Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 3 de Julio de 2006

PonenteAlberto Cigarruista Cortez
Fecha de Resolución 3 de Julio de 2006
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

La firma M. y F., actuando en representación de Free Trade Associates, Inc. ha presentado escrito de casación corregido según lo indicado en la resolución de 6 de octubre de 2004, contra la sentencia de 7 de abril de 2004, proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia, dentro del proceso ordinario de mayor cuantía que le sigue a Banco Santander Colombia-Panamá, S.A. y S.P.M., S.A.

CAUSAL Y MOTIVOS.

El recurso tiene como causal de fondo la "Infracción de normas sustantivas de derecho, en el concepto de violación directa, que ha influido substancialmente en lo dispositivo del fallo". Fundamentan dicha causal los siguientes motivos:

Primero: El Primer Tribunal Superior en su sentencia recurrida, pese reconocer que el consentimiento prestado por nuestra representada en la celebración del contrato fue dado mediante error en la sustancia de la cosa, señala que tal vicio sólo provocaba la nulidad relativa del contrato, infringiendo con esto el principio sustantivo de derecho conforme al cual, es nulo el consentimiento prestado por error cuando éste recayere en la sustancia de la cosa objeto del contrato, lo cual ha influido en lo dispositivo de la resolución recurrida.

Segundo: El Primer Tribunal Superior de Justicia, pese reconocer la existencia de vicio del consentimiento de nuestra representada en la celebración del contrato de compraventa de bien inmueble suscrito con las demandadas, consideró que tal vicio del consentimiento no provocaba la nulidad absoluta del contrato sino la nulidad relativa del mismo, violando el principio de derecho conforme al cual el vicio en el consentimiento de uno de los contratantes provoca la nulidad absoluta del contrato por ser éste un elemento esencial para su formación y existencia, lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida.

Tercero: La sentencia impugnada al reconocer como probada en el proceso la excepción de prescripción de la acción aducida por las demandadas sobre la base de que el vicio en el consentimiento que padecía el contrato provocaba sólo la nulidad relativa de dicho acto jurídico, infringió los principios de derechos conforme a los cuales, es nulo el consentimiento cuando es prestado por error en la cosa, lo que provoca la nulidad absoluta del contrato y la cual puede y debe ser declarada de oficio.

CITA DE NORMAS INFRINGIDAS Y CONCEPTOS DE VIOLACIONES.

La casacionista considera infringidos, de forma directa, por omisión, los artículos 1116, 1117, 1141 numeral 1 y 1143 del Código Civil.

Al explicar el concepto de la violación del artículo 1116 del Código Civil, la recurrente señala que la norma establece que es nulo el consentimiento prestado por error y que la sentencia recurrida reconoce que Free Trade Associates, Inc. lo prestó por error en la sustancia de la cosa objeto del contrato, pero declaró probada la excepción de prescripción de la acción invocada por los demandados señalando que ese vicio del consentimiento provocó nulidad relativa del contrato, cuando el texto de la norma establece la nulidad por falta de un elemento esencial de formación y existencia del contrato y el no reconocerlo así, influyó en la parte dispositiva de la resolución recurrida.

A su juicio, el artículo 1117 del Código Civil, que establece en qué casos el error invalida el consentimiento, fue violado, porque aún cuando en la sentencia se reconoce que el consentimiento prestado por la casacionista estuvo viciado por error en la sustancia de la cosa objeto del contrato, sólo declaró su nulidad relativa, en desconocimiento del principio básico de derecho consagrado en la norma, según el cual el error del consentimiento que recae sobre la substancia de la cosa objeto del contrato o sobre las condiciones que dieron motivos para celebrarlo, tiene la fuerza suficiente para invalidarlo. Culmina señalando que el vicio del consentimiento era grave y de haber aplicado la norma, el Tribunal Superior hubiese concluido que el consentimiento fue inválido y por tanto, también el contrato.

En concepto de la recurrente, el numeral 1 del artículo 1141 del Código Civil, según el cual hay nulidad absoluta en los actos o contratos cuando falta alguna de las condiciones esenciales para su formación o existencia, fue violado en la sentencia recurrida, porque al ser el consentimiento un elemento esencial para la formación y existencia del contrato, su otorgamiento con error en la sustancia de la cosa que es objeto del contrato, provocaba la nulidad de aquél y la invalidez de éste.

Agrega que no obstante lo anterior, el Tribunal Superior reconoció probada la excepción de prescripción de la acción propuesta por los demandados con el errado fundamento de que la falta absoluta del consentimiento de la ahora casacionista, que fue viciado por error grave o dolo, no era causal de nulidad absoluta.

Finalmente, cita como violado el artículo 1143 del Código Civil, en el que se establece que la nulidad absoluta debe ser declarada oficiosamente por el juez cuando sea manifiesta en el acto o contrato y cuando la alegue todo el que tenga interés en ello, como el Ministerio Público en interés de la moral o de la ley y que en caso de no ser generada por objeto o causa ilícitos, puede sanearse por ratificación de las partes y por la prescripción extraordinaria.

Explica que el Tribunal Superior omitió la aplicación del derecho y deber que consagra la norma al declarar que la nulidad del contrato era relativa y no absoluta, a pesar de reconocer que Free Trade Associates, Inc. prestó su consentimiento para la celebración del contrato, con vicio grave de error sobre las condiciones que motivaron su celebración.

DECISIÓN DE SEGUNDA INSTANCIA RECURRIDA EN CASACIÓN.

Mediante la sentencia de 7 de abril de 2004, el Primer Tribunal Superior de Justicia, previa revocatoria de la Sentencia Nº 14 de 9 de julio de 2001, declaró probada la excepción de prescripción alegada por Banco Santander Colombia-Panamá, S.A. (antes Banco Comercial Antioqueño, S.A.) y Stand Portfolio Management, S.A. y las absolvió de los cargos que les formuló Free Trade Associates, Inc. Dicha decisión fue fundada en las siguientes motivaciones:

"... al margen de la existencia de un vicio del consentimiento prestado por la compradora (sea éste error o dolo), éstos (los vicios del consentimiento) constituyen causal o fuente de resición o nulidad relativa (llamada también anulabilidad), según lo expresa claramente el numeral 1) del artículo 1142 del Código Civil...

Las condiciones a que se refiere la norma arriba transcrita son establecidas en el artículo 1116 del mismo Código, que dice: 'Será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidación o dolo'; o sea, los llamados vicios de la voluntad o del consentimiento.

...

Como quiera, que los vicios del consentimiento (como lo es el error o dolo) constituyen una causal de nulidad relativa del acto o contrato y a tenor del artículo 1144 del Código Civil, la nulidad relativa no puede declararse de oficio, ha quedado demostrado que el juez circuital no estaba legitimado para ejercer, motu propio, la acción de rescisión.

De otra parte, es importante dejar aclarado, que la demanda... está dirigida a que se declare resuelto el contrato de compraventa celebrado, como consecuencia del incumplimiento por parte de la vendedora de sus obligaciones contractuales, el cual consiste, en que no entregó la cosa vendida en los términos pactados, es decir, se compró una finca inmueble con un área de 7 hectáreas, pero que en realidad, tan sólo tiene un área disponible de 5 hectáreas.

Lo anterior interesa en la dilucidación de la presente encuesta, en virtud de que las demandadas alegaron como medio de defensa la excepción de prescripción de la acción impetrada por la parte actora, utilizando como sustentáculo jurídico las normas que consagran las acciones sobre diferencias en la cabida o superficie, saneamiento por evicción y saneamiento por vicios ocultos, cuando en realidad, como se dejó aclarado, la parte actora ejerció una acción resolutoria...

No obstante lo antes expuesto, el Tribunal Colegiado debe señalar que la acción ejercida por la parte actora no es de aquéllas de las cuales podía hacer uso en esta oportunidad. Decimos lo anterior, pues, el contrato de compraventa bajo estudio, tal cual lo señala la firma forense MORGAN Y MORGAN, fue pactado por precio alzado y no a razón de un tanto por unidad de medida o número.

... tenemos que tomar en consideración lo que dispone el artículo 1242 del Código Judicial y es que, la acción para reclamar en este tipo de contratos prescribe 'al cabo de un año contado desde el día de la entrega', que en el caso que nos ocupa, sería a partir del día 17 de febrero de 1994, fecha ésta en que se inscribió en el Registro Público la Escritura Pública Nº 1093 de fecha 3 de febrero de 1994, por la cual se perfecciona el contrato de compraventa objeto de la presente encuesta legal. Luego, entonces, si el día 13 de febrero de 1998 se presentó ante la jurisdicción competente la demanda ordinaria, la misma se encontraba a todas luces prescrita..." (fs. 720 a 723)

DECISIÓN DE LA SALA PRIMERA DE LA CORTE SUPREMA.

La Sala observa que no se han producido los cargos y violaciones aducidos por la casacionista, porque a diferencia de lo expuesto en el primer motivo que sustenta la causal, el error en la substancia de la cosa, no acarrea la nulidad absoluta del contrato, como bien se señala en el fallo atacado y por lo cual, el juzgador no estaba legalmente conminado a declararla de oficio; sino que le correspondía determinar si se configuraban los hechos productores de la prescripción de la acción, excepcionada por las demandadas.

En primer lugar, no son fundados los cargos endilgados en los motivos a la sentencia de segunda instancia en cuanto a que ésta reconoció la nulidad relativa en vez de la absoluta, puesto que en dicho fallo se señaló que no existían los referidos vicios ocultos, porque el bien inmueble fue vendido a precio alzado y enfatizó que en todo caso, de haberse probado la existencia de los referidos vicios que influyeron en el consentimiento prestado por la compradora para celebrar el contrato, la nulidad hubiera sido relativa y no absoluta. Esa aseveración del juzgador de segunda instancia es distinta o difiere a la que le atribuye en sus motivos la casacionista.

Por otro lado, los errores en la substancia de la cosa que fuere objeto del contrato, se refieren a los errores en las cualidades del objeto o a sus condiciones que propiciaron la contratación y los mismos invalidan el consentimiento con la consecuente rescisión del contrato (nulidad relativa), sólo en esos supuestos. Si el error no tiene tal incidencia en cuanto a las condiciones del objeto que motivaron el otorgamiento del consentimiento, entonces corresponde, cuando se trata de contrato de compraventa, aplicar lo normado en el artículo 1254 del Código Civil en adelante, en cuanto al saneamiento por los defectos o gravámenes ocultos de la cosa vendida.

Tal como se observa del extracto del fallo citado con antelación, el Tribunal Superior dejó constancia que los hechos acreditados o probados en el proceso no daban lugar a la declaración de nulidad absoluta del contrato que oficiosamente hizo el juez de primera instancia y consideró, además, que al margen de la existencia de un vicio del consentimiento prestado por la demandante en la compra motivada por error o dolo, los vicios del consentimiento, cuando están acreditados, producen causal de rescisión o nulidad relativa al tenor de lo expuesto en el artículo 1142 del Código Civil.

Tal como lo dice el juzgador ad quem en el fallo atacado en casación, no nos encontramos ante un error sobre la existencia del objeto, porque el inmueble objeto de la compraventa existía cuando se contrató y por ello, el consentimiento recayó sobre objeto cierto y existente, requisito esencial del contrato establecido en el numeral 2 del artículo 1112 del Código Civil, con lo cual también es existente y válido el consentimiento y el contrato.

En consecuencia, no puede considerarse que faltó alguna de las condiciones esenciales para la formación o existencia del contrato, en todo caso, como se señaló en la decisión recurrida, el error no es sobre la existencia del objeto o cosa inmueble, sino de las cualidades del mismo, que de probarse, no afecta la esencia del contrato de compraventa, sino su naturaleza y cuyo reconocimiento y consecuencias no pueden ser declarados oficiosamente por el juez.

Ante dicha realidad fáctico-jurídica, el Tribunal Superior hizo un análisis de la Escritura Pública Nº 1093 de 3 de febrero de 1994, contentiva del contrato de compraventa, que a su juicio, acredita que la venta del inmueble se hizo por precio alzado y que la acción para el reclamo de la demandante por supuestos vicios ocultos en el bien o saneamiento por evicción o por no tener el inmueble la cabida superficiaria acordada en el contrato, está prescrita de conformidad con lo establecido en el artículo 1242 del Código Judicial, en el que se establece un año para reclamar, computado desde el día de la entrega que en el presente caso se produjo el 17 de febrero de 1994, con la inscripción de la escritura en el Registro Público.

Así pues, se observa que la valoración del caudal probatorio llevó al juzgador a considerar que el reclamo presentado por la demandante es por supuestos vicios ocultos o saneamiento por evicción y que por ello, la acción estaba prescrita y esta Superioridad debe concluir que si el ejercicio valorativo le llevó a esa certeza, entonces lo correspondiente era, tal como lo hizo, resolver si operaba o no la prescripción de dicha acción.

Por último, cree la Sala conveniente trascribir el extracto del fallo de 12 de octubre de 2001, en el que explicó ciertos aspectos de nulidad absoluta, de la relativa y de la evicción y saneamiento por vicios ocultos, que permitirán ilustrar sus diferencias y aplicaciones:

"... de lo expuesto y de las constancias procesales se concluye que aunque se hubiese probado, cosa que no ocurrió, la existencia de fallas y desperfectos que hicieran imposible el uso del automóvil de acuerdo a su destino, el contrato se mantiene válido y surtiendo sus efectos por cuanto que dentro de las causales de nulidad de los contratos contemplados en el artículo 1141 del Código Civil, no está contemplada la alegada por la demandante, quien a todas luces ha confundido los efectos jurídicos que producen los defectos o vicios ocultos y la obligación de saneamiento que recogen los artículos 1254 y 1255 ibídem, con los vicios que producen la nulidad e inexistencia de los contratos que son materias completamente distintas.

Así tenemos que, por ejemplo, al tratarse de la nulidad absoluta de los actos jurídicos o contratos, la jurisprudencia y doctrina generalizada, hace alusión a la gravedad de los motivos que la generan y dentro de éstos los más graves, como por ejemplo, la 'falta de formalidades en los actos jurídicos, solemnes (requisitos ad solemnitaten) exigidos por el legislador, incapacidad absoluta, falta de consentimiento, ausencia de objeto o de causa, ilicitud del objeto o de la causa. La nulidad, en tales casos, tiene su fundamento en la falta de uno de los elementos de validez del acto jurídico...' ('Manual de Obligaciones', T.L., E.. Temis, Colombia, 1997, pág. 227).

En cambio, siguiendo la doctrina, al tratarse de la evicción y vicios ocultos y la obligación de saneamiento, lo que importa no es si se da la falta de uno de los elementos esenciales o de validez del acto jurídico cuya ausencia acarrea su nulidad, sino que se mira es a los elementos de la naturaleza del acto jurídico o 'naturalia negotii', siendo que la presencia de estos elementos depende de la voluntad de las partes, sin que su ausencia produzca como efecto jurídico la nulidad del contrato, como bien lo explica el autor TAMAYO LOMBANA...

En virtud de lo expuesto y dado que ni para la doctrina ni la legislación comparada, ni la nuestra, los vicios ocultos son determinantes de la validez o existencia del contrato de compraventa, la Sala concluye que en el presente caso no tiene aplicación el artículo 1141 del Código Civil sobre nulidad de los contratos, razón por la cual no se produce la infracción indicada por la casacionista a la citada norma ni a las otras disposiciones legales que estima como violadas, por lo que no procede en el presente caso casar la sentencia." (Sentencia de 12 de octubre de 2001, R.J. de octubre de 2001, pág. 292)

Ante la falta de configuración de la causal aducida, por no haberse producido los cargos y las violaciones de los artículos 1116, 1117,1141 y 1143 del Código Civil, no puede accederse a la solicitud de la casacionista.

En mérito de lo expuesto, la SALA PRIMERA DE LO CIVIL DE LA CORTE SUPREMA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia de 7 de abril de 2004, proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia, dentro del proceso ordinario de mayor cuantía que FREE TRADE ASSOCIATES, INC. le sigue a BANCO SANTANDER COLOMBIA PANAMÁ, S.A. y a STRAND PORTFOLIO MANAGEMENT, S.A.

Las costas se fijan en la suma de doscientos cincuenta balboas con 00/100(B/.250.00).

N..

ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ

HARLEY J. MITCHELL D. -- JOSÉ A. TROYANO

MANUEL JOSE CALVO (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR