Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 2 de Junio de 1999

PonenteARTURO HOYOS
Fecha de Resolución 2 de Junio de 1999
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

La firma A., Alemán & Mora, actuando en representación de IMPORTADORA PANAMA S. A., ha presentado demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción con el objeto de que se declare nula por ilegal, la Resolución Nº 8073-95 D. G. de 21 de junio de 1995, expedida por el Director General de la Caja de Seguro Social.

  1. La pretensión y su fundamento.

    En la demanda se solicita se declare la ilegalidad de la Resolución Nº 8073-95 D. G. de 21 de junio de 1995, mediante la cual se resuelve condenar a la empresa IMPORTADORA PANAMA, S. A. con número patronal 87-611-0654, a pagar a la Caja de Seguro Social, la suma de treinta mil seiscientos treinta y un balboas con treinta y un centésimos (B/.30,631.31) en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales y recargos de ley, sumas dejadas de pagar durante el período del 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación. También se solicita se declare la ilegalidad de los actos confirmatorios contenidos en la Resolución Nº 8435-95 D. G. de 13 de septiembre de 1995 y la Resolución Nº 12,243-96--J. D. de 28 de marzo de 1996, que fueron expedidas por el Director General de la Caja de Seguro Social y la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social.

    Entre los hechos u omisiones fundamentales de la acción se afirma que a fin de verificar la exactitud de las aportaciones de la cuota obrero patronal a la Caja de Seguro Social durante el período comprendido entre el 1º de enero de 1991 al 30 de julio de 1994, el Departamento de Auditoría a Empresas de la Dirección Nacional de Auditoría Interna de la Caja de Seguro Social efectuó una revisión y comparación de las planillas internas de IMPORTADORA PANAMA, S.A., contra las planillas pre-elaboradas, así como la revisión de los libros de registros legales y otros documentos de dicha sociedad; ello trajo como resultado supuestas omisiones salariales por un monto de B/.140,680.54, originando un alcance de auditoría por el orden de B/.30,631.31. Con relación a las supuestas omisiones objeto del alcance de auditoría, sostiene la demandante que las mismas guardan relación con el pago de remuneraciones en concepto de honorarios por servicios profesionales a los señores T.H. y J. de H. y al pago de pre-aviso y prima de antigüedad a ciertos trabajadores de la empresa correspondientes al período comprendido entre el 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994, y en muchos casos el pago de las cuotas al Seguro Social ya habían sido ajustadas al salario del mes siguiente de cada trabajador. Los trabajadores son los siguientes: I.C., R.J., F.R., R.R., D.S., C.P., L.B., J.C., R.R., L.V., Luz antonio, F.B., I.M., L.D., M.W., J.M., A.L., R.G., F.H., A.M., F.A., Y. de A., L.B., Y.C., E.C., A.C., L.D., L.D., Y. de H.. L.E., R.E., S.O., P.P., I.P., R.R., F.R., M.S., C.T., G.T., O.V., E.V., M.S., R.S., M.N., E.S., J.R., J.Q. y L.H..

    Como normas legales infringidas, la parte actora señala el artículo 62 del Código de Trabajo donde se define contrato individual de trabajo y relación de trabajo; el artículo 65 del Código de Trabajo donde se enumeran los casos donde existe dependencia económica; el acápite b) del artículo 62 del Decreto-Ley 14 de 27 de agosto de 1954 (Orgánica del Seguro Social) que define "sueldo" para los efectos del Seguro Social; el artículo 1043 del Código Civil referente a las formas de extinción de las obligaciones; y el artículo 66-A del Decreto-Ley 14 de 27 de agosto de 1954, donde se prevé la obligatoriedad de los patronos de deducir las cuotas al pagar el salario o sueldo a sus trabajadores.

    Como argumentos para sustentar las violaciones alegadas la demandate sostiene que, a diferencia de lo que estima la Caja de Seguro Social, entre los señores T.H. y J. de H. y la empresa IMPORTADORA PANAMA, S. A., no existe relación de trabajo, pues, para que surja ese vínculo es necesaria la existencia de subordinación "dirección y dependencia" y, en este caso se afirma que bajo ninguna circunstancia, los mencionados señores están obligados a acatar las normas tanto técnicas como disciplinarias que la empresa les impone a sus trabajadores en el desempeño de sus respectivas labores. Es por ello, a criterio de la parte actora, que los señores T.H. y J. de H. no pueden en forma alguna, ser considerados trabajadores de la sociedad IMPORTADORA PANAMA, S.A., razón por la que las remuneraciones por ellos recibidas no se enmarcan dentro de lo que se denomina sueldo, y no quedan igualmente sujetos al régimen obligatorio del Seguro Social. En adición a ello, la parte actora sostiene que al haber IMPORTADORA PANAMA S. A., deducido las cuotas que debían ser satisfechas durante el período comprendido entre el 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994 por sus trabajadores mencionados en la demanda, y a la vez, pagadas a la Caja de Seguro Social junto con el aporte o cuota patronal, la obligación legal de la empresa quedó extinguida por razón de su pago o cumplimiento, motivo por el cual de igual modo se vulnera por falta de aplicación lo previsto en el artículo 66-A del Decreto-Ley 14 de 27 de agosto de 1954.

  2. El informe explicativo de conducta expedido por la Directora General Encargada de la Caja de Seguro Social y la Vista Fiscal de la Procuradora de la Administración.

    La Directora General de la Caja de Seguro Social, encargada, rindió el informe explicativo de conducta el cual fue presentado ante la Secretaría de esta Sala Tercera el 8 de agosto de 1996. En dicho informe se destaca que en el examen de auditoría a la empresa IMPORTADORA PANAMA, S.A., se detectaron diferencias correspondientes a salarios, vacaciones proporcionales y preavisos no declarados a la Caja de Seguro Social, lo mismo que omisiones salariales bajo el concepto de honorarios profesionales, servicios prestados, servicios de aseo y mensajería, gratificaciones y décimo tercer mes, pagos éstos que se efectuaron a trabajadores regulares y ocasionales con funciones específicas en la empresa y vinculados directamente a su actividad comercial. Con relación a los señores H. y otros como el señor E.R. al igual que otros empleados eventuales que reemplazan a los de planta durante sus vacaciones y que fueron trabajadores anteriormente de IMPORTADORA PANAMA S. A., señala que la Caja comprobó mediante sus auditores que las remuneraciones percibidas por éstos, denominadas por la empresa cono "honorarios profesionales" son realmente salarios dejados de reportar. Finalmente indica que se pudo constatar que aunque la compañía declarara en las planillas a sus empleados para efectos del pago de las cotizaciones de ley, existen diferencias de salarios que fueron omitidas en los sueldos percibidos por cuarenta y ocho personas, razón por la que aparecen incluidos en el alcance de auditoría que dio origen a la condena a través de la Resolución Nº 8073-95-D. G. de 21 de junio de 1995.

    Por su parte, la Procuradora de la Administración, mediante la V.F. Nº 375 de 26 de agosto de 1996, que es visible de fojas 34 a 52 del expediente, se opone a los argumentos expuestos por la parte demandante, razón por la que solicita a la Sala que desestime sus pretensiones.

  3. Decisión de la Sala.

    Evacuados los trámites legales correspondientes, la Sala procede a resolver la presente controversia.

    Mediante el acto acusado se resuelve condenar a la empresa IMPORTADORA PANAMA S. A., con número patronal 87-611-0654, a pagar a la Caja de Seguro Social, la suma de treinta mil seiscientos treinta y un balboas con treinta y un centésimos (B.30,631.31) en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales recargos de ley, sumas dejada de pagar durante el período del 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994, más los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación.

    Observa la Sala que el asunto se centra en determinar en primer lugar, la condición jurídica de los señores T. de H. y J. de H. en lo que concierne a si son catalogados como trabajadores de la empresa IMPORTADORA PANAMA S. A., y de allí determinar si las sumas a ellos pagadas no fueron en concepto de salarios, sino en concepto de honorarios profesionales, razón por la que no están sujetos al descuento obligatorio de las cuotas obrero patronales. Igualmente, se debe precisar si la empresa pagó las cuotas exigidas en las resoluciones impugnadas en concepto de pagos de preaviso y prima de antigüedad a los trabajadores de la empresa mencionados en la demanda, correspondientes al período comprendido entre el 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994.

    El fundamento que utiliza la Caja de Seguro Social en la expedición del acto acusado, descansa sobre la base de que hubo omisión en pago de cuotas y en la declaración de los salarios devengados por sus trabajadores y no reportados a la Caja de Seguro Social durante el período del 1º de enero de 1991 al 30 de junio de 1994, que hacen un monto global de B/.30,631.31.

    Una vez efectuado el examen de rigor, la Sala concluye en cuanto a los señores T.H. y J. de H., que, efectivamente, no existe relación laboral entre ellos y la empresa IMPORTADORA PANAMA, S. A., razón por la que las sumas pagadas y que fueron indicadas en el alcance definitivo elaborado por la Caja de Seguro Social, no fueron en concepto de salario y, por tanto, no sujetos al régimen de descuento obligatario de las cuotas obrero patronales. Consta en el expediente documentación que acredita que entre los señores mencionados y la empresa IMPORTADORA PANAMA S. A., no existe subordinación jurídica ni dependencia económica, elementos que deben converger para que se configure la relación de trabajo según el párrafo segundo del artículo 62 del Código de Trabajo. Ello lo corrobora documentos tales como los informes periciales rendidos tanto por los peritos designados por la parte demandante como los designados por la Procuradora de la Administración, como resultado de la inspección ocular efectuada a los libros de contabilidad, auxiliares y archivos de IMPORTADORA PANAMA S. A., y documentos como copias autenticadas de los contratos de servicios profesionales suscritos entre los señores J.A. de H. y T.H.M. con la empresa.

    La Sala ha podido constatar a través del informe pericial, visibles de fojas 147 a 148 (parte actora), que las sumas que aparecen en la hoja de detalle de las omisiones en remuneracions pagadas y no declaradas, en efecto no corresponden al concepto de sueldo en los términos ya indicados, puesto que si bien es cierto que en ambos informes se expresa que dichos señores recibieron pagos en concepto de salarios y remuneraciones sujetos a retención y que fueron declarados debidamente a la Caja de Seguro Social, no es menos cierto que igualmente se afirma que con posterioridad al año 1992 una vez se acogieron a la jubilación conforme a las normas establecidas por la Caja de Seguro Social, sólo prestaron servicios profesionales ajustándose a los contratos por servicios profesionales celebrados con la empresa IMPORTADORA PANAMA, S.A., cuyas copias debidamente autenticadas se adjuntan al informe presentado y son visibles de fojas 143 a 146 del expediente.

    En cuanto a los salarios y remuneraciones pagadas durante el período que abarca del 1º de enero de 1991 al 31 de diciembre de 1994 a los señores ya mencionados, los informes periciales tanto de la parte actora como los de la Administración señalan que, en efecto, hubo errores y omisiones al reportar a la Caja de Seguro Social las cuotas correspondientes al pago de preaviso y prima de antigüedad de algunos trabajadores. No obstante, el pago de las cuotas al Seguro Social de cada trabajador fueron ajustadas e incluidas al efectuarse los reportes en el mes siguiente. Con relación a ello vale destacar que la perito que representa a la Administración afirma que en términos generales la mayoría de los montos fueron reportados y pagados a la Caja de Seguro Social, "con excepción de algunos trabajadores cuyos montos sin reportar no son significativos" ( a foja 213).

    Visto lo anterior, la Sala es del criterio que la violación a las normas invocadas como infringidas se ha demostrado, razón por lo que lo procedente es, pues, acceder a las pretensiones formuladas.

    En consecuencia, la Sala Tercera (Contencioso Administrativa) de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARA QUE ES NULA POR ILEGAL la Resolución Nº 8073-95 D. G. de 21 de junio de 1995, dictada por el Director General de la Caja de Seguro Social como también son nulos sus actos confirmatorios, y, ORDENA a la Caja de Seguro Social devolver a IMPORTADORA PANAMA S. A., la suma de B/.40,176.88 que dicha empresa consignó en esa entidad estatal en calidad de depósito.

    N. y Cumplase.

    (fdo.) A.H.

    (fdo.) E.M.M.

    (fdo.) MIRTZA A.F. DE AGUILERA

    (fdo.) J.S.

    Secretaria