Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 22 de Enero de 2014

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución22 de Enero de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

La firma forense WATSON & ASSOCIATES, apoderados judiciales de D.S.D.C. y COSTA KIDS, S., han interpuesto Recurso de Casación contra la Resolución de 3 de agosto de 2011 y contra la Resolución de 7 de abril de 2011 dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá dentro del Proceso Ordinario con Medida Cautelar de Protección y Conservación que P.A. le sigue a D.S.D.C., M.D.S. y COSTA KIDS, S.

Repartidos los Recursos, mandó el Sustanciador a ponerlos en lista para alegatos de admisibilidad, oportunidad que fue aprovechada por los apoderados judiciales de ambas partes contra los dos Recursos invocados, visibles a fs. 202 y 203; 204 y 205 y de fs. 206 a 207 y de la fs. 208 a 210, por lo que la S. procede a decidir sobre la admisibilidad de los Recursos, tomando en consideración, los requisitos establecidos en los Artículos 1175 y 1180 del Código Judicial.

Consta en autos que los Recursos de Casación presentados por la parte demandada se anunciaron y formalizaron en tiempo oportuno, por persona hábil y que las Resoluciones objeto del mismo son de aquéllas contra las cuales lo concede la Ley, tanto por su naturaleza como por la cuantía del proceso.

Examinados los requisitos preliminares se procede al estudio de los libelos de Recursos de Casación desarrollados, en el orden en que fueron presentados.

El primer Recurso de Casación ensayado es contra la Resolución de 3 de agosto de 2011, la cual consta de dos Causales a saber:

La primera es una Causal de Casación en la forma y consiste en: "Por haberse abstenido el J. de conocer asunto de su competencia" (numeral 6 del Artículo 1170 del Código Judicial).

Esta Causal se fundamenta a través de dos (2) Motivos, los cuales se citan a continuación:

"PRIMERO: El Primer Tribunal Superior de Justicia al dictar la Resolución recurrida, se abstuvo de conocer y examinar lo relativo a la admisión o improcedencia de la medida conservatoria, a pesar de que la misma fue apelada oportunamente, limitándose a conocer únicamente lo relativo a la cuantía de la caución de daños y perjuicios también apelada, al considerar erróneamente que la admisión de la medida no es apelable, proceder que es contrario a la ley por cuanto ambos temas son recurribles mediante recurso de apelación.

SEGUNDO

El Primer Tribunal Superior al limitarse en la Resolución recurrida y avocarse a examinar únicamente la causal fijada y apelada y no entrar a conocer en segunda instancia la impugnación sobre la procedencia o no de la admisión de la Medida Conservatoria decretada, se abstuvo de conocer un asunto de su competencia funcional que le atribuye el recurso de apelación interpuesto oportunamente contra dicha Medida Conservatoria."

Como normas infringidas el Recurrente cita los Artículos 1119, 1131, 531 y 128 del Código Judicial.

Antes de adentrarnos a la decisión del Recurso de Casación interpuesto, esta S. desea dejar claro que la Causal invocada se configura cuando en el fallo el Tribunal se declara incompetente para conocer del asunto, caso que se da cuando el Tribunal deja de resolver sobre alguno de los puntos controvertidos. Ejemplo de ello, es el caso típico cuando el Tribunal declare la abstención para conocer de una causa atribuible a su competencia.

De la lectura de los Motivos que sustentan la Causal observa la S. que el C. confunde la Causal, puesto que el Tribunal Ad quem no se declaró inhibido para conocer del punto controvertido atacado mediante el presente Recurso de Casación, lo cual es necesario para que se configure la misma, pues de lo que se expone en los Motivos es que el Tribunal Ad quem, dejó de pronunciarse sobre otra Resolución también recurrible en Apelación, lo cual reiteramos, no resulta compatible con la Causal invocada.

Por las razones expuestas, resulta inadmisible la Causal de forma invocada por el C..

La segunda Causal de Fondo alegada consiste en: "por haberse incurrido en infracción de normas sustantivas de derecho, en el concepto de interpretación errónea de la norma de derecho, lo cual influyó sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución recurrida, la cual se encuentra contenida en el Artículo 1169 del Código Judicial."

Los Motivos en los cuales se sustenta la Causal son los que se citan a continuación:

PRIMERO

El Tribunal Superior mediante la resolución recurrida en Casación, al confirmar la sentencia de primera instancia en lo relativo a la cuantía de la caución de la fianza para garantizar los daños y perjuicios como consecuencia de la medida conservatoria admitida, lo hace en base a una interpretación errónea apartándose del tenor literal de la norma, al considerar que la disposición que regula las medidas conservatorias o de protección en general no le ofrece elementos al Juzgador para fijar la cuantía de la caución de daños y perjuicios cuando la norma expresamente hace remisión al TITUTLO II sobre MEDIDAS CAUTELARES que contiene las disposiciones aplicables que regulan esta materia, incluyendo lo relativo a la fianza que no fueron tomadas en cuenta por el Tribunal.

SEGUNDO

Esta interpretación errónea también indujo al tribunal en la Resolución recurrida, a considerar que los presupuestos o directrices para determinar la cuantía de la fianza de perjuicios que dispone la ley para el caso de las medidas cautelares típicas, como la cuantía de la demanda o los posibles daños y perjuicios que se puedan ocasionar, no son de aplicación, como en efecto no aplicó, para el caso de las medidas cautelares atípicas o innominadas como lo son las Medidas Conservatorias o de Protección en General que nos ocupan.

TERCERO

El Tribunal Superior en la Resolución recurrida no aplicó las reglas de hermenéutica legal o normas de interpretación y aplicación de las leyes que señalan que en esta materia se atenderá en primer lugar el tenor literal de la norma cuando su sentido es claro. El tribunal Superior desconoció esta regla de hermenéutica legal al interpretar y aplicar erróneamente la disposición que regula las Medidas Conservatorias o de Protección General al concluir que en ellas, desatendiendo su tenor literal, no se establecen parámetros que debe tener en cuenta el Juzgador al fijar la cuantía de la caución para garantizar los daños y perjuicios.

CUARTO

La interpretación erróneamente en que incurrió el Tribunal Superior en la Resolución recurrida lo indujo a mantener una cuantía de la fianza que resulta irrisoria al no tomarse en consideración para tales efectos la cuantía de la demanda, ni los posibles daños y perjuicios que se puedan ocasionar y otros elementos regulados sobre esta materia contenidos en otras disposiciones sobre medidas cautelares, lo que influyó en lo dispositivo de la resolución recurrido.

En cuanto a la Causal de interpretación errónea invocada por el C. debe señalar la S., que ella se configura cuando surge un yerro de hermenéutica del J. al interpretar la norma, atribuyéndole un sentido y alcance que no tiene.

Sobre esta Causal, los autores panameños J.F. y A.E. Guerra De Villalaz han manifestado que, "la interpretación errónea de la ley se refiere a un error en cuanto al contenido de la norma y no a su existencia pues, a pesar de haberse aplicado la norma pertinente, no se le da el verdadero sentido a ésta. Es, obviamente, independiente de toda cuestión hecho". Agregan los autores citados que, "la interpretación errónea se refiere a la doctrina sostenida con motivo del contenido del texto legal prescindiendo de la cuestión de hecho, o sea, sin que interese saber si el hecho existe o no, si se probó o no, si se le debe aplicar la norma o no, si se le dejó de aplicar debiendo hacerlo, etc. Se mira sólo a la tesis sostenida en la sentencia en cuanto al sentido y alcance de la norma. Pero ello, agregaríamos nosotros, en la medida que repercuta en la parte resolutiva". (Ver FÁBREGA, J. y GUERRA DE V., A.E. "Casación y revisión", Sistemas Jurídicos, S., Pág. 107, 2001.)

En los Motivos que sustentan la Causal, evidencia la S. que los mismos no cumplen con los requisitos que exige el numeral 2 del Artículo 1175 del Código Judicial, toda vez que no se desprende el obligante cargo de injuridicidad que detalle con claridad en qué consistió la errada interpretación de la norma de derecho considera infringida, ni cómo esa interpretación errónea influyó en lo dispositivo de la Resolución impugnada, tal como lo exige la técnica del Recurso al invocar dicho concepto de la Causal de fondo. Además, los motivos contienen señalamientos relacionados con situaciones de violación directa por omisión y no de interpretación errónea, puesto que se hace referencia a criterios establecidos sobre la materia debatida en otras disposiciones sobre medidas cautelares.

En cuanto al apartado consistente en la citación de las normas de derecho considerada infringidas, el Recurrente no brinda una adecuada explicación de cómo se produce la violación de las normas, ni cómo a consecuencia del supuesto error hermenéutico se influyó en lo dispositivo de la Resolución recurrida, lo cual es esencial para concretar el obligante cargo de injuridicidad contra la decisión que se impugna.

En consecuencia, el presente Recurso de Casación contiene defectos de forma que no resultan subsanables, razón por lo cual esta S. procederá a decretar su inadmisión.

Recurso de Casación contra la Resolución de 7 de abril de 2011.

El Recurso de Casación ensayado por los apoderados judiciales de la parte demandada D.S.D.C. y COSTA KIDS, S. contra la Resolución de 7 de abril de 2011, consta de una sola Causal de fondo a saber: "Infracción de normas sustantivas de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, lo que influyó sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución recurrida, Causal y concepto comprendidos dentro del Artículo 1169 del Código Judicial."

Este primer concepto de error en la valoración probatoria, se fundamenta a través de tres (3) Motivos, los cuales se citan a continuación:

"PRIMERO: El Primer Tribunal Superior de Justicia al confirmar la Resolución que decreta la medida cautelar dictada por el Juzgado de instancia, lo hizo bajo una debida apreciación y valoración del documento que milita a fojas 13 del expediente que consiste en copia SIN AUTENTICAR de la Escritura No.1423 de la cual además de faltar este requisito de autenticación, del documento en sí no se desprende fehacientemente como lo concluye el Tribunal Superior, la existencia del requisito del "Periculum in mora" que exige la ley para que procede la medida conservatoria, requisito este que tampoco surge ni se demuestra ni complementa, como indebidamente lo aprecia el Tribunal Superior, con la simple aseveración que de su existencia hace manifestación el solicitante de la medida cautelar, pues se trata de un documento que no llena los requisitos de y un documento auténtico y de su contenido no se desprende de manera alguna el peligro inmediato e irreparable que se pueda ocasionar a la solicitante. El error de apreciación en que incurrió el Tribunal al otorgarle indebidamente valor probatorio al documento y considerarlo como prueba sumaria suficiente para comprobar un hecho, influyó para que considerara procedente y confirmara la medida conservatoria decretada.

SEGUNDO

El Primer Tribunal Superior mediante la resolución recurrida al considerarlo probado sumariamente el requisito periculum in Mora y la violación de los derechos de la solicitante de la medida conservatoria como accionista minoritaria, lo hace bajo una incorrecta apreciación de la Escritura Pública que consta de fojas 19 a 27 del expediente, contentiva de los Estatutos de la Sociedad Costa Kids, S., al considerar erróneamente que de acuerdo al artículo 27 de dichos estatutos, para que un accionista pueda convocar a un reunión extraordinaria de accionistas este debe contar con un mínimo de 51% de las acciones, lo que es violatorio de la Ley, cuando lo que se lee desprende de dicho estatuto es que la convocatoria debe ser efectuada por accionistas, en plural, que en su totalidad sumen o sean dueños de no menos el 51% de la totalidad de las acciones. Como consecuencia del error en la interpretación y apreciación de la prueba el Tribunal Superior consideró probado sumariamente el hecho de la violación de los derechos de la solicitante y la necesidad de asegurarlos, así como la comprobación del "Periculum in Mora", procediendo a la confirmación de la medida de conservación decretada.

TERCERO

El Primer Tribunal Superior en la Resolución recurrida, al considerar probado mediante prueba sumaria, prima facie los elementos esenciales para confirmar la procedencia de la medida conservatoria decretada como lo son el "Periculum in mora" o el peligro y los daños que se le pueda causar por la demora en el reconocimiento de su derecho y el "fumus bonis iuris o derecho que se le debe asegurar a la solicitante, lo hace bajo una incorrecta apreciación y efectos que no se desprenden en sí de manera manifiesta y notoria ni individual ni en su conjunto, del contenido intrínsecos de los documentos analizados para tales efectos, como lo son la copia del Certificado de Acción No.1 8fs.12); copia de la Escritura Pública No. 1423 de 27 de junio de 2008 (fs.13-18); copia de la Escritura Pública No. 1578 de 16 de julio de 2008 (fs.19-27); copia de Escritura Pública No. 18076 de 15 de septiembre de 2008 (fs.3440); copia autentica páginas del Libro de Registro de Acciones de la Sociedad Costa Kids, S. (fs. 47-49); Certificado de Matrimonio de los señores G. ramó S. De la Guardia y M.F.L. Lindo (fs.50); Certificado de Matrimonio de R.A.C.B. Y D.N. de F.S. (fs. 51) y copia de la Escritura Pública N°7303 de 20 de octubre de 1999 de la sociedad Costa Kids, S. (fs. 52-57). El error en la valoración consiste en haberle dado a tales documentos una apreciación o idoneidad de demostrar hechos no contenidos en ellos como es la existencia de los requisitos legales para decretar la medida conservatoria, cuando de una correcta apreciación de estos documentos solo se constatan actuaciones normales y actos jurídicos ordinarios realizados por personas naturales y jurídicas acorde con el giro normal de sus actividades tal cual se desprende del contenido de los mismos."

Como normas infringidas el Recurrente cita los Artículos 781, 569 del Código Judicial.

El concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba se configura cuando una prueba que obra en el expediente que ha sido valorada por el Juzgador, se le atribuye un valor que no le corresponde o bien, se le resta el valor que le corresponde. En este sentido, los Motivos que sustentan la Causal probatoria deben expresar un cargo concreto de ilegalidad, el cual debe ser expuesto de manera clara y específica. Adicional a ello, el Recurrente debe identificar la prueba cuyo yerro de valoración se denuncia, en qué consistió dicho error por el Ad quem y cuál es la correcta valoración de la misma, de manera que enmendado el error señalado, se incida en lo dispositivo de la Resolución.

Del análisis de los Motivos previamente expuestos, esta S. observa que dentro de los mismos el Recurrente utiliza una redacción de tipo argumentativa exponiendo apreciaciones subjetivas, todo lo cual contraría la técnica de formalización del Recurso de Casación.

Ahora bien, en el Motivo primero a través de apreciaciones subjetivas el Recurrente, denuncia el supuesto yerro cometido sobre una prueba documental que consta a fs. 13 del expediente y que consiste en la copia de una Escritura Pública. Al exponerse el supuesto yerro de valoración endilgado al Ad quem, el Recurrente hace referencia a una apreciación subjetiva sobre lo que supuestamente el Ad quem valoró de dicha prueba, sin señalar de manera concreta lo que a contrario sensu dicha prueba evidencia de manera que su correcta valoración incida en lo dispositivo del fallo recurrido.

En el Motivo segundo se denuncia la incorrecta valoración de la Escritura Pública que consta a fs. 19 a 27 del expediente y en la cual constan los estatutos de la Sociedad demandada COSTA KIDS S.A, haciendo referencia el Recurrente que el yerro de valoración consistió en una interpretación errónea del contenido del Artículo 27, cargo este que debe ser atacado a través de un concepto distinto de la Causal de fondo y no a través del concepto probatorio de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba.

En cuanto al tercer Motivo, debe señalar la S. que en el mismo se agrupan una serie de pruebas documentales que si bien es cierto fueron ubicadas dentro del expediente, debieron ser individualizadas a fin de establecer respecto a cada una de ellas cuál fue el error de valoración probatoria en el cual incurrió el Ad quem, que haya sido determinante al momento de emitir la decisión objeto de censura. También, se evidencia que dentro de este grupo de pruebas se repiten las pruebas identificadas e individualizadas en los Motivos anteriores, siendo estas la Escritura Pública visible de fs. 19 a 27 y la Escritura Pública visible a fs. 13, resultando contrario a la técnica del Recurso.

Finalmente, no observa la S. un cargo claro de injuridicidad endilgado a las pruebas allí descritas, que permita establecer lo que cada una de ellas logra acreditar versus el errado valor probatorio otorgado por el Ad quem, pues simplemente se limita a señalar que las mismas no cuentan con la idoneidad para demostrar la existencia de los requisitos legales para decretar la medida cautelar innominada objeto de estudio, reflejando más bien una apreciación subjetiva del C. quien posee una disconformidad con la decisión resuelta en la Resolución recurrida.

En el aparte de normas infringidas, el C. cita los Artículos 781 y 569 del Código Judicial, desprendiéndose de la explicación de la supuesta infracción cometida a dichas normas, los mismos errores que en los Motivos.

Los errores que padece el presente Recurso de Casación en el fondo, evidencian a esta S. el incumplimiento de los requisitos exigidos en el Artículo 1175 del Código Judicial para que pueda procederse a la admisión del mismo.

En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA, SALA CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE losRecursos de Casación propuestos por D.S.D.C. y COSTA KID, S. contra la Resolución de 3 de agosto de 2011 y contra la Resolución de 7 de abril de 2011 dictadas por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá dentro del Proceso Ordinario con Medida Conservatoria que P.A. le sigue a D.S.D.C., M.D.S. y COSTA KIDS, S.

Las obligantes costas a cargo de la parte Recurrente se fijan en la suma de DOSCIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/.200.00).

Notifíquese

MGDO. H.A.D.L.B.M.. HARLEY J. MITCHELL D.

(CON SALVAMENTO DE VOTO)

LICDA. S.F.D.C.

SECRETARIA DE LA SALA CIVIL

OYDÉN ORTEGA DURÁN

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARLEY J. MITCHELL D.

S.F.D.C. (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR