Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 27 de Marzo de 2017

Ponente:Oydén Ortega Durán
Fecha de Resolución:27 de Marzo de 2017
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS:

La firma forense APARICIO, ALBA Y ASOCIADOS en su condición de apoderada judicial de MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.), ha interpuesto Recurso de Casación contra la Sentencia de veinte (20) abril de dos mil quince (2015), proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario de M.C. que la Recurrente le sigue a BANCO GENERAL, S.A.

Esta Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante Resolución de doce (12) de noviembre de dos mil quince (2015), NO ADMITIÓ la primera y segunda Causal de fondo y; ORDENÓ LA CORRECCIÓN de la tercera y cuarta Causal de fondo del Recurso presentado (fs. 1999-2005), requerimiento éste que fue atendido oportunamente por la apoderada judicial de la demandante, por lo que mediante Resolución de once (11) de abril de dos mil dieciséis (2016), se admitió el Recurso de Casación corregido que consta de fojas 2007 a 2017 del expediente.

Así las cosas, se abrió el Proceso a la fase de alegatos de fondo, la que fue aprovechada por las apoderadas judiciales de ambas partes, tal como consta de fojas 2034 a 2043 (Recurrente-demandante) y de fojas 2044 a 2070 del expediente (Opositora-demandada).

Corresponde, entonces, decidir el Recurso de Casación impetrado, no sin antes dar un breve repaso de los antecedentes que dieron lugar a este medio de impugnación, para lo cual se adelantan las siguientes consideraciones.

Las constancias de Autos revelan que la sociedad anónima MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.), por intermedio de su apoderada judicial, la firma forense APARICIO, ALBA Y ASOCIADOS presentó Proceso Ordinario de Mayor Cuantía ante el Juzgado de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, en Turno, contra BANCO GENERAL, S.A., con el objeto que previo a los trámites de ley correspondientes, se emitan las siguientes declaraciones:

"PRIMERA: Que el Banco General autorizó e hizo efectivo el pago de dos (2) cheques falsificados sobre fondos de la Cuenta Bancaria N. 03-21-01-011582-1, propiedad de LUMICENTRO S.A., a favor de J.V.G..

SEGUNDA

Que los cheques falsificados, tanto en su impresión como en las firmas de los giradores, distinguidos con los números N. 06786, por la suma de US. $ 36,112.40, de fecha 6 de febrero de 2008 y N. 06790, por la suma de US. $ 42,305.18, corresponden a duplicas de cheques girados por la propia cuentahabiente por montos muy inferior a los de su emisión.

TERCERA

Que al autorizar el pago de los cheques indicados arriba y haber hecho efectivo los mismos con fondos de la cuenta Bancaria de propiedad de LUMICENTRO S.A., el Banco General incurrió en culpa grave.

CUARTA

Como consecuencia de esa culpa grave, el Banco General afectó el patrimonio de LUMICENTRO S.A. por un monto de SETENTA Y OCHO MIL CUATROCIENTOS DIECISIETE DOLARES CON CINCUENTA Y OCHO CENTESIMOS (US. $ 78,417.58. (sic)

QUINTA

Que la empresa MAPFRE PANAMA S.A., en calidad de compañía aseguradora de LUMICENTRO S.A. y por virtud del contrato de seguro vigente, pago (sic) a LUMICENTRO S.A. la pérdida sufrida por esta (sic) como consecuencia de la culpa grave del Banco General S.A., al hacer efectivo el pago de los cheques identificados en la declaración segunda que se pide arriba.

SEXTA

En consecuencia y por virtud del pago realizado, MAPFRE PANAMA, S.A. se ha subrogado en los derechos de recobro que tiene LUMICENTRO S.A. contra Banco General S.A. respecto de la suma de SETENTA Y OCHO MIL CUATROCIENTOS DIECISIETE DOLARES CON CINCUENTA Y OCHO CENTESIMOS (US. $ 78,417.58 (sic), equivalente al importe total sumado de los cheques que fueron pagados con fondos de su cuenta N. (sic) N. 03-21-01-011582-1, a favor de J.V.G..

SEPTIMA

Que el BANCO GENERAL S.A. está obligada a reembolsar a MAPFRE PANAMA S.A. la suma de SETENTA Y OCHO MIL CUATROCIENTOS DIECISIETE DOLARES CON CINCUENTA Y OCHO CENTESIMOS (US. $ 78,417.58) y pagar las costas y gastos que genere el presente proceso, más los intereses legales causados y los que se causen en el futuro". (fs. 3-4)

La presente Demanda quedó repartida en el Juzgado Tercero del Primer Circuito Judicial de Panamá, Ramo Civil, el cual mediante Auto No. 700/143-12 de diecisiete (17) de mayo de dos mil doce (2012), admitió la misma y ordenó correrla en traslado a la demandada BANCO GENERAL, S.A., por el término de diez (10) días, quien confirió poder a la firma forense, ALEMÁN, CORDERO, G. &L., como apoderada judicial principal y a los L.E.E.G.A., A.V. CASTILLO y J.C. HERRERA como apoderados judiciales sustitutos, los cuales en uso del poder conferido, cumplen con dicho requerimiento oportunamente a través de la presentación del escrito de contestación de Demanda visible de fojas 39 a 45 del expediente, por medio del cual aceptan el hecho primero y niegan los restantes, así como niegan la cuantía, las pretensiones y aceptan las pruebas documentales, pero le restan mérito. Asimismo, aducen en su defensa, la Excepción de Prescripción de la Acción.

Luego de cumplidas las distintas etapas procesales correspondientes al presente Proceso ordinario, la Juez Tercero de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, emitió la Sentencia No. 29/ EXP.143-12 de veinticinco (25) de junio de dos mil catorce (2014), en cuya parte resolutiva resolvió lo siguiente:

"1. DECLARA PROBADA la excepción de prescripción.

  1. NIEGA las declaraciones pedidas por MAPFRE PANAMÁ, S.A. (antes ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.) en contra de BANCO GENERAL, S.A.

  2. EXIME de costas a la demandante en cuanto al trabajo en derecho, por evidente buena fe.

  3. CONDENA a la demandante al pago de los gastos del proceso.

Liquídense por Secretaría los gastos del proceso." (f. 1,874)

Al notificarse de la anterior decisión, la demandante MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.), anunció e interpuso Recurso de Apelación, el cual fue resuelto por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial mediante la Sentencia que ahora se impugna en Casación de veinte (20) de abril de dos mil quince (2015), la cual CONFIRMÓ la Sentencia de Primera instancia, con la imposición de condena en costas de Segunda instancia a la parte Actora, por la suma de Cien Balboas con 00/100 (B/.100.00). (fs. 1947)

Disconforme con el dictamen del Superior, la firma forense APARICIO, ALBA Y ASOCIADOS, en representación de la demandante MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.) formaliza el presente Recurso de Casación, que en esta ocasión, la Sala procede a resolver.

CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

Se trata de un Recurso de Casación en el fondo, en el que se invoca la Causal única de "Infracción de normas sustantivas de derecho" en los conceptos de error de hecho sobre la existencia de la prueba y error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba.

Como se trata de dos (2) Causales, la Sala entrará a resolverlas por separado y en el orden que fueron expuestas, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 1192 del Código Judicial, a lo que procede de inmediato.

PRIMERA CAUSAL DE FONDO

La primera Causal de Casación en el fondo invocada corresponde a la "Infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba", que según la Recurrente, ha influido sustancialmente en lo dispositivo del Fallo recurrido, la cual se encuentra contemplada en el artículo 1169 del Código Judicial.

Como fundamento a esta Causal de fondo, la Recurrente expone dos (2) Motivos, los cuales a continuación se transcriben:

"PRIMERO: El Tribunal Ad-quem, al proferir la sentencia de segundo grado objeto de este recurso, ignoró la prueba de carácter público consistente en el Auto 2da Inst. N. 328, (obrante a fojas 1706 a 1722 y reverso), la prueba documental consistente en el informe de auditoría de procedimiento realizada por la firma BDO BUSTAMANTE & BUSTAMANTE (fojas 594-610), el informe pericial del instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, (de fojas 620-656), que fueron admitidas, que dan fe de la actuación culposa de los agentes o empleados del banco, al no extremar las medidas de seguridad, al cambiar y hacer efectivo los cheques números N. 06786, por la suma de US. $ 36,112.40, de fecha 6 de febrero de 2008 y N. 06790, por la suma de US. $ 42,305.18, que fueron debitados de la cuenta Bancaria N. 03-21-01-011582-1, propiedad de LUMICENTRO S.A., a favor de J.V.G., el desconocimiento de estas pruebas llevó al Tribunal a negar la pretensión de la demandante, ahora recurrente, al sostener que la sentencia penal dictada en el caso no tiene fuerza vinculante para el banco, muy a pesar que a partir de ella nacía para la recurrente el derecho de accionar por la culpa grave en que incurrieron los empleados del banco, ignorancia probatoria que influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo impugnado., (sic) ya que era un requisito para exigir la responsabilidad del banco.

SEGUNDO

El Tribunal Superior de Justicia en la sentencia recurrida, desconoció los testimonios de los señores A.N. SOLE (fojas 239-240), B.R., (fojas 242-243), J.M. (fojas 254-258), GERARDO ARIAS (Fojas 363-366), R.G. (Fojas 370-373), y EDUARDO ALBERTO BELOSO (fojas 374-376), las cuales fueron admitidas, quienes además de describir los procedimientos de seguridad que debe adoptar cada cajero para hacer efectivo los cheques de un cuentahabiente, como el uso de una lectora magnética, la luz ultravioleta para la verificación de los distintivos de seguridad del cheque y los caracteres de impresión, advierten la obligatoriedad de este procedimiento que no se siguió plenamente respecto de los cheques debitados de la cuenta de LUMICENTRO S.A., a pesar del cumulo (sic) de irregularidades que presentaban, esta ignorancia probatoria influyó en lo dispositivo del fallo impugnado, ya que estas pruebas habrían permitido al Juzgador de alzada determinar la existencia de una culpa grave imputable a agentes del banco demandado, que era un requisito para exigir la responsabilidad del banco." (f. 2,008)

Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos previamente transcritos, son los artículos 780, 832, 834, 966, 907 del Código Judicial y el artículo 976 del Código Civil.

CRITERIO Y DECISIÓN DE LA SALA

Antes de entrar a examinar la Causal de error de hecho sobre la existencia de la prueba invocada, la Sala considera propicio expresar que la misma puede producirse cuando el Sentenciador reconoce como existente en el Proceso un elemento o prueba que no obra en el expediente, o cuando ignora o pasa por alto una prueba que reposa en él.

Debe entenderse, entonces, que para la procedencia de la mencionada Causal de fondo, es preciso que concurran dos elementos fundamentales: que el medio de prueba sea ignorado en la Sentencia y que su omisión afecte sustancialmente en lo dispositivo del Fallo, debiéndose tener presente que ha sido criterio invariable de esta S., que para que se configure la Causal de error de hecho sobre la existencia de la prueba, se requiere que los medios de prueba denunciados como omitidos por la Resolución recurrida sean capaces de demostrar los hechos sometidos a su comprobación.

Aclarados los supuestos en los que tiene lugar el error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, esta Sala pasa a describir las pruebas que se aducen fueron ignoradas, así como los cargos que se le atribuyen a la Sentencia de Segunda instancia impugnada, los cuales se resumen de la siguiente manera:

Así tenemos, que en el primer Motivo, se acusa al Primer Tribunal Superior de ignorar las pruebas documentales consistentes en el Auto de Segunda Instancia No. 328, visible de fojas 1,706 a 1,722, el Informe de Auditoría de Procedimiento realizado por la firma BDO BUSTAMANTE & BUSTAMANTE, visible de fojas 594 a 610 y el Informe de Medicina Legal y Ciencias Forenses, visible de fojas 620 a 610 del expediente, que según la Recurrente, acreditan la actuación culposa de los agentes o empleados del banco, al no tomar las medidas de seguridad para cambiar y hacer efectivo los cheques que fueron debitados de la cuenta bancaria, propiedad de LUMICENTRO, S.A. a favor de J.V.G..

En el segundo Motivo, se denuncia al Primer Tribunal Superior de haber desconocido los testimonios de ADILIA NAVARRO SOLE, visible de fojas 239 a 240, B.R., visible de fojas 242 a 243, J.M., visible de fojas 254 a 258, G.A., visible de fojas 363 a 366, R.G., visible de fojas 370 a 373 y de EDUARDO ALBERTO BELOSO, visible de fojas 374 a 376 del expediente, con los cuales, a juicio de la Recurrente, se describen los procedimientos de seguridad que se debe seguir para hacer efectivo los cheques y se advierten que los mismos no fueron cumplidos plenamente, a pesar del cúmulo de irregularidades que presentaban.

Finalmente, arguye la Recurrente que este desconocimiento de las pruebas documentales y testimoniales antes descritas, llevó al Tribunal Ad quem a negar la pretensión de la demandante al sostener que la Sentencia Penal dictada en el caso, no tenía fuerza vinculante para con el Banco, decisión ésta que influyó sustancialmente en lo dispositivo del Fallo impugnado, porque a su juicio, era a partir de dicha Sentencia que nacía el derecho de accionar de la demandante, por la culpa grave en que incurrieron los empleados del Banco demandado, lo cual era un requisito para exigir la responsabilidad de la entidad bancaria respectiva.

Estos cargos de injuridicidad se hacen fundamentar en la supuesta violación por omisión de los artículos 780, 832, 834, 966, 907 del Código Judicial y el artículo 976 del Código Civil.

Ahora bien, la Sala procede al examen de las consideraciones expuestas en el cuestionado Fallo de Segunda instancia, con la finalidad de determinar si se justifica o no el cargo de ilegalidad previamente indicado, para lo cual se transcribe su parte pertinente, a saber:

"...

La presente controversia hace referencia a la existencia de un contrato de Cuenta Corriente celebarado entre LUMICENTRO, S.A. y BANCO GENERAL, S.A., y de (sic) también de un contrato de Seguro Póliza No. 14-001248-4-0000, Convenio V Cobertura de Depósitos contra Falsificación de firmas sobre la cuenta bancaria suscrito entre LUMICENTRO, S.A. y ASEGURADORA MAPFRE PANAMA, S.A.

...

La cláusula pactada por LUMICENTRO, S.A. con el BANCO GENERAL, S.A., establece para LUMICENTRO S.A. la obligación (sic) presentar "las denuncias del caso" para acreditar la existencia de dolo o de culpa grave o de irregularidades por parte del Banco para que se genere la responsabilidad civil en ocasión de las mismas por parte de la entidad bancaria.

Advierte el Tribunal que LUMICENTRO, S.A. no formuló acción penal o investigación contra Banco General S.A.; sino que del estudio de los antecedentes que acompañan al proceso, observa el Tribunal, que la denuncia presentada por A.H. en su condición de representante legal de Lumicentro, S.A., a fojas 480 y su formulación procesal (foja 482), solicita que se investigue la comisión del "delito de apropiación indebida y/o hurto con abuso de confianza y/o estafa y/o falsificación de documento privado y/o el tipo de delito que corresponda, en contra de J.V.G.A.... y en contra de quienes resulten implicados bajo cualquier forma de participación..."

La representación de la Vindicta Pública en resolución de 3 de abril del 2008, foja (sic) 617-718, admite a la sociedad denunciante como querellante coadyuvante. Consta a fojas 1381 a 1394, la Vista Fiscal No. 65 de 27 de febrero del 2009, solicitando un Auto de Llamamiento a Juicio en contra de I.J.V.G.A. por presunto infractor de disposiciones penales en detrimento de Lumicentro, S.A.

Como corolario del proceso penal, surge la Sentencia No. SC-29, de 12 de marzo del 2012, de fojas 1791 a 1824, (sic) determinó el actuar doloso o con culpa grave o irregularidades del Banco General, S.A.; esta resolución fue objeto de valoración en segunda instancia emitiendo el Segundo Tribunal la Sentencia 2ª. I.. No. 6, de 21 de enero del 2013, (sic) 1843 a 1855, confirmatoria de la sentencia del juez natural.

De todo lo expuesto, la acción penal fue incoada contra IVÁN (sic) J.V.G.A. y sobre el mismo hubo un pronunciamiento, que no es vinculante para con el Banco General, S.A., por lo que no surge responsabilidad ni penal ni civil de esta sociedad por los actos del reo declarado.

Por otra parte, observa el Tribunal que del Contrato de Seguro sobre la cuenta bancaria (LUMICENTRO, S.A. y ASEGURADORA MAPFRE PANAMA, S.A.) la compañía aseguradora, por virtud de la cláusula 14 del contrato, se subrogó en los derechos y obligaciones de la empresa asegurada, teniendo en virtud de la subrogación el deber jurídico pactado "de presentar las denuncias del caso ante las autoridades de investigación" cuando estimara la existencia de irregularidades que dieran lugar a reclamos de LUMICENTRO, S.A. (subrogada por ASEGURADORA MAPFRE, S.A.) contra BANCO GENERAL, S.A., que calificara la actuación de éste con referencia a su culpabilidad o responsabilidad.

La compañía aseguradora se subrogó en los derechos y obligaciones del (sic) LUMICENTRO, S.A., y no accionó oportunamente contra la entidad bancaria para definir responsabilidad alguna, sino hasta la presentación de esta demanda habiendo transcurrido el término límite señalado en la norma citada.

Por tanto (sic) la prescripción de la acción establecida en el artículo 1652 del Código de Comercio transcurrió por sí sola, en el presente proceso, desde el 7 y 8 de febrero de 2008, por lo que a la fecha en que se presenta la demanda ha transcurrido en exceso el término de los tres (3) años que configura la prescripción de la acción.

Por lo expuesto, estima este Tribunal que la acción interpuesta por MAPFRE PANAMA, S.A., antes Aseguradora Mundial, S.A., contra Banco General S.A., se encuentra prescrita y no existiendo méritos que permitan modificar la resolución venida en alzada, se declarará su confirmación.

..." (fs. 1,944-1,946)

Un análisis de lo señalado en la Sentencia de Segunda instancia transcrita y de los cargos que le formula la Recurrente a través de esta Causal de fondo, pone de manifiesto a esta Sala que los mismos no prosperan, por las razones que se explican a continuación:

Primeramente, es necesario indicar que la Sentencia recurrida en Casación, en su parte resolutiva, confirmó la decisión emitida por el Tribunal A quo, la cual reconoció una excepción, la de prescripción, a cuyo aspecto, advierte la Sala, no se refieren los Motivos que sustentan la Causal de error de hecho sobre la existencia de la prueba que se examina, por lo que mal pudo el Fallo impugnado haber violado las normas legales que se citan como infringidas, puesto que el mismo no entró a conocer si la parte demandada debía ser condenada o no a las pretensiones reclamadas por la parte actora en el presente Proceso.

En otras palabras, las pretensiones fueron enervadas por el reconocimiento de la excepción de prescripción, por lo que el Tribunal Ad quem, no entró a resolver el fondo del asunto debatido, sino que se limitó a declarar probada la excepción de prescripción que interpuso la parte demandada, por lo que consecuentemente, reitera la Sala, el objeto de la presente Causal se debió circunscribir únicamente al análisis de la misma excepción de prescripción.

Por lo antes expuesto, no puede considerarse que el desconocimiento de los medios probatorios que se denuncian hayan influido de manera sustancial en lo dispositivo de la Resolución recurrida, pues, el Tribunal Superior no negó la pretensión de la Recurrente-demandante porque ésta no probara la responsabilidad que le pudiera caber al Banco demandado, sino porque quedó en evidencia que la acción para reclamar no fue ejercitada dentro del término de los tres (3) años que establece el artículo 1652 del Código Civil, por lo tanto, la misma prescribió al momento en que la parte actora presentó la Demanda que ahora nos ocupa.

Con fundamento en el análisis precedente y siendo que la Recurrente no logró demostrar que la omisión en la valoración de las pruebas denunciadas en los Motivos inciden sustancialmente en lo dispositivo del Fallo recurrido, ni tampoco que poseen la eficacia e idoneidad para desvirtuar la decisión a la que llegó el Primer Tribunal Superior, la Sala reitera y concluye, que no prosperan los cargos de ilegalidad formulados contra la Sentencia de Segunda instancia, así como tampoco la alegada infracción de los artículos 780, 832, 834, 966, 907 del Código Judicial y el artículo 976 del Código Civil, por tanto, se desestima por infundada esta primera Causal de infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba.

En consecuencia, la Sala pasa a efectuar el análisis de la segunda Causal invocada en el presente Recurso de Casación.

SEGUNDA CAUSAL DE FONDO

La segunda Causal de Casación en el fondo invocada por la apoderada judicial de la demandada consiste en la "Infraccion de normas sustantivas de derecho por error de derecho en la apreciación de la prueba", que a su juicio, ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución recurrida, la cual se encuentra contenida en el atículo 1169 del Código Judicial.

Esta Causal se fundamenta en los dos (2) Motivos que se transcriben a continuación:

"PRIMERO: Al confirmar la sentencia de primera instancia, el Tribunal no le reconoce el valor y (sic) mérito probatorio que le corresponde conforme a la Ley, al documento público que obra a fojas (1843-1885) (sic), consistente en la Sentencia 2ª Inst. N. 6 del 21 de enero de 2013, mediante la cual se decidió la causa penal promovida por L.S.A., respecto del efecto jurídico que dicho acto tenía para tener por cumplida la condición contractual necesaria para la exigibilidad de la responsabilidad al banco en caso de dolo o culpa grave, ya que limitó su apreciación al tema de la determinación de la responsabilidad penal de JOSE VINICIO (sic) GORDON, desconociendo que con su ejecutoria se tenía por cumplido el hecho a que estaba condicionada el derecho de exigibilidad de responsabilidad civil derivada de culpa grave contra el Banco, infringiendo la norma sustantiva de derecho que reconoce la libertad contractual de las partes del negocio jurídico para establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por convenientes, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo recurrido. De haber valorado correctamente la prueba, el Tribunal habría concluido que la acción civil promovida no estaba prescrita, porque la sentencia penal ejecutoriada daba origen al cumplimiento de la condición suspensiva pactada por las partes en el contrato de depósito, momento a partir del cual corría el término de prescripción para ejercer la acción de responsabilidad por culpa grave contra el banco, aún cuando la sentencia no era contra el banco, situación que influyó gravemente en lo dispositivo del fallo recurrido.

SEGUNDO

El Primer Tribunal Superior de Justicia, no valoró correctamente los documentos privados obrante a fojas 13-25, consistentes en el contrato de seguro descrito como Póliza N. 14-001248-4-0000; y de fojas 58 y 59, consistente en el convenio de Transacción y finiquito, celebrado el 30 de marzo de 2012, cuyas firmas fueron reconocidas ante notario, que hace fe del pago realizado por la Aseguradora de MAPFRE a LUMICENTRO S.A. del premio del seguro y del derecho de subrogación que deriva del pago en favor de aquella y del consiguiente nacimiento del derecho de accionar que emerge en favor de la demandante por virtud de la subrogación. De haberlos valorado correctamente en correlación con las otras pruebas acopiadas al proceso, el Tribunal de alzada habría concluido que la acción judicial ensayada por MAPFRE no había prescrito, por lo que este error de apreciación influyó (sic) sustancialmente en lo dispositivo del fallo atacado". (fs. 2,013-2,014)

Las disposiciones legales presuntamente infringidas, según los cargos de injuridicidad contenidos en los Motivos transcritos, son los artículos 781, 858, 836 del Código Judicial y el artículo 976 del Código Civil.

CRITERIO Y DECISIÓN DE LA SALA

Antes de entrar a la decisión, la Sala considera oportuno dejar claro cuándo se produce la infracción de normas sustantivas de derecho por el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba.

Así tenemos, que la Causal invocada se configura "cuando el elemento probatorio se examina, se toma en cuenta, se le analiza, pero no se le atribuye el valor, la eficacia probatoria, los efectos que conforme a la Ley le corresponde." (F., J. y Guerra de V., Aura E. "Casación y Revisión", Panamá: Sistemas Jurídicos, S.A., 2001, Pág. 111).

Bajo esta premisa, se puede apreciar a través de los Motivos que sustentan este concepto probatorio, la Recurrente acusa al Primer Tribunal Superior de no valorar correctamente el documento público consistente en la Sentencia de 2ª Inst. No. 6 de 21 de enero de 2013, por medio de la cual se decidió la causa penal promovida por LUMICENTRO, S.A., visible de fojas 1,843 a 1,845); los documentos privados consistentes en el Contrato de Seguro amparado bajo la Póliza No. 14-0012548-4-0000, visible de fojas 13 a 15 y el Convenio de transacción y finiquito, celebrado el 30 de marzo de 2012, visible de fojas 58 a 59 del expediente, por medio del cual se da fe del pago del seguro realizado por la Aseguradora MAPFRE PANAMÁ, S.A. a LUMICENTRO, S.A. y el derecho de subrogación que deriva del mismo y de la cual estima la Recurrente, nace el derecho de accionar de la parte demandante.

En ese sentido, señala la Recurrente que de haber valorado correctamente las pruebas descritas, en conjunto con las otras aportadas al Proceso, el Tribunal de alzada habría concluido que la acción judicial promovida por MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.) no había prescrito, error de apreciación que, a su juicio, influyó sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución recurrida, vulnerándose los artículos 781, 858, 836 del Código Judicial y los artículos 976 y 999 del Código Civil.

Luego de exponer los cargos que se le atribuyen a la Resolución impugnada, la Sala debe concluir que no le asiste la razón a la Recurrente, por las razones que se exponen a continuación:

Del análisis de la Sentencia de Segunda instancia, la Sala puede colegir que el Primer Tribunal Superior no realizó un ejercicio valorativo respecto de las pruebas documentales a las que se refiere la parte recurrente, pues, como dejáramos señalado al examinar la Causal anterior, la actuación del Juzgador de Segunda instancia, se circunscribió únicamente a confirmar la Sentencia primaria, en el sentido de reconocer la excepción de prescripción de la acción alegada por la parte demandada.

Lo anterior quiere decir, que el Ad quem para llegar a esta decisión no se fundamentó en los medios probatorios que se denuncian como mal valorados, ya que éste para determinar que se había configurado la prescripción, se basó en el hecho que, a pesar que la compañía aseguradora se había subrogado en los derechos y obligaciones de LUMICENTRO, S.A., no accionó en tiempo oportuno contra la entidad bancaria (BANCO GENERAL, S.A.), para lograr establecer alguna responsabilidad sobre la misma, sino que lo hizo hasta la presentación de la Demanda que nos ocupa, circunstancia que dio lugar a que el término establecido en el artículo 1652 del Código Civil transcurriera por sí solo.

Ante los hechos expuestos, no podemos considerar que se haya producido un error de derecho en la apreciación de las pruebas, por cuanto el Tribunal de Segunda instancia no entró a conocer el fondo de las pretensiones de la parte actora, por lo que no existe entonces el obligatorio nexo de causalidad entre los vicios de injuridicidad denunciados y lo resuelto en el Fallo recurrido.

Siendo así las cosas, la Sala es del criterio que en esta oportunidad tampoco se configuran los cargos esgrimidos en esta segunda Causal, consistente en la infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, ni tampoco se produce la supuesta violación directa por omisión de los artículos 781, 858, 836 del Código Judicial y los artículos 976 y 999 del Código Civil.

Por consiguiente y en vista que no se comprobaron los cargos formulados por la Recurrente, con base a las dos (2) Causales de fondo examinadas, la Sala puede concluir que la Sentencia dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial no adolece de vicios que afecten su juridicidad y, en consecuencia, procede al pronunciamiento de No Casar dicha decisión judicial.

En mérito de lo antes expuesto, LA CORTE SUPREMA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de veinte (20) abril de dos mil quince (2015), proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario de Mayor Cuantía que MAPFRE PANAMÁ, S.A. (ANTES ASEGURADORA MUNDIAL, S.A.) le sigue a BANCO GENERAL, S.A.

Las costas del Recurso de Casación, tal como dispone el artículo 1196 del Código Judicial, se fijan en la suma de QUINIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/.500.00).

Notifíquese Y DEVUÉLVASE,

OYDÉN ORTEGA DURÁN

ANGELA RUSSO DE CEDEÑO -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria General)