El debate sobre la legalización de las drogas desde la perspectiva de legisladores latinoamericanos

Autor:Manuel Alcántara Sáez y Cristina Rivas Pérez
Páginas:49-54
E L DEB AT E S OB RE L A LE GA LI ZAC IÓ N DE L AS D RO GAS
DE SD E L A PE RS PE CT IVA D E LE GI SL AD OR ES LA TIN OA ME RI CA NO S
ENSAYOS Y MONOGRAFIAS
MA NUE L AL CÁ NTA RA S ÁE Z
CR IS TIN A RI VA S P ÉR EZ
49
ENSAYOS Y MONOGRAFÍAS
RE VIS TA DEB AT E
ELDEBATESOBRELALEGALIZACIÓNDELASDROGAS
DESDELAPERSPECTIVADELEGISLADORESLATINOAMERICANOS1
Manuel Alcántara Sáez* y Cristina Rivas Pérez**
“En los últimos dos años el debate hemis-
férico sobre las políticas de drogas se
ha hecho mucho más activo e intenso.
Parece haber una actitud más abierta a
entablar un diálogo acerca de las actua-
les políticas y, en algunos sectores, una
disposición a experimentar enfoques no
tradicionales hacia el tema”. Este escena-
rio ha tenido su concreción en la reforma
legal sobre el uso y el consumo de la
marihuana aprobada por el congreso uru-
guayo hace poco más de un mes, unién-
dose a la decisión de los estados de Colo-
rado y Washington que en noviembre de
2012 votaron a favor igualmente de su
aprobación mediante sendos plebiscitos2.
Legalizada ahora en un país de poco más
de tres millones de habitantes cuyo con-
sumo ilegal venía moviendo entre 30 y
40 millones de dólares anuales3 la cues-
tión es evaluar el efecto demostración en
los países de la región que encadenan no
solo sonoros fracasos en el combate al
narcotráco, sino que en algunos países
centroamericanos y México lleva camino
de convertirse en una pandemia literal.
El Proyecto Elites Parlamentarias en
América Latina (PELA) de la Universidad
de Salamanca, en los últimos estudios
realizados, ha preguntado a los diputa-
dos latinoamericanos sobre la rmeza
en su posición a favor o en contra de la
legalización de las drogas. Se trata de
una posición que puede orientar sobre
la actitud de un actor relevante en el
proceso a seguirse en los próximos
tiempos como es la clase parlamenta-
ria. Se trata de un proceso complejo que
tiene planteamientos en los que es difícil
encontrar un punto de entendimiento
medio entre las posturas extremas.
Los extremos opuestos “coinciden en
reconocer que la dependencia de dro-
gas es una enfermedad crónica (o recu-
rrente) que requiere de un tratamiento
de salud pública… igualmente ambos se
concentran en la dimensión humana del
problema al no caracterizar al consumi-
dor de drogas como objeto del sistema
de justicia penal exclusivamente y al
promover al encarcelamiento de perso-
nas dependientes de drogas que hayan
cometido delitos”4.
Por otra parte, al tratarse el problema de
las drogas de uno con múltiples aristas
que a su vez se enlazan con otra enorme
pluralidad de problemas, la respuesta de
un “sí” o de un “no”, de estar “a favor” o
      
  

      
     


   

        
 

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba