Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 7 de Abril de 2006

Ponente:Winston Spadafora Franco
Fecha de Resolución: 7 de Abril de 2006
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
RESUMEN

RECURSO DE CASACIÓN LABORAL, INTERPUESTO POR LA LICENCIADA JACQUELINE VALLARINO DOMÍNGUEZ EN REPRESENTACIÓN DE TREBOL SERVICE, INC., CONTRA LA SENTENCIA DE 13 DE ENERO DE 2006, EMITIDA POR EL TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, DENTRO DEL PROCESO LABORAL: MARIANO ORTEGA VS. TREBOL SERVICES, INC

 
CONTENIDO

VISTOS:

La licenciada J.V.D. en representación de TREBOL SERVICES INC., ha presentado recurso de casación laboral contra la Sentencia de 13 de enero de 2006, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral instaurado en su contra por M.O..

I.ANTECEDENTES DEL RECURSO.

El día 26 de marzo de 2001, el señor M.O.M. interpuso proceso común de trabajo contra TREBOL SERVICES INC., demandando el pago de vacaciones y décimo tercer mes, vencidos y proporcionales por un monto de tres mil setecientos veinticinco balboas con cuarenta y tres centésimos (B/.3,725.43).

A lo largo del libelo, sostuvo que inició relación laboral con su empleadora el 23 de noviembre de 1996 en calidad de trabajador manual, por lo que devengaba un salario de cuatrocientos dieciséis balboas (B/. 416.00) mensuales. No obstante, culminada la relación de trabajo a través de renuncia formal y por escrito, ratificada el 7 de noviembre de 2000 ante el Ministerio de Trabajo, no se le cancelaron las prestaciones laborales demandadas (fs. 1-5 del proceso laboral).

Ante la demanda presentada, la empresa TREBOL SERVICES INC., negó por medio de apoderado judicial que varios de los hechos expuestos en la demanda, pero reconoce como salario del señor M.O.M. suma mensual de trescientos once balboas con noventa y siete centésimos (B/. 311.97). Además, agregó que la relación de trabajo terminó por renuncia voluntaria del trabajador M., el día 7 de noviembre de 2000, y que a éste se le pagaron en tiempo las prestaciones laborales que reclama; razón por la cual invoca excepción de pago (fs. 24 ibídem).

El Juez de la causa dirimió la controversia planteada mediante Sentencia Nº 53 de 27 de septiembre de 2005, condenando a TREBOL SERVICES INC., al pago de tres mil setenta y nueve balboas con cincuenta centésimos (B/. 3,079.50) en concepto de prestaciones adeudadas al trabajador M.O.M. (fs. 56-60 del expediente laboral).

Promovido el recurso de apelación contra la decisión adoptada -por parte de TREBOL SERVICES INC., el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, a través de la Resolución de 13 de enero de 2006, confirmó la Sentencia Nº 53 de 2005; reiterando que en autos no se había acreditado el pago de derechos adquiridos reclamadas por el trabajador (fs. 92-98 ibídem).

La inconformidad de la demandada, TREBOL SERVICES INC., con la Resolución del Tribunal Ad-Quem deviene en la presentación del recurso de casación que a continuación pasamos a estudiar.

II.FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN.

La casacionista estima que la Sentencia de 13 de enero de 2006, infringe los artículos 54 (numeral 2), 224 y 973 del Código de Trabajo; y 2 del Decreto de Gabinete Nº 221 de 1971, porque reconoció el pago de prestaciones laborales a favor del señor M.O.M..

La primera de las normas mencionadas, establece los parámetros que rigen la duración y remuneración de las vacaciones. Fundamenta su vulneración, aseverando que en el acto de audiencia se probó que al trabajador O. se le habían pagado las vacaciones desde 1996 hasta 2000.

Respecto al artículo 2 del Decreto de Gabinete Nº 221 de 1971, que regula el pago del décimo tercer mes sostiene que el Tribunal Superior de Trabajo no ponderó los elementos probatorios que demostraban que el trabajador había recibido el pago que le correspondía en concepto de esta prestación.

La infracción del artículo 224 del Código de Trabajo que establece la forma de calcular la prima de antigüedad, se explica señalando que la documentación de los autos corrobora que al trabajador se le hizo efectivo el pago de esta prestación.

Por último, arguye que el artículo 973 ibídem que se refiere a la práctica de pruebas pedidas y no practicas en primera instancia, ha sido vulnerado por la sentencia impugnada, porque se dejó de reconocer que se habían pagado vacaciones y décimo tercer mes ante la omisión de ordenarse la práctica de un peritaje grafotécnico de firma y número del cédula del documento en el cual el trabajador había expresado que le fueron canceladas todas sus prestaciones laborales (fs. 1-6 del cuadernillo de casación).

III.DECISIÓN DE LA SALA.

Observa esta Superioridad que la controversia sometida a su consideración gira en torno a la emisión de una sentencia por parte del Tribunal Superior de Trabajo, que reconoce el pago de prestaciones labores a favor del señor M.O.M., pese a haberse demostrado su cancelación por parte de la empleadora y omitido la práctica de una prueba solicitada en primera instancia.

Ante lo planteado, resulta oportuno destacar que el señor M.O.M. a través de demanda laboral reclamó a su empleadora el pago de tres mil setecientos veinticinco balboas con cuarenta y tres centésimos (B/. 3,725.43) en concepto de prima de antigüedad, vacaciones y décimo tercer mes, vencidos y proporcionales, más los intereses legales.

Reconocida la relación de trabajo entre las partes en conflicto, TREBOL SERVICES INC., presentó siete (7) recibos que a su juicio corroboran el pago que le hizo al trabajador M.O. en concepto de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad. Su propósito era demostrar que había cancelado las prestaciones reclamadas -excepción de pago por el prenombrado, por lo que también aportó un documento supuestamente firmado por el señor M.O.M. en el que constaba que éste había recibido la totalidad de las prestaciones labores a que tenía derecho como trabajador de TREBOL SERVICES INC., hasta el 7 de febrero de 2000.

En virtud de las objeciones que hiciera el trabajador a las pruebas documentales presentadas por su empleadora, se practicó un peritaje grafotécnico a los recibos de pago, lográndose determinar que la firma contenida en aquellos emitidos por la suma de mil cuatrocientos treinta y ocho balboas con veinticinco centésimos (B/. 1,438.25); seiscientos cincuenta y ocho con treinta y cinco centésimos (B/. 658.35); ciento cincuenta balboas (B/. 150.00), y ochocientos treinta y dos balboas con noventa centésimos (B/. 832.90), no correspondía a la del señor M.O.M..

Consecuentemente, la excepción de pago alegada por TREBOL SERVICES INC., quedó desvirtuada y el adeudo de tres mil setenta y nueve balboas con cincuenta centésimos (B/. 3,079.50) por parte empleadora a favor señor M.O.M. se comprobó. Esto nos lleva a considerar que la práctica de otro peritaje grafotécnico sobre el documento en el cual el trabajador supuestamente reconocía el pago total de sus prestaciones laborales no era determinante para resolver la alzada interpuesta contra la Sentencia del juzgador primario y que su falta de práctica en segunda instancia no vulnera el artículo 973 del Código Laboral, en la medida que esta facultad es potestativa del Tribunal Superior de Trabajo y está supeditada a la necesidad de obtener nuevos elementos probatorios para emitir su Sentencia.

Sobre el particular, no escapa a esta Superioridad que previa emisión de la Sentencia impugnada en casación, el Tribunal Superior de Trabajo practicó las pruebas que estimó convenientes para decidir el recurso de apelación sustentado. Así lo demuestra el Auto de 6 de diciembre de 2005, que ordena la realización de un interrogatorio y diligencia de careo entre R.S. de la Guardia -Gerente de TREBOL SERVICES INC. y el señor M.O.M., y la práctica de las mismas, con miras a resolver las contradicciones existentes en las pruebas testimoniales recabadas en primera instancia (Fs. 77-78, 84-90 del proceso laboral).

Advertido el debido ejercicio de la inmediación por parte del Tribunal Superior de Trabajo, concluye la Sala que las constancias de autos efectivamente demuestran que TREBOL SERVICES INC., le adeuda al señor M.O.M. la suma de tres mil setenta y nueve balboas con cincuenta centésimos (B/.3,079.50) en concepto de prestaciones laborales. Por tanto, se desestiman los cargos de violación contra los artículos 54 (numeral 2), 224 y 973 del Código de Trabajo; y 2 del Decreto de Gabinete Nº 221 de 1971 y se procede a reconocer la conformidad a derecho de la resolución impugnada.

Por consiguiente, la Corte Suprema de Justicia, Sala Tercera de lo Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 13 de enero de 2006 del Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial de Panamá dentro del proceso laboral promovido por M.O.M. contra TREBOL SERVICES INC. Las costas de casación se fijan en 10% de la condena.

N.,

WINSTON SPADAFORA FRANCO

ADÁN ARNULFO ARJONA L. -- VICTOR L. BENAVIDES P.

JANINA SMALL (Secretaria)