Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 29 de Septiembre de 2014

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución29 de Septiembre de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: El licenciado A.R.R.A., en su condición de apoderado especial de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) ha interpuesto Recurso de Casación contra la Resolución de 31 de agosto de 2010, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, la cual Revoca la Sentencia No. 36 de 27 de septiembre de 2007, dictada por el Juzgado Séptimo de Circuito del Primer Circuito Judicial, Ramo Civil, dentro del Proceso Ordinario de Mayor Cuantía propuesto por el señor A.C.M. contra la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA). Esta S. Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante Resolución de 1 de diciembre de 2011, admitió la primera y la segunda C. del Recurso de Casación corregido, presentado por el licenciado A.R.R.A. en su condición de apoderado especial de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA). (fs. 340 a 342) Finalizada la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada por ambas partes del Proceso (fs. 346 a 389, 390 a 392), corresponde entonces decidir el Recurso impetrado, para lo cual se adelantan las siguientes consideraciones. ANTECEDENTES La firma ROBLES y ROBLES apoderado especial del ingeniero A.C.M., propuso Proceso Ordinario de Mayor Cuantía, corregida, contra la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA). La Demanda respectiva se fundamentó en los siguientes hechos: "PRIMERO: Que nuestro MANDANTE, al igual que los otros dos socios fundadores de COPESA, los ING. JAIME JURADO y E.V.A., hicieron préstamos y gastos reembolsables para la Constitución y Operación de la Empresa, las cuales deberían ser reembolsadas por COPESA, tal como fue acordada y pagada a los otros dos socios fundadores. SEGUNDO: Que el monto de las aportaciones reembolsables del ING. A.C.M., nuestro mandante, ascendió a la suma de B/.142,159.99, a la cual se le abonaron la suma de $56,362.43, en varias partidas y ajuste contable, quedando un saldo por pagar de B/.85,797.56, que actualmente se le adeuda a mi poderdante. TERCERO: Que tal saldo de $85,797.56 adeudado a nuestro MANDANTE,reconocido comprobado por el entonces P. y R.L. de COPESA, el ING. E.V.A., mediante nota del 18 de diciembre de 1998, enviada al ING. EDUARDO DE LA GUARDIA, G. de COPESA, para que la sometiera a la Junta Directiva, para "reconocimiento" y "autorizarán el pago" de dicho saldo, como en efecto lo autorizó, según consta en el punto 11 del Acta del 18 de mayo de 1999. CUARTO: Que en efecto la Junta Directiva de COPESA en el mencinado (sic) punto once (11) del Acta de la Sesión del 18 de mayo de 1999, reconoció y ordenó al G. EDUARDO DE LA GUARDIA "a que procediera al pago al pago (sic) de la suma adeudada al ING. A.C.M. Y OTROS, los monto de los saldos a pagar". QUINTO: Que de acuerdo con un informe de Auditoría Interna de COPESA, la única partida discutible era el pago de honorarios a cuenta de COPESA hecha por el ING. A.C.M. a ROBLES ROBLES por $50,320.00, cuyas facturas, recibos y cheques de pago, FUERON CONSTATADOS Y ACEPTADOS POR DICHOS AUDITORES, razón por la cual la Junta Directiva (sic) de COPESA, ordenó el pago de dicho saldo de $85,797.56 en el punto once (11) del acta del 18 de mayo de 1999." (fs. 82 a 84) A través del Auto No. 772 de 7 de mayo de 2001, proferido por el Juzgado Decimoséptimo del Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial, se admitió la Demanda Ordinaria de Mayor Cuantía, corregida propuesto por el señor A.C.M. contra la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA). (f. 85) Luego de cumplidas las etapas procesales correspondientes, el Juzgado de primera instancia, mediante Sentencia No. 36 de 27 de septiembre de 2007, resuelve lo siguiente: "... En mérito de lo expuesto, quien suscribe, JUEZ SEPTIMO DE CIRCUITO DEL PRIMER CIRCUITO JUDICIAL DE PANAMA, RAMO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DESESTIMA LA PRETENSION dentro del presente proceso promovido por A.C.M. contra CORPORACION PANAMEÑA DE ENERGIA, S.A. (COPESA). Sin costas por considerarse que la actora ha obrado de buena fe." (fs. 201 a 206) La parte demandante recurrió a través de Recurso de Apelación contra la decisión del A quo, resolviendo la alzada el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, el cual mediante Resolución de 31 de agosto de 2010, revocó la decisión del Ad quo, expresando lo siguiente: "...REVOCA la Sentencia No.36 de 27 de septiembre de 2007, proferida por el Juzgado Séptimo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá en el proceso ordinario que A.C.M. le sigue a CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. y, en su lugar CONDENA a la demandada a pagar al actor la suma de B/85,797.56. Las obligantes costas a cargo del apelante se fijan en la suma de DIECIOCHO MIL CIENTO CINCUENTA Y NUEVE BALBOAS CON 51/100 (B/.18,159.51)." Inconforme con el dictamen del Superior, el licenciado A.R.R.A., apoderado especial de la parte demandante, formalizó el Recurso de Casación, el cual esta S. procede a resolver. EL RECURSO DE CASACIÓN Las C.es del Recurso de Casación son dos, en el fondo, exponiéndose en primer lugar la de "infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial. Esta C. de fondo es sustentada a través de dos (2) Motivos que exponen lo siguiente: "Primer motivo: Al emitir la sentencia de 31 de agosto de 2010 y revocar el fallo de primera instancia, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial ignoró la existencia, desconoció -y, por consiguiente, tampoco valoró- el informe pericial confeccionado por el perito designado por el Juzgado, el señor G.D.T., atinente a la diligencia exhibitoria practicada en los libros de la demandada Corporación Panameña de Energía, S.A. (COPESA), informe que reposa en los folios 148 a 166 del expediente. En ese informe el perito D.T. afirma que no puede determinar que la sociedad demandada adeude al demandante la suma de B/.85,797.56, puesto que no se pudo verificar en la contabilidad de la demandada la existencia del mencionado saldo insoluto sino que, contrario a ello, lo que se comprobó -porque está consignado en el Libro Mayor General- es un único crédito por ajuste de cuentas a favor del demandante por la suma de un centésimo de balboa (B/.0.01). El error cometido por el Primer Tribunal Superior consistente en ignorar la existencia de la referida prueba informe pericial, y consecuentemente no valorarla, influyó en lo dispositivo de la sentencia recurrida pues, de haber tomado en cuenta y valorado dicha prueba, el Primer Tribunal Superior habría fallado en forma distinta a como lo hizo. Segundo motivo: Al emitir la sentencia de 31 de agosto de 2010 y revocar el fallo de primera instancia, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial ignoró la existencia, desconoció -y, por consiguiente, tampoco valoró- el informe pericial confeccionado por el perito designado por el demandante, el señor T.S.H., atinente a la diligencia exhibitoria practicada en los libros de la demandada Corporación Panameña de Energía, S.A. (COPESA), informe que reposa en los folios 167 a 184 del expediente. En ese informe el perito S.H. afirma que no puede determinar que la sociedad demandada adeude al demandante la suma de B/.85,797.56, puesto que no se pudo verificar en la contabilidad de la demandada la existencia del mencionado saldo insoluto sino que, contrario a ello, lo que se comprobó -porque está consignado en el Libro Mayor General- es un único crédito por ajuste de cuentas a favor del demandante por la suma de un centésimo de balboa (B/..0.01). El error cometido por el Primer Tribunal Superior consistente en ignorar la existencia de la referida prueba informe pericial, y consecuentemente no valorarla, influyó en lo dispositivo de la sentencia recurrida pues, de haber tomado en cuenta y valorado dicha prueba, el Primer Tribunal Superior habría fallado en forma distinta a como lo hizo." Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos transcritos, son los artículos 780, 966 y 980 del Código Judicial y los artículos 71, 194, numeral 5 del artículo 244 del Código de Comercio. La segunda C. de fondo invocada en el presente Recurso de Casación, corresponde a la "infracción denormas sustantivas de derecho en el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial. Esta C. de fondo es sustentada a través de dos (2) Motivos que exponen lo siguiente: "Primer motivo:Al emitir la sentencia de 3 de agosto de 2010 y revocar el fallo de primera instancia, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial valoró en forma errada o equivocada las pruebas documentales consistentes en copias simples de documentos privados que reposan en los siguientes folios:--- (i) En el folio 12, el documento consistente en una copia simple de una nota suscrita por el señor E.V., la que, según consta en el folio 126, fue reconocida por su firmante, documento cuyo contenido no ha ido valorado correctamente sino adulterado y trastocado por el Tribunal Superior; --- (ii) En el folio 17, el documento consistente en una copia simple de una nota suscrita por el señor R.A., la que, según consta en el folio 130, fue reconocida por su firmante, documento que no ha sido evaluado de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido ha sido tergiversado por el Tribunal ad-quem; --- (iii) En los folios 18 y 19, el documento consistente en una copia simple de una nota suscrita por el señor I.R., la que, según consta en el folio 133, fue reconocida por su firmante, documento que no ha sido evaluado de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido ha sido tergiversado por el Tribunal ad quem; --- (iv) En el folio 20, el documento consistente en una copia simple de una factura, sin firmar, presentada en papel membrete del bufete de abogados R. y R., emitida contra el señor Á.C. y la empresa Selvina Development Inc, documento que no ha sido evaluado de conformidad con las reglas de la seña crítica y cuyo contenido ha sido tergiversado por el Tribunal Ad-quem; --- (v) En el folio 62, el documento consistente en una copia simple de una constancia de recibo supuestamente emitida por el señor C.G. a favor de Corporación Panameña de Energía, S.A., la que no fue reconocida por su supuesto firmante, documento que no ha sido evaluado de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido ha sido tergiversado por el Tribunal Ad-quem; --- (vi) En el folio 69, el documento consistente en una copia simple de una constancia de recibo emitido por el señor C.R. a favor del señor Á.C., la que, según consta en los folios 117, 118 y 119, fue reconocida por su firmante, documento que no ha sido evaluado de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido no ha sido valorado correctamente sino adulterado y trastocado por el Tribunal ad-quem. En cuanto a las supuestas pruebas documentales consistentes, según la sentencia recurrida, en "...las facturas que van de fs. 20 a 62..." (sic), se trata de copias fotostáticas simples, es decir, copias sin autenticar sin cotejar, no de facturas, como equivocadamente se afirma en la sentencia, sino de supuestos documentales de diversa naturaleza y de distintos emisores y destinatarios que, además, no han sido evaluadas de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido ha sido adulterado y trastocado por el Tribunal ad-quem para atribuirle un valor que no poseen. El error cometido por el Primer Tribunal Superior consistente en valorara equivocadamente e indebidamente las referidas pruebas documentales y, consecuentemente, atribuirles un valor probatorio que no tienen, influyó en lo dispositivo de la sentencia recurrida pues, de haber valorado tales pruebas apropiadamente y de conformidad con las reglas de la sana crítica, el Primer Tribunal Superior habría fallado en forma distinta a como lo hizo. Segundo motivo: Al emitir la sentencia de 3 de agosto de 2010 y revocar el fallo de primera instancia, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial valoró en forma equivocada los testimonios de la señora A.R.R.C., cuya declaración consta en los folios 110 a 116, del señor C.E.R.B., cuya declaración consta en los folios 117 a 119, y del señor J.I.A.R., cuya declaración consta en los folios 121 a 123 del dossier, puesto que no valoró correctamente el importante hecho de que ninguno de tales testigos se refiere ni afirma que al demandante se le adeuda el supuesto saldo de B/.85,797.56 y mucho menos que dicha cantidad corresponda a aportes reembolsables realizados por el demandante a la empresa demandada, además de que tales testimonios tampoco han sido valorados de conformidad con las reglas de la sana crítica." El error cometido por el Primer Tribunal Superior consistente en valorar equivocada e indebidamente las referidas pruebas testimoniales y, consecuentemente, atribuirles un valor probatorio que no tienen, influyó en lo dispositivo de la sentencia recurrida pues, de haber valorado tales pruebas apropiadamente y de conformidad con las reglas de la sana crítica, el Primer Tribunal Superior habría fallado en forma distinta a como lo hizo. Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos transcritos, por los artículos 781, numeral 3 del artículo 856, 857, 862 y 917 del Código Judicial y los numerales 2,4,5,7 y 8 del artículo 244, 257 y 194, 260 del Código de Comercio. CRITERIO DE LA SALA Como quiera que el presente Recurso de Casación consta de dos C.es de Casación en el fondo, esta S. de lo Civil procederá al análisis individual de cada una de las Casuales y en primer lugar al examen de la primera C. expuesta, que corresponde a la C. de "infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial. Según la doctrina, esta C. se configura "cuando el tribunal reconoce como existente en el proceso un elemento que no existe (suposición de la prueba) o bien deja de tomar en cuenta una prueba que obra en él (preterición de prueba)". (F.P., J., "Casación y Revisión Civil", Editora Sistemas Jurídicos, S.A., año 2001, págs. 109-110) A través de los dos (2) Motivos que fundamentan la referida C., la Casacionista denunció el yerro probatorio cometido por el Tribunal Superior, el cual consistió, según el Recurrente, en que ignoró los informes periciales realizados por los peritos G.D.T. y T.S.H. (fs. 148 a 166, 167 a 184), ya que los mismos no pueden determinar que la sociedad demandada Corporación Panameña de Energía, S.A. (COPESA) adeuda al demandante la suma de B/.85,797.56, pues no se pudo verificar en la contabilidad de la demandada la existencia del mencionado saldo insoluto. Esta S. observa que, en efecto, la Resolución recurrida no hizo referencia a una prueba que ha sido denunciada en el primer Motivo del Recurso de Casación, pues al parecer no ha sido tomada en cuenta en el expediente y la misma consiste en el informe pericial realizado por el perito G.D.T.. Sin embargo, a pesar que tal elemento probatorio al parecer demuestra la viabilidad del cargo en el primer Motivo (respecto a que el Tribunal no tomó en cuenta dicha prueba), no resulta suficiente, toda vez que debe incidir en lo dispositivo del Fallo recurrido. Es importante señalar que, en el segundo Motivo se indicó una prueba consistente en un informe pericial realizado por T.S.H., el cual sí fue valorado por el Tribunal Superior, pues a foja 249 del expediente, consta que la Sentencia de segunda instancia sí se refirió al informe pericial rendido por T.S.H., ya que en dicha Sentencia se expuso que "los gastos demandados también se acreditan a través de los testimonios de A.R. (fs.110-115) y de J.I.A. (fs. 121-123); y, mediante informes periciales relacionados a la acción exhibitoria practicada, como el rendido por T.S. (fs. 167-172)." (Lo resaltado es de la S.). Por lo tanto, esta prueba no será analizada por esta Superioridad, pues no es congruente con la C. de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, toda vez que la misma fue examinada en la Sentencia de segunda instancia. Pasaremos a analizar si los cargos de ilegalidad expuesto en los Motivos en que se fundamenta la C. probatoria en el Recurso de Casación incoado por la parte Recurrente se configuran y si los cargos de ilegalidad expuestos tienen incidencia en lo dispositivo del Fallo recurrido. Para estos efectos, examinaremos las pruebas que han sido denunciadas como desconocidas por el Recurrente en el Recurso de Casación. En cuanto al Informe Pericial presentado por el licenciado G.D.T. (fojas 148 a 166), en el mismo se pudo observar que dicho perito señaló que: "... En foja 12 y 13 del Expediente Principal (ver anexos 3 y 3-1 de este informe pericial), reposa nota del 18 de diciembre de 1998 dirigida al Ingeniero E.V., como P. y R.L. de COPESA, en la que este último da instrucciones sobre el reconocimiento reembolso de gastos al Ing. A.C., e indicando lo relativo a saldo pendiente de pago por $85,797.56, el que debe ser reembolsado al Ing. C. previo audito de KPMG y aprobación de la Junta Directiva de COPESA. ..." Por otra parte, consta a fojas 167 a 184 del expediente, informe pericial realizado por el perito T.S.H., en el cual se destaca que: "...Es evidente con este pago, que el Ing. A.C.M. hacia pagos por cuenta de la Empresa COPESA, tal como prueba el pago anterior." En cuanto a los informes periciales antes mencionados, esta S. aprecia que los mismos tienen conclusiones similares en el sentido que ambos informes mencionan la carta de 16 de marzo de 1999 y la carta de 18 de diciembre de 1998, ambas dirigidas al ingeniero E. de la Guardia, G. General, de la sociedad CORPORACIÓN PANAMAÑEÑA DE ENERGÍA, S.A. Los peritos G.D.T. y T.S.H., revisaron el expediente principal del caso que nos ocupa y obtuvieron la siguiente información de las cartas de 16 de marzo de 1999 y la de 18 de diciembre de 1998: "...En respuesta a dicho M., el Lcdo. R.A., en su calidad de Tesorero-Director de COPESA, le dirige carta fechada 16 de marzo de 1999..."la cual señala que "...He revisado la cuenta presentada por el Ing. A.C.M. y me parece correcta, toda vez que la misma fue aprobada por el ex presidente de la compañía, Ing. E.V.A., y son dineros que fueron desembolsados a nombre de la empresa cuando no habia (sic) capital de trabajo, por lo tanto doy mi aprobación." De la carta de 16 de marzo de 1999, fue reconocido el contenido y firma por el señor R.A.E., quien indicó en la diligencia de reconocimiento que "...Este documento lo hice yo y esta es la firma que yo utilizo en los documentos internos de las oficinas." (f. 17- reconocido a f. 130) En relación a la carta de 18 de diciembre de 1998dirigida al Ingeniero E.V., como P. y R.L. de COPESA, por parte de el ingeniero A.C.M., en la misma se da instrucciones sobre el reconocimiento del reembolso de gastos al Ing. A.C. y se indica lo relativo a saldo pendiente de pago por $85,797.56, el que debe ser reembolsado al Ing. C. previo audito de KPMG y aprobación de la Junta Directiva de COPESA (fs. 12) A foja 126 del expediente, consta diligencia de reconocimiento de firma y contenido por parte del señor E.V.A. en relación con el documento que consta a foja 12 del expediente. El ingeniero E.V.A. manifestó en la respectiva diligencia de reconocimiento lo siguiente: "...Reconozco como propia la firma y contenido del documento visible a foja 12 del expediente principal." (fs. 12 a 13 y 126). En este sentido, la S. aprecia que las pruebas denunciadas en los Motivos, contrario a lo señalado por el Recurrente, no tiene virtualidad de desvirtuar la conclusión del Ad quem en cuanto a la decisión que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGIA, S.A., le adeuda al señor A.C.M. la suma de B/.85,797.56 en concepto de organización y desarrollo de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A.E.S. concluye entonces que, no se configuran probadas las infracciones denunciadas contra los artículos 780, 966 y 980 del Código Judicial y los artículos 71, 194, numeral 5 del artículo 244 del Código de Comercio. Consecuentemente, la S. considera que la primera C. de fondo invocada debe ser desestimada y en ese sentido debe resolverse negándose la petición de la Recurrente. El segundo concepto de la C. de fondo invocado, corresponde a "la infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida.", según lo contemplado en el artículo 1169 del Código Judicial. Esta C. se configura, según la doctrina, "cuando el elemento probatorio se examina, se toma en cuenta, se le analiza, pero no se le atribuye el valor, la eficacia probatoria, los efectos que conforme a la Ley le corresponde." (FÁBREGA, PONCE, J. y DE V.G., Aura, "Casación y Revisión", Panamá, Sistemas Jurídicos, S.A., 2001, pág. 111). A través de los dos (2) Motivos que sustentan la referida C., la Casacionista acusa al Fallo impugnado que incurrió en error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, toda vez que el Tribunal Superior valoró en forma errada o equivocada las pruebas documentales consistentes en copia simple de nota suscrita por el señor E.V. a folio 12 y reconocida a foja 126, copia simple de nota suscrita por el señor R.A. a folio 17 y reconocida a foja 130, copia simple de nota suscrita por el señor I.R. a folio 18 a 19 y reconocida a fojas 133, copia simple de factura presentada por el bufete de abogados R. y R., emitida contra el señor A.C. y la empresa Selvina Development Inc, a folio 20 y reconocida a foja 133, copia simple de constancia de recibo emitida por el señor C.G. (sic) a favor de Corporación Panameña de Energía, S.A., a folio 62 y reconocida a foja 133, copia simple de constancia de recibo emitido por el señor C.R. a favor del señor A.C. a folio 69 y reconocida a fojas 117, 118, 119 del expediente, toda vez que, la Recurrente indicó que las pruebas mencionadas no han sido evaluadas de conformidad con las reglas de la sana crítica y cuyo contenido no han sido valorado correctamente sino adulterado y trastocado por el Tribunal ad-quem. Al respecto, Continúa señalando la Casacionista que las pruebas testimoniales de la señora A.R.R.C. (fs. 110 a 116) y del señor C.E.R.B. (fs. 121 a 123), no fueron valoradas correctamente por el Ad quem. Sobre las pruebas testimoniales que se dicen mal valoradas, el Tribunal manifestó lo siguiente: "... Adicionalmente, los gastos demandados también se acreditan a través de los testimonios de A.R. (fs.110-115) y de J.I.A. (fs.121-123); y, mediante informes periciales relacionados a la acción exhibitorio practicada, como el rendido por T.S. (fs.167-172). ..." Luego de examinado y estudiado cada uno de los cargos de ilegalidad expuestos dentro de los dos Motivos que sustentan la C. de fondo invocada, esta S. considera que las pruebas denunciadas por la Casacionista fueron debidamente valoradas por el Ad quem, en el sentido que, de las pruebas señaladas tanto las documentales como las testimoniales que se encuentran en el expediente, se pudo acreditar que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) adeuda al ingeniero A.C.M. la suma de B/.85,797.56, en concepto de organización y desarrollo de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. Consta a foja 12 del expediente, copia simple de nota de 18 de diciembre de 1998 suscrita por el señor E.V., que indicó que: "... Por medio de la presente, adjunto cuenta y comprobante de gastos presentados por el Ing. A.C. por $142,159.68, con la finalidad de que le sean reconocidos y reembolsados por Corporación Panameña de Energía, S.A. Tal como lo manifesté durante nuestra última reunión de Junta Directiva, he revisado dichos comprobantes, y encuentro que del total requerido, y considerando que ya algunos fueron reembolsados al señor C. con anterioridad, quedan pendientes de pago, gastos por $85,797.56 los cuales considero gastos reales incurridos por el señor C., y que están relacionados con la etapa de organización y desarrollo de la empresa Corporación Panameña de Energía, S.A. Por lo tanto, solicito que, previo audito de KPMG y aprobación de nuestra Junta Directiva, estos gastos sean reembolsados al señor C. a la mayor brevedad posible." A foja 126 del expediente, consta diligencia de reconocimiento de contenido y firma de la nota de 18 de diciembre de 1998 antes citada visible a foja 12 del expediente, realizado por el señor E.V., quien indicó: "Reconozco como propia la firma y contenido del documento visible a foja 12 del expediente principal." En cuanto a la copia simple de nota suscrita por el señor R.A.E. visible a folio 17 y reconocida a foja 130, en la misma se señala lo siguiente: "He revisado la Cuenta presentada por el Ing. A.C.M. y me parece correcta, toda vez que la misma fue aprobada por el ex-presidente de la compañía, Ing. E.V.A., y son dineros que fueron desembolsados a nombre de la empresa cuando no había capital de trabajo, por lo tanto doy mi aprobación" Consta a folio 130 del expediente, diligencia de reconocimiento de contenido y firma de documento a foja 17 del expediente, realizado por el señor R.A.E.. En esta diligencia el señor R.A.E. señaló: "Este documento lo hice yo y esta es la firma que yo utilizo en los documentos internos de las oficinas." En relación a la copia simple de nota suscrita por el señor I.R.C. a folio 18 a 19 y reconocida a fojas 133, se indica: "En relación a la solicitud que nos formulara el Ingeniero A.C. en el sentido de explicarle los servicios facturados por nuestra firma, mediante factura No.07271 del 10 de agosto de 1998, a continuación le relatamos con más detalle tales servicios: "-Previo a la constitución de COPESA, solicitada por los 3 socios fundadores, análisis, asesoría y discusión de la factibilidad de un proyecto de generación eléctrica, incluyendo el estudio de todas las normas legales que regulan la materia y reuniones con potenciales interesados en el Proyecto. ..." A foja 133 del expediente, se aprecia la diligencia de reconocimiento de contenido y firma del documento a foja 18 y 19 del expediente, realizado por el señor I.R.C., en donde se indica: "Acto seguido se le pregunta al compareciente si reconoce el contenido y firma de los documentos visibles a foja 18,19,20 y 62 del expediente principal, a lo cual CONTESTO: Correcto acepto que esos documentos fueron firmados por mí en la fecha que en los mismos se establece. ..." Respecto a la copia simple de factura presentada por el bufete de abogados R. y R., emitida contra el señor A.C. y la empresa Selvina Development, Inc., a folio 20 y reconocida a foja 133, se indica lo siguiente: "GASTOS Y HONORARIOS RELACIONADOS CON LA ASESORIA PRESENTADA EN RELACIÓN AL PROYECTO COPESA DESDE SUS INICIOS HASTA LA FECHA, INCLUYENDO ORGANIZACIÓN, ASESORIA EN MATERIA DE FINANCIAMIENTO, DE CAPITALIZACION, VIAJE A LA CIUDAD DE MIAMI, REUNIONES DIVERSAS, Y NEGOCIACION DE VENTA DE ACCIONES DE COPESA." Dicha factura es por un total de $50,320.09. Consta a foja 62,copia simple de constancia de recibo emitida por el señor C.G. (sic) a favor de Corporación Panameña de Energía, S.A., la cual fue reconocida a foja 133 en la que se señala: "Gastos y Honorarios de Constitución. Servicio Anual de Agente residente por el período comprendido entre Septiembre/1997 a Septiembre/1998. Gastos de Fotocopias." Dicha factura tiene un total de B/. 720.00. Además, en la Diligencia de reconocimiento de contenido y firma de documento realizado por el señor I.R.C. (fs. 62-133) se indica lo siguiente: "...En el caso de las facturas que constan en fojas 20 y 62, dichos documentos no contienen mi firma, por tratarse de facturas, pero reconozco que los mismos fueron emitidos por la Firma R. y R. en la fecha indicada, por razón de trabajos efectuadas por mí y por la firma." De igual manera, consta copia simple de constancia de recibo emitido por el señor C.R. a favor del señor A.C., a fs. 69, 117, 118 y 119, en el cual se manifestó que: "He recibido del Ing. A.C. con cédula de identidad personal No. 8-103-3, la suma de US$50,000.00 (CINCUENTA MIL DOLARES) en concepto de cancelación por servicios prestados a COPESA. Descripción Cheque No. 0070 US$ 25,000.00 Acciones Tipo B de PROEXPORT 25,000.00 (250) ________ Total recibido..................... US$50,000.00 Este pago se hace en reemplazo del acuerdo suscrito con COPESA. US$ 25,000.00 en acciones comunes y nominativas de COPESA. US$ 25,000.00 en acciones preferidas de la misma empresa." Consta a fojas 117, 118 y 119 del expediente prueba testimonial del señor C.E.R.B., quien en parte de su declaración indica que conoce al Ingeniero A.C.M. aproximadamente desde 1995. Además, reconoció su firma en el documento que corre a foja 65 (sic) del expediente y también, señaló que solamente recibió un cheque por B/. 25,000.00. A fojas 110 a 116 del expediente, se observa prueba testimonial en la cual la señora A.R.R.C., deja constancia que sí conocía de la deuda que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) mantenía con el ingeniero A.C.M.. Que según la testigo lo adeudado ascendía a la cantidad de B/. 85,000.00 y no presenció pago alguno de dicha cuenta. A folios 121 a 123 del expediente, el señor J.I.A.R., indicó que conoce al Ingeniero ALVARO CABAL desde hace más de 30 o 20 años y que como Contador Público Autorizado revisó el documento que determinaba cuánto estaba debiendo COPESA a ALVARO CABAL. Con respecto a lo expresado, esta S. Civil estima que las pruebas antes mencionadas y que han sido denunciadas como mal apreciadas por la Recurrente, han demostrado que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) adeuda al ingeniero A.C.M. la suma de B/.85,797.56, en concepto de organización y desarrollo de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A., pues el ingeniero A.C.M. le prestó la suma de B/.142,159.99 a la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A., para que iniciara la constitución y operación de la misma, ya que dicha empresa no tenía dinero. La sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A., debía reembolsarle el dinero prestado al ingeniero A.C.M., sin embargo, solo le pagó parte del dinero, quedando un saldo de B/.85,797.56. Tal como lo ha señalado esta S., no se evidencia que el Tribunal Superior haya realizado una errada apreciación en cuanto a la valoración del caudal probatorio que obra en el expediente en el sentido de determinar que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) adeuda al ingeniero A.C.M. la suma de B/.85,797.56, en concepto de organización y desarrollo de la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. En atención a ello, se concluye que la S., luego del análisis expuesto coincide con el Ad quem que la valoración probatoria realizada sobre las pruebas denunciadas por la Casacionista que figuran en el expediente, confirman que la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA) adeuda al ingeniero A.C.M. la suma de B/.85,797.56. Siendo así las cosas, la S. puede concluir que la Sentencia impugnada no ha infringido los artículos 781, numeral 3 del artículo 856, 857, 862 y 917 del Código Judicial y los numerales 2,4,5,7 y 8 del artículo 244, 257, 194 y 260 del Código de Comercio. Con fundamento en los razonamientos expuestos, esta S. debe resolver que no se han configurado los cargos de injuridicidad, ni las violaciones a la normas del Código Judicial y de Comercio endilgadas por el apoderado judicial de la Recurrente a la Resolución impugnada, por lo que procede desestimar por infundadas las C.es (Infracción de normas sustantivas de derecho por error de hecho sobre la existencia de la prueba e Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba), objeto del presente Recurso de Casación. En virtud de lo anterior, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NOCASA la Resolución de 31 de agosto de 2010, proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, la cual Revoca la Sentencia No. 36 de 27 de septiembre de 2007, dictada por el Juzgado Séptimo de Circuito del Primer Circuito Judicial, Ramo Civil, dentro del Proceso Ordinario de Mayor Cuantía propuesto por el señor A.C.M. contra la sociedad CORPORACIÓN PANAMEÑA DE ENERGÍA, S.A. (COPESA). Se condena en costas a la parte Recurrente en la suma de B/. 100.00. N. y Devuélvase, OYDÉN ORTEGA DURÁN HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARLEY J. MITCHELL D. SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR