Sentencia Generales de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 4ª de Negocios Generales, 21 de Septiembre de 2011

Ponente:Aníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución:21 de Septiembre de 2011
Emisor:Cuarta de Negocios Generales
 
ÍNDICE
CONTENIDO

VISTOS:

El Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, mediante nota TH 16-7-2010, de 15 de julio de 2010, remite a la Sala Cuarta de Negocios Generales, para su conocimiento el expediente contentivo de la Denuncia por Supuestas Faltas a la Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, interpuesto por STEFFEN BJORVIK contra el licenciado ORLANDO ALONSO RODRÍGUEZ.

ANTECEDENTES

El día 22 de noviembre de 2004, el señor S.B., se apersonó al Tribunal de Honor a presentar formal denuncia por Supuestas Faltas a la Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado en contra del licenciado O.A.R., argumentando, 'que para los primeros días del mes de agosto, por intermedio de un conocido, le recomendó al licenciado R.A.R., para que le tramitará su visa; acordando que le pagaría sus honorarios profesionales, al finalizar el trabajo, lo cual sería un máximo de mil balboas (B/1,000.00), incluyendo

todos los gastos, le manifiesta también el denunciado, que era un trabajo rápido, (4 a 6 semanas), así que le entregó sus documentos, y, también le firmó un poder para que lo representara.

Indica, el denunciante, que tres semanas más tarde, el denunciado le llamó diciéndole que necesitaba con premura una hoja membretada de la compañía donde laboraba, la cual utilizaría para el trámite de su visa como técnico. Luego intentó comunicarse con el denunciado, sin resultado, la mayoría de veces no se encontraba, o no contestaba, así que accedió a dejarle mensajes. Al cabo de dos (2) meses, cuando logró localizarlo en casa, le dijo que tenía que esperar más tiempo.

Añade, el quejoso que su pareja, M.Y., llamó al querellado, y le preguntó sobre el trámite de sus documentos, él lic. R.A.R., le respondió, que todo marchaba bien; no obstante, ella le dijo, como es que ha pasado tanto tiempo, y ni siquiera le han llamado de migración para registrarse, así que le sugirió al denunciado, que le hiciera un resumen de su gestión, que pasarían a recogerlo a su oficina, el querellado les manifiestó que no estaría en la oficina, pese a ello, el quejoso y su pareja se presentan a la oficina, y le solicitan que les devuelva los documentos, a lo que accedió el denunciado, pero se rehuso a romper el poder, como se lo había solicitado el quejoso

Continúa señalando el quejoso, convencido que el denunciado no había hecho nada, porque la hoja membretada solicitada con urgencia, se la devolvió en blanco; a todo esto, el denunciado le propuso le diera otra semana, y que fuera a retirar el poder al día siguiente, sin embargo, el querellado optó por llamar a un

conocido del quejoso, para que le comunicará que no estaría en la oficina; así que el quejoso insistió, y al encontrarlo por fin, le dijo que en dos (2) días le devolvería su dinero, lo cual no sucedió.

Posteriormente, él quejoso y H.S., quien le recomendó al licenciado A.R., se apersonaron a la oficina del querellado, y en esa reunión le prometió devolverle su dinero, lo que tampoco cumplió, razón por la cual decidió recurrir al Tribunal de Honor.

El denunciante para corroborar su denuncia, aporta como pruebas, el escrito de la denuncia, copias simples de los cheques No. 00043 de 13 de agosto de 2004, por la suma de doscientos veinte balboas (B/220.00), y el No. 00046 de 27 de agosto de 2004, por la suma de dosciento cincuenta balboas (B/250.00), un registro del banco alusivos a los números de los cheques y cuentas giradas, copia del pasaporte del quejoso (fs. 3- 8)

OPINIÓN DEL TRIBUNAL DE HONOR

El Tribunal de Honor, del Colegio Nacional de Abogados, tiene competencia para conocer de los procesos por Faltas a la Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, luego de comprobar la condición del quejoso, mediante certificación expedida por la Sala Cuarta, donde consta que el Lic. O.A.R., es idóneo para ejercer la profesión de abogado en el territorio nacional; procede a emitir concepto, siendo el Sustanciador el licenciado C.S., quien luego de realizar un estudio detallado de los hechos y las pruebas aportadas al proceso, mediante resolución de 8 de julio de 2009, resuelve, llamar a juicio al licenciado

O.A.R. por supuesta violación de los artículos 5,6,7,10, sección c y ch, 12, y artículo 34 literales b), ch) y e), asimismo, recomendó a la Sala de Negocios Generales que decrete la citación del denunciado.

Al ingresar el expediente a la Sala Cuarta de Negocios Generales, mediante resolución de 3 de agosto de 2010, se procedió a correrle traslado al licenciado ORLANDO ALONSO RODRÍGUEZ, por el término señalado en el artículo 28 de la ley 9 de 1984 (reformada por la Ley 8 de 1993), con el objeto que presente las excepciones que a bien tenga, o se oponga a la solicitud del Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados. (fs. 28)

Notificado el licenciado O.A.R., (fs. 28 vlta) presentó escrito oponiéndose a la denuncia interpuesta en su contra por el quejoso, S.B., alegando que, los descargos que presentó ante el Trribunal de Honor, habían sido suficientemente explicativos y detallistas en cuanto a su relación de abogado cliente, (fs. 13 y 14), además indica, que aportó detalles sobre su gestión para con S.B. y A.P.; y que los emolumentos recibos por él, fueron asignados a la gestión desarrollada por el Consultorio Legal que representa, y a favor del ciudadano estadounidénse, A.P..

El denunciado hace énfasis en que no se debe pasar por alto que el querellante era socio de W.A.P., que las gestiones hacia éste fueron auorizadas por el querellante; cómo es que al denunciante se le admiten dos (2) testigo, siendo socios, y que declaran en su contra, también indica que nunca se dió promesa alguna de su parte, señalada por el testigo H.S.; finaliza argumentado que el proceso es impreciso e inconcluso. (fs. 17)

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Expuesta la Vista del Tribunal de Honor, los descargos del licenciado O.A.R., y las constancias que obran en el expediente, corresponde a esta Corporación Judicial vertir su opinión, en cuanto a si procede o no llamar a juicio al licenciado O.A.R., por la supuesta violación del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado.

Conforme se observa el quejoso manifiesta que él contrató los servicios del licenciado R., por intermedio de un conocido, para que le gestionara el trámite de su visa, acordando con el abogado, que el costo del trabajo, era de mil balboas (B/1,000.00), incluyendo los gastos, y que los cancelaría al finalizar el trabajo, haciéndole entrega de sus documentos; una semana después le firmó un poder. Tres semanas más tarde le pidió con carácter de urgencia una hoja membretada de la compañía donde laboraba el denunciante, que utilizaría para el trámite de la visa, así que se la consiguió.

El escrito de descargo del Lic. A.R., demuestra que sí hubo una relación abogado cliente, entre éste y el señor S.B., cuando el querellado expone que fue lo suficientemente explícito y detallista en su escrito de contestación a la denuncia presentada en su contra, ante el Tribunal de Honor, referente a su relación abogado cliente, con el quejoso S.B., y su socio A.P., además, manifiestó que había aportado detalles de su gestión. (fs. 40-41, 13-14), como también, aceptó haber recibido emolumentos, que según el querellado fueron asignados a las gestiones desarrolladas por el Consultorio Legal que representaba, y a favor del ciudadano estadounidense, A.P., o sea, que lo anterior comprueba que es cierto que al momento que el querellado aceptó el caso, en ese mismo acto, discutieron la forma de pago de su gestión como bien lo manifestó el quejoso.

Referente a lo argumentado por el querellado, que fue contratado para realizar una serie de trabajos para el denunciante S.B., como para su socio, A.P., a quien también le realizó tramites correspondientes a su visa, argüye, asimismo, que el quejoso S.B., retiró todos sus documentos argumentado lentitud, y que lo abonado se lo cargó a los gastos de representación y apoderamiento judicial de su socio A.P..

E cuanto a este punto, el denunciado deja entrever, que los señores S.B. y A.P., se pusieron de acuerdo para arremeter en su contra, sin embargo, el quejoso en su escrito de denuncia específica claramente que lo contrató para que le tramitará su visa, y de nadie más, como tampoco hubo otros trabajos, mas tarde, el quejoso confirma nuevamente lo dicho, cuando presenta otro escrito ante el Tribunal de Honor, consultable a fojas 16 del cuaderno, manifestándo que "yo sólo lo contraté para que gestionara mi visa", y no la de A.P.. (fs. 13-14, 16). Además, en el expediente no consta ni una sola prueba que hubiese aportado el querellado.

Debemos tomar en cuenta, que el denunciante, siendo extranjero, sólo trataba de mantener sus documentos acorde con las leyes de nuestro país, así que deducimos que no tenía muchas amistades en esta ciudad, dado el hecho que decidió recurrir, precísamente a otro extranjero, A.P., para que lo ayudase, pero resulta que éste señor, también se encontraba en una situación similar; luego entonces, el hecho que ambos se conociesen no quiere decir, que el Lic. O.A.R., tuviera que cargarle al denunciante, el costo por el trámite de la visa de A.P., además, el denunciante le había advertido al denunciado, que el señor P. y él, eran independientes.

Aunado a lo anterior, y como bien manifiesta el abogado denunciado, que el quejoso retiró la documentación de su despacho, ciertamente fue así, en vista que S.B. realizó un sinnúmero de gestiones para comunicarse con él, sin obtener resultado, y dicha comunicación se dió hasta dos (2) meses mas tarde, cuando su pareja, M.Y.L., llama y logra comunicarse con el licenciado A.R., y al preguntarle, se percataron que no había hecho nada, así que se presentaron a la oficina del denunciado, pese a que él les había manifestado que no estaría, para que les entregase la documentación, a lo cual accedió el quejoso, más no así el poder que supuestamente le firmó el querellante.

Referente a lo expuesto anteriormente, el artículo 6 y 7 del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, sostiene lo siguiente:

Artículo 6: El abogado es libre de asumir o no la atención de un negocio jurídico, cualquiera que sea su opinión personal sobre los méritos del mismo pero si la asume debe emplear en ella todos los medios lícitos.

"Artículo 7: El abogado debe ser puntual y llevar a cabo oportunamente las diligencias propias de la actuación profesional."

Ahora, es de conocimiento de toda persona que ejerce el derecho, al hacerse cargo de un caso, se está comprometiendo con su poderdante, para atender y cuidar el caso, debe mantenerse al día de cualquier tramitación que se dé en el proceso, para así poder trasmitirla y mantener informado a su cliente, de cada detalle respecto al mismo, y sobre las doctrinas aplicables; también, debe mostrar responsabilidad, y lealtad, debemos recordar, que el abogado se debe al cliente, y no el cliente al abogado, y no debemos olvidar que la abogacía es una función social.

Igualmente, el abogado debe esforzarse en obtener el mejor resultado en los casos que emprende, debe deponer sus intereses, en favor de los intereses del cliente y por ende de la sociedad, referente a esto, el artículo 12 del C. de Ética, establece que, "El Abogado está en la obligación de emplear todos sus conocimientos en la defensa de los intereses que represente..."

Por otra parte, las pruebas presentadas por el denunciante, que reposan a fojas 5-7, son copias simples, en cuanto a ello , la norma establece que las pruebas deben ser presentadas en su original, o en copia fotostática, fotográficas, o que esté reconocida ante notario, o que sea autenticada por el funcionario encargado de la custodia del original, (art. 873 y 857 C.J.), y conforme se observa, esta documentación no cumple con ninguno de estos presupuestos, por tanto, carecen de valor probatorio.

Sin embargo, el hecho que el licenciado R.A.R., haya reconocido que hubo una relación abogado cliente, con el denunciante S.B., constituye plena prueba, más aún, si a esto le sumamos, las declaraciones de H.S., quien manifestó en su declaración, que estuvo presente, cuando el licenciado A.R., le dijo al denunciante que le devolvería su dinero; y, la declaración de W.A.P., que declaró, que él contrató a dicho letrato para que gestionara su visa en particular. (fs. 16)

Finalmente, y luego de analizar las pruebas que constan en el expediente, esta Corporación Judicial, considera que existen méritos suficientes para llamar a juicio al licenciado, O.A.R., por la supuesta violación al Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado.

En consecuencia, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE

NEGOCIOS GENERALES, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, ORDENA llamar a Juicio al licenciado ORLANDO ALONSO RODRÍGUEZ, con cédula de identidad No. 8-156-625, abogado en ejercicio, con fundamento en la Ley 9 de de 18 de abril de 1984, reformada mediante Ley 8 de 16 de abril de 1993, por la supuesta violación de los artículos 5,6,7,10 sección c y ch, 12 y artículo 34 literales b, ch, y e, del Código de Ética y Responsabilidad Profesional del Abogado, dentro del proceso que en su contra interpusidera el señor, S.B., noruego, con pasaporte No. 03-10999962.

La Secretaría de la Sala Cuarta de Negocios Generales, próximamente señalará la fecha y hora para la celebración de la audiencia oral, en cuyo acto se practicarán las pruebas que a bien tengan las partes.

  1. y Notifíquese,

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES

WINSTON SPADAFORA FRANCO -- ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ

CARLOS H. CUESTAS G. (Secretario General)