Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 5 de Mayo de 2009

Fecha de Resolución: 5 de Mayo de 2009
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS:

EI Lic. J.J.C.P., apoderado judicial de J.E. L.M., ha presentado Recurso de Casación en contra de la Resolución de fecha 16 de julio de 2008, dictado por el Tribunal Superior de Familia, por medio del cual confirmó la Sentencia N° 179 de 12 de marzo de 2008, dictado por el Juzgado Tercero Seccional de Familia, dentro del Proceso Impugnación de Paternidad que J.E.L.M. le sigue a LILIKELL MITZYLA FOSSATTI BURGOS.

Una vez surtidas las reglas de reparto, se fijó el negocio en lista mediante Resolución de 22 de octubre de 2008, para que se alegara sobre su admisibilidad, término que fue utilizado únicamente por el apoderado judicial de la parte demandada.

Corresponde entonces determinar, si se cumplen los requisitos exigidos por ley, para proceder con su admisión.

El recurso fue anunciado (fs.180) y formalizado (fs.185-193) en tiempo; como se indicó anteriormente, se trata de un proceso de Impugnación de Paternidad, por lo que se hace necesario establecer si es susceptible de recurso de casación por su naturaleza.

Así tenemos, que el artículo 756 del Código de la Familia se refiere a aquellas resoluciones en contra de las cuales puede interponerse recurso de casación, el que pasamos a transcribir:

Son susceptibles de recursos de casación y revisión, las sentencias dictadas en segunda instancia por los Tribunales Superiores de Familia y los Tribunales Superiores de Menores cuando versen sobre matrimonio de hecho, separación de cuerpos, divorcio, nulidad de matrimonio, filiación y medidas de internamientos de menores por más de dos (2) años. Estos recursos serán decididos por la Sala de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia, conforme a las formalidades y procedimientos aplicables.

Como se desprende del artículo antes transcrito, únicamente aquellas sentencias de segunda instancia dictadas por el Tribunal Superior de Familia que son susceptibles de recurso de casación corresponde a los siguientes casos: matrimonio de hecho, separación de cuerpo, divorcio, nulidad de matrimonio, y filiación.

Como puede apreciarse, para que pueda una resolución judicial dictada por el Tribunal Superior de Familia ser susceptible de recurso de casación, debe encontrarse entre las señaladas en el artículo 756 del Código de la Familia. Es decir, que las resoluciones que se encuentran enmarcadas en el mencionado artículo, son las que de manera exclusiva pueden ser objeto de dicho recurso, por tanto, ninguna resolución que se encuentre fuera de las que se mencionan en el mismo, puede ser impugnada por medio de recurso extraordinario de casación.

El recurso de casación que nos ocupa, fue interpuesto en contra de la resolución de fecha 16 de julio de 2008 dictada por el Tribunal Superior de Familia, dentro de un proceso de Impugnación de Paternidad, el cual no se encuentra contemplado en el artículo 756 del Código de la Familia como susceptible de ser atacado vía recurso de casación.

Esta S. en Resolución de 30 de octubre de 2002, dictado en el Recurso de Hecho interpuesto por ROSAS Y ROSAS contra la Resolución S/N de 19 de agosto de 2002, dictada por el Tribunal Superior de Familia dentro del Proceso de Liquidación de Régimen Económico Matrimonial propuesto por J.E.R. contra A.H.E., al respecto señaló lo siguiente:

"...

Como se puede apreciar, para efectos de las sentencias que en segunda instancia sean proferidas por el Tribunal de Familia, la norma transcrita limita la posibilidad de impugnación mediante el extraordinario recurso de casación a los casos de: 1- matrimonio de hecho; 2- separación de cuerpos; 3- divorcio; 4-nulidad de matrimonio; y, 5-filiación.

...

Tal como se ha reiterado tanto en la doctrina como en la jurisprudencia, no todas las sentencias de segunda instancia, ni todos los errores en que incurran los fallos, pueden ser objeto de casación sino sólo las que están expresamente señaladas por la ley. En ese sentido, la Corte ha manifestado que dentro de sus funciones como tribunal de casación no está hacer asimilaciones, de casos no previstos en la ley, para aumentar el ámbito del recurso de casación, como en este caso pretende el recurrente de hecho."

...."

También en caso similar, de fecha 7 de septiembre de 2004, dictada en el Recurso de Hecho presentado por E. I. F.A. en contra de la resolución de 4 de mayo de 2004 dictada por el Tribunal Superior de Familia en el Proceso de Interdicción interpuesto por L.T.O. De Gracia o L.T.O.P., se dejó establecido lo siguiente:

"...

Los procesos sobre declaratoria de interdicción son de competencia de los tribunales de familia y, como tal, se rigen en materia de casación por el artículo 756 del Código de Familia, norma esta especial que establece taxativamente las resoluciones que en esta materia admiten el recurso extraordinario indicado, dentro de las cuales no aparecen las que resuelvan procesos deinterdicción..." (Lo subrayado es de la Sala)

Como puede advertirse, para que las sentencias de segunda instancia en materia de familia puedan ser objeto de recurso de casación, deben encontrarse enunciadas en el artículo 756 del Código de la Familia, por ser dicha disposición de naturaleza numerus clausus, no encontrándose el caso de marras en ninguno de los supuestos establecidos en dicho artículo.

En virtud de las consideraciones antes señaladas, lo que procede es negar la admisibilidad del presente recurso de casación.

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de lo Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA INADMISIBLE el Recurso de Casación presentado por el licenciado J.J.C.P. apoderado judicial de J.E.L.M. en el proceso de Impugnación de Paternidad incoado por LILIKELL MITZYLA FOSSATTI BURGOS.

Sin costas.

N..

HARLEY J. MITCHELL D.

OYDÉN ORTEGA DURÁN -- ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ (Con Salvamento de Voto)

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

SALVAMENTO DE VOTO DEL MAGISTRADO

A.C. CORTEZ

La mayoría de los Magistrados que integran la Sala sostienen que el Recurso de Casación interpuesto por la parte demandante, dentro del proceso de Filiación por Impugnación de Paternidad propuesto por J.L.M. contra LILIKELL M. FOSSATTI, no es susceptible de este medio impugnativo por su naturaleza, al no estar inmerso dentro del catálogo de negocios a que hace referencia el artículo 756 del Código de Familia.

En la decisión se manifiesta que el artículo 756 del Código de Familia es, por ser norma especial, la disposición aplicable para determinar si la resolución impugnada es recurrible en Casación, con lo cual estoy de acuerdo.

Sin embargo, a mi juicio estamos en presencia de un proceso de filiación, aunque el proceso sea denominado como "impugnación de paternidad"; por tanto, la resolución atacada es susceptible de Casación por su naturaleza, según el artículo 756 del Código de la Familia.

En este sentido, el artículo 235 del Código de la Familia señala que "La filiación es la relación existente entre el hijo o la hija y sus progenitores...". Por ende, todo proceso en el que se discuta "la relación existente entre el hijo o la hija y sus progenitores", como es el caso de la impugnación de paternidad que nos ocupa, es un proceso de filiación.

De ahí que este tipo de negocios se encuentre regulado dentro del Código de la Familia, en el título correspondiente a la filiación. (V.L.I., Título II, De la Filiación)

Bajo esta línea de pensamiento, debo destacar que en multiplicidad de ocasiones esta Sala de lo Civil ha atendido recursos de Casación interpuestos en Procesos de "Impugnación de Paternidad". Así, por ejemplo, tenemos la resolución de 21 de abril del 2003, dentro del proceso de Impugnación de Paternidad instaurado por R.G.D. y la resolución de 06 de febrero de 2007, dentro del Proceso de Impugnación de Paternidad promovido por J.A.G.V., en la cual fui el Magistrado ponente.

En consecuencia, considero que es de lugar que la Sala proceda a analizar lo concerniente a la admisibilidad o no del recurso, en vez de rechazar su conocimiento por estimar que no es susceptible por su naturaleza.

No obstante, siendo que la mayoría de los Magistrados que integran la Sala no comparten la postura del suscrito, respetuosamente SALVO EL VOTO.

Panamá, fecha ut supra.

MGDO. ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)