Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 24 de Febrero de 2021

PonenteOlmedo Arrocha Osorio
Fecha de Resolución24 de Febrero de 2021
EmisorPrimera de lo Civil

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Primera de lo Civil

Ponente: Olmedo Arrocha Osorio

Fecha: 24 de febrero de 2021

Materia: Civil

Casación

Expediente: 248-19

VISTOS:

El Licenciado J.Á.C.T., en su condición de apoderado judicial sustituto del señor L.K.M.P., interpuso recurso de casación contra la Resolución de once (11) de julio de dos mil diecinueve (2019), proferida por el Tribunal Superior de Familia, la cual revocó la Sentencia N° 01 de dos (2) de enero de dos mil diecinueve (2019), emitida por el Juzgado Cuarto Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá, dentro del proceso de divorcio interpuesto por el recurrente en contra de la señora Y.L.H.R..

Esta Sala de lo Civil, mediante Resolución de ocho (08) de mayo de dos mil veinte (2020), admitió el recurso de casación que consta de fojas 252-256 del infolio.

Finalizada la fase de alegatos de fondo, la cual fue aprovechada únicamente por la Licenciada L.D.P., apoderada judicial de la parte demandada (fs. 285-287); así como también se cuenta con la Vista Fiscal N° 15 de 30 de septiembre de 2020, emitida por el Procurador General de la Nación, a través de la cual recomienda no casar la sentencia impugnada (fs. 289-292), este Tribunal Colegiado procede a decir el recurso, no sin antes hacer un breve repaso de los antecedentes que dieron lugar a la interposición de este medio impugnativo.

ANTECEDENTES

A través de apoderado judicial, el señor L.K.M.P. interpuso proceso de divorcio contra la señora Y.H.R., ante el Juzgado Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá, en turno, a efecto que, una vez surtido los trámites legales, se declare mediante sentencia, la disolución del vínculo matrimonial que los une, en base a la causal novena (9ª) del artículo 212 del Código de la Familia, es decir, por la separación de hecho por más de dos (2) años, aun cuando vivan bajo el mismo techo; proceso de divorcio éste que, por reparto, le correspondió atender al Juzgado Cuarto Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá.

Una vez admitida la demanda descrita en el párrafo que antecede y corrida en traslado al Ministerio Público, la demandada, señora Y.H.R. presentó contestación a la misma.

Luego de cumplidas las etapas procesales correspondientes, incluyendo la celebración de la Audiencia Oral celebrada el día cuatro (4) de junio de dos mil dieciocho (2018), visible a fojas 89-95 del expediente y su continuación los días treinta (30) de julio de dos mil dieciocho (2018) y dos (2) de agosto de dos mil dieciocho (2018), tal como se constata a fojas 151-165 y a fojas 167-177 del infolio, el Juzgado Cuarto Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá, dictó la Sentencia N° 01 de dos (2) de enero de dos mil diecinueve (2019), por medio de la cual declaró disuelto el vínculo matrimonial que une a L.K.M.P. y Y.L.H.R., con base a la causal novena (9ª) del artículo 212 del Código de la Familia, alusiva a la separación de hecho por más de dos (2) años.

La Licenciada L.D.P., apoderada judicial de la demandada, señora Y.L.H.R., al notificarse de la sentencia de primer grado, anunció y sustentó recurso de apelación, por lo que al surtirse la referida alzada, el Tribunal Superior de Familia, mediante Sentencia de once (11) de julio de dos mil nueve (2019), revocó la sentencia venida en apelación. (fs. 240-246)

D. con la decisión a la que arribó el Tribunal Ad quem y dentro del término legal respectivo, el Licenciado J.Á.C.T., en su condición de apoderado judicial sustituto del demandante L.K.M.P., anunció y formalizó recurso de casación en el fondo contra la Sentencia de once (11) de julio de dos mil diecinueve (2019), mismo que al ser concedido a través de resolución de veintisiete (27) de agosto de dos mil diecinueve (2019), la Sala procede a examinar.

CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

La causal de fondo invocada corresponde a la "Infracción de las normas sustantivas de derecho, en concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba", que según el recurrente, ha influido sustancialmente en lo dispositivo de la resolución recurrida, la cual se encuentra consagrada en el artículo 1169 del Código Judicial.

El recurrente fundamenta la causal de fondo a través de un único motivo, el cual se transcribe a continuación:

"PRIMERO: El Tribunal Superior de Familia no valoró adecuadamente las deposiciones de SANTOS GARCÍA VILLARREAL (fs. 152-156), A.I.C. CABALLERO (fs. 157-157), L.M.P. (fs. 167-170) y Y.L.H.R. (fs. 172-175). De dichos testimonios, valorados en su conjunto, se infiere que, si bien es cierto, entre la fecha en que el señor M. salió del hogar conyugal y la presentación de la demanda, no transcurrieron más de dos años, la separación, que opera, aun viviendo bajo el mismo techo, se había producido con antelación desde el año 2015, tal como se infiere de las permanentes desavenencias entre los cónyuges acreditados, por conducto de dichas atestaciones. Esta ponderación inadecuada de los testimonios influyó sustancialmente en lo dispositivo del fallo recurrido, pues condujo al Ad-quem a revocar la decisión de primer grado, no accediendo a la declaratoria de disolución del vínculo matrimonial." (f. 253)

Como norma de derecho infringida se citan los artículos 781 y 917 del Código Judicial; así como también el artículo 212 del Código de la Familia, cuyos textos se exponen a continuación:

"Artículo 781. Las pruebas se apreciarán por el J. según las reglas de la sana crítica, sin que esto excluya la solemnidad documental que la Ley establezca para la existencia o validez de ciertos actos o contratos.

El J. expondrá razonadamente el examen de los elementos probatorios y el mérito que les corresponde."

Artículo 917. El J. apreciará, según las reglas de la sana crítica, las circunstancias y motivos que corroboren o disminuyen la fuerza de las declaraciones.

"Artículo 212. Son causales de divorcio:

  1. El atentado de uno de los cónyuges contra la vida del otro, o de sus hijos, hijas, hijastros o hijastras;

  2. El trato cruel físico o psíquico si con él se hace imposible la paz y el sosiego doméstico;

  3. La relación sexual extramarital;

  4. La propuesta de uno de los cónyuges para prostituir al otro;

  5. El conato del marido o de la mujer para corromper o prostituir a sus hijos, hijas, hijastros o hijastras, o la convivencia en su corrupción o prostitución;

  6. El abandono absoluto por parte del marido de sus deberes de esposo o de padre, y por parte de la mujer, de sus deberes de esposa o de madre, si al presentar la demanda de divorcio han transcurrido por lo menos seis (6) meses, contados desde el día en que se originó la causal, salvo que se trate del abandono de mujer embarazada, en cuyo caso el término será de tres (3) meses;

  7. El uso habitual e injustificado de drogas o sustancias psicotrópicas;

  8. La embriaguez habitual;

  9. La separación de hecho por más de dos (2) años, aun cuando vivan bajo el mismo techo;

  10. El mutuo consentimiento de los cónyuges siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  11. (numeral declarado inconstitucional)

  12. Que el matrimonio tenga como mínimo dos años de celebrado; y

  13. Que las partes ratifiquen su solicitud de divorcio transcurridos dos meses desde la presentación de la demanda de divorcio y antes de los seis (6) meses de la citada presentación."

Según el recurrente, el Tribunal Superior de Familia al dictar la resolución impugnada no tomó en cuenta que las declaraciones testimoniales no solo demuestran la partida del señor M. del lecho conyugal, sino que también sirven en el propósito de demostrar el tiempo de separación de hecho que se dio entre la pareja cuando todavía habitaban bajo el mismo techo, lo que venía dándose desde el año 2015.

CRITERIO DE LA SALA

Destacados los aspectos más sobresalientes del proceso que nos ocupa, esta Sala de lo Civil se dispone a verificar si en efecto y tal como se enuncia en el único motivo que sustenta la causal de fondo invocada, el Tribunal Superior de Familia incurrió en la infracción de normas sustantivas de derecho, al revocar la sentencia de primera grado, por medio de la cual se declaraba disuelto el vínculo matrimonial que une a las partes del proceso; puesto que, consideró que existe una incertidumbre en el tiempo mínimo que exige la Ley para que se configure la causal alegada, relativa a la separación de hecho.

No obstante, previo al análisis correspondiente, este Tribunal Colegiado estima prudente dejar claro cuándo se produce la infracción de normas sustantiva de derecho por el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba.

Así tenemos, que la causal invocada se configura "cuando el elemento probatorio se examina, se toma en cuenta, se le analiza, pero no se le atribuye el valor, la eficacia probatoria, los efectos que conforme a la Ley le corresponde." (FÁBREGA, J. y GUERRA DE V., Aura E. "Casación y Revisión", Panamá: Sistemas Jurídicos, S.A., 2001, pág. 111).

Partiendo de la premisa anterior, observa esta Superioridad que a través del único motivo que sustenta la causal respectiva, el recurrente plantea como aspecto de disconformidad contra la sentencia impugnada el hecho que el Tribunal Superior de familia le restó valor probatorio a las declaraciones testimoniales de los señores S.G.V. y A.I.C.C., visibles a fojas 151-156 y 157-159, respectivamente, del infolio; así como también a las declaraciones de parte de los señores LENYN KOWASKY M. PONCE y Y.L.H.R., que rolan a fojas 167-170 y 172-175, respectivamente, del expediente.

Según explica el recurrente, si se toma en consideración las deposiciones testimoniales arriba meritadas, en su conjunto, determinarían o arribarían a la conclusión que al momento de la presentación de la demanda de divorcio bajo examen, la separación de los señores M.-HERRERA había superado los dos (2) años que exige en numeral 9 del artículo 212 del Código de la Familia. Ello es así, ya que, según indica el casacionista, si bien la salida del señor M. se había dado en el año 2017, lo cierto es que la separación de hecho se había producido desde el año 2015, aun cuando siguieran viviendo bajo el mismo techo, pues, así lo permite el citado precepto legal.

Como vemos, en razón de lo expresado, sostiene el recurrente que ese error de apreciación probatoria condujo al Tribunal de alzada a infringir la norma legal que consagra las reglas de la sana crítica contenida en el artículo 781 del Código Judicial, así como también el artículo 917 del citado cuerpo legal y el mencionado artículo 212 numeral 9 del Código de la Familia.

Ahora bien, con la finalidad de comprobar si en efecto se ha producido la supuesta vulneración de las normas que se acusan de infringidas, así como la errónea estimación probatoria por parte del Tribunal Ad quem que permita consolidar con suficiente validez la existencia de un error de derecho en la apreciación de la prueba, este Tribunal Colegiado estima prudente conocer cuál fue el ejercicio valorativo dispensado en la sentencia impugnada respecto de los medios probatorios denunciados, para lo cual, a renglón seguido, transcribiremos lo expresado por el Ad-quem:

"...

Así tenemos que S.G.V. (fs.152), dijo conocer a la pareja desde el 2010, porque eran compañeros de trabajo y los visitaba de 4 a 5 veces al mes. Refirió que estos se encuentran separados y 'eso venía de arrastre desde el 2015 por allá que ellos estaban mal'. Añadió que era constante que Y. (sic) en horas de trabajo lo llamara; LENYN le decía que hablara para que ella confirmara que estaba con él o le enviaba una foto.

Para el año 2014 o 2015, LENYN le hacía comentarios que la relación 'estaba fatal' y 'quería dejar esa relación'. En agosto o septiembre de 2017 sale del hogar y se muda a otra residencia en Costa del Este, donde lo visitaba 2 o 3 veces al mes.

A.I.C.C. (fs.157) indicó que le une una amistad con la pareja, además que con LENYN mantiene una relación laboral, porque hacen proyectos juntos. Afirmó que LENYN reside en el Edificio Titanium en Costa del Este desde marzo del año 2017, porque lo visita con frecuencia. Añadió nunca haber visto a YARIELA en ese apartamento.

En cuanto a la relación de la pareja, contestó que desde el 2015 está deteriorada, pues así le ha comentado LENYN; además que cuando se reunía con L., YARIELA le pedía que enviara fotos para saber dónde y con quién estaba.

Es importante acotar respecto a estos testigos, que por sí solos son incapaces de soportar todo el peso probatorio para acreditar la fecha exacta de la separación de hecho alegada, pues su conocimiento de la relación de la pareja fue suministrada por terceros y solo conocer por percepción propia la fecha en que LENYN sale del hogar, aunque hay discrepancias entre ellos: G.V. señala que en septiembre de 2017, mientras que C.C. menciona el mes de marzo del mismo año, lo que conforme los artículos 920 y 922 del Código Judicial, son testigos de referencia, careciendo de valor su dicho.

Sin embargo, su valoración conjuntamente con los demás elementos, podemos extraer que efectivamente la pareja confrontaba serios problemas que culminaron con la salida del hogar de LENYN.

Por su parte, LENYN M., expuso encontrarse separado de hecho de su cónyuge en agosto de 2015, pero sale del hogar en febrero de 2017, porque sus hijos necesitaban le ayudara en sus estudios.

(...)

YARIELA HERRERA (fs.172) en su declaración manifestó que eran una 'familia feliz' y que LENYN sale de la casa en abril de 2017, porque 'supuestamente había una infidelidad', aunque iba a la casa constantemente, desayunaba, almorzaba y tenían relaciones; sin embargo, al preguntarle sí (sic) luego de la salida del hogar de su esposo, hubo reconciliación, contestó: 'Reconciliación no'.

Respecto al acoso y celos que según LENYN, ella le dispensaba, contestó que era lo contrario: él no le dejaba salir sola, no le permitía trabajar ni desarrollarse profesionalmente, estaba 'encima' de ella.

Al valorar los medios acopiados, se advierte no existe certeza respecto a la fecha alegada por el demandante como aquella en que se hizo efectiva la separación de hecho de los cónyuges, sino la plasmada por sus testigos (marzo y septiembre de 2017), cuando sale del hogar conyugal, ya que sus percepciones de los hechos la adquieren de sus visitas al apartamento donde LENYN se muda, por lo que no crean la convicción necesaria de que la separación de hecho se había dado por el tiempo mínimo que establece el Código de Familia y que alegaba el demandante, o sea, por dos años." (fs.243-245)

De lo expuesto por el Tribunal Superior de Familia en la sentencia impugnada, observa la Sala que, contrario a lo externado por el recurrente, el Ad quem dio pleno valor probatorio a las dos declaraciones testimoniales cuestionadas, toda vez que si bien los señores S.G.V. y A.I.C.C. fueron contestes al manifestar que el señor L.K.M.P. salió del hogar conyugal en el año 2017 y aun cuando no coinciden en el mes que se da esa ruptura y separación, ya que uno señala que la misma se dio en marzo y el otro en septiembre, lo cierto es que no dan certeza de prueba contundente de conocer que en realidad se dio un una separación previa del matrimonio M.-HERRERA desde el año 2015.

A más de lo anterior, observa esta Superioridad que el Tribunal de alzada calificó el testimonio del señor S.G.V., como testigo de referencia, a tenor de lo normado en los artículos 920 y 922 del Código Judicial. Ello es así, ya que en el interrogatorio que se le formuló al señor G.V. en la Audiencia Oral celebrada el día treinta (30) de julio de dos mil dieciocho (2018), dicho testigo afirmó que "Cuando estábamos (sic) en el trabajo, el (sic) me decía que la relación no estaba bien, que con quien estásn (sic) y donde (sic) estas (sic), desconfianza de con quien (sic) estaba." De igual forma, señaló que "me comentó que la rtelación (sic) ya estaba fatal, y ahí me hablo (sic) que no sabía que (sic) hacer y qeu (sic) quería dejar esa relación eso fue como en el año 2014 o 2015." De tal deposición, se puede advertir que, en efecto, el matrimonio M.-HERRERA mantenía problemas conyugales, los cuales son de conocimiento del testigo porque el actor así se lo indicó; sin embargo, ello no demuestra claramente que desde el año 2015 se ha dado la separación de hecho que prevé la causal 9 del artículo 212 del Código de la Familia y que fuera invocada por el señor L.K.M.P., al momento de promover la demanda de divorcio que nos ocupa.

En cuanto a la declaración testimonial del señor A.I.C.C., se le preguntó si sabe desde cuándo el señor M. no convive con la señora HERRERA, manifestó que "Desde el momento que se mudo (sic) para Costa Del Este", lo que sería para el año 2017. Agrega que "En los años 2015, desde ese entonces, él siempre me comwentaba (sic) la relación estaba mal y que se estaba deteriorando, de hecho cuando estábamos (sic) reunidos en un lugar, ella le pedía que le enviará (sic) fotos y pruebas para saber donde (sic) estaba y con quien estaba él (sic) ese momento."

Frente a lo manifestado por el señor C.C., debemos señalar que se da una situación similar a la del testimonio del señor S.G.V., donde, ambos testigos hacen referencia a lo que les manifestaba el demandante y no a situaciones que hayan visto con relación a separación alguna, sino simplemente a desavenencias matrimoniales que no necesariamente dan lugar a la separación de hecho a la que hace referencia la causal invocada en el libelo de demanda.

Acota la Sala que, de lo hasta aquí expresado, lo que sí tenemos certeza es que desde el año 2017, el señor L.K.M.P. abandonó el lecho conyugal, con lo cual no se configura el tiempo de Ley que se exige para considerar la disolución del vínculo matrimonial, en base a la causal de separación de hecho.

Ahora bien, reitera la Sala que de la declaración de parte del señor L.K.M.P., se advierte que si bien dicho demandante afirma que desde el año 2015 se da la separación de hecho con la señora Y.L.H.R., las declaraciones testimoniales que afirma fueron mal valoradas, no refuerzan tales dichos, ya que lo depuesto por estos últimos se basa en lo que les informaba el propio demandante y en el expediente tampoco existe constancia o prueba alguna que demuestre contundentemente la alegada separación de hecho, máxime cuando la propia demandada declaró que entre su esposo y ella existían problemas de pareja, siguieron teniendo relaciones maritales hasta el momento en que el señor M. dejó el domicilio conyugal que, como quedó dicho, fue en el año 2017, es decir, el mismo año en que se presentó la demanda de divorcio bajo examen.

De lo hasta aquí expresado, este Tribunal Colegiado es de la opinión que ninguna de las pruebas testimoniales allegadas al expediente, ni las declaraciones de parte evacuadas por el Juzgado de instancia en la Audiencia Oral de rigor, tienen fuerza suficiente para acreditar los hechos que alega en el libelo de demanda, ya que no demuestran de forma clara que, en efecto, desde el año 2015, se dio la separación de hecho de los esposos M.-HERRERA, sino que la misma se dio, efectivamente, a partir del año 2017, que, se reitera, fue el año en que el señor L.K.M.P. presentó la demanda de divorcio que nos ocupa.

Toda vez que no existen otros cargos que considerar, la Sala concluye que no procede casar la sentencia impugnada, ya que el Tribunal Superior de Familia no incurrió en error de derecho en cuanto a la apreciación de las pruebas señaladas por el recurrente ni, por tanto, en la violación de los artículos 781 y 917 del Código Judicial, así como tampoco del artículo 212 numeral 9 del Código de la Familia.

En mérito de lo antes expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la Resolución de once (11) de julio de dos mil diecinueve (2019), proferida por el Tribunal Superior de Familia, en el proceso de divorcio interpuesto por el señor L.K.M.P. en contra de la señora Y.L.H.R..

Sin condena en costas por disposición del artículo 1077 del Código Judicial.

Notifíquese Y DEVUÉLVASE,

OLMEDO ARROCHA OSORIO

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA ---- ANGELA RUSSO DE CEDEÑO

DAYRA MARÍA NAVARRO LEZCANO (SECRETARIA INTERINA )

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR