Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 10 de Octubre de 2008

Ponente:Adán Arnulfo Arjona L.
Fecha de Resolución:10 de Octubre de 2008
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

El licenciado R.S. actuando en representación de los señores B.O., J.G., A.M., A.O., J.B. y ALFREDO O'NEIL, ha presentado Recurso de Casación Laboral contra la Sentencia de 9 de abril de 2008, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral instaurado en contra de la empresa Colon Container Terminal, S.A.

ANTECEDENTES DEL CASO

El presente recurso se origina en las reclamaciones laborales que fueron presentadas por B.O., J.G., A.M., A.O., J.B. y A.O.'Neil, contra la empresa Colón Container Terminal, S.A., acumuladas y radicadas en el Juzgado Segundo de Trabajo, que pretenden el pago de horas extraordinarias que consideran adeudadas.

El Juez de primera instancia resolvió mediante Sentencia N°1, de veintinueve (29) de enero de dos mil ocho (2008), declarar probada la excepción de prescripción aducida por la demandada en cuanto a los años del 1997 al 2002 con respecto a B.O. y A.M.O.'Neil, en cuanto a los años del 1997 a 1999 con respecto al señor A.O., en cuanto a los años 2001 y 2002, con respecto al señor J.G., en cuanto a los años del 1998 al 2002 con respecto al señor A.M. y en lo referente al años 2002 con respecto al señor J.R.B.; y absuelve a la empresa con respecto a los reclamos del año 2003 al 2006 para los trabajadores J.G., J.R.B. y A.M.O.'Neil, y en lo que respecta al año 2003 en relación con el trabajador A.M., al no poder condenar al pago de horas extraordinarias basadas en interpretaciones o extrapolaciones aritméticas.

Esta decisión fue objeto de recurso de apelación por parte del apoderado judicial de los trabajadores, ante el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, quien mediante la Sentencia impugnada la confirma.

CARGOS DEL CASACIONISTA

El recurrente estima, que la sentencia impugnada ha vulnerado los artículos 32, 33, 39, 852 y 864 del Código Trabajo. El tenor de estas normas y el sustento de la violación es el siguiente:

Artículo 32. Cuando un trabajador deba prestar servicios en turnos rotativos que comprendan distintas jornadas de trabajo, deberá recibir un salario uniforme, independientemente de las variaciones en el número de horas trabajadas por razón de los cambios de jornadas de trabajo.

Artículo 33. Jornada de trabajo es todo el tiempo que el trabajador no pueda utilizar libremente por estar a disponibilidad del empleador.

El tiempo de trabajo que exceda de los límites señalados en el artículo anterior, o de límites contractuales o reglamentarios inferiores, constituye la jornada extraordinaria y será remunerado así:

1. Con un 25 por ciento de recargo sobre el salario cuando se efectúe en el período diurno.

2. Con un 50 por ciento de recargo sobre el salario cuando se efectúe en el período nocturno o cuando fuere prolongación de la jornada mixta iniciada en el período diurno.

3. Con un 75 por ciento de recargo sobre el salario cuando la jornada de extraordinario sea prolongación de la nocturna o de la jornada mixta iniciada en período nocturno.

Artículo 39. Todo empleador está obligado a conceder a sus trabajadores el período de descanso normal que necesiten para reponer sus fuerzas, de conformidad con las siguientes reglas:

1. La jornada de trabajo tendrá períodos de descanso, no menores de media hora ni mayores de dos horas. Sin embargo, en caso de jornadas nocturnas o mixtas, el empleador y el trabajador pueden convenir en distribuir dichos descansos, sin exceder los límites de la jornada correspondiente, de manera que no interrumpa la producción.

2. Las jornadas y los turnos se fijaran de modo que causen variaciones indebidas en el número de horas destinadas por los trabajadores al descanso, comida y vida familiar.

3. Si con motivo de turnos rotativos, o por cualquier otra razón prevista en la ley, hubiese necesidad de que un trabajador preste servicios durante las jornadas diurna y nocturna consecutivas, el empleador está obligado a hacer los arreglos necesarios, de modo que el trabajador disponga al menos de doce horas continuas para retirarse a descansar.

Estas normas se señalan como violadas en forma directa por omisión, porque se desconoció el derecho a la compensación del tiempo que los trabajadores no pudieron utilizar libremente al estar en disposición del empleador; el derecho a que la compensación fuera uniforme por realizar el trabajo en jornadas distintas; y el derecho al descanso entre las jornadas de trabajo, que fue incumplido por el empleador en numerosas oportunidades.

Artículo 852. Cuando para conocer, apreciar o evaluar algún dato o hecho de influencia en el proceso, de carácter científico, técnico, artístico o práctico, que no pertenezca a la experiencia común ni a la formación específica exigida al juez, se oirá el concepto de perito.

El Juez, aunque no lo pidan las partes, puede hacerse asistir por perito cuando no esté en condiciones de apreciar por sí mismo los puntos de la diligencia, cuestión, acto o litigio.

"Artículo 864. El dictamen pericial será estimado por el Juez teniendo en consideración los principios científicos en que se funde, la relación con el material de hecho, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica y la competencia del perito, sus opiniones, y demás pruebas y elementos de convicción que ofrezca el proceso."

Las normas que preceden son alegadas como violadas por el casacionista, quien considera que hay error en la apreciación de la prueba pericial practicada, cuando el tribunal no la aprecia debidamente y le niega valor.

I. OPOCISIÓN AL RECURSO

El apoderado judicial de la empresa demandada se opone al recurso impetrado al considerar que la pretensión del casacionista es que se revise el proceso en esta S., como si fuera un tercera instancia, situación que no es el objeto de este tipo de recurso extraordinario.

Agrega, que el informe pericial que se hace referencia no resulta suficiente ni convincente para dar por acreditada la reclamación laboral, ya que, no concurre en el mismo la claridad y precisión que se le impone al perito en sus dictámenes, haciendo imposible la eficacia de la prueba, y por ende, su adecuada valoración, de allí que manifiesta que no se puede injustamente endilgar al juzgador que realizó poco esfuerzo en este asunto.

II. EXAMEN DEL TRIBUNAL

Vencido los términos correspondientes, la Sala procede al examen de los cargos violación que se endilgan a la Sentencia de 9 de abril de 2008, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial.

Los cargos sostenidos por el casacionista de los artículos 32, 33, 39, 852 y 864 del Código de Trabajo, se sustentan en que la sentencia recurrida desconoce a los trabajadores el derecho a la compensación por el tiempo en que estuvieron en disposición del empleador, fuera de la jornada ordinaria de trabajo, y la uniformidad en el pago del mismo, así como el derecho a descanso entre las jornadas de trabajo, en atención a que se incurrió en un error en la apreciación de la prueba pericial practicada, al negarle valor.

Se aprecia, que entre las normas que se alegan vulneradas se encuentran los artículos 852 y 864 del Código de Trabajo, referentes ambos a la prueba pericial, es decir, normas de carácter procesal, aún cuando la jurisprudencia de la Sala con base en el Código de Trabajo ha indicado la improcedencia del recurso de casación por errores in procedendo, (artículo 928 de dicho Código), el cual se limita a la revisión de los errores de fondo o in iudicando. Ahora bien, la jurisprudencia a permitido la excepcional revisión de las mismas cuando son alegadas como fundamento a la violación de una norma sustantiva y el tribunal incurra en un error manifiesto, que salte a la vista sin mayor dificultad, o haya infringido la regla de la sana crítica basado en un equivocado razonamiento apreciativo de las pruebas que conducen a dar por establecido un hecho sin estarlo o al contrario, y esto haya ejercido una influencia profunda en el desconocimiento de ese derecho sustantivo.

En atención a ello, los errores revisables son el error de hecho sobre la existencia de la prueba, entendiéndose como tal el desconocimiento del medio o elemento probatorio, o dando por existente uno que no obre en el expediente; y el error de derecho, que se produce cuando el elemento probatorio se examina, se toma en cuenta, se analiza, pero no se le atribuye valor o la eficacia probatoria, que conforme a la Ley le corresponde. (Cfr. F., J., Casación. Imprenta y L.V.S.A., Costa Rica, 1995, 1ª ed.).

Por lo expuesto, en este caso se analizará el cargo de estas normas procesales, siendo que de su violación, dependerán los cargos alegados contra las normas sustantivas.

En este orden de ideas, el casacionista alega que la prueba pericial no fue apreciada debidamente al negarle valor, sin embargo, en la sentencia recurrida se observa que el tribunal aprecia esta prueba y hace un análisis del peritaje presentado, llegando a las siguientes manifestaciones sobre el peritaje:

"...no indica si efectivamente pudo determinar si los trabajadores laboraron las horas extraordinarias reclamadas, sino que remite los 6 folders adjuntos al informe..."

...su dictamen se fundamenta en la muy particular interpretación que el perito hace de las disposiciones contenidas en el Código de Trabajo, cuando debió ceñir su peritaje a las preguntas que le fueron formuladas en el cuestionario suministrado por el Juzgador primario.

...arriban a la conclusión se que a los trabajadores se le adeudan horas extra, sin mencionar en su informe como arribó a esas conclusiones y cuáles fueron las horas extras laboradas que no fueron pagadas.

Apreciado lo anterior, no se observa que el tribunal haya incurrido en un error o haya infringido la regla de la sana crítica basado en un equivocado razonamiento apreciativo de las pruebas. Muy por el contrario, el tribunal al considerar el caudal probatorio observa varios elementos relevantes para determinar el valor probatorio del informe pericial, tales como la precisión, coherencia o grado de certeza del mismo, el método de exposición de los datos solicitados por el tribunal primario y su concordancia con las pretensiones de los trabajadores.

Esto implica que los medios probatorios fueron examinados, apreciados y contrastados, asignándoseles de esta forma un valor con base al sistema de la sana crítica,valor que no puede ser revisable por esta Sala, por no constituirse en tribunal de tercera instancia.

Desestimados los argumentos de violación del casacionista con respecto a estas normas, y siendo los mismos el sustento de la violación de las normas sustantivas, lo procedente es descartar los cargos de infracción, alegados por el actor, de los artículos 32, 33 y 39 del Código de Trabajo.

III. DECISIÓN DE LA SALA

Por tanto, la Sala Tercera de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Sentencia del 9 de abril de 2008, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral: B.O. y otros vs Colon Container Terminal, S.A.

Notifíquese,

ADÁN ARNULFO ARJONA L.

VICTOR L. BENAVIDES P. -- WINSTON SPADAFORA FRANCO

JANINA SMALL (Secretaria)