Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 8 de Mayo de 2008

Ponente:Adán Arnulfo Arjona L.
Fecha de Resolución: 8 de Mayo de 2008
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

La firma M., Davarro & Urriola en representación de la empresa MERIT GAMING GROUP INC., ha presentado Recurso de Casación Laboral contra la Sentencia de 10 de diciembre de 2007, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral instaurado en su contra por el trabajador C.M.M.P. .

I.-ANTESCEDENTES DEL CASO

El señor C.M.M.P. instauró reclamación de prestaciones laborales contra la empresa Merit Gaming Group Inc y/o Casino Mallorca, por la suma de B/.3,037.67, en concepto de derechos adquiridos (vacaciones vencidas y proporcionales, décimo tercer mes y prima de antigüedad), más costas y gastos, por despido injustificado.

Mediante Sentencia N°12 de veintisiete de agosto de 2007, el Juzgado Primero de Trabajo de C., quien conoció el caso en primera instancia, condenó a la empresa Merit Gaming Group, Inc., al pago de B/.2,531.58 al señor M., en concepto de vacaciones y décimo tercer mes dejados de pagar, y declara no probada la excepción de inexistencia de la relación de trabajo alegada por la demandada.

Luego de que esta decisión fuera apelada por ambas partes y sustentado el recurso sólo por la parte demandada, el Tribunal Superior de Trabajo emitió la Sentencia que se impugna, confirmando la decisión de la primera instancia.

  1. DEL CASACIONISTA

Las normas que estima el recurrente que fueron vulneradas son los artículos 62 y 54 del Código de Trabajo y el artículo Primero del Decreto de Gabinete N°221 del 18 de noviembre de 1971. El tenor de estas normas es el siguiente:

Artículo 54. La duración y la remuneración de las vacaciones se regirá por las siguientes normas:

1. Treinta días por cada once meses continuos de trabajo, a razón de un día por cada once días al servicio de su empleador.

2. Pago de un mes de salario cuando la remuneración se hubiere convenido por un mes, y de cuatro semanas y un tercio, cuando se hubiere pactado por semana. En estos casos, si el salario incluye primas, comisiones u otras sumas variables, o el trabajador hubiere recibido aumento de salario, se pagará el promedio de salarios ordinarios y extraordinarios devengados durante los últimos once meses, o el último salario base, según resulte más favorable para el trabajador.

3. Cuando se trate de trabajadores pagados por hora o por día se dividirá el total de la remuneración ordinaria y extraordinaria, que hubiera recibido el trabajador en los últimos once meses de servicio por el número de jornadas ordinarias servidas, o tiempo menor servido si se trata de vacaciones proporcionales, y este cociente se multiplicará por el número de días de descanso anual que le correspondan. Si el salario base devengado durante el último mes fuere superior al promedio, las vacaciones se pagarán conforme aquél.

4. Para los efectos del cómputo del tiempo servido que da derecho a vacaciones, se contará la duración de los descansos semanales, días de fiesta o duelo nacional, licencias por enfermedad dentro de los límites señalados en el artículo 200, los casos descritos en el artículo 208 u otras interrupciones expresamente autorizadas por el empleador.

5. Las sumas que debe recibir el trabajador le serán liquidadas y pagadas con tres días de anticipación respecto de la fecha en que comience a disfrutar el descanso anual.

6. Al trabajador cuya relación termina antes de tener derecho el período completo de descanso de que trata este artículo, se le pagarán en efectivo los días de vacaciones proporcionales a que tenga derecho a razón de un día por cada once días de trabajo.

7. Cumplido el período de vacaciones el trabajador tiene derecho a que se le reincorpore en su puesto.

Artículo 62. Se entiende por contrato individual de trabajo, cualquiera que sea su denominación, el convenio verbal o escrito mediante el cual una persona se obliga a prestar sus servicios o ejecutar una obra a favor de otra, bajo la subordinación o dependencia de ésta.

Se entiende por relación de trabajo, cualquiera sea el acto que le dé origen, la prestación de un trabajo personal en condiciones de subordinación jurídica o de dependencia económica.

La prestación de un trabajo a que se refiere el párrafo anterior y el contrato celebrado producen los mismos efectos.

La existencia de la relación de trabajo determina la obligación de pagar el salario.

"Artículo Primero: Todo empleador está obligado a pagar a sus trabajadores, una bonificación especial como un derecho adicional a lo dispuesto en las normas laborales vigentes. Esta se denominará "DECIMO TERCER MES"."

En cuanto a la infracción del artículo 62, sostiene el casacionista que en este caso no se dieron las condiciones de subordinación jurídica ni de dependencia económica a que alude el artículo, ya que C.M. no recibía instrucciones ni directrices de cómo realizar el trabajo, ya que el tenía conocimiento de la materia (operación de salas de juego) y su personal. Agrega que fue contratado por servicios profesionales, como asesor de operaciones en la etapa de entrenamiento del futuro personal, y no debía cumplir con un horario de trabajo, pudiendo inclusive realizar asesorías fuera del establecimiento donde iba a funcionar el Casino. Concluye ante lo expuesto que no existe relación de trabajo, al no cumplirse las condiciones preestablecidas en el artículo.

En cuanto a las violaciones de los artículos 54 del Código de Trabajo y el artículo primero del Decreto N°221 de 1971, coincide en manifestar que los mismos fueron vulnerados, ya que al no existir relación de trabajo, la empresa no está obligada a realizar estos pagos.

Adiciona el hecho de que se acreditó en el expediente que el casino no estaba funcionando antes de mediados del 2006, lo que indica que la empresa no podía dedicarse a la actividad de juego de suerte y azar, por no contar con la Autorización de la Junta de Control de Juegos, por lo que no existía relación de trabajo antes del periodo referido.

III.-OPOSICIÓN AL RECURSO

Por su parte, el representante legal del trabajador, se opone al recurso extraordinario que nos ocupa, manifestando que la pretensión del casacionista es que se realice una nueva revisión del caso, presentando argumentaciones propias del conocimiento del fondo de la controversia, pretendiendo utilizar el recurso como una tercera instancia.

En cuanto a las alegaciones del casacionista, señala que la empresa Merit Gaming Group, Inc., opera y existe antes del inicio de la relación laboral con su mandante, y sigue operando y existiendo en la actualidad, contando siempre con la necesaria contratación de una Asistente a la Gerencia, Supervisores e inclusive Personal de Adiestramiento a los Operadores, por el tipo de actividad comercial que se realiza.

Agrega que la relación existente no era de naturaleza civil, sino laboral y por tiempo indefinido, hecho sustentado en las declaraciones que manifiestan que su poderdante era Supervisor de Persona y Asistente a la gerencia, con oficinas propias en las instalaciones de la empresa y con funciones señaladas.

Menciona que la empresa en ningún momento del proceso acreditó la supuesta temporalidad de la relación laboral.

IV.-EXAMEN DEL TRIBUNAL

Vencido los términos correspondientes, la Sala entra a examinar los cargos violación que se endilgan a la Sentencia de 10 de diciembre de 2007, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial.

El casacionista considera que la sentencia recurrida infringió los artículos 54 y 62 del Código de Trabajo, normas relativas a la remuneración de las vacaciones y la concepto de relación de trabajo, respectivamente. Igualmente alega como violado el artículo primero del Decreto de Gabinete N°221 de 1971, que establece la obligación del empleador a pagar el décimo tercer mes a sus trabajadores.

Los argumentos de violación se centran en que no existía una relación de trabajo sino una relación de naturaleza civil, situación esta que es desconocida por el Tribunal Superior de Trabajo, obligándose a la empresa al pago de prestaciones laborales.

Apoya sus argumentos en que en la relación existente con el señor M. no había dependencia económica ni subordinación jurídica, porque no estaba sujeto a ningún horario de trabajo y podía brindar asesorías a otras empresas. También sostiene que durante el tiempo en que se alega la relación de trabajo no operaba el casino, por no contarse con los permisos respectivos, motivo por el cual las alegaciones del trabajador no son ciertas.

Por su parte el opositor, que en este caso es el trabajador, explicando que en el expediente quedó acreditada la existencia de la relación de trabajo, y que la misma era de naturaleza indefinida, aunado al hecho de que la empresa Merit Gaming Group Inc., operaba antes y después de que se instaurara el casino.

De la lectura de la sentencia recurrida se observa que el Tribunal Superior de Trabajo manifiesta que luego de revisar las constancias procesales considera que quedó demostrado en el proceso la existencia de la relación de trabajo, tal como fue apreciado por el tribunal de primera instancia, el cual considera conforme a las constancias procesales y ajustado a derecho.

Efectivamente de la revisión de las constancias procesales, no se puede apreciar la veracidad de las alegaciones del casacionista, toda vez que no hay constancia de un contrato por servicios profesionales, y ante la ausencia de este y de algún contrato de trabajo, probada la prestación del servicio, operan las presunciones establecidas en los artículos 66 y 737, numeral 1, del Código de Trabajo, aunado a las pruebas testimoniales, que acreditan la existencia de un horario de trabajo, mismas que no fueron desvirtuadas por la empresa.

Por otro lado, el inicio de operaciones del casino, negocio perteneciente a la empresa demandada, es determinante para definir la temporabilidad de la contratación y no para alegar la inexistencia de la misma, toda vez, que la empresa se encaminaba a la preparación del personal que debía laborar en el casino que se vislumbraba abrir.

Ante estas circunstancias, no se observa que la casacionista haya alcanzado a probar las violaciones alegadas, toda vez que no se ha desvirtuado durante el proceso la existencia de la relación de trabajo y por ende, el pago de las prestaciones adeudadas, que se derivan de esta prestación del servicio.

Se observa igualmente, que las alegaciones que hace el recurrente, son las mismas planteadas en la contestación de la demanda, por lo que cabe advertir que el recurso de casación, no constituye una tercera instancia con el objeto de revisar los hecho planteados y decididos, ni nuevos hechos ni el valor que el Tribunal Superior de Trabajo le ha dado a las pruebas, y solo se entra excepcionalmente a juzgar la valoración que el juez le de a las pruebas en los casos en que dicho tribunal haya incurrido en un error manifiesto, error que salte a la vista sin mayor dificultad, o haya infringido la regla de la sana crítica basado en un equivocado razonamiento apreciativo de las pruebas que conducen a dar por establecido un hecho sin estarlo o al contrario, situación que no se produce en el presente caso.

V.-DECISIÓN DE LA SALA

Por tanto, la Sala Tercera de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Sentencia del 10 de diciembre de 2007, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral promovido por C.M.M.P. vs Merit Gaming Group, Inc.

Las costas se adicionan en un 10%.

N.,

ADÁN ARNULFO ARJONA L.

VICTOR L. BENAVIDES P. -- WINSTON SPADAFORA FRANCO

JANINA SMALL (Secretaria)