Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 21 de Septiembre de 2020

PonenteCecilio A. Cedalise Riquelme
Fecha de Resolución21 de Septiembre de 2020
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Tercera de lo Contencioso Administrativo

Ponente: Cecilio A. Cedalise Riquelme

Fecha: 21 de septiembre de 2020

Materia: Casación laboral

Casación laboral

Expediente: 558-19

VISTOS:

A través de la Sentencia de diecinueve (19) de junio de dos mil diecinueve (2019), el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, procedió a confirmar la Sentencia No. 85 de 13 de diciembre de 2017, dictada por el Juez Primero de Trabajo de la Primera Sección, que condena a las empresas COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION, solidariamente al pago de B/.20.328.23 en concepto de prestaciones laborales adeudadas al trabajador R.S..

En la Sentencia No. 85 de trece (13) de diciembre de 2017, el Juzgado Primero de Trabajo de la Primera sección procedió a condenar a las empresas COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION, solidariamente al pago de B/.20,328.23 en concepto de prestaciones laborales adeudadas al trabajador R.S., además de fijarse las costas en el 15% de la condena.

Frente a la decisión confirmatoria de segunda instancia emitida a través de la Sentencia del 19 de julio de 2019, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, el apoderado judicial de las empresas COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION procedió a interponer formal recurso de casación.

I.P. de quien formula el Recurso de Casación - Empleador:

El Licdo. C.A.B.G., actuando en nombre y representación de COLUMBUS UNIVERSITY, interpuso formal recurso de casación laboral, en contra de la Sentencia de 19 de junio de 2019, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, por medio del cual se procedió a confirmar la Sentencia No. 85 del 13 de diciembre de 2017, proferida por el Juzgado Primero de Trabajo de la Primera Sección del Primer Distrito Judicial de Panamá, mediante la cual se CONDENA a las empresas COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION, solidariamente al pago de B/.20,328.23 en concepto de prestaciones laborales adeudadas al trabajador R.S..

El apoderado judicial de la parte actora fundamenta el recurso de casación, a fin de que se revoque la Sentencia de 19 de junio de 2017, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, en base a los siguientes hechos medulares.

  1. - La resolución impugnada ha vulnerado lo contemplado en el artículo 14 del Código de Trabajo, que señala lo siguiente:

    Articulo 14. Toda alteración en la estructura jurídica o económica de la empresa, o la sustitución del empleador, se regirá por las siguientes reglas:

    · La alteración o la sustitución no afectarán las relaciones de trabajo existentes, en perjuicio de los trabajadores.

    · Sin perjuicio de la responsabilidad legal entre ambos, conforme al derecho común, en todo caso el empleador sustituido será solidariamente responsable con el nuevo empleador, por las obligaciones derivadas de los contratos o de la ley, nacidas antes de la fecha de la sustitución y hasta por el término de un año, contado a partir de la fecha de la notificación a que se refiere el ordinal siguiente. Concluido este plazo, la responsabilidad subsistirá únicamente para el nuevo empleador.

    · La sustitución debe notificarse por escrito a los trabajadores y a los sindicatos respectivos, a más tardar dentro de los quince días siguientes a la fecha de la sustitución.

    · La inexistencia de la notificación mantendrá la responsabilidad solidaria de los empleadores hasta tanto se haga la notificación correspondiente.

    · En ningún caso afectarán los derechos y acciones de los trabajadores, ni alterarán la unidad del empleador, el fraccionamiento económico de la empresa en la que presten sus servicios, ni los contratos, arreglos o combinaciones comerciales que tiendan a disminuir o distribuir las responsabilidades del empleador.

    · Cuando el patrimonio de una empresa haya sido transferido a un tercero por acto arbitrario, judicial o de otra naturaleza, que haya sido posteriormente declarado ilegal o inconstitucional, no se causará continuidad de empresa, ni sustitución de empleador y el beneficiario de dicho acto será el único responsable por las consecuencias jurídicas derivadas de los actos, contratos, o de la ley, que tuvieron lugar entre la fecha en que se transfirió el patrimonio y la fecha en que éste haya sido restituido a su legítimo dueño, salvo en caso de simulación o fraude en beneficio de quien traspasó dicho patrimonio.

    El beneficiario del acto arbitrario responderá a la satisfacción de los pasivos causados durante el período correspondiente con el patrimonio por él adquirido o producidos luego del inicio de su gestión y con los de sus accionistas y directores, si los hubiere, solidariamente.

    Este artículo es de orden público e interés social y tiene carácter retroactivo y deroga o modifica cualquier disposición que le sea contraria.

    La violación de la prenombrada disposición se ha efectuado de forma directa por omisión, ya que todas las pruebas acreditadas al proceso señalan que el demandante inició labores el año 2012 y con la empresa SAI MEDICAL CORPORATION, en el primer semestre del año 2012, según el criterio embozado y las pruebas presentadas así lo demuestran (ver fojas 56 del expediente).

    Que el número patronal de SAI MEDICAL CORPORATION es distinto al de COLUMBUS UNIVERSITY, y que en las pruebas acreditadas por la propia actora, aparece es el número patronal de SAI MEDICAL CORPORATION, por lo cual nunca se dio la sustitución patronal. Que todas las pruebas indican y no hay nada que así lo contradiga, que se haya iniciado relación laboral antes del 2012.

  2. - La Sentencia impugnada ha violado lo dispuesto en el artículo 63 del Código de Trabajo que establece, lo siguiente.

    Articulo 63. Para la determinación de la relación de trabajo, o de los sujetos de la misma, se prescindirá de los actos y contratos simulados, de la participación de interpuestas personas como supuestos empleadores, y de la constitución u operación simulada de una persona jurídica en calidad de empleador.

    La norma anteriormente transcrita ha sido violada de forma directa por omisión, como consecuencia de la emisión de la Sentencia impugnada y dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, ya que para la determinación de la relación de trabajo se prescindirá de los actos y contratos simulados de la participación de supuestos empleadores, cuando en realidad no se ha presentado ningún contrato simulado, ni fraudulento, toda vez que el Dr. R.S. CANTO (trabajador), nunca laboró para COLUMBUS UNIVERSITY, ya que según las propias pruebas señaladas por la parte actora, inició labores en el año 2012 y se observan a fojas 68, que se indica que el mismo inicia su relación laboral en abril a junio del 2012 y de diciembre a mayo del 2013, en SAI MEDICAL CORPORATION y en la prueba emitida por la CAJA DE SEGURO SOCIAL, se indica cuál es el número patronal de SAI MEDICAL CORPORATION, sin embargo, en ningún momento se señala que haya laborado para COLUMBUS UNIVERSITY, por lo cual no se ha dado jamás un contrato simulado.

  3. - La Sentencia proferida por el Tribunal Superior de Trabajo, ha violado lo consagrado en el artículo 64 del Código de Trabajo, que dispone lo siguiente:

    Artículo 64. La subordinación jurídica consiste en la dirección ejercida o susceptible de ejercerse, por el empleador o sus representantes, en lo que se refiere a la ejecución del trabajo.

    La norma citada ha sido violada de forma directa por omisión, como consecuencia de la emisión de la Sentencia de 19 de junio de 2019, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo, ya que el Tribunal no se dio cuenta que no existe el elemento constitutivo de la relación de trabajo, como lo es la subordinación jurídica. Además en ningún momento existieron órdenes impartidas sobre la ejecución del trabajo por COLUMBUS UNIVERSITY, sin embargo, las órdenes que si recibió el Dr. R.S.C., era del decano del COLLEGE OF MEDICINE & HEALTH SCIENCES, tal como aparece a foja 52 por parte de la encargada de recursos humanos, quien nunca laboró para COLUMBUS UNIVERSITY, ni documento que fuera reconocido por ella, al igual que el documento que aparece a fojas 57 del expediente del 22 de enero del 2013, enviado al Dr. R.S. CANTO por el decano del COLLEGE OF MEDICINE & HEALTH SCIENCES, D.R.A.A., DECANO, quien no laboraba en COLUMBUS UNIVERSITY, ni nunca laboró para ella, e incluso la carta de despido no tiene fecha de siquiera haberse entregado a COLUMBUS UNIVERSITY, además de desconocerse a quien le fue entregada, por lo cual no existe subordinación jurídica.

  4. - La resolución impugnada ha conculcado el artículo 65 del Código de Trabajo, disposición esta que señala lo siguiente:

    Articulo 65. Existe dependencia económica en cualquiera de los siguientes casos:

    · Cuando las sumas que percibe la persona natural que preste el servicio o ejecute la obra constituyen la única o principal fuente de sus ingresos;

    · Cuando las sumas a que se refiere el ordinal anterior provienen directa o indirectamente de una persona o empresa, o como consecuencia de su actividad;

    · Cuando la persona natural que presta el servicio o ejecuta la obra no goza de autonomía económica, y se encuentra vinculada económicamente al giro de actividad que desarrolla la persona o empresa que puede considerarse como empleador.

    En caso de duda sobre la existencia de una relación de trabajo, la prueba de la dependencia económica determina que se califique como tal la relación existente.

    La norma transcrita ha sido violada de forma directa por omisión, ya que para que exista relación de trabajo, debe de acreditarse que el lugar en donde se labora constituye la principal fuente de ingresos, y que el documento probado por la propia parte actora de la Caja de Seguro Social de fojas 69-71, refleja que es SAI MEDICAL CORPORATION y no COLUMBUS UNIVERSITY quien le pagaba el salario, por lo cual no hay nada que indique que se hubiera recibido sumas de dinero por parte de COLUMBUS UNIVERSITY a favor del trabajador.

  5. - La Sentencia del Tribunal Superior de Trabajo ha violado lo consagrado en el artículo 90 del Código de Trabajo, que señala lo siguiente:

    Articulo 90. Tratándose de empresas que ejecuten trabajos de manera exclusiva o principal para el beneficio de otra empresa, ésta y no aquélla será reputada como empleador de todos los trabajadores que presten sus servicios a la primera, pero ambas serán solidariamente responsables por todas las prestaciones e indemnizaciones a que tengan derecho los trabajadores.

    La disposición en cuestión ha sido violada de forma directa por comisión, ya que no estamos en presencia de una empresa que ejecute el trabajo de manera exclusiva o principal para el beneficio de otra, ya que no existe un supuesto contrato entre dos empresas, en la cual ninguna trabaja de manera exclusiva para otra, sino que estaban separadas en forma independiente cada una con su administración y recibiendo los beneficios que generaban las labores que realizaban, por lo que se ha aplicado de forma indebida y errada la norma antes citada.

  6. - El fallo atacado y a su vez emitido por el Primer Tribunal Superior de Trabajo, ha violado lo consagrado dentro del artículo 95 del Código de Trabajo que señala lo siguiente:

    Articulo 95. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, previa autorización del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, se permitirá el funcionamiento de empresas que se dediquen a proporcionar a sus propios trabajadores para que presten servicios a las empresas que tengan necesidad de utilizarlos temporalmente, por períodos que no excedan de dos meses, bajo su inmediata dirección, y de conformidad con las siguientes reglas:

    · El salario mínimo que deban recibir los trabajadores será el más alto fijado en el distrito respectivo.

    · Las empresas que utilicen los servicios de los trabajadores serán solidariamente responsables, con la empresa empleadora, por los salarios, prestaciones e indemnizaciones correspondientes al período en que, en cada ocasión, utilicen sus servicios.

    · Los actos de la persona o empresa beneficiaria del servicio, en perjuicio del trabajador, se reputarán como actos propios del empleador, para todos los efectos legales.

    El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social queda facultado para reglamentar esta disposición, y velará porque a través de estas empresas no se eludan las disposiciones sobre colocación de los trabajadores.

    La disposición transcrita ha sido violada de forma directa por comisión, ya que el estudio del expediente demuestra que no estamos en presencia de la figura (unidad económica) que plantea el Tribunal Superior de Trabajo, ya que ninguna empresa presta servicio a favor de otra, puesto que cada una tiene su propia administración, locales separados y no existe vínculo jurídico entre ellas, su propio personal, ya que la jefa de personal y el decano, no son miembros de COLUMBUS UNIVERSITY, tal como lo prueban las propias pruebas aportadas por la demandante.

  7. - La Sentencia proferida por el Tribunal Superior de Trabajo, ha vulnerado lo dispuesto en el artículo 732 del Código de Trabajo, que señala lo siguiente:

    Articulo 732. Las pruebas se apreciarán por el Juez según las reglas de la sana crítica, sin que esto excluya la solemnidad que la ley establezca para la existencia o validez de ciertos actos o contratos. El juez expondrá razonadamente los exámenes de los elementos probatorios y el mérito que les corresponda.

    La violación a la norma ha sido de forma directa por comisión, toda vez que el Tribunal desconoció los elementos probatorios existentes en el proceso como las pruebas documentales acreditadas incluso por la parte demandante al incorporar las pruebas indica con claridad cuando se inició y recibió salarios como lo demuestra la certificación solicitada por ellos y enviada desde la Caja de Seguro Social, y lo más grave que no acredita ninguna prueba que indique cuando se inició la relación de trabajo; sin embargo, todas las demás aportadas por ella indican que fue desde el año 2012 hasta el año 2015. También aparecen los números patronales de las empresas que lo contrataron.

  8. - La Sentencia del Tribunal Superior de Trabajo ha vulnerado lo dispuesto en el artículo 735 del Código de Trabajo, que establece lo siguiente:

    Articulo 735. La carga de la prueba incumbe a la parte que afirma la existencia de hechos como fundamento de su acción o excepción.

    No requieren prueba los hechos afirmados por una parte y admitidos o reconocidos por la contraria, respecto a los cuales la ley no exija prueba específica; los hechos notorios, los que estén amparados por una presunción de derecho, y el derecho escrito que rige en la nación, o en los municipios, en las entidades autónomas, semiautónomas o descentralizadas.

    La norma ha sido violada de forma directa por comisión, ya que la carga de la prueba incumbe a la parte que afirma la existencia, por lo que la demandante debió probar primeramente la existencia de la relación de trabajo con COLUMBUS UNIVERSITY, situación que no se dio durante el proceso, ya que todas las pruebas acreditadas incluso de la parte actora, hablan de una relación con SAI MEDICAL CORPORATION y LA CAJA DE SEGURO SOCIAL, más no se señalan que haya habido alguna prueba con COLUMBUS UNIVERSITY, por lo que carece de validez los argumentos señalados en la Sentencia.

  9. - La Sentencia dictada por el Tribunal Superior de Trabajo y que ha sido impugnada por la parte demandada, señala en su escrito de casación que se ha vulnerado lo consagrado en el artículo 737 del Código de Trabajo que señala lo siguiente:

    Articulo 737. Sin perjuicio de las presunciones previstas en las disposiciones de este Código, o que se desprenden de las mismas, en las relaciones de trabajo regirán las siguientes presunciones:

    1. Acreditada la prestación del servicio o la ejecución de la obra, se presume la relación de trabajo, salvo prueba en contrario;

    2. Todo contrato de trabajo se presume por término indefinido, salvo que se pruebe conforme a este Código que es por obra o tiempo definido y que el objeto de la prestación permita este tipo de contrato;

    3. La relación de trabajo termina por despido, salvo prueba en contrario;

    4. El despido se entiende sin causa justificada, salvo prueba en contrario;

    5. Acreditada la existencia del contrato de trabajo en dos fechas distintas dentro de un mismo año, se reconocerá, salvo prueba en contrario, su ininterrupción;

    6. Demostrado el salario ordinario devengado en los últimos tres meses de servicio, se presumirá en favor del trabajador, salvo prueba en contrario, que dicho salario ordinario fue devengado en el tiempo anterior que hubiere laborado, hasta en los últimos tres años;

    7. Demostrado el pago del salario ordinario correspondiente a seis meses consecutivos según la periodicidad convencional, reglamentaria o acostumbrada en la respectiva empresa, se presumirá salvo prueba en contrario, que los salarios ordinarios por el tiempo anterior han sido igualmente pagados;

    8. Demostrado el pago de la remuneración de las vacaciones por tres años de trabajo, se presumirá, salvo prueba en contrario, que están pagadas las causadas por los años anteriores.

    El artículo ha sido violado en forma directa por comisión, ya que no hay nada que pruebe siquiera en las pruebas aportadas por la apoderada judicial de la parte actora que el Dr. R.S. CANTO haya laborado para la empresa SAI MEDICAL CORPORATION y la CAJA DE SEGURO SOCIAL, sin embargo, no hay nada que diga que haya laborado para COLUMBUS UNIVERSITY, incluso el propio periodo de todas las pruebas presentadas, indican que él laboro desde el 2012 hasta el 2015.

    Por las razones anteriormente expuestas, el apoderado judicial de la parte demandada, solicita que se case la Sentencia de 19 de junio de 2019, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial y por tanto, se revoque en todas sus partes la Sentencia objeto de casación, que confirmó la Sentencia Nº 85 del 13 de diciembre de 2017, dictada por el Juzgado de Trabajo Primero de la Primera Sección del Primer Distrito Judicial de Panamá.

    1. Oposición de la Contraparte - Trabajador:

      Por su parte, la Licda. M.A.A.O., quien actúa en su condición de apoderada judicial del señor R.S.C., ha presentado oposición al recurso de casación, indicando básicamente lo que a continuación sigue.

      En relación a la violación del artículo 14 del Código de Trabajo, el casacionista no fue claro al expresar de forma lógica-jurídica las razones por las cuales estima que se ha violado la disposición legal. Que el fallo emitido por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, está acorde con las pruebas aportadas, el derecho aplicable y la jurisprudencia laboral y presunciones laborales, temas que los demandantes no pudieron desvirtuar en las etapas correspondientes.

      Que a través del recurso de casación no se puede hacer valer objeciones o presentar pruebas que en su momento no fueron objetadas, por lo que simular con el recurso una objeción a las pruebas presentadas, resulta improcedente, ya que lo mismo se debió realizar en la primera instancia.

      Las pruebas acreditadas dieron plena convicción al proceso de que entre el demandante (Dr. R.M.S. CANTO) y los demandados (COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION), existió una relación laboral desde el año 2007 hasta el 2013, fecha en la que el demandante renunció por justa causa (fojas 49 a 52 y 64), además que entre ambas demandadas existió una relación que las hace solidariamente responsables en cuanto a las prestaciones laborales con sus trabajadores (cfr. f. 94 a 103 del expediente), misma que fue recabada en la diligencia pericial ordenada por el Tribunal Ad Quo, y aportada por la propia casacionista, quien ahora pretende desligarse de su responsabilidad y que el trabajador inició labores en el año 2007.

      En cuanto a la presunta vulneración del artículo 63 del Código de Trabajo, el casacionista no es claro al expresar los motivos que fundamentan su infracción. Es complicado entender los motivos expresados versus la norma citada; y tal como lo hemos mencionado en líneas superiores en el fallo emitido por los Magistrados del Tribunal Superior de Trabajo, se analizó plenamente lo resuelto por el Tribunal Ad Quo. Entre el demandante y los demandados, existió una relación laboral, que el casacionista está pretendiendo desvirtuar, aun cuando las pruebas han demostrado todo lo contrario.

      Con respecto a la presunta vulneración del artículo 64 del Código de Trabajo, señala la parte opositora que el Dr. R.S. CANTO mantenía subordinación jurídica ejercida por sus empleadores en virtud de las funciones de docente y coordinador académico. Por ejemplo, están las instrucciones que recibió el Dr. R.S., por el decano de COLLEGE OF MEDICINE & HEALTH SCIENCES (COLUMBUS UNIVERSITY), tal como se puede comprobar en la foja 57 del expediente. También a foja 57 COLUMBUS UNIVERSITY acredita la condición de docente y coordinador académico del Dr. SANDOVAL CANTO, con lo cual se observa la subordinación de dirección, ejecución de trabajo y fiscalización.

      En cuanto a la supuesta violación del artículo 65 del Código de Trabajo y alegada por el casacionista, la parte opositora señala que las sumas de dinero recibidas por el Dr. R.M.S., fueron producto de la actividad laboral que desempeñaba. El casacionista soslaya el último párrafo de la norma anunciada, en donde se establece que la misma se utiliza en forma subsidiaria para identificar la relación de trabajo; y que tiene cabida solo en la medida que no sea posible comprobar la subordinación jurídica. Con relación al hecho que el Dr. R.S.C., mantiene otra relación laboral, la Corte ha indicado que ninguna relación laboral excluye a otra, ya que un trabajador puede tener simultaneidad de labores.

      Sobre la supuesta violación al artículo 90 del Código de Trabajo, la parte opositora considera que no existe dentro del caudal probatorio, prueba alguna que desvirtúe la relación de empresas, máxime que con el peritaje No. 18-DALYS-16 de 4 de julio de 2016, se revela la existencia del contrato de gestión, desarrollo y administración suscrito entre ambas empresas, cuyo beneficiario final era COLUMBUS UNIVERSITY.

      De la supuesta violación de la Sentencia del Tribunal Superior de Trabajo en relación al artículo 95 del Código de Trabajo, la parte opositora del recurso de casación ha señalado que en realidad no hay concepto de infracción alguna, ya que es ampliamente probada la relación entre ambas empresas, a través del contrato de gestión, desarrollo y administración suscrito, lo que conlleva demostrar la responsabilidad solidaria que ambas empresas mantienen con relación a las prestaciones laborales del Dr. R.M.S. CANTO.

      Con relación a lo contemplado en el artículo 732 del Código de Trabajo, la parte opositora señala en su escrito de oposición que el Tribunal Superior de Trabajo valoró las pruebas presentadas. Que el casacionista no tomó en cuenta que la sana crítica, es una categoría intermedia entre la prueba legal (tarifa legal) y la libre convicción, con la cual el Juez o Tribunal realizan su actividad intelectual de valoración de la prueba. Es decir, que el análisis que hacen los juzgadores es a través de la lógica, prueba y experiencia.

      En cuanto a la presunta vulneración del artículo 735 del Código de Trabajo con motivo de la emisión de la Sentencia del Tribunal Superior de Trabajo, la parte opositora es del criterio que se encuentra las pruebas presentadas por el demandante, el Sr. R.S., las cuales no fueron rechazadas por la empleadora en término oportuno, siendo entonces admitidas.

      Sobre la violación alegada por el casacionista en relación al artículo 737 del Código de Trabajo, la parte opositora ha indicado que en realidad el casacionista busca que se entre a conocer hechos que ya fueron debatidos y probados en instancias inferiores, reprochando las consideraciones que el Tribunal adoptó a la luz de las pruebas presentadas.

      Por las anteriores razones, la apoderada judicial del Dr. R.S., en su escrito de oposición al recurso de casación, solicita que no se case la Sentencia de 19 de junio de 2019, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, la cual confirma la Sentencia No. 85 del 13 de diciembre de 2017, dictada por el Juzgado Primero de Trabajo de la Sección del Primer Distrito Judicial de Panamá.

    2. Decisión de la Sala Tercera:

      Expuesta la posición de la parte demandante y la parte opositora, le corresponde a este Despacho, entrar a determinar si en efecto resulta pertinente o no, casar el Auto del Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, de fecha 19 de junio de 2019, dentro del proceso común propuesto por R.M.S. CANTO en contra de COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION.

      Observa este Despacho, que si bien es cierto, el apoderado judicial de la parte que presenta el recurso de casación en su mayoría ha hecho mención de disposiciones de naturaleza sustantivas, como lo son los artículos 14, 63, 64, 65, 90 y 95 del Código de Trabajo; no menos cierto, es que el fundamento o argumento central que utiliza para poder acudir ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia se circunscribe en el hecho que ha mediado una incorrecta o indebida valoración de las pruebas, por parte del Primer Tribunal Superior de Trabajo.

      De igual forma, también ha invocado como infringidos los artículos 732, 735 y 737 del Código de Trabajo, los cuales si se refieren a disposiciones netamente de carácter probatorias.

      En consecuencia, el apoderado judicial de la parte actora indica dentro del recurso de casación que los medios de prueba valorados dentro del proceso fueron mal ponderadospor el Tribunal en grado de apelación, circunstancias estas que no pueden ser objeto de revisión por esta vía, teniendo presente de conformidad con lo que ha venido reiterando la jurisprudencia de la Sala Tercera, que lo que se pretende a través del recurso de casación no es el examen de la valoración probatoria que, fundada en la sana crítica, realiza el juzgador, sino que se deben plantear problemas sustantivos, es decir, errores in iudicando, confrontando la Sentencia con la Ley, revisando la juridicidad de la Sentencia impugnada, sin entrar en consideraciones procesales y probatorias.

      La Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, en sede de Casación Laboral, ha dispuesto reiteradamente que, la valoración de los elementos probatorios que adelanta el juzgador, afincados en el sistema de sana crítica, no es susceptible del recurso de casación, porque en materia laboral no procede la casación sobre la evaluación probatoria, excepto que se haya verificado un error palpable en la valoración de pruebas, es decir, cuando el tribunal tenga por probado un hecho con base a una prueba inexistente, o bien que haya dejado de valorar un elemento probatorio existente -error de hecho-, situación que no es el caso, o al menos así no fue planteado por el recurrente y que a simple vista no se vislumbra.

      Todo ello impide que la Sala pueda entrar a valorar el recurso presentado, tomando en cuenta que el recurso de casación laboral requiere del cumplimiento de exigencias mínimas que no pueden ser desatendidas por el Tribunal, sin el riesgo de convertir esta instancia extraordinaria en una instancia ordinaria o tercera instancia, donde se termine discutiendo temas ajenos a la finalidad del recurso, como lo son, el examen de la valoración de pruebas que hiciera el tribunal Ad-quem.

      Por tanto, si el casacionista, en su escrito pretende indebidamente que esta Corporación de Justicia, someta al escrutinio jurídico, el valor que el Tribunal Superior de Trabajo le concedió al material probatorio, considera la Sala Tercera que su pretensión procesal no podrá ser satisfecha por esta vía del recurso de casación, aun cuando haya invocado normas atendibles en esta vía impugnativa, pues al final terminan siendo superadas por argumentos meramente procesales y probatorios.

      Reiteramos, solamente en ocasiones excepcionales la Sala puede entrar a juzgar la valoración que el juez les dé a las pruebas y es en los casos en que dicho Tribunal haya incurrido en un error manifiesto, un error que salte a la vista sin mayor dificultad, o haya infringido la regla de la sana crítica basado en un equivocado razonamiento apreciativo de las pruebas que conduce a dar por establecido un hecho sin estarlo, o, al contrario.

      Sobre este punto, el jurista nacional J.F.P., al respecto señala que:

      "El Juez que debe decidir con arreglo a la sana crítica, no es libre de razonar a voluntad, discrecionalmente, arbitrariamente. La sana crítica es la unión de la lógica y de la experiencia, sin excesivas abstracciones de orden intelectual, pero también sin olvidar esos preceptos que los filósofos llaman de higiene mental, tendientes a asegurar el más certero y eficaz razonamiento. (COUTURE, EDUARDO. Citado por F.P., J. (1988). Estudios Procesales. Tomo I. Panamá: Editora Jurídica Panameña).

      Ante lo expresado, esta Superioridad procede a negar el curso legal al recurso de casación presentado, conforme lo dispuesto en el artículo 928 del Código de Trabajo, el cual dispone lo siguiente:

      Artículo 928. Recibido el expediente, el Tribunal de Casación Laboral rechazará de plano el recurso si se ha interpuesto contra lo que dispone el artículo 925. Lo mismo hará cuando en el recurso se pida únicamente la corrección, reposición o práctica de trámites procesales.

      (Las negrillas son de la Sala)

      En consecuencia, tal como se ha indicado con anterioridad, salvo casos puntuales en donde se evidencie a grandes rasgos una indebida valoración probatoria; la jurisprudencia de la Sala Tercera ha mantenido el criterio tradicional que el recurso de casación que se presenta ante la Jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo y Laboral, no debe ser un instrumento jurídico para abrir una tercera vía con la finalidad de entrar a valorar las pruebas que fueron analizadas por sus correspondientes juzgadores a la luz de la sana crítica, dentro de la Jurisdicción Especial del Trabajo.

    3. Parte Resolutiva:

      En consecuencia, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RECHAZA DE PLANO el recurso de casación laboral, interpuesto por el Licenciado C.B.G., actuando en nombre y representación de COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION, contra la Sentencia de 19 de junio de 2019, que emitiera el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral R.M.S. CANTO -VS- COLUMBUS UNIVERSITY y SAI MEDICAL CORPORATION.

      N.,

      CECILIO CEDALISE RIQUELME

      LUIS RAMÓN FÁBREGA S.---- CARLOS ALBERTO VÁSQUEZ REYES

      TAMARA COLLADO(SECRETARIA ENCARGADA)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR