Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 26 de Junio de 2019

PonenteAngela Russo de Cedeño
Fecha de Resolución26 de Junio de 2019
EmisorPrimera de lo Civil

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Primera de lo Civil

Ponente: A.R. de Cedeño

Fecha: 26 de junio de 2019

Materia: Civil

Casación

Expediente: 150-18

VISTOS:

A fin de emitir pronunciamiento de mérito, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia entra a conocer sendos recursos de casación interpuestos por LINETT LYNCH y G.C.A. DE LADRON DE G., en contra de la Sentencia de 8 de marzo de 2018 proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, en el proceso ordinario que G.C.A. DE LADRON DE G. le sigue a PANAMA STAR, S. y LINETT LYNCH.

ANTECEDENTES

GENEVA C.A. DE LADRON DE G. instauró demanda que dio inicio al proceso ordinario entablado por dicha demandante en contra de PANAMA STAR, S. y LINETT LYNCH, cuya pretensión tiene por objeto que el juez de la causa condene a dichas demandadas a pagar a la actora la suma de B/.2,000,000.00 en concepto de daños y perjuicios materiales y morales causados, supuestamente, por aquellos, mediante publicación denigrante contra ésta, aparecida en el diario La Estrella de Panamá, en su edición del jueves 13 de mayo de 2010.

Como fundamento fáctico de su pretensión, señala la demandante que la demandada LYNCH, periodista de profesión, publicó en la referida edición del

diario La Estrella, supuestamente, de propiedad de PANAMA STAR, S., una noticia que da cuenta de la supuesta destitución de la entonces Magistrada LADRON DE G., por razón de supuestos actos de corrupción incurridos por sus asistentes.

En sendos libelos de contestación, las demandadas se opusieron a la pretensión ensayada por la demandante.

Cumplidos los trámites procesales correspondientes a la instancia, las partes presentaron sus correspondientes escritos de alegatos, etapa que fue aprovechada por las demandadas para oponer la excepción de falta de legitimación en la causa de los sujetos pasivos.

Mediante Sentencia No.31 de 26 de julio de 2013, la juez de la causa declaró no probada la excepción de falta de legitimación en la causa de los sujetos pasivos y, en consecuencia, condenó a las demandadas a pagar la suma de B/.100,000.00 en concepto de daño moral y, en abstracto, las condenó por los daños materiales derivados de las atenciones médicas o consultas siquiátricas recibidas por la demandante, como consecuencia de las publicaciones.

De igual forma, condenó en costas a las demandadas y le ordenó a PANAMA STAR, S. la publicación de un extracto de la sentencia en los términos prevenidos en el artículo 1644 a, párrafo final, del Código Civil.

La anterior resolución fue apelada por ambas partes, mediante memorial, alzadas que fueron sustentadas en tiempo oportuno. Con la misma oportunidad, las respectivas contrapartes presentaron sus correspondientes libelos de oposición.

Mediante Sentencia de 8 de marzo de 2018 el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial modificó la sentencia de primera instancia en cuanto a declarar probada la excepción de falta de legitimación en la causa de PANAMA STAR, S. y, en consecuencia, la absuelve de las pretensiones de la demanda. También modificó el monto de la indemnización a cargo de LINETT LYNCH, fijándolo en la suma de B/.25,000.00 y condenándola en costas por B/.6,000.00 y

le ordenó la publicación del extracto de la sentencia de que habla el artículo 1644 a del Código Civil.

Es contra esta resolución que se interpone el presente recurso de casación, del cual la Sala conoce y se apresta a decidir.

RECURSO DE CASACION PRESENTADO POR

WATSON & ASOCIADOS EN REPRESENTACION DE

LINETT LYNCH Y CRITERIO DE LA SALA

La recurrente LINETT LYNCH ha invocado la causal de fondo en el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, la cual se sustenta en dos motivos mediante los cuales le endilga a la sentencia recurrida el yerro probatorio consistente en la errónea valoración de una serie de dictámenes periciales lo cual, según dicha recurrente, ha incidido sustancialmente en lo dispositivo del fallo impugnado.

La casacionista estima infringido los artículos 781 y 980 del Código Judicial, así como el artículo 1644 a del Código Civil.

En concreto, el primer cargo de injuridicidad que se le endilga a la resolución que se censura consiste en la valoración, contraria a derecho, del dictamen rendido por los peritos B.M., G.D. (fs.657-664) y L.N. (fs.822-896) los cuales fueron uniformes en señalar que la demandada devenga un salario de B/.1,022.60 mensuales, en tanto que la demandante devenga un salario de B/.7,893.70 mensuales. No obstante ello, el Primer Tribunal Superior fijó una indemnización a cargo de la demandada y en favor de la actora, por valor de B/.25,000.00 quebrantando con ello la regla que dispone que al fijar la indemnización por daño moral ha de tenerse en consideración la condición económica de la responsable.

A continuación, procede la Sala al examen de las piezas probatorias que se estiman mal valoradas por parte del Primer Tribunal y observa, a fojas 657-664 que, en efecto, consta el informe rendido por los peritos B.M. y G.D.. Específicamente, al folio 660 consta el ingreso que al momento

de los hechos devengaba la demandante, a saber, la suma de B/.7,893.70 entre salario, gastos de representación y jubilación. En cuanto a la demandada LINETT LYNCH, consta al folio 663 que la misma devengaba un salario bruto de B/.1,200.00 y un salario neto de B/.1,022.60

Previo al examen de la siguiente pieza probatoria, este Tribunal se permite adelantar que se observa que la diferencia salarial señalada por el recurrente omite indicar el salario percibido por la demandante luego de las deducciones legales pues, respecto de ésta, expone el salario bruto, en tanto, que respecto de la demandada, expone el salario neto, lo cual tiende a hacer una mayor diferencia.

A continuación, procede la Sala al examen del siguiente medio de convicción que se estima mal apreciado por el tribunal de segunda instancia, a saber, el informe rendido por la perito L.N., visible a fojas 822-896, dentro del cual se observa al folio 829 que la demandada LINETT LYNCH devenga un salario mensual de B/.1,022.60, tal como se hiciese constar en el informe anterior. No se observa, sin embargo, que conste en parte alguna de dicho informe el ingreso mensual de la demandante.

Seguidamente, la Sala procede al examen de la valoración que de dichas probanzas hizo el tribunal de apelación y observa, al folio 1431 (folio 52 del fallo), el criterio de dicha superioridad, al reconocer las cantidades devengadas por la demandante, así como por la demandada LINETT LYNCH, todo ello según se desprende de los informes levantados por los peritos contables.

En consecuencia, estimó el tribunal de segundo grado, que la suma a pagar por parte de la demandada LYNCH, en favor de la demandante, debía fijarse en la suma de B/.25,000.00

A juicio de esta Corporación, la decisión adoptada por el tribunal de alzada no configura un error probatorio, toda vez que el hecho a probar, a saber, el ingreso devengado por la demandante y la demandada, fue reconocido por dicho tribunal según lo expresado en la prueba valorada. Si la recurrente estima excesiva la suma fijada en concepto de

indemnización, por considerar que no guarda proporción con el salario devengado por la demandada, ello no constituye un error probatorio. El criterio de un juez al fijar el monto de la indemnización en concepto de daño moral es algo que queda a su prudente arbitrio, dentro del límite reclamado por el demandante, por lo que tal hecho escapa al control del recurso de casación.

Por otra parte, es preciso tener presente que la indemnización no debe tomar en consideración solamente la posición económica del agente o autor del daño, sino también, la situación económica de la víctima. De tal forma que ésta, en base a dicho estatus, se sienta realmente indemnizada y que no se le está reconociendo una suma irrisoria.

En consecuencia, estima la Corte que no se justifica este primer cargo de injuridicidad.

En el segundo motivo, la recurrente le endilga a la sentencia recurrida, el yerro probatorio consistente en la errónea valoración de los dictámenes periciales de los facultativos D.J.A. (fs.421-440) y M.D. (fs.443-444) ambos, especialistas en el ramo de la psiquiatría, los cuales fueron contestes en señalar que la demandante presentaba afectaciones psicológicas previas a la publicación de la noticia (fs.427, 621 y 631, respectivamente). Ello, estima la casacionista, debía incidir en el cálculo de la indemnización. Sin embargo, y a consecuencia de la indebida apreciación de estas probanzas por parte del tribunal de segundo nivel respecto de los referidos dictámenes, dicha colegiatura no redujo al mínimo la suma fijada en concepto de indemnización por daño moral.

Seguidamente, procede la Sala al examen de los medios de prueba que se estiman mal apreciados por el ad quem y observa, a fojas 421-440, el informe del galeno D.J.A., dentro del cual al folio 427 consta, efectivamente, que la demandante presenta antecedentes psiquiátricos desde el año 2005, y que ha sido tratada con antidepresivos y ansiolíticos. Sin embargo, no se aprecia antecedente psiquiátrico alguno en el informe del Dr. M.D., visible a fojas 443-444). No obstante esto último, sí se hace referencia a tales antecedentes en

las declaraciones rendidas por ambos peritos, visibles, respectivamente, a fojas 621 y 631.

Una vez examinados los medios de convicción que se estiman mal apreciados por parte del tribunal de segunda instancia, procede la Sala al examen de la valoración que de dichas probanzas hizo dicha superioridad y observa que, efectivamente, consta a fojas 1420 a 1424 (fs.41 a 45 del fallo) la ponderación hecha por el tribunal de alzada de los comentados dictámenes periciales.

Así, el tribunal de segundo grado se refiere a las declaraciones de los peritos médicos quienes expresaron que, si bien la demandante, previo a la noticia aparecida en La Estrella de Panamá padecía algunos trastornos psiquiátricos derivados de circunstancias externas tales como la enfermedad padecida por aquel entonces por su madre y por su esposo, hechos estos que concurrieron con otros tales como los problemas relacionados con la adolescencia de su hija y las derivadas del ejercicio del cargo que por aquella época ejercía, al momento de dicha noticia ya se le había suspendido a la demandante la medicación que previamente se le había recetado para superar aquellos trastornos. Sin embargo, después de la aparición de la noticia, dicha paciente tuvo que ser medicada nuevamente al presentar una nueva sintomatología.

Lo anterior es corroborado al confrontar dichas declaraciones con las deposiciones de testigos quienes narran los cambios conductuales sufridos por la demandante con posterioridad a la aparición de la noticia.

Concluye el tribunal de apelación señalando:

"En conclusión, este Tribunal no tiene la menor duda de que la publicación falsa aparecida en la primera plana del diario 'LA ESTRELLA DE PANAMA' del Jueves 13 de mayo de 2010, causó a la señora G.C.A. DE LADRON DE G., un deterioro de su imagen profesional, además de afectaciones emocionales (angustia) y psicológicas (tristeza y depresión), las cuales son distintas a las producidas por los acontecimientos personales o familiares que pudieron haberla afectado psicológicamente previo a la noticia, razón por la cual, se tiene que la acción realizada por la periodista LINETT LYNCH ocasionó el daño moral alegado por la actora". (Lo resaltado es de la Sala)

Del examen hecho por el tribunal de segundo nivel, de las pruebas que se estiman mal apreciadas, y de las conclusiones hechas por dicha colegiatura, concluye la Sala que no se configura el error probatorio alegado por la recurrente en el motivo que se examina, toda vez que resulta evidente que las afectaciones sufridas por la demandante fueron consideradas de manera aislada y no en conjunción con los padecimientos psiquiátricos padecidos previamente, los cuales habían sido superados ya, por lo que tampoco se justifica este segundo cargo de injuridicidad.

No justificándose los motivos que sustentan la causal invocada por LINETT LYNCH, procede desestimar la misma.

RECURSO DE CASACION PRESENTADO POR

VILLALAZ Y ASOCIADOS EN REPRESENTACION DE

GENEVA AGUILAR DE LADRON DE G.

A continuación, procede la Sala a considerar el recurso de casación presentado por la representación judicial de GENEVA AGUILAR DE LADRON DE G..

La recurrente LADRON DE G. ha invocado la causal de fondo en el concepto de violación directa, la cual se sustenta en dos motivos que la Sala pasa a examinar.

Así, en el primer motivo señala la parte casacionista que, pese al reconocimiento que hace el tribunal de apelación en el sentido que la falsa noticia afectó el prestigio y la imagen de la demandante, dicha superioridad desconoció los daños materiales causados. Tal como aparece expresado el cargo, el mismo resulta a todas luces, incongruente, toda vez que la afectación a la imagen y el prestigio de una persona no conlleva por sí, un perjuicio material. En consecuencia, procede desestimar este primer cargo de injuridicidad.

En cuanto al segundo motivo, la recurrente le endilga a la sentencia recurrida, el yerro consistente en haber desmejorado el reconocimiento de la indemnización en concepto de daño moral, pese al reconocimiento que hace el

Primer Tribunal de los elementos probatorios que acreditan la afectación psicológica de la demandante y el desprestigio a su imagen profesional.

Al respecto, consta a fojas 1380 y 1381 la trascripción de la parte resolutiva del fallo de primera instancia mediante el cual el a quo condenó solidariamente a PANAMA STAR, S. y LINETT LYNCH a pagar a la demandante la suma de B/.100,000.00 en concepto de daño moral y, en la parte resolutiva del fallo de alzada (folio 1433 y vuelta) el Tribunal Superior modificó el fallo primigenio en cuanto a condenar únicamente a LINETT LYNCH a pagar a la actora la suma de B/.25,000.00 en igual concepto.

Sobre el particular, esta Corporación de Justicia es del criterio que los tribunales de instancia fallaron acorde a derecho, toda vez que observaron la proporcionalidad que debe haber, al momento de determinar el monto de la indemnización en concepto de daño moral, respecto de la situación económica del responsable, así como el de la víctima.

En efecto, al haber condenado en primera instancia a ambos demandados, a pagar a la demandante la suma de B/.100,000.00 la juez primaria tomó en consideración, entre otros aspectos, la capacidad económica de una empresa como PANAMA STAR, S. mas, al modificar dicho fallo, y considerar responsable únicamente a LINETT LYNCH, el Primer Tribunal Superior no podía mantener igual la condena, tratándose de una periodista asalariada cuyo ingreso mensual apenas supera los mil dólares mensuales, por lo que mantener la misma suma a indemnizar sería irreal. Por ende, estima la Sala que la sentencia recurrida observó los parámetros establecidos en el artículo 1644 a del Código Civil en cuanto a tomar en consideración, entre otros aspectos, la situación económica del responsable.

En consecuencia, estima la Sala que tampoco se justifica este segundo cargo de injuridicidad.

Al considerar infundados los motivos que sustentan la causal invocada, procede desestimar la misma.

Así las cosas, no procede casar la sentencia recurrida, lo cual se declara a continuación.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 8 de marzo de 2018 proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, y que fuera recurrida en casación por LYNETT LYNCH y por G.C.A. DE LADRON DE G. en el proceso ordinario que G.C.A. DE LADRON DE G. le siguiera a PANAMA STAR, S. y LINETT LYNCH.

Las costas del recurso de casación se entienden compensadas.

N.,

ANGELA RUSSO DE CEDEÑO

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

SONIA F. DE CASTROVERDE

(Secretaria)