Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 15 de Junio de 2017

PonenteOydén Ortega Durán
Fecha de Resolución15 de Junio de 2017
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El Licenciado JOSÉ F.M.R., actuando en su condición de apoderado judicial de la sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A., ha interpuesto formal Recurso de Casación contra la Resolución de veintidós (22) de septiembre de dos mil quince (2015), proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas), dentro del Proceso Ordinario de M.C. que la sociedad 3M PANAMÁ, S.A. le sigue a la Recurrente.

Antes de entrar a decidir el presente Recurso de Casación, daremos un breve repaso de los antecedentes que dieron lugar a la interposición de este medio impugnativo.

Las constancias de autos revelan que la sociedad 3M PANAMÁ, S.A., a través de su apoderado judicial sustituto, L.O.C.R.M., compareció al Juzgado Segundo del Circuito Civil de Coclé e interpuso Demanda Ordinaria de Mayor Cuantía contra la sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A. con la finalidad que previo a los trámites de Ley, se condene a la demandada a pagar la suma de SESENTA MIL CUATROCIENTOS DIECINUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTÉSIMOS (B/.60,419.82), en concepto de capital, más intereses comerciales causados desde la morosidad de la deuda a la fecha de presentación de esta Demanda, así como los intereses que se causen desde la presentación de ésta hasta la emisión de la Sentencia, más costas y gastos legales, como consecuencia de haber incumplido el contrato de crédito otorgado por la demandante.

Por cumplir con los requisitos contenidos en el artículo 665 del Código Judicial, el Juzgado Segundo del Circuito Civil de Coclé, mediante Auto No.899/03 de diecinueve (19) de agosto de dos mil, diez (2010), admitió la Demanda ordinaria (f. 18) y en consecuencia, ordenó correrla en traslado por el término de diez (10) días a la demandada PETAQUILLA GOLD, S.A., quien en tiempo oportuno presentó su escrito de contestación, visible de fojas 26 a 27 del expediente, por medio del cual su apoderado judicial, L.J.G.C.J., negó las pretensiones de la demandante, todos los hechos de la Demanda alegados, la cuantía, el derecho invocado, aceptando solamente las pruebas documentales de los acápites c) y e).

Surtidas las etapas procesales correspondientes al presente Proceso Ordinario, el Juzgado Segundo del Circuito Civil de Coclé, dictó el Auto No. 053/14 de treinta (30) de junio de dos mil catorce (2014), por medio de la cual resolvió Declarar No Probada la Excepción de Prescripción alegada por la parte demandada y en consecuencia, Declaró Probada la Pretensión impetrada dentro del Proceso de Mayor Cuantía interpuesto por la sociedad 3M PANAMÁ, S.A. contra la sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A., fijando costas a cargo de ésta última por la suma de DIEZ MIL QUINIENTOS SETENTA Y TRES BALBOAS CON 47/100 (B/.10,573.47). (fs. 311-330)

Contra la referida decisión, la representación judicial de la demandada sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A. anunció y sustentó formal Recurso de apelación, en el que solicitó la revocatoria de la Sentencia dictada en Primera instancia, así como se nieguen las pretensiones de la demandante y se declare probada la excepción de prescripción incoada en su contra. (fs. 331-340). Asimismo, anunció y sustentó Recurso de apelación la parte demandante 3M PANAMÁ, S.A., en el que solicitó que se modifique la Sentencia de primer grado, ya que, si bien se accede parcialmente a su pretensión, no se incluye la condena al pago de los intereses comerciales por la mora de la parte demandada.

Ambos Recursos fueron concedidos en el efecto suspensivo y al surtirse la alzada, el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas), mediante la Sentencia de veintidós (22) de septiembre de dos mil quince (2015), Modificó la Sentencia No. 053/14 de treinta (30) de junio de dos mil catorce (2014), proferida por el Juzgado Segundo del Circuito Civil de Coclé y en su lugar, Condenó a la demandada sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A. a pagarle a la sociedad 3M PANAMÁ, S.A. la suma de Noventa y Cinco Mil Trescientos Tres Balboas con Diecisiete Centésimos (B/.95,302.17), desglosados de la siguiente manera: Sesenta Mil Cuatrocientos Dieciocho Balboas con Ochenta y Dos Centésimos (B/.60,418.82) en concepto de capital, más Diez Mil Quinientos Setenta y Tres Balboas con Cuarenta y Siete Centésimos (B/.10,573.47) que corresponden a las costas de primera instancia y Veinticuatro Mil Trescientos Nueve Balboas con Ochenta y Ocho Centésimos (B/.24,309.88), que representan el 3% del interés convenido. (f. 391)

Disconforme con el dictamen del Superior, el Licenciado J.F.M.R., actuando en su condición de apoderado judicial de la demandada sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A., presentó Recurso de Casación contra la Sentencia Segunda instancia de veintidós (22) de septiembre de dos mil quince (2015), respecto del cual la Sala conoce y se dispone a decidir.

CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

Así tenemos, que esta Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante Resolución de veintiocho (28) de septiembre de dos mil dieciséis (2016), ADMITIÓ la segunda Causal en la forma, invocada dentro del Recurso de Casación propuesto, tal como consta de fojas 458 a 464 del expediente.

Seguidamente se abrió la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada por ambas partes del Proceso, según consta en escritos legibles de fojas 468 a 471 (Recurrente) y de fojas 472 a 483 del expediente (Opositora).

Cumplido lo anterior, se advierte que al examinar el medio de impugnación que nos ocupa, la Recurrente señala que la Sentencia de Segunda instancia incurrió en la Causal de Casación en la forma contenida en el artículo 1170, numeral 7, literal "c" del Código Judicial, la cual consiste en "Por no estar la Sentencia en consonancia con las pretensiones de la demanda porque: Se condene a más de lo pedido".

Dicha Causal se sustenta a través de un Motivo, el cual se transcribe para mayor comprensión:

"PRIMERO: La sentencia recurrida en casación en la forma, incurre en una violación al principio de congruencia, toda vez que no se encuentra en consonancia con las pretensiones de la demanda, porque condena a la parte demandada, a pagar a favor de la parte actora, la suma (sic) VEINTICUATRO MIL TRESCIENTOS NUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y OCHO CENTESIMOS (B/24,309.88), en concepto de intereses, cuando tal suma realmente lo que representa, es el cálculo de un supuesto recargo del 3%, sobre las supuestas facturas que dice la actora le adeuda mi mandante; cuando la realidad es que tal reclamo de "recargo de 3%" nunca formó parte de las pretensiones del actor, debidamente identificadas y numeradas en el libelo de demanda, por consiguiente el Sentenciador de Segunda Instancia, al reconocer el pago de esa suma, bajo el concepto de intereses, lo que esta (sic) haciendo, es reconocer al actor el pago de un recargo de 3% que jamás solicitó, con lo que le otorga, más de lo pedido en su demanda". (fs. 433-434)

Como consecuencia del "error in procedendo" que se le atribuye a la Resolución impugnada, la Recurrente denuncia la violación del artículo 475 del Código Judicial.

CRITERIO Y DECISIÓN DE LA SALA

Destacadas las motivaciones que originaron la decisión impugnada y los cargos formulados por la Recurrente, bajo la Causal de forma invocada, le corresponde a la Sala hacer el estudio del Recurso interpuesto. Como ya se indicó, la Causal de forma en examen es "Por no estar la sentencia en consonancia con las pretensiones de la demanda, porque se condenó a más de lo pedido".

Sobre esta Causal en la forma conviene precisar, que la misma se configura cuando en la Sentencia el Juzgador reconoce a favor del actor o demandante más de lo pedido, lo que en la doctrina se conoce como "ultra petita o plus petita", es decir, implica la incongruencia o falta de consonancia entre lo pedido y lo fallado. La ley procesal establece como un deber del juzgador, resolver la Causa dentro de los límites de la litis planteados por las partes, lo que además constituye principio fundamental del Proceso Civil y requisito esencial de la Sentencia.

Partiendo de esta premisa, advierte la Sala que en el cargo de injuridicidad expuesto por la Recurrente, se denuncia un supuesto error de procedimiento consistente en que la Resolución recurrida no es congruente con lo pedido en la Demanda, porque el Tribunal Ad quem resolvió condenar a la parte demandada, a pagar la suma de Veinticuatro Mil Trescientos Nueve Balboas Con Ochenta y Ocho Centésimos (B/.24,309.88), en concepto de intereses, cuando tal suma realmente lo que representa, es el cálculo de un supuesto recargo del 3%, sobre las supuestas facturas que dice la Actora le adeuda la demandada, recargo este que nunca formó parte de sus pretensiones, por lo que el Sentenciador de Segunda instancia, al reconocer el pago de dicha suma está concediendo más de lo solicitado por la Actora en su Demanda.

En razón de lo anterior, la Recurrente pretende demostrar que procesalmente que la Resolución impugnada, violó el Principio de Congruencia, contemplado en el artículo 475 del Código Judicial, norma cuyo texto legal expresa lo siguiente:

"Artículo 475: La decisión debe recaer sobre la cosa, cantidad o hecho disputado, declaración solicitada o el punto controvertido. Si se ha pedido menos de lo probado, sólo se concederá lo pedido. Si el demandante pidiere más, el juez sólo reconocerá el derecho a lo que probare.

Sin embargo, en procesos de relaciones de familia o relativos al estado civil, el juez de primera instancia podrá reconocer pretensiones u ordenar prestaciones aun cuando no estén pedidas, siempre que los hechos que las originen hayan sido discutidos por las partes en proceso, estén debidamente comprobados, se relacionen con las peticiones de la demanda y con la causa de pedir".

La disposición anteriormente transcrita, establece la obligación del juzgador al momento de dictar la Sentencia de fondo, en el sentido que debe ceñirse estrictamente a resolver en torno a lo solicitado y probado, sin incurrir en exceso de poder.

Ahora bien, frente a lo expuesto, la Sala se dispone a comprobar si le asiste razón a la Recurrente en cuanto a si la Sentencia emitida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial, está o no en consonancia con las pretensiones de la Demanda y si en efecto, tal decisión concedió más de lo pedido por la Actora, para lo cual, resulta pertinente confrontar lo reclamado o expresamente pedido por la demandante, con la decisión dictada en apelación, particularmente con la parte dispositiva de esa Resolución, tal como ilustra en los siguientes términos, el procesalista J.F. en su obra "Casación y Revisión", a saber:

"... siendo las peticiones de los litigantes las que delimitan la materia del debate judicial, la incongruencia como causal de casación tiene que buscarse necesariamente confrontando la parte resolutiva de la sentencia, que es la que contiene la decisión del conflicto sometido a la jurisdicción, con las pretensiones aducidas en la demanda y en las demás oportunidades que la ley contempla, o las excepciones propuestas por el demandado, a fin de ver si en realidad existen entre estos dos extremos ostensible desacoplamiento de aquella frente a éstos". (FÁBREGA, J.. "Casación y Revisión", Segunda Edición, Panamá, Sistemas Jurídicos, S.A., 2001, pág.156)

A este respecto, observa la Sala, que en el escrito de Demanda, la Actora 3M PANAMÁ, S.A. solicitó al Juez de la Causa que, con apego a las pruebas incorporadas al expediente y el derecho sustantivo que apoya la pretensión condenatoria por el incumplimiento de pago del crédito de productos que distribuye y vende dicha sociedad, se emita Sentencia motivada por cuyos efectos se condene a la sociedad demandada PETAQUILLA GOLD, S.A. y fundamentada en la legislación en materia comercial, se reconozcan las siguientes pretensiones expresadas en el libelo de la Demanda, a saber:

"Primero: Que se declare que la demandada con fecha de 30 de julio de 2008, presentó a 3M PANAMÁ, S.A., solicitud de crédito con la finalidad de adquirir los productos que distribuye y vende nuestro mandante;

Segundo

Que como consecuencia, del crédito otorgado por 3M PANAMÁ, S.A., a favor de PETAQUILLA GOLD, S.A., ésta procedió a adquirir en condiciones de crédito, una serie de mercancías y artículos que fueran vendidos por nuestro representado.

Tercero

Que a la fecha de presentación de esta demanda, el crédito otorgado por nuestro representado a favor de PETAQUILLA GOLD, S.A., ha vencido sin que el mismo, haya sido cancelado dentro del término otorgado por 3M PANAMÁ, S.A.,

Cuarto

Que a la fecha de presentación de esta demanda, PETAQUILLA GOLD, S.A., adeuda a 3M PANAMÁ, S.A., la suma de SESENTA MIL CUATROCIENTOS DIECINUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTAVOS, (B/. 60.419.82).

Quinto

Que se declare que PETAQUILLA GOLD, S.A., se encuentra obligada a pagar a favor de 3M PANAMÁ, S.A., la suma de SESENTA MIL CUATROCIENTOS DIECINUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTAVOS, (B/. 60.419.82), más intereses comerciales causados desde la morosidad de la deuda a la fecha de presentación de esta demanda, así como los intereses que se causen desde la presentación de la demanda hasta la emisión de la sentencia, más costas y gastos legales." (fs. 1-2)

Por su parte, el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial, mediante la Resolución objeto del Recurso de Casación MODIFICA la Sentencia número 053/14 fechada 30 de junio de 2014, y en su lugar, CONDENA a la sociedad PETAQUILLA GOLD, S.A., a pagar a favor de la Sociedad 3M PANAMÁ, S.A., la suma de NOVENTA Y CINCO MIL TRESCIENTOS TRES BALBOAS CON DIECISIETE CENTÉSIMOS (B/.95,302.17), desglosados de la siguiente manera: SESENTA MIL CUATROCIENTOS DIECIOCHO BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTÉSIMOS (B/.60,418.82), en concepto de capital, más DIEZ MIL QUINIENTOS SETENTA Y TRES BALBOAS CON CUARENTA Y SIETE CENTÉSIMOS (B/.10,573.47), que corresponden a las costas de Primera instancia y VEINTICUATRO MIL TRESCIENTOS NUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y OCHO CENTÉSIMOS (B/.24,309.88), que representan el 3% del interés convenido.

Al motivar su decisión modificatoria, el Tribunal de Segunda instancia expresó esenciales argumentos, los cuales la Sala se permite reproducir para mayor ilustración:

"...

Respecto a la otra parte de la sentencia, donde el apoderado de la sociedad demandante cuestiona la suma reconocida y los argumentos del Juez para abstenerse de incluir los intereses y cargos adicionales por la morosidad en el pago de la obligación, el Tribunal considera que en efecto cabe una modificación.

Y esto es así porque a fojas 7 del proceso consta la cuantía que el demandante reclama, o sea la suma de sesenta mil cuatrocientos dieciocho balboas con ochenta y dos centésimos (B/. 60,418.82), más los intereses comerciales causados desde la morosidad de la deuda a la fecha de presentación de la demanda, así como los intereses que se causen desde la presentación de la demanda hasta la emisión de la sentencia, más costas y gastos legales. Quiere decir lo anterior, que el demandante por tratarse de una relación comercial de naturaleza especial, tuvo la previsión de especificar que no se reclamaba una cuantía fija sino que podría aumentarse en la medida que la contraparte no asumiera el pago efectivo de la obligación. Y así fue porque el Juez de primera instancia está reconociendo la pretensión o sea la existencia de una obligación originada en el año 2009, que como toda deuda vencida provoca intereses.

...así como los documentos han sido válidos para demostrar que la obligación existe y que no ha sido saldada, también son hábiles para comprobar que las partes al convenir la línea de crédito, se sujetaban a una serie de condiciones, entre las cuales se encuentra la del pago del 3% por morosidad, que se observa en el dorso de las facturas examinadas por los peritos. Si esto es así el Tribunal debe entender que al tiempo que las partes se cruzaban prestaciones y contra prestaciones también aceptaban un acuerdo en los intereses a pagar en caso de morosidad.

Como se puede apreciar en los planteamientos del apelante, para aumentar los intereses se apoya en la consideración de los peritos, quienes coincidieron en que a la sociedad demandante le correspondía 3% por la morosidad, computados desde que se venció la obligación hasta la fecha de expedición de la sentencia. Pero a juicio del Tribunal lo que en realidad les corresponde es la suma representativa de la obligación o sea sesenta mil cuatrocientos dieciocho balboas con ochenta y dos centésimos (B/.60,418.82), contados desde el vencimiento de la deuda hasta el momento que interponen su acción ante los Tribunales de Justicia, los diez mil quinientos setenta y tres balboas con cuarenta y siete centésimos (B/.10,573.47) que son las costas de primera instancia, que está en firmes y ejecutoriadas en la medida que no fueron apeladas, más el 3% del interés convenido, unos veinticuatro mil trescientos nueva (sic) balboas con ochenta y ocho centésimos (B/.24,309.88), y otros gastos que serán tasados en el proceso general de liquidación en el juzgado de origen..." (fs. 387-390) (Resalta la Sala)

Sintetizando los argumentos que se desprenden de la Sentencia antes reproducida, esta S. debe señalar que el Tribunal Ad quem llegó a la conclusión de Modificar la Sentencia de Primera instancia, en el sentido de reconocer a favor de la demandante los intereses comerciales convenidos por las partes en la línea de crédito otorgada, porque se demostró a través de dictámenes periciales, de las facturas examinadas por peritos idóneos y de otras pruebas documentales que constan en el infolio civil, que en efecto, el pago de intereses de dichas facturas estaba condicionado al pago del 3% por morosidad, tal como se puede leer en la foja 211 del expediente.

Asimismo, estimó el Ad quem en la Sentencia recurrida que al ser reconocida la pretensión de la parte Actora por el Juzgador de Primera instancia, es decir, la existencia de la obligación originada en el año 2009, le correspondía entonces, la suma representativa de SESENTA MIL CUATROCIENTOS DIECIOCHO BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTÉSIMOS (B/.60,418.82), contada desde el vencimiento de la deuda hasta el momento que la demandante interpone su acción, así como la suma de DIEZ MIL QUINIENTOS SETENTA Y TRES BALBOAS CON CUARENTA Y SIETE CENTÉSIMOS (B/.10,573.47), en concepto de costas de primera instancia, más la suma de VEINTICUATRO MIL TRESCIENTOS NUEVE BALBOAS CON OCHENTA Y OCHO CENTÉSIMOS, en concepto del 3% del interés convenido, por razón de las facturas vencidas y no canceladas por la parte demandada, identificadas con los números 231802, 233025, 234025, 235082, 236264 y 237312, tal como consta en el hecho cuarto del libelo de Demanda. (fs. 3 y 211)

Realizada la confrontación de estos dos extremos, este Tribunal Civil puede colegir, que en modo alguno se incurrió en ultra petita en el pronunciamiento atacado mediante Casación, puesto que la Resolución cuya juridicidad se discute se pronunció respecto a las pretensiones de la parte actora 3M PANAMÁ, S.A., sin reconocer una prestación o declaración distinta a la requerida, ni excederse más allá de lo pedido y probado.

Con fundamento en lo anterior, la Sala es del criterio, que no existe la alegada incongruencia en la Sentencia impugnada de veintidós (22) de septiembre de dos mil quince (2015), pues, del contenido expuesto en el libelo de Demanda se deduce claramente que la conclusión arribada por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial en dicha Resolución, es acorde con los planteamientos comprendidos en el reclamo sobre las pretensiones aducidas por la demandante 3M PANAMÁ, S.A., existiendo, por tanto, una perfecta congruencia entre lo pedido y lo fallado.

Así las cosas, la Sala puede concluir, que el cargo de ilegalidad denunciado no demuestra que la referida Resolución infrinja la regla general de procedimiento civil contemplada en el artículo 475 del Código Judicial, por lo que, en consecuencia, se procede a desestimar por infundada la Causal de forma examinada, "Por no estar la Sentencia en consonancia con las pretensiones de la demanda, porque se condena a más de lo pedido", objeto del presente Recurso de Casación.

En mérito de lo expuesto, LA CORTE SUPREMA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Resolución de veintidós (22) de septiembre de dos mil quince (2015), proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas), dentro del Proceso Ordinario de M.C. que la sociedad 3M PANAMÁ, S.A. le sigue a la Recurrente.

Las costas del Recurso de Casación se fijan en la suma de QUINIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/.500.00).

Notifíquese Y DEVUÉLVASE,

OYDÉN ORTEGA DURÁN

ANGELA RUSSO DE CEDEÑO -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria General)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR