Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 30 de Octubre de 2014

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución30 de Octubre de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: La Licda. M.T.E.A., apoderada judicial sustituta de CITIBANK, N.A. y ALIREZA MOBIL, S.A., interpuso Recurso de Casación contra la Sentencia de fecha 14 de enero de 2010, proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, dentro del Proceso Ordinario que CITIBANK, N.A. y ALIREZA MOBIL, S.A. le siguen a BANCO UNIVERSAL, S.A. Esta Sala Civil de la Corte Suprema, mediante Resolución de 14 de febrero de 2011 (f.1812), admitió la corrección del Recurso de Casación en el fondo presentado. Finalizada la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada por los apoderados judiciales de ambas partes fs. 1819 a 1821 y de fs. 1823 a 1826 procede la Sala a decidir el Recurso, previas las consideraciones que se expresan a continuación. ANTECEDENTES Mediante escrito de demanda corregida (f.69 a 76), la parte actora, por intermedio de su apoderado judicial propuso Proceso Ordinario contra BANCO UNIVERSAL, S.A. con la finalidad que se hagan las siguientes declaraciones: 1. DECLARE que BANCO UNIVERSAL, S.A. incurrió en omisiones en el cumplimiento de sus deberes de las obligaciones dimanantes de la cláusula de ENDOSO PREVIO GARANTIZADO. 2. DECLARE que BANCO UNIVERSAL, S.A., fue negligente en la investigación de la información destinada a conocer a su cliente RAMAHIGUE, S.A. 3. DECLARE que las acciones y omisiones en que incurrió BANCO UNIVERSAL, S.A. le causaron perjuicio a A.M.T.S, S.A. y/o CITIBANK, N.A. 4. Que CONDENE a BANCO UNIVERSAL a pagar a ALIREZA MOBIL TERMINALS, S.A Y/0 a CITIBANK, N.A., la suma de B/.79,642.40 por los daños y perjuicios. 5. Que CONDENE a BANCO UNIVERSAL, S.A. a pagar las costas, gastos e intereses que se generen por razón del presente proceso. Al explicar el fundamento fáctico de lo pretendido, el apoderado judicial del demandante formuló el siguiente relato: Que existen dos cuentas bancarias, una cuenta corriente abierta en el CITIBANK a nombre de ALIREZA MOBIL TERMINAL, S.A. bajo el número 0550270013 y la otra cuenta corriente a nombre de la sociedad RAMAHIGUE, S.A. identificada con el número 2004010100002212 en el BANCO UNIVERSAL, S.A. Señala la demandante que ESMEDBERG LEIF AKE en representación de RAMAHIGUE, S.A. depositó varios cheques en la cuenta del BANCO UNIVERSAL, S.A., los cuales fueron remitidos a la Cámara de Compensación para su cobro y que fueron pagados por el CITIBANK con cargo de la cuenta de A.M.T.S, S.A. Sin embargo, expone el actor que estos cheques nunca fueron girados por A.M.T.S, S.A., pues fueron depositados con endosos falsos. Sostiene el actor, que al haber sido presentados estos cheques por BANCO UNIVERSAL, S.A. a la Cámara de Compensación con la expresión endoso previo garantizado resultan responsables. Además, sostiene el demandante que BANCO UNIVERSAL, S.A. incurrió en negligencia en la identificación de su cliente RAMAHIGUE, S.A., quien fue representada por SMEDBERG AKE identidad que resultó falsa, para aperturar la cuenta bancaria a RAMAHIGUE, S.A., lo que permitió se realizaran actividades fraudulentas. La Demanda corregida fue admitida a través de Auto N°1832 de 27 de septiembre de 2002 (fs.536) y se ordenó correrla en traslado a la parte demandada. Durante el término de traslado las partes de común acuerdo solicitaron al Tribunal de conocimiento la suspensión del Proceso por el término de tres meses y una vez vencido el término de suspensión el demandado presentó dentro del término de contestación escrito de contestación de la Demanda. Luego, en dicho escrito solicitó no se accediera a las pretensiones formuladas en la Demanda al no resultar aplicable al BANCO UNIVERSAL, S.A. la cláusula del endoso previo garantizado, porque no cumplió con las políticas de "conocer a su cliente" y pide que se condene en costas a la parte actora. Enfatiza que no tiene cabida dicho reclamo bajo la cláusula alegada, puesto que la falsedad recae sobre las firmas autorizadas para firmar a nombre de ALIREZA MOBIL TERMINAL y que los cheques presentados para el cobro no contaban con un endoso a tercera persona, no ajustándose a derecho que la demandada responda por la veracidad de las firmas de los giradores. Luego de cumplidas las etapas procesales correspondientes, el Juzgado A quo mediante la Sentencia No.61 de 27 de noviembre de 2008 (f.1731 a 1741), no accedió a las pretensiones de las demandantes A.M.T.S, S.A. y CITIBANK, N.A. y en consecuencia absuelve a BANCO UNIVERSAL, S.A. del Proceso Ordinario que se le ha seguido y condenó en costas a la parte actora a la suma de B/11,496.36 más los gastos del proceso. Al fundamentar lo decidido, el Juez A quo indicó lo que se cita a continuación: "Entonces, el endoso previo garantizado facilita el canje y cobro de los cheques. Cabe anotar que es un hecho probado en este proceso que el endoso del cliente del Banco Universal no fue cuestionado por cuenta esta última entidad no puede ser responsable ante el girado por el endoso previo garantizado que estampó en los cheques como simple requisito para su cobro a través de la Cámara de Compensación. Por las consideraciones expuestas, no compartimos el planteamiento desarrollado por los apoderados de la parte actora en sus alegatos, en el sentido que "la referencia al Endoso Previo Garantizado se hace extensiva a la garantía que debió presentar el BANCO UNIVERSAL, S.A. respecto a la legitimidad de los cheques y el beneficiario de los mismos", toda vez que la legitimidad del cheque la brinda el banco girado luego que ejecuta los procedimientos de revisión del documento que el banco presentante le entregó en la cámara de compensación. En tanto sobre la legitimidad del beneficiario eso no fue cuestionado. ... Siguiendo con la revisión de la operación de apertura, la demandada recopiló de los directivos de RAMAHIGUE, S.A., información orientada a conocer la solvencia de éstos, para ello se recurrió a consultar las referencias de crédito de los tres dignatarios. Esos documentos son de auxilio para evaluar la reputación y solvencia moral de los dignatarios y los consideramos apropiados para configurar un perfil de los integrantes de la persona jurídica. El formulario de solicitud de apertura de cuenta corriente, tiene un apartado sobre los documentos que se deben anexar y vemos que se marcaron como aportados la totalidad de los documentos que indica el formulario pre elaborado. También se incorporó copia del pasaporte a nombre de LEIF AKE SMEDBERG, en conjunción con el Acta de la Junta de Accionistas de la sociedad RAMAHIGUE, S.A., por la cual se confiere poder a éste para la apertura de cuenta bancaria, con ello se identifica el verdadero beneficiario, de quién también se comprobó su constancia de trámite migratorio en su documento de viaje. Se incorporó una referencia personal la cual quedó debidamente documentada en el expediente, además un empleado del BANCO UNIVERSAL que la cuenta fue aprobada a novel de gerencia, véase la declaración jurada de BENITO AVERSA CARRILLO a fojas 1177; súmese a ello que el propio gerente declaró en torno a la gestiones orientadas a identificar al cliente. A nuestro criterio resultan razonables las diligencias que adelantó el BANCO UNIVERSAL, S.A. para impedir que el servicio bancario fuese utilizado para actor fraudulentos, pues se siguieron directrices del Acuerdo vigente a esa fecha, sin perderse de vista que el mismo busca impedir el blanqueo de capitales. Además debe tomarse en consideración que para la fecha en que ocurre el ilícito recién se uniformaban los mecanismos de prevención y se establecía el marco de la política. El cliente tampoco ofrecía perfiles que diera lugar a sospechas (no se trataba de depósitos en efectivo); ni puede perderse de vista la plaza donde se abre la cuenta bancaria, una cabecera de provincia con menor movimiento comercial, menos fuentes de referencias comerciales y de ahí que las referencias personales tuviese mayor valía o peso que la que puede reconocerse en plazas de mayor movimiento. Tras todo el estudio realizado y por las razones que hemos expuesto no encontramos asidero que respalden las pretensiones que A.M.T., S.A. y CITIBANk, N.A., pretenden que le sean reconocidas." Disconforme con lo resuelto, la representación judicial de la parte demandante interpuso Recurso de Apelación contra la Sentencia descrita y al surtirse la alzada, el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, mediante Resolución de 14 de enero de 2010 CONFIRMÓ la Sentencia No. 61 de fecha 27 de noviembre de 2008, dictada por la Juez Décimacuarta de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá y condena en costas a la parte actora a la suma de B/200.00 (f.1758 a 1772). Al motivar su decisión, el Tribunal Superior explicó lo siguiente: "Aclarado lo anterior y luego del correspondiente examen de las constancias en autos, esta Colegiatura coincide con el criterio jurídico que dispensó la Juez a-quo para no acceder a las declaraciones solicitadas por la parte actora en su libelo. Lo anterior es así, puesto que, a diferencia de lo externado por la apoderada judicial sustituta de las recurrentes-demandantes, BANCO UNIVERSAL, S.A. cumplió a cabalidad los lineamientos y directrices que se siguen en las prácticas bancarias, tal como lo entendió la Juez primaria. Sobre este último particular, advierte el tribunal que la cláusula quinta del Acuerdo N°19 de fecha 29 de agosto de 1985, "Por el cual se adoptan algunos criterios de interpretación respecto al cheque", dictado por la Asociación Bancaria de Panamá, es clara al establecer que "En los casos de falsificación de la firma del girador del cheque, el Banco girado debe devolverlo al presentante sin pagarlo. Si el Banco girado lo pagase, no podrá exigir el reembolso al Banco Presentante, sin perjuicio de las acciones legales que puedan ejercer el banco girado contra los causantes de la falsificación. Como vemos, de la cláusula arriba transcrita se colige, sin asomo de dudas, que una vez BANCO UNIVERSAL, S.A. (Banco Presentante) presentó ante la Cámara de Compensación del Banco Nacional de Panamá los cheques girados a favor de RAMAHIGUE, S.A. con "Endoso Previo Garantizado", los cheques en cuestión fueron pagados sin ningún tipo de oposición por CITIBANK, N.A. (Banco girado). De allí, entonces, esta última institución bancaria, en atención al meritado Acuerdo N°19 de 1985, no puede exigir de BANCO UNIVERSAL, S.A. el reembolso del pago de tales documentos negociables, como ahora pretenden las demandantes. Con relación a la apertura de la Cuenta Corriente N°20040100002212 en BANCO UNIVERSAL, S.A. a nombre de la empresa RAMAHIGUE, S.A. estima el tribunal que sí se cumplieron con los criterios que según los usos y las costumbres bancarias se deben utilizar referentes a las políticas de "conozca a su cliente", contenidas en el artículo 4 ("Criterios de Identificación") del Acuerdo N°9-2000 de fecha 23 de octubre de 2000, expedido por la Asociación Bancaria de Panamá, pues, se presentaron los documentos mínimos para identificar al cliente. Ahora bien, aclara el Tribunal que, aún cuando no se hubiesen verificado las comentadas políticas de "conozca a su cliente", tal situación en nada sirve para variar el hecho de que una vez el Banco girado (CITIBANK, N.A.) afronta el pago de los cheques objeto de la presente encuesta legal al Banco presentante (BANCO UNIVERSAL, S.A.) dicho Banco girado no puede exigir posteriormente el reembolso so pretexto de que los cheques fueron falsificados, que es lo que evidentemente solicita la parte actora en su pretensión." Es contra esta Resolución de segunda instancia que los apoderados judiciales de la actora han formalizado el Recurso de Casación que conoce en esta ocasión la Sala y en consecuencia, procede a examinar la Causal invocada y los Motivos que la sustentan. CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN El Recurso de Casación presentado por CITIBANK, N.A. y ALIREZA MOBIL, S.A., es en el fondo y consta de una Causal: "Infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida". Los Motivos que le sirven de fundamento son las siguientes: "PRIMERO: El Primer Tribunal Superior en la Sentencia de 14 de enero de 2010 viola la ley, ya que aprecia y otorga un valor probatorio que no corresponde a la prueba documental que consiste en los documentos privados que corren de la foja 829 a 842 inclusive, y que refieren a referencias de crédito de I. C.R. (fs.829 a 833), referencia de crédito de M.A. de D. (fs.834 a 839) y solicitud de apertura de cuenta corriente que obra a fs. 842. La citada prueba documental acredita, por una parte, que las personas naturales que integran la Junta Directiva de la sociedad RAMAHIGUE, S.A. tienen malas referencias, y por la otra, la apertura de una cuenta bancaria con un importe inicial en extremo elevado y cuyo único soporte lo es un cheque girado contra plaza extranjera. La transgresión del Primer Tribunal Superior de Justicia radica en que los citados elementos probatorios fueron considerados idóneos para acreditar la solvencia de los directivos de la empresa RAMAHIGUE, S.A. y así autorizarles la apertura de una cuenta corriente bancaria en el BANCO UNIVERSAL, S.A. Con vista de esta errónea apreciación, el Primer Tribunal Superior concluye que la entidad bancaria demandada cumplió con la diligencia debida para cumplir con la política de "conozca a su cliente". La prueba en mención ha sido ponderada con un valor que no le corresponde por cuanto que con vista de ese material probatorio el tribunal de segundo grado deduce que BANCO UNIVERSAL, S.A., no incurrió en una omisión al pretermitir la observancia del cumplimiento de requisitos mínimos para la apertura de una cuenta corriente bancaria. En consecuencia, el error de apreciación de la prueba en que incurrió el Primer Tribunal Superior perjudicó a la parte actora dado que dicha valoración influyó sustancialmente en la parte resolutiva de la decisión que se censura, puesto que absuelve a la parte demandada al estimar que no le es imputable responsabilidad alguna. SEGUNDO: El Primer Tribunal Superior en la Sentencia de 14 de enero de 2010 viola la ley, ya que aprecia y valora incorrectamente una pruebadocumental que considera idónea para acreditar el cumplimiento de los criterios que según los usos y costumbres bancarias se deben utilizar referentes a las políticas de "conozca a su cliente", contenidas en el Artículo 4 ("Criterios de identificación") del Acuerdo No. 9-2000 de 23 de octubre de 2000, expedido por la Asociación Bancaria Nacional. Con la incorrecta valoración del Primer Tribunal Superior pierde de vista que la omisión de BANCO UNIVERSAL, S.A. en la diligencia requerida para autorizar la apertura de una cuenta corriente bancaria por parte de RAMAHIGUE, S.A. determinó que las personas naturales que actuaron en representación de dicha sociedad lograran la apertura de una cuenta bancaria que se utilizó como plataforma para perpetrar un hecho delictivo que causó perjuicio patrimonial a la parte demandante. Por tanto, el Primer Tribunal Superior con su errónea apreciación probatoria perjudicó a ALIREZA MOBIL TERMINAL y CITIBANK, N.A., dado que dicha valoración influyó sustancialmente en la parte resolutiva de la decisión que se censura, ya que se desestimó la existencia de una relación causal que contribuyó a que se produjera el resultado dañoso en perjuicio de nuestras representadas." Como consecuencia del hecho descrito, el Recurrente alega la violación de los Artículos 781 del Código Judicial y el Artículo 974 del Código Civil. CRITERIO DEL TRIBUNAL Esta Superioridad desea señalar que la infracción de normas de derecho en concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, se produce cuando el sentenciador toma en cuenta el medio probatorio, lo analiza y sin embargo, le brinda un valor que de acuerdo a la Ley no le corresponde. En este sentido, el Recurrente plantea como aspecto de disconformidad contra la Sentencia recurrida en el primer Motivo que el Tribunal Ad quem le otorgó un valor probatorio que no le corresponde a las pruebas documentales que constan de fs. 829 a 842, al señalar que las mismas constituyen pruebas idóneas para acreditar la solvencia de los directivos de la empresa RAMAHIGUE, S.A., cuando de dichas pruebas se desprenden las malas referencias comerciales que mantenían. Los documentos cuya errada valoración le atribuye el Recurrente al Tribunal Ad quem son los que se describen a continuación: · Referencias de crédito de I. C.R.. · Referencia de crédito de M.A. de D.. · Solicitud de apertura de cuenta corriente. Sostiene el Recurrente, respecto a dichas pruebas, que las mismas reflejan las malas referencias que mantenían las personas naturales que integran la Junta Directiva de la sociedad RAMAHIGUE, S.A. y que la apertura de la cuenta bancaria se dio con un importe inicial elevado y cuyo único soporte lo fue un cheque girado contra plaza extranjera. Por ello, considera que esta documentación contrario a lo expuesto por el Tribunal Ad quem refleja que la demandada no cumplió con la diligencia debida para cumplir con la política de "conozca a su cliente", desatendiendo con ello el principio consagrado en el Artículo 781 del Código Judicial, pues en dicha apreciación debió tomarse en cuenta la lógica y experiencia en función del contenido de la evidencia documental. Ahora bien, el Tribunal Ad quem al momento de analizar los medios probatorios aportados señaló: "Con relación a la apertura de la Cuenta Corriente N°20040100002212 en BANCO UNIVERSAL, S.A. a nombre de la empresa RAMAHIGUE, S.A., estima el Tribunal que sí se cumplieron con los criterios que según los usos y costumbres bancarias se deben utilizar referentes a las políticas de "conozca a su cliente", contenidas en el artículo 4 ("Criterios de Identificación") del Acuerdo N° 9-2000 de fecha 23 de octubre de 2000, expedido por la Asociación Bancaria de Panamá, pues, se presentaron los documentos mínimos para identificar al cliente. Ahora bien, aclara el Tribunal que, aún cuando no se hubiesen verificado las comentadas políticas de "conozca a su cliente", tal situación en nada sirve para variar el hecho de que una vez el Banco girado (CITIBANK, N.A.) afronta el pago de los cheques objeto de la presente encuesta legal al Banco presentante (BANCO UNIVERSAL, S.A.) dicho Banco girado no puede exigir posteriormente el reembolso so pretexto de que los cheques fueron falsificados, que es lo que evidentemente solicita la parte actora en su pretensión."(destaca la Sala) De la Sentencia transcrita evidencia la Sala que el Tribunal Ad quem, no individualizó ni identificó documento alguno cuando concluyó que fueron presentados documentos idóneos para identificar al cliente RAMAHIGUE, S.A. y procedió a la apertura de la cuenta corriente. Ante este hecho, mal puede el Recurrente atacar la valoración probatoria que le dio el Ad quem a unas pruebas que no se identifican en la Sentencia, por lo que mal podría esta Sala entrar analizar dichos documentos cuando no hay certeza respecto a qué pruebas específicamente bajo la Causal alegada fueron consideradas idóneas por el Juzgador para identificar al cliente sociedad RAMAHIGUE, S.A. Cabe señalar, que para que opere esta modalidad de la Causal de fondo es necesario que la prueba haya sido ponderada en la Sentencia que se impugna en Casación, por ello al no describir el Juzgador Ad quem los elementos probatorios que consideró idóneos para acreditar el extremo de referencias comerciales de los directivos de la sociedad demandada, mal puede utilizarse como Causal para enervar la Sentencia aquella que hace estricta referencia a pruebas mal valoradas. Dicho lo anterior, esta Corporación se percata, al revisar la Sentencia de segundo grado, que ninguna de las pruebas mencionadas fueron apreciadas por el Tribunal Superior, por lo que mal pudo configurarse la infracción de normas de derecho en concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba que se acusa. En cuanto al cargo contenido en el segundo Motivo, advierte la Sala que el Recurrente no identificó ni individualizó la prueba que considera ha sido incorrectamente valorada por el Tribunal Ad quem, pues el Motivo se limita únicamente a señalar que se trata de una prueba documental, la cual considera idónea para acreditar el cumplimiento de los criterios que según los usos y costumbres bancarias se deben utilizar de conformidad con las políticas de "conozca a su cliente", contenidas en el Artículo 4 del Acuerdo No. 9-2000 de 23 de octubre de 2000, expedido por la Asociación Bancaria Nacional. Debe señalar la Sala, que solo con la plena identificación de las pruebas que se dicen incorrectamente valoradas, podrá esta Sala determinar si fue valorada incorrectamente la prueba, careciendo en consecuencia la Causal invocada de fundamento. En fin, al no describirse un medio de prueba específico cuya errada valoración pueda atribuírsele al Tribunal Superior, estima la Sala, que no se configura el cargo de injuridicidad que sustenta la Causal de fondo invocada en el Recurso de Casación contra la Sentencia de fecha 14 de enero de 2010, proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, dentro del Proceso Ordinario que CITIBANK, N.A. y ALIREZA MOBIL, S.A. le siguen a BANCO UNIVERSAL, S.A., puesto que no se ha producido la violación de los Artículos 781 del Código Judicial así como del Artículo 974 del Código Civil citados como infringidos por el Casacionista. Por lo expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de fecha 14 de enero de 2010, proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, dentro del Proceso Ordinario que CITIBANK, N.A. y ALIREZA MOBIL, S.A. le siguen a BANCO UNIVERSAL, S.A. Se condena en costas al Recurrente en la suma de TRESCIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/300.00). N.. OYDÉN ORTEGA DURÁN HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARLEY J. MITCHELL D. SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR