Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 24 de Enero de 2007

Ponente:Hipólito Gill Suazo
Fecha de Resolución:24 de Enero de 2007
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El señor P. de la Administración, ha interpuesto recurso de apelación contra el auto proferido por el Magistrado Sustanciador de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, expedido el día 25 de septiembre de 2006 y mediante el cual se admiten pruebas y se rechazan otras, dentro del proceso contencioso administrativo de plena jurisdicción interpuesto por la firma forense I., G., R. &A., en contra de la Resolución N° 001 de 5 de febrero de 2004, el acto confirmatorio y para que se hagan otras declaraciones.

El Procurador de la Administración apela la resolución fechada el 25 de septiembre de 2006, por considerar que se admitieron pruebas testimoniales presentadas en el proceso identificado con el número 400-04, incumpliendo con lo señalado en el artículo 903; los numerales 5 y 10 del artículo 909; y el numeral 1 del artículo 912 del Código Judicial. Además, rechaza la prueba pericial en contabilidad financiera, ya que aduce que en atención al artículo 783 del Código Judicial, el litigio debe limitarse a aspectos netamente jurídicos sin abarcar criterios contables ni financieros, ajenos al proceso.

Por su parte, el licenciado J.M.M., apoderado judicial de la sociedad PROGRESO - ADMINISTRADORA NACIONAL DE FONDOS DE JUBILACIONES, PENSIONES Y CESANTÍAS, S.A, presentó oposición al recurso de apelación, manifestando medularmente en su escrito que se mantenga en todas sus partes la Resolución de 25 de septiembre de 2006 (Fs. 99-102).

Vencido este término, el Tribunal de Apelaciones procede a resolver la alzada interpuesta.

CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL DE APELACIONES

El resto de los Magistrados que integran la Sala consideran correcto el criterio utilizado por el Magistrado Sustanciador para admitir las pruebas en cuestión, puesto que son conducentes y eficaces en su ayuda para aclarar el proceso. Ante esto, el artículo 783 del Código Judicial establece:

"Artículo 783: La pruebas deben ceñirse a la materia del proceso y son inadmisibles las que no se refieran a los hechos discutidos, así como las legalmente ineficaces.

El Juez puede rechazar de plano aquellos medios de prueba prohibidos por la ley, notoriamente dilatorios o propuestos con el objeto de entorpecer la marcha del proceso; también puede rechazar la práctica de pruebas obviamente inconducentes o ineficaces."

Del análisis del expediente contentivo del proceso de marras, se puede observar que, en virtud del principio del debido proceso consagrado en nuestra legislación, se admitirán las pruebas solicitadas por el demandante, a fin de que el mismo tenga la oportunidad de hacer los descargos correspondientes a dichas acusaciones ante esta Sala. La importancia que tengan las nuevas pruebas dentro del proceso es un aspecto que corresponde valorar en una etapa diferente, es decir, cuando el expediente se encuentre en estado de resolver.

No nos debemos olvidar que el artículo 783 del Código Judicial, el cual trata de la admisión de las pruebas y que las mismas, si no llenan ciertos requisitos, son inadmisibles; es claro entonces que, primero se debe admitir las pruebas y, una vez vencido el término para aducir pruebas, se ordenará la práctica de las que se hubieren solicitado.

El Código Judicial posee todo un articulado sobre la presentación de pruebas y su validez. Por lo tanto, considera la Sala que no le asiste razón al apelante en vista que la resolución impugnada fue emitida en fiel cumplimiento de los preceptos legales que regulan lo relacionado a la admisión y presentación de pruebas.

En este sentido, y luego del análisis de dichas pruebas, esta Superioridad no encuentra motivo alguno para reformar la decisión apelada, toda vez que, según consta en el expediente, cada una de las pruebas cumple con los requisitos establecidos por nuestro ordenamiento procedimental y por tanto, corresponde admitir las mismas en derecho a fin de permitir que consten en el presente proceso.

En consecuencia, el resto de los Magistrados que integran la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMAN la resolución expedida el 25 de septiembre de 2006, mediante la cual se admiten ciertas pruebas y se niegan otras en relación al proceso contencioso administrativo de plena jurisdicción interpuesto por la firma I., G., R. &A., en representación de PROGRESO - ADMINISTRADORA NACIONAL DE FONDOS DE JUBILACIONES, PENSIONES Y CESANTÍAS, S.A.

Notifíquese,

HIPÓLITO GILL SUAZO

VICTOR L. BENAVIDES P.

JANINA SMALL (Secretaria)