Sentencia Contencioso de Supreme Court (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 27 de Diciembre de 2019

PonenteCecilio A. Cedalise Riquelme
Fecha de Resolución27 de Diciembre de 2019
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Tercera de lo Contencioso Administrativo

Ponente: Cecilio A. Cedalise Riquelme

Fecha: 27 de diciembre de 2019

Materia: Casación laboral

Casación laboral

Expediente: 384-19

VISTOS:

El Licdo. C.G. actuando en nombre y representación de J.J.Á., interpuso recurso de casación laboral contra la Sentencia de 30 de mayo de 2019, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del proceso laboral promovido en contra de Transporte Mensabé, S.A.

ANTECEDENTES DEL CASO

El trabajador señaló que inició labores en septiembre de 2015 y terminó el 28 de junio de 2018, laboraba como conductor de varias unidades de taxi de la empresa demandada y devengaba un salario de B/800.00 al mes. Solicitó el pago de prima de antigüedad, además de décimo tercer mes y vacaciones vencidas y proporcionales por un monto de B/5,516.09.

El Juzgado de Trabajo de la Sexta Sección ordenó a Transporte Mensabé, S.A., pagarle al trabajador la suma de B/.2,136.23 en concepto de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad. Consideró que quedó demostrado un salario mensual de B/500.00 al mes y que el tiempo de la relación de trabajo se extendió de diciembre de 2015 a junio de 2018. Efectuó el cálculo de las prestaciones, descontó y ordenó el pago de la diferencia.

El Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial confirmó la Sentencia que condenó al pago parcial de lo reclamado, por considerar probado que se cancelaron sumas en concepto de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad. Indicó que no es posible que después de firmar un recibo de pago se pretenda volver a cobrar el mismo concepto.

FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN

El Lic. C.G. actuando en nombre y representación de J.J.P. interpuso recurso de casación contra la Sentencia de 30 de mayo de 2019 proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, por medio de la cual se confirmó la decisión del Juzgado de Trabajo de la Sexta Sección que condenó a Transporte Mensabé, S.A. al pago de diferencia de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad.

Indica que se trata de un proceso laboral común y solicita que se case la Sentencia de 30 de mayo de 2019 del Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, confirmatoria de la Sentencia No. 33 del 15 de noviembre de 2018 del Juzgado de Trabajo de la Sexta Sección.

Como norma infringida señaló las siguientes:

· El artículo 52 del Código de Trabajo que establece que todo trabajador tiene derecho a un descanso anual remunerado.

Indica que es obvia la violación de esta norma toda vez que, tal cual consta en el expediente, tanto en los recibos de pago aportados como pruebas por parte de la empresa, en la contestación de la demanda, como en las sentencias de primera y segunda instancia, la parte empleadora pagaba vacaciones al trabajador todos los meses, sin embargo no le otorgó su respectivo descanso.

· El Artículo 54 del Código de Trabajo, numeral 5 que dispone que las sumas que deba recibir el trabajador le serán liquidadas y pagadas con tres días de anticipación respecto de la fecha en que comience a disfrutar del descanso anual.

Señaló que esta norma establece claramente la forma en la que deben ser pagadas las vacaciones del trabajador y en ningún momento deja a libre discreción del empleador la forma de pago de las mismas, salvo la disposición del artículo 56 del Código de Trabajo. Es por ello que el criterio utilizado por el respectivo Tribunal Superior que señala que no existe norma que prohíba el pago periódico de algunos derechos al trabajador, viola esta norma.

· El Artículo 56 del Código de Trabajo que contempla que los trabajadores deben gozar, sin interrupciones, de su período de vacaciones y solamente se podrán dividir en dos fracciones iguales como máximo, cuando así se permita en una convención colectiva de trabajo y previo acuerdo con el trabajador.

Sostiene que el trabajador no descansó durante todo el tiempo laborado y no solo esto, sino que sus vacaciones se le pagaban mensualmente, lo que quiere decir que de haber solicitado su mes de descanso tendría que irse sin su respectivo salario.

· El Artículo 59 del Código de Trabajo que regula que las vacaciones se conceden para que el trabajador disfrute de descanso y no se permitirá su renuncia a cambio de una remuneración o compensación, salvo la acumulación hasta por dos períodos, mediante acuerdo entre el trabajador y el empleador que será notificado a la autoridad de trabajo.

Indica que el Tribunal Superior de Trabajo omitió la aplicación de esta norma laboral debido a que al trabajador nunca se le concedió su tiempo de descanso y en cambio, mensualmente recibía una supuesta suma mensual en concepto de vacaciones, algo que prohíbe este artículo.

· El Artículo 224 del Código de Trabajo que indica que a la terminación de todo contrato por tiempo indefinido, cualquiera que sea la causa de terminación, el trabajador tendrá derecho a recibir de su empleador una prima de antigüedad, razón de una semana de salario por cada año laborado, desde el inicio de la relación de trabajo.

Apunta que esta norma fue vulnerada al permitirse que la prima de antigüedad sea al igual que las vacaciones pagada todos los meses, cuando la norma citada es clara al señalar que debe ser cancelada al terminar la relación laboral. Agregó que la prima de antigüedad va de la mano con la antigüedad que el trabajador tenga en la empresa y debe ser cancelada una vez que termine la relación laboral por tiempo indefinido y la única opción que establece nuestro Código de Trabajo para el pago de la misma, es el Fondo de Cesantía.

· Decreto No. 221 de 18 de noviembre de 1971 que crea una bonificación especial llamada décimo tercer mes y establece que corresponde al salario de un mes dividido en tres partidas que deben ser pagadas el 15 de abril, 15 de agosto y 15 de diciembre de cada año.

Dice que se vulnera esta norma laboral porque el Decreto en mención establece claramente las fechas en las que deben ser canceladas todas las partidas del décimo tercer mes, por lo que no deja a la libre discreción del empleador el pago

DECISIÓN DE LA SALA

Nos corresponde revisar el recurso de casación presentado en atención a los artículos 924, 925 y 926 del Código de Trabajo. El objeto principal del recurso de casación laboral es enmendar los agravios inferidos a las partes en las resoluciones judiciales de segunda instancia que hacen tránsito a cosa juzgada o que puedan causar perjuicios irreparables o graves. Además, debe procurarse la exacta observancia de las leyes y uniformarse la jurisprudencia nacional.

Conforme a las normas indicadas, el recurso de casación está reservado para los autos y sentencias que ponen fin al proceso o imposibilitan su continuación, pronunciados en conflictos individuales o colectivos con una cuantía mayor de mil balboas y cuando se relacionen con la violación del fuero sindical, gravidez, riesgo profesional o declaratoria de imputabilidad de huelga, independientemente de la cuantía.

Se cumple con los presupuestos enunciados, toda vez que el recurso ha sido promovido contra una sentencia de segunda instancia del Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial que pone fin a un proceso común.

Se atendieron los requisitos de presentación, la indicación de la clase de proceso, el nombre y apellido de las partes, la fecha de la resolución recurrida, el fin perseguido y la disposición que se considera infringida con el concepto de su infracción.

Dado que de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 926 del Código de Trabajo sólo producen la inadmisibilidad los defectos u omisiones que hagan totalmente imposible el conocimiento y no se presenta ninguno de esta clase, se entrará a resolver.

Analizadas las constancias del proceso, observamos que está probado el pago de parte de las prestaciones reclamadas mediante la presentación de varios recibos, por lo cual se ajusta a derecho la decisión del Tribunal Superior de Trabajo que confirmó la decisión de primera instancia que ordenó el pago de la diferencia adeudada. (fs. 16 a 31 del expediente principal)

Se cuestiona que las prestaciones fueran satisfechas de manera adelantada, pero de los recibos se desprende el acuerdo de las partes para que fueran reconocidas de esta forma porque consta en ellos la firma del trabajador, sin que se haya presentado prueba alguna para invalidar su valor.

Cuando se realiza el pago de prestaciones es importante que se detalle el concepto en que se realiza el pago y ello aparece con toda claridad en los recibos que sirvieron de base para la decisión del Tribunal Superior, el cual efectuó el cálculo en base al salario y tiempo acreditado, resultando una suma a favor del trabajador que fue precisamente el monto de la condena, por consiguiente no proceden las objeciones a la Sentencia

Distinta fuera la situación, si se hubieran aportado recibos sin indicar qué y cuánto era lo pagado, pero no existe duda sobre los conceptos detallados y el monto de los mismos. La información de los recibos es específica a efecto de reconocer lo satisfecho y después que el trabajador recibió las cantidades indicadas, no puede desconocerse el cumplimiento parcial de las prestaciones que se reclaman.

Por lo explicado, debe negarse la petición para que se case lo decidido por el Tribunal Superior de Trabajo, puesto que se acreditó el pago parcial de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad, sin incurrir en la violación de ninguna de las normas invocadas, a saber: el Decreto No. 221 de 18 de noviembre de 1971, los artículos 52, 54 numeral 5, 56, 59 y 224 del Código de Trabajo. En todo caso, la sentencia de segunda instancia confirmó la obligación del empleador de pagar la diferencia adeudada por estos conceptos, aplicando debidamente las normas citadas y de acuerdo al material probatorio que obra en el expediente.

En consecuencia, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 30 de mayo de 2019, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del proceso laboral interpuesto por J.J.Á.P.V.T.M., S.A.

Asimismo, se DISPONE que la actuación surtida o levantada con ocasión del presente recurso de casación laboral se remita al Tribunal Superior para que sea adjuntada al expediente principal.

Sin costas,

Notifíquese,

CECILIO A. CEDALISE RIQUELME

LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- ABEL AUGUSTO ZAMORANO

KATIA ROSAS (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR