conforme lo afirma la censura, tiene asidero legal la Causal invocada y por ende, si existe la violación directa de los Artículos 1044, 974, 1637, 1638 y 1643-A del Código Civil como se expone en el Recurso. El cargo atribuido por el C. a la Resolución recurrida consiste en que el Tribunal Superior, contrario a derecho, no reconoció la obligación a la que fue condenada la demandante mediante Sentencia de fecha 12 de marzo de 2008 en el Proceso Ejecutivo Hipotecario que BANCO CONFEDERADO DE AMERICA LATINA, S.A. (COLABANCO, S.A.) interpuso contra V.C., S.A., que se ventila en el Juzgado Séptimo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, impidiendo así que el C. ejerza su derecho a exigirle a la demandante el pago de lo adeudado, así como los daños y perjuicios generados producto de su incumplimiento. El C. señala como norma legal infringida el Artículo 1044 del Código Civil, el cual dispone lo que se cita a continuación: Artículo 1044: "No se entenderá pagada una deuda sino cuando completamente se hubiese entregado la cosa o hecho la prestación en que la obligación consistía." La norma citada establece en qué supuesto se entenderá pagada una obligación adeudada. Advierte la Sala, que en la Resolución recurrida el Tribunal Ad quem no emitió consideración alguna respecto al cumplimiento o no de la condena impuesta a COLOBANCO a través de la Sentencia de fecha 12 de marzo de 2008, por no constituir este aspecto un punto controvertido dentro del Incidente de Rescisión de Secuestro. Por ello, mal puede señalar el C. como cargo de injuridicidad, que el Tribunal Ad quem desconoció una norma que no resulta aplicable a la situación debatida y acreditada dentro de la Resolución objeto de censura, que consistió en determinar si la Demanda a la que accede la medida cautelar de secuestro fue presentada dentro del término de los seis (6) días siguientes a la práctica de la medida. Otra de las normas citadas por el C. como infringida lo es el Artículo 974 del Código Judicial, el cual, según planteó en su Recurso, fue infringido por el Tribunal Ad quem al omitir reconocer la obligación que emana de las Resoluciones judiciales ejecutoriadas y que hacen tránsito a cosa juzgada, transgrediendo con ello el derecho que le asiste a la sociedad V.C., S.A. a cobrar lo adeudado por COLABANCO. Al repasar los hechos reconocidos en la Resolución objeto de censura, no observa la Sala que el tema del reconocimiento de obligaciones haya sido un tema de debate en dicha Resolución, pues la misma solo se limitó a verificar si se produjo el supuesto contemplado en el Artículo 531 numeral 11 del Código Judicial, tal como fue planteado por el Incidentista. Por tanto, el principio contenido en el Artículo citado, el cual hace referencia a las fuentes de las obligaciones, no pudo ser desconocido por el Tribunal Ad quem, por no guardar relación con el tema de debate. Adicionalmente, el C. citó los Artículos 1637 y 1638 del Código Civil como normas legales infringidas, los cuales se citan a continuación: Artículo 1637: "Cuando se recibe alguna cosa que no había derecho a cobrar, y que por error ha sido indebidamente entregada surge la obligación de restituirla." Artículo 1638: "El que acepta un pago indebido, si hubiere procedido de mala fe, deberá abonar el interés legal cuando se trate de capitales, o los frutos percibidos o debidos percibir cuando la cosa recibida los produjere. Además responderá de los menoscabos que la cosa haya sufrido por cualquiera causa, y de los perjuicios que se irrogaren al que la entregó, hasta que la recobre. No se prestará el caso fortuito, cuando hubiese podido afectar del mismo modo a las cosas hallándose en poder del que las entregó." De la primera de las normas trascritas se infiere que cuando se recibe alguna cosa por error, la cual no se tiene derecho a recibir, surge la obligación de restituirla. La norma siguiente, plantea que si ha existido mala fe en el actuar, deberá abonarse el interés legal que genere dicha obligación. Según se desprende de lo decidido por el Tribunal Ad quem, los supuestos de hecho de las normas citadas no fueron objeto de pronunciamiento por el Ad quem, por no formar parte de lo pretendido mediante el Incidente de Rescisión de Secuestro, ellas más bien son el sustento a través del cual el Tribunal Superior fundamentó lo decidido a través de las Resoluciones a las que hace referencia el C.. Finalmente, la censura citó el Artículo 1643 del Código Civil, como norma legal infringida, cuyo tenor literal dispone: Artículo 1643-A: "Quien se ha enriquecido sin causa, a costa o con perjuicio de otro, está obligado, dentro de los límites del enriquecimiento, a indemnizar a éste de su correlativa disminución patrimonial." La norma legal citada consagra el derecho que le asiste a quien sin causa se le ha disminuido su patrimonio a exigir el pago o restitución del enriquecimiento percibido en su haber patrimonial en detrimento de él. El C. plantea que en el Proceso Ordinario de Revisión de Préstamo quedó determinado que en el préstamo que fue otorgado a V.C., S.A., por COLABANCO, S.A. hubo un cobro en exceso por lo que COLABANCO tiene que resarcir los daños y perjuicios causados, desconociendo con ello el J. Ad quem el derecho que encierra la norma citada. Advierte la Sala, que al encontrarnos sumidos en la Causal de violación directa, no pueden obviarse los hechos reconocidos por el Tribunal Ad quem en la Resolución objeto de censura, por lo que mal podría esta Sala entrar a considerar cargos cuyos hechos no fueron reconocidos por no ser objeto del Incidente de Rescisión de Secuestro. Cuando se demanda con fundamento en la violación directa de la ley sustancial, la prueba y el análisis de ella realizado en las instancias del Proceso, debe permanecer intangible, es decir, no puede ser criticada, revalorada ni cuestionada. Por ello, todo cuestionamiento probatorio se halla fuera de lugar, porque el error jurídico que se cuestiona consiste en la aplicación incompleta de la norma jurídica o su falta de aplicación, pero siempre aceptando la realidad probatoria acogida en el fallo y sus deducciones fácticas. Todo ello, porque no debe hacerse alusión a que la prueba fue mal valorada (error de derecho) o que la misma fue ignorada (error de hecho). En consecuencia, una vez examinados y estudiados los cargos de injuridicidad expuestos en los dos Motivos que sustentan la Causal de fondo invocada, esta Sala considera que en el presente caso no es jurídicamente viable acceder a las declaraciones solicitadas, porque el Ad quem en su razonamiento no consideró la condena impuesta a través de la Sentencia de 12 de marzo de 2008, emitida dentro del Proceso Ejecutivo Hipotecario que BANCO CONFEDERADO DE AMERICA LATINA, S.A. (COLABANCO, S.A.) le sigue a V.C., S.A., puesto que lo que se discute a través del Incidente de rescisión de secuestro, es que, de acuerdo al C. procede el levantamiento de secuestro decretado sobre bienes propiedad del demandado, con fundamento en lo dispuesto en el Artículo 531 numeral 11 del Código Judicial, pues no se presentó la Demandada dentro de los seis días siguientes a la ejecución de la medida. Sin embargo, el J. primario sostuvo como fundamento de su decisión de negar el incidente, que al tratarse de un secuestro de cuentas bancarias este se hace efectivo una vez ingresa la nota de secuestro al Banco, por lo que es a partir de allí cuando empieza a computarse el término de los seis días, consideraciones que compartió el Tribunal Ad quem y sobre las cuales el C. no formuló cargo alguno. Es por ello, que el Incidente de Rescisión de Secuestro propuesto por el C. no guarda relación con la ejecución de la Sentencia emitida en el Proceso Ejecutivo Hipotecario al que se ha hecho referencia en líneas anteriores. Asimismo, no se desprende de los Motivos que el fallo recurrido haya dado por probados los principios de derecho que consagra cada una de las normas sustantivas citadas como infringidas por el C., pues para que se configure la Causal de violación directa se debe dejar de aplicar la norma o se aplica con desconocimiento de un derecho consagrado en ella, lo cual constituye uno de los presupuestos para que se configure dicha Causal de fondo alegada, lo que en este caso no se cumplió. En atención a ello, esta Superioridad estima que el Tribunal Superior no ha incurrido en la violación directa de los Artículos 1044, 974, 1637, 1638 y 1643-Adel Código Civil como alega la parte Recurrente, ni prosperan los cargos planteados en los Motivos, toda vez que lo que se pretende en los mismos es modificar los hechos a los que el Tribunal Superior se ha referido como probados en la Resolución de segunda instancia, lo cual, repetimos, no es viable invocarse mediante la Causal de violación directa. Resulta, imposible el reconocimiento por esta Superioridad del vicio de ilegalidad alegado por el Recurrente en el presente Recurso, por lo que debe la Sala mantener intangible la Resolución dictada por el Primer Tribunal Superior en la presente causa la que confirma a su vez la Sentencia del J. primario y en consecuencia lo que procede es desatender la solicitud del C. de casar la Resolución impugnada mediante el presente Recurso. Por lo expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Resolución de 13 de enero de 2012, emitida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, con ocasión del de la Medida C. de Secuestro que GLOBAL BANK CORPORATION le sigue a V.C., S.A. Se condena en costas al Recurrente en la suma de TRESCIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B. 300.00). N.. OYDÉN ORTEGA DURÁN LUIS MARIO CARRASCO -- HARLEY J. MITCHELL D. SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR