Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 8 de Octubre de 2002

Ponente:ADÁN ARNULFO ARJONA L.
Fecha de Resolución: 8 de Octubre de 2002
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS:

El licenciado B. De León Fuentes, ha promovido demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción en representación de AUGUSTO CORRO CABALLERO, para que se declare nula, por ilegal, la Resolución N1 1229-96 D.G. de 22 de agosto de 1996, dictada por la Directora General de la Caja de Seguro Social, los actos confirmatorios y para que se hagan otras declaraciones.

  1. CONTENIDO DE LOS ACTOS IMPUGNADOS

    A través de los actos impugnados, la Dirección General de la Caja de Seguro Social resolvió condenar al contribuyente AUGUSTO CORRO CABALLERO, con número patronal 87-243-0502, al pago de la cantidad de SIETE MIL DOSCIENTOS NOVENTA Y CUATRO BALBOAS CON TREINTA Y TRES CENTÉSIMOS (B/.7, 294,33), en concepto de cuotas de seguro social, prima de riesgos profesionales, décimo tercer mes y recargos de Ley, sumas que fueron dejadas de pagar durante el período comprendido de enero de 1993 a noviembre de 1995, adicional a los intereses que se causen hasta la fecha de su cancelación.

  2. HECHOS FUNDAMENTALES DE LA DEMANDA

    La parte actora señala que como consecuencia de una auditoría interna hecha al señor AUGUSTO CORRO en el mes de marzo de 1996 por la Caja de Seguro Social, se determinó equivocadamente que el mismo no había declarado a esta entidad la suma de B/.31,864.42 en concepto de salarios y décimo tercer mes.

    Agrega, que en atención a lo anterior la Caja de Seguro Social condena al contribuyente AUGUSTO CORRO, a pagar cuotas del seguro social, primas de riesgos profesionales, décimo tercer mes y descargos de ley, que según la Caja dejó de pagar.

    Expresa, que dentro del elemento probatorio presentado, se encontraban los testimonios de los señores R.A., C.B., C. De Gracía y A.S. (sic), los cuales prestaban servicios profesionales al señor A.C.C., sin ningún tipo de horario, por lo que no eran empleados del demandante, y por tanto, no existía la obligación de descontarles cuota de seguro social.

  3. INFORME DE CONDUCTA DE LA ENTIDAD DEMANDADA.

    El Director General de la Caja de Seguro Social, en Informe de Conducta legible a fojas 35 a 39, manifestó que la demanda bajo estudio carece de fundamento jurídico, ya que de las investigaciones realizadas a los documentos contables de la empresa, se detectó que los pagos realizados a las personas J.Q., C.I.M., F.S., E.V., R.A., C.B., C.G. y A.S., fueron bajo el concepto de salario y que los mismos eran utilizados como base para el cálculo en el pago de vacaciones y décimo tercer mes.

    Añade, que el actor al sustentar los recursos de ley, incorporó como pruebas, notas de los señores J.V.Q., C.I.M., F.S. y E.V., en las cuales hacían constar que no eran empleados del señor A.C. (CREACIONESC., y copias de las declaraciones de renta de la empresa de los años 1993, 1994 y 1995, en las cuales aparecen registrados los pagos efectuados a los trabajadores en concepto de honorarios profesionales.

    El funcionario demandado indica, que luego de resolver los recursos gubernativos y de un análisis del material probatorio aportado, se determinó que los señores mencionados percibieron por los servicios prestados pagos semanales y en efectivo. Además, que de los comprobantes se determinó, que dichos pagos se hicieron en concepto de salarios, y que los mismos sirvieron de base para el cálculo del pago de vacaciones y décimo tercer mes. No obstante, eran reportados en las Declaraciones de Renta como honorarios profesionales.

    Continúa expresando, que las funciones desempeñadas por las personas incluidas en el Informe de Auditoría N1 AE.I.96-39, eran las de sastre, modista y chofer-mensajero, las cuales constituyen la prestación de un servicio personal muy ligado a la actividad propia de la empresa, el cual era remunerado, presumiéndose la existencia de una relación de trabajo.

    Finalmente esboza, que del Informe de Auditoría se desprende la presencia de los elementos necesarios para la existencia de la relación de trabajo entre las personas objeto del alcance y el señor AUGUSTO CORRO (CREACIONES CORRO), es decir, la subordinación jurídica y la dependencia económica, lo que permite la cotización obligatoria al régimen de seguridad social.

  4. DISPOSICIONES QUE SE ESTIMAN INFRINGIDAS Y EL CONCEPTO DE LA INFRACCIÓN.

    La parte actora considera que el acto impugnado viola los artículos 35B y 66-A del Decreto Ley N1 14 de 1954, y el artículo 464 del Código Judicial, cuyo tenor literal es el siguiente:

    Decreto Ley N1 14 de 1954 - Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social.

    AArtículo 35B. Los patronos o empleadores estarán obligados a deducir a sus trabajadores las cuotas a que se refiere el inciso a) del artículo 31. Igualmente, estarán obligados a pagar a la Caja de Seguro Social las cuotas obrero-patronales dentro del mes siguiente al que correspondan según las fechas que se establezcan en el reglamento que dictará la Caja de Seguro Social. La Caja determinará si aplica el sistema de planilla o cualquier otro, en la recaudación de las cuotas de los asegurados y patronos o empleadores y, reglamentará las sanciones que ocasiona el incumplimiento, por parte del patrono, del sistema. La Caja estará obligada a informar a los asegurados que lo soliciten, en número y monto de las cuotas que a nombre de ellos haya recibido.@

    El demandante considera, que se ha conculcado el artículo precitado en concepto de aplicación indebida, en vista de que la condena al pago de cuotas de seguridad social aplicada al patrono AUGUSTO CORRO (CREACIONES CORRO), por no deducir de los salarios de varias personas las correspondientes cuotas de seguro social, está fundamentada en un Informe de Auditoría que no recibió respaldo de las personas que fueron objeto de dicho alcance, pues las mismas no eran empleados de la empresa, sino que prestaban servicios profesionales a la misma.

    AArtículo 66-A. Los patronos, al pagar el salario o sueldo a sus trabajadores, les deducirán las cuotas que estos deban satisfacer y junto con el aporte del patrono entregarán a la Caja el monto de las mismas, dentro del plazo fijado en el artículo 58 del Decreto-Ley N1 14 de 27 de agosto de 1954. El patrono que no cumpla con la obligación que establece el parágrafo anterior, responderá del pago de sus cuotas, y las del trabajador, sin perjuicio de las acciones penales que puedan ejercer la Caja o los asegurados, de acuerdo con las disposiciones del Código Penal.@

    El recurrente expone que la violación de este artículo se dio en concepto de aplicación indebida, y lo expresa de la siguiente manera:

    A... al imponerle la obligación de pagar a mi representado una cuantiosa suma de dinero, por el supuesto hecho de no haber cumplido la norma citada, ya que quien realizó el informe de auditoría pasó por alto el hecho que las personas a quienes refiere el informe que no se les descontó, no eran empleados de mi representado, sino que prestaban un servicio profesional, esto lo comprueba el hecho que no se encontró contrato de trabajo de ninguno de ellos y que tampoco se les tomó declaración a las referidas personas.

    ... al no ser empleados de mi representado las personas a quienes dice la Caja no habérseles descontado la cuota, sin contratistas que cumplían una función sin horario determinado ni ningún otro requisito que los vinculara como empleados, no tenía éste la obligación de hacerles ningún descuento para la Caja de Seguro Social.@@

    Código Judicial:

    AArtículo 464. El juez, al proferir sus decisiones, debe tener en cuenta que el objeto del proceso es el reconocimiento de los derechos consignados en la ley sustancial y con este criterio se deben interpretar las disposiciones del presente Código. Las dudas que surjan en la interpretación de las normas de este Código, deberán aclararse mediante la aplicación de los principios constitucionales y generales del Derecho Procesal, de manera que se observe el debido proceso, la igualdad procesal de las partes, la economía y la lealtad procesal.@

    De conformidad con lo señalado por el actor, este artículo fue infringido directamente por omisión, pues para reconocer los derechos consignados en la ley sustancial, primero es necesario aplicar la ley procesal correctamente, y en el presente caso es evidente la violación de la norma transcrita, específicamente los principio del Debido Proceso y de Lealtad Procesal, ya que no se dio la oportunidad de practicar las pruebas testimoniales que fueron aducidas, y que se les llamó cuatro años después para la práctica de las pruebas testimoniales.

  5. VISTA FISCAL DE LA PROCURADURÍA DE LA ADMINISTRACIÓN

    La Procuradora de la Administración remitió a la Sala la Vista Fiscal N1565 de 15 de noviembre de 2001, en respuesta a la presente demanda. (Cfr. fs. 40 a 53)

    Sobre la invocada transgresión a los artículos 35B y 66-A del Decreto Ejecutivo N1 14 de 1954, señala que no está de acuerdo con lo indicado por el representante judicial de la parte demandante, ya que el texto de dicha norma es clara al disponer que los patronos o empleadores estarán obligados a deducir a sus trabajadores las cuotas referidas en el inciso a) del artículo 24, de la presente ley, así como también estarán obligados a pagar en efectivo a la Caja de Seguro Social las cuotas obrero-patronales dentro del mes siguiente al que correspondan, dadas las fechas establecidas en el Reglamento que dictará la Caja de Seguro Social al efecto.

    Añade, que la obligación en el pago de las cuotas obrero-patronales, se encuentra respaldada por lo preceptuado en los artículos 62B, 66 del Decreto Ley N1 14 de 1954 y el artículo 140 del Código de Trabajo, los cuales incluyen en el concepto de salario y sueldo, los pagos en especie, los honorarios profesionales y las bonificaciones.

    Expresa, que las investigaciones efectuadas en la esfera administrativa determinaron que en la empresa CREACIONES CORRO, de propiedad del señor A.C.C., trabajaban para esas fechas las personas: J.V.Q., C.I.M., F.S., E.V., R.A., C.B., C.G. y A.S., pues en los comprobantes se observó que los pagos que les fueron entregados se efectuaron bajo el concepto de salarios, siendo así utilizados para el cálculo y pago de vacaciones y décimo tercer mes. Es decir, que los montos de los salarios no declarados que se desprenden del alcance, son consecuencia de relaciones de trabajo, las cuales no escapan del ámbito del régimen de seguridad social.

    Agrega, que siendo ello así, entre el señor AUGUSTO CORRO y las personas indicadas, existía una subordinación jurídica, y por consiguiente, una dependencia económica, pues dicha empresa ejercía sobre ellas control y mando, aunado al hecho de que el salario que percibían era su principal fuente de ingreso, como producto de las actividades que realizaban, las cuales estaban ligadas al giro normal de la empresa.

    En cuanto al supuesto de violación del artículo 464 del Código Judicial, expresó, que difiere del criterio del demandante, pues la norma invocada es propia de los procesos judiciales y no de los procedimientos administrativos, como lo constituye el derecho de la Caja de Seguro Social de cobrar a sus deudores por encontrarse morosos en cuanto al pago de las cuotas obrero-patronales.

    Finalmente indica, que la Caja de Seguro Social no se negó a la práctica de las pruebas testimoniales requeridas por el actor. Por el contrario, es el propio demandante quien expresa que no le fue posible ubicar a los testigos, por lo que la ausencia de dichas pruebas no es atribuible a la Caja de Seguro Social sino al propio empleador.

  6. DECISIÓN DE LA SALA TERCERA

    Una vez efectuado el examen de rigor, esta Superioridad procede a resolver la controversia planteada.

    Observa esta S., que el asunto se centra en determinar, en primer lugar, la condición jurídica de los señores J.V.Q., C.I.M., F.S., E.V., R.A., C.B., C.G. y A.S., frente al empleador demandante, precisando de manera concreta, si éstos eran o no trabajadores de AUGUSTO CORRO (CREACIONES CORRO), y la naturaleza de la remuneración percibida en el período de enero de 1993 a noviembre de 1995.

    El fundamento que utiliza la Caja de Seguro Social en la expedición del acto que se demanda, descansa sobre la base de que las prestaciones económicas pagadas a los mencionados señores, y que el señor A.C. calificó como servicios profesionales, son en realidad sueldos producto de una relación de trabajo. Ello es así, tal como se aprecia en el informe explicativo de conducta, debido a que en la revisión de los documentos contables de la empresa, los auditores detectaron que estas personas realizaban funciones propias del giro normal del negocio (confección de ropa), como es el caso de los señores C.B., R.A., A.S., S.F. y C. de García (sastres), J.V. (modista) y E.V. (chofer-mensajero).

    El examen de la documentación contable también reveló, que ese personal recibió pagos en concepto de vacaciones y décimo tercer mes sobre la remuneración otorgada por la prestación del servicio; que los señores prestaban un servicio exclusivo para esta empresa, y cumplían con un horario de trabajo determinado, recibiendo el pago en forma regular y en efectivo, lo que desvirtúa la alegación de que se trataba de una relación de Aservicios profesionales@. (Crf. fs. 5 a 15 del expediente administrativo, contentivo del Informe Pericial de Auditoría de la C.S.S.)

    Al analizar detenidamente el material probatorio que acompaña la demanda, esta Superioridad advierte que no han sido desvirtuados los hallazgos de la auditoría realizada por la C.S.S., en el sentido de que los señores C.B., R.A., A.S., S.F., C. de G., J.V. y E.V., mantenían una relación de trabajo con la empresa CREACIONES CORRO, S.A., tal como se desprende del Informe de Auditoría N1 AE-I-96-39, visible a foja 11 del expediente administrativo, que al respecto indicó lo siguiente:

    1. señores C.B., R.A., A.S., S.F. y C. de G., ejercen funciones de sastre, la cual está ligada la actividad económica de la empresa. Los pagos de sus emolumentos lo reciben en forma regular y son establecidos en base a porcentaje de producción o destajo.

    La Sra. J.V. inició labores el 18 de enero de 1995 como modista con una remuneración de B/.0.94 por hora, cumple un horario determinado por la empresa, recibe los pagos en forma regular y en efectivo.

    El señor E.V. inició labores el 4 de octubre de 1993 en calidad de chofer-mansajero con una remuneración de B/.35.00 semanales.

    Por lo antes expuesto, señalamos que este personal ejerce funciones típicas de un trabajador y por lo tanto debieron reportarse en su oportunidad a la Caja de Seguro Social.@

    Esta S. ha señalado en forma reiterada, que en aquellos casos en los que se presta personalmente un servicio bajo condiciones de subordinación jurídica o dependencia económica, se presume la existencia de dicha relación laboral, salvo prueba en contrario.

    Como el recurrente no ha desvirtuado, a través de la presentación de material probatorio idóneo y conducente, que los señores antes mencionados eran trabajadores de la empresa, la Sala conceptúa, que el acto impugnado no violó los artículos 35B y 66-A del Decreto Ley N1 14 de 1954, pues los ingresos percibidos por esas personas estaban sujetos al pago de cuotas obrero-patronales.

    En consecuencia, la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA QUE NO ES ILEGAL, la Resolución N1 1229-96 D.G. de 22 de agosto de 1996, así como sus actos confirmatorios y NIEGA las demás declaracions pedidas por el licenciado B. de León Fuentes, en representación de AUGUSTO CORRO CABALLERO, dentro de la presente demanda contencioso administrativa de plena jurisdicción.

    N..

    (fdo.) A.A.A. L.

    (fdo.) A.H.

    (fdo.) W.S.F.

    (fdo.) JANINA SMALL

    Secretaria.

    ==9==9==9==9==9==9==9==9=