Sentencia Contencioso de Supreme Court (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 10 de Marzo de 2015

PonenteVictor L. Benavides P.
Fecha de Resolución10 de Marzo de 2015
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS: La firma forense P.B. &P.P.A. actuando en nombre y representación del señor H.A.L.F. presentó recurso de casación laboral contra la Sentencia de 14 de febrero de 2014, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral propuesto por H.L. en contra de Cervecería Nacional, S.A. Cabe señalar que el resto de la Sala mediante resolución de 7 de noviembre de 2014, declaró legal el impedimento manifestado por el Magistrado A.A.Z. (escrito recibido en Secretaría de la Sala el 24 de octubre de 2014), razón por la cual se realizó un nuevo reparto (3 de diciembre de 2014), correspondiéndole al suscrito sustanciar el recurso que nos ocupa. I. ANTECEDENTES DEL RECURSO El señor H.A.L.F. presentó el día 26 de abril de 2013, demanda laboral ante los Juzgados Seccionales de Trabajo de la Primera Sección, a fin de que se declarara la nulidad del mutuo acuerdo suscrito con la empresa Cervecería Nacional, S.A. el día 30 de noviembre de 2012, y se le condenara al pago de las prestaciones laborales que le corresponden por el monto de B/.69,079.49 El trabajador en su demanda alegó, que el acuerdo de Terminación de la relación laboral por Mutuo Consentimiento suscrito con la empresa demandada es nulo, toda vez que el empleador CERVECERÍA NACIONAL, S.A., a través de sus representantes, incurrió en vicios del consentimiento al momento de su presentación; al igual que no contempló, en dicho convenio, sus derechos adquiridos. Además, señala el trabajador que a él le fue entregada, el 30 de noviembre de 2012, una copia del documento denominado Terminación de la Relación Laboral por Mutuo Consentimiento, en la que se puede apreciar que el mismo está elaborado para ser firmado por PABLO URIBE, Vicepresidente de Recursos Humanos, pero se observa que aparece la firma de C.A. quien firma por P.U., lo que invalida el documento. Asimismo, se indicó que en el citado documento no se menciona el detalle de los derechos adquiridos que son cubiertos. Contra las aseveraciones del trabajador la empresa demanda se opuso, argumentando que el documento denominado Terminación de la Relación Laboral por Mutuo Consentimiento fue suscrito entre las partes de manera voluntaria y sin vicios de consentimiento. Que en el mismo cubre no solo sus derechos adquiridos, sino sumas adicionales no exigidas en la L., conforme a lo que establece el artículo 210, ordinal 1 del Código de Trabajo. Asimismo, el apoderado judicial de la empresa demandada adujo excepción de pago de todos y cada uno de los derechos a que está obligado por L. el empleador a cancelar al trabajador cuando suscribe un mutuo acuerdo Una vez celebradas las audiencias respectivas y evaluadas las constancias procesales, el Juez Primero de Trabajo de la Primera Sección, estimó que el trabajador no fue despedido, por lo que no era procedente acceder a la nulidad del mutuo acuerdo de terminación de la relación de trabajo, al no demostrar la parte demandante los vicios que le atribuyen a dicha decisión. Por lo tanto, declaró probada la excepción de pago propuesta por la demandada. Por su parte, el Tribunal Superior de Trabajo coincide con el A-quo, en el sentido de no acceder a la solicitud del demandante, ya que no se acredita elemento probatorio alguno que permita concluir la existencia de algún vicio de consentimiento, señalado por la L., para que tenga virtud de anular el documento suscrito por las partes, conocido por mutuo consentimiento para terminar la relación laboral. II. CARGOS DEL CASACIONISTA El casacionista afirma que la sentencia impugnada viola los artículos 210 (num. 1), 730, 219 y 225 del Código de Trabajo. Los apoderados judiciales del recurrente manifiestan que la sentencia del Tribunal Superior de Trabajo infringe, de manera directa por omisión, lo dispuesto por el numeral 1 del artículo 210 del Código de Trabajo, por cuanto se ha dejado de aplicar el principio de irrenunciabilidad de derechos al igual que los requisitos para que opere la figura del mutuo acuerdo, ya que no se tomó en cuenta que a su representado, cuando le fue presentado el documento denominado "Terminación de la Relación Laboral por Mutuo Consentimiento," fechado 30 de noviembre de 2012, y por motivo de la fuerte insistencia y el nivel de presión psicológica y acoso por parte de los representantes de a empresa CERVECERÍA NACIONAL, S.A. optó por colocar en el documento la frase "NO CONFORME," junto a su firma, la fecha y la hora de lo ocurrido, caso igual para el documento que le fue entregado denominado "Plantilla- Calculo de Liquidación Salarios," en el cual supuestamente se establece el desglose de los derechos adquiridos a favor del trabajador, mostrando con ello su disconformidad y no consentimiento de la terminación de la relación laboral. Sostiene el casacionista, que es evidente que en el momento que colocó la frase NO CONFORME, es implícito que no ha mediado consentimiento en la terminación de la relación laboral a través de ésta fórmula, lo cual es requisito principal para este tipo de conclusión del contrato de trabajo. Sobre el mismo concepto considera vulnerado artículo 730 del Código de Trabajo, toda vez que alega que el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, no tomó en cuenta, en cuanto a su fondo, la prueba documental consistente en el documento denominado Terminación de la Relación Laboral por Mutuo Consentimiento, fechado 30 de noviembre de 2012; la diligencia de reconocimiento de contenido del documento por parte del trabajador, así como las pruebas testimoniales de C.A., G.R. y L.S.. Que se ignoró el desacuerdo mostrado por el trabajador LINDO FISHER, que se muestra claramente en la prueba documental relacionada al documento denominado "Terminación de la relación laboral por Mutuo Acuerdo" de 30 de noviembre de 2012, en el que se muestra la observación "RECIBIDO NO CONFORME." El recurrente es del criterio que la disposición contenida en el artículo 219 del Código de Trabajo, se violó de manera directa por omisión, por cuanto las consideraciones de hecho y de derecho antes expuestas, y la consecuente declaratoria de nulidad del documento denominado Terminación de Relación Laboral por Mutuo Consentimiento, revelan que la empresa CERVECERÍA NACIONAL, S.A. incurrió en configurar un despido injustificado al trabajador L.F.. Que, como consecuencia de ello, el Tribunal Superior de Trabajo debió aplicar la norma con la finalidad de que se le reconociera las prestaciones laborales que por L. le corresponden, como lo es el pago de la indemnización y los salarios caídos correspondientes. Por último, asevera que si se hubiera hecho el cálculo aritmético correspondiente, claramente hubiese sido establecido lo que solicitaron en la demanda, por lo que se le debió pagar como parte de la declaratoria de nulidad y despido injustificado. Por las consideraciones anteriores, solicitan se revoque en su totalidad la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Trabajo y, en su lugar, se declare la nulidad del documento denominado Terminación de Relación Laboral por Mutuo Consentimiento fechado 30 de noviembre de 2012; y, el consecuentemente despido injustificado del trabajador con el correspondiente pago de B/.69,079.49 en concepto de vacaciones vencidas y proporcionales, décimo tercer mes vencidos y proporcionales, prima de antigüedad, indemnización y el 50% sobre ésta, plan vehicular, plan de combustible y demás prestaciones nacidas de la relación laboral. III. DECISIÓN DE LA SALA Una vez estudiados los argumentos estructurados por el proponente del recurso, la Sala de Casación Laboral procede a decidir la litis sometida a consideración, previo a las siguientes observaciones. Las normas del Código de Trabajo que el casacionista considera vulneradas son los artículos 210, numeral 1 (terminación de la relación de trabajo por mutuo consentimiento), 730 (medios de prueba), 219 (recargo de la indemnización en casos de reintegro) y 225 (prima de antigüedad) del Código de Trabajo. El fundamento de violación de estas normas se centra en el hecho de que el Tribunal no tomó en consideración que el trabajador LINDO FISHER cuando le fue presentado el documento denominado "Terminación de la Relación Laboral por Mutuo Consentimiento," fechado 30 de noviembre de 2012, optó por colocar en el documento la frase "RECIBIDO NO CONFORME," junto a su firma, la fecha y la hora de lo ocurrido, por motivo de la fuerte insistencia y el nivel de presión psicológica y acoso por parte de los representantes de la empresa CERVECERÍA NACIONAL, S.A.; caso igual para el documento que le fue entregado denominado Plantilla- Cálculo de Liquidación Salarios" en el que se establece el desglose de los derechos adquiridos a favor del trabajador, mostrando con ello su disconformidad y no consentimiento de la terminación de la relación laboral. Con sustento en lo anterior, señala el recurrente que el Tribunal debió considerar nulo el mutuo acuerdo suscrito, toda vez que la empresa CERVECERÍA NACIONAL, S.A. incurrió en configurar un despido injustificado contra el trabajador LINDO FISHER, quedando obligada a reparar el daño causado, ya sea a través del reintegro o del pago de la indemnización establecida por el artículo 225 del Código de Trabajo y, en ambos casos, con el abono de los salarios caídos dejados de percibir desde el 30 de noviembre de 2012, conforme el artículo 218 de la misma excerta legal. En primer lugar, es preciso señalar que del examen del expediente laboral se desprende que tanto el Tribunal de primera instancia como el de alzada al resolver la controversia de fondo dentro del presente negocio, arribaron a la misma conclusión, es decir, la ausencia de elementos de convicción que sustentaran la pretensión y cargos de la parte demandante. En torno a este tema, el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial sustenta su decisión en lo siguiente: Este Tribunal Superior previo el análisis detenido de las constancias procesales, debe destacar que no se acredita elemento probatorio alguno que nos permita concluir la existencia de algún vicio del consentimiento señalado por la L. para que tenga la virtud de anular el documento suscrito por las partes, conocido por mutuo acuerdo para terminar la relación laboral. En el tema del onus probandi, y en el caso concreto que nos ocupa respecto a la solicitud de nulidad del mutuo acuerdo, es el trabajador a quien le corresponde demostrar que la suscripción del mismo se dio mediante error, violencia, intimidación o dolo, que son los elementos que vician el consentimiento de conformidad con la ley, y en este sentido la parte actora no cumplió con la exigencia del artículo 735 del Código de Trabajo, y de la jurisprudencia consistente y reiterada en lo que se refiere a invalidar la terminación de la relación de trabajo vía numeral 1 del artículo 210 del Código de Trabajo. ... Los criterios ampliamente mayoritarios de todas las instancias, ordinarias y extraordinarias, en materia de validez de documentos de mutuos acuerdos para terminar las relaciones de trabajo, han sido determinantes en el sentido de esclarecer entre otros punto medulares, como la carga de la prueba antes expuesta, el hecho esencial de que no es suficiente aducir o alegar coacción, amenazas o presiones para la consecución de la firma en esta clase de documentos, sino que, por el contrario, lo contundente es que el que alega vicios de consentimiento, debe acreditar fuera de toda duda, lo que hemos reiterado la existencia de algún elemento que invalide tal acuerdo, concretamente según el artículo 1116 del Código civil, que preceptúa "Será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidación y dolo," y que tiene directa relación con la excerta laboral, en materia precisamente de los mutuos acuerdos como fórmula de terminación de la relación laboral" Los argumentos del recurrente de cara a las constancias procesales particularmente la sentencia de 14 de febrero de 2014, dictada por el Tribunal ad-quem, persuaden a la Sala de que no le asiste la razón al impugnante por diversos motivos. Así, como bien anotara el Tribunal de primer grado y fue corroborado por el de apelación, en el caso que involucra a las partes no es posible señalar que, al firmar el acuerdo, desconocía los detalles de las prestaciones que pagaron, ya que claramente establecieron cada una de ellas que incluyen los cálculos por cada concepto en la hoja de cálculo que también firmó. El artículo 210 en concordancia con el 8, ambos del Código de Trabajo, proscriben que los pactos suscritos entre obreros y empresarios conlleven renuncia de derechos, bajo pena de invalidez del pacto o estipulación respectiva. Lo mismo ocurre respecto de aquel acuerdo consensuado para dejar sin efecto el vínculo laboral. No obstante, la Sala concuerda con los Tribunales inferiores en que el mutuo acuerdo entre las partes de este proceso, no implica renuncia de derechos ni está afectado por un vicio del consentimiento presuntamente derivado de la intimidación ejercida por el patrono respecto del ánimo del trabajador para que el mismo suscribiera el pacto de finalización de labores. Este extremo no ha sido acreditado por el trabajador, así lo dejó plasmado en su sentencia el juzgador de primera instancia, a saber: "En cuanto al vicio de consentimiento que manifiestan adolece dicha terminación, porque el demandante fue objeto de coerción, presión psicológica y acoso por parte de los representantes de la empresa, con el propósito de demostrar estas afirmaciones aportan pruebas testimoniales y de las mismas no podemos concluir en que consistieron esas medidas de coerción o presión en su contra. El propio demandante señala en su reconocimiento que si bien no lo dejaron salir, firmó el documento que le suministraron y en el que pudo añadir no estar conforme, pero no aportan prueba alguna distinta a su dicho para demostrar que así ocurrió.(sic f. 109). Como se extrae de lo expuesto, la causal de invalidez absoluta del acuerdo que pone fin a la relación entre las partes no fue probada, extremo que no puede ser suplido por el Tribunal, por lo que su eficacia jurídica se mantiene y no es otra que disolver el referido vínculo. El trabajador firmó y recibió el pago de sus prestaciones tal como consta a fojas 75 de los autos, mediante cheque No. 342434, fechado el 5 de diciembre de 2012, y por el monto de B/.41,215.93, cuyo desglose le fue entregado al trabajador al momento que firmó el acuerdo de cese de labores. Por ende, en las circunstancias descritas, no es dable a la parte obrera suscribir un acuerdo de terminación de labores para luego venir contra sus propios actos alegando vulneración de un principio, en este caso, el de irrenunciabilidad contenido en el artículo 8 del Código de Trabajo, pues ello no se evidencia del mismo. Por el contrario, en el referido detalle se incluyeron todas y cada una de las prestaciones laborales que ahora reclama el trabajador. Así las cosas, este Tribunal de Casación reafirma el criterio expuesto en instancias inferiores, en el sentido de que no existe prueba que evidencie presión e intimidación para suscribir el mutuo consentimiento, quedando descartado que el señor H.L., haya firmado el documento, por medio del cual se pone fin a la relación de trabajo habida con la empresa CERVECERÍA NACIONAL, S.A., como consecuencia de fuertes insistencias, presiones psicológicas o acoso por parte de representantes de la empresa demandada.. Además, se reitera que no existe evidencia probatoria de que el mutuo acuerdo implique renuncia de derechos, por lo que consideramos que no hubo despido injustificado que produzca pago de una indemnización conforme el artículo 225 del Código de Trabajo, ni mucho menos el reintegro del trabajador con el consecuente pago de un recargo en la indemnización contenido en el artículo 219 de la excerta legal citada. Después de examinar las constancias procesales, esta Superioridad considera que en autos no hay elementos de mérito para variar la decisión adoptada por el Tribunal Superior de Trabajo; y por ende, desestima los cargos de violación endilgados a los artículos 210 (numeral 1), 730, 219 y 225 del Código de Trabajo, por lo que se procede a negar la pretensión del recurrente. Por consiguiente, la Sala Tercera de lo Laboral de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la L., NO CASA la sentencia proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial el 14 de febrero de 2014, dentro del proceso laboral promovido por HERNAN LINDO FISHER contra CERVECERÍA NACIONAL, S.A. Notifíquese, VICTOR L. BENAVIDES P. LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- OYDÉN ORTEGA DURÁN KATIA ROSAS (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR