Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Panama), 2ª de lo Penal, 23 de Febrero de 2012

PonenteJerónimo Mejía E.
Fecha de Resolución23 de Febrero de 2012
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS:

La Sala Segunda de lo Penal pasa a resolver en el fondo el recurso de casación formalizado por la licenciada G.M.C., Defensora de Oficio del Tercer Circuito Judicial de Panamá, contra la Sentencia de Segunda Instancia No. 218 de 25 de septiembre de 2009, emitida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, mediante la cual se confirmó la sentencia condenatoria No. 15 de 27 de enero de 2009, proferida por el Juzgado Tercero de Circuito de lo Penal del Tercer Circuito Judicial.

HISTORIA CONCISA DEL CASO

De acuerdo a la historia concisa que trae el libelo de casación el proceso inició con la denuncia presentada por el señor E.A.R.G., administrador de la Agencia Chorrerana de Seguridad S.A., quien pone en conocimiento que aproximadamente a las 2:50 de la madrugada del 4 de agosto de 2009, R.A.T., agente de seguridad de la empresa fue víctima de un robo a mano armada por parte de su compañero M.J.R.C., quien luego de saludarlo de mano lo encañonó con un arma de fuego, y le indicó a un sujeto que lo acompañaba, que despojara al señor R.T. del arma de fuego marca R., tipo revolver, calibre 38 y serie J516996, del radio de Comunicaciones marca Motorolla de color negro, de la linterna y de unas llaves de un depósito cercano, así como de su celular personal.

Las Autoridades de Instrucción, luego de practicar todas las pruebas preliminares, remiten el expediente a la Fiscalía Primera de Circuito del Tercer Circuito Judicial de Panamá, en turno, quienes después de analizar el valor probatorio ordenan recibirle declaración indagatoria a M.J.R.C. como presunto infractor de las disposiciones contenidas en el Libro II, T.V., Capítulo I del Código Penal, quien al momento de sus descargos responsabiliza a E.E.M.Z. del hecho indicando que el autor intelectual de todo robo fue éste y que él participó porque estaba bajo coacción y amenaza de E.M., so pena de muerte.

Ante los señalamientos se ordena recibirle declaración indagatoria a E.E.M.Z., el cual hace sus descargos manifestando que entre su familia y la de R.C. no existen buenas relaciones, inclusive con antecedentes de Corregiduría Nocturna, Boletas, Fianzas de Paz y Buena Conducta. Denuncias, etc., lo cual permite deducir que hay razones suficientes para dudar de los dichos del imputado R.C..

El 7 de enero de 2009, se realizó la Audiencia Preliminar, la cual se surtió bajo las reglas del Juicio Abreviado, y en la que se abrió causa criminal contra M.J. R.C. y E. E.M.Z..

La sentencia fue apelada por los Defensores Técnicos y el Segundo Tribunal del Primer Distrito Judicial mediante Sentencia de Segunda Instancia No. 218 de 25 de septiembre de 2009 resolvió confirmar la Sentencia Condenatoria No. 15 de 27 de enero de 2009, valorando inadecuadamente la declaración indagatoria.

CAUSAL INVOCADA

El recurso se sustenta en la causal de error de derecho en la apreciación de la prueba que ha influido en lo dispositivo del fallo impugnado e implica violación de la ley sustancial penal, prevista en el numeral 1 del artículo 2430 del Código Judicial. La cual se conforman en cuatro supuestos:

1) Cuando el juzgador acepta y valora un medio probatorio no reconocido por la ley,

2) Cuando al medio probatorio reconocido por la ley se le da fuerza probatoria que la ley le niega,

3) Cuando al medio probatorio reconocido por la ley se le niega el valor probatorio que la ley le atribuye, y

4) Cuando se desconocen las reglas de la sana crítica al analizar el caudal probatorio.

ANÁLISIS DE LOS MOTIVOS

En el primer motivo afirma la recurrente que el Segundo Tribunal cometió error de derecho en la apreciación de la prueba, pues de manera equivocada le otorgó pleno valor a la declaración indagatoria de M.J.R.C. (fs. 57 a 64), pese a que por ser co-imputado, ostenta la calidad de testigo sospechoso y por ende su deposición carece de credibilidad e imparcialidad.

En el segundo motivo expone la casacionista que el Ad-quem incurre en error de derecho en la apreciación de la prueba, al deducir de los testimonios de B.U. (fs. 144-150) y L. De León (fs. 159-164), que E.E.M.Z. es responsable del hecho, a pesar que ninguna de las dos declarantes dijeron que lo observaron despojando al guardia de seguridad R.A.T.J. de su arma de reglamento.

En el tercer motivo sostiene el censor que el tribunal de segunda instancia erró al valorar el testimonio del agente de seguridad R.A.T.J. (fs. 14-18), y al establecer a partir de esta prueba la responsabilidad de E.E.M.Z.. Sostiene la casacionista que si el tribunal hubiera valorado de acuerdo a las reglas de derecho esta prueba se hubiese percatado que éste ni siquiera describe la vestimenta del supuesto victimario.

POSICIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO

El entonces Procurador General de la Nación no comparte el cargo de injuridicidad atribuible a la sentencia de segunda instancia, en ninguno de los motivos. En este sentido, señala, en cuanto al primero, que el testimonio de M.J.R. C. fue valorado en su justa dimensión por las debilidades de su declaración indagatoria, pues las manifestaciones consideradas sospechosas deben ser examinadas por el Tribunal con el debido cuidado y en conjunto con el resto de los elementos probatorios que reposan el cuaderno penal. Tal es el caso de los indicios, como lo es el hecho que E.E.M.Z. negó todo vínculo con M.J.R.C. cuando B.U. y L. De León afirman haberlos vistos juntos en el barrio donde residen y así lo destacó el tribunal de segunda instancia.

El Agente del Ministerio Público no comparte el cargo de injuridicidad que se le atribuye a la sentencia de segunda instancia en el segundo motivo, pues sostiene que el Ad-quem no asumió que B.U. y L. De León presenciaron el momento del robo del cual fue objeto R.A.T.J.; sino que dichas deposiciones revelan la falsedad de la negación de E.E.M.Z., en el sentido de no tener relación alguna con el sindicado R.C., cuando de ambos testimonio se desprende todo lo contrario.

El representante del Ministerio Público difiere del cargo de injuridicidad endilgado a la sentencia de segunda instancia en el tercer motivo, toda vez que R.A.T.J. fue claro al describir la cadena de eventos en la que fue despojado del arma de fuego propiedad de la Agencia Chorrerana de Seguridad S.A., al tiempo que su deposición fue analizada en consideración con el resto de las pruebas existentes en el cuaderno penal, entre ellas, el señalamiento que en su contra hizo el coprocesado M.J.R.C.; además de los indicios que emergen de lo manifestado por las declarantes B.U. y L. De León, que denotan el afán de M.Z. en desligarse de cualquier hecho que lo relacione con R.C..

Al concluir el Agente del Ministerio Público que la casacionista no comprobó los cargos de injuridicidad atribuible a la sentencia de segunda instancia impugnada y por ende la causal invocada peticiona a este tribunal de casación no casar la Sentencia No. 218 de 25 de septiembre de 2009, dictada por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial.

ANÁLISIS DEL TRIBUNAL

La Sala pasa analizar los tres motivos que sustentan el recurso en los cual se cuestiona la valoración que se le dio a las declaraciones de M.J.R.C. (fs. 57 a 64), B.U. (fs. 144-150), L. De León y R.A.T.J. (fs. 14-18). Para ello se hace necesario transcribir lo que dijo el A-quem:

"...En declaración jurada rendida por R.A.T., agente de seguridad de la empresa... se presentó el señor M.J.R.C., en compañía de otro sujeto por lo que sale de la casa y lo saluda de manos, pero M.J.R.C., en ese momento lo encañona con un arma de fuego y le ordena que levante sus manos, pero como lo conocía pensó que se trataba de una broma; luego el otro sujeto quien también portaba arma de fuego en la cintura le levantó sus manos y procedió a quitarle su arma de fuego...Agrega el declarante que luego M.J.R.C., le ordenó que debía sacarlo a él y al otro sujeto por alguna vía en la que no hubiesen otro seguridad, pero narra que durante el camino en varias ocasiones lo hicieron arrodillarse y lo amenazaron...

En declaración indagatoria rendida por M.J.R.C., narra que el día de los hechos se encontraba libando en compañía de ROMANO y E.E.M.Z., cuando este último sacó un arma de fuego amenizándolo y dice que (sic) quería un arma de fuego y que él lo iba a ayudar a conseguirla, en ese momento le dijo que se calmara que lo iba a ayudar y lo llevó hasta al residencial La Arboleda, llamó a su amigo R.T., quien al salir fue sorprendido por el procesado E.E.M.Z., quien lo encañonó y lo despojó del arma de fuego al seguridad quedando con dos armas, mientras que el procedió a quitarle un radio portátil y el teléfono celular. Advierte que luego de lo acontecido lo obligó a que se fueran juntos en un taxi y lo dejara cerca de su casa, sin antes advertirle que no dijera nada de lo ocurrido (fs. 57-63).

Por su parte E.E.M.Z., al rendir declaración indagatoria asegura que el día de los hechos se encontraba en su residencia en compañía de su familia y con respecto de los señalamientos en su contra por parte de M.J.R.C., indica que entre ambas familias existe enemistad manifiesta (98-102).

A este respecto el Tribunal considera que al recurrente no le asiste razón, toda vez que existe el señalamiento del señor M.J.R.C., en contra de E.E.M.Z..

Sumado a lo anterior se cuenta con la declaración de las señoras BELERMINA UREÑA y LORENA DE LEÓN, quienes señalan haber visto a los procesados M.J.R. CABALLERO Y E.E.M.Z., juntos por el barrio donde residen.

Con respecto al día de los hechos aseguran las testigos que vieron juntos a los prenombrados, primero LORENA DE LEÓN, advierte que escuchó cuando E.M.Z., llamó a M.R.C., diciéndole que la dejara a ella en la residencia y regresa donde ellos se encontraban, situación que en efecto se dio, luego la señora B.U., añade que como a las cuatro de la madrugada despertó y pudo ver por la ventana a los señores M.J.R.Y.E.E.M.Z., que iban llegando juntos, de lo cual se desprende no sólo la oportunidad para realizar la actividad delictiva, sino que se desvirtúa lo señalado por E.M.Z., al señalar que el coimputado y su familia mantenían enemistad.

Todo lo anterior lleva al Tribunal a la convicción de la responsabilidad del señor E.M.Z., con respecto de los hechos investigados.

Por otro lado con respecto al recurso de apelación del licenciado CRIISPULO LEOTEAU LEE, a favor de M.J.R.C., se observa que la disconformidad radica en considerar muy severa la pena impuesta a su representado por lo que solicita se reconozca todas las atenuantes de ley a que tenga derecho su representado..." (fs. 219-220)

Reproducido lo anterior, se constata que las pruebas cuestionadas, fueron valoradas. Razón por la cual, se pasa a copiar aspectos medulares de las mismas con el objeto de precisar si la ponderación realizada por el Ad-quem se ajusta a la regla de la sana crítica:

  1. M.J.R.C., señaló: "Señor Fiscal, ... Pasó el día lunes cuatro, yo me encontraba tomándome un par de cervezas cerca de mi casa, salí de allí porque hubo un problema, me fui más debajo de mi casa donde un muchacho que se llama ROMANO, el apellido no lo recuerdo, estábamos allí y ya ellos no tenían plata para seguir comprando cervezas, yo si (sic) tenía, pero tenía que guardar plata para el pasaje de la semana, en eso el señor E.E.M.Z., me dijo que el (sic) quería un arma, y que yo se la iba a conseguir, sacando un arma que él tenía entre el pantalón, y me dijo que donde (sic) lo podía llevar de forma amenazante, yo procedí a decirle que la cogiera con calma que yo lo iba a llevar, me llevó caminando por el peaje hasta llegar a La Arboleda, me dijo que si yo conocía a alguien de los que estaba (sic) de turno, yo le dije que si (sic) sabía uno de los que estaba de turno, pero era amigo mío, él me dijo que íbamos a llegar, cuando estábamos en el lugar, llamara a la persona por su nombre, que una vez que el señor saliera, él lo iba a encañonar y le iba a quitar el arma de fuego. Yo llamé al señor R.T., y lo saludé, en ese momento, el señor E.M., le salió por la parte de atrás con un arma y le quitó la que el (sic) poseía, él le quitó un radio y un celular que tenía de sus pertenencia (sic) , y me pidió que lo matara, yo le dije que no podía hacer eso, entonces él le preguntó al señor T. que le dijera una salida, donde no hubiera riesgo de encontrarse con otra seguridad, ... me pidió que le disparara que él me iba a dar el arma para que lo hiciera, pero yo le dije que no podía hacer eso. Lo llevó hasta un camino donde había mucha tierra, cuando estábamos allá, me dijo que lo golpeara, yo le dijo que no podía, fue allí cuando el señor T., dijo que no había necesidad de que lo golpearan porque él mismo se iba a golpear ... estaba amenazado de que si no hacía eso me iban a matar a mí..." (fs. 57 a 64)

  2. B.U. de W. aseveró que conoce a los jóvenes M.J.R.C. y E.E.M.Z., en cuanto a los hechos señaló: "...Señor Fiscal, ese día estaba en mi casa, teníamos un brindis de un hijo mío que cumplía año, eso fue hasta las once y media de la noche. Allí estaban INIS, mi hijo L.C.R., mi hija L.D.C.D.L. y la señora GLORIELA CABALLERO y yo, pero cuando eran las once y media de la noche, M.O.I., quien se había tomado 4 botellas de seco herrerano, me dice 'VECINA, DEME PERMISO PARA LLEVARME A LORENA AL RETORNO A COMPRARME DOS CERVEZAS' y ellos dos salieron, pero cuando regresaron INIS dejó a mi hija en la casa y se fue, ... También quiero señalar que el día 4 de agosto, ... escucho a los perros ladrar y cuando miro por la ventana veo a CHICHO Y MANUEL "INIS" que venían por la calle, del Retorno hacía (sic) arriba, ... INIS tomó hacía (sic) su casa y CHICHO también, no se quién les abrió la puerta eso fue a las cuatro de la mañana en punto, ahora los padres de CHICHO dicen que él estaba durmiendo, y yo lo vi. Al día siguiente, escucho a CHICHO llamar a INIS, pero como INIS tenía el radio alto no lo escuchaba, voy donde INIS y le digo "INIS, TU PORQUE ANDAS CON CHICHO, ESTAS VENDIENDO MARIHUANA" y el me contestó, "HAY VIEJA TU SIEMRPE ME ESTAS REGAÑANDO", pero en la casa no había nadie, de allí no supe más nada porque caí en el hospital...ellos eran muy amigos, yo los escuchaba llamarse SANGRE, pero INIS si (sic) es enemigo del hermano de CHICHO, ellos siempre hablaban, munca (sic) han sido enemigo (sic), jugaban juntos..." (fs. 144-150)

  3. L.D.C. De León Ureña "Señor Fiscal, yo estaba en mi casa ya que mi hermano LUIS cumplía año el día sábado tres (3) de agosto, nos pasamos la noche en compañía de los vecinos MANUEL y la mamá GLORIA, y mi mamá y mi hermano L., ese día mi mamá los invitó porque le había hecho una comida a mi hermano. Cuando eran como las once de la noche del día sábado 3, M. me dice que fuéramos a comprar unas cervezas al Chino, es una Tienda que está cerca y le dicen el "Chino Retorno", pero cuando íbamos por el camino nos encontramos con EDGARDO quien se encontraba en una casa en compañía de otros sujetos que no se (sic) quiénes eran, ya que eso (sic) área estaba un poco oscura, en eso escucho que dicen "INIS LLEGA", INIS es M.C., él va dónde (sic) se encuentran los sujetos y conversan, pero solo (sic) escucho cuando dicen "ANDA, DEJA A LORENA Y REGRESA", pero no se (sic) quién dijo eso, M. se dirije (sic) donde yo estaba y ambos nos vamos caminando para la casa, pero no me dijo nada, cuando llegamos a la casa, M. me deja y se regresa por el mismo camino. Al día siguiente mi mamá me dice que había visto a MANUEL llegar con CHICHO en horas de la madrugada, creo que eran las cuatro de la mañana, mi mamá tiene que saber la hora. PREGUNTADA: Diga la declarante, a qué distancia vive usted de la residencia de M.J.R.C. y E.E.M.Z.. CONTESTO: S.F., cerquita, primero está la casa de MANUEL, luego sigue la casa de CHICHO y luego la mía, CHICHO es EDGARDO. PREGUNTADA: Diga la declarante, si usted tiene conocimiento si antes de que se dieran los hechos investigados, CHICHO "E.M. e INIS "M.J.R." fueran enemigos, enb (sic) caso cierto explique. CONTESTO: Señor Fiscal, no ellos no son enemigos, ellos siempre se han llevado, las mamás de ellos son las que discuten y eso, pero ellos no, ellos siempre se han llevado , yo los he visto juntos conversando..." (fs. 159-164)

  4. R.A.T.J. indicó: "Mi presencia ante este Despacho en el día de hoy es con la finalidad de rendir mi declaración con relación al robo a mano armada del que fui víctima el día lunes 04 de agosto del presente año a eso de las 02:50 de la mañana...Yo trabajo para la empresa AGENCIA CHORRERANA DE SEGURIDAD y el día lunes 04 de agosto del presente año me encontraba de turno en el puesto casa modelo de la barriada LA ARBOLEDA ubicada a un lado de la autopista después de la garita de peaje y casi en frente de la barriada VALLE DORADO, eran como las 02:40 de la mañana y procedí a recoger la cafetera que estaba en la terraza de la residencia y procedí a guardarla en el depósito, estando dentro del depósito escuche (sic) que me estaban llamado desde afuera, de momento me percaté que era el señor M.R. por lo que salí sin problema y cuando estaba frente a el (sic) procedí a saludarlo chocándole la mano y en ese momento me dice que levante las manos y hace el amague como si fuera a sacar su arma de fuego y me dice que bajara la cabeza y subiera las manos, a todo esto yo pensaba que se trataba de una broma, M.R. me encañona con su arma de fuego le dice a su acompañado (sic) por otro sujeto que no conozco, yo no había levantado las manos y en eso M.R. me encañona con su arma de fuego le dice a su acompañado (sic) que no creía y que me levantara las manos y entonces el sujeto procedió a levantarme las manos, yo pude ver que este sujeto también estaba armado con un arma de fuego que me pareció una nueve milímetros (9 MM) que llevaba en el cinto del pantalón parte de atrás, en ese momento M.R. le dice a su acompañante que me quite el arma de fuego y el radio de comunicación y mi teléfono celular, en ese momento yo le dije que mi celular no tenía plata, pero el sujeto de todas manera me lo quitó y se le cayó al suelo, el sujeto iba a dejarlo allí, pero M.R. le dijo a su acompañante que me quitara el celular porque estaban sus huellas, el sujeto cogió el celular, mi arma de fuego y el radio de comunicaciones, además de mi foco o linterna y una llave del depósito ... " (fs. 14-18)

Después de reproducir aspectos medulares de lo declarado por M.J.R.C., B.U. de W., L. De León y R.A.T., la Sala aprecia lo siguiente:

Frente a los hechos expuestos, concluye la Sala que el tribunal de segunda instancia no valoró erradamente las declaraciones de R.T., M.J.R.C., L. De León y B.U.. Las declaraciones antes mencionadas permiten concluir que E. participó, junto con M., en el robo ejecutado contra R.T., pues. 1) el ilícito se cometió por dos personas, tal y como lo corrobora la víctima y el procesado M.R. quien declaró que E. cometió el ilícito con él; 2) las declaraciones de B.U. y L. De León revelan que ambos procesados estaban juntos antes de que se cometiera el ilícito; 3) la declaración B.U. de W. acredita que ambos procesados fueron vistos juntos después de haberse cometido el delito; 4) las declaraciones de B.U. de Williams y L. De León atestiguan que ambos procesados se llevaban bien, lo que desacredita la versión dada por el procesado E.E.M., cuando afirmó que M. lo incriminaba por problemas que existen entre las dos familias. Así pues, las deposiciones cuestionadas fueron examinadas de acuerdo a la regla de la sana crítica, es decir, según las reglas del correcto entendimiento humano (la lógica con la experiencia del Juez).Por las razones expuestas no se logra comprobar el cargo de injuridicidad endilgado a la sentencia en los dos motivos.

Al no prosperar los motivos que son el fundamento de hecho de la causal invocada, no se produce la transgresión de la disposiciones legales invocadas.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA, SALA DE LO PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA, la Sentencia 2da. No. 218 de 25 de septiembre de 2009, proferida por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, a través de la cual se confirmó la sentencia condenatoria No. 15 de 27 de enero de 2009, dictada por el Juzgado Tercero de Circuito de lo Penal del Tercer Circuito Judicial de Panamá.

N.,

JERÓNIMO MEJÍA E.

GABRIEL E. FERNÁNDEZ M. -- VICTOR L. BENAVIDES P.

MARIANO HERRERA (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR