Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 8 de Mayo de 2020

PonenteOlmedo Arrocha Osorio
Fecha de Resolución 8 de Mayo de 2020
EmisorPrimera de lo Civil

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

S.: Primera de lo Civil

Ponente: Olmedo Arrocha Osorio

Fecha: 08 de mayo de 2020

Materia: Civil

Casación

Expediente: 374-19

VISTOS:

En grado de admisibilidad, la S. Primera de la Corte Suprema de Justicia, conoce el Recurso de Casación interpuesto por la Licenciada V.L.H. de la firma forense LARA & ASOCIADOS, actuando en su calidad de apoderada judicial de la sociedad civil LARA Y ASOCIADOS y en contra de la Sentencia de nueve (9) de octubre dos mil diecinueve (2019), emitida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Sumario de Daños y Perjuicios con Acción de Secuestro que le sigue a PH SEÑORIAL CINCUENTA (50) y a L.A.D.G..

Cumplido el trámite de reparto, el negocio fue fijado en lista por el término de seis (6) días que establece el artículo 1179 del Código Judicial, con la finalidad que las partes alegaran sobre la admisibilidad del recurso, término que fue aprovechado por el Licenciado FELIPE CHEN C., en representación del P.H, SEÑORIAL CINCUENTA (50), quienes presentaron escrito de oposición al recurso (fs. 530-535), por la firma HERRERO Y HERRERO, en representación de la COMPAÑÍA INTERNACIONAL DE SEGUROS, S.A., en calidad de terceros interesados (fs. 536-538) y por la recurrente sociedad civil LARA Y ASOCIADOS, quien presentó su escrito de réplica y de oposición a los alegatos, tal como consta de fojas 539 a 541 del expediente.

Vencido el término de alegatos correspondiente, procede la S. a examinar el recurso de casación, con la finalidad de verificar si ha sido concedido atendiendo la concurrencia de los requisitos sobre admisibilidad, establecidos en los artículos 1180 y 1175 del Código Judicial.

En ese sentido, se hace constar que la resolución impugnada es de aquellas contra las cuales lo concede la Ley, por su naturaleza, al tratarse de una resolución de segunda instancia proferida por un Tribunal Superior dentro de un proceso de conocimiento y por razón de su cuantía, porque la misma supera la suma mínima de Veinticinco Mil Balboas (B/.25,000.00) requerida para la interposición del recurso de casación, tal como lo disponen los artículos 1163 y 1164 del Código Judicial. Asimismo, el recurso ha sido anunciado e interpuesto en tiempo oportuno, por persona hábil, tal como lo establecen los artículos 1173 y 1174 del mismo texto legal.

Con relación a los requisitos del artículo 1175 del Código Judicial, la S. advierte que en el escrito de formalización del recurso de casación, la recurrente invoca dos (2) causales de casación en la forma y siete (7) causales de casación en el fondo, las cuales pasaremos a examinar en el orden en que han sido presentadas y con la debida separación, conforme lo establece el artículo 1192 del Código Judicial.

RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA

PRIMERA CAUSAL:

La primera causal de forma es invocada por la recurrente en los siguientes términos: "Por infracción de norma sustantiva de derecho por haberse omitido algún trámite o diligencia considerado esencial por la Ley, que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida."

De inmediato la S. advierte que no se cumple con este primer apartado del recurso, toda vez que la causal ha sido enunciada en términos que no coinciden literalmente con los señalados en la Ley, además se involucra dentro de la determinación de la misma, una frase que implica violación a la Ley sustantiva, la cual no puede coexistir con causales de forma, sino que la misma es compatible con la causal única de fondo y sus diferentes conceptos.

Como fundamento de esta causal de forma, se observa que la recurrente expone cuatro (4) motivos, los cuales pasamos a transcribir para mayor ilustración:

"PRIMERO: El Primer Tribunal Superior en la exposición de su Resolución explica a foja 465 y 466 que "la sociedad demandante es de la opinión que si bien, el Juez Quinto de Circuito Civil, Adjunto, accedió a reconocerle la indemnización por el daño moral, no tomó en cuenta ciertos aspectos y que se permite enumerar, como el hecho de que dicho J. negó la prueba en que se le solicitaba girar oficio a fin de que el Instituto de Medicina Forense evacuara una prueba psicológica, por otro lado, que el J.A. no tomó en cuenta el valor comercial que tiene el local y que fue el fundamento que utilizó para solicitar la indemnización del daño moral en la cantidad de B/75,000.00 (sic), (50% de ese valor). Es decir, la parte actora no considera apropiado que solo se haya condenado a la parte demandada a pagarle la cantidad de B/.5,000.00 en concepto de daño moral.." (sic)

SEGUNDO

Sin embargo, a pesar de explicar lo pedido por la actora en su parte motiva, el Tribunal Superior omitió pronunciarse en su parte resolutiva sobre esta solicitud de la parte demandante en su recurso de apelación y que fuera solicitado por escrito ante el Juez Quinto de Circuito Civil, en fecha 4 de abril de 2014 de que la prueba pericial (Psicólogos para tasar la aflicción de la licenciada V.L.H. socia principal de la firma) y que fuera admitida mediante Auto No.409/2014 de 26 de febrero de 2014 del Juzgado Quinto de Circuito de Panamá (ver foja 217) fuera evacuada por el Instituto de Medicina Legal que brindan apoyo a los tribunales en virtud de lo oneroso que pretendía cobrar el perito médico G.G. y que por economía procesal se solicita sea evacuada la prueba por peritos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (ver foja 240); y que además esta solicitud fue presentada durante el período de práctica de pruebas y fue negado alegando en lo medular que la recusación debió hacerse dentro del periodo (sic) del traslado del escrito que designó al perito (Auto No. 599 de 14 de abril de 2014 visible a foja 279-280 (bis)).

TERCERO

Este Auto No. 599 del 14 de abril de 2014 fue apelado en tiempo oportuno por la demandante en virtud de que se le permita el acceso a la Justicia gratuita que señala el legislador patrio y que todo ciudadano tenga acceso a ella libremente dentro de los procesos sin límites y poder reclamar el derecho a una Tutela Judicial Efectiva (artículo 8 y 25 de la Convención de Derechos Humanos) evitando costos que encarecen innecesariamente el juicio, pero esta apelación fue rechazada mediante Providencia S/N de fecha 30 de abril de 2014 no mediante un Auto debidamente motivado, indicando en lo medular que "la resolución recurrida no se contiene en el elenco de posibilidades contempladas en el artículo 1131 del Código Judicial como resoluciones apelables, y en consecuencia SE NIEGA la apelación formulada por la Licda. V.L. en contra del Auto No. 599 de 14 de abril de 2014" (ver foja 342) (el resaltado es nuestro)

CUARTO

El Primer Tribunal Superior omite en su resolución pronunciarse sobre el pedido de la demandante de la evacuación de esta prueba psicológica y ocasiona que no fuera valorada la afectación física y mental de la socia principal de la sociedad demandante causando perjuicios por el exceso de formalismos para acceder a la prueba cuando la naturaleza de este juicio depende mucho de los elementos probatorios que aporten las pericias de expertos causando un gran agravio a la actora que no pudo expresar cuanto ha dañado su vida esta situación y la reputación de la firma de abogados." (fs. 504-505)

De la lectura de los motivos que se dejan transcritos, la S. advierte que los mismos no cumplen con la técnica exigida para la debida estructuración de este apartado del recurso, ya que no contienen cargo procedimental alguno que sea congruente con la causal de forma invocada, pues lo que se desprende de sus exposiciones son ligeras apreciaciones o alegaciones de la recurrente contra la sentencia de segunda instancia recurrida, las cuales van dirigidas esencialmente a plantear su disconformidad con la decisión adoptada por el Juzgado Quinto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá en el Auto No. 599 de 14 de abril de 2014 (fs. 278-279), en el sentido que acusa al Ad quem de haberle negado su solicitud de girar un oficio al Instituto de Medicina Forense para evacuar una prueba psicológica, argumentando que esa omisión le ha causado perjuicios por el exceso de formalismos para acceder a dicha práctica de prueba, negándole así el acceso libre a la tutela judicial efectiva.

Otro reparo que se advierte en los motivos es que la recurrente hace referencia al articulado de varios preceptos legales, lo cual contraviene la técnica formal requerida para la debida formulación de este apartado, ya que la doctrina y la jurisprudencia han dejado sentado que no son los motivos el aparte del recurso donde deben citarse, ni aparecer indicadas las normas jurídicas que se estiman infringidas, pues para ello existe un renglón especifico.

Los graves defectos que se advierten en los motivos hacen que el recurso no cumpla con la debida estructuración de este apartado, ya que la S. ha insistido en que entre los motivos y la causal debe existir congruencia, de manera que respondan directamente a la causal que se invoca y, en este caso, no se vislumbra la omisión de algún trámite o diligencia del proceso que tenga la característica de esencial y en el que el juzgador haya omitido su cumplimiento, sino más bien el desacuerdo personal de la recurrente sobre la decisión que emitió el Juzgado Quinto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, a través del Auto No. 599 de 14 de abril de 2014, negándole su solicitud especial (fs. 278-279) y el recurso de apelación propuesto (f. 342), por lo que no es posible que se puede invocar una causal sobre el hecho de que las peticiones que se presenten sean resueltas de forma desfavorable a la parte actora o que las conclusiones del fallo no satisfagan a la recurrente, siendo contrarias a sus propias aspiraciones.

En cuanto al apartado de las normas de derecho infringidas, la recurrente cita los artículos 1346 del Código Judicial y el artículo 25 de la Convención de Derechos Humanos o Pacto de San José, normas que al ser examinadas se percata la S. no guardan congruencia con la causal de forma invocada ni con los motivos que la sustentan, tampoco se desprende cómo se vulneraron dichos preceptos legales como consecuencia de supuestos errores "in procedendo", sino que al igual que en los motivos, se evidencian son argumentaciones que van dirigidas a dejar por sentado la disconformidad de la recurrente para con lo resuelto en el presente proceso.

Finalmente, debemos advertir que la supuesta falta que alega la recurrente, conforme a lo establecido en el artículo 1194 del Código Judicial fue reclamada en la instancia correspondiente, siendo resuelta por el Juzgado Quinto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, mediante el Auto No. 599 de 14 de abril de 2014 (fs. 278-279), circunstancia que corrobora aún más la disconformidad de la recurrente con la decisión que fue emitida en su momento por el juzgador de la causa, razón por la cual, la S. puede concluir que esta primera causal de forma resulta inadmisible, dado el incumplimiento de cada uno de los requisitos que exige el artículo 1175 del Código Judicial, para la debida estructuración del recurso de casación. .

SEGUNDA CAUSAL:

La segunda causal de forma que se invoca se realiza de la siguiente manera: "Por infracción de norma sustantiva de derecho por haberse omitido algún trámite o diligencia considerado esencial por la Ley, que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida", la cual se sustenta en dos (2) motivos y se citan como normas infringidas el artículo 780 del Código Judicial y el artículo 25 de la Convención de Derechos Humanos o Pacto de San José.

No obstante, al analizar la determinación de la causal, la S. advierte que la recurrente comete el error de invocar en el recurso una misma causal dos veces y con idéntica redacción, situación que no es permitido en este extraordinario medio de impugnación.

Además, la causal ha sido enunciada incorrectamente, conforme a los términos literales que exige el artículo 1170 del Código Judicial, presentando los mismos defectos que ya fueron estudiados y analizados en la primera causal de forma, pues sus motivos no contienen cargos que reflejen un vicio de procedimiento o de un trámite o diligencia del proceso que sea considerado esencial por la Ley, así como tampoco sus normas resultan compatibles con causales de forma.

Siguiendo la jurisprudencia y la doctrina, los autores panameños J.F. y Aura E. Guerra de V., en su obra "Casación y Revisión", se han pronunciado respecto a la invocación de una misma causal dentro del recurso de casación, para lo cual, sobre ese aspecto, han indicado lo siguiente:

"...

  1. La mención de la causal debe ser expresa, determinada y separada. No se puede invocar dos causales en una sola; ni se puede repetir en un recurso la misma causal dos o más veces.

  2. " (Resalta la S.)

    (F.P., J. y GUERRA de VILLALAZ, Aura E. "Casación y Revisión", 2ª edición, Sistemas Jurídicos, Panamá, 2001, Pág. 71)

    Así pues, estima la S. que los defectos formales antes señalados, hacen que esta segunda causal de forma no pueda ser admitida.

    RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO

    PRIMERA CAUSAL:

    La recurrente enuncia esta causal de fondo en los siguientes términos: "..., la infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de violación directa por omisión de la norma de derecho aplicable, lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Sentencia de 9 de octubre de 2019 dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia."

    Si bien de la enunciación de la causal, se desprende que la recurrente invoca la violación directa por omisión, es oportuno recordar que, en reiterada jurisprudencia, así como en la doctrina nacional se ha establecido que las causales que se pretendan invocar en el recurso de casación deben ser expresadas en los términos exactos en que aparecen consagradas en la Ley, sin desviación, aditamento o cercenamiento alguno, con el propósito de evitar inconvenientes al momento de relacionarlas con el resto de los apartados del recurso, porque de lo contrario se volvería en un campo de imprecisión. Además, nuestra jurisprudencia ha establecido que la causal debe citarse según la denominación prevista en la Ley, por lo que no se ha sido cumplido con en este apartado del recurso.

    Para fundamentar esta causal de fondo, se exponen tres (3) motivos los cuales pasamos a transcribir para mayor ilustración:

    "PRIMERO: Que la Sentencia de 9 de octubre de 2019 proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia que reforma la Sentencia No. 21 de 11 de septiembre de 2014, dictada por el Juzgado Quinto de Circuito Civil de Panamá ha desconocido el principio de derecho según el cual nacen las obligaciones por culpa o negligencia contenidas en el Título XVI "DE LAS OBLIGACIONES QUE SE CONTRAEN SIN CONVENIO" Capitulo (sic) II del Código Civil y se establece el principio de solidaridad si la acción u omisión es cometida por dos o más personas y que cada una de ellas sería responsable por los perjuicios causados.

SEGUNDO

Que la Sentencia de 9 de octubre de 2019 proferida por el Primer Tribunal de Justicia que reforma la Sentencia No. 21 de 11 de septiembre de 2014, dictada por el Juzgado Quinto de Circuito Civil de Panamá incurre en violación directa de la ley sustantiva al desconocer que las demandadas en su contestación de demanda reconocen ambas (tanto la Presidente del PH Señorial Cincuenta (50) y su administradora quien son la misma persona natural) conocer la afectación que sufre materialmente el local propiedad de LARA Y ASOCIADOS mucho antes de que la propia demandante hiciera algún reclamo y actuando ambas partes de forma negligente a pesar de que era su obligación conforme lo dispone la Ley 31 de 2010 sobre Propiedad Horizontal y el Reglamento de Copropiedad del PH Señorial Cincuenta (50), no buscaron una solución rápida y efectiva que mitigara el daño que ocasionan y que se probó proviene de una zona común de ese edificio y el Ad-quem desconoce en su resolución todo eso y todas las consecuencias que se derivan del Daño y Perjuicio causado por culpa y/o negligencia (solidaria) al declarar que a la Administración L.A. de G. no le corresponden o no le son atribuibles los actos o perjuicios que genera la Administración cuando del caudal probatorio se desprende claramente que no hizo nada, ni siquiera aplicó de forma correcta la póliza de seguro del condominio y tampoco en su defensa aporta que hizo llamado a la Junta Directiva o a la Asamblea de Copropietarios para aplicar los daños del Local No. 7 y repararlos como la (sic) obliga la Ley 31 de 2010 y el Reglamento de Copropiedad del PH Señorial Cincuenta (50) aportado en la demanda y aceptado por el abogado de las demandadas como prueba. (el resaltado es nuestro)

TERCERO

El Tribunal Superior consideró que el reglamento de copropiedad del PH Señorial Cincuenta (50) está investido por la Ley para generar derechos y obligaciones pero al desarrollar su llamada Falta de Legitimación en la causa en sede de L.A. de G. en calidad de demandada como Administradora del PH Señorial Cincuenta (50) no toma en cuenta totalmente lo que expresó a foja 475 del expediente y además falla más allá de lo pedido. El criterio del Reglamento del PH Señorial Cincuenta (50) y la Ley 31 de 2010 sobre Propiedad Horizontal, coinciden con la responsabilidad que tiene un Administrador de un condominio en la conservación y mantenimiento de las zonas comunes." (fs. 509-510)

La S. estima conveniente recordar, que la causal de violación directa se produce "... bien por omisión, cuando se deja de aplicar un texto legal claro que ha debido aplicarse o bien por comisión, cuando dicho texto se aplica desconociendo un derecho en él consagrado en forma perfectamente clara; en ambos casos con independencia de toda cuestión probatoria...". (F.P., J.. "Casación y Revisión", 2ª edición, Panamá: Sistemas Jurídicos, S.A., 2001, Pág. 104).

Partiendo de esta premisa, tenemos que los tres (3) motivos que se dejan transcritos y que fundamentan el concepto de violación directa invocado, luego de ser examinados en conjunto por la S., se puede concluir que en ninguno de ellos se extrae un cargo de ilegalidad que sea congruente con dicho concepto.

Lo anterior es así, toda vez que si bien en el primer motivo la recurrente señala que se desconoce un principio de derecho, mencionando en que título y capítulo del texto legal se encuentra regulado, no proporciona una explicación clara y precisa en cuanto a si el mismo fue por aplicación de la norma jurídica, desconociéndose el derecho en ella consagrado (por comisión), o si fue por falta de aplicación de la norma de derecho al caso pertinente y que debió ser aplicada (por omisión), quedando el motivo cercenado y sin ilustrar a la S. de cómo se presenta la infracción de la Ley sustancial.

En el segundo motivo, no se permite a la S. distinguir cuál es la regla jurídica que dejó de aplicarse al caso regulado en ella, o si se aplicó, desconociendo el supuesto derecho que alega tener la recurrente, pues más bien del motivo lo que se denota es una serie de hechos que van dirigidos a plantear su disconformidad con el Fallo dictado en segunda instancia, ya que objeta exámenes probatorios que realizó el Tribunal Superior al resolver la apelación interpuesta contra la sentencia primaria, relacionados con elementos como por ejemplo el Reglamento de Copropiedad del PH Señorial Cincuenta (50) aportado en la demanda, siendo ello contrario a la finalidad que tiene el concepto de violación directa, lo cual contraviene lo dispuesto en el artículo 1169 del Código Judicial.

Sobre los errores probatorios en causales sustantivas, este tribunal de casación civil, en Sentencia de 8 de julio de 2004, ha dejado sentado el siguiente criterio:

"El artículo 1169 del Código Judicial dispone que cuando se invoca como causal la infracción de normas sustantivas por el concepto de violación directa de la norma, no cabe, para formular cargos de injuricidad (sic) contra una sentencia, señalamientos de errores de hecho o de derecho en cuanto a la prueba. La violación directa se da cuando una disposición diáfana y explícita deja de ser aplicada al caso pertinente o cuando la misma se aplica desconociendo un derecho en ella consagrado en forma perfectamente clara. Si lo que buscaba discutir en casación eran problemas atinentes a la materia probatoria envuelta en el proceso, el recurrente no podía emplear la causal de violación directa ni otra distinta a las causales probatorias. De igual manera, sólo es posible admitir y discutir un recurso de casación interpuesto por violación directa de la norma de derecho si en el apartado correspondiente a los motivos, se formulan cargos relacionados con una norma sustantiva de derecho aplicada o aplicable en la resolución atacada, lo que no hizo el recurrente. Por consiguiente, esta primera causal resulta ininteligible, razón por la cual no debe ser admitida". (Resalta la S.)

Por otro lado, esta Alta Corporación de Justicia a través de la Sentencia de 10 de mayo de 2018, al resolver el recurso de casación propuesto por Argeñal Molieri (Armol) de Panamá, S.A. contra Compañía Texaco de Panamá, S.A. (Exp. 02-18), decidió inadmitir la causal de violación directa invocada, por adolecer de defectos en los motivos, manifestando en esa oportunidad lo siguiente:

"...

En el caso que nos ocupa, la redacción de los motivos no permite a esta S. identificar un cargo de injuridicidad congruente con la causal invocada, toda vez que la recurrente no determina qué norma fue inaplicada por el Ad quem en el fallo impugnado, ni porqué considera que el Ad quem debió aplicarla; es decir, se advierte una falta de congruencia entre la causal y los motivos que la sustentan.

...

De ahí, que proceda la inadmisión de la primera causal de fondo invocada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1182 del Código Judicial.

...". (Resalta la S.)

Al analizar el tercer y último motivo, se observa que lo expuesto por la recurrente no es más que un simple alegato del cual no se desprende el obligante cargo de injuridicidad que guarde relación con alguna de las situaciones en las que tiene lugar el concepto de violación directa, sino que más bien lo planteado va dirigido a atacar a la sentencia de segunda instancia emitida por el Tribunal Superior en cuanto a que se estima que éste falló más allá de lo pedido, aspecto que resulta propio de causales de forma y no con la que se invoca en esta oportunidad.

Como bien destacan los precedentes citados, no es posible atender vía casación el concepto de violación directa si en el apartado de los motivos no se formulan cargos relacionados con una norma sustantiva de derecho aplicada o aplicable en la resolución atacada, tal como ocurre en el presente caso.

Igual suerte corre el siguiente apartado del recurso consistente en la citación de las normas de derecho, toda vez que al explicarse los artículos 1644 del Código Civil y el artículo cuadragésimo noveno del Reglamento de Copropiedad del Condominio Señorial Cincuenta (50), los cuales señala la recurrente han sido violados en concepto de violación directa, expresando su disconformidad con la decisión recurrida, por medio de alegatos no propios de este apartado y sin llegar a concretar de qué forma se da la infracción de la ley sustantiva, planteándose simplemente situaciones de hecho que guardan relación con demostrar que estamos en presencia de una responsabilidad civil extracontractual y que no existen evidencias, ni plena prueba que acrediten que las demandadas cumplieron con sus obligaciones, lo cual, a todas luces, contraría la esencia de este apartado y de la causal de violación directa que nos ocupa, ya que no puede atacarse la actividad probatoria del Tribunal Superior, siendo ello incongruente con esta causal.

Los defectos formales que presenta esta primera causal de fondo en cada uno de sus apartados, hacen que la misma sea ininteligible y, en consecuencia, resulte inadmisible.

SEGUNDA CAUSAL:

La segunda causal se enuncia en los términos literales que se dejan transcritos: "... la aplicación indebida de normas sustantivas de derecho lo que influye directamente en lo que dispone la Sentencia de 9 de octubre de 2019 proferida por el Tribunal Superior de Justicia."

Cabe señalar, que si bien dentro de la enunciación de la causal se desprende que se invoca la aplicación indebida, la recurrente no la determina correctamente, porque primero se debe expresar la causal y a continuación el concepto en que ésta se produce, lo cual no ha ocurrido.

En tal sentido, es importante reiterar lo que a través de la jurisprudencia y la doctrina nacional se ha dejado sentado, en el sentido que cuando se pretendan invocar causales en el recurso de casación, las mismas deben ser expresadas en los términos exactos en que aparecen consagradas en la Ley, sin desviación, aditamento o cercenamiento alguno, con el propósito de evitar inconvenientes al momento de relacionarlas con el resto de los apartados del recurso, de lo contrario se tornaría en un campo de imprecisión.

Le sirven de fundamento a esta causal de fondo dos (2) motivos, los cuales se exponen de la siguiente manera:

"PRIMERO: Que la Sentencia de 9 de octubre de 2019 proferida por el Primer Tribunal de Justicia que reforma la Sentencia No. 21 de 11 de septiembre de 2014, dictada por el Juzgado Quinto de Circuito Civil de Panamá invoca el artículo 991 del Código Civil para desconocer el Daño Moral infringido al demandante reconocido por el a quo. El desarrollo de esta interpretación se encuentra visible a foja 490 donde el Ad Quem señala:

'De la lectura de la disposición legal en comento se desprende que a la parte demandada le corresponde indemnizar únicamente a la parte actora únicamente los daños materiales (daño emergente y lucro cesante). En esa dirección, no le asiste a la parte demandante el derecho a ser indemnizada en concepto de daño moral, porque la disposición citada no incluye tal concepto, por lo que, esta Superioridad debe reformar la Sentencia de primera instancia en ese aspecto.'

SEGUNDO

Que este artículo 991 del Código Civil reconoce Daños y Perjuicios derivados de las obligaciones en general donde existe un acreedor y un deudor porque el mismo se encuentra dentro del LIBRO CUARTO 'DE LAS OBLIGACIONES EN GENERAL Y DE LOS CONTRATOS', TITULO I 'DE LAS OBLIGACIONES' Capitulo (sic) Segundo DE LA NATURALEZA Y EFECTO (sic) LAS OBLIGACIONES del Código Civil (sic) El presente caso se basa en una relación extracontractual entre el PH Señorial Cincuenta (50), su administradora L.A. de G. y la sociedad civil LARA Y ASOCIADOS; y la relación entre todos ellos puede definirse como aquella que nace de un daño producido a otro sin que exista una relación jurídica convenida entre el autor del daño y el perjudicado que se deriva directamente de actuaciones o conductas negligentes y debe aplicarse entonces el artículo 1644-A del Código Civil." (fs. 512-513)

Sobre esta causal es importante señalar que la misma se produce cuando entendida rectamente una norma, se aplica a un hecho o a una situación no prevista o regulada por ella.

En otras palabras, en la aplicación indebida hay lugar a un error de selección en cuanto a la norma que se aplicó al caso y que precisamente por haber aplicado indebidamente esa norma, se dejó de aplicar la que verdaderamente correspondía, es decir, que el raciocinio está dirigido y entendido a dos normas totalmente diferentes, siendo ellas: la que se aplicó mal y la que se dejó de aplicar.

Tomando en cuenta lo anterior y al examinar los motivos que previamente se dejaron transcritos, la S. estima que los mismos no solo han sido redactados como si fueran alegatos, sino que de ellos no se extrae un cargo de ilegalidad compatible con el concepto de aplicación indebida que supone, como ya se indicó en párrafo precedente, la aplicación de una norma de derecho a un supuesto fáctico que no le corresponde, además que la recurrente transcribe un extracto de las consideraciones en que se basó el Ad quem para expedir la sentencia de segunda instancia impugnada, así como hace referencia a normas legales, aspectos que contravienen la técnica formal exigida para la debida estructuración de este apartado.

Vale resaltar que cada motivo debe establecer en forma concreta un cargo de ilicitud que se le atribuya al fallo recurrido, sin señalar otras consideraciones o alegatos subjetivos de parte del recurrente, evitando aludir a disposiciones legales, puesto que para ello el recurso tiene su segmento correspondiente, así lo ha dejado establecido la jurisprudencia de esta S. de lo Civil en Sentencia de 21 de febrero de 2019 (Exp.294-18).

Por tanto, no se da cumplimiento con este segundo apartado del recurso, que exige el numeral 2 del artículo 1175 del Código Judicial, toda vez que no existe congruencia entre la causal invocada ni los motivos que la sustentan.

En cuanto a la sección correspondiente al apartado de las normas que se estiman infringidas y el concepto en que lo han sido, se observa que la recurrente solamente cita el artículo 991 del Código Judicial, el cual es una norma de carácter eminentemente procesal, que guarda relación con el principio de congruencia y exhaustividad del fallo, razón por la cual no puede ser invocada en causales sustantivas, sino que la misma es propia de cualquiera de las causales de forma contempladas en el artículo 1170, numeral 7 del Código Judicial. Por tanto, no se cumple con este tercer requisito del recurso, contenido en el numeral 3 del artículo 1175 del Código Judicial antes citado.

En consecuencia, los graves errores que padece esta segunda causal de casación en el fondo dejan de manifiesto que la misma no cumple con los requisitos exigidos por la Ley para su admisión contemplados en el artículo 1175 del Código Judicial antes comentado, razón por la cual esta S. procederá a declararla inadmisible.

TERCERA CAUSAL:

La tercera causal de fondo es invocada por la recurrente de la siguiente manera: "..., la infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de violación directa por omisión de la norma de derecho a aplicar, lo cual ha influido sustancialmente en los (sic) dispositivo de la Sentencia de 9 de octubre de 2019 dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia", la cual se sustenta en tres (3) motivos y se cita como única norma infringida el artículo 1644-A del Código Judicial.

Como ya se señaló con anterioridad, no se puede invocar una misma causal dos veces en un recurso, de manera que al haberse expuesto en forma casi idéntica a la primera causal que ya fue analizada por esta S., no resulta procedente que se pueda entrar a su estudio, tomando en cuenta que, aunque así lo hiciéramos, no impide ello que sea rechazada, toda vez que sus motivos no contienen cargos congruentes con los supuestos en que tiene lugar la violación directa por omisión y las normas que se alegan como infringidas tampoco resultan compatibles con dicha causal.

Sobre este aspecto de invocar una misma causal dos veces en el recurso, la S. Civil se pronunció en Sentencia de 15 de mayo de 2018, dentro del recurso de casación propuesto por Hacienda Chichebre, S.A. y T.M. de D. contra el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Exp. 222-17), en la que en esa oportunidad expresó lo siguiente:

"...

PIMERA (sic) CAUSAL DE FONDO

A continuación se revisará el primer concepto de la causal de fondo: "Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de violación directa, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida" (Artículo 1169 del Código Judicial).

Esta causal se encuentra sustentada en tres motivos,...

SEGUNDA CAUSAL DE FONDO

Como quiera que esta segunda causal enunciada "violación directa" es idéntica a la primera, lo adecuado antes estas situaciones es estudiar la primera como la principal; toda vez que a foja 71 opcit. (sic) se aclara, "... No se puede invocar las causales en una sola; ni se puede repetir en un recurso la misma causal dos o más veces"...

En consecuencia de lo anterior, no es procedente la revisión y estudio de esta causal, por lo que debe ser rechazada.

...". (Resalta la S.)

Adicionalmente, debemos indicar que resulta inaceptable que las causales que se invoquen en el recurso, sean éstas distintas o repetidas, tengan como sustento la misma situación de hecho, pues no es labor de esta S. tener que entrar a revisar causal por causal hasta encontrar la que corresponde a los motivos que exponga la recurrente.

Finalmente, la S. aprovecha la oportunidad para aclarar que cuando se intente recurrir en casación debe haber seguridad en la escogencia o selección de la o las causales que servirán de fundamento a el recurso, invocándolas con precisión y en la forma que le ofrece la legislación, sin trasladar esa labor al Tribunal de casación, a quien solamente le corresponde, en todo caso, entrar al análisis del vicio de injuridicidad de la causal invocada y no la de considerar cuál es la más adecuada o la que se ciñe o conviene a los intereses del recurrente.

En virtud de lo anterior, y como quiera que esta causal ha sido enunciada dos veces en el recurso de casación, contrariamente a lo requerido por la jurisprudencia y la doctrina, así como tampoco cumple con los requisitos que exige el artículo 1175 del Código Judicial, es por lo que la S. procederá a declarar inadmisible esta tercera causal de fondo.

CUARTA CAUSAL:

La recurrente enuncia esta cuarta causal de la siguiente manera: "..., la infracción de norma sustantiva de derecho por concepto de aplicación indebida lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Sentencia de 9 de octubre de 2019 dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia."

De lo anterior se advierte que la recurrente repite el error de invocar dos veces la misma causal en el recurso, lo cual, resulta contrario a la jurisprudencia sentada por la S. respecto a este tema.

Adicionalmente, la S. advierte que la recurrente desarrolla los cuatro (4) motivos que sustentan la causal invocada en forma de alegatos, de los cuales no solo se desprenden hechos, sino la disconformidad de la recurrente con lo decidido por el Ad quem, en cuanto a la condena en abstracto decretada y sus bases para la liquidación, no expresando el obligante cargo de injuridicidad del que se desprenda específicamente en qué consistió la aplicación indebida de la norma a un supuesto de hecho no comprendido o regulado por ella, es decir, que no explica cuál fue el error de selección en cuanto a la norma que se aplicó al caso y que por haberse aplicado indebidamente dicha norma, se dejó de aplicar la que verdaderamente correspondía, así como tampoco se explica cómo se influyó sustancialmente en lo dispositivo de la decisión recurrida.

En cuanto a la norma que se cita como infringida, es decir, el artículo 996 del Código Judicial, se advierte que su explicación no solo contiene alegaciones y el desacuerdo de la recurrente para con la decisión adoptada por el Tribunal Superior, sino que la misma no resulta congruente con la causal de aplicación indebida, pues se hace referencia a otro concepto de la causal única de fondo, cuando se señala que la misma ha sido violada en concepto de violación directa por comisión, lo que hace que los supuestos agravios atribuidos a la sentencia impugnada sean contradictorios y confusos.

La S. estima importante aclarar que no se debe confundir la causal de aplicación indebida con la causal de violación directa por comisión, porque en la primera se parte del supuesto de que se aplicó una disposición legal a un caso no regulado o consagrado en ella, es decir, que el raciocinio está dirigido a dos normas totalmente diferentes, siendo ellas, la que se aplicó mal, y la que se dejó de aplicar; mientras que en la segunda ocurre cuando la norma jurídica se aplica al supuesto de hecho en ella consagrado, pero desconociendo un derecho que regula en forma clara.

Por las razones formales antes anotadas y siendo que se ha cometido el error de repetir la misma causal, que entre los apartados que la conforman no existe la debida armonía y correspondencia, incumpliéndose lo establecido en el artículo 1175 del Código Judicial, es por lo que la S. puede concluir que esta cuarta causal de fondo también resulta inadmisible.

QUINTA CAUSAL:

La recurrente enuncia esta causal en los términos que se dejan expuestos: "... error de hecho en cuanto a la existencia de prueba lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución de 9 de octubre de 2019 emitida por el Primer Tribunal Superior de Justicia."

La S. advierte que esta causal no ha sido invocada correctamente. Respecto a lo dispuesto en el artículo 1169 del Código Judicial, la jurisprudencia y la doctrina han manifestado que la norma en cuestión consagra una sola causal de fondo, es decir, "Infracción de normas sustantivas de derecho". El error de hecho sobre la existencia de la prueba, así como los demás conceptos consagrados en la norma mencionada, son solo formas de configurarse la causal invocada. De manera, entonces, que la forma correcta de invocarla es enunciar primero la causal única de fondo y a continuación el concepto en que se produce. Además, tampoco se pueden añadir elementos nuevos a la causal que se invoca, ni suprimir aquellos que sean parte de la misma.

Al respecto, los doctores J.F. y Aura E. Guerra de V., en su obra de Casación y Revisión, al sintetizar la doctrina jurisprudencial en materia de la determinación de las causales, dejan expresado lo siguiente:

"...

  1. La causal debe invocarse en los términos literales en que aparece en el Art. 1154 o 1155 (1169 y 1170 del Texto Único), sin desviación (adición o cercenamiento) alguna.

    ...

  2. " (Resalta la S.)

    (F.P., J. y GUERRA de VILLALAZ, Aura E. "Casación y Revisión", 2ª edición, Sistemas Jurídicos, Panamá, 2001, Pág. 71)

    Por lo tanto, se incumple con este primer apartado del recurso de casación, contemplado en el numeral 1 del artículo 1175 del Código Judicial.

    Para sustentar la referida causal, la recurrente expone cuatro (4) motivos que la S. considera necesario transcribir, para mayor ilustración:

    "PRIMERO: El Primer Tribunal Superior de Justicia en su exposición de declarar de oficio la falta de legitimación en la causa en su forma pasiva, en sede de la señora L.A. de G. como Administradora no hace razonamiento del porque sostiene aplicar en su parte resolutiva costas tan elevadas a favor de la demandada por el trabajo en derecho ni se dirige dentro de su fallo a una prueba cierta que evidencie este costoso trabajo en derecho y que le lleve a este razonamiento y mucho menos considera dentro de su fallo que hubo mala fe de parte de la demandante en su demanda porque indudablemente se ha probado que el daño existe y ha causado perjuicios a la demandante que persisten en el tiempo por lo que tampoco existe mala fe para condenar a costas tan altas.

SEGUNDO

No hay una sola prueba dentro del expediente que sostenga estas costas elevadas en derecho para una parte pero a la otra parte (LARA Y ASOCIADOS) no lo razona de la misma forma y lo limita a la cuantía que sea probada (foja 493) cuando la parte demandante quien además es la afectada por el Daño y Perjuicio producido y sostenido en el tiempo es quien ha mantenido todos los gastos del juicio ya que lo aportado por ambas demandadas mediante un (1) solo abogado únicamente han sido pruebas documentales no existen pruebas periciales a su cargo ni testimoniales porque el único testigo de ambas demandadas Sr (sic) J.R. no acudió al despacho del Jue Quinto de Circuito Civil de Panamá cuando fue citado (ver foja 258) y su único perito de ambas demandadas sr. (sic) R.S. tampoco aparece en ninguna actuación de este expediente (ver Diligencia de Acta de Inspección Judicial visible a foja 242-243).

TERCERO

Ambas demandadas PH Señorial Cincuenta (50) representado por L.A. de G. y la Administradora quien es la misma persona, señora L.A. de G. otorgan poder de representación visible a foja 143 a un (1) solo abogado de nombre F.C.C. y aportan únicamente dentro del proceso copias simples en abono a su defensa a cargo del mismo abogado y ni una sola factura que atribuya el valor probatorio del trabajo en derecho como lo son:

...

CUARTO

No es correcto entonces entrar a valorar unas costas en derecho razonado solo para una parte pero a la otra le indica atenerse a lo dispuesto en el artículo 1071 del Código Judicial y que sea la secretaria de primera instancia quien liquide las mismas; existe un poder visible a foja 143 otorgado por L.A. de G. en su posición de Presidente de la Junta Directiva del PH Señorial (50) y en su posición de Administradora del PH Señorial Cincuenta (50) a un (1) solo abogado, por lo que el trabajo en derecho es el mismo para ambas demandadas y los gastos del proceso son iguales para ambas demandadas y deben constar dentro del expediente y no existe factura o documento alguno que sustente este monto por lo que existe un error de hecho en cuento (sic) a la existencia de la prueba." (fs. 517-519)

Antes de examinar los motivos que se dejan transcritos, es oportuno expresar que el error de hecho sobre la existencia de la prueba, se produce cuando el Tribunal ha desconocido un medio o elemento probatorio que está en el expediente, cuando no existiendo en autos da como probado un hecho y cuando altera las pruebas existentes para restarles, ampliarles o cambiarles su contenido real, es decir, que las desvirtúa en su contenido objetivo, o como señala la doctrina, cuando entiende que la prueba dice lo que en ella no reza.

Partiendo de lo anterior, se advierte que de los motivos que sustentan la causal no se desprende alguno de los supuestos en que se puede configurar el error de hecho, sino más bien contiene alegaciones de la recurrente en la que se hace un recuento de hechos referentes a las consideraciones del Tribunal Superior, pero sin atribuirle de forma concreta un cargo de omisión probatoria en que haya incurrido el Ad quem, que es a lo que deben limitarse los motivos.

Aunado a ello, se denota claramente de los motivos la desavenencia personal de la recurrente, la cual va dirigida esencialmente a cuestionar al Tribunal de segunda instancia, respecto a las costas que fueron impuestas en favor de la parte demandada, por el trabajo en derecho realizado y sobre las cuales considera son muy elevadas. Sin embargo, debemos recordar que la imposición de costas es una cuestión accesoria al proceso y sobre la cual la jurisprudencia civil se ha pronunciado, reiteradamente, manifestando que dicho aspecto no es susceptible de impugnación mediante el recurso extraordinario de casación.

En ese sentido, resulta oportuno traer a colación el Fallo de veintitrés (23) de julio de dos mil siete (2007), dictado en ocasión al recurso de casación presentado dentro del Proceso Ordinario interpuesto por Economía, Planificación y Desarrollo, S.A. (Econoplade, S.A.) contra C.U., S.A., donde en su parte pertinente, la S. de lo Civil expresó lo siguiente:

"...

La segunda causal de fondo es la 'Infracción de la norma sustantiva de derecho por violación directa de la Ley, que ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida'. Sin embargo, dicha modalidad está fundamentada en tres motivos, cuyas argumentaciones son inaceptables, pues, el reclamo que se hace en ellos radica en el hecho que el Ad-quem no condenó en costas a la parte demandada, para lo cual se cita, incluso, en el siguiente apartado, el artículo 1071 del Código Judicial, norma que guarda relación con dicha situación. Y es que sobre este tema, la S. en repetidos pronunciamientos ha mantenido el criterio que la materia de imposición de costas, por su naturaleza, no es susceptible de ser impugnada mediante el recurso extraordinario de casación, por tratarse de una cuestión accesoria al proceso, ajena a la causa principal del mismo." (Resalta la S.)

En consecuencia, la S. concluye que no se cumple con este segundo apartado del Recurso, contenido en el numeral 2 del artículo 1175 del Código Judicial.

Respecto a las normas de derecho que se estiman infringidas y el concepto en que lo han sido, la recurrente cita únicamente el artículo 1069 del Código Judicial, que guarda relación con las costas y el cual nada tiene que ver con la configuración de la causal de error de hecho sobre la existencia de la prueba que ha sido invocada y que reitera la S., es un tema que no es susceptible de ser atacado a través de este recurso.

Siendo que las deficiencias formales que presenta esta quinta causal de fondo resultan insubsanables, es por lo que la S. procederá a declararla inadmisible.

SEXTA CAUSAL:

La recurrente invoca esta causal de fondo en los siguientes términos: "... error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución de 9 de octubre de 2019 emitida por el Primer Tribunal Superior de Justicia"; causal en la que no se enumeran propiamente motivos, sino que se explica a través de un párrafo, citándose como soporte de la misma la supuesta infracción del artículo 1069 del Código Judicial.

De inmediato la S. debe advertir que la causal no solo está incorrectamente enunciada, sino que además la recurrente nuevamente incurre en el error de invocar una misma causal dos veces consecutivas dentro del mismo recurso de casación. Esto no es compatible con la técnica formal de casación, ya que, como expresáramos en párrafos anteriores y así lo ha dejado sentado nuestra jurisprudencia y la doctrina, no se puede repetir una misma causal dos veces en un mismo recurso, aun cuando se trate de diferentes pruebas, que no es éste el caso, porque en la explicación de la causal no se hace referencia a medios probatorios dejados de valorar por el Tribunal Ad quem, sino que va dirigida exclusivamente a cuestionar el tema relacionado con la imposición de costas en favor de la parte vencedora, lo cual es un aspecto que ya fue superado y aclarado al examinar la causal anterior.

Por tales razones, esta sexta causal de fondo también resulta inadmisible.

SÉPTIMA CAUSAL:

Esta causal de fondo es invocada por la recurrente en los siguientes términos: "... Error de Derecho sobre la Apreciación de la Prueba lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la Resolución de 9 de octubre emitida por el Primer Tribunal Superior de Justicia."

De inmediato la S. debe advertir que esta causal no ha sido invocada correctamente. Respecto a lo dispuesto en el artículo 1169 del Código Judicial, la jurisprudencia y la doctrina han manifestado que la norma en cuestión consagra una sola causal de fondo, es decir, "Infracción de normas sustantivas de derecho". El error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, así como los demás conceptos consagrados en la norma mencionada, son solo formas de configurarse la causal invocada. De manera, entonces, que la forma correcta de invocarla es enunciar primero la causal única de fondo y a continuación el concepto en que se produce. Además, tampoco es permitido que se añadan elementos nuevos a la causal que se invoca, ni se supriman aquellos que son parte de la misma. Por tanto, no se cumple con este primer requisito del recurso de casación consagrado en el numeral 1 del artículo 1175 del Código Judicial.

Para sustentar esta causal de fondo, la recurrente expone lo siguiente:

"MOTIVOS QUE SIRVEN DE FUNDAMENTO PARA ESTA CAUSAL:

Como soporte de esta causal nos permitimos indicar que la Sentencia de 9 de octubre de 2019 emitida por el Primer Tribunal Superior de Justicia nunca entro (sic) a valorar ni estudio (sic) las demás pruebas aportadas ni entro (sic) a darle el mérito que les corresponde.

El demandante aportó con su demanda las siguientes pruebas:

PRUEBAS.

Documentales

  1. Poder otorgado a L. y Asociados notariado.

  2. Certificado de Registro Público de existencia (sic) la sociedad civil L. y Asociados.

  3. Certificado de Registro Público de la finca número 8513 inscrita al tomo 136 PH, folio 308, actualizada al documento digitalizado 101357 propiedad de L. y Asociados.

  4. Certificado de Registro Público de la finca No. 5054 inscrita al tomo 96, folio 274, actualizada que constituye el PH Señorial 50 y su Junta Directiva y Administración.

  5. Nota de L. y Asociados, del 2 de Julio de 2010 dirigida a L.A. de G.;

  6. Nota de L. y Asociados, del 16 de Agosto de 2010 dirigida a L.A. de G. debidamente recibida.

  7. Nota de L. y Asociados de 1 de Septiembre de 2010 dirigida a L. de G. debidamente recibida.

  8. Nota de L. y Asociados dirigida a L. de G. de fecha 29 de agosto de 2011 debidamente recibida.

  9. Nota de L. y Asociados del 30 de Agosto de 2011 dirigida a L. de G. debidamente recibida;

  10. Nota de L. y Asociados del 16 de agosto de 2011 recibida el día 19 de agosto de 2011;

  11. Nota de L. y Asociados del 12 de Junio de 2012.

  12. Nota de Copropietarios del Edifico Señorial 50 del 10 de agosto de 2010 dirigida a L. y Asociados;

  13. Nota de Copropietarios del Edificio Señorial 50 del 20 de agosto de 2011,

  14. Nota de Copropietarios del Edificio Señorial 50 (sic) 29 de agosto de 2011,

  15. M. de la Administración/Presidente L. de G. de fecha 7 de Septiembre de 2011 dando cortesía de S. a licda. V.L..-

  16. Nota de Copropietarios del Edificio Señorial 50 (sic) 12 de julio de 2010;

  17. Nota de Servicios Integrales de Panamá 2012, S.A. (Serinpa) de fecha 6 de septiembre de 2011

  18. Cotización de Servicios Integrales de Panamá 2012, S.A. (Serinpa) para el arreglo de la terraza que afecta el local 7.

  19. A.N. de fecha 8 de julio de 2012 de la Notaria (sic) Cuarta de Circuito de Panamá y DOSSIER de fotos selladas por el Notario Cuarto de Circuito de Panamá.

  20. E. enviado a L. y Asociados

  21. Copia de Reglamento de Copropiedad del PH Señorial Cincuenta (50).

    TESTIMONIALES:

  22. Se cite a presentar testimonio a los señores M.C.L. de P. con cédula 7-91-1036, con domicilio en Cerro Viento, en la ciudad de Panamá, teléfono 6675-7181, L.E.R. con teléfono 6742-5861, y P.A. con cédula 4-225-759, con domicilio en Santa Librada en la ciudad de Panamá, teléfono 6006-7954 que contestaran (sic) a tenor del cuestionario que se presentara (sic) oportunamente." (fs. 520-521)

    Es importante recordar que el concepto probatorio que nos ocupa se configura cuando una prueba que consta dentro del proceso y que fue objeto de análisis por el Tribunal Ad quem, fue apreciada desconociendo las normas relativas a la valoración probatoria, ya sea porque se le dio un valor a la prueba que la Ley no le otorga, o bien que la prueba no reunía los requisitos legales para su valoración, todo lo cual debe incidir en lo dispositivo de la resolución recurrida.

    Así las cosas y al examinar el apartado concerniente a los motivos, este Tribunal de casación advierte que el mismo resulta contradictorio e impreciso con la causal invocada, toda vez que la recurrente hace alusión a que la sentencia de segunda instancia "nunca entro (sic) a valorar ni estudio (sic) las demás pruebas aportadas" y por otro lado, expresa que "ni entro (sic) a darle el mérito que les corresponde", redacción que trae cierta confusión, porque lo expresado trasciende a un concepto probatorio diferente al invocado, como es el "error de hecho sobre la existencia de la prueba" y que resulta excluyente del "error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba", debiendo aclarar que no es lo mismo decir que una prueba ha sido ignorada o no apreciada en la sentencia recurrida, a decir que, sí lo fue, pero de forma equivocada o errónea.

    Adicionalmente, debemos señalar que la recurrente describe un cúmulo de pruebas que alega aportó la parte demandante al proceso y sobre las cuales no proporciona una explicación de si en efecto se produce un error de derecho en cuanto a su apreciación, es decir, si los elementos probatorios fueron erróneamente valoradas o si se les otorgó el valor que según la Ley le correspondía, tampoco se indican las fojas donde se ubican dichas pruebas dentro del expediente, lo que se pretende acreditar con las mismas, ni se explica cómo los supuestos errores probatorios influyeron sustancialmente en la parte dispositiva de la resolución recurrida.

    Lo importante en este recurso de casación, dada su condición extraordinaria, es que su formalización se dirija a invalidar la resolución emitida en segunda instancia con base a cargos concretos que sirvan de sustento a la causal que se invoque, ya sea porque lo que se denuncie sean errores "in iudicando" o "in procedendo", según sea el caso, por lo que no puede ser atacado a través de este recurso, las disconformidades subjetivas que tenga la parte desfavorecida con una resolución, pretendiendo convertir a esta S. en una tercera instancia para ventilar situaciones propias a invalidar a través de los recursos ordinarios.

    Los errores antes descritos hacen que este recurso no cumpla con el segundo requisito para su formalización, referente a los motivos contenido en el numeral 2 del artículo 1175 del Código Judicial.

    Con respecto al apartado consistente en la citación de las normas de derecho que se estiman infringidas y la explicación de cómo lo han sido, la recurrente cita los artículos 781 y 836 del Código Judicial, los cuales si bien son normas procesales que guardan relación con el error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, sus explicaciones no son acordes con la configuración de esta causal, ya que al ser examinadas comprueba la S. que lo que la recurrente plantea va encaminado a la ocurrencia de un error de hecho sobre la existencia de la prueba, desde el momento en que expone que el juzgador Ad quen no mencionó ni entró a valorar en la resolución impugnada, elementos probatorios tales como el certificado del Registro Público, acta notarial, fotos y las pruebas testimoniales proporcionadas por la señora M.C. de P. y P.A..

    Finalmente, se advierte que la recurrente omitió citar las normas sustantivas de derecho que como consecuencia de los errores probatorios resultan violadas, las cuales son las que consagran los derechos y obligaciones que se discuten en el proceso y que es indispensable que se invoquen por cuanto en casación la Corte contempla la sentencia o auto enfrentada a la Ley, en virtud de la acusación, y no tiene por qué entrar en la consideración de las pruebas ni de cómo fueron éstas apreciadas sino cuando de ello resulta infringida la Ley sustancial.

    Ante las deficiencias insubsanables que presenta esta séptima y última causal de fondo invocada, es por lo que la S. considera que la misma resulta inadmisible.

    Por las consideraciones antes expuestas, la S. puede concluir que los defectos formales que presenta el recurso de casación en la forma y en el fondo propuesto, dejan de manifiesto el incumplimiento de los requisitos previstos en el artículo 1175 del Código Judicial, haciendo que el mismo resulte ininteligible y por tanto, inadmisible, en atención a lo preceptuado en el artículo 1182 del texto legal citado.

    Por consiguiente, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,NO ADMITEel Recurso de C. la forma y en el fondointerpuesto por la Licenciada V.L.H. de la firma forense LARA & ASOCIADOS, actuando en su calidad de apoderada judicial de la sociedad civil LARA Y ASOCIADOS y en contra de la Sentencia de nueve (9) de octubre dos mil diecinueve (2019), emitida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dentro del Proceso Sumario de Daños y Perjuicios con Acción de Secuestro que le sigue a PH SEÑORIAL CINCUENTA (50) y a L.A.D.G..

    Las obligantes costas a cargo de la recurrente se fijan en la suma de DOSCIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/.200.00), de conformidad con lo establecido en la parte final del artículo 1181 del Código Judicial.

    Notifíquese Y DEVUÉLVASE,

    OLMEDO ARROCHA OSORIO

    HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA----A.R. DE CEDEÑO(CON VOTO RAZONADO)

    S.F.D.C. (Secretaria)

    VOTO RAZONADO DE LA MAGISTRADA A.R. DE CEDEÑO

    Estamos de acuerdo con la parte resolutiva de la decisión; no obstante, no compartimos con la siguiente afirmación: "Vale resaltar que cada motivo debe establecer en forma concreta un cargo de ilicitud que se le atribuya al fallo recurrido" (fs. 16). Esta afirmación, no forma parte de los requisitos contemplados en el Código Judicial, para inferir que un motivo esté fundamentado, según el concepto invocado (Numeral 2 del artículo 1175 del Código Judicial).

    No existe obligación legal, que ordene que el cargo se plantee en un solo motivo. J.F. y Aura Emérita Guerra de V. en su libro "Casación y Revisión" página 74, expresan que nada impide que un motivo "sirva de antecedentes a un cargo".

    Por lo tanto, al observarse que el resto de las consideraciones que referimos durante la lectura del proyecto, ahora decisión, fueron debidamente acogidas, presento mi voto razonado solamente en ese sentido.

    A.R. DE CEDEÑO

    S.F.D.C. (SECRETARIA)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR