Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 23 de Diciembre de 2009

Ponente:Hipólito Gill Suazo
Fecha de Resolución:23 de Diciembre de 2009
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

El licenciado R.S., actuando en nombre y representación del señor TOMÁS LÓPEZ ha presentado recurso extraordinario de casación laboral contra la Sentencia de 17 de julio de 2009, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral que instauró contra la empresa Colón Container Terminal S.A.

ANTESCEDENTES DEL CASO

El señor T.L. presentó demanda laboral contra la empresa Colon Container Terminal , S.A., con la finalidad de que se declarara que trabajó en horario extraordinario, que dichas horas no fueron canceladas, por lo tanto se condenara a la empresa al pago de B/10,000.00 balboas en dicho concepto, más el pago de costas y gastos del proceso.

La Jueza Primera de Trabajo de Colón, mediante Sentencia N°10 de 19 de mayo de 2009, decidió declarar probado parcialmente la excepción de parcial de prescripción alegada por la empresa, en cuanto a la reclamación correspondiente al periodo laborado del 16 de noviembre de 1998 al 24 de marzo de 2003, y la absuelve respecto a los reclamos correspondientes a los periodos del 25 de marzo de 2003 al 2007, por considerar que no se acreditó que se le adeude suma alguna en ese concepto.

A través de la sentencia que se impugna en este recurso, el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, decidió confirmar la sentencia de primera instancia.

CARGOS DEL CASACIONISTA

Con la finalidad de que se revoque la sentencia del Tribunal Superior de Trabajo y se condene a la empresa al pago de las diferencias adeudadas en concepto de horas extraordinarias, el casacionista presentó este recurso extraordinario, alegando que la sentencia que se dictó es violatoria al artículo 31, párrafo tercero, del Código de Trabajo.

La norma alegada es del tenor siguiente:

Artículo 31. La jornada máxima diurna es de ocho horas, y la semana laborable correspondiente hasta de cuarenta y ocho horas.

La jornada máxima nocturna es de siete horas, y la semana laborable correspondiente hasta de cuarenta y dos horas.

La duración máxima de la jornada mixta es de siete horas y media, y la semana laborable respectiva hasta de cuarenta y cinco horas.

El trabajo en siete horas nocturnas y en siete horas y media de la jornada mixta, se remunerará como ocho horas de trabajo diurno, para los efectos del cálculo del salario mínimo legal o convencional, o de los salarios que se paguen en una empresa con turno de trabajo en varios períodos.

El cargo de infracción que se formula es el de violación directa por omisión, con el argumento de que la sentencia omitió del todo considerar que la remuneración de las siete horas de trabajo nocturno debe realizarse como ocho horas de trabajo diurno, para determinar el salario por hora de trabajo nocturna.

En este orden de ideas, manifiesta que esa omisión lleva a que no se reconozca el error en los cálculos que la empresa demandada realizó cuando remuneró el trabajo en tiempo extraordinario, luego de la jornada nocturna, ya que la rata de lo ganado por hora en la jornada diurna difiere de la rata del salario por hora en la jornada nocturna.

Aclara que no está en discusión el trabajo en horas extraordinarias, ya que ambas partes lo aceptaron y quedó demostrado, que de conformidad al entender de la empresa, se pagó; sino que se trata de la diferencia entre lo que se pagó y lo que se debió pagar, debido al mal cálculo realizado por la empresa.

  1. CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL

    1. Competencia

      Vencido los términos correspondientes, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia entra a conocer el presente recurso extraordinario de casación laboral, por ser el tribunal competente con fundamento en el artículo 1064 del Código de Trabajo en concordancia con el artículo 97, numeral 13, del Código Judicial y por enmarcarse en el supuesto establecido en el numeral 2 del artículo 925 del Código de Trabajo.

    2. Legitimación activa y pasiva

      El presente recurso extraordinario es interpuesto por el señor T.L., parte demandante en el proceso laboral, contra la Sentencia de 29 de julio de 2009, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, en segunda instancia, dentro del proceso laboral que instauró contra la empresa Colon Containers Terminal, S.A.

      Por su parte, la empresa Colon Container Terminal, S.A., como demandada teniendo legitimación pasiva en el presente recurso de casación, no presentó oposición al recurso.

    3. Problema Jurídico

      Con base a los antecedentes expuestos, le corresponde a la Sala Tercera, de Casación Laboral, determinar si procede el cargo de violación directa por omisión del artículo 31 del Código de Trabajo, que el casacionista realiza contra la Sentencia dictada por el Tribunal Superior de Trabajo en la presente reclamación laboral, de conformidad con las pretensiones formuladas en la demanda.

      El artículo en cuestión, enumera las distintas jornada laborales, con el respectivo número de horas que se pueden trabajar en cada una de ellas. Al respecto el casacionista reclama que no se le realizó correctamente el cálculo de la horas extras trabajadas luego de las jornadas mixtas y nocturnas, razón de que la rata para el cálculo varía por tratarse de estas jornadas las cuales debe ser pagadas de conformidad con la jornada diurna.

      El trabajador reclama una serie de horas extraordinarias laboradas del 16 de noviembre de 1998 al 2007, las cuales alega que no le fueron canceladas. Con respecto al periodo del 16 de noviembre de 1998 al 24 de marzo de 2003, se declaró prescripción; y el tema en discusión se centra en el periodo del 25 de marzo de 2003 al 2007, por cuanto ambas instancias declararon que no se acreditó que se le adeudara una suma en tal concepto.

      El Tribunal Superior de Trabajo sustenta su decisión de confirmar la sentencia de la primera instancia, con respecto al periodo no prescrito, esencialmente en lo siguiente:

      "El P.A.C.C. al rendir su informe señala que revisó el registro diario de entradas y salidas y que el trabajador había laborado horas extraordinarias y que la empresa pagó dichas horas, no obstante, señala una diferencia a favor del trabajador, la cual surgía de la diferencia en la forma de cálculo de la misma por parte de la empresa y los cálculos efectuados por él, ya que según el perito la empresa no aplicó la rata correcta en el pago de las jornadas nocturnas y mixtas, la cual según el perito es mayor que la rata diurna.

      ...

      Como podemos apreciar del informe presentado por el perito, su dictamen se fundamenta en la muy particular interpretación que el perito hace delas disposiciones contenidas en el Código de Trabajo, cuando debió ceñir su peritaje a las preguntas que le fueron formuladas en el cuestionario suministrado por el Juzgador primario.

      Al proceder el perito a interpretar las disposiciones contenidas en el Código de Trabajo, arriba a la conclusión de que el (sic) trabajador se le adeuda diferencia en horas extras, sin mencionar en su informe como (sic) arribó a esas conclusiones y cuáles fueron las horas extras laboradas y que no fueron pagadas por el empleador.

      ...

      Esta Superioridad coincide con la Juez A Quo en que las horas extras no pueden estar fundamentadas en apreciaciones subjetivas sino que deben acreditarse en número cierto de éstas, en forma indubitable, con pruebas fehacientes y contundentes, que revelen que en efecto el trabajador sirvió determinado número de horas extraordinarias en beneficio del empleador."

      De las consideraciones externadas por el Tribunal Superior, se percibe que el tema fue objeto de análisis, razonando desde el punto de vista de la probanza de las horas extras como fundamento para el reconocimiento de lo que alega el casacionista tiene derecho. Acerca de este punto, no hay duda en que se laboró horas extras y que fueron pagadas por el empleador. El conflicto surge cuando el perito asegura que no fueron pagadas correctamente ya que no se utilizó la rata por hora correcta en las jornadas mixta y nocturna, sin reparar los días y horas extras que se adeudaban.

      Efectivamente, como señala los Magistrados del Tribunal Superior, el perito no sólo erró en no establecer cuáles eran esas horas adeudadas, sino que, rebasó los límites del peritaje, haciendo apreciaciones subjetivas o interpretaciones particulares de la forma de pago de las horas extras, según la jornada. Con ello, efectivamente, no se acreditó las supuestas horas extras mal pagadas.

      Cabe destacar, que aún siendo clara esta situación, la parte que recurre en esta instancia, insiste en reclamar el pago de horas extras mal calculadas por no utilizarse la rata correcta, situación que analizaremos, en ejercicio de la función de "procurar la exacta observancia de las leyes" que establece el artículo 924 del Código de Trabajo.

      El artículo 31 no puede ser interpretado de forma aislada, sino de forma sistemática, al igual que las otras normas que establece este cuerpo legal. En este sentido, si bien es cierto, que la norma dispone que las siete horas de la jornada nocturna y las siete horas y media de la jornada mixta deben ser remuneradas "como ocho horas de trabajo diurno, para los efectos del salario mínimo legal o convencional, o de los salarios que se paguen en una empresa don turnos de trabajos en varios periodos", cuando se trata de turnos rotativos, debe ser interpretado en relación con el artículo 32 de la misma excerta legal, que establece que cuando se trabaja en distintas jornadas se deberá recibir un salario uniforme, "independientemente de las variaciones en el número de horas trabajadas en razón de los cambios de horarios.

      Lo anterior supone que el trabajador de horarios rotativos debe mantener un salario uniforme, sin distinguir las jornadas que debe laborar, para lo cual, dentro de los límites que se establecen en cada jornada, debe percibir el mismo salario, buscando una equivalencia entre las jornadas, esto lleva implícito una especie de recargo.

      En este orden, el artículo 33, que establece las consecuencias de trabajar jornadas extraordinarias, debiendo ser pagadas con un recargo, según la jornada, cabe destacar, que dichos recargos son sobre el salario. Siendo que el trabajo en turnos rotativos debe ser uniforme y pagados sobre la base del salario de la jornada diurna, indistintamente de en que jornada se labore, la rata o base para el cálculo del recargo por horas extras, siempre debe ser la del salario pactado, indistintamente si al laborar en jornada mixtas y nocturnas este salario debe promediarse en el límite de horas establecidas para estas jornadas.

      Así las cosas, no se ha acreditado las horas extras mal pagadas que alega el casacionista, ni es procedente la interpretación subjetiva que hace el mismo sobre el último párrafo de dicho artículo, por lo que no se ha configurado la violación del artículo 31 del Código de Trabajo, por omisión, no siendo procedente conceder el recurso planteado.

  2. DECISIÓN DE LA SALA

    Por tanto, la Sala Tercera de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Sentencia de 17 de julio de 2009, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Primer Judicial, dentro del proceso laboral instaurado por el licenciado R.S., en representación de TOMÁS LÓPEZ, contra la Sentencia de 17 de julio de 2009, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial de Panamá; dentro del proceso laboral: T.L. vs Colón Container Terminal S.A.

    Notifíquese,

    HIPOLITO GILL SUAZO

    VICTOR L. BENAVIDES P. -- WINSTON SPADAFORA F.

    JANINA SMALL (Secretaria)