Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 13 de Mayo de 2016

Ponente:Secundino Mendieta
Fecha de Resolución:13 de Mayo de 2016
Emisor:Primera de lo Civil
 

VISTOS: Corresponde a esta Sala Civil resolver el recurso de Casación que formalizó la Licenciada M.D., en su condición de apoderada judicial de JULIO C.L.F., contra la sentencia de 1 de abril de 2015, proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial, dentro del Proceso Sumario de Inclusión de Herederos propuesto por JULIO C.L.F. contra la sucesión intestada de R.A.L. QUIRÓS (q.e.p.d.) En este proceso, JULIO C.L.F. solictó que se le declare como heredero del señor R.A.L.Q. (q.e.p.d.) y, como consecuancia de su inlcusión, se le adjudique la cuota parte que le corresponde de la finca No.7690, inscrita al R. No.25320, Documento No.5, Asiento No.1 de la Sección de Propiedad del Registro Público de la Provincia de Coclé. En la demanda interpuesta por la parte actora, se indica que en el Juzgado Segundo de lo Civil del Circuito de la Provincia de Coclé, se tramitó la sucesión intestada del señor R.A.L.Q. (q.e.p.d.), la cual terminó con el Auto No.404 de 3 de junio de 2004, a través del cual se adjudicó a la señora B.D.L.F., la Finca No.7690, inscrita al R. No.25320, Documento No.5, Asiento No.1 de la Sección de la Propiedad del Registro Público de la Provincia de Coclé. Agrega el apoderado judicial de la parte actora que su representado tiene derecho a heredar en los términos que dispone el artículo 661 del Código Civil, siendo que el señor JULIO C.L.F., es descendiente en línea directa del de cujus, sin embargo, indica que la demandada aperturó la sucesión del señor R.L. (q.e.p.d.), dejándolo fuera de la misma, lo que le produjo agravios. Una vez admitida la demanda, se le corrió traslado a la señora B.D.L.F., quien presentó sus descargos, como se advierte de fojas 25 a 27 del expediente. Evacuados los trámites de rigor, el Juzgado Segundo de Circuito Civil de la Provincia de Coclé, quién conoció en primera instancia esta causa, decidió, a través de la Sentencia No.090/14 de 2 de diciembre de 2014, resolver lo siguiente: "PRIMERO: Declarar que JULIO C.L.F., varón panameño, mayor de edad, casado, cedulado 2-97-2604, es heredero de R.A.L.F. (Q.E.P.D.) (sic), en su condición de hijo de la causante (sic), en asocio con la ya declarada B.D.L.F.; con respecto a los bienes herenciales que eventualmente sean adudicables en el futuro. SEGUNDO: Negar el resto de lo pedido por el demandante, JULIO C.L.F., en relación a la Finca No.7690, inscrita al R. No.25320, del Documento No.5, Asiento N°1 con código de Ubicación N°2501 de la sección de propiedad de la Provincia de Coclé del Registro Público de Panamá (sic), es decir, NEGAR la petición de dicho actor JULIO C.L.F. a formar parte de la titularidad del bien herencial anteriormente adjudicado a la demandada B.D.L.F., ES DECIR la finca (sic) R. No.25320, del Documento No.5, Asiento N°1 de la sección de la propiedad del Registro Público de la Provincia de Coclé. "(f.47) En su análisis, el Juez de primera instancia destacó que, en base a los artículos 1527 y 1530 del Código Judicial, para el caso que nos ocupa, ya la fase de apertura de Sucesión, de declaratoria de herederos, de inventario y avalúo, inclusive, de adjudicación de bienes, ya se cumplieron; por lo cual, la finca No.7690, dejó de ser un bien herencial de la sucesión del señor R.A.L.Q. (Q.E.P.D.), por tanto, no pertenece a la masa hereditaria del mismo, siendo que la pretensión del actor en cuanto a integrar la titularidad de la masa hereditaria, ya adjudicada e inscrita, vulneraría los principios de la propiedad privada, la certeza y seguridad jurídica y la fe registral. Contra lo decidido, solamente el demandante, JULIO C.L.F., anunció y sustentó oportunamente recurso de apelación, lo que motivó que se surtiera la alzada. Luego de evacuados los trámites de apelación, el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial, confirmó la sentencia apelada. Para fundamentar su decisión el Tribunal Ad quem, externó lo siguiente: "Además en el preciso momento en que el actor formula el reclamo, el proceso de sucesión intestada ya había finalizado y además se habían completado los trámites de la adjudicación de los bienes e incluso se habían efectuado las inscripciones registrales a favor de la única heredera que se presentó al proceso. Eso, en otras palabras quiere decir, que los bienes que constituyen la masa herencial ya no se encontraban dentro del patrimonio del causante. ... En conclusión confirmaremos la decisión de primera instancia puesto que tratándose de un proceso voluntario de naturaleza sucesoria, se entiende que no está destinado a resolver ninguna controversia sino a brindar seguridad y certeza a determinadas situaciones jurídicas, concretamente a la calidad de heredero. Pero hasta ahí, dado que no es jurídicamente posible que dentro de este mismo proceso podamos disponer de bienes que ya fueron adjudicados e inscritos a favor de la única persona que se apersonó, abrió la sucesión y fue declarada heredera del finado. Menos cuando los procesos de esta naturaleza además de ser voluntarios, son públicos en la medida que se realiza un llamado a los herederos y a todos los que interesen los bienes dejados por el finado. En el caso que nos ocupa, esa importante parte del trámite sucesorio se cumplió sin que el interesado concurriera, por lo cual, a su disposición sólo quedan las vías de reconocimiento posterior al juicio -que es objeto del presente proceso voluntario- y el reclamo sobre los derechos patrimoniales que surgieron como consecuencia de la adjudicación de los bienes herenciales, que como bien se afirman son dos cosas relacionadamente distintas". (f.75) RECURSO DE CASACION Y DECISION DE LA SALA Es necesario señalar que el demandante, al recurrir en casación, sólo invocó un concepto de la causal de fondo, la infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de violación directa, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida. Esta modalidad de la causal de fondo se sustenta en los siguientes motivos: "PRIMERO: El Tribunal Superior de Justicia del Segundo Distrito Judicial de Panamá en Sentencia de 1 de abril de 2015 sostiene que estos tipos de procesos (Procesos Sumarios de Inclusión de Herederos) buscan el reconocimiento judicial de los nuevos herederos, y que para el presente caso, ya la sucesión intestada había culminado con su adjudicación de bienes a favor de la única heredera que se presentó al proceso, lo que quiere decir que los bienes que constituyeron la masa herencial ya no se encontraban presentes en el patrimonio del causante, por lo que no opera su adjudicación. De haber tenido en cuenta el Tribunal Superior la estricta observancia de los preceptos legales que regulan la materia, habría fallado en forma distinta, reconociéndole a nuestro mandante no solo la calidad de heredero del señor R.A.L.Q. (q.e.p.d.), sino también, reconociendole su derecho de reclamar la herencia que consistía en la Finca No.7690, inscrita al R. 25320, Documento No.5, Asiento No.1 de la Sección de Propiedad de la Provincia de Coclé del Registro Público de Panamá. Con el conocimiento íntegro, y no parcial, de los derechos que confieren los preceptos legales, la sentencia hubiese producido algún efecto en cuanto al reclamo, ordenando así la adjudicación de la herencia en partes iguales. SEGUNDO: El Tribunal Superior de Justicia del Segundo Distrito Judicial de Panamá, en la sentencia impugnada, confirma la sentencia de primer grado y sostiene que tratándose de un proceso voluntario de naturaleza sucesoria, se entiende que no está destinado a resolver ninguna controversia sino brindar seguridad y certeza jurídica, concretamente a la calidad de heredero, pero hasta ahí, dado que no es jurídicamente posible que dentro de este mismo proceso (entiéndase Proceso Sumario de Inclusión de Herederos) se puedan disponer de bienes ya adjudicados a favor de la única persona que abrió la sucesión. El Tribunal Superior, de haber atendido al estricto tenor de las normas que regulan los Procesos Sumarios, hubiera fallado de forma distinta en la medida que se observa que estos procesos no son voluntarios o no contenciosos (sic), sino por el contrario, son procesos de conocimiento, y en consecuencia, existe una pretensión de reclamo de herencia ante una adjudicación ya hecha, que conlleva la inscripción del bien herencial en partes iguales entre el demandante y el demandado. TERCERO: El Tribunal Superior de Justicia del Segundo Distrito Judicial de Panamá, en la sentencia impugnada, sostiene que al no concurrir al llamado en el proceso sucesorio, solo quedaba a disposición del petente las vías de reconocimiento posterior al juicio, lo cual si bien realizó, el reclamo de los derechos patrimoniales que surgen como consecuencia de la adjudicación de los bienes herenciales, son dos cosas relacionadamente distintas. El Tribunal Superior, de haber atendido el estricto tenor de las normas que regulan los Procesos Sumarios, hubiera fallado en forma distinta toda vez que si bien dos declaraciones buscadas en un mismo proceso, mantienen armonía y son perfectamente viables ya que surge una controversia de adjudicación devenida del proceso sucesorio y el nuevo heredero que por imperio de la Ley, solo puede concurrir a reclamar la herencia a través de estos tipos de procesos (fs.83-84) Por lo anterior, estima la recurrente que la resolución de segunda instancia infringió los artículos 1537 del Código Judicial y 628 del Código Civil, en concepto de violación directa por comisión y omisión, respectivamente. Antes de proceder a resolver los méritos del recurso, es necesario aclarar que el señor JULIO C.L.F. interpuso el presente proceso sumario con fundamento en lo dispuesto en el artículo 1537 del Código Judicial, con el objeto de que se le tuviera como heredero en la sucesión intestada del señor R.A.L.Q. (q.e.p.d.), proceso dentro del cual, el Juzgado Segundo de Circuito de Coclé, Ramo Civil, mediante Auto No.404 de 3 de junio de 2004, declaró como única heredera a la señora B.D.L.F. y le adjudicó el bien descrito a continuación: Finca No. 7690, inscrita al R. 25320, Documento 5, Asiento 1, de la Sección de la Propiedad del Registro Público de la Provincia de Coclé. Ahora bien, en la sentencia que se impugna en casación, el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial, confirmó la decisión del juez de primera instancia, al considerar que, en el momento en que el actor formuló el reclamo, el proceso de sucesión intestada ya había finalizado y, además, habían completado los trámites de la adjudicación de los bienes e incluso se habían efectuado las inscripciones registrales a favor de la única heredera que se presentó al proceso. También, concluye que no es jurídicamente posible que, dentro de este mismo proceso, se puedan disponer de bienes que ya fueron adjudicados e inscritos a favor de la única persona que se apersonó, abrió la sucesión y fue declarada heredera del finado. Dicho lo anterior, la Sala procede al examen de los conceptos de la causal de fondo invocada. En primer lugar, la infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de violación directa por comisión, que es la manera en que la casacionista invoca la causal de fondo, se produce cuando el juzgador aplica la norma al caso controvertido desconociendo un derecho en ella consagrado en forma clara; por su parte la violación directa por omisión, se produce cuando el administrador de justicia ignora una disposición jurídica perfectamente aplicable al caso en debate. A juicio de la apoderada judicial del recurrente, el Tribunal Superior desconoció lo consagrado en el artículo 1537 del Código Judicial, en concepto de violación directa por comisión, por cuanto si bien aplicó la norma para el caso en concreto y reconoció acertadamente la calidad de heredero de R.A.L.Q. (q.e.p.d.) a su mandante JULIO C.L.F., en la sentencia impugnada negó el derecho claramente establecido en la norma. En ese sentido explica que la norma, además de reconocer la calidad de heredero que no concurrió al proceso sucesorio ab-intestato, permite que el mismo pueda también reclamar la herencia que efectivamente haya sido adjudicada. Que la disposición alude al reclamo de la herencia, dejando de lado algún tipo de distinción entre la herencia vigente o la herencia futura; por el contrario, señala que al utilizar el vocablo reclamo, el legislador individualiza la acción ante la herencia que efectivamente fue adjudicada. Agrega que la redacción del artículo contempla la acción sumaria al reclamo de la herencia después de ejecutoriado el Auto de Adjudicación, lo que abarca, indiscutiblemente, el de los bienes que conformaron la masa herencial, y que, en ningún caso, hay cabida a un análisis tribunalicio de herencia sobre bienes futuros. Sostiene que, en materia sucesoria, el derecho de petición de herencia no recae sobre un bien singular del causante, sino sobre la universalidad jurídica de derechos. Acota que, por consiguiente, mal podría sostenerse que jurídicamente es imposible reclamar una herencia adjudicada porque ya no forma parte de la masa del finado, cuando efectivamente, esa es la intención del precepto legal. Asimismo, sustenta que la Sentencia del juzgador Ad quem infringe, en concepto de violación directa por omisión, lo dispuesto en el artículo 628 del Código Civil, pues si bien se ha hecho el reconocimiento en calidad de heredero a favor de JULIO C.L.F., se ha inobservado la norma que obliga a transmitir los derechos activos que formaron parte de la masa herencial del de cujus, que fueron adjudicados y que se intenta reclamar. Examinada la modalidad de fondo invocada, esta Corporación considera que le asiste la razón al recurrente, habida cuenta que el Proceso Sumario de Inclusión de Herederos, es la ación judicial que corresponde a un heredero para solicitar el reconocimiento de esta calidad y, como consecuencia, a reclamar los bienes que forman parte de la herencia, o una parte de ella, que detenta otra persona, previamente declarada también como tal (heredero). Veamos el contenido de la disposición señalada como violada directamente por comisión: Artículo 1537. Si después de ejecutoriado el citado auto en una sucesión ab intestato, concurriere alguno a reclamar la herencia como heredero ab intestato, deberá hacerlo por los trámites del proceso sumario, ante el mismo tribunal. El Tribunal Superior, a pesar de reconocer que nuestro ordenamiento jurídico establece la posibilidad de petición para que se declare heredero a una persona mediante los trámites del proceso sumario, en virtud de lo dispuesto en el artículo 1537 del Código Judicial, sostiene que no existe posibilidad jurídica de disponer de bienes que ya fueron adjudicados e inscritos a favor de la persona que aperturó la sucesión y fue declarada heredera del finado. A juicio de la Sala, esta última aseveración expresada por el Tribunal, la hace sin tomar en cuenta el contenido íntegro de la norma en cuestión. Sobre el particular, el Pleno de la Corte Suprema de Justicia al resolver una acción de Amparo de Garantías Constitucionales, expuso lo siguiente: Es importante señalar que el Código Judicial establece diferentes formas de reclamar una herencia, cuando ya se ha dictado un auto de declaratoria de herederos, a saber: (a) Si no se ha vencido el término del edicto emplazatorio que pone en conocimiento el auto de declaratoria de herederos, la petición para que se declare heredero a una persona debe presentarse mediante mera solicitud dentro del Proceso de Sucesión en trámite, conforme el artículo 1532 del Código Judicial; (b) Si se ha vencido el término del referido edicto emplazatorio y hasta antes de que se encuentre ejecutoriado el auto de adjudicación de la masa herencial, la petición para que se declare heredero a una persona debe presentarse mediante Incidente que se presentará contra los herederos ya declarados; y (c) Si el auto de adjudicación se encuentra ejecutoriado, la petición para que se declare heredero a una persona debe hacerse mediante los trámites del proceso sumario, ante el mismo Tribunal, conforme lo dispone el artículo 1537 del Código Judicial. El mencionado artículo 1537 del Código Judicial establece lo siguiente: Artículo 1537. ... Ahora bien, encontramos que el Código Judicial regula el proceso de sucesión entre los llamados procesos no contenciosos. Una de las normas generales sobre éstos últimos, señala que las sentencias que los deciden no hacen tránsito a cosa juzgada, y sabido es que cuando una resolución produce ese efecto, en principio, existe un impedimento para que se dicte un nuevo pronunciamiento sobre la misma relación (la trilogía de las identidades: partes, objeto de la pretensión y causa). Los procesos de sucesión, no concluyen en una sentencia sino por lo general en un auto, que es el auto de adjudicación, el cual se ejecutoría dentro del mismo término que el resto de las resoluciones de ese tipo. No obstante, el artículo 1537 del Código Judicial, uno entre otros, deja abierta la posibilidad que, aún después de su ejecutoria, pueda entablarse una reclamación de la herencia, en este caso, por quien se considere con derecho, a falta de testamento. Es decir, es viable la acción de petición de herencia aun con posterioridad a la ejecutoria del auto de adjudicación, petición que deberá hacerse por los trámites del proceso sumario. (Acción de Amparo de Garantías Constitucionales promovida por LUZ A.S.R., contra la Sentencia No. 22 de 29 de mayo de 2013, emitida por el Juzgado Segundo del Circuito Judicial de Chiriquí, Ramo Civil). Por consiguiente, estima la Sala que al concurrir el demandante JULIO C.L.F., ante el tribunal que previamente había tramitado la Sucesión intestada del señor R.A.L.Q. (q.e.p.d.), y adjudicados los bienes a B.D.L.F., se infiere que, una vez declarada la condición de heredero del demandante, en virtud del parentesco en línea recta descendente con el causante, le asiste el derecho a suceder, en los términos del artículo 628 del Código Civil, en concordancia con el artículo 663 lex cit., según el cual "los hijos del difunto le heredaran siempre por su derecho propio, dividiendo la herencia en partes iguales." Llama la atención de la Sala que, aún cuando el juzgador consideró aplicable el artículo 1537 del Código Judicial, en el sentido de declarar heredero al demandante JULIO C.L.F., le haya negado el derecho de suceder en los términos contenidos en el artículo 628 del Código Civil, disposición que la censura estima violada por omisión. Así, esta última norma, en su inciso segundo, dispone que se llama heredero al que sucede a título universal. Es decir, el modo de adquirir a título universal, hace adquirir a una persona todo el patrimonio de otra o, como el caso que nos ocupa, una cuota parte de este patrimonio. En ese sentido, la norma no distingue (art.1537 del C.J.) que el derecho a reclamar la herencia, a través del proceso sumario, este reservado, exclusivamente, a los bienes que pudieren adjudicarse en el futuro, como concluyó el juez primario, cuya decisión fue avalada por el Tribunal Superior en la sentencia que se impugna. En tales circunstancias, coincide la Sala con el criterio expuesto por la apoderada judicial del recurrente, en el sentido que, tratándose de un proceso sumario (contencioso), el mismo está destinado a regular las controversias entre demandante y demandado, lo cual, para el caso concreto, deviene en la reclamación del demandante JULIO C.L.F., a la herencia adjudicada, únicamente, a la demandada B.D.L.F.. Estima la Sala que, aún cuando la norma establece la acción de reclamar la herencia como heredero, luego de la adjudicación hecha a favor de otro, ello no quiere decir que el derecho de aquél se reserve únicamente sobre los bienes que pudieren adjudicarse en el futuro (de ser así, el proceso se constituiría como un medio para crear una mera expectativa), sino también, sobre aquellos que formaron parte de la masa herencial del finado y que ya fueron adjudicados, pues, es la propia Ley la que consigna este derecho; y, como quedó expuesto, la herencia es una universalidad, es decir, está constituida por un conjunto de derechos abstractos que recaen sobre un patrimonio o universalidad jurídica. Dentro de este contexto, resulta conveniente acotar, dada la naturaleza no contenciosa de los procesos de sucesión, que el auto de adjudicación no hace tránsito a cosa juzgada, por lo tanto, puede ser variado a través de un proceso sumario. Así lo establece el artículo 1029 del Código Judicial, según el cual No hacen tránsito a cosa juzgada las resoluciones que decidan cuestiones susceptibles de modificación mediante proceso posterior, cuando así lo establezca la ley expresamente. Encuentra la Sala que resulta violado el artículo 1537 del Código Judicial, en relación con el artículo 628 del Código Civil. Esto es así, toda vez que, con arreglo al artículo 1537, se le otorga legitimación para promover procesos sumarios para discutir los extremos que han sido decididos en un proceso sucesorio, a toda persona para reclamar la herencia en calidad de heredero y que se crea agraviada con dicho proceso. Reitera la Sala que, los procesos no contenciosos, como lo es el de sucesión, no hacen tránsito a cosa juzgada, por una parte (artículo 1423, ordinal 9º del Código Judicial); y, por la otra, permite, como ya ha quedado expresado, que las personas que se sientan agraviadas con las resoluciones dictadas, puedan acudir al procedimiento del proceso sumario, con la finalidad de anular o modificar la adjudicación realizada en favor de algún heredero sobre el único bien que integra el caudal hereditario de la sucesión, es decir, la finca No. 7690, en atención a que dicho bien hereditario había sido objeto, antes de la proposición del proceso sumario, de adjudicación a la única persona que se apersonó, abrió la sucesión y fue declarada heredera del finado. Por estas razones, la Sala estima que prosperan los cargos invocados en la causal alegada, por lo que se procederá a casar la resolución de segunda instancia, en el sentido de incluir el derecho que le corresponde al demandante respecto a la cuotaparte de la Finca No.7690 Por todo lo anterior, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA,SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia de 1 de abril de 2015, proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial y, actuando como Tribunal de Segunda Instancia MODIFICA la Sentencia No.090/14 de 2 de diciembre de 2014, dictada por el Juzgado Primero del Circuito de Coclé, Ramo de lo Civill, de manera que su parte resolutiva quede así: PRIMERO: DECLARAR que JULIO C.L.F., varón panameño mayor de edad, casado, cedulado 2-97-2604, es heredero de R.A.L.Q. (Q.E.P.D.), en su condición de hijo del causante, en asocio con la ya declarada B.D.L.F.. SEGUNDO: Como consecuencia de lo anterior, se modifica el Auto No.108 de 6 de febrero de 2004, proferido por el Juzgado Segundo de Circuito de Coclé, Ramo Civil, en el sentido de ADJUDICAR a título de herencia y por partes iguales, a los señores D.B.L.F., mujer, panameña, mayor de edad, casada, con cédula 2-82-197 y JULIO C.L.F., varón panameño mayor de edad, casado, cedulado 2-97-2604, la Finca No.7690, inscrita al R. No.25320, Documento No.5, Asiento No.1 de la Sección de la Propiedad de Registro Público de la Provincia de Coclé. TERCERO: SE ORDENA al Registro Público proceder a la cancelación del asiento de la referida finca a nombre de la actual propietaria D.B.L. y, en su lugar, se inscriba a nombre de los señores D.B.L.F., mujer, panameña, mayor de edad, casada, con cédula 2-82-197 y JULIO C.L.F., varón, panameño, mayor de edad, casado, cedulado 2-97-2604, por partes iguales. CUARTO: SE ORDENA la cancelación de la inscripción provisional de la demanda remitida al Registro Público, mediante el Oficio No.955/14 de 11 de junio de 2014, que recae sobre la finca No.7690, inscrita al R. No.25320, Documento No.5, Asiento No.1 de la Sección de la Propiedad de Registro Público de la Provincia de Coclé. OFÍCIESE lo conducente a la Dirección General del Registro Público, para los fines consiguientes. N., SECUNDINO MENDIETA ANGELA RUSSO DE CEDEÑO -- OYDÉN ORTEGA DURÁN SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)