Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 30 de Abril de 2015

Ponente:Abel Augusto Zamorano
Fecha de Resolución:30 de Abril de 2015
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS: El Licenciado ERIC QUINTANA ESPINOSA, actuando en representación de B.E.L.O., ha presentado recurso extraordinario de casación laboral en contra de la Sentencia de 23 de octubre de 2014, dictada por el TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL SEGUNDO DISTRITO JUDICIAL, dentro del proceso laboral: J.I.H. -VS-B.E.L.O., en su condición de heredera declarada de G.L. (q.e.p.d.). ANTECEDENTES DEL CASO El señor J.I.H. presentó demanda laboral, en razón de que laboró desde el 4 de noviembre de 1989 hasta el 29 de diciembre de 2010, mediante contratación verbal con el señor G.L. (q.e.p.d.), devengando un salario de B/.250.00, por semana, y que no se le han cancelado las prestaciones a las que tiene derecho. El Juzgado Primero de Trabajo de la Tercera Sección, por medio de la Sentencia de 10 de julio de 2014, condenó a la demandada a pagar al trabajador la suma de B/.12,667.03, en concepto de décimo tercer mes vencidos, vacaciones vencidas, prima de antigüedad vencida, en concepto de derechos adquiridos legales adeudados. En virtud de ello, la parte demandada presentó recurso de apelación y al resolver, el Tribunal Superior de Trabajo emitió la Sentencia de 23 de octubre de 2014, confirmando la decisión de la primera instancia, lo que ahora es motivo del recurso de casación. La Sala, por razones de economía procesal, procede en primer término a verificar el cumplimiento de los requisitos previstos en la ley, a fin de determinar si el recurso planteado, se ajusta o no a tales exigencias. El artículo 926 del Código de Trabajo señala que el recurso de casación no está sujeto a formalidades técnicas especiales, pero deberá contener: 1. "Indicación de la clase del proceso, de los nombres y apellidos de las partes, fecha de la resolución recurrida y la naturaleza de ésta; 2. Declaración del fin perseguido con el recurso, que puede ser la revocación de la totalidad de la resolución, o sólo de determinados puntos de ella; y 3. Cita de las disposiciones infringidas, con expresión del concepto en que lo han sido". Finaliza la norma señalando que "Sólo producirán la inadmisibilidad los defectos u omisiones que hagan totalmente imposible el conocimiento de la cuestión controvertida." De igual forma, el artículo 928 del Código de Trabajo establece ciertas condiciones bajo las cuales no procede este recurso extraordinario: "Artículo 928. Recibido el expediente, el Tribunal de Casación Laboral rechazará de plano el recurso si se ha interpuesto contra lo que dispone el artículo 925. Lo mismo hará cuando en el recurso se pida únicamente la corrección, reposición o práctica de trámites procesales." Por otra parte, la jurisprudencia de la Sala en materia laboral, ha sido reiterativa en cuanto a señalar que en sede de casación, no se pueden entrar a debatir aspectos meramente procesales o de índole probatorio, pues esas materias son propias de las instancias ordinarias. Así vemos, para mayor ilustración, lo expuesto en Sentencia de 28 de julio de 2014: "...los aspectos propios de las instancias inferiores, son sustancialmente opuestos a la función jurisdiccional que desarrolla esta Sala de Casación Laboral, en virtud de los cargos que se presentan contra la sentencia; en aquella instancia, las partes se encuentran en una constante confrontación, a fin de demostrar que la verdad material coincida con la verdad procesal; es decir, se suscita un debate entre los hechos y la ley. En la segunda instancia se da un cotejo de esos hechos con la ley, que culmina con una sentencia. Finalizada esas dos instancias, el juicio cambia diametralmente ante la Sala de Casación Laboral, pues ahora lo que se confronta es la sentencia del ad-quem con la Ley, esa es nuestra función, revisar la juricidad de la sentencia impugnada; nos está vedado la función de la etapa de conocimiento." Una vez aclarado estos aspectos, pasamos a revisar el recurso, y se aprecia que el casacionista alega como vulnerados los artículos 737, 736, 82, 62, 136, 575 y 814 del Código de Trabajo, referente a las presunciones legales, al concepto de trabajador y contrato de trabajo, derecho de ascenso, las excepciones y el testimonio referencial. Es oportuno señalar que, tanto el Tribunal de primera instancia como el de alzada, al resolver la controversia de fondo dentro del presente negocio arribaron a la misma conclusión; es decir, la existencia de elementos de convicción de certeza que sustentaran legalmente el derecho del trabajador a recibir sus prestaciones legales. En ese orden, se aprecia que cuando el recurrente denuncia las normas violadas no explica el concepto en que lo han sido cada una de ellas, haciendo una especie de argumentación fáctica sobre la manera inadecuada en que el juez valoró las pruebas y vulneró las normas citadas, utilizando fundamentos dirigidos todos a censurar la manera como el Tribunal de Segunda Instancia valoró el material probatorio que reposa en el proceso, en un intento porque este Tribunal haga una revisión de la sentencia como si se tratase de una tercera instancia, posición que como ya dijimos está vedada efectuarse por medio del recurso de casación. Al sustentar su recurso el censor si bien cita normas que son sustanciales, algunas de ellas, y otras adjetivas, la mayoría de éstas no parecen guardar concordancia con el reclamo laboral y los fines del recurso, pues se refieren a temas de excepciones procesales, derecho de ascenso laboral y testimonio referencial, e impide que la Sala pueda entrar a valorar el recurso presentado, tomando en cuenta que el recurso de casación laboral requiere del cumplimiento de exigencias mínimas que no pueden ser desatendidas por el Tribunal, sin el riesgo de convertir esta instancia extraordinaria en una instancia ordinaria, donde se termine discutiendo temas ajenos a la finalidad del recurso, como lo son el examen de la valoración de pruebas que hiciera el Tribunal ad-quem, lo que sólo en ocasiones excepcionales puede entrarse a debatir en esta instancia, como por ejemplo, en los casos en que dicho Tribunal haya incurrido en un error manifiesto, un error que salte a la vista sin mayor dificultad, o haya infringido la regla de la sana crítica, basado en un equivocado razonamiento apreciativo de las pruebas que conduce a dar por establecido un hecho sin estarlo o al contrario. Sobre este punto, el jurista nacional J.F.P., al respecto señala que: "El Juez que debe decidir con arreglo a la sana crítica, no es libre de razonar a voluntad, discrecionalmente, arbitrariamente. La sana crítica es la unión de la lógica y de la experiencia, sin excesivas abstracciones de orden intelectual, pero también sin olvidar esos preceptos que los filósofos llaman de higiene mental, tendientes a asegurar el más certero y eficaz razonamiento. (COUTURE, E.. citado por J.F. en Estudios Procesales. Tomo I.E.J.P.. Panamá 1988 pág.)" Frente a este escenario jurídico, lamentablemente no se puede seguir el curso de admisión requerido para conocer el fondo del proceso, por lo que procede rechazar el mismo, en atención al artículo 926 del Código de Trabajo y a ello se procede de inmediato. En mérito de lo expuesto, la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativa, de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RECHAZA DE PLANO el recurso de casación laboral, interpuesto por el Licenciado ERIC QUINTANA ESPINOSA, actuando en representación de B.E.L.O.. N., ABEL AUGUSTO ZAMORANO VICTOR L. BENAVIDES P. -- LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ KATIA ROSAS (Secretaria)