Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 3 de Septiembre de 2010

Ponente:Oydén Ortega Durán
Fecha de Resolución: 3 de Septiembre de 2010
Emisor:Primera de lo Civil
 

VISTOS:

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, mediante Auto de 9 de febrero de 2009, admitió el Recurso de Casación promovido por el apoderado judicial de E.M.I. y J.I.S. (TERCERO COADYUVANTE), contra de la Sentencia de segunda instancia de fecha de 30 de noviembre de 2007, dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, en la Demanda Ordinaria Declarativa de Prescripción Adquisitiva de Dominio que le siguen a JULIO G.A..

ANTECEDENTES

Dentro del Proceso Ordinario de Prescripción Adquisitiva de Dominio, el BUFETE ILLUECA, en nombre y representación del doctor E.M.I., promovió Demanda ordinaria, a fin de que previo el cumplimiento de los trámites legales se declarara que el D.E.M.I., ha adquirido por prescripción adquisitiva el dominio o derecho de propiedad sobre la finca, con todas sus mejoras, distinguida con el número 45,139, cuyos linderos, medidas y demás detalles aparecen inscritos en el Registro Público al Folio 412 del Toma 1059 de la Sección de la Propiedad, de la Provincia de Panamá, situada en el Corregimiento de la Ermita, Distrito de S.C., Provincia de Panamá, registrada a nombre del demandado JULIO G.A..

En esta Demanda se solicitó que se hicieran las siguientes declaraciones:

  1. (sic) Que el doctor E.M.I., de generales expresadas en el poder que se acompaña, ha adquirido el dominio o propiedad sobre la finca No. 45,139 inscrita en el Registro Público al Folio 412 del Tomo 1059 de la Sección de la Propiedad, Provincia de Panamá.

Superficie: Tres hectáreas con tres mil quinientos cuarenta y cuatro metros cuadrados (3 has. 3544 m2).

Segundo

La posesión que viene ejerciendo nuestro mandante doctor E.M.I., sobre la finca 45,139 descrita en el hecho anterior, ha sido en forma pública, pacífica e ininterrumpida y con ánimo de dueño.

Tercero

Durante el tiempo a que se refiere el hecho Primero nuestro mandante, nunca ha sido perturbado ni se le ha impedido o en cualquier forma menoscabado en el ejercicio de dicha posesión, sobre la mencionada finca.

Cuarto

En el ejercicio de la posesión sobre la finca antes mencionada nuestro mandante ha realizado actos de dominio sobre ella, tales como el cercado con alambre de púas de los predios del inmueble en referencia; la limpieza de los herbazales; se ha cultivado pasto artificial para potrero; se ha ingresado ganado vacuno en este potrero; y además, se ha empleado a una persona que durante todo este período ha mantenido el cuidado y la vigilancia de dicha finca por cuenta del demandante"

Como parte de los hechos de la demanda se expusieron los siguientes:

Primero: Nuestro mandante, doctor E.M.I., tiene más de quince (15) años de estar ejerciendo posesión, con animo de señor y dueño, sobre la finca distinguida con el número 45,139 inscrita en el Registro público al folio 412 del tomo 1059 de la sección de Propiedad, Provincia de Panamá, situada en el corregimiento de la Ermita, Distrito de

S.C., Provincia de Panamá y se describe así:

Linderos y Medidas:

Norte: Finca número 42119 y mide ciento cincuenta y cuatro metros con noventa y cuatro centímetros (154.94 m);

Sur: Terrenos nacionales ocupados por C.L. de Jaén, y mide dosciento dieciocho metros con ochenta centímetros (218.80 m);

Este: Finca número 42119 y mide ciento sesenta y seis metros (166 m);

Oeste: Finca número 42119 y con camino que va de la carretera interamericana a la boca del río las Guías y mide ochenta y nueve metros con ochenta centímetros (89.80 m) por el lado que limita con la finca 42119 y noventa y dos metros con diez centímetros (92.10 m) por el lado que limita con el camino que va de la carretera Interamericana a la boca del Río Las Guías.

Superficie: Tres hectáreas con tres mil quinientos cuarenta y cuatro metros cuadrados (3 has. 3544 m2).

Segundo: La posesión que viene ejerciendo nuestro mandante doctor E.M.I., sobre la finca 45,139 descrita en el hecho anterior, ha sido en forma pública, pacífica e ininterrumpida y con ánimo de dueño.

Tercero: Durante el tiempo a que se refiere el hecho primero nuestro mandante, nunca ha sido perturbado ni se le ha impedido o en cualquier forma menoscabado en el ejercicio de dicha posesión, sobre la mencionada finca.

Cuarto: En el ejercicio de la posesión sobre la finca antes mencionada nuestro mandante ha realizado actos de dominio sobre ella, tales como el cercado con alambre de púas de los predios del inmueble en referencia; la limpieza de los herbazales; se ha cultivado pasto artificial para potrero; se ha ingresado ganado vacuno en este potrero; y además, se ha empleado a una persona que durante todo este período ha mantenido el cuidado y la vigilancia de dicha finca por cuenta del demandante.

Al contestar la Demanda presentada por el D.E.M.I., el demandado, JULIO G.A., mediante el defensor de ausente, E.A.V., negó todos los hechos de la Demanda, al igual que el derecho invocado, la cuantía y las pruebas aportadas. Con posterioridad, se presentó al juicio la parte demandada y otorgó Poder a la Licenciada J.A.M..

Para decidir en primera instancia la presente Demanda de Prescripción Adquisitiva, el Juzgado Primero de lo Civil del Tercer Circuito Judicial de Panamá, La Chorrera, dictó la Sentencia N°3, con fecha 14 de enero de dos mil dos (2002), en la cual decidió lo siguiente:

"NEGAR La pretensión del demandante dentro del proceso ordinario de prescripción adquisitiva de dominio extraordinaria incoado por E.M.I. contra JULIO G.A..

DECLARA desiertos los incidentes de tacha de testigos y de nulidad del proceso.

Se entienden compensadas las costas entre las partes.

Fundamento de derechos arts: 781, 784, 1227 y siguientes del C. Judicial, arts. 415, 423, 606, 1668, 1669, 1670, 1679 y siguientes del C. Civil".

Para fundamentar dicha decisión este Juzgado expresa en parte de su Sentencia lo siguiente:

En consecuencia son tres requisitos generales y necesarios para lograr el título de dominio de un bien inmueble por la figura de la prescripción: 1. Una cosa susceptible de ser adquirida por prescripción, por encontrarse en el comercio de los hombres (art.1675 del C. Civil); 2. Existencia de la posesión; 3. Trascurso del tiempo de un plazo, ser de manera pública, pacifica e ininterrumpida (art. 1668, 1669 del C. Civil)

Siendo necesario que el poseedor tenga el ánimo (intención por parte del que posee de obrar por su propia cuenta) y el corpus (conjunto de los hechos que constituyen la posesión), ejercido por el poseedor o ocupante sobre el globo de terreno que pretende adquirir.

Debe dejarse claro y sin duda que el demandante ha efectuado hechos positivos como arrendamiento, corte de madera, construcción de edificios, plantaciones, cerramientos, ejecutados en provecho propio y sin consentimiento del dueño inscrito.

Quien cuando abandona su propiedad la ley lo sanciona con la pérdida del mismo por no cuidar su propiedad por más de 15 años.

En el presente caso luego de valorar las pruebas llegamos a la convicción que el demandante no demostró claramente ser la persona que posee el terreno o finca N°.45,139, tomo 1059 folio 412 de la sección de propiedad de la Provincia de Panamá, consideramos que no demostró poseer la finca por más de 15 años.

En tiempo oportuno la Licenciada J.A.M., actuando como Apoderada Especial del Señor JULIO GEORGE ARAUJO (demandado) sustentó el Recurso de Apelación contra el Juzgado de Primera Instancia, basado su Escrito en los siguientes argumentos: 1. Que el demandante no presentó como testigos a residentes o vecinos del área por considerarse pruebas concluyentes en los casos de prescripción adquisitiva; 2. Que se dejó a su representado al margen de la diligencia de Inspección Judicial, a pesar que el Tribunal conocía que su representado se había constituido en parte activa del proceso tardíamente, por haber sido notificado por edicto y 3. Que se había rechazado la petición de ampliación de Inspección Judicial y la declaración de testigos, al señalar que eran extemporáneas.

El Licenciado Olmedo Sanjur, apoderado especial del D.E.M.I., presentó Escrito de objeciones a la sustentación de apelación a la parte demandada, para lo cual señaló en términos generales lo siguiente: 1. Que la extemporaneidad de los escritos de prueba de la parte de la demandada (que no fueron admitidos) está igualmente sustentada por lo establecido en la letra clara del Artículo 1004, in fine, del Código Judicial; 2. Que la Demanda que inició este Proceso tiene como antecedentes pruebas documentales, aportadas por el Actor, que comprueban que la empresa PANANA DEVELOPMENT CO. INC., predecesora en título de la finca 45,139, resultó insolvente; que ésta fue ejecutada y la finca rematada por JULIO G.A., quien era Vice-Presidente y Director de dicha compañía, a la cual demandó, expresando en la Demanda desconocer las generales y el paradero del representante legal de la misma; 3. Que ha sido comprobado con la Certificación de la Dirección Nacional de Cedulación del Tribunal Electoral de fecha 8 de julio de 1998 y con la Certificación del Director Nacional de Migración y Naturalización del Ministerio de Gobierno y Justicia de fecha 10 de julio de 1998 que el demandado estuvo fuera del país por un prolongado período; 4. Que los textos de los documentos antes transcritos demuestran que durante décadas, el demandado, señor JULIO G.A., no ha estado en el país sino fuera de éste, y que ha sido una persona con nombre diferente, (J.A., la que ingresó al país recientemente, el día 26 de mayo de 1998, persona que, por otra parte, ha manifestado carecer de residencia permanente en nuestro país y que habitó temporalmente en el Hotel Caesar Park de esta ciudad y 5. Que la no admisión de las pruebas que extemporáneamente propuso la parte demandada, mediante dos escritos presentados fuera de término, no fueron admitidas ni por el Tribunal de Primera Instancia, ni por el Juzgado comisionado para realizar la diligencia de Inspección Judicial, precisamente por razones legales evidentes, que era la extemporaneidad con que fueron propuestas.

El Primer Tribunal Superior de Justicia de Panamá, al resolver el Recurso de Apelación presentado contra la Sentencia de primera instancia, dictó la Sentencia de fecha 30 de noviembre de 2007. En la parte resolutiva de esta Sentencia únicamente se adicionó la Sentencia N°3 de fecha 14 de enero de 2002, en el sentido de imponer costas a cargo del demandante, D.E.M.I., y a favor del demandado, S.J.G.A., por la suma de OCHO MIL CIEN BALBOAS (B/8,100.00).

El Ad-quem consideró que no se había probado por parte del Actor, la posesión pacífica sobre la Finca a usucapir, lo que fundamentó de la siguiente manera:

"Ahora bien, luego de pasar revista al amplio caudal probatorio allegado por las partes al presente Proceso Ordinario de Prescripción Adquisitiva de Dominio, tanto en la primera instancia como en este segundo nivel jurisdiccional, esta Colegiatura arriba a la conclusión de que no existe mérito legal para acceder a la revocatoria de la sentencia dictada en primera instancia que solicita el Licenciado OLMEDO SANJUR G., apoderado judicial del señor E.M.I., y la firma forense ROSAS Y ROSAS, apoderada judicial del señor J.I., quien actúa como T.C., puesto que, contrario a los argumentos de censura de los medios probatorios allegados al proceso de marras, no afloran de manera diáfana los extremos que, a la luz de lo dispuesto en los artículos 415, 1679 y 1696 del Código Civil, son necesarios cumplir para los efectos de dar nacimiento al fenómeno jurídico de la prescripción extraordinaria de dominio que persigue el señor E.M.I..

Lo anterior es así, pues, en opinión de esta Superioridad, tal cual como lo consideró la Juez primaria, no se demostró fehacientemente que el señor E.M.I. haya sido la persona que ocupó y poseyó por más de quince años la Finca N° 45,139, ya que, de las declaraciones testimoniales de primera instancia como de los pruebas testimoniales practicadas en este nivel jurisdiccional (D.E.H., J.M.T.E. y M.G.P.) se extrae que el D.J.I. fue la persona que desalojó de la meritada finca a los pescadores que allí vivían para el año 1997 y no el señor E.M.I., lo que denota que los actos de posesión no fueron ejercidos por la persona quien interpone el presente Proceso Ordinario de Prescripción Adquisitiva de Dominio".

RECURSOS DE CASACIÓN Y DECISIÓN DE LA SALA

El Licenciado OLMEDO SANJUR G., actuando en nombre y representación de la parte demandante, E.M.I., y la Firma ROSAS Y ROSAS, actuando en nombre y representación de JORGE ILLUECA SIBAUSTE (Tercero coadyuvante) han interpuesto Recursos de Casación. Dichos Recursos se apoyan en la Causal Única de Fondo, que los recurrentes enuncia de la siguiente manera: "Infracción de normas sustantivas de derecho por error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, que ha influido sustancialmente en lo dispositivo sustancialmente de la Sentencia impugnada".

En Término oportuno la parte demandada, por intermedio de su abogada, L.. J.M. presentó su oposición al Recurso de

Casación. (fs. 1249-1251). Según la Lcda. M., " el recurrente ha pretendido desconocer los principios básicos que deben concurrir para que se genere la Prescripción Adquisitiva de Dominio"; Agregando, que la parte Actora "Pretende sustentar su pretensión en un supuesto abandono de su propietario, por razón de que éste reside en el extranjero", habiendo la parte Actora, según la opositora, dejado de lado su obligación de acreditar la aludida ocupación.

El Abogado del demandante, D.O.S.G. presentó su alegato de fondo en el presente Recurso de Casación, en el cual termina solicitando a la Sala, se Case la Sentencia impugnada y en consecuencia, se acceda a declarar que el demandante, D.E.M.I. ha adquirido el dominio sobre la finca N° 45,139, inscrita al Folio 412 del Tomo 1059 de la Sección de la Propiedad Provincia de Panamá, del Registro Público; y que se ordene al Director General del Registro Público inscribir esta finca como Propiedad de E.M.I..

La Causal en que se fundan los Recursos está contemplada en el Artículo 1169 del Código Judicial, por lo que habiendo sido admitidos por la Sala al reunir los requisitos que exige la normativa vigente, se procede a resolver el litigio, para lo cual se proferirá la decisión de fondo conforme corresponde, previo el análisis de la procedencia de los cargos imputados a la Sentencia del Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, de 30 de noviembre de 2007.

Luego de revisados los escritos de formalización de los Recursos de Casación, la Sala advierte que en ambos se invoca la misma Causal de fondo, la cual se sustenta a través de motivos idénticos. Además, las normas de derecho supuestamente infringidas y la explicación de cómo lo han sido, concuerdan de forma similar, por lo que en virtud del Principio de Economía Procesal, esta Sala emitirá un solo criterio con respecto a ambos Recursos.

RECURSO DE CASACIÓN DEL DOCTOR E.M.I. Y RECURSO DE CASACIÓN DEL DOCTOR J.I.S. (TERCERO COADYUVANTE).

Estos Recursos se sustentan a través de una Causal Única enunciada como ERROR DE DERECHO SOBRE LA APRECIACIÓN DE LA PRUEBA, lo que influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo.

Esta Causal de fondo se apoya en diecisiete (17) Motivos, los que el censor expone de la siguiente manera:

PRIMERO

El Tribunal de segunda instancia no le asignó el mérito probatorio de plena prueba que la Ley le asigna a la certificación extendida por la Dirección de Migración y Naturalización del Ministerio de Gobierno y Justicia (fs. 271), en el que consta que el señor JULIO G.A. no reside en el país y que no ha regresado en los últimos años, lo que comprueba plenamente que no ha ejercido posesión material sobre la finca objeto de controversia.

SEGUNDO

El Tribunal de Segunda Instancia no le reconoció el mérito probatorio de gran presunción que le corresponde por sí solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la Ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio del señor C.J.S., residente en el lugar, visible a fs. 52 y 54, quien aseveró que conoce la finca en controversia desde sus orígenes, y que le consta que E.M.I. ha ejercido posesión por mas de 15 años sobre la misma.

TERCERO

El Tribunal de segunda instancia tampoco le reconoció el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por al parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, a la declaración rendida por el señor A.H.B., residente en el lugar, visible a fs.55-57 del expediente, quien manifestó que conoce la finca en controversia desde hace mas de veinticinco (25) años y que le consta que E.M.I. ha ejercido posesión sobre ella por mas de quince (15) años.

CUARTO

El Tribunal de segunda instancia tampoco le asignó el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio rendido por el señor LAZARO DE LA CRUZ, residente en el lugar, consultable a fs. 58-60, quien asevera que conoce la finca en litigio desde que tenía siete (7) años de edad y que él (sic) D.E.I., ha ejercido posesión sobre ella por más de quince (15) años.

QUINTO

El Tribunal recurrido tampoco le reconoció el merito probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio rendido por el señor A.C., residente en el lugar, consultable a fs. 61-63 del expediente, quien manifestó igualmente que conoce la finca en litigio desde hace mas treinta (30) años y que le consta que el D.E.M.I. ha ejercido posesión sobre esa finca por más de quince (15) años.

SEXTO

El Tribunal recurrido tampoco le asignó el merito probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de JOSE FELIX DE LA CRUZ, residente en el lugar, visible a fs. 64-66, quien manifestó conocer la finca en controversia desde hace mas de cuarenta (40) años y que le consta que ha sido el D.E.M.I. y que ha ejercido posesión sobre la misma por más de 15 años.

SÉPTIMO

El Tribunal recurrido tampoco le asignó el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de R.D.B., residente en el lugar, visible a fs. 393-395, quien aseveró que conoce la finca en controversia, porque fue de su propiedad, y que le consta que ha sido el D.E.I. el que ha ejercido posesión sobre ella durante más de 15 años.

OCTAVO

El Tribunal recurrido tampoco le asignó el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de DOMINGO S.R., residente en el lugar, consultable a fs. 396-399, quien manifestó conocer la finca en controversia, porque fue cuidador de la misma, y asevero que él (sic) único que ha conocido como dueño de la misma ha sido al D.E.M.I..

NOVENO

El Tribunal recurrido tampoco le reconoció el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de P.C.S.R., residente en el lugar, visible a fs. 403-404, quien aseveró al igual que su hermano D.S.R. ser la persona contratada por el D.E.I. para cuidar la finca en controversia y que éste ha ejercido sin interrupción posesión sobre dicha finca, por mas de 15 años.

DÉCIMO

El Tribunal recurrido tampoco le asignó el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de NEMESIO DE LA CRUZ, residente en el lugar, visible a fs. 455-457, persona que aseveró conocer la finca en controversia desde hace varias décadas y que E.I. ha ejercido posesión sobre ella por más de quince (15) años.

DÉCIMO PRIMERO

El Tribunal recurrido tampoco le reconoció el mérito probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, a la declaración de la señora BERTILDA EVELIA GUERRERO DE SALERNO, residente en el lugar, fs. 992-995, quien manifiesta que conoce la finca en controversia y que siempre vio ahí el carro de E.I. y los mozos de éste trabajando en ella.

DECIMO SEGUNDO

El Tribunal recurrido tampoco le asignó el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio de R.E.A.G., consultable a fs. 998-1002, abogado de profesión, quien dijo conocer la sociedad PANAMÁ DEVELOPMENT COMPANY INC. (PANDELCO), que fue propietaria de la finca en controversia y de quien la obtuvo JULIO G.A., a la vez que aseveró que nunca conoció a JULIO G.A. y que no sabe si tuvo o no relación con dicha sociedad.

DECIMO TERCERO

El Tribunal recurrido tampoco le reconoció el valor probatorio de gran presunción que tiene por si solo, y de plena prueba en conjunto con los once (11) testimonios restantes aportados por la parte actora, que la ley le asigna dentro del sistema de la sana crítica, al testimonio del D.J.I.S., visible a fs. 342-345, solicitado por la apoderado judicial del señor JULIO G.A.. El D.J.I., aseveró que una persona con ese nombre ingresó a nuestro territorio en 1998 como ciudadano de los Estados Unidos de America, lo que no coincide con los datos personales de la persona que con el mismo nombre obtuvo la finca en controversia en el año 1962.

DECIMO CUARTO

El Tribunal recurrido no le reconoció el mérito probatorio de plena prueba que, conforme a la Ley dentro del sistema de la sana crítica, le corresponde a los informes periciales rendidos por los peritos G.A. CASTILLO (P. nombrado por el Juzgado) y CARLOS ARTURO GALÁN MARINE (visibles de fs. 102-123), por razón de la inspección judicial realizada a la finca objeto de controversia el día 18 de junio de 1998, realizada por el señor Juez Municipal del Distrito de San Carlos. Ambos peritos aseveraron que encontraron evidencias físicasla posesión de vieja data ejercida por el DOCTOR E.M.I..

DECIMO QUINTO

Por el contrario, el Tribunal recurrido le asignó mérito de plena prueba a los testimonios de R.G. DE PAREDES (fs. 652-658), y JOSE GARCIA DE PAREDES (fs.910-915), quienes no residen y son parientes del demandado, por lo cual son testigos sospechosos, cuyo mérito probatorio es escaso de acuerdo a nuestro sistema probatorio. Estos testigos manifestaron que el señor A. visitaba de vez en cuando la finca en controversia.

DECIMO SEXTO

De igual manera, el Tribunal le reconoció valor de plena prueba, mérito que no tienen conforme a la Ley de la sana crítica, a los testimonios de D.E.H. (fs.660-670 y 894-897), JULIO TRELLES (fs.325-333, 676-687 y 930-936), J.F. (fs.902-909,) y MODESTO GONZÁLEZ (fs.937-943), cuando manifiestan que E.I. no ha ejercido posesión sobre la finca por más de quince (15) años. El primero incurre en evidente contradicciones y es persona de dudosa reputación tal como asevera el D.D. DE LA GUARDIA (fs.720-729 y 923-927).Los tres últimos testigos, son también testigos sospechosos, lo que les resta mérito probatorio a sus declaraciones. Sobre ellos, la señora M.E.S. (fs.452-456) les atribuye haber oído decir a JULIO TRELLES, frente a sus tíos P.C.S. y J.I.S., que les habían pagado por prestar declaración contra E.I. (sic) a pesar de su enemistad declarada con E.I. y que es persona de dudosa reputación (ver testimonio de DIEGO DE LA GUARDIA a fojas 720-729 y 923-927), lo que le resta merito probatorio a su testimonio.

DECIMO SEPTIMO

De haber valorado en su justa dimensión, conforme a las reglas de la sana crítica, los elementos de prueba que hemos mencionado, el Tribunal hubiese tenido que acceder a las pretensiones de la parte actora. Por el contrario, al incurrir en errores reiterados en cuanto a la valoración de las pruebas, el Tribunal denegó tales pretensiones.

En cuanto a las normas de derecho infringidas y explicación de la infracción, los recurrentes citan los Artículos 781, 836 ,917, 918, 919, 921 y 980 del Código Judicial y los Artículos 432, 424, 1668 y 1696 del Código Civil.

RECURSO DE CASACIÓN DEL DOCTOR J.I.S. (TERCERO COADYUVANTE)

Procederemos a continuación a ver por separado, cada uno de los Artículos del Código Judicial supuestamente violados según el Casacionista.

  1. Estiman los Recurrentes que se ha violado el Artículo 781 del Código Judicial, el cual es del tenor siguiente:

    "Artículo 781. Las pruebas se apreciarán por el Juez según las reglas de la sana crítica, sin que esto excluya la solemnidad documental que la Ley establezca para la existencia o validez de ciertos actos o contratos.

    El J. expondrá razonadamente el examen de los elementos probatorios y el mérito que les corresponde".

    Esta norma legal, según los Casacionistas ha sido violada en forma directa, por omisión, porque no fue aplicada al caso que nos ocupa, ya que a su entender, el juzgador de segunda instancia no aplicó el sistema de la sana crítica al valorar los abundantes elementos probatorios aportados por la parte Actora. Ello es así, sostiene entre otras cosas, "porque no le asignó el valor de plena prueba a la certificación de la Dirección Migración y Naturalización (fs. 271), que le reconoce el Artículo 836 del Código Judicial, certificación con la que se comprueba que JULIO G.A. no ha residido en el país durante los últimos treinta (30) años, por lo que no ha podido ejercer posesión material sobre la finca en controversia". Según los Recurrentes, al no valorar en su conjunto la prueba testimonial, " no le reconoció el mérito probatorio de plena prueba a las declaraciones de los doce (12) testigos presentados por la parte Actora". Estos testigos señalaron los Casacionistas aseveraron que E.I. "ha ejercido posesión sobre la finca en controversia por mas de quince (15) años, a pesar de que nuestro Código Judicial (Artículos 917 y 918) le reconoce ese valor probatorio a esos medios de prueba". Tampoco se valoró de acuerdo con el Casacionista, la prueba de perito y la inspección judicial.

    A fojas 270 y 271 del Tomo I se puede apreciar la Certificación de Migración y Naturalización firmada por el Director Nacional, de fecha 10 de julio de 1998, en el cual se da cuenta del movimiento Migratorio del demandado, JULIO G.A., de nacionalidad estadounidense, quien entró al país el 26 de mayo de 1998 y su última salida con destino a los Estados Unidos de América fue el 9 de junio de 1998.

    Esta prueba documental hay que analizarla en relación con los testimonios presentados por la parte Actora: C.J.S. (fs.52-54), A.H.B. (fs. 55-57), L. de la Cruz (fs.58-60), A.C. (fs.61-63), J.F. de la Cruz (fs.64-66), R. de Betancourt (fs.393-395), (Originalmente la finca de la controversia fue de su propiedad), D.S.R. (fs.396-399), P.C.S.R. (403-404), N. de la Cruz (455-457) y B.E.G. de Salerno (fs.992-995); todos residentes y vecinos del lugar donde se encuentra la Finca a usucapir y, algunos de ellos (D.S. y P.C.S.) fueron cuidadores de la Finca. Los testigos antes mencionados coinciden en señalar que el demandante, E.M.I. ocupó por más de 15 años la respectiva finca, siendo esta ocupación pública, ininterrumpida y pacífica. Además, se presentó el testimonio del Dr. Rubén Arosemena Guardia (fs.998-1002), abogado de reconocida solvencia moral, quién señaló que conocía la Sociedad Panamá Development Company Inc. (PANDELCO), propietaria de la finca objeto de la Prescripción Adquisitiva, de cuya Sociedad la obtuvo el demandado, JULIO G.A.; expresando igualmente el Dr. Arosemena Guardia, que "nunca conoció al demandado y no sabe si tiene o no relación con dicha sociedad".

    Coincidentes con la declaración de los testigos antes mencionados, tanto el Perito del Tribunal, S.G.A. CASTILLO (fs.102, 103,107), al igual que el Perito de la parte Actora, señor C.A.G.P. (fs. 108-114), llegaron a la conclusión que el demandante, E.M.I. ha ocupado en forma pacífica, ininterrumpida y pública por más de 15 años, la finca, cuya prescripción Adquisitiva se demandó.

  2. También consideran los Recurrentes que el Tribunal Ad-quem violó con su Sentencia el Artículo 836, inciso primero, del Código Judicial, el cual establece lo siguiente:

    "Los documentos públicos hacen fe de su otorgamiento, de su fecha, y de las certificaciones que en ellos haga el servidor que los expidió".

    Según los Casacionistas esta norma legal fue violada en forma directa, por omisión por considerar que no fue aplicada a un supuesto de hecho en que se requería tal aplicación, ya que de haberse valorado adecuadamente la certificación extendida por la Dirección de Migración y Naturalización del Ministerio de Gobierno y Justicia donde consta que el demandado, señor JULIO GEORGEARAUJO, no reside en el país y que es ciudadano norteamericano; el Tribunal recurrido, afirman los Recurrentes, hubiera comprobado que dicho señor no ha ejercido posesión material sobre la finca en controversia, puesto que se trata de un documento público, que constituye plena prueba de su contenido.

    Con relación a lo expresado anteriormente, estima la Sala que la Sentencia impugnada restó eficacia probatoria a la Certificación de la Dirección Nacional de Migración y Naturalización, visible a fojas 270-271, en relación con las declaraciones de los testigos del demandante, pese a que todos fueron contestes al testificar que el demandante, E.M.I. ha ejercido la posesión por más de 15 años, de manera pública, pacífica e ininterrumpida de la finca N. 45,139, inscrita al Tomo 1059, Folio 412 de la Sección de la Propiedad, Provincia de Panamá, del Registro Público. De esta forma, la Sentencia de Ad-quem infringió el Artículo 781 del Código Judicial, el cual constituye la piedra angular del sistema de la sana critica, herramienta fundamental para una recta administración de justicia. Igualmente, de haber aplicado el Tribunal de segunda instancia esta elemental regla, hubiera dado el valor probatorio que merecía el dictamen pericial de los Peritos del Tribunal y de la parte Actora, S.G.A. CASTILLO (fs.102-107) Y C.A.G.P. (fs.108-1114), respectivamente.

  3. Al decir de los Casacionistas se violó el Articulo 917 del Código Judicial, que establece:

    "El Juez apreciará, según las reglas de la sana critica, las circunstancias y motivos que corroboren o disminuyan la fuerza de las declaraciones"

    Esta norma legal, consideran, fue violada en forma directa, por omisión, porque tampoco fue aplicada al caso que no ocupa, a pesar de su texto claro. Argumentan que según esta norma, el Tribunal debió valorar los testimonios aportados por la parte Actora, de acuerdo con las reglas de la sana critica, tomando en consideración las circunstancia y motivos que corroboren o disminuyan su fuerza probatoria y en su conjunto.

    La parte Actora presentó los testimonios de C.J., A.H., LAZARO DE LA CRUZ, A.C., J.F. DE LA CRUZ, R.B., DOMINGO SÁNCHEZ, P.C.S., NEMESIO DE LA CRUZ, BERTILDA GUERRERO DE SALERNO, y R.A.G.. Señalan los Recurrentes que los diez (10) primeros son oriundos y residentes del lugar en donde está situada la Finca en controversia y que la conocieron desde que perteneció a la señora CRISTOBALINA LASSO DE LA CRUZ, cuando fue vendida a la empresa norteamericana y que visitan frecuentemente dicha finca; aseverando que E.I. ha ejercido posesión pública, pacifica e ininterrumpida por más de quince (15) años, lo que según el Recurrente coincide con las otras pruebas aportadas al Proceso, como son la inspección judicial realizada a la Finca y los dictámenes periciales que demuestran, al decir del Recurrente, la limpieza, la reparación de las cercas, el uso en actividades ganaderas y, en general, los actos de dominio ejercidos por E.I..

    En consideración al Artículo 917 antes citado, para apreciar la fuerza de los testimonios incorporados al presente Expediente, debe considerarse la cantidad de los testigos presentados por ambas partes, la coherencia y uniformidad de los mismos entre sí y en relación con las otras pruebas incorporadas al Expediente. Advierte la Sala que existe uniformidad en lo dicho por los testigos de la parte Actora, los cuales son vecinos del área donde está ubicada la Finca a prescribir, no son sospechosos, no han incurrido en contradicciones, y algunos de ellos han trabajado en la Finca respectiva. Por tanto, tiene más fuerza los testimonios de éstos, respecto de los testigos de la parte demandada. Así tenemos que: JUAN DE D.F.R. (fs. 902-909) declaró: "nadie le cuidaba la finca al señor (JULIO G.A.) y la gente vivía allí, a pesar que manifestó que el demandado vive en los Estados Unidos y venía a Panamá cada año"; M.G.P. (fs. 937-943), que desconoce quién quedó como cuidador de la Finca en 1997. Por su parte, D.E.H., (fs.346-350 - 660-670), R.R. (fs.309-312), J.L.R. (fs. 307-308) y JULIO TRELLES ESPINOSA (fs.930-936) son mencionados por este último, como las personas que recibirían dinero para declarar contra el demandante, tal como se aprecia en la declaración de M.E.C. (fs. 452-454).

    No obstante, el Tribunal le dio valor probatorio a los testimonios de los testigos mencionados en el párrafo anterior, D.E.H., R.R., J.L.R. y JULIO TRELLES ESPINOSA, quienes son testigos sospechosos por estar comprendidos en el numeral 12 del Artículo 909 del Código Judicial. Igualmente, el Ad quem dio valor probatorio (sin justificación), a los testimonios de R.G. DE PAREDES (fs.652-658) y JOSÉ GARCÍA DE PAREDES (fs.910-915), a pesar de no ser vecinos del lugar donde se encuentra la Finca a prescribir. Además, el testigo R.G. DE PAREDES, declaró que era abogado del demandado y que le había constituido la sociedad a cuyo nombre está inscrita la Finca, siendo por tanto, testigo sospechoso; de acuerdo con el numeral 5 del Artículo 909 del Código Judicial.

    Sin embargo, B.E.G. DE SALERNO (fs. 992-1002), manifiesta que conoce la Finca, pero no sabe de quien era y que siempre veía al demandante, E.M.I. y sus mozos en esa Finca. En iguales términos se expresan los demás testigos de la parte Actora.

    Los testigos señalados por la parte demandada presentan incongruencias y contradicciones, no obstante, los mismos fueron apreciados por el Tribunal de segundo grado, de acuerdo a su particular criterio, advirtiéndose la infracción de la norma; de allí, que considere la Sala, que se configura la violación del Artículo 917 del Código Judicial.

    En consecuencia, no ve la Sala razón válida para restarle valor probatorio a las declaraciones vertidas por los testigos de la parte demandante, por lo cual estima que se justifica el cargo de injuricidad expuesto, configurándose así la Causal que se examina.

  4. Igualmente, estiman los Casacionistas que la Sentencia impugnada ha violado el Artículo 918 del Código Judicial, que establece textualmente:

    "Un testigo no puede formar por sí solo plena prueba; pero sí gran presunción cuando es hábil, según las condiciones del declarante y su exposición".

    Tal como se expuso en el punto 3. anterior, son muchos los testigos de la parte demandante que por su condición de vecinos de la Finca a prescribir y por otras circunstancias, tienen la virtualidad de constituir por sí solos gran presunción por ser testigos hábiles. Por tal razón, considera la Sala que se ha violado por el Ad quem la norma legal antes citada.

  5. Se violó según los Recurrentes el Artículo 919 del Código Judicial, que dispone:

    "Cuando las declaraciones de los testigos presentados por una misma parte o por ambas sean contradictorias entre sí, de manera que respecto de cada parte haya número plural de testigos hábiles, debe el Juez tomar en cuenta la vinculación que los testigos tengan o puedan tener con alguna de las partes y si afecta su imparcialidad; lo fundado de la razón de su dicho; el resultado del careo, si lo hubiere, y así mismo las demás circunstancias que puedan forma su convicción, conforme las reglas de la sana crítica".

    Este Artículo, al decir de los Recurrentes, fue violado en forma directa, por omisión, al no ser aplicado al caso bajo análisis, ya que los testigos de la parte Actora tienen mayor credibilidad que los de la parte demandada. Que lo declarado por los testigos de la parte Actora, sostienen los Recurrentes, está corroborado por el resto de las pruebas aportadas al Proceso, por lo que el Tribunal debió tomar en consideraciones tales circunstancias.

    Como se indicó en relación con el Artículo 917 previamente analizado, los testigos de la parte demandante no incurrieron en contradicciones entre sí siendo además dichos testigos imparciales respecto de la parte demandante; no siendo este el caso de los testigos de la parte demandada, ya que como vimos, cuatro de ellos, al decir de la testigo M.E.C. (fs. 452-454) se comprometieron a declarar en contra del demandante. Además, el testigo de la parte demandada, D.E. es testigo sospechoso, a la luz del numeral 11 del Artículo 909 del Código Judicial; ya que el testigo, Licenciado DIEGO DE LA GUARDIA citado por la parte demandada, declaró que era propietario de varias Fincas en el área donde está ubicada la Finca a usucapir, al preguntársele si conocía al S.D.E. declaró: "yo siempre sospeché que era el que me había robado en 1993 o sabía quien lo había hecho".

  6. El Artículo 921 del Código Judicial ha sido violado según los Recurrentes. Esta disposición es del siguiente tenor:

    No hará fe el dicho del testigo que se contradiga notablemente en una o más declaraciones; en cuanto al modo, lugar, tiempo y demás circunstancias del hecho o que declare sobre hecho inverosímil. Tampoco tendrá valor alguno la declaración del testigo que declara por cohecho o seducción

    Esta norma legal fue igualmente violada según los Recurrentes, en forma directa, por omisión, porque tampoco fue aplicada al caso que nos ocupa. Se sostiene que el testigo D.E.H. (fs. 346-350 y 660-670) incurre en graves contradicciones en cuanto al tiempo en que fue a residir en el área de La Hermita, pues unas veces dice que fue a vivir allí en 1954 (fs.347) y otras veces que eso ocurrió en 1996 (fs.661). Asevera que el señor ARAUZ lo visitaba con frecuencia en el área de la playa, cuando sus propios familiares y abogados, señores R.G. DE PAREDES (fs. 652 - 658), J.G. DE PAREDES (fs.910-915), e incluso DIEGO DE LA GUARDIA (fs. 720-729 y 923-927) aseveran que él reside en California, Estados Unidos de América, desde hace más de treinta (30) años; y DE LA GUARDIA, que es vecino directo de la finca, dice que solamente, en todos los años que lleva de ser dueño de fincas en ese lugar, vio una (1) sola vez a un señor que dijo llamarse ARAUJO y que iba rumbo a la playa, pero todos aceptan que nunca desarrolló ninguna actividad en la Finca.

    La testigo M.E.C. (fs. 452-454), declaró que uno de los testigos de la parte demandada, el señor J.T. le manifestó, delante de los señores P.C.S.R. y J.I.S.R., que tanto T. como D.E., R.R. y J.L.R. iban a declarar contra el demandante E.M.I. y su padre, J.I. (TerceroC., y que le iban a pagar B/400.00. En parte de su declaración señaló:

    "el señor J.T. llegó a mi casa y estaba presente mis dos tíos, P.C.S. y J.I.S., y yo. Estábamos sentados en una hamaca, él dijo que se habían prestado para eso porque a ellos le iban a pagar B/.400.00 dólares, fue todo lo que dijo. PREGUNTADA: Diga la testigo que significa la frase "se habían prestado para eso". CONTESTO: Se refería a que ellos iban a declarar contra E.I., porque les iba a pagar. PREGUNTADA. Diga la testigo quienes eran las personas que iban a declarar contra E.I. porque les iban a pagar según sus palabras. CONTESTO: J.T., D.E., R.R. y J.L.R."... (fs.453) (Destaca la Sala)

    La señora Juez preguntó a la testigo M.E.C., sobre si el señor T. comentó los hechos (que le ofrecieron dinero para declarar en contra de E.M.I.). En la diligencia respectiva se observa: "PREGUNTADA: Aclare la testigo si la conversación que ud. menciona es (sic) la pregunta anterior ud. la sabe porque el mismo señor T. se la dijo a ud. en persona o se la comentaron. CONTESTO: La comentó delante de mis tres tíos y yo" (fs. 453) (Destaca la Sala).

    Estima la Sala que los testigos de la parte demandada, JULIO TRELLES ESPINOSA (fs.930-936), D. ESPINOSA (fs. 894-897) R.R. (fs.309-312) y J.L.R. (fs. 307-308), mencionados en la declaración de M.E.C., antes descrita, están comprometidos en la última parte del Artículo 921 del Código Judicial y por tanto, el dicho de los testigos mencionados no dan fe de lo señalado por ellos en el Expediente respectivo. En consecuencia, la Sentencia impugnada infringió el Artículo 921 citado.

  7. Según el apoderado de la parte Actora el Artículo 980 del Código Judicial ha sido violado por la Sentencia del Ad-quem. El mismo reza así:

    "La fuerza del dictamen pericial será estimada por el Juez teniendo en consideración los principios científicos en que se funde, la relación con el material de hecho, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica, la competencia de los peritos, la uniformidad o disconformidad de sus opiniones y demás pruebas y otros elementos de convicción que ofrezca el proceso."

    Esta norma legal a juicio de los Recurrentes fue violada en forma directa, por la Sentencia recurrida, ya que no tuvo en cuenta, al momento de su valoración el dictamen rendido por los Peritos en la Inspección Judicial realizada a la Finca objeto de la Prescripción.

    Según esta disposición, la fuerza probatoria del dictamen pericial será analizada tomando en cuenta los aspectos científicos y técnicos en que se apoye, así como la relación del dictamen con los hechos del Proceso, la competencia de los peritos, la uniformidad de sus opiniones (de los dos Peritos) y demás pruebas aportadas al Proceso.

    La competencia e idoneidad de los Peritos ha sido debidamente comprobada. En efecto, en el Acta de entrega de Informe de la Inspección Judicial, se indica a fojas 129 que el Perito del Tribunal cuenta con 21 años de T. en topografía, y experiencia como agrimensor. Por su parte, el Perito de la Parte Actora tiene estudios académicos en la Universidad, ha efectuado trabajos de campo con varios agrimensores, ha desarrollado Planos y ha sido P. en otros casos.

    El Perito del Tribunal, señor G.A.C., en su Informe a fojas 102,103 y 107 del Expediente expresó lo siguiente:

    "1. Una vez hecho el recorrido a la finca 45139, Tomo 1059 Folio 412 se encuentra cercado con alambre de púas con 4 cuerdas y estacas vivas, en la parte Norte, Sur, Este (sic) sin embargo en la parte Oeste que colinda con la calle de acceso se observo (sic) una cerca rehabilitada con indicios de una cerca vieja, también, observamos letreros del señor I. en la que se leía "POSESION PRIVADA DE E.I., NO ENTRE SIN PERMISO" que fueron puestos por el señor I., en la que esta ejerciendo la Posesión.

    1. El Perito del Tribunal determina que la posesión de la finca 45139 que viene ejerciendo el Dr. E.M.I. ha sido pública por que está frente a una calle pacífica, no encontramos oposición de terceros y con ánimo de ser dueño se observo (sic) una casa, árboles frutales y cuidadores de la finca en Prescripción.

    2. El Perito del Tribunal señala con precisión que el Dr. E.M.I. ha realizado el dominio sobre la finca 45139, tales como cercas de alambre de puas (sic) en todo su perimetro, (sic) el terreno se encuentra totalmente limpio sembrado con grama artificial, se observo (sic) que el alambre de púas de la cerca existente esta empotrado mas de una pulgada sobre la postura dela cerca como lo demuestran las fotos.

    " Se observo (sic) que en la cerca Norte hay una tranca donde se traslada el ganado de una finca para la otra, ya que se encontró (sic) dentro de la finca para la otra, ya que se encontró dentro de la finca excretas de ganado. Se observaron árboles de frutas de temporada como mangos, mamones, palmas de pipa, matas de tallos, pasto artificial sembrado de grama, además dentro de la finca 45139 existe una casa tipo chalet, costrido (sic) con bloques de cemento, totalmente repellada, techo de zinc acanalado, piso de baldosas, una recamara, sala comedor, baño, cocina, cuarto de maquina, tanque de reserva de agua en el exterior de la casa, este chalet tiene más de quince años de construido, este chalet está a disposición de los empleados para uso y cuidado de la finca en su vigilancia y seguridad. Los árboles (sic), como la cerca cuya cantidad de años son mayores de quince años".(Destaca la Sala)

    Por su parte, el Perito de la Actora, señor C.A.G.P., a fojas 108-114 rindió su Informe Pericial. En parte del respectivo Informe se lee lo siguiente:

    1. Posesión con ánimo de dueño sobre la Finca 45,139

    El Perito determinó en primer lugar que la inspección ha tenido efecto en el bien objeto de la diligencia y que efectivamente se trata de la Finca 45,139 objeto de la demanda de prescripción adquisitiva de dominio, por estar en concordancia con los asientos del Registro...

    El Perito constató que el doctor E.M.I. está ejerciendo la posesión con ánimo de señor y dueño de la Finca 45,139, porque tiene la ocupación real y efectiva de dicha finca, como lo evidencia: Primero, que fuimos recibidos en el terreno por el doctor E.M.I.; Segundo, porque no existen intrusos ni terceras personas distintas al doctor ILLUECA y a sus empleados en el bien inmueble, además porque el bien está cercado en todo su perímetro con 4 cuerdas de alambre de púas, necesarias para mantener ganado, observándose huellas de estiercol de ganado, encontrándose el terreno limpio de malezas y deshechos y ocupando el demandante y sus empleados una casa y otras mejoras como se ilustra en las fotos que se adjuntan a este dictamen, con las leyendas respectivas y que según diligencias de depósito efectuada el 17 de junio de 1998 por el Alguacil Ejecutor del Juzgado Primero de Circuito del Tercer Circuito Judicial de Panamá, Ramo Civil, y según constatación directa del suscrito Perito, forman parte de la Finca 45,139 y se describen así:

    Globo de terreno cercado con estacas muertas y estacas vivas, unidas con alambre de púas en 4 hileras. Totalmente limpio. En esta finca se encuentran varios árboles, mango, papaya, palmas de pipa, limón y otros.

    Existen dos (2) muros de cemento repellado con piedras decorativas. En 1 muro se localiza un letrero que dice "Posesión Privada de E.I., no entrar sin permiso".

    También se encuentra en este globo de terreno, 1 casa de cemento, repellada, con techo de paneles de madera y hojas de zinc.

    La casa cuenta con 11 ventanas de paletas de vidrio, están completas. Se localizan 4 puertas de madera que dan al exterior de la casa y 1 de hierro. En el interior de la casa se localizan de 4 secciones, sala-comedor, recámara, cocina y baño. El piso es de mosaicos de pasta. Cielo raso de madera en la sala-comedor y en el resto de las habitaciones celotex.

    Posee instalación eléctrica y de agua potable; en el lado exterior de la casa se encuentran 3 secciones, baño, servicio higiénico, y 1 depósito que está vacío.

    Contiguo a la casa se localiza una torre de cuatro columnas de concreto que sostienen 1 tanque metálico para almacenar agua. Dentro de la casa se encontraron pertenencias de los cuidadores, ropa, colchones tirados en el suelo, en malas condiciones. En el contorno se localiza un servicio (letrina de hueco).

    En la entrada de la finca se aprecia otro letrero que dice "Posesión Privada de E.I., no entrar sin permiso".

    La finca está cercada en sus linderos Norte, Este y Oeste con cerca de cuatro (4) hilos de alambre de púas y en el lindero Sur con cerca natural.

    El suscrito P. dictamina que las mejoras arriba mencionadas tienen no menos de 25 años y que no son posteriores al año 1971.

    Según certificación del Registro Público, no hay inscripción alguna en dicho Registro de mejoras hechas por el demandado JULIO G.A.".(fs.110-111) (Destaca la Sala)

    En cuanto a determinar si existió por parte del demandante posesión en forma pública, pacífica e ininterrumpida y con ánimo de dueño por más de 15 años, el Perito de la parte Actora expresó:

    "La presencia del doctor E.M.I. en el área donde está ubicada la Finca 45,139 data de hace más de 20 años, de acuerdo a las pruebas concluyentes de este hecho, observadas por el Perito, como son las siguientes:

    En primer término la sociedad DYNAMAR, S.A., propietaria de la Finca 42,119, que constituye el lindero Norte de la Finca 45,139, objeto de la demanda, según certificación del Registro Público que se acompaña, se constituyó por el doctor J.E.I. como Presidente de la misma, el 20 de mayo de 1970, y el doctor E.M.I. es Director-Tesorero-Secretario de DYNAMAR, S.A. desde el 19 de mayo de 1978. El aprovechamiento de ambas fincas y la cooperación con el poseedor con ánimo de dueño, la demuestra la existencia de una puerta en la cerca que divide las dos fincas en el lindero Norte y como se ilustra en las fotografías que se acompaña a este informe. Confirma la presencia del doctor E.M.I. en el área la señora R. de B., Alcalde titular del Distrito de San Carlos, actualmente de vacaciones, quien estuvo presente en la inspección judicial. Informes recibidos por el Perito de parte de la señora de B., dan fe de que el doctor E.M.I. públicamente ha estado en posesión pacífica e ininterrumpida y con ánimo de dueño de la Finca 45,139 durante un período de más de 15 años.

    La señora D.P. viuda de B., según el Registro Público, es dueña desde el 14 de noviembre de 1972 de la Finca No.45,135 segregada de la Finca 42,119 que constituye el lindero Oeste de la Finca 45,139, materia de la demanda, también confirma que el doctor E.M.I. es la persona que como colindante de la finca de dicha señora ha estado a cargo de la atención de la mencionada Finca 45,139 y que no ha habido otra persona, sino E.I. atendiendo esa finca. La presencia de la señora B. en el área data de 1971...

    El Perito ha corroborado que según certificación del Registro Público, que se acompaña a este informe, la compañía a que se hace referencia es la PANAMÁDEVELOPMENT CO. INC., que resultó insolvente, y según la misma certificación fue objeto de remate por JULIO GEORGE ARAUJO demandado en el proceso. Agregó D.S. que el doctor J.I. se enteró de esta situación y lo contrató para que siguiera cuidando la finca a fin de que no se metieran intrusos, y que de ahí en adelante el doctor I. le pagó semanalmente su salario. Manifestó S. además que en el tiempo que cuidó la finca nunca se presentó persona alguna fuera del doctor I. diciendo que fuera dueño. Manifestó también no conocer a JULIO G.A..

    D.S. informó que un tiempo después aceptó trabajar en el Canal 2 de Televisión en la ciudad de Panamá, razón por la cual le pidió al doctor I. que empleara en su lugar a su hermano, P.C.S., quien quedó como cuidador de la Finca 45,139. Por su parte, el mencionado P.C.S. informó al Perito que, en efecto, él había quedado de cuidador de la finca; que su salario le fue pagado por el doctor I. semanalmente y que al ausentarse el doctor J.I., el doctor E.M.I. ejerció públicamente de modo pacífico e ininterrumpido, con ánimo de dueño, la posesión de la Finca 45,139, pagándole semanalmente durante más de 20 años su salario como cuidador, lo cual ha venido haciendo hasta la fecha, aún cuando ha estado enfermo...

    El dictamen del suscrito Perito, es el de que la posesión que viene ejerciendo el doctor E.M.I. sobre la Finca 45,139, materia de la demanda, ha sido en forma pública, pacífica e ininterrumpida y con ánimo de dueño, durante un período de más de 15 años".(fs. 111-113) (Destaca la Sala)

    Referente al tercer aspecto del P., para determinar si el demandante, D.E.M.I., ha ejercicio la posesión con ánimo de señor y dueño sobre la Finca 45,139, el Perito de la parte demandante señaló lo que sigue:

    "Según su leal saber y entender, el suscrito P., con base en evidencias físicas, antecedentes, pruebas y testimonios rendidos en este caso, dictamina que efectivamente como se ha constatado, el doctor E.M.I. ha ejercido por más de 15 años la posesión con ánimo de señor y dueño sobre la finca mencionada, y ha realizado actos de dominio, tales como cercados de alambre de púas, delimitación de la finca según plano presentado de la misma, limpieza de malezas y matorrales, la siembra y aprovechamiento de árboles frutales, cultivo de pasto mejorado, grama y faragua, el uso de dicho inmueble como área de pastoreo de ganado y la utilización de empleados durante todo el período de la posesión dedicado al cultivo y vigilancia de dicha finca". (fs. 113-114). (Destaca la Sala). (COPIAR EN PROYECTO)

  8. Señalan además los Recurrentes, que el artículo 424 del Código Civil ha sido violado. Dicho artículo dispone lo siguiente:

    "Puede adquirir la posesión la misma persona que va a disfrutarla, por su representante legal, por su mandatario y por un tercero sin mandato alguno; pero en este último caso no se entenderá adquirida la posesión hasta que la persona en cuyo nombre se haya verificado el acto posesorio lo ratifique".

    De acuerdo con este Artículo, la posesión puede verificarse por la misma persona, su representante legal, o su mandatario. Igualmente, se puede adquirir la posesión por intermedio de un tercero, aún cuando este tercero no tenga mandato, siempre que en este último caso, la persona en cuyo nombre se haya verificado ratifique ese hecho o condición. Según el Recurrente: "el Tribunal de primera instancia reconoció en la Sentencia de 14 de enero de 2002, que le puso término a esa fase procesal, que los testigos manifiestan efectivamente que el señor ILLUECA ha ejercido posesión sobre la finca, pero no ha quedado claro sí tal posesión la ha ejercido el DOCTOR J.I. o su hijo E.M.I. (fs. 465), conclusión que carece de fundamento probatorio, pero que fue prohijada por el Tribunal de segunda instancia".

    Observa la Sala, que según la Demanda coadyuvante del DOCTOR J.I., el mismo tuvo la posesión inicial, la cual debe asumirse que se trasfirió a su hijo E.M.I., tal como lo reconoció en su Demanda de coadyuvante, visible a fs. 513-516 del expediente, al señalar que el poseedor de dicha Finca siempre fue E.M.I.. No obstante, este hecho de trascendencia no fue valorado en la Sentencia impugnada, a pesar del claro mandato del Artículo 424 del Código Civil.

    Así las cosas, considera la Sala que se ha infringido el Artículo 424 del Código Civil, por parte de la Sentencia impugnada.

  9. Se ha violado según los Recurrentes el Artículo 432 del Código Civil que dispone:

    "Todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión; y si fuere inquietado en ella, deberá ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que establecen los Códigos Judicial y Administrativo."

    Según las pruebas aportadas, la posesión sobre la Finca a usucapir ha sido probada por el demandante D.E.M.I.. Que esta posesión ha sido pacífica, pública e ininterrumpida por más de quince (15) años, por lo que debe serle reconocida y respetada su condición de poseedor de la misma. Así las cosas, la Sentencia impugnada violó el Artículo 432 del Código Civil.

    Los testigos de la parte Actora a si como los Peritos (del Tribunal y de la Actora) coinciden en señalar que el demandante, E.M.I. ejerció la ocupación de la Finca a prescribir, mediante actos propios y con las formalidades legales. Más aún, se ha reconocido por los propios testigos de la parte demandada que el D.E.M.I. mantenía cuidador en la Finca respectiva. En efecto, J.R.G. DE PAREDES (fs. 910-915), manifestó haber visitado la Finca con el demandado, S.J.G.A. en 1998 y estaba el S.S. quien dijo, que estaba allí porque "había sido designado cuidador por el señor I.", y ante pregunta sobre "qué medida tomó el señor A. o usted como abogado del señor A. respecto al señor S." contestó: "La intención del señor A. siempre fue la de lanzar al señor S. de su propiedad como intruso de si éste no acataba recibir órdenes de él como legítimo dueño de la propiedad, mi persona como abogado no realicé (sic) gestión alguna eso le tocó a la apoderada L.. M., sin embargo, a mi entender no se pudo avanzar con el tema del señor S. por el secuestro de la propiedad" (fs.915) (Destaca la Sala). Como se puede apreciar, no se efectuó ninguna acción para reivindicar la Finca, lo cual era lo procedente en tal circunstancia.

    En relación con la declaración del abogado J.R.G. DE PAREDES, (testigo de la demandada), la Sala se dispensa dos comentarios: en primer lugar, que en la fecha que señala realizó una visita a la Finca a usucapir, junto con el propietario, JULIO G.A., el demandante, D.E.M.I. ya estaba ocupando la misma con ánimo de señor y dueño, puesto que el propio testigo manifestó que encontró en dicha Finca a un cuidador designado por el demandante. En segundo lugar, admite que, a pesar que se consideró por el señor JULIO G.A. "lanzar, al señor S. (el cuidador del demandante) de su propiedad como intruso", no se tomó ninguna decisión en ese aspecto. Es fácil concluir entonces por la Sala, que en esta última circunstancia, al no reivindicar el demandado su propiedad, la posesión no fue interrumpida. Los autores J.B. y G.R., en su "Tratado de Derecho Civil", se refieren en forma admirable a la interrupción de la Prescripción en los siguientes términos:

    " 1.- Interrupción de la prescripción

    DEFINICIÓN. El cumplimiento de la prescripción supone: 1° que el poseedor ha poseído la cosa el tiempo requerido; 2° que el propietario ha permanecido ese mismo tiempo sin reclamar su bien. Si el poseedor pierde la posesión o si el propietario reivindica su propiedad, desaparece una de las dos condiciones cuyo mantenimiento era necesario para el cumplimiento de la usucapión. Se dice entonces que la prescripción está interrumpida. El efecto de la interrupción es que todo el tiempo de posesión anterior es inútil; todo debe comenzar nuevamente.

    La interrupción puede ser definida, pues, como la ocurrencia de un hecho que, al destruir una de las dos condiciones esenciales de la usucapión (permanencia de la posesión, inacción del propietario), hace inútil todo el tiempo transcurrido. Los dos hechos que caen dentro de esta definición son: 1° la pérdida de la posesión: 2° una reivindicación del propietario. Cuando la posesión es interrumpida por la perdida de la posesión, hay una interrupción natural; cuando es interrumpida por una reclamación del propietario, hay interrupción civil (art. 2242)." (Resalta la Sala). B.J., R.G., "Tratado de Derecho Civil",(Según el Tratado De Planiol), Tomo VI, Editorial La Ley, Buenos Aires,1965, Págs.(348-349).

    Para dichos autores, es deber del propietario reivindicar la propiedad que está siendo poseída por un tercero, en cuyo caso, la prescripción queda interrumpida. En caso contrario, como ocurrió en el presente, la posesión no se interrumpe, debido a la inacción del propietario demandando.

    Considera la Sala, que ha quedado plenamente comprobado que E.M.I. ha ejercido la ocupación material de la finca objeto de controversia, efectuando labores propias del dueño: designando cuidador, realizando mantenimiento permanentemente, construcción de cercas, siembras de pastos, pastoreo de ganado, colocación de letreros etc.

  10. El Articulo 1668 del Código Civil ha sido violado según los Recurrentes. El mismo dispone:

    "Por la prescripción se adquieren, de la manera y con las condiciones determinadas en la ley, el dominio y demás derechos reales.

    También se extinguen del propio modo por la prescripción los derechos y las acciones, de cualquier clase que sean".

    El inciso primero del Artículo transcrito incorpora en el Derecho panameño la figura de la Prescripción Adquisitiva de dominio o Usucapión (herencia del Derecho Romano). Este medio lícito de adquirir el dominio sobre los bienes, en base al transcurso del tiempo y con las finalidades establecidas en la Ley, tiene raigambre en el Código Civil español. Esta figura tiene igual connotación en la Doctrina generalizada. M.A. en su celebre "Curso de Derecho Civil Español", nos dice que: "por la usucapión el estado de hecho que se prolonga en el tiempo se convierte en estado de derecho". En cuanto al concepto de esta figura jurídica nos dice:

    "Concepto:Usucapión (o prescripción adquisitiva) es la adquisión del dominio u otro derecho real poseíble, por la posesión continuada del mismo durante el tiempo y con las condiciones que fija la ley.

    De modo, pues, que el usucapiente, durante este tiempo y con esas condiciones aparece, figura, actúa o viene comportándose como titular del derecho de que se trata ( si es del de propiedad, como dueño de la cosa que sea; si del de usufructo, como si fuese usufructuario de la misma). Y ese derecho que realmente no le pertenecía, se convierte en suyo en virtud de que ha venido apareciendo como si le correspondiese". (Resalta la Sal

    1. ALBALADEJO, M., "Curso de Derecho Civil Español", Tomo III, (Derecho de Bienes), Librería Bosch - Ronda Universidad, 11 - Barcelona, 1982, páginas 107-108).

    Sigue señalando el autor citado que, para usucapir, la posesión debe ejercerse: en concepto de dueño, en forma pacífica, pública e ininterrumpida. En este aspecto expresa:

    En concepto de titular del derecho que se usucape.

    "Para usucapir, la posesión ha de tenerse en concepto de dueño de la cosa poseída (si se usucape su dominio), o de titular del derecho que se posea.

    Cuándo haya, o cuándo no, posesión en concepto de dueño es cuestión de hecho que puede fijarse por el comportamiento exterior del poseedor (por ejemplo: disponer de la cosa como suya gastando sus frutos, prestándola, introduciéndole modificaciones, ofreciéndole en venta a terceros, etc.), pero que normalmente se precisará según el concepto en que recibió la posesión (como comprador, como donatario, y no como arrendatario o como depositario, etc.), ya que mientras que no se cambie, en los término que ya sabemos, se sigue poseyendo en aquel concepto (C.C., arts. 436 y 1951, que remite a él).

    Concepto: Para dar lugar a la adquisición por usucapión, la posesión que se tenga ha de ser pacifica.

    Concepto, fin perseguido y alcance.

    Para que permita usucapir, la posesión que se tenga ha de ser pública. Ser pública la posesión significa que no se disfrute ocultamente, como ocurriría si quien la disfruta lo hace a escondidas de los demás.

    La publicidad se refiere, no sólo al hecho de la posesión, sino también a el concepto en que se posee. Puesto que se trata de posesión que ha de tenerse en concepto de dueño, no vale una posesión pública en la que el poseedor que la tuviese efectivamente, como dueño, disimulase el verdadero concepto en que posee, bajo la capa de tenerla como arrendatario o comodatario, por ejemplo.

    Para que produzca usucapión, la posesión ha de ser ininterrumpida" (Resalta la Sala). ALBALADEJO, M., Obra Citada, págs. 118-119.

    Se ha probado, a juicio de la Sala, que E.M.I. ha tenido o ejercido la posesión material de la Finca objeto de la presente controversia por un término superior a quince (15) años, en forma pacífica, pública e ininterrumpida, todo lo cual prefigura el fenómeno de la prescripción adquisitiva de la Finca N°45,139, inscrita al Tomo 1059, Folio 412 de la Sección de la Propiedad, Provincia de Panamá del Registro Público. Sin embargo, el Tribunal Ad-quem no le ha reconocido ese derecho al demandante razón por lo cual, estima la Sala, se dejó de aplicar el Artículo 1668 del Código Civil y de allí, que se ha violado, por la Sentencia impugnada, dicho Artículo en forma directa por omisión.

  11. Se ha violado según los Recurrentes el Artículo 1696 del Código Civil, que dispone:

    "Se prescribe también el dominio y demás derechos reales sobre los bienes inmuebles por su posesión no interrumpida durante quince años, sin necesidad del título ni de buena fe, y sin distinción entre presentes y ausentes, salvo la excepción determinada en el artículo 521."

    Esta disposición reafirma la manera de adquirir la propiedad sobre un bien inmueble, mediante la prescripción adquisitiva, por su posesión no interrumpida durante quince (15) años, sin necesidad del título ni de buena fe y sin distinción entre presentes y ausentes.

    La Inspección Judicial (fs.129-133) arroja luces sobre la realidad de la posesión del demandante sobre la Finca solicitada en Prescripción Adquisitiva. A fojas 131 se observa la repregunta que formuló la apoderada legal del demandado, al igual que la contestación del Perito del Tribunal. A pregunta de dicha apoderada legal sobre si de la Inspección realizada se puede determinar el período de utilización de la finca por el demandante, el Perito del Tribunal contesto: " La finca tiene más de 15 años, por sus cercas en la que se puede ver y reitero que el alambre que rodea todo su perímetro en parte esta (sic) incrustada (sic) sobre las estacas más de una pulgada que rodea el terreno, también tenia más le (sic) 15 años por la estructura encontradas en dicha fincar (sic) como la casa, el tanque del agua y en la que ha perdido todo su galvanizado" (fs. 131). (Destaca la Sala). Al referirse a una pregunta sobre el estado y edad de las puertas o puerta y de la pintura de la casa, el Perito del Tribunal contesto: "Las puertas de la casa, se le ha ido, la pintura y no le puedo contestar que edad tienen, viento, lluvia le han quitado toda la pintura. El estado de la pintura que esta (sic) la casa es bastante nueva, tendrá alrededor de cinco a seis años"(fs.131).

    El Perito del Tribunal, fue preguntado en la diligencia de Inspección Judicial si podía determinar la posesión por un período de 15 años o más de la finca por parte del demandante, y si podía determinar que las cercas o alambrados más antiguos, al igual que los árboles frutales, así como las construcciones existentes fueron realizadas por el demandante y como lo pudo determinar. En relación con estas preguntas contestó lo que se transcribe a continuación:

    "CONTESTO: El perito del Tribunal si puede determinar la posesión de un periodo de 15 años o más y específicamente en esta finca No. 45,139, por lo siguiente: Por sus cercas, por la edad de ellas, la edad de los árboles frutales, la edad de alguna casa que haya existente, el usufructo que se le da a la misma finca, son elementos que nos llevan a determinar cuantos años tiene la finca en prescripción. PREGUNTADO: Puede usted determinar que las cercas o alambrado más antiguo, los árboles frutales y las construcciones existentes, fueron realizados por el demandante y como las puede determinar? CONTESTO: Lo puedo determinar haciéndole preguntas al demandante, los años de construcción tanto de la cerca, como árboles frutales. (fs. 133) (Destaca la Sala)

    A esta prueba Pericial se agrega, para este efecto, la declaración de los testigos de la parte Actora, los cuales, como se deja expuesto, son vecinos del área, otros trabajan en la Finca a prescribir y no se contradicen en cuanto a la posesión pública, pacifica, ininterrumpida mantenida por el D.E.M.I., durante más de 15 años.

    E.M.I., el demandante, ha comprobado plenamente que ha ejercido posesión material sobre la Finca objeto de la presente controversia, de manera pública, pacífica e ininterrumpida, por más de quince (15) años, razón por la cual, la Sentencia impugnada debía reconocer tal derecho, habida cuenta que se han cumplido con los presupuestos señalados en la norma legal pre-citada. Al negar este derecho, la Sentencia recurrida infringió dicha norma.

    Al ponderar el conjunto de las pruebas, la Sala estima que los dictámenes periciales que constan en autos, así como las deposiciones de los testigos, y la prueba documental demuestran que la fuerza de los dictámenes periciales viene dada por la relación de los mismos con el material de hecho, así como la competencia de los mismos y su uniformidad con las demás pruebas. Lo propio se puede decir de la fuerza de los testimonios de la parte demandante, los cuales son coherentes, y uniformes con las demás pruebas aportadas.

    La presente Causal se justifica con fundamento en los cargos de injuricidad contenidos en los Motivos expuestos, y habiéndose probado la violación de los artículos 781, 836, 917, 918, 919, 921 y 980 del Código Judicial, y artículos 432, 424, 1668 y 1696 del Código Civil; procede Casar la Resolución impugnada y dictar la correspondiente Sentencia de reemplazo.

    En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA, SALA CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley CASA la Resolución de 30 de noviembre 2007, dictada por el Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, y en su condición de Tribunal de instancia REVOCA la Sentencia No. 3 de 14 de enero de 2002, proferida por el Juzgado Primero de Circuito de lo Civil del Tercer Circuito Judicial de Panamá, dentro del Proceso Ordinario de Prescripción Adquisitiva de Dominio propuesto por E.M.I. contra JULIO G.A. y en su lugar, DECLARA:

    1. Que el señor E.M.I., varón, panameño, mayor de edad, casado, con cédula No.8-467-573, vecino de esta ciudad, ha adquirido por Prescripción Adquisitiva de Dominio Extraordinaria, la Finca No.45139, inscrita al Folio 412, Tomo 1059, de la Sección de la Propiedad, Provincia de Panamá, del Registro Público.

    2. ORDENA al Director General de Registro Público que inscriba la referida Finca 45139 a nombre del señor E.M.I. por haberla adquirido por Prescripción Adquisitiva.

    Se imponen costas a cargo del demandado, JULIO G.A. y a favor del demandante, E.M.I., que se tasan en la suma de CINCO MIL BALBOAS (B/.5,000.00).

    N., C. y D..

    OYDÉN ORTEGA DURÁN

    ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ -- HARLEY J. MITCHELL D.

    SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)