Sentencia Penal de Supreme Court (Panama), 2ª de lo Penal, 16 de Junio de 2019

PonenteLuis Mario Carrasco M.
Fecha de Resolución16 de Junio de 2019
EmisorSegunda de lo Penal

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

S.: Segunda de lo Penal

Ponente: Luis Mario Carrasco M.

Fecha: 16 de Junio de 2019

Materia: Casación penal

Expediente: 408-16C

VISTOS:

Por celebrada la audiencia oral y pública corresponde a la S. Segunda de lo Penal resolver el recurso de casación en el fondo formalizado por el licenciado ROUMMEL G. SALERNO C., Abogado Defensor Pública de J.E.G.M., contra la Sentencia N° 19-S.I. de 12 de febrero de 2016 emitida por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá.

  1. HISTORIA CONCISA DEL CASO

    El 4 de agosto de 2014, aproximadamente a las once de la noche, L.V.V. se dirigía hacia su trabajo como celador en un local comercial y cuando se dispone a cruzar el puente elevado dos sujetos lo agreden tirándole piedras en la cara y en los brazos, lograron sacarle la cartera del bolsillo del pantalón, y se dieron a la fuga, uno de los sujetos saltó por un muro y el otro fue capturado por unidades de la policía nacional que resultó ser J.E.G.M.. Este hecho ocurrió en el sector de La Cabima, Corregimiento de A.D., Distrito de San Miguelito.

    La investigación estuvo a cargo de la Fiscalía Undécima de Circuito, Ramo de lo Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá y al concluir las sumarias mediante Vista Fiscal N° 19 de 29 de enero de 2015 recomendó la apertura de causa criminal contra J.E.G. MARISCAL como presunto infractor de las disposiciones contenidas en el Capítulo II, T.V., Libro II del Código Penal, es decir, por la presunta comisión de delito Contra el Patrimonio Económico (robo) cometido en perjuicio de L.V.V., solicitud que fue acogida por el Juzgado Primero de Circuito, Ramo de lo Penal del Primer Circuito Judicial mediante Auto N° 98 de 7 de julio de 2015.

    Realizada la Audiencia ordinaria, el juez de la instancia condenó a J.E.G.M. a la pena de cuarenta y doce (12) años de prisión, que fue reducida en cuarenta y ocho (48) meses por haberse acogido al proceso abreviado, quedando la pena líquida en ocho (8) años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas como autor del delito de robo agravado cometido en perjuicio de L.V.V..

    La decisión fue apelada por la defensa técnica y confirmada por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial mediante Sentencia N° 19-S.I. de 12 de febrero de 2016.

  2. LA CAUSAL, LOS MOTIVOS Y LAS DISPOSICIONES LEGALES INFRINGIDAS.

    El recurrente cita como fundamento de derecho el error de derecho en la apreciación de la prueba que ha influido en lo dispositivo del fallo y que implica violación de la ley sustancial penal, contenida en el numeral 1 del artículo 2430 del Código Judicial.

    En ese sentido, cuestiona los testimonios de L.V. VEJERANO (Fs.1-2;7-8) (primer motivo) y de los miembros de la Policía Nacional CÉSAR ESTEBAN MEDINA (Fs. 12-15; 66-68) (segundo motivo) y N.A.A. (Fs. 83-84) (tercer motivo) indicando que se contradicen es sus declaraciones respecto a las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que ocurre el hecho y cómo se dio la captura de J.E.G.M., todo lo cual indica llevó al Tribunal Superior a un juicio errado que fue determinante para producir un error protuberante en el presente negocio.

    Respecto de las disposiciones legales infringidas, el censor señala que los artículos 917, 922 y 921 del Código Judicial, que se refieren a las reglas de la sana crítica, al testigo de oídas y el que se contradice en sus deposiciones, fueron infringidos en concepto de violación directa por omisión, y los artículos 218 y 219 del Código Penal que tipifican el delito de robo en su modalidad simple y agravada, respectivamente, en concepto de indebida aplicación.

  3. OPINIÓN DE LA PROCURADURÍA GENERAL DE LA NACIÓN

    La Procuradora General de la Nación, licenciada KENIA I.P.D., mediante Vista Nº 162 de 24 de octubre de 2017, manifiesta que no comparte el criterio del casacionista porque el Tribunal de alzada al momento de emitir su sentencia se refiere en forma concisa al testimonio brindado por el denunciante, explicando que nos basa su decisión sólo en las deposiciones brindadas por éste sino que comparte el criterio esbozado por el A-quo, el cual toma en consideración otros medios probatorios (informe de novedad confeccionado y ratificado por los miembros de la Policía Nacional y el propio relato del imputado) que al ser analizados de forma conjunta acreditan la responsabilidad penal de J.E.G.M..

    Por otra parte, sostiene que dentro de los elementos probatorios no se reflejan contradicciones que pudiesen dar lugar a una decisión distinta a la emitida por el Tribunal Ad-quem, por ende, el cargo de infracción no se certifica, ya que el Colegiado realizó un análisis adecuado de la versión brindada por el denunciante en sus deposiciones, toda vez que las estudió minuciosamente, conjuntamente con los demás medios probatorios, extrayendo de ella los elementos fácticos que, de conformidad con las reglas de la sana crítica, entre ellas la lógica, el sentido común y la experiencia, producen el convencimiento judicial necesario para arribar a la decisión tomada en el fallo.

    En consecuencia, la Procuradora desestima los vicios de injuridicidad expuestos por el casacionista asi como la trasgresión de las disposiciones legales, y recomienda no casar la sentencia impugnada (Fs.177-187).

    CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL DE CASACIÓN

    Conocida la posición del recurrente y la opinión de la Procuraduría General de la Nación, corresponde analizar los motivos para establecer si se ha generado la errónea apreciación de la prueba que alega el censor.

    En ese sentido, una lectura del fallo impugnado da cuenta que el Segundo Tribunal Superior dio por acreditada la vinculación de J.E.G.M. con el delito de robo agravado indicando que se basó no solamente en el señalamiento que le hace el denunciante sino también tomando en consideración otros elementos que reposan en el expediente que el Tribunal A-quo tomó en cuenta para sustentar su decisión, como lo es el informe de novedad confeccionado y debidamente ratificados por los miembros de la Policía Nacional, asi como los hechos narrados por el procesado en su declaración indagatoria, "los cuales concatenados a los indicios de presencia, oportunidad y mala justificación, dan certeza jurídica de su responsabilidad criminal."

    Apunta que J.E.G.M. explicó que se encontraba en el lugar de los hechos consumiendo marihuana, pero dentro del cuaderno penal no existe ningún elemento que corrobore esa situación, por el contrario existe el informe de novedad debidamente ratificado por los agentes de la policía, que señala la forma en que se da la aprehensión del señor J.E.G.M., y no encuentra probada las dudas que según el apelante surgen de la declaración brindada por el agente N.A.A., que por sí sola no desvirtúa los otros elementos que demuestran que el señor GIL MARISCAL fue una de las personas que agredió físicamente al señor VILLANERO y después lo despojan de su cartera en la que mantenía dinero en efectivo asi como documentos personales, aunado a que no existen elementos que señalen algún tipo de conflicto entre el agente N.A.A. y el sindicado. (Fs.138-139)

    Respecto a las piezas procesales que el censor estima erróneamente valoradas, se trata de la declaración denuncia de L.V.V. quien manifestó que iba hacia su trabajo en el restaurante P.P. y cuando se disponía a cruzar el puente elevado le salen dos sujetos, uno le dijo "te acuerdas que nos echaste la policía anoche, ahora te vamos a matar" y entonces el otro sujeto empezó a golpearlo en diferentes partes del cuerpo, le tiraron piedras en la cara y en los brazos, le quitaron su cartera, los sujetos salieron corriendo uno cruzó un muro y el otro no pudo porque la policía llegó de inmediato y lo capturó. Indica que obtuvo las generales de su agresor y por eso se presentó a poner la denuncia, lo describió como JOSÉ MARISCAL de tez trigueña, contextura gruesa, estatura alta, tiene corte de un diseño pintado de chocolate y tatuajes en diferentes partes del cuerpo, si lo volvía a ver podría reconocerlo. (Fs.1-2)

    Agrega que los dos sujetos que le asaltaron estaban acostumbrados a robarles las pertenencias a los clientes que salen del P.P. y a las personas que esperan el transporte en la parada, que el día anterior a eso de la una de la mañana estaban parados frente al restaurante de manera sospechosa y en ese momento llegó el patrulla y se los llevó, por lo que ellos pensaron que había sido él quien les llamó el patrulla, por esa razón lo estaban esperando en la parada para agredirle y robarle sus pertenencias. Luego él se fue al Centro de Salud de San Isidro donde le lavaron las heridas de la cara, le vendaron, le mandaron inyecciones para el dolor y lo incapacitaron por siete (7) días, entregando la constancia médica a las autoridades. (Fs.3-4)

    El Cabo 2° 22471 CÉSAR ESTEBAN MEDINA MACENO en Informe de Novedad expresó que al momento en que ocurre el hecho se mantenía de servicio en el sector de La Cabima en compañía del Agente 10353 N.A. y vieron a L.V. quien les informa lo del robo y le vio golpes en el pómulo izquierdo. Indica que realizaron un recorrido por los alrededores del puente elevado de La Cabima, específicamente la parada que va hacia la ciudad de Panamá para dar con la captura de dichos sujetos, logrando capturar a uno de ellos el cual fue señalado por la víctima de la agresión y responde al nombre de J.E.G.M.. (f.12) lo cual ratificó en declaración jurada (Fs.15-16).

    El Agente 10353 N.A.A. al rendir su declaración jurada manifestó que estaban de recorrido por La Cabima cuando vieron al ciudadano L.V. al otro lado del puente elevado, al parecer mantenía golpes en su rostro, fueron a averiguar qué le estaba pasando y les explicó que dos sujetos le habían robado en el momento que se dirigía hacia su trabajo, entonces procedieron a dar un breve recorrido para darle captura a los sujetos y aproximadamente en uno seis o siete minutos se aproximó un sujeto en actitud sospechosa, procedieron a verificarlo y le preguntaron al denunciante si ese era el que le había golpeado y robado y el confirmó que sí era uno de ellos. Agrega que J.E.G. MARISCAL decía que él no era pero el que fue víctima reconoció el rostro y decía que sí era él, por lo que llamaron el patrulla y trasladaron a ambas partes a sub estación para su respectivo trámite.(F.83)

    A juicio de la Corte las pruebas testimoniales que anteceden coinciden en circunstancias de modo, tiempo y lugar respecto del robo de que fue objeto el señor L.V., que éste fue enfático ante los agentes captores al señalar que la persona aprehendida, quien responde al nombre de J.E.G.M. era una de las personas que le robo su cartera y lo había golpeado, que el día anterior se encontraba próximo al lugar en actitud sospechosa siendo abordado por las unidades del orden público que se lo llevaron en el patrulla, motivo que estima lo llevó a golpearle y robarle.

    Este Tribunal de Casación no aprecia un vicio de tal trascendencia que comporte un error de derecho en la apreciación de la prueba como alega el recurrente. Por consiguiente, al no haberse probado vicio de injuridicidad alguno en los tres motivos que sustentan la causal única, ello trae como consecuencia la improcedencia de la alegada infracción de las normas procesales y sustantivas aducidas por el recurrente y lo que en derecho corresponde es no casar el fallo a lo que se procede.

  4. PARTE RESOLUTIVA

    En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, S. Segunda de lo Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Sentencia N° 19-S.I. de 12 de febrero de 2016 emitida por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, por la cual confirma la decisión de primera instancia en el sentido de condenar a J.E.G.M. a la pena líquida en ocho (8) años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas como autor del delito de robo agravado cometido en perjuicio de L.V.V..

    N..

    LUIS MARIO CARRASCO M

    JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS -- HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ

    ELVIA VERGARA DE ORDÓÑEZ

    (Secretaria)