La interpretación constitucional

Autor:Diego Eduardo López Medina
Cargo:Abogado y filósofo
Páginas:85-94
 
85
CONFERENCIAS
DI EG O E DU AR DO LÓ PE Z ME DI NA LA I NTE RP RE TAC IÓ N CO NS TI TUC IO NA L
RE VIS TA DEB AT E
LAINTERPRETACIÓNCONSTITUCIONAL1
Dr. Diego Eduardo López Medina*
En las democracias modernas hay una
tensión permanente entre la produc-
ción legislativa del Derecho y el rol que
han venido asumiendo los jueces en
ese mismo proceso de producción del
Derecho; por eso es que varios analistas
hablan de procesos de judicialización de
la política, expresión con la cual se reeja
este aumento signicativo del poder
de los jueces en lo que antes era el coto
exclusivo de las legislaturas, insisto, la
creación del Derecho.
Estas discusiones se dan en países donde
los jueces han venido fortaleciendo, de
forma signicativa, especialmente el con-
trol de constitucionalidad. Estas discusio-
nes se dan con mucha fuerza, se dieron
después de la segunda guerra mundial
en países como Alemania e Italia, y en
América Latina, en los últimos años, en
un proceso de reformas constitucionales
que se ha venido dando en todo el con-
tinente, los jueces han asumido también
este papel aumentado frente a las legis-
laturas y los ejemplos que se podrían dar
son: Costa Rica, Colombia y, en general,
todos los países de la región, aunque
con distintos niveles de intensidad y de
fuerza.
Quisiera hablar brevemente de esta rela-
ción, dado que estoy en una casa legisla-
tiva, entre legislación y adjudicación, sus
papeles contemporáneos, un poco, y los
desafíos de articulación que hay entre
la labor legisfaciente de las asambleas
populares representativas y la labor de
control de constitucionalidad que es,
frecuentemente, criticada por ser usur-
padora o, por lo menos, por entrome-
terse en el sentido o en el mismo diseño
normativo de los esquemas legales. Este
tema, insisto, tiene mucha importan-
cia en una casa legislativa como es esta
y espero que podamos disputar al res-
pecto al nal de la conferencia.
Se podría decir que hemos pasado de
una época de conanza absoluta en la
legislación a desconanza en la legisla-
        


       
     
    
      
  

      
       
      
      
    
        
 
    
 




Para continuar leyendo

Solicita tu prueba