Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 10 de Marzo de 2016

Ponente:Angela Russo de Cedeño
Fecha de Resolución:10 de Marzo de 2016
Emisor:Primera de lo Civil
 

VISTOS: El licenciado H.M.C.P., actuando como apoderado judicial del señor R.E.R.P., ha formalizado recurso de casación en el fondo contra la resolución fechada 05 de agosto de 2015, emitida por el Tribunal Superior del Cuarto Distrito Judicial, H. - Los Santos, dentro del proceso sumario de prescripción adquisitiva de dominio interpuesto por el recurrente en contra de la señora I.M.S.D.Q.. Una vez concluidos los trámites inherentes a la adjudicación del expediente, se procedió a dictar la providencia que concede el término para que las partes presenten sus alegatos de admisibilidad, tal cual lo establece el artículo 1179 del Código Judicial, término este que fue desaprovechado por las partes. Corresponde a esta M.C. de Justicia, revisar el libelo contentivo del recurso de casación, a fin determinar si el mismo cumple con los requisitos indispensables para su admisibilidad, exigidos por nuestro ordenamiento jurídico. Primeramente, se constata que el recurso fue anunciado y formalizado en tiempo oportuno, de conformidad con los artículos 1173 y 1174 del Código Judicial. Antes de proceder a revisar el libelo que contiene la formalización del recurso de casación, la S. se percata que el demandante al momento de la presentación de la demanda no fijó la cuantía, motivo por el cual resulta imperante revisar el expediente, al tenor de lo dispuesto en el última párrafo del artículo 1163 del Código Judicial, a fin de verificar si existen los elementos suficientes que pudieran arrojar una cifra que supere la estipulada en la norma, para que este tipo de negocio sea susceptible del recurso de casación. Así las cosas, tenemos que la controversia versa sobre tres (3) fincas, a saber: Finca No.11104, inscrita al Tomo 1524, Folio 100, superficie de 708 mts2; Finca No.11106, inscrita al Tomo 1524, Folio 106, superficie de 750 mts2; Finca 11096, inscrita al Tomo 1524, Folio 76, superficie de 615 mts2. (vfs. 5;176-180). (v.f. 5). De lo anterior se desprende que se trata de un total de 2,073 mts2 de terreno, que las fincas se encuentran ubicadas en un lugar céntrico de la ciudad de Chitré, Provincia de H. y cuenta con servicios públicos; además, es un hecho público y notorio que los terrenos en los últimos años han aumentado de precio, ante tales circunstancias, esta S. concluye que el presente proceso cuenta con el requisito indispensable de la cuantía. (#2 del Art. 1163 C.J.) En relación el punto abordado en líneas que anteceden y en casos similares la Corte Suprema de Justicia ha indicado lo siguiente: "... se observa que, la pretensión de la parte Recurrente y que origina el Proceso Ordinario bajo estudio, tiene relación con un bien inmueble de una superficie de 453 m2, ..., que está ubicado en el 'área de Vista Hermosa, Corregimiento de Pueblo Nuevo, C.R.M., a una cuadra de la Vía Simón Bolívar (Transístmica), detrás del conocido centro de baile llamado Los Bohíos Alegres.' En este sentido, la S. es del criterio, que si bien es cierto el Tribunal Superior respectivo, señala que no existen elementos concretos, que indiquen de manera clara y concreta el valor actual del terreno objeto de la Demanda ordinaria propuesta, no es menos cierto que para esta S. resulta ser un hecho notorio, que el referido terreno está ubicado en un área de crecimiento sostenido y de un valor apreciable dado que dicho sector de Vista Hermosa, constituye un área de desarrollo comercial incuestionable, por lo que es un hecho que no admite duda razonable, que su ubicación es objeto de cambios ascendentes en su valor por la plusvalía adquirida por dicho sector localizado en el centro de la ciudad de Panamá, lo que permite concluir que el referido bien supera, a juicio de esta Colegiatura, la cantidad mínima de B/.25,000.00, señalada en el artículo 1163 del Código Judicial, para ser (sic) susceptible a dicha Resolución como apta para ser impugnada a través del Recurso de Casación." (Resolución de 15 de septiembre de 2011. Recurso de hecho propuesto por E.R. dentro del Proceso ordinario que le sigue a I.P.G. y otros) Concluido lo anterior, corresponde revisar el escrito de formalización del recurso de casación en el fondo, a fin de determinar si el mismo cumple con lo preceptuado en el artículo 1175 del Código Judicial. Es así, que la S. se percata que el presente recurso de casación invoca una sola causal de fondo, siendo: "Infracción de la ley sustantiva por concepto de error de derecho, en cuando a la apreciación de la prueba lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida.", fundamentada en dos (2) motivos, los cuales son del tenor siguiente: "PRIMER MOTIVO: La sentencia impugnada, al valorar los testimonios de LOBELL G. CORRO CHÁVEZ (folio 86 a 89), J.N.M.S. (folio 90 a 94), E.Q.S. (folios 95 a 98), R.F.M. (Folios 105 a 111), lo hizo apartándose del contenido y valor probatorio de esos testimonios dándole un valor contrario a la realidad, al concluir que de ellos no surge el hecho de que la parte actora ha ganado por prescripción adquisitiva de dominio las fincas en disputas. De haber valorado correctamente los testigos mencionados en concordancia con otras pruebas allegadas al expediente, se hubiese llegado a la conclusión de que esos testimonios son contestes y demuestran el hecho de la posesión por el tiempo requerido en la Ley. SEGUNDO MOTIVO: El Tribunal Superior del Cuarto Distrito Judicial, en la sentencia impugnada incurre en infracción de normas sustantivas, al no valorar correctamente la prueba contenida en la Inspección Ocular. (folio 114 a 147), realizada por los peritos A.B. CASTILLO (Folio 117-118 puntos 4 y 6), y J.C. (folio 146 punto 4) quienes afirman quien es la persona que verdaderamente trabaja, ocupa y mejora las tres fincas, de tal manera que ese yerro valorativo de no apreciar correctamente los informes periciales, influyó sustancialmente en la sentencia. Si el Tribunal Superior del Cuarto Distrito Judicial hubiera valorado correctamente, este medio de prueba y le hubiera dado la extensión y alcance que mandan los principios de la sana crítica, no hubiera llegado a la errada conclusión que lo llevó a negar la prescripción solicitada R.R.P.. Los anteriores errores probatorios tuvieron influencia sustancial en lo dispositivo del fallo pues sobre la base del yerro aludido, la sentencia impugnada en casación negó el proceso sumario de prescripción adquisitiva de dominio infringiendo de esa manera el principio legal del Código Civil que indica las condiciones que debe concurrir para adquirir la propiedad sobre el bien que se ha poseído por un determinado lapso de tiempo y en las condiciones que indica la Ley. "(lo subrayado es nuestro) De la lectura de los dos (2) motivos que sustentan la única causal invocada, la S. no logra extraer el cargo de ilegalidad; en el primer motivo no se expone: el principio de derecho vulnerado, el valor probatorio asignado por el fallo recurrido, como tampoco expresa contra qué pruebas pierden o ganan valor los testimonios, que señala no haberse valorado correctamente, (otras pruebas allegadas al expediente). De igual forma, la S. se percata que tampoco indica como esa errada valoración influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo. En relación al segundo motivo, tenemos que al igual que el primer motivo el recurrente no expone en debida forma cómo la errada valoración de la prueba, (Inspección Ocular visible a fojas 114 a 147, realizada por los peritos A.B. CASTILLO (v.f.117-118, puntos 4 y 6) y J.C. (v.f.146, punto 6), influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo, como tampoco explica la vulneración al principio de la sana critica. En cuanto a la vulneración al principio de la sana crítica, la S. ha sostenido en innumerables fallo que la sola mención de la frase, no releva su deber de exponerle a la S., bajo qué concepto se conculcó dicha regla. Así pues, mediante fallo de 13 de diciembre de 2013, esta Corporación dijo lo siguiente: "En ese sentido, vale acotar, que la infracción de la sana crítica de parte del juzgador posee diversos matices que a este Tribunal Colegiado le está vedado proponer o inferir del motivo, como por ejemplo: si hubo infracción de la lógica general, de la composición del silogismo jurídico o del sentido común, o la incursión de "... falta de coherencia, razonamientos sospechosos, o... apreciaciones incoherentes." (F., J. y Aura Emérita Guerra de V.; "Casación y Revisión", fs. 116) Nuestra jurisprudencia, ha realizado múltiples señalamientos, tal como se atisba, en el recurso de casación que H.A.A. y R.B. proponen en el proceso de divorcio que este interpuso contra R.B., del 2 de septiembre de 1996, concepto mantenido en resoluciones del 4 de mayo del 1994, 14 de mayo de 1996 y 29 de diciembre del 2011. A continuación, su transcripción, para una mejor visualización. "...Las pruebas no fueron valoradas, en estimación del recurrente, en forma debida, al no haberse valorado las pruebas conforme a las reglas de la sana crítica. La S. advierte que el recurrente, al mencionar los supuestos fácticos del recurso, no señala de qué manera ha violado dichas reglas el tribunal ad-quem, como tiene advertida la S. en un número variado de sentencias de casación que ha pronunciado. La S. considera, por lo tanto, oportuno reiterar que la regla de la sana crítica, como método valorativo acogido con carácter general por la ley procesal, se distancia tanto de la prueba legal como de la libre apreciación por el juzgador, en haber desatendido los elementos que configuran dicho método valorativo, es decir, la experiencia, la lógica y el correcto entendimiento humano por parte del juzgador. En sentencia de 4 de mayo de 1994, citada por J.F., en su monografía sobre casación, edición de 1995, se destaca la necesidad de explicar la forma en que se produjo una violación a las reglas de la sana crítica, es decir, que este sistema tiene su base en la experiencia, la lógica y el correcto entendimiento humano, lo que quiere decir "que al señalar que no se ha aplicado la sana crítica debemos explicar por qué razón se considera que no se aplicó, ya sea porque el razonamiento del juez es ilógico, o porque no está de acuerdo con el entendimiento humano o la experiencia y también se debe señalar en que se basa para llegar a esa conclusión" (op. cit., pág. 145)." El resalto es nuestro. En suma, falta plasmar de manera concisa el cargo de injuricidad cometido por el tribunal de segunda instancia, cuando apreció las pruebas, pues solo manifestar que se vulneró la sana crítica es señalar una noción con muchas aristas; ..." (lo subrayado es nuestro) En cuanto a las normas supuestamente infringidas encontramos que el recurrente citas los artículos 781, 917, 966 y 980 del Código Judicial y 417 y 1696 del Código Civil, las cuales son congruentes con la causal; no obstante, la explicación no es conforme, al no indicar, cómo la norma ha sido infringida con la decisión, ya que la redacción en algunas es argumentativa y en otras (art.417 y 1696 C.C.) no explica en debida forma la infracción, obviándose el fin de este apartado, el cual consiste en desarrollar cómo la norma ha sido infringida en la sentencia recurrida. Es por todo lo antes plasmado, que esta S. concluye que el presente recurso de casación debe ser inadmitido, al tenor de lo dispuesto el artículo 1182 del Código Judicial. PARTE RESOLUTIVA En mérito a lo expuesto, LA SALA CIVIL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE el recurso de casación presentado por el licenciado H.M.C.P., apoderado judicial del señor R.E.R.P. contra la resolución de fecha 5 de agosto de 2015 , proferida por el Tribunal Superior del Cuarto Distrito Judicial, dentro del proceso sumario de prescripción adquisitiva de dominio interpuesto por el recurrente contra I.M.S.D.Q.. Las imperantes costas se fijan en la suma de CIEN BALBOAS (B/.100.00). N., ANGELA RUSSO DE CEDEÑO HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- OYDÉN ORTEGA DURÁN SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)