Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 19 de Noviembre de 2015 (caso Casación laboral de la Corte Suprema de Justicia - Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral, de 19 de noviembre de 2015)

Ponente:Nelly Cedeño de Paredes
Fecha de Resolución:19 de Noviembre de 2015
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

La Firma Forense Alfaro, Ferrer & Ramírezactuando en nombre y representación de LPG de Panamá, S.A. ha recurrido en Casación Laboral contra la Sentencia de 28 de enero de 2010, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral arriba descrito.

  1. ANTECEDENTES DEL RECURSO.

    El presente proceso bajo estudio, se inicia con demanda de reintegro que interpusiera el señor AURELIO TEJADA, por violación al fuero sindical que lo amparaba. Manifiesta que la empresa demandada, lo despidió sin que se cumplieran las exigencias legales para tal fin.

    La Dirección Regional de Trabajo de San Miguelito, mediante el Auto No.08-DRTSM-09 de 28 de julio de 2009, ordenó el reintegro del trabajador, decisión que fue impugnada por la empresa demandada, argumentando que el trabajador no estaba amparado por fuero sindical alguno.

    El Juzgado Tercero de Trabajo de la Primera Sección, mediante Sentencia No.74 del 15 de diciembre de 2009, resolvió revocar la decisión proferida por la Dirección Regional de Trabajo que ordenó el reintegro a sus labores habituales del trabajador AURELIO TEJADA, pues consideró que "...se desprende que el señor AURELIO TEJADA, ocupa el cargo de suplente de la Secretaría de Asuntos Femeninos del Sindicato, sin embargo dicha Secretaría es la número trece (13) en el orden señalado en dicha certificación, por lo que de acuerdo a lo establecido en el artículo 369 del Código de Trabajo, no se encontraba protegido por el Fuero Sindical, al momento de su despido de la empresa LPG DE PANAMA, S.A." (f.73)

    Esta decisión fue apelada por el trabajador. El Tribunal de la alzada, decide revocar la sentencia de primer grado, pues es del criterio que "estamos ante una organización que cuenta con la posibilidad de aforar a todos sus suplentes de la junta directiva, entre ellos el señor Aurelio Tejada, sin que deba entrarse a dilucidar que número de votos obtuvo en las elecciones, pues ese es tema de debate en los casos en que se trate de un miembro principal de la Directiva." (f. 100)

  2. CARGOS DEL CASACIONISTA

    El casacionista afirma que la sentencia impugnada viola los artículos 381, 369, 382 y 732 del Código de Trabajo.

    En primer lugar, el recurrente manifiesta que la sentencia de 28 de enero de 2010, infringe por indebida aplicación, el contenido del artículo 381 del Código de Trabajo, por cuanto la misma hace referencia a que los suplentes de los directivos de las organizaciones sociales gozan de fuero sindical, sin embargo, los artículos 369 y 382 del Código de Trabajo, establecen claramente que hasta 11 principales e igual número de suplentes, son quienes gozan de fuero sindical, siempre y cuando el sindicato cuente con más de 200 miembros.

    Sustenta el casacionista que el Tribunal Superior infringe de forma directa por omisión el artículo 369 del Código de Trabajo, por considerar de infinito que todos los suplentes gozan de fuero sindical, lo que resulta inaceptable jurídicamente y hasta peligroso, por decir lo menos, en el manejo de las relaciones laborales entre el sector privado y las organizaciones sindicales, ya que todos sus miembros podrían reclamar inamovilidad laboral por fuero sindical.

    Asimismo, considera vulnerado artículo 382 del Código de Trabajo, en el sentido que de aplicarse en conjunto con el artículo 369 el Ad quem no hubiese ordenado el reintegro del Señor Aurelio Tejada a su puesto de labores, ya que la posición de suplente de Asuntos Femeninos, específicamente en la posición No.13, no está amparada por fuero sindical.

    Por último, el casacionista estima vulnerado el artículo 732 del Código de Trabajo por error de hecho en la valoración de la prueba en correlación con los artículos 369, 381 y 382 del Código de Trabajo, ya que las pruebas documentales que reposan a fojas 9, 10 y 11 del expediente, evidencian que, en efecto, el trabajador ocupaba en la Junta Directiva del Sindicato de Trabajadores de las Compañías Distribuidoras de Productos de Petróleo y Afines de la República de Panamá (SITRACODISPETROLARP), la posición de suplente de Asuntos Femeninos, específicamente en la posición No.13. Sostiene además, que en vista que la votación fue en nóminas (plancha), mal puede determinarse el número de votos de cada uno de estos suplentes, lo que no puede interpretarse que, en consecuencia, absolutamente todos gozan de fueron sindical.

    III OPOSICIÓN AL RECURSO

    El apoderado legal del trabajador se opone a los argumentos esbozados por la representación judicial de la empresa, fundamentando su escrito de oposición medularmente en los siguientes hechos:

    1. las Juntas Directivas de los sindicatos pueden, de acuerdo a sus Estatutos, determinar el número de suplentes que conformarán su cuerpo ejecutivo (Artículo 369 del Código de Laboral)

    2. - Tienen fuero sindical los suplentes "...aún cuando no actúen" (numeral 3 del Artículo 381)

    3. - Los Directivos Suplentes en la cantidad que sean designados y aún cuando no actúen, tendrán fuero dependiendo de la cantidad de miembros de la organización, así:a) Si el sindicato tuviere más de 200 miembros, todos los Suplentes gozarán de fuero sindical, yb) Si el sindicato tuviere menos de 200 miembros, sólo 5 de los Suplentes gozarán de fuero sindical los que se determinarán "...tomando en cuenta los que hubieran obtenido el mayor número de votos en la respectiva elección" (Artículo 382)

    4. - A los Suplentes en las Directivas de Federaciones, Confederaciones y Centrales no se les aplicarán las reglas contenidas en el punto No.3 de nuestro argumento.

    Finalmente solicita se confirme el hecho de que el trabajador AURELIO TEJADA tiene fuero sindical como Directivo Suplente en la Secretaría de Asuntos Femeninos del Sindicato de Trabajadores de las Compañías Distribuidoras de Productos de Petróleo y Afines de la República de Panamá (SITRACODISPETROLARP)

  3. DECISIÓN DE LA SALA

    Una vez establecida los motivos por los cuales se recurre ante esta Máxima Corporación de Justicia Laboral, como también de aquellas que llevan al trabajador a oponerse, la Sala procede decidir la litis planteada.

    El recurrente alega como infringidos, entre otros, los artículos 381 (num.3), 369 y 382 del Código de Trabajo, que a la letra dicen:

    Artículo 381. Gozaran de fuero sindical:

    1. 2...

    2. Los suplentes de los directivos, aun cuando no actúen;

    Artículo 369. La Junta Directiva estará compuesta del número de miembros principales y suplentes que determinen los estatutos, quienes deberán ser mayores de edad. No obstante lo anterior, los principales de dichas directivas hasta un máximo de once, gozarán de fuero sindical. Los suplentes gozarán de fuero sindical de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 382.

    Artículo 382. En el caso a que se refiere el ordinal 3°, del artículo anterior, si el sindicato tuviere más de doscientos miembros podrá designarse un número de suplentes igual o menor de los principales, y todos gozarán de fuero sindical. Si el sindicato tuviere menos de doscientos miembros, podrá designarse un suplente por cada miembro principal de la directiva, pero sólo se reconocerán los beneficios del fuero sindical hasta cinco suplentes, que se determinarán tomando en cuenta los que hubieren obtenido el mayor número de votos en la respectiva elección.

    Los argumentos del casacionista para alegar como transgredidos los artículos citados, se centran en la inexistencia del beneficio del fuero sindical para el señor AURELIO TEJADA. Sustenta que la violación se constituye cuando el Tribunal de segunda instancia desconoce que los artículo 369 y 382 del Código de Trabajo, establecen claramente, que hasta 11 principales e igual número de suplentes son quienes gozan de fuero sindical, siempre y cuando el sindicato cuente con más de 200 miembros. Y que para el caso del trabajador Tejada, el mismo ocupa la posición No.13 (Suplente del Secretario de Asuntos Femeninos del Sindicato).

    El Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, al plasmar su decisión en la sentencia recurrida, decidió revocar la sentencia de primera instancia, tras considerar que "...nuestra normativa laboral es clara al sostener en su artículo 382 las condiciones en las que se debe reconocer el fuero sindical a los miembros suplentes de las directivas de estas organizaciones sindicales indicando que cuando se traten de organizaciones con más de 200 miembros, todos los suplentes designados gozarán de fuero sindical; y, en el caso que nos ocupa, tenemos que advertir que según certificación del Departamento de Organizaciones Sociales del Ministerio, visible a foja 11, consta que el Sindicato de Trabajadores de las Compañías Distribuidoras de Productos de Petróleo y Afines de la República de Panamá (SITRACODISPETROLARP), cuenta con 219 afiliados"

    Luego de examinar la decisión adoptada, en contraste con los cargos de violación alegados, la Sala hace las siguientes consideraciones:

    En el presente caso, como hemos visto, se debate sobre la existencia o no del fuero sindical en que pudiera estar amparado el trabajador Aurelio Tejada.

    Dicho lo anterior, dentro del expediente laboral, obra a foja 10, certificación emitida por el Jefe del Departamento de Organizaciones Sociales del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, de fecha 17 de junio de 2009, en la que hace constar que, según los datos que reposan en sus archivos, en Asamblea General, realizada el 16 de agosto de 2009, se escogió una nueva Junta Directiva del Sindicato de Trabajadores de las Compañías Distribuidoras de Productos de Petróleo y Afines de la República de Panamá (SITRACODISPETROLARP), en la cual el señor Aurelio Tejada ocupa el cargo de Suplente de la Secretaría de Asuntos Femeninos.

    Asimismo, esta dependencia certificó que, según los datos suministrados por el sindicato, a través de las tarjetas de afiliación, el mismo consta de doscientos diecinueve (219) afiliados.

    Respecto a la garantía del fuero sindical, esta Sala comparte plenamente el criterio expuesto por el Tribunal Superior de Trabajo en cuanto a su definición, fuentes y alcance. No obstante, contrario a lo expuesto por el Ad quem, considera la Sala que no resulta tan fácil deducir que estamos ante una organización que cuente con la posibilidad de aforar a todos los suplentes de su junta directiva.

    Creemos que la confusión por parte del Tribunal de Segunda Instancia, estriba en la interpretación del artículo 382 del Código de Trabajo, cuando dispone que "...si el sindicato tuviere más de doscientos miembros podrá designarse un número de suplentes igual o menor de los principales, y todos gozarán de fuero sindical."

    Se trata de una interpretación restrictiva de la citada disposición. Si bien es cierto que no le es permisible al Juzgador realizar interpretaciones distintas de la ley, cuando su letra es clara, so pretexto de buscar un sentido distinto al que la propia norma prevé, es importante señalar, que la doctrina nacional ha establecido que "la interpretación no es una operación arbitraria que deja al texto legal a merced de cualquier interpretación, sino que debe realizarse de acuerdo con ciertas reglas y criterios." "...para tener una comprensión cabal de una ley se deben tomar en cuenta todos sus elementos, tanto históricos como "objetivos" Ciertamente el interprete tiene necesidad, también, de reconstruir...la idea originaria de la fórmula legislativa, o el sentido inicial del acto jurídico, sin que con ello acabe de cumplir su tarea." (Hoyos, Arturo Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Editorial Jurídica Iberoamericana, 2005, pág.155)

    Así las cosas, sin el ánimo de suplir una omisión legislativa y en base al razonamiento doctrinal, tenemos entonces que el contenido de la primera parte del artículo 382 del Código de Trabajo, ha de aplicarse en forma muy cautelosa, ya que puede llevar a una aplicación rigurosa que pudiera conducir a resultados irracionales.

    Ahora bien, sobre el aspecto de que "todos" los directivos suplentes de aquellos sindicatos que tuvieren más de doscientos miembros, resulta importante considerar el alcance de esta frase y preguntarse si esa totalidad de directivos suplentes gozan, o no, del fuero sindical.

    Estima la Sala que, cuando el artículo 382 del Código de Trabajo dispone que gozaran de fuero sindical todos los suplentes, en aquellos casos en que la organización sindical cuente con una membresía mayor a doscientos integrantes, se infiere que gozaran de dicho beneficio, los suplentes de aquellos once (11) directivos principales que gocen de esta garantía. Veamos porque.

    El Código de Trabajo de 1972, adoptado mediante Decreto de Gabinete No.252 del 30 de diciembre de 1971, disponía en su artículo 369 que la Junta Directiva de los sindicatos estaría "compuesta por no menos de cinco ni más de once miembros principales" permitiéndose designar un número de suplentes igual al de los principales. Vemos pues, que esta disposición limitaba el número de integrantes principales y suplentes de la Junta Directiva de los sindicatos. (resalta la Sala)

    Posteriormente, el artículo 46 de la Ley 44 de 12 de agosto de 1995 (Por la cual se dictan normas para Regularizar y Modernizar las Relaciones Laborales), subroga el artículo 369 del Decreto de Gabinete No.252 en el sentido de que deja en manos de los estatutos del propio sindicato, la determinación de la cantidad de miembros principales y suplentes que conformarán su Junta Directiva. No obstante, mantiene el número máximo en once (11) de aquellos miembros principales de la directiva que gozarán de fuero sindical.

    Así las cosas, se colige que cuando el artículo 382 del Decreto de Gabinete No.252 disponía que todos gozarán de fuero sindical, refiriéndose a los suplentes de las directivas de aquellos sindicatos que tuvieren más de doscientos miembros, dicha protección debía interpretarse en concordancia con el artículo 369 vigente a la época. En ese sentido, resulta que, para ese entonces, sólo podía designarse un número de suplentes igual al de los principales, pero dicha Junta Directiva no podía estar conformada por un número mayor a once (11) miembros principales. De ahí, la afirmación de que "todos gozarán de fuero sindical."

    De otro modo, ningún sindicato podía contar con una Junta Directiva mayor a veintidós (22) miembros. Es decir, once (11) principales con sus respectivos suplentes, los cuales gozarían, en su totalidad, del beneficio del fuero sindical.

    En otras palabras, la afirmación expuesta por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial en el sentido de que "estamos ante una organización que cuenta con la posibilidad de aforar a todos sus suplentes de la junta directiva" perdió validez y vigencia luego de la reforma del 12 de agosto de 1995 (Ley 44).

    Del extracto de la jurisprudencia citada y que sirvió de referencia al Tribunal de Segunda instancia para dilucidar la cuestión controvertida, se colige precisamente lo explicado en párrafos precedentes, por cuanto al ser un número definido de directivos y suplentes "todos" gozarían de fuero sindical de conformidad con el artículo 382 del Código de Trabajo, en concordancia con el artículo 369 vigente a la época. (Resolución de 18 de enero de 1979, Sindicato de Trabajadores de la Industria de Productos Oleoginosos, Jabones, Detergentes y Conexos de Panamá (Catalino Vissuette) -vs- Cía. Panameña de Aceites, S.A. y la Resolución de 12 de julio de 1996, Recurso de Casación Laboral contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior de Trabajo el 10 de mayo de 1994 - Enoch A Sáenz -vs- Agromarina Panamá, S.A.)

    Sin embargo, para el caso que nos ocupa, la situación es distinta, pues, cuando se subroga el artículo 369 del Código de Trabajo de 1972, mediante el artículo 46 de la Ley 44 del 12 de agosto de 1995, se mantuvo el número máximo en once (11) de aquellos directivos que gozaran de fuero sindical, así como sus respectivos suplentes. La intención del legislador fue solamente permitir la autodeterminación de las organizaciones sociales en cuanto al número de sus miembros directivos (principales y suplentes) de conformidad con sus estatutos.

    Por ende, en los casos de sindicatos con un número mayor de 200 integrantes, no basta solamente ser miembro de la Junta Directiva para gozar de fuero sindical, sino que corresponde a la parte que lo alega, demostrar efectivamente ser uno de los once (11) directivos, o -suplentes de éstos-, cuyos cargos gozan de fuero sindical, toda vez que, de acuerdo a los artículos 369 y 382 del Código de Trabajo, son éstos los que se beneficiarán de dicha garantía. Carecería de toda lógica jurídica mantener el reintegro de un trabajador, amparándolo bajo la protección especialísima del fuero sindical, por el sólo hecho de ser miembro suplente en una directiva de un sindicato con más de doscientos (200) afiliados, cuando en autos no consta claramente que goce de tal beneficio.

    A modo de ilustración, de atenernos a la interpretación que sostiene el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, resultaría que si un sindicato tuviere más de doscientos (200) miembros y tiene la facultad de conformar su directiva de conformidad con sus estatutos, nada impide que esta organización social contare con una junta directiva de veinticinco (25) miembros (principales y sus respectivos suplentes), lo que representaría, entonces, que este mismo sindicato podría determinar el número de suplentes que gozarán del fuero sindical. Es decir, de esos 25 principales, sólo 11 gozarían de fuero sindical, sin embargo de los 25 suplentes "todos" estarían amparados con esta garantía. Reiteramos, carece de lógica jurídica. Si fuere la intención del legislador beneficiar con el fuero sindical a todos los suplentes de aquellos sindicatos que tuvieren más de 200 miembros, resulta obligante el siguiente cuestionamiento: ¿porqué no a los principales?

    En ese sentido, con la reforma se deja a criterio de los estatutos del sindicato la determinación en cuanto al número de integrantes de su Junta Directiva. Sin embargo, se mantiene en veintidós (22) el número máximo de trabajadores directivos amparados por el fuero sindical (11 principales y sus respectivos suplentes), en aquellos casos en que el sindicato tuviere más de doscientos (200) miembros.

    La Sala se permite observar que, para el caso en estudio, debe entenderse por fuero sindical, la garantía que se otorga a determinados trabajadores como consecuencia de una elección acorde con los presupuestos legales y, subsidiariamente, por los estatutos que rigen la organización. No se puede, bajo ningún concepto, avalar el hecho de que es el propio sindicato el que determinará el número de trabajadores que gozarán de fuero sindical, cuando esta determinación es de carácter estrictamente legal.

    Siendo obvio que si las normas del Código de Trabajo limitan el beneficio del fuero sindical a un grupo determinado de trabajadores de un sindicato, es porque se trata de un derecho excepcional, lo cual conlleva por lógica jurídica, la carga de probarlo al trabajador que alega estar investido de fuero y no al empleador.

    Nada del material probatorio aportado al expediente, revela que el trabajador Aurelio Tejada, sea miembro "suplente" de uno de los once (11) directivos principales amparados por el fuero sindical.

    De lo anterior, se deduce que el trabajador Aurelio Tejada, no logró acreditar fehacientemente que, al momento del despido, lo amparaba fuero sindical alguno, en virtud de lo establecido en los artículos 369 y 382 del Código de Trabajo.

    Para probar el fuero sindical alegado, el trabajador no presentó prueba alguna con referencia a las exigencias de las normas aplicables al caso. Pues bien, Aurelio Tejada debió acreditar en la demanda de solicitud de reintegro por violación al fuero sindical, presentada ante la Dirección Regional de Trabajo de San Miguelito, no sólo que pertenecía a la directiva de un sindicato con más de doscientos miembros, sino que le correspondía probar que el cargo de suplente que ejerce en la Secretaría de Asuntos Femeninos del Sindicato de Trabajadores de las Compañías Distribuidoras de Productos de Petróleo y Afines de la República de Panamá (SITRACODISPETROLARP), estaba amparado por el fuero sindical.

    Debe tenerse presente además, y así lo ha sentado esta Sala en distintos pronunciamientos, que el trabajador que invoca un fuero tiene la carga de probar, sin que haya lugar a dudas, que fue despedido cuando gozaba de fuero, toda vez que el derecho a fuero no se presume sino que, por el contrario, como indicáramos, es un derecho de tipo excepcional.

    Ante lo anteriormente expuesto, considera la Sala que no se amerita el estudio de las demás infracciones y no queda más que acceder a las pretensiones del recurrente y casar la sentencia.

    En consecuencia, la Sala Tercera de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CASA la Sentencia de 28 de enero de dos mil diez (2010), proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral de impugnación de reintegro instaurado por la empresa LPG DE PANAMA, S.A. contra el trabajador AURELIO TEJADA.

    Notifíquese,

     

    NELLY CEDEÑO DE PAREDES

    LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

    KATIA ROSAS (Secretaria)