Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 3 de Agosto de 2015

Fecha de Resolución: 3 de Agosto de 2015
Emisor:Primera de lo Civil
 
CONTENIDO

VISTOS:

Procedente del Juzgado Primero de Circuito Civil de la Provincia de Los Santos, ha ingresado a la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, el Conflicto de Jurisdiccional suscitado en el proceso Ordinario incoado por AUGUSTO ANTONIO VEGA CORTES contra NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS y HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ.

En primer lugar tenemos que, la parte actora fundamenta su demanda en los siguientes hechos:

PRIMERO: Que mi representado el señor AUGUSTO VEGA desde el mes de abril del presente año se asoció con los señores HERNAN BARRIOS y la señora NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS, para la ceba de puercos en la porqueriza ubicada en la comunidad de Perales, distrito de Guararé.

SEGUNDO: Que dicha sociedad consistía en que mí representado el señor AUGUSTO VEGA era socio capitalista y quien invertía el dinero para la compra, alimentación, y medicamentos de los cerdos, y los señores HERNAN BARRIOS y HECTOR BARRIOS serían los encargados de cuidar y velar por el buen desarrollo de los cerdos en los chiqueros, para cuando los animales estaban ya de buen peso para la venta, proceder a vender los mismos y dividir las ganancias en dos partes 50% para el señor AUGUSTO VEGA y 50% para los señores HERNAN BARRIOS, HECTOR BARRIOS.

TERCERO: Que para iniciar la operación mí representado enviaba el dinero para la compra de 62 cerdos, primero se compraron 42 cerdos y después 20 cerdos, así como también para alimento y medicamentos dando un monto de NUEVE MIL SETECIENTOS DIEZ BALBOAS (B/.9710.00).

CUARTO: Que los señores HERNAN BARRIOS y HECTOR BARRIOS le dieron un número de cuenta a mi representado para que hiciera los depósitos, cuenta ésta que estaba a nombre de HERNÁN BARRIOS, en la Caja de Ahorros.

QUINTO: Que los señores HERNAN BARRIOS y HECTOR BARRIOS le hicieron creer a mi representado que esta cuenta era del señor HERNAN BARRIOS pero resulta que la misma estaba a nombre del hijo menor del señor HERNAN BARRIOS el cual también lleva su nombre y la responsable de la cuenta es la señora NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS madre del menor y esposa del señor ERNAM BARRIOS (sic).

SEXTO: Que los señores BARRIOS, vendieron en Industrias San José, ubicada en la entrada de San José de las Tablas, 30 puercos a un monto de CINCO MIL CUATROCIENTOS SESENTA Y TRES BALBOAS CON CUATRO CENTÉSIMOS B/.5,463.04 y vendieron 12 puercos a la empresa Carnes de Coclé, ubicada en el corregimiento de Las Tablas por un monto de DOS MIL CIENTO TRES BALBOAS CON OCHENTA Y DOS CENTÉSIMOS B/.2,103.82.

SÉPTIMO: Que todas estas ventas los señores BARRIOS la hicieron sin notificarle a mi representado y los mismos cobraron los cheques sin rendirle cuentas al señor AUGUSTO VEGA.

OCTAVO: Que mi representado el señor AUGUSTO VEGA, en muchas ocasiones se comunicó con los señores HERNAN BARRIOS y NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS solicitándoles que le rindan cuentas de los puercos que fueron vendidos y del resto que quedaron en el chiquero y de igual forma que se le pague el dinero invertido y ha sido infructuoso el acercamiento y el cobro.

Mediante Auto N°106 del veinte (20) de febrero de dos mil quince (2015), el Juzgado Primero de Circuito Civil de la Provincia de Los Santos, ordena la remisión del proceso Ordinario incoado por AUGUSTO ANTONIO VEGA CORTES contra NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS y HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ, a esta Superioridad, a fin de que se determine la competencia del asunto. Por considerar que dicho supuesto se enmarca dentro de lo normado en el artículo 189 del Código Agrario, toda vez que lo solicitado por la parte demandante hace referencia a la explotación de una finca porcina (ceba de puercos), con el fin de vender los mismo (explotación del bien), obtener ganancias (uso eficiente y racional del bien), puede determinarse sin lugar a dudas que se trata de un contrato agrario, ya que el mismo tiene como finalidad la constitución y ejercicio de una empresa agraria, el cual es la de ceba de cerdos para su venta.

CONSIDERACIONES LEGALES

En primer lugar, tenemos que la Sala Civil es competente para conocer esta consulta al tenor de lo dispuesto en el artículo 189 de la Ley N°.55 de 2011, que adopta el Código Agrario de la República de Panamá y a la letra señala lo siguiente:

Artículo 189. Si el juez de una jurisdicción distinta se le dirige una demanda cuyo conocimiento estima le corresponde a un Juzgado Agrario, procederá a dictar el auto de que trata este Código y remitirá el proceso a la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia para que decida a cuál tribunal corresponde el conocimiento del asunto.

En el conflicto suscitado por la falta de jurisdicción se observa lo dispuesto en este Código para los conflictos de competencia.

Ahora bien, es preciso aclarar que sobre éste particular la Sala se ha pronunciado anteriormente en resolución de 21 de agosto del 2012, en el sentido de que ésta norma es aplicable para el caso que se suscita cuando a un Juez de una jurisdicción distinta a la agraria se le dirige una demanda cuyo conocimiento estima le corresponde precisamente a la agraria, excluye la posibilidad de que se genere un conflicto de competencia propiamente tal, ya que al dictarse el Auto en ese sentido y remitirlo a la Sala Civil para que manifieste su concepto, mal puede hablarse de conflicto de jurisdicción cuando falta el desacuerdo del otro tribunal en relación con el conocimiento del caso, pues es esa situación de divergencia la que define el conflicto.

Una vez aclarada, nuestra postura en la fijación de competencia entre despachos que carecen de un superior común, corresponde a la Sala de lo Civil, determinar si el presente proceso podrá ser conocido, tramitado y resuelto por la Jurisdicción Agraria para lo cual se debe identificar si estamos ante una reclamación relacionada con la actividad agraria.

Al examinar las constancias procesales, es posible observar que la reclamación se origina con la interposición de un proceso Ordinario incoado por el señor AUGUSTO ANTONIO VEGA CORTES, contra los señores NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS y HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ, cuya génesis a su vez se encuentra en la celebración de un acuerdo o contrato, para la ceba de cerdos, en la porqueriza ubicada en la comunidad de Perales, Distrito de Guararé, en el cual el demandante como socio capitalista, invertía dinero para la compra, alimentación, y medicamentos de cerdos y los señores HERNAN BARRIOS y HECTOR BARRIOS, serían los encargados de cuidar y velar por el buen desarrollo de los cerdos en los chiqueros, para proceder a vender los mismos y dividir las ganancias en dos partes, 50% para el demandante y 50% para los señores HERNAN BARRIOS yHECTOR BARRIOS.

En esa línea de pensamiento, deviene oportuno reproducir lo que se entiende por actividad agraria, que el Código Agrario define en el artículo 11 así:

Artículo 11. La actividad agraria es aquella que se realiza en desarrollo del ciclo biológico, vegetal o animal, ligado directa o indirectamente con el aprovechamiento de los recursos naturales y que se resuelve en la producción, transformación, industrialización y comercialización de productos agrarios.

En ese sentido, observamos que el proceso a saber, está revestido de una serie de principios y características diversas del proceso civil común, encontrándose en éste, rasgos de autonomía que determinan la especialidad de un proceso agrario, siendo que el objeto del proceso, el contenido del derecho sustancial, su inspiración, y la pretensión del mismo, están orientados a una relación jurídico-agraria, por lo que para determinar la competencia del juez agrario debe tenerse presente que la jurisdicción agraria ejerce competencia de manera privativa e improrrogable, en las siguientes causas agrarias:

  1.         De los procesos reivindicatorios y de prescripción adquisitiva de dominio de tierras dedicadas a las actividades agrarias.

  2.         De los desalojos en tierras dedicadas a las actividades agrarias.

  3.         De las acciones de deslinde y amojonamiento de tierras dedicadas a las actividades agrarias

  4.         De los procesos de expropiación de bienes dedicados a las actividades agrarias y la determinación de la correspondiente indemnización a pagar

  5.         De la solicitud de comprobación de derechos posesorios para que formen parte del caudal herencial en los procesos sucesorios

  6.         De la tutela de la empresa agraria, familiar agraria y de patrimonio rural

  7.         De los procesos de oposición a la adjudicación de tierras estatales y municipales

  8.         De los conflictos generados por los seguros y contrataciones agrarias.

  9.         De la protección de la posesión agraria y de los conflictos que surjan entre particulares al respecto

  10.      De los conflictos relacionados con las organizaciones campesinas

  11.      De la inspección ocular de medidas y linderos en predio agrario

  12.      De la división del bien común en predio agrario

  13.      De la edificación en terreno ajeno en predio agrario

  14.      De la reclamación por indemnización de daños y perjuicios producto de actividades agrarias que superen la cuantía de mil balboas (B/.1,000.00)

  15.      De los procesos ejecutivos en los que la obligación se genere de una actividad agraria

  16.      Cualquiera otra causa referida a la actividad o empresa agraria.

Del contenido de la demanda, nótese que el conflicto obedece según sostiene el demandante, a la reclamación de un capital que entregara en concepto de inversión productiva al señor HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ, para la cría de cerdos y su posterior venta, motivada por el incumplimiento de las condiciones y términos pactados por ambos, por lo que procedemos, con base en tal circunstancia, a fijar la competencia de la presente causa.

Visto lo anterior, debemos partir del hecho de que estamos ante un conflicto generado por la celebración de un contrato agrario, siendo éste verbal, considerando que la relación jurídica de las partes, se origina de un acuerdo de voluntades del cual no se verifica en el expediente constancia escrita. Sin embargo, de lo expresado por el demandante, podemos verificar que el objeto de ese contrato entre las partes, responde a fines agrarios de estructura asociativa, se presta para dar vida a una empresa agraria, pero sin gozar de la personalidad jurídica que reviste a dicha institución del derecho agrario, toda vez que como indicamos anteriormente, no reposa documentación que acredite la constitución o formalización de tal sociedad o empresa agraria, por lo que ubicándonos en la norma tenemos que la presente causa se enmarca en el artículo 41 del Código agrario, señala lo siguiente:

Artículo 41:El contrato agrario es el acuerdo de voluntad verbal o escrito entre dos o más personas, naturales o jurídicas, cuyo objeto es la realización de una actividad agraria.

También el contrato es de naturaleza agraria cuando tiene como finalidad la constitución de una empresa agraria o el ejercicio de esta.

En atención a lo antes expuesto y a las disposiciones legales que se dejan transcritas, resulta evidente que el presente proceso Ordinario interpuesto por el señor AUGUSTO ANTONIO VEGA CORTES, contra NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS y HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ, corresponde asumirlo, al Juzgado Agrario de la Provincia de Los Santos, por encontrarse dentro de los supuestos señalados en el artículo 166 del Código Judicial, específicamente en su numeral octavo y así se procederá a declarar.

PARTE RESOLUTIVA

Por lo expuesto, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, FIJA LA COMPETENCIA del proceso Ordinario interpuesto por AUGUSTO ANTONIO VEGA CORTES, contra NILSA CEDEÑO ARCIA DE BARRIOS y HERNAN ARIESI BARRIOS VASQUEZ, en el Juzgado Agrario de la Provincia de Los Santos.

Notifíquese,

 

HARLEY J. MITCHELL D.

OYDÉN ORTEGA DURÁN -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)