Sentencia de Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, 30 de Octubre de 2001

Fecha de Resolución:30 de Octubre de 2001
Emisor:Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial

VISTOS:

El licenciado E.M. actuando en nombre y representación de la empresa Confecciones Moal, S.A., ha interpuesto recurso de casación laboral contra la sentencia de 17 de julio de 2001, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro de la controversia laboral promovida por la trabajadora J.H. contra la citada empresa para el reclamo de prestaciones laborales.

Mediante la sentencia impugnada, el Tribunal de segunda instancia modificó la sentencia No. 26, de 29 de junio de 2000, del Juzgado Primero de Trabajo de la Primera Sección, y condenó a Confecciones Moal, S.A. al pago de B/. 4,750.67 a favor de la trabajadora demandante, en calidad de salarios no pagados, vacaciones y décimo tercer mes, más los recargos previstos por los artículos 169 y 170 del Código Laboral (foja 130).

El Tribunal de Casación procedió a revisar el recurso propuesto y observa que el mismo cumple con los requisitos legales que establecen los artículos 925 y 926 del citado Código.

A juicio del recurrente, la sentencia del Tribunal Superior de Trabajo viola los artículos 62, 65 y 732 de ese cuerpo de normas. La primera de estas disposiciones prevé el concepto legal de contrato individual de trabajo y de relación de trabajo. Tanto el contrato como la relación de trabajo producen los mismos efectos, y la existencia de esta última determina la obligación de pagar el salario. En ambos casos, la subordinación jurídica o la dependencia económica son elementos esenciales de la relación laboral.

El casacionista afirma que la sentencia que recure violó este artículo por indebida aplicación. A su juicio, dicha norma obliga a la aplicación de la subordinación jurídica y la dependencia económica para establecer si realmente existe relación laboral. La indebida aplicación de la norma en la sentencia se da al omitir contemplar todos los elementos para que exista este tipo de relación, lo cual trajo como consecuencia la negación de un derecho a la empresa (Cfr. foja 6 del cuadernillo de casación).

La segunda disposición invocada es el artículo 65 ibídem que contiene los diversos supuestos legales según los cuales existe dependencia económica del trabajador. Para el recurrente, el Tribunal Superior infringió esta norma porque estimó que entre la empresa y la trabajadora existía una relación de trabajo; al no valorar la prueba presentada de que la misma trabajaba en una institución del Estado (Ministerio de Educación). Por todo ello, reconoció la existencia del vínculo laboral entre las partes. Además, no tomó en cuanta que el salario devengado por J.H. no era su principal fuente de ingresos (foja 8).

La última disposición invocada como violada por el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba